Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz






descargar 25.02 Kb.
títuloHistoria de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz
fecha de publicación10.04.2017
tamaño25.02 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz

MORFOLOGÍA HISTÓRICA DEL ESPAÑOL

EL SUSTANTIVO

  1. Latín: CASO, GÉNERO, NÚMERO; castellano: GÉNERO y NÚMERO.

  2. Ya en latín:

    • Sust. de 5ta. Declin. (tema en –e) pasaban a 1ra. (tema en –a):

      • materies – materias

      • luxuries – luxuria

    • Sust. de 4ta. Declin. (tema en –u) pasaban a 2da. (tema en –o):

      • domus (g. –us) – domus (g. –i)



  1. Los nombres castellanos corresponden en general a las tres primeras declinaciones latinas: casa, muro, hombre. De la cuarta quedan algunos cultismos: tribu, espíritu. De la quinta, especie, serie.



  1. En general, las formas derivaron del acusativo.

    • Ac. Sg. de 1ra. Declin.: sg. –a; pl. –as

    • Ac. Sg. de 2da. Declin.: sg. –o; pl. –os

    • Ac. Sg. de 3da. Declin.: sg. –e / ; pl. –es

  2. Se conservó el nominativo singular (como algunos resabios de los otros casos) en los pronombres: iste>este; ipse>ese; ille>él; ego>eo>yo; tu>tú.



  1. La confusión fonética de los casos resultó en el cambio del uso de preposiciones.

GÉNERO (la mayoría de las veces arbitrario): desaparece el neutro.

  1. Neutros plurales en –a hechos femeninos son: cilia>ceja; signa>seña; festa>fiesta; vota>boda; ligna>leña; frutos: pera, mora. En algunos prevalece la referencia plural: leña = los leños. Ya en latín se confundía el plural neutro con el femenino.

    1. Neutros plurales: distribución muy compleja. Vela (las velas)>vela y después el plural velas. La distancia semántica entre el singular velum>velo y el plural vela se amplió. Para la idea colectiva, incluso, se crearon luego velamen o velacho.

    2. El neutro en –a algunas veces pasó con valor de aumentativo o colectivo: huerto/huerta; fruto/fruta; leño/leña.

  2. Helenismos neutros en –ma, cuando son cultismos, >masculinos: el panorama; el esquema; el teorema; cuando son vulgares>femeninos: la crisma, la calma, la flema. La lengua vulgar propende al femenino: la reuma, la tema, la fantasma; la culta, al masculino: el reuma, el tema, el fantasma.

  3. Vacilaciones: algunas perviven en el español moderno: la mar, el mar.

  4. Seres de distinto sexo: cattu, -a>gato, -a.

  5. Heteronimia: taurus-vacca; gallus-gallina; homo-mulier.

  6. Algunos cambiaron: equus-equa fue sustituido por caballus-equa.

  7. Cambios de género: sanguine>la sangre; ficu>el higo.

  8. Masculinos en –a que denotan defectos físicos en la raíz o denotan burla o desprecio: babieca, marica, cegarrita (corto de vista), pateta (persona con defecto en las piernas). Masculinos en –as que denotan alguna habilidad o característica: bragazas (que se deja dominar por las mujeres); acusetas (soplón); mañuelas (habilidoso); patas; melenas. (VER PÁG. 51 DE ALVAR Y POTTIER).

  9. De otras lenguas: los galicismos en –aje son masculinos (viaje, paisaje, abordaje).

NÚMERO: prevalece la formación en –as, -os y –es (Ac. Pl. de 1ra., 2da. Y 3ra.), de acuerdo a la terminación de la palabra (-s para terminadas en vocal inacentuada; -es para terminadas en vocales acentuadas distintas de /-e/ o consonantes). Pero hay muchas excepciones a la terminación –es: sofás, papás; y vacilaciones: rubís/rubíes. También: cafeses, pieses, etc. (no prestigiosas). Rosenblat propone que es por analogía con anís, mes, etc.

  1. En ciertos casos, la terminación –es recupera –e perdida (mar, mares).

  2. Vacilaciones antiguas: bueys, reys, leys (por disimilación y posterior consonantización: boves>*buees>bueys; reges>*rees>reys).

  3. Oposición no morfológica sino semántica: en celo/celos, etc. Ya en latín cabía esta posibilidad: mollis (blando) y mollia (los moluscos).

  4. No hay dual pero: los reyes (el rey y la reina); los padres (el padre y la madre).

EL ADJETIVO

  1. En latín, ya se recurre a la –a para distinguir el femenino (Appendix Probi: “pauper mulier non paupera mulier”).

  2. En romance antiguo: Vida de Santa María Egipciaca (s. XIII): cortesa, dolienta, genta (por gentil); Poema de Yusuf (s. XIV): onza (once), granda (grande). Aún hoy en ciertas zonas de España: jovena, pobra, granda, cruela, peora.

  3. También masculinos por analogía: tristo, grando (Appendix Probi: “tristis non tristus”; “acre non acrum”).

  4. Los adjetivos de dos y una terminación adaptaron una forma común para femenino y masculino: grandem>grande; audacem>audaz; fortem>fuerte; facilem>fácil.

GRADOS DE SIGNIFICACIÓN:

  1. Existen solamente contados casos sintéticos: bueno-mejor-óptimo; malo-peor-pésimo; grande-mayor-máximo; pequeño-menor-mínimo; alto-superior-supremo; bajo-inferior-ínfimo.

  2. Para el resto, formas analíticas: adverbio más

  3. El sufijo superlativo –issimus cayó en desuso pero en el siglo XV apareció nuevamente en español por medio del italiano: fortísimo, grosísimo.

  4. De maior>mayor, mayordomo, mayoral; de magnus>tamaño; senior>señor.

EL ARTÍCULO

  1. El uso exagerado de los demostrativos sin referencia anafórica los convertía en artículos: “estos cavalleros” por “los caballeros”; “ese día” por “el día” (desde s. IV).

  2. En castellano: elelo); la

  3. En documentos antiguos se registran fusiones con preposiciones: enna, ena, enno, conno, polas, etc. En el español actual: pa’l.

DEMOSTRATIVOS

Latín

Castellano

otras formas intermedias

Iste (*)

Este

esti, iste

Ipse (*)

Ese

esi, ise

Eccu ille

Aquel

aquelli, aquil

Compuestos con eccum o atque




aqueste, aquese

Compuestos con otro




estotro, esotro, aquellotro, quillotro, aquelotro

Sepse (*)




sese, sise

(*) Ya en latín, por analogía con qui: isti, ipsi, sepsi.

RELATIVOS

  1. Nom. Masc. qui>qui (hasta el siglo XIV).

  2. Neutro quid>qué (interrog.).

  3. Relativo átono quem>que (relat. Para ambos géneros: la luz que brilla).

  4. Quia/quam>ca (luego desaparece por predominio de que).

  5. Relativo e interrogativo acusativo quem>quien (primero, para singular y plural; en el siglo XVI aparece quienes).

  6. Quale>cual

Fuentes:

Alvar, M. y B. Pottier. Morfología histórica del español.

Menéndez Pidal, R. Manual de gramática histórica española.

Varela Ortega, S. Morfología léxica: la formación de palabras.

VERBO

Generalidades:

  • Verbo latino más simplificado que el indoeuropeo (no tiene voz media, número dual, etc.).

  • Paradigma más conservado que el de las declinaciones.

  • El latín vulgar sustituyó varias formas sintéticas del latín por formas analíticas. Perífrasis numerosas: compuestos con el verbo haber (v. activa) y con el verbo ser (pasiva).

  • Segunda y tercera conjugaciones latinas se fusionaron en una sola: la segunda en -er. La primera y cuarta latinas derivaron en la primera y tercera castellanas respectivamente.

  • Se mantienen modos perfecto e imperfecto; personas y número.

  • Innovación: verbo habeo como auxiliar.

  • Se perdió la voz pasiva, salvo el participio (amatus>amado). Con el verbo esse se expresa la frase pasiva castellana.

  • Se crearon nuevos tiempos que en latín no existían: Pretérito Perfecto Compuesto (he amado); Pretérito Perfecto Subjuntivo (hubiese amado); Condicional Simple y Compuesto (amaría, habría amado); Futuro Simple (amaré; medieval “amar nos hemos”>”nos amaremos”).

  • Las personas latinas se conservan todas, salvo las terceras del imperativo: amato, amanto, sustituidas por el presente subjuntivo: ame, amen), y las segundas enfáticas: amato, amatote.

  • Cambios fonéticos dan como resultado las desinencias modernas (morfemas de M, T, P, N y A). Y explican casos de irregularidades en la raíz.

  • Desaparecen las formas no personales excepto el Infinitivo Presente (amare); Gerundio Acusativo (amando); y el Participio Pasado (amado). El Participio Presente subsiste como adjetivo: amante.

Gramaticalizaciones del verbo haber:

  • Perfectos: haber = tener: “tengo estudiado el asunto”. Sentido de perfecto (acción acabada).

  • Futuro indicativo: amabo > amar-he > amaré (infinitivo + presente indicativo de haber). Ej.: cantar habeo > fr. chanterai, it. canterò.

  • Condicional: --- > amar-había > amaría (infinitivo + imperfecto indicativo de haber).

Fuentes:

Alvar, M. y B. Pottier. Morfología histórica del español.

García de Diego, V. Gramática histórica española.

Lapesa, R. Historia de la Lengua Española.

Menéndez Pidal, R. Manual de gramática histórica española.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconHistoria de la lengua española. Una introduccióN

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconLengua española práctica 1: Material sobre el uso normativo de la...

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconDocentes : Lic. Margarita Chipayo Chirinos. Lic. Reylinda Curillo...

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz icon"Hagamos un poco de Historia General sobre la Guitarra Española"...

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconLos poetas malditos
«maldito», Diccionario de la lengua española (vigésima segunda edición), Real Academia Española, 2001., cuarta acepción

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconDirectora: Dra. Ana María Borzone de Manrique Codirectora: Lic. Celia...

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconGUÍa de aprendizaje: GÉneros literarios grado 6º. Lengua castellana....

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconResumen a partir de la definición del objeto de la didáctica de la...
«conocimiento práctico de los usos de poetas y prosistas» y la Real Academia de la Lengua Española: «El arte de hablar y escribir...

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconSierra, Verónica

Historia de la Lengua Española Lic. Verónica Dudzicz iconLengua española 3º eso






© 2015
contactos
l.exam-10.com