Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez






descargar 24.25 Kb.
títuloCelac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez
fecha de publicación08.04.2017
tamaño24.25 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
CELAC Y BOLÍVAR: Tercera entrega …

MANUELITA SÁENZ, LA BATALLA DE AYACUCHO Y EL MAESTRO DEL LIBERTADOR, DON SIMÓN RODRÍGUEZ

Por: Franklin Ledezma Candanedo

(Periodista, Escritor y Poeta)
Recordemos, entonces, a Manuela Sáenz (27 de diciembre de 1797, Ecuador-23 de noviembre de 1856, Paita, Perú), patriota ecuatoriana, “Caballeresa del sol”, nombre que se le dio al recibir la más alta condecoración que el Perú revolucionario concedía a los militantes de la causa patriota, la Orden del Sol.
Tomemos en cuenta que se destacó en la Batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824), y que en esa gesta memorable el bando nacionalista no estaba compuesto por 5780 patriotas solamente, sino que eran muchos más. Allí también se dieron cita Cuauhtemoc, Lautaro, Rumiñahui, Guiacaipuro, Lempira, Santos Atahualpa, Tupac Amaru, Zumbi. Mackandal, Tiradentes, Leonardo Chirinos, L´Ouverture, Dessalines, Tupac Katari, Pedro Murillo, los comuneros de Nueva Granada, José María España, Pumacahua y tantos otros que habían dado su sangre por la independencia y la justicia.
No es preciso señalar, ya que presentes los tienen todos, el paradigma legado por revolucionarios inmortales e insobornables, entre otros, José Martí, el Che Guevara, Fonseca Amador, Farabudo Martí, Sandino, Camilo Torres y muchos más, quienes están prestos, en este hoy de terribles amenazas, a combatir al batracio imperialista y secuaces obtusos, en un Ayacucho repetido tantos años después de aquella grandiosa gesta patriótica.
El 23 de noviembre de 1856, en el puerto peruano de Paita, Manuelita Sáenz murió sin haber podido regresar a su terruño, después de sufrir incontables privaciones económicas. Conforme a mandato puntual de la Ley de Causalidad, durante parte de su vida en ese lugar estuvo acompañada con las cartas del General O´Leary y con Don Simón Rodríguez, el Maestro de El Libertador, quien la visitó por primera vez en 1843 y allí terminó su vida, en 1854.
El cuerpo de Rodríguez fue enterrado en la iglesia del pueblo piurano de Amotape. El 26 de noviembre de 1924, por órdenes de Leguía, en el marco del centenario de la batalla de Ayacucho, el cuerpo de Rodríguez fue trasladado al Panteón de los Próceres construido en Lima. Durante las dictaduras militares de Odría en Perú y Pérez Jiménez en Venezuela, sus restos retornaron a su natal Caracas.
Hoy en día celebramos la memoria de la coronela Manuela Sáenz, nombrada así por el General Antonio José de Sucre después de verla fajarse a tiros con el enemigo, ayudar a los heridos, cabalgar derecho frente a las balas y enfrentarse a la muerte en la Batalla de Ayacucho. Honramos hoy a nuestra generala Manuela Sáenz, muerta en el exilio de Paita, víctima de la peste, pobre, inválida pero desbordante de dignidad”.
(Síntesis del pronunciamiento del Presidente de la República Bolivariana de Ecuador, Rafael Correa Delgado, el 24 de mayo de 2007, fecha en que se le concedió el grado honorífico de GENERALA, en “la cima de la libertad”, mismo sitio en que el ejército patriota al mando del General Sucre sentenció a las huestes realistas españolas y selló la independencia de este noble país).
MANUELA SÁENZ AISPURU, hija de Simón Sáenz Vergara, noble español y la criolla María Joaquina de Aispuru, en un momento histórico, ante pregunta formulada, respondió: “Mi país es el continente de América. He nacido bajo la línea de Ecuador”.

Se distinguió Manuelita Sáenz, y es mérito propio incuestionable, como una de las grandes combatientes en aras de la independencia de las colonias indoamericanas sujetas al infame yugo español, y por su incorporación avanzada a la lucha en defensa de los derechos de la mujer.

 Históricas páginas registran que el 23 de enero de 1822, fue designada como “Caballeresa del Sol”, al recibir la más alta condecoración, la “Orden del Sol”, que el Perú revolucionario otorgaba a los militantes de la causa independentista del dominio imperial español.

 Importa destacar, igualmente, que combatió frontalmente en la Batalla de Pichincha (24 de mayo, 1822) (hace 189 años en este 2011) y recibió el grado de Teniente de Húsares del Ejército Libertador. Además, participó en la Batalla de Ayacucho (9 de diciembre, 1824), bajo las órdenes del Mariscal Antonio José de Sucre y Alcalá, quien le sugirió a Bolívar su ascenso a Coronela, rango que le fue concedido.

Esta patriota y aguerrida mujer también fue identificada con el título de “Libertadora del Libertador”, precisamente porque le salvó la vida al incansable luchador independentista, Simón Bolívar. Cabe registrar el hecho que durante su estancia en Bogotá, en la noche del 25 de septiembre de 1828, Bolívar fue objeto de atentado criminal, frustrado gracias a la valerosa y oportuna intervención de Manuelita. Los conjurados, enemigos del Libertador, habían acordado matarlo esa fatídica noche de septiembre.

 Al ingresar al palacio de San Carlos, Manuelita se percató de la conjura, por lo que se interpuso y enfrentó a los asesinos, con el fin de que Bolívar tuviera tiempo de escapar por una ventana. En esa casa se colocó una placa con la siguiente leyenda:

 “DETÉNTE, ESPECTADOR, UN MOMENTO/ Y MIRA EL LUGAR DONDE SE SALVÓ/EL PADRE Y LIBERTADOR DE LA PATRIA/SIMÓN BOLÍVAR/EN LA NEFANDA NOCHE SEPTEMBRINA, 1828”

La propuesta original de ascenso póstumo y de reconocimiento nacional a la extraordinaria quiteña realizada por el Presidente Correa Delgado y el hidalgo pueblo ecuatoriano, la hizo Nela Martínez, escritora y revolucionaria ecuatoriana ya fallecida, junto a organizaciones de mujeres de todo el País, a través de la dinámica Fundación Manuela Sáenz.

Esta organización se constituyó en Ecuador como respuesta de decenas de intelectuales patriotas a las denigrantes injurias lanzadas por quienes aún ofenden su memoria, que forman parte de una larga cadena de humillaciones que sufrió la heroína desde su decisión irrevocable de romper con los cánones excluyentes de la época, para vincularse frontalmente a la guerra de independencia.

Manuelita intentó, en 1835, regresar a su tierra y cuando se encontraba en Guaranda, Ecuador, su pasaporte fue revocado por el Presidente Vicente Roca Fuerte. Al no tener donde establecerse, ni siquiera en la tierra por la que luchó, se instaló en Paita, puerto ubicado al norte del Perú.

Durante más de 20 años se dedicó a la venta de tabaco, además de traducir y escribir cartas a los Estados Unidos de Norteamérica, de parte de los balleneros que pasaban por la zona y a realizar trabajos, por encargo, de bordados y dulces. Finalmente, murió a los 59 años, el 23 de noviembre de 1856, de una epidemia de difteria que golpeó a la región, después de padecer agudos problemas económicos, puesto que nunca pudo recuperar sus bienes.

El homenaje hecho años atrás por el hermano pueblo ecuatoriano, con el Presidente Correa Delgado al frente, significó el fin, en esa área indoamericana, del ostracismo histórico sufrido por Manuelita Sáenz y numerosas mujeres conocidas y anónimas, que ofrendaron –y ofrendan- sus vidas por la consolidación de su Estado nacional y en aras de la cristalización de los ideales Bolivarianos.

Rendimos homenaje, en estas relevantes fechas históricas, a las patriotas ecuatorianas, extensivo a todas las de este golpeado continente hispano parlante, entre otras, a Kilago, Baltazara Chiuza, Lorenza Avemañay, Manuela Cañizares, Manuela Espejo, Rosa Campuzano, Nathán, Jonathás, Manuela León, Rosa Zárate, Manuela Garaycoa, Marietta Veintimilla, Joaquina Galarza, Dolores Veintimilla, Matilde Hidalgo, Luisa Gómez de la Torre, María Angélica Idroyo, Dolores Cacuango, Rosa Catucuamba, Ana Moreno, Luisa Ochoa, Julia Bazante, Rosa Paredes, Piedad Peñaherrera, Laura Almeida, Luz Elena Arismendy, Laura Gleen. María Salazar y Nela Martínez.

 Desde el arriba citado puerto peruano, donde la patriota combatiente, Manuelita Sáenz, pasó su destierro ordenado por las nefastas oligarquías suramericanas, el chileno universal PABLO NERUDA, premio Nobel de Literatura (1971), escribió el poema “La Insepulta de Paita”, incorporado en su “Canto General”, conmovido por el relato que de su muerte le hiciera, en París, su amiga, la ya nombrada intelectual revolucionaria ya fallecida, Nela Martínez.

En esa hermosa elegía del indomable Bardo inmortal, se lee, en la Sección “Cantos Ceremoniales”, el siguiente EPITAFIO: “Esa fue la mujer herida:/en la noche de los caminos/tuvo por sueño una victoria, /tuvo por abrazo el dolor/Tuvo por amante una espada/”.

Como mensaje adjunto reenviamos la historia de Bolívar hecha poema, sencilla inspiración del suscrito, con motivo del Bicentenario de su natalicio (julio, 1983), publicada por la Universidad de Panamá junto con el apreciado colega desaparecido, profesor Héctor H. Staff, en obra titulada “BOLÍVAR: INCIDENCIA DE SU PENSAMIENTO EN PANAMÁ”.

(El autor es miembro fundador y primer presidente de la Asociación Americana de Periodistas Bolivarianos, Capítulo de Panamá - www.aapebcap.es.tl /, Secretario de Educación y Cultura de Prensa Universitaria Internacional –PUI- de la Red de Periodistas Agroambientales por el desarrollo sostenible de Panamá, del Grupo literario “León A. Soto” y periodista especializado en turismo sostenible).

Panamá, 3 de diciembre de 2011.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconSíntesis Biográfica del Libertador Simón Bolívar

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconFilósofo, pedagogo, maestro y mentor de Simón Bolívar
«tuvo todas las cualidades buenas o malas del héroe popular: bravura, fanatismo partidario, constancia indomable, odio sincero o,...

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconUniversidad Simón Bolívar

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconActo de entrega a atilio boron del premio libertador al pensamiento...

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconSimón bolívar prof. Alejandro cruz

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconLa Fundación Teatro Simón Bolívar y el Fondo Editorial Los Ojos de...

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconEl pensamiento de Simón Bolívar es de dominio internacional, y su...

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconHago una poesía a mi personaje: (tercera entrega)

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconSegundo tomo del ingenioso hidalgo don quijote de la mancha, que...

Celac y bolívar: Tercera entrega … manuelita sáenz, la batalla de ayacucho y el maestro del libertador, don simón rodríguez iconMaestra Rodríguez & Maestro Carbajal






© 2015
contactos
l.exam-10.com