Examen Año 2007






descargar 37.42 Kb.
títuloExamen Año 2007
fecha de publicación06.04.2017
tamaño37.42 Kb.
tipoExamen
l.exam-10.com > Literatura > Examen

www.miltonochoa.com





Banco de preguntas de Lenguaje

Examen Año 2007

Los grupos de preguntas que se incluyen en las pruebas de biología son los siguientes:
Función de elementos semánticos locales: Este grupo de preguntas busca identificar la manera como el estudiante, a través de sus saberes, establece el sentido primario de un texto, por medio de la identificación y el análisis de los significados de las palabras, expresiones, signos de puntuación, conectores y correferencias, y su función dentro del texto.
Del sentido del texto hacia otros textos: Este grupo está dirigido a evaluar cómo el estudiante determina la manera en que un texto dice lo que dice, por medio de las relaciones que establece entre el texto y otros textos, y entre éstos y el ámbito sociocultural en que surgen. Cómo aborda aspectos como la jerarquización y la organización de ideas, el reconocimiento del tipo y la intención textual, así como la observación de juicios y valores. Esto, mediado por la experiencia comunicativa del estudiante.
Configuración del sentido global del texto: Estas preguntas pretenden evaluar cómo el estudiante hace un reconocimiento de la temática global de un texto (qué dice), identificando y estableciendo relaciones entre las informaciones locales de éste, así como entre frases, párrafos y títulos; entre el cuerpo y el título del texto o entre el autor y el texto mismo.


Núcleo Común

Texto 1.
Este es mi libro. Aquí va todo desde el principio. Y el principio de todo fue la carta...

Capitulo I

La carta

Lo más difícil de una carta es empezar: ya tenía el cuarto lleno de papeles y no había hecho ni tres renglones; y eso que encima de la mesa tenía siete lápices con sus puntas afiladas, pero qué va, era un día de esos en que uno está como vacío y no puede agarrar ni la más mínima idea.
Saqué una cuenta y comprobé que sólo tres personas podían ayudarme. Una era mi abuela, que cuando nueva se carteaba con un piloto francés, el otro era Felicio, un tipo que trabaja en la oficina de papá, y el tercero era un viejito ahí que vive frente a la secundaria y que se pasa el día escribiendo con una pluma de pájaro igual que los egipcios y un tintero como hacia Martí.
Así que cogí la bicicleta y fui a ver a mi abuela. No me dejaba ni hablar. Al fin pude explicarle el asunto, y enseguida abuela estuvo lista. Me alcanzó un papel y un lápiz. Empezó a dictarme:
María Virginia punto y aparte

Mi estimada novia dos puntos y aparte

Quiera Dios que al recibo de estas cortas pero sinceras líneas coma te

encuentres bien en unión de tus familiares y demás seres queridos

coma yo bien gracias a Dios punto y aparte

Te diré que si el Señor lo permite pronto estaremos juntos punto y seguido De esa forma dejaré de sufrir esta pena que la providencia me ha impuesto punto y aparte

Además Dios coma que todo lo sabe
-Deja abuela, yo sigo la carta en mi casa. Mi problema era empezar. Y fui hasta el Paseo y me senté en un banco.

Hacía casi dos días que María Virginia se había ido de vacaciones, como si pudiera disfrutarlas sin mí. Yo también estaba de vacaciones, pero era como si no estuviera.
Llevaba rato allí, sin poder resolver nada cuando decidí ver a Felicio y salí hacia la oficina de papá. Felicio me pidió una pila de datos, más de la cuenta, y me dijo que pasara al día siguiente a recoger la carta.
Al otro día temprano caí en la oficina. Felicio no estaba, pero me había dejado la carta metida en un sobre blanco con mi nombre, dirección y centro de estudios. No la abrí hasta que llegué a la casa y me encerré en el cuarto. Decía:
De Ricardo Armas Salteador,

natural de Cabaiguán,

hijo de Norma y Filiberto

y estudiante de Secundaria en el grado segundo.
A María Virginia López de Vega, del mismo pueblo,

hija de Aurora y Pascual

y estudiante del mismo plantel.
Asunto: Enviarle los últimos datos que reflejen la situación de deterioro parcial en que se halla el remitente, cuya causa inmediata radica en la ausencia temporal de su admirada, querida y respetada destinataria, quien disfruta de unas merecidas vacaciones.
En realidad la carta no estaba tan mala, pero había algo que no me convencía del todo, y sin perder tiempo fui a ver al viejito que vive frente a la Secundaria. El viejo se inclinó sobre el papel y empezó a escribir de una manera automática, mientras iba leyendo en voz alta:
Señorita María Virginia muy dueña mía estimadísima y sin par este vasallo vuestro cae a vuestros pies gravemente herido de amor y cautivado ante la belleza y la hermosura que vuestra imagen irradia que no habiendo doncella que se le compare en hermosura y refinamiento es que este caballero quien no ve la hora de llevar a buen término sus tan caros deseos de rendirse a vuestros pies y hacerla dueña y señora y reina suya es que decide tomar la pluma para
Yo nunca había escuchado una carta tan linda, pero de pronto me entró una risa nerviosa, y el viejo se puso de madre, ofendido y pico, y ripió la carta, y no me quedó otro remedio que irme.

Me puse a caminar sin rumbo fijo, a hacer memoria, a ver si podía recordar alguna clase donde explicaran cómo hacerle cartas a María Virginia, pero únicamente vino a mi memoria la gorda de Español, hablando de los adjetivos y los sustantivos...

Adaptado de: María Virginia está de Vacaciones.

Sindo, Pacheco. María Virginia está de Vacaciones.

Colombia: Ediciones Casa de las Américas, 1994.
Texto 2.

Itaca, Heptanesos - Islas Jónicas
Estas líneas te las envía tu esposa Penélope a ti, Ulises, que tanto tardas. Pero no me escribas ninguna respuesta, ven tú en persona, ¡Ojalá las encrespadas aguas hubieran sumergido al adúltero1 cuando navegaba con su flota rumbo a La cedemonía! No me hubiera acostado yo, helada, en lecho sin compañía, no me quejaría en mi abandono del lento correr de los días, ni fatigaría mis manos de viuda en lienzo colgante, mientras intento engañar con él las horas largas de la noche2. Cosa es el amor llena de temor angustioso. Imaginaba que los tróvanos violentos iban a ir contra ti. Al oír el nombre de Héctor3, palidecía siempre. En suma siempre que alguien era degollado en el campamento aqueo, mi corazón de amante se ponía más frío que el hielo.
Pero la divinidad justa tuvo buen cuidado de mi casto amor. Troya se ha convertido en cenizas, escapando sano y salvo mi marido.

Tú, sin embargo, a pesar de la victoria, permaneces lejos y no me es dado saber cuál es la causa de tu retraso o en qué rincón, ioh más duro que el hierro!, te escondes.

¿Qué tierras habitas o dónde te demoras lejos de nosotros? No sé qué temer; aun así lo temo todo. Todos los peligros del mar, todos los de la tierra, sospecho son motivos de tu larga tardanza, o acaso, ¿seas cautivo de un amor extranjero? ¡Ojalá me equivoque y esta acusación se desvanezca en los aires ligeros! ¡Ojalá no sea tu deseo el de estar lejos, pudiendo regresar!
Todo el que dirige su popa extranjera hacia estas cosías, se marcha de aquí no sin antes haberle hecho yo muchas preguntas sobre tu persona. Y se le entrega un papel, escrito con estos mis dedos, para que, a su vez, te lo entregue a ti, si te viera en algún lugar4. Mi padre Icario me insta a dejar el lecho de viuda e increpa constantemente mi prolongada tardanza. ¡Que siga increpándome, si quiere!, yo, Penélope siempre seré la esposa de Ulises. Pretendientes de Duliquio y Samos, corren en mí busca y dan órdenes en tu palacio sin que nadie se lo impida5, destrozan mis entrañas y tus riquezas. Pero Laertes, ya inútil para las armas, no puede mantener tu reino en medio de enemigos, y tampoco yo tengo fuerzas para expulsar del palacio a nuestros enemigos. Apresúrate tú, puerto y altar de los tuyos. Piensa en Laertes: está aplazando el último día de su destino para que, cuando llegues, le cierres los ojos.

Tuya soy

Penélope.
1 París, raptor de Helena, casada con Menéalo.

2 Es el famoso sudario de Laertes que Penélope tejía de día y destejía de noche para alargar su espera y engañar así a los pretendientes, pues había prometido elegir marido de entre ellos cuando terminara de tejerlo.

3 El hijo de Príamo, principal baluarte de los troyanos.

4 Ovidio se preocupa de la verosimilitud. Resultaría absurdo presentarnos a Penélope escribiendo una carta a 1 Ulises, si no sabía su paradero.

5 Los pretendientes de Penélope procedían de las islas cercanas.
Editado de: Heroidas de Publio Ovidio Nasón.

Alianza Editorial, Madrid 1994.

Introducción, traducción y notas: Vicente Cristóbal.
Texto 3.
Marcel Proust a Genevieve Straus

Jueves, después de dejarte.

Madame:
Amo a mujeres misteriosas, puesto que vos sois una de ellas, y lo he dicho con frecuencia en Le Banquet, en el que a menudo me habría gustado que usted se reconociese a sí misma. Pero ya no puedo seguir amándola por completo, y le diré por qué, aunque no sirva de nada, pues bien sabe usted que uno pasa el tiempo haciendo cosas inútiles o, incluso, perniciosas, sobre todo cuando se está enamorado, aunque sea poco. Cree que cuando alguien se hace demasiado accesible deja que se evaporen sus encantos, y yo creo que es verdad. Pero déjeme decirle qué sucede en su caso. Uno habitualmente la ve con veinte personas, o, mejor dicho, a través de veinte personas, porque el joven es el más alejado de usted. Pero imaginemos que, después de muchos días, uno consigue verla a solas. Usted sólo dispone de cinco minutos, e incluso durante esos cinco minutos está pensando en otra cosa.
Pero eso no es todo. Si alguien le habla a usted de libros, usted lo encuentra pedante; si alguien le habla de gente, a usted le parece indiscreto (si le cuentan) y curioso (si le preguntan); y si alguien le habla de usted misma, a usted le parece ridículo. Y así, uno tiene cien oportunidades de no encontrarla deliciosa, cuando de repente usted realiza algún pequeño gesto que parece indicar una leve preferencia, y uno vuelve a quedar atrapado. Pero usted no está lo bastante imbuida de esta verdad (yo no creo que esté imbuida de ninguna verdad): que muchas concesiones deberían dársele al amor platónico. Una persona que no es en absoluto sentimental se vuelve asombrosamente así si se la reduce al amor platónico. Como yo deseo obedecer sus preciosos preceptos que condenan el mal gusto, no entraré en detalles. Pero píenselo, se lo suplico. Tenga alguna indulgencia hacia el ardiente amor platónico que usted despierta, si todavía se digna creer y aprobarlo.

Su respetuosamente leal,

Marcel Proust.

Davidson, Chathy N. El libro del amor. Barcelona: Círculo de lectores, S.A., 1.994.
103. A partir de la lectura del texto 2, es posible inferir que los personajes y hechos que allí se nombran corresponden
A. a la Odisea de Hornero.

B. a la Eneida de Virgilo.

C. a las Metamorfosis de Ovidio.

D. al Ulises de Joyce.
104. A partir de la lectura de los textos 1, 2 y 3 es posible inferir que
A. el primero fue escrito en el siglo XX, el segundo antes del nacimiento de Cristo y el tercero en el Renacimiento.

B. el primero fue escrito después del siglo XIX, el segundo después del nacimiento de Cristo, pero antes de la Edad Media y el tercero en el Renacimiento.

C. el primero y el tercero fueron escritos después del siglo XVII y el segundo antes del nacimiento de Cristo.

D. el primero fue escrito en el siglo XX y el segundo y el tercero después del nacimiento de Cristo, pero antes del Renacimiento
105. Los textos 1, 2 y 3 son en su orden

A. una carta, un poema, una carta.

B. un fragmento de una novela, una carta, una carta.

C. un cuento, una carta, un poema.

D. un fragmento de un cuento, un poema, una carta.
106. A juzgar por la forma como está escrito el texto 3, y teniendo en cuenta la historia universal de la literatura, es posible afirmar que se escribió
A. entre los siglos XIX y XX.

B. después de la Edad Media, pero antes del siglo XIX.

C. en la Edad Media.

D. durante el Renacimiento.
107. A juzgar por la manera como están escritos los textos 1, 2 y 3, se puede inferir que
A. cada momento histórico imprime estilos de escritura particulares.

B. a pesar del paso del tiempo, los estilos de escritura no cambian.

C. a través del tiempo, la definición de estilos de escritura ha sido tarea de los poetas.

D. en cada momento histórico los estilos de escritura han sido definidos por convención.
108. Con respecto al tipo de lenguaje empleado en los textos 1 y 2, se puede decir
A. uno es romántico y el otro irónico.

B. uno es coloquial y el otro poético.

C. uno es rebuscado y el otro sencillo.

D. uno es irónico y el otro coloquial.
109. Un tema común a los textos 1 y 2, es
A. el amor a causa del abandono.

B. el amor motivado por el desinterés del otro.

C. el amor a causa de la separación.

D. el amor motivado por el deseo de ser amado.
110. La razón por la cual en el texto 2 se usan notas a pie de página y en los textos 1 y 3 no, es porque
A. quienes escriben los textos 1 y 3 no saben usar las notas a pie de página.

B. en las cartas antiguas se acostumbraba usar notas a pie de página.

C. las notas a pie de página son un recurso técnico usado por el editor.

D. las notas a pie de página son un invento utilizado a partir del siglo XX.
111. Las notas a pie de página que aparecen en el texto 2, fueron escritas por
A. el traductor del texto.

B. Penélope.

C. el autor del texto.

D. Publio Ovidio.
112. Los textos 1 y 3 no necesitan notas a pie de página porque
A. para entenderlos no se requiere acudir a información exterior a los mismos.

B. quienes los escribieron piensan que el lector no requiere de ellas.

C. quienes los escribieron las consideraron innecesarias.

D. son tan sencillos que cualquier persona puede comprenderlos.
113. En los textos 1 y 3 se construye respectivamente, la imagen de una mujer

A. inalcanzable y desconsiderada.

B. misteriosa e indiferente.

C. desconsiderada y seductora.

D. indiferente e idealizada.
114. La persona gramatical en la que están escritos los textos anteriores es
A. tercera persona porque están dirigidos a un destinatario especifico.

B. segunda persona del singular porque el punto de vista usado es el del destinatario.

C. primera persona del singular porque el punto de vistas es el de quien escribe.

D. tercera persona del plural porque no se presenta un punto de vista específico.
115. La imagen que de sí mismos construyen quienes hablan en los textos 2 y 3 es, respectivamente, de una persona
A. abnegada y sufrida.

B. sufrida e ignorada.

C. ignorada y rechazada.

D. despreciada e inconforme.
116. En el texto 2, para entender la tardanza de Ulises, Penélope debe saber que él
A. no encuentra el camino de regreso.

B. naufragó mientras intentaba regresar.

C. se encuentra prisionero en una isla.

D. ha sido castigado por los dioses.
117. La intención de quienes hablan en los textos 2 y 3 es
A. criticar unos hechos.

B. pedir una disculpa.

C. hacer una súplica.

D. presentar una situación.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Examen Año 2007 iconRepaso: Examen final 1er semestre 2007

Examen Año 2007 iconFacultad de arquitectura, urbanismo y diseño de la unc. AÑO 2007

Examen Año 2007 icon"2015. Año del Bicentenario Luctuoso de José María Morelos y Pavón"...

Examen Año 2007 iconG guía de examen de español 3°Año

Examen Año 2007 iconNovedades. Septiembre de 2007 Eduardo Moga
«Premio Adonáis», 1995), El barro en la mirada (1998), Unánime fuego (1999; 2ª edición en 2007); El corazón, la nada (1999), La montaña...

Examen Año 2007 iconPrograma de examen literatura 5º AÑo -2011

Examen Año 2007 iconPrograma de examen literatura 5º AÑo -2014

Examen Año 2007 iconExamen de prácticas del lenguaje año

Examen Año 2007 iconPrograma inforfarma 2007 Miércoles, 14 de noviembre 2007

Examen Año 2007 iconPrograma de examen “PRÁcticas del lenguaje” 3º AÑo a y b -2014






© 2015
contactos
l.exam-10.com