Los primeros años de la posguerra






descargar 58.21 Kb.
títuloLos primeros años de la posguerra
fecha de publicación24.06.2015
tamaño58.21 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos


Página




Los primeros años de la posguerra

La dramática situación de la Guerra Civil (1936-1939) cerró una etapa de la historia de España. La nueva época de la dictadura franquista comienza queriendo crear una cultura ideológicamente nacionalista.

En el periodo de la posguerra muchos autores pertenecientes a las generaciones anteriores a la guerra produjeron sus obras de madurez, hecho que motivó a los jóvenes que comenzaban su producción tras la guerra fratricida (Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, etc.).

Transcurridos los tres años de guerra civil, en los que la literatura se puso al servicio de las ideologías .La actividad literaria se reanudó con un común denominador (con pequeñas excepciones): El silencio respecto a la tragedia que acababa de sufrir España, así como sobre las duras condiciones de vida en los años en los que se iniciaba la reconstrucción del país.

La poesía, la novela y el teatro dan la sensación, en los primeros años de la posguerra, de haber sido escritos “como si nada hubiere ocurrido”. En un comienzo fue la poesía la que alcanzó un mayor cultivo: una poesía pulcra y fría, neoclásica alejada de la realidad social del momento. La novela y el teatro permanecieron estancados, mientras los escenarios se nutrían con una producción mediocre a base de costumbrismo, humor insulso y temas históricos nacionales.

El primer éxito lo tuvo el novelista Camilo José Cela (1916-2002) con su novela La familia de Pascual Duarte (1942), de tipo inconformista. Luego publican Dámaso Alonso (1898-1990) Hijos de la ira (1944) y Carmen Laforet (1921-2004) Nada (1944). La novela de Carmen Laforet ofrece un modelo de identificación a la juventud. El libro de Dámaso Alonso siembra la tempestad en un paraíso de poetas ideales

. Las doctrinas existencialistas que llegan de Europa también contribuyen a calentar el ambiente. Se pasa de una actitud esteticista, de la “deshumanización del arte” a una rehumanización.

La lírica de la posguerra

La poesía que se escribió durante los primeros años de la posguerra no supuso una auténtica novedad, puesto que no fue sino una mera continuación de la que había comenzado a producir poco antes del comienzo de la guerra (1936) un grupo de poetas que, sin romper con los de la generación del 27 abiertamente, marcaron nuevas orientaciones.

La generación del 27 se llamó así por conmemorar ese año el nacimiento del poeta barroco Luis de Góngora y Argote (1561-1627). La generación de 1935 también adoptará como modelo a un clásico, al poeta renacentista Garcilaso de la Vega (1501-1536). La generación del 35 se aparta de la poesía pura y del lenguaje hermético deshumanizante en favor de una poesía más humanista y serena, opuesta al surrealismo. Estos poetas prefieren la estrofa clásica frente al verso libre del 27, reincorporan el amor y lo religioso como temas de la lírica y vuelven a Garcilaso.

La promoción de 1935 - Neoclasicismo

La publicación en 1935 del libro Abril del poeta Luis Rosales (1910-1992) marca la vuelta a la tradición, a la confianza en la vida y a la temática religiosa. El grupo de poetas que le siguen iniciaron una actitud diferente al de la generación anterior: una actitud conservadora en el estilo (expresión más sencilla y clara) y nuevos temas amorosos y religiosos. La mayoría de estos poetas se agrupó en torno a la revista neo-católica Cruz y Raya. A esta generación se le dio el nombre de Generación truncada (por la Guerra Civil):

Luis Rosales (1910-1992), nacido en Granada.

Miguel Hernández (1910-1942), nacido en Orihuela (Alicante).

Leopoldo Panero (1909-1962), nacido en Astorga (León).

Dionisio Ridruejo (1912-1975), nacido en Burgo de Osma (Soria).

Del grupo habría que considerar como caso especial a Miguel Hernández, poeta contrario al régimen dictatorial de Franco, mientras Rosales, Panero, Vivanco y Bleiberg pertenecen al grupo de poetas católicos. Estos poetas evolucionan más tarde hacia un intimismo realista y trascendente. En el caso de Miguel Hernández se trata de un poeta de sabia original y popular, de compromiso político, que le llevó a una muerte trágica en la cárcel de Alicante en 1942; es el “Lorca” de la posguerra. El resto evoluciona en los años cuarenta hacia una problemática personal intimista (amorosa, familiar y religiosa) dentro de una actitud serena y esperanzada ante la vida.

La promoción de 1940 - Tremendismo

La poesía de la generación de la guerra se orientó hacia búsqueda de los valores formales y la belleza del verso. Hacia la mitad de los 40 diversas circunstancias provocan un cambio de rumbo. Promovido fue este movimiento por la publicación de Hijos de la ira (1944) de Dámaso Alonso (1898-1990). Los conceptos de pureza estética se dejan de lado y nace una poesía existencial y preocupada por los problemas sociales.

Tras la Guerra Civil (1936-1939), el gobierno franquista intenta crear una cultura nacional y tradicional-conservadora.

La revista Garcilaso intenta sustituir a las dos revistas importantes anteriores a la guerra: La Revista de Occidente, fundada por Ortega y Gasset, y la revista Cruz y Raya, neocatólica y defensora de un catolicismo progresivo.

Una nueva orientación da lugar al movimiento llamado TREMENDISMO, que en 1947 logra desplazar el neoclasicismo del grupo anterior.

Contribuyó al triunfo de esta nueva promoción de poetas jóvenes la publicación de algunas obras de poetas de las generaciones anteriores que introducían un tono diferente dentro del ambiente cultural reinante tras la guerra:

1944: Publica Dámaso Alonso Hijos de la ira.

1944: Publica Vicente Aleixandre sus Sombras del paraíso.

Dos publicaciones novelísticas refuerzan la tendencia de los poetas anticlasicistas y los reanima:

1942: Camilo José Cela había publicado La familia de Pascual Duarte, una de las primeras obras inconformistas de la posguerra.

1945: Carmen Laforet publica su novela Nada de tipo existencialista.

Al principio, el tremendismo tomó formas violentas, evolucionando luego hacia un realismo que afectó incluso a los poetas neoclasicistas de 1935. Pero dentro de este realismo en el que confluyen todos los poetas de la promoción del 35 y los de la del 40, hay varias tendencias:

Poesía arraigada

contra

Poesía desarraigada

Tradición, fe, conservadurismo, conformismo, metafísica personal, realismo sereno, catolicismo.

"Poesía arraigada", así llamó Dámaso Alonso a una poesía entrañable, de hondo aliento intimista, que atiende a los hechos y las figuras de la cotidianidad del poeta: la familia, la amistad, el hogar, la costumbre, la rutina.

Leopoldo Panero

Luis Felipe Vivanco

Luis Rosales




Rebeldía, ira, revolución, inconformismo, descontento, vacío personal existencial, angustia.

Grupo de realismo social:

Gabriel Celaya

Blas de Otero

Grupo existencialista:

Carlos Bousoño

José Hierro


Tanto la poesía arraigada como la desarraigada tienen en común una vuelta al realismo, al sentido de la solidaridad social, dentro de la religión o dentro de una postura social ética; proclamación de la hermandad como reacción a la guerra y, siguiendo la nueva tendencia de Vicente Aleixandre, proclamación de la comunicación entre los hombres.

Promoción de 1940

En la década de los 50 logran su producción más madura los poetas de la generación de la posguerra (promoción de 1940), en la doble dirección de existencialismo desarraigado y tendencia social-crítica.

Carlos Bousoño (1923- ), tendencia existencialista

Gabriel Celaya (1911-1991), tendencia social-crítica

Blas de Otero (1916-1979), tendencia social-crítica

Promoción de 1950

La década de los 50 traerá un grupo de poetas predominantemente realista y mayoritariamente de tendencia social: Realismo sociológico.

José Manuel Caballero Bonald (1926- )

José Agustín Goytisolo (1928-1999)

No hay continuación en temas anteriores en la novela como sucede en la poesía o en el teatro, sino que la nueva novela es un punto y aparte.

En el nuevo camino nos encontramos con múltiples corrientes:

  1. Novela triunfalista: Defiende los valores tradicionales y la corriente que ha triunfado.

  2. Novela psicológica: Se basa en el análisis del carácter y del comportamiento de los personajes.

  3. Novela poética: Los personajes funcionan como símbolos y representan una idea o un conflicto.

  4. Novela tremendista: Iniciada por Camilo José Cela en 1942 con la obra “La familia de Pascual Duarte”. Se describen con un lenguaje crudo y desgarrado la violencia, el crimen y la lucha por la existencia. Son novelas que retratan un mundo dominado por la violencia y la miseria.

  5. Novela existencial: Iniciada con “Nada” de Carmen Laforet en 1945. Tiene que ver con la persona y cómo ésta evoluciona y experimenta. La persona tiene un conflicto existencial con la sociedad y su entorno. Hay continuadores, como Miguel Delibes con “La sombra del ciprés es alargada”. En estas obras se representa la vida cotidiana triste y frustrada de los personajes.

Las más importantes son la novela tremendista y la novela existencial.

También destacan otros autores y obras que no entran en ninguna clasificación, como José María Gironella con “Los cipreses creen en Dios” y Darío Fernández Flores con “Lola, espejo oscuro”.

La temática general es la amargura de las vidas cotidianas, la soledad, la inadaptación, la muerte y la frustración. Los personajes se adaptan a estos temas, suelen ser marginados sociales. Las causas de la amargura vital están en la sociedad de los años 40 (pobreza, incultura, violencia, persecución política…) y en el panorama desolador.

Técnicamente, estas novelas se caracterizan por su sencillez y tradicionalidad (el narrador narra los hechos linealmente, en orden cronológico; es omnisciente (3º pers.) y no hay saltos temporales). Muchos autores irán evolucionando y saliendo de esta tendencia tradicional.

1959 – 1962

Esta época fue importante por el realismo social. En estas fechas la censura se rebaja y los autores no se ven coaccionados. Aparecen novelas en las que se denuncia la pobreza, la persecución y la injusticia. Se crea, por tanto, una novela social, que no se dará únicamente en España.

Surrealismo

En otros países sigue afectando fuertemente por ser el movimiento más influyente y cercano al hombre.

Ciencia ficción

Fuera de España se inició en los años 30. También denunciaban a la sociedad de la época creando una sociedad futura. Aldous Haxley con “Un mundo feliz”.

Realismo

Fue la tendencia más larga y la más importante. El novelista se hace observador de la realidad sin tomar partido de ella (objetivista). Destaca Rafael Sánchez Ferlosio con “El Jarama”, una novela que carece completamente de acción, simplemente describe un día en el campo.

Realismo crítico

El novelista no acepta la realidad tal y como es y lo que pretende es explicar esta realidad, denunciándola. Esta tendencia es muy usada en la narrativa norteamericana,. En España los autores más importantes son Carmen Martín Gaite, Caballero Bonald e Ignacio Aldecoa, llamados la Generación Perdida.

Realismo socialista

Pretende reflejar la lucha de clases y el enfrentamiento entre opresores y oprimidos.

Realismo mágico

Relacionado con la literatura hispanoamericana, con Gabriel García Márquez. En España destaca Ana María Matute. En sus obras, la realidad y lo fantástico y maravilloso están mezclados con total normalidad.

Novela social

Los precursores en España fueron Miguel Delibes con “El camino” (1950) y y Camilo José Cela con “La colmena” (1951). La verdadera novela social se da a partir de 1954. Retrata la dureza en la vida en el campo :Miguel Delibes,“Los santos inocentes”), el ámbito del trabajo urbano ,la vida en la ciudad´, las clases obreras y las consecuencias de la Guerra Civil. La técnica es tradicional, la narración es lineal y las novelas no son complejas. La descripción es funcional y a veces el personaje es colectivo, representativo de algo. Predomina el diálogo.

1962- 1975

Novela experimental: A principios de esta época se querían cambios en la novela; los autores estaban cansados del realismo social, porque veían que simplificaba la realidad en buenos y malos y estaban cargadas ideológicamente. En estas fechas, ya no se quería seguir ahondando en la política. También consideraban que estas novelas eran demasiado simples.

En 1962 se publica una obra innovadora en todos los sentidos. Su autor es un médico que tan solo escribió esta obra. Se trata de Luis Martín Santos con“Tiempo de silencio”. El autor, que no estaba consagrado, demostró cómo hacer una novela crítica y técnicamente innovadora mezclándose con el conocimiento de la época de la literatura hispanoamericana. Esto, por tanto, dio a conocer a muchos autores importantes hispanoamericanos, como Gabriel García Márquez con “Cien años de soledad” (que emplea notablemente el realismo mágico) y Mario Vargas Llosa con “La ciudad y los perros”.

A partir de aquí, la novela cambia y se empieza a hacer una novela crítica y de alta calidad técnica. Los novelistas españoles abren los ojos e intentan cambiar la tradición realista; quieren hacer una forma nueva de narrar..

Se consigue que en algunas novelas desaparezca la voz del autor y que aparezca el perspectivismo, es decir, ofrecer diferentes puntos de vista sobre una misma realidad. El argumento pierde interés y se introducen elementos anti realistas como la magia, alucinaciones, fantasmas…

También aparecen comentarios y explicaciones por parte del autor; los personajes se definen por sus comportamientos, no influye lo que diga el narrador. Hay personajes, a veces, colectivos. Desaparecen los capítulos y el desenlace (novela abierta).). El narrador es no omnisciente; narra en primera y segunda persona, aunque a veces también en tercera. Disminuye la importancia del diálogo y cobra importancia el monólogo interior .

1975 – 2011

En los últimos años, se produce en la novela española un cansancio por parte de los autores de la novela anterior. Este cansancio produjo dos efectos:

  1. Se parodia y se ridiculiza el exceso de experimentación,

  2. Se recuperan la intriga y el argumento.

Hay múltiples tendencias en estos años:

  1. Metanovela: Escribir una novela diciendo cómo se escribe una novela (Juan José Millás, “Papel mojado”).

  2. Novela lírica: El autor prefiere la técnica. Busca la perfección en la forma

  3. Novela autobiográfica: Trata del desengaño de la política durante la transición

  4. Novela histórica: Antonio Gala, “El manuscrito carmesí”;

  5. Novela psicológica: Alejandro Gándara, “Ciegas esperanzas”.

  6. Novela de intriga y policíaca: Manuel Vázquez Montalban, “Serie Carvalho”; Arturo Pérez- Reverte, “La tabla de Flandes”; Antonio Muñoz Molina, “El invierno en Lisboa”.

  7. Novela culturalista: Autores muy jóvenes que analizan y explican distintos aspectos de la cultura occidental.

  8. Autores jóvenes que tratan temas de la juventud

El teatro

EL TEATRO DEL SIGLO XX: EL TEATRO DE POSGUERRA

1. Introducción.

La evolución del teatro español, como la de la narrativa y la lírica, está determinado por la Guerra Civil y sus consecuencias. A partir de 1939, el panorama escénico español quedó marcado por la aniquilación de infraestructuras y por la muerte de alguna de sus figuras más relevantes (Lorca y Valle) o el exilio de otras Rafael Alberti).

2. El teatro comercial.

El teatro de posguerra cumplió básicamente dos funciones: entretener y transmitir ideología por medio de distintas vías:

  • Negación del teatro más relevante de preguerra (Valle, Lorca...)

  • Estreno de obras que exaltaban a los vencedores.

  • Programación de autores clásicos.

Triunfa un teatro evasivo, como era la comedia burguesa, la comedia fantástica, el teatro en verso de José Mª Pemán,

  • La comedia burguesa. Fue una evolución de la alta comedia o comedia de salón, cuyo precedente fue el teatro de Jacinto Benavente. Cumplió la función de entretener al público. Se caracteriza por su perfecta construcción y por su intranscendencia. Entre otros, sobresale el tema del amor, empleado para exaltar a la familia, el matrimonio y el hogar, con fines moralizadores.

  • La comedia fantástica, dramas con elemento de misterio y fantasía

3. El teatro renovador.

Frente a este teatro comercial al gusto de la burguesía española, surge un teatro renovador que apunta algunos cambios en el teatro de humor de los primeros años de posguerra y que luego continuará con el realismo social de Buero Vallejo y el teatro experimental de los 60.

3.1 . El teatro de humor.

Enrique Jardiel Poncela y especialmente Miguel Mihura renuevan el teatro de humor. Ambos presentan facetas que se han considerado precedentes del teatro del absurdo, al menos por la introducción de un humor disparatado y poético.

  • Enrique Jardiel Poncela eligió en su teatro el camino de la evasión. Los personajes pertenecen a la burguesía criado/amo. Representan una sociedad cuyos objetivos son el amor y el dinero. En los diálogos, se entremezclan el humor verbal y el de situación. Obras: Eloísa está debajo de un almendro

  • Miguel Mihura rompe con el teatro cómico anterior en Tres sombreros de copa , estrenada 20 años después de ser escrita . El teatro de Mihura se caracteriza por: introducción en escena de elementos absurdos, diálogos aparentemente convencionales, pero inverosímiles, mezcla de ternura y humor.

3.2. El realismo social en el teatro: Antonio Buero Vallejo

En 1949, con el estreno de Historia de una escalera de Buero Vallejo1, comienza el nuevo drama español, fundado en la necesidad del compromiso de la realidad inmediata, en la búsqueda de la verdad y en la renuncia tanto a la evasión lírica como al tremendismo ideológico. Nace un drama realista que se consolida con la obra Escuadra hacia la muerte de Alfonso Sastre

  • Antonio Buero Vallejo es la figura más representativa del teatro de la posguerra española. Antiguo combatiente republicano, condenado a muerte tras la guerra, Funda su teatro en la necesidad de la verdad, a la cual van unidas la libertad y la esperanza. Buero es, ante todo, un trágico. Para él, la tragedia es una mirada lúcida sobre el hombre y el mundo, pero no una visión pesimista.

Sus obras sintetizan realismo y simbolismo, y en ellas opone personajes contemplativos a personajes activos con relaciones conflictivas entre ellos. Sus creaciones dramáticas giran en torno al anhelo de realización humana y sus dolorosas limitaciones: la búsqueda de la felicidad, de la verdad, de la libertad, se ve obstaculizada por la circunstancia concreta en la que el hombre vive.

Podemos distinguir en su teatro tres épocas:

  1. Primera época, Historia de una escalera (1947), muestra el drama de la frustración que sufren un grupo de vecinos de clase media que ven como el tiempo arruina sus ilusiones y encona sus rencores. Los protagonistas jóvenes, Fernando y Carmina, se ven abocados a vivir las mismas vanas ilusiones que los padres.

  1. Segunda época, desde 1958 hasta 1970, predomina el enfoque social e histórico. Se insiste más en las relaciones entre el individuo y su entorno. La obra más destacada es El tragaluz (1967), tragedia ambientada en un semisótano donde una familia rota de clase media repasa lo que significó para ella la guerra civil. En ese espacio afloran las tensiones, frustraciones y rencores.

Escribe algunas obras de tema histórico en las que se sirve del pasado para reflexionar sobre el presente, de esta forma consigue burlar la censura y llegar a su público

La tercera etapa abunda en los temas y motivos ya conocidos, pero los contenidos políticos y sociales se hacen más explícitos. Obras: La fundación (1974),

4. El teatro experimental. El teatro realista y social siguió siendo defendido, durante los años 60, por un sector de la crítica..Se supera el realismo .

Ç

1


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los primeros años de la posguerra iconLa lírica española desde la posguerra hasta finales de los años 50

Los primeros años de la posguerra iconTema 7: la poesía española desde la posguerra hasta finales de los años 50

Los primeros años de la posguerra iconCaracterísticas del niño durante los primeros siete añOS

Los primeros años de la posguerra iconSin duda es normal empezar un libro, y este libro en particular,...
«otro» lado del valle del Rift, y con Martine Lebrun a Quentin, el único de los cinco que nació al norte del Loira. El día en que...

Los primeros años de la posguerra iconLa economía en los primeros años de vida departamental una guerra para comenzar el siglo

Los primeros años de la posguerra iconDesde los últimos años del siglo III a. C. hasta el final de la República,...

Los primeros años de la posguerra iconLos primeros pasos de la televisión en México, en su etapa experimental,...

Los primeros años de la posguerra iconLiteratura finisecular o primera generación del XX / La poesíA en Los primeros años del siglo XX

Los primeros años de la posguerra iconLos primeros asentamientos humanos conocidos en el actual territorio...

Los primeros años de la posguerra iconCaracteristicas generales del niño y la niña hasta los seis añOS....
«de leche» y termina entre los 2 años y los 2 años y medio. Estos dientes serán sustituidos en los siguientes años por los definitivos....






© 2015
contactos
l.exam-10.com