Departamento de Lengua y Literatura Castellana






descargar 48.45 Kb.
títuloDepartamento de Lengua y Literatura Castellana
fecha de publicación03.04.2017
tamaño48.45 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
Área de Lengua y Literatura Castellana

Textos Expositivos

Mono, término que en su acepción más general se refiere a cualquier primate, incluidos los simios, que no sea el ser humano; sin embargo, en su sentido estricto, el término 'mono' está restringido a aquellas especies menos evolucionadas que los simios, que pertenecen al grupo de los monos americanos o monos del Nuevo Mundo (mono capuchino, mono aullador, moño araña), al grupo de los titís (también americanos) o al grupo de los monos euroasiáticos (papión, langur, macaco). Los monos americanos o del Nuevo Mundo se caracterizan por tener la nariz aplanada, con los orificios nasales separados por un tabique bastante ancho y por la cola, que suele ser prensil. Además, su fórmula dentaria consta de 36 dientes. Todos los miembros de este grupo son arborícolas ya que viven en los árboles y trepan por ellas, y su alimentación consiste sobre todo en hojas, fruta e insectos. El grupo de los titís tiene una fórmula dentaria que consta de 32 dientes y la cola nunca es prensil; son los monos más pequeños y son más primitivos desde el punto de vista evolutivo que los anteriores. Sus dedos terminan en garras, excepto el dedo gordo, que termina en una uña. Los monos euroasiáticos también tienen 32 dientes, pero, a diferencia de los monos americanos, el tabique que separa los orificios nasales es estrecho. Otra característica que poseen es la presencia de un área desnuda y callosa en la zona de las nalgas. Estos animales tienen hábitos tanto arborícolas como terrestres, como es el caso del papión, que pasa gran parte de su vida en el suelo. Como los monos tienen los ojos en la parte frontal de la cabeza su visión es binocular, lo que les permite apreciar la profundidad y la distancia a la que están situados los objetos. Además, pueden ver los colores bastante bien y esto les permite apreciar mejor los objetos (frutos y otros alimentos) entre las hojas de los árboles, cuando se trata de especies arborícolas.

Enciclopedia Microsoft® Encarta® 99. © 1993-1998

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde


La palabra folclore, usada por primera vez en 1846 por el británico William J. Thomas, proviene de los términos ingleses: folk, que significa pueblo, y lore, ciencia. Por o tanto, la palabra folclore, traducida literalmente, significa "ciencia del pueblo".
Siempre ha existido interés por las costumbres y tradiciones populares. Pero fue a mediados del siglo XIX cuando los estudiosos se dieron cuenta de que en las viejas tradiciones se encerraban muchos de los secretos del pasado de los pueblos y de su propia identidad. Y así comenzaron en muchos países los estudios metódicos sobre la cultura popular.
El terreno que abarcaron estas investigaciones fue, al principio, muy reducido. Primero se estudiaron los cuentos y leyendas; más tarde, las canciones y fiestas; por último, todos los elementos de la vida social, material y espiritual de los pueblos, desde sus recetas culinarias o su indumentaria hasta sus creencias religiosas.
El folclore podría definirse, pues, como la ciencia de los usos y costumbres de los pueblos; de sus ritos y creencias, fiestas y juegos, canciones, poesías y leyendas.


Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde


La sociedad francesa estaba dividida en estamentos dependiendo de sus clases sociales, el poder mas alto lo tenia el rey, detrás estaban la nobleza y el clero y el nivel mas bajo de poder lo tenia el tercer estado que estaba constituido por la burguesía, los artesanos y los campesinos. Los Estados Generales eran una asamblea, compuesta por tres ordenes separados: el clero, la nobleza y el grupo formado por burguesía y campesinado. Este ultimo orden se conoce como el tercer estado, termino que usaremos para referirnos a el en lo sucesivo. Dicha asamblea se había citado por ultima vez en 1614 y el dramatismo de la situación obligó al gobierno a convocarla nuevamente. Luís XVI cedió a las presiones de la reina Maria Antonieta y del conde de Artois y dio instrucciones para que varios regimientos extranjeros leales se concentraran en Paris y Versalles. Al mismo tiempo, Necker fue nuevamente destituido. El pueblo de Paris respondió con la insurrección ante estos actos de provocación; los disturbios comenzaron el 12 de julio, y las multitudes asaltaron y tomaron La Bastilla -una prisión real que simbolizaba el despotismo de los Borbones- el 14 de julio. El 5 de octubre de 1789, las mujeres parisinas partieron desde los barrios obreros hacia la residencia real de Versalles, este suceso dio comienzo a la revolución. A fines de 1792 comenzó el proceso de Convención contra Luís XVI, quien fue juzgado y condenado a la guillotina por mayoría de votos. El 21 de enero de 1793, Luís subió al cadalso, inconmovible hasta el ultimo momento en el sentimiento de su inocencia. La noticia de la muerte del rey produjo indignación en Inglaterra, la que despidió al embajador o representante francés. Francia contestó declarando la guerra a Inglaterra y a Holanda, su aliada.

"La Revolución Francesa y la llegada de la edad contemporánea", fragmento tomado de: //www.cienciassociales,galeon.com



Los extranjerismos son las palabras foráneas que se introducen en una lengua sin ser asimiladas por completo. En nuestros días se tiende a abusar de ellos; hay, sobre todo, una auténtica avalancha de anglicismos que los medios de comunicación repiten a todas horas.

Su uso indiscriminado puede hacer que, por ejemplo, nuestra lengua pierda su fisonomía propia e incluso se haga incomprensible. Por ejemplo, si se dice” Fue una soirée estupenda o “El sponsor es una marca de bebidas”, en lugar de “Fue una velada estupenda”y “El patrocinador es una marca de bebidas”. También destaca la gravedad del uso de giros sintácticos completamente extraños a nuestra lengua como”¿Es que no te ha gustado?” o “Quedan aún muchas cuestiones a discutir”,

Sin embargo hay que recurrir a voces foráneas cuando no existen en nuestro idioma términos equivalentes, como sucede en relación con muchos adelantos técnicos o costumbres o fenómenos nuevos así, por ejemplo, “Tengo el flash de la cámara estropeado o Canta en play-back”. En estos casos, o cuando la traducción al castellano es muy poco económica -p.ej.,”long-play/disco de larga duración”-, negarse a admitirlos es una actitud purista que sólo conduce al empobrecimiento del léxico.

Finalmente, cuando los extranjerismos se popularizan y se castellanizan fonéticas, ortográfica y morfológicamente, se transforman en préstamos lingüísticos, como crismas, fútbol, champán, estándar, plenamente integrados en la norma común.
Las capas terrestres”:
“Tal vez has visto películas en las que las personas viajaban al centro de la Tierra. Eso es ciencia ficción. Hay alrededor de 6400 km. desde la superficie hasta el centro de la Tierra. Los científicos sólo han podido estudiar las rocas de los primeros 12 kms. Perforando la superficie terrestre.
Las personas no han podido ver ni reunir las rocas que están en las profundidades de la Tierra. Sin embargo, sabemos mucho acerca del interior de la Tierra. Entendemos mucho sobre ella estudiando las ondas de los terremotos. Las ondas se mueven a distintas velocidades a través de la materia de diferentes densidades. La densidad es una medida que indica cuánta masa hay en una cierta unidad de volumen. Si la Tierra estuviera hecha del mismo material sólido en su totalidad, las ondas la atravesarían a un ritmo constante. Los científicos han observado y analizado cómo se mueven las ondas a través de la Tierra. Debido a ello, sabemos que la Tierra no es igual en todas partes, sino que tiene capas. Cada capa tiene una composición, una temperatura y una densidad diferentes”.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde




Instrucciones para subir una escalera




 



 

 

 

   Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.
   Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).
   Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde


Bólidos: comunes de noche, raros de día

 EL PAÍS

Los bólidos, o masas de materia cósmica que se vuelven incandescentes al penetrar en la atmósfera, son bastante comunes, pero la inmensa mayoría de ellos estalla en las capas altas de la atmósfera y se desintegra mucho antes de caer a tierra. Estrictamente, sólo debería llamarse meteorito al rarísimo fragmento que sobrevive a la desintegración y llega a caer al suelo. Por el momento se desconoce si éste es el caso de alguno de los fragmentos del bólido de ayer.

Los bólidos o masas de materia cósmica son pequeños fragmentos -pueden llegar a pesar un nanogramo, o milésima de miligramo- derivados de cometas o asteroides, y es habitual observarlos a simple vista durante la noche en zonas alejadas de la iluminación urbana. El objeto de ayer, sin embargo, fue observado por miles de testigos a plena luz del día. Esto es un fenómeno muy inusual.
El meteorito más brillante documentado históricamente cayó el 30 de junio de 1908 en Siberia central, y tenía tanto brillo como el mismísimo Sol. Su efecto fue equivalente a una explosión nuclear de 10 megatones y causó la destrucción de un área forestal de 2.000 kilómetros cuadrados. La geología ha demostrado que en el pasado se dieron impactos mucho mayores, como el que causó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. Los impactos catastróficos de este tipo sólo ocurren en promedio una vez cada 100 millones de años.
No brillan en tierra
Los bólidos viajan por el espacio a velocidades que pueden alcanzar los 300.000 kilómetros por hora, y se aceleran por efecto de la gravedad al acercarse a la Tierra. Si entran en contacto con la atmósfera se deceleran, y el rozamiento con el aire produce tal calor que la superficie del objeto se vaporiza e ioniza la atmósfera circundante, produciendo el brillo característico de estos fenómenos. Sin embargo, los meteoritos que llegan a caer al suelo se enfrían y pierden su brillo a altitudes de 5 a 25 kilómetros. Por tanto, cuando un objeto cae a tierra es improbable que siga brillando.
La penetración de un meteorito de un kilo hasta unos 40 kilómetros de altitud es suficiente para producir una onda sónica que puede oírse desde tierra como un gran trueno, y hasta puede registrarse con un sismógrafo. Muchos testigos oyeron ayer un sonido de este tipo, y algunos también dijeron haber sentido temblar la tierra.

La caída en sí de un objeto de esa masa al suelo, sin embargo, es casi inapreciable a menos que se esté muy cerca del impacto. Por esta razón, es raro encontrar un meteorito de ese tamaño a menos que haya caído en una zona habitada.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde




Área de Lengua y Literatura Castellana

  TEXTOS ARGUMENTATIVOS

JÓVENES Y VIOLENCIA 

            Estudio cuarto curso de Secundaria y no estoy de acuerdo con que la sociedad nos etiquete a los jóvenes de egoístas, violentos, insolidarios y faltos de ideales. Con cierta frecuencia los periódicos informan de alguna agresión protagonizada por jóvenes, pero no se dan cuenta de que también son jóvenes los que la han sufrido.

            Es verdad que muchos se identifican con “tribus” callejeras y que algunas de estas son violentas: causan destrozos en el mobiliario y se enfrentan a los ciudadanos (la mayor parte jóvenes). Yo he sufrido el ataque de unos “cabezas rapadas” simplemente porque no les gustaban unas insignias que llevaba y me negué a quitármelas.

            No sé cómo habrán sido las generaciones anteriores, pero conozco a la mía: en general, no somos violentos, nos sentimos solidarios y queremos cambiar las cosas del mundo que no nos gustan. Por eso somos jóvenes una parte importante de quienes acudimos a las convocatorias que se hacen para ayudar a los que lo necesitan (Plataforma del 0,7, las ONG, etc.) aunque no salimos en los periódicos porque nuestras vidas son bastante normales.

Ocio y ruidos nocturnos.    


            Durante el pasado puente, medio centenar de vecinos de la urbanización “El Arenal” se enfrentó a pandillas de gamberros que celebraban ruidosamente las fiestas locales. Los hechos se saldaron con varias detecciones y algunos heridos de escasa consideración. Sin embargo, las consecuencias pudieron ser más graves.

            La diversión nocturna durante los fines de semana se ha vuelto una tortura para algunos ciudadanos que, como los de “El Arenal”, viven en zonas en las que se concentran los bares y las salas de fiesta de nuestras ciudades. Las molestias en esos lugares son constantes: coches aparcados en doble fila, bocinas y músicas ensordecedoras, gritos y cánticos de madrugada… Conciliar el sueño es imposible para quienes quieren dormir a esas horas.

            Dos derechos se enfrentan en este caso. Si bien es innegable el que asiste a las personas para disfrutar de su ocio, no resulta menos indiscutible el derecho a descansar. Un derecho cesa cuando conculca los derechos de los demás.

            Quienes deben solucionar el problema no son los propios perjudicados sino las autoridades. Existen leyes y ordenanzas municipales que regulan estas situaciones; sólo hay que hacerlas cumplir. El horario de cierre deberá ser respetado, lo mismo que las normas más elementales de convivencia. D e lo contrario suspéndanse las licencias de explotación de esos negocios o sáquense los establecimientos de las ciudad. La diversión de unos tiene que ser compatible con el descanso de los demás.

El Quijote del 2005  

“Morir cuerdo y vivir loco”. Eso hizo Don Quijote durante toda su vida. Sus andanzas comienzan cuando se le seca el cerebro de tanto leer libros de caballerías y terminan cuando vuelve derrotado a su casa y recupera la cordura. Hace 400 años que salió el primer ejemplar de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Lo que en principio no parecía más que una parodia de las novelas de caballería de la época, a través de las andanzas de un famélico y loco caballero ha resultado ser una novela universal, la primera Fran novela de la historia de la literatura. Tras la publicación de la primera parte de El Quijote, Cervantes empezó a recibir reconocimientos, incluso imitaciones. Todo ello le animó a escribir la segunda parte. Sin embargo, han sido el paso del tiempo y los posteriores estudios los que han encumbrado a Miguel de Cervantes como el grande escritor en lengua castellana de todos los tiempos.

Mucha gente dice que no es para tanto, que sí que es una obra muy larga, pero que no les parece nada atractiva. Sin embargo, los críticos revelan que el verdadero valor del Quijote trasciende la literatura, ya que es además un tramado filosófico, social y costumbrista de la época.

Lingüísticamente, el Quijote es el libro con mayor riqueza y variedad de vocabulario, refranes, dichos populares y expresiones castizas. Pero literariamente, se trata de la primera novela polifónica. Es decir, es la primera historia de ficción en la que los personajes hablan por sí mismos, cada uno con sus diferentes registros, de acuerdo a la condición social, edad, sexo o educación. Vamos, lo más parecido a la vida real, pero algo inusual para aquella época.

Además, Cervantes, que vivió en los siglos XVI y XVII, engloba en El Quijote una muestra de toda la producción literaria anterior, desde novelas pastoriles a las sentimentales, pasando por la novela de aventuras, la morisca, los romances viejos, los versos clásicos…Todo ello aderezado por refranes y frases populares.

Por eso, Don Quijote es en sí mismo un completo espejo de su tiempo. Leyendo sus páginas, los lectores de cualquier siglo y de cualquier país pueden ver nítidamente cómo eran, cómo vertían, qué comían o cómo hablaban los españoles de entonces. Filosóficamente, también es una novela cargada de contenido, fundamentalmente cargada de libertad. Quizá los años que su autor pasó preso en Argel le sirvieron de acicate para reivindicar este bien universal que encarna Don Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Entre unos personajes de lo más variopinto, dotados de una individualidad propia y autónoma –que lo convierten en la primera novela moderna-, Cervantes dibujó con sus pequeñas historias y sus anécdotas, los grandes valores de la sociedad occidental: la libertad, en primer lugar, pero también el honor, el idealismo quijotesco, el sentido del deber, el amor y la justicia. Valores que han llegado hasta el siglo XXI.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde



¿No lo vamos a impedir?
  Si todo sigue como hasta ahora, una de las principales herencias que legaremos a nuestros descendientes será la basura: millones de toneladas permanecerán sobre nuestras tierras más siglos que el Acueducto de Segovia o que algunos árboles centenarios. ¿No haremos nada por impedirlo?

Una Comunidad Autónoma emprendía recientemente una campaña de sensibilización sobre estos problemas e informaba a los ciudadanos de que las basuras inorgánicas (envases metálicos, plásticos, “briks”...: nada menos que el 56% de nuestros residuos) son casi indestructibles, y se daban unas cifras escalofriantes: “las pirámides llevan en pie más de tres mil años. Una botella de plástico puede durar trece mil. El Coliseo romano tiene más de veinte siglos. Un “brik” de leche puede durar más de cuarenta. Los bosques de secuoyas duran más de quinientos años, lo mismo que una lata de conservas. Algunos residuos se convierten en una de las creaciones más duraderas del hombre. Evitarlo está en nuestras manos”.

Efectivamente, algunos e nuestros desperdicios pueden sobrevivirnos durante miles de años y está en nuestras manos impedirlo. Sin embargo, por poner unos ejemplos, en la actualidad los contenedores de vidrio recogen y reciclan anualmente apenas doscientos millones de kilos; del cartón y papel usado se recupera el 41%. Pero de los plásticos que usamos sólo se reciclan ahora 118.000 toneladas, a pesar de que se generan al año más de 1.600.000. 

Sólo hay un modo de no transmitir una herencia de desperdicios casi eternos: recuperemos todos los residuos que nuestro Ayuntamiento pueda recoger en sus contenedores.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde



 La eñe también es gente

Por María Elena Walsh

Para La Nación- Buenos Aires. 1996
La culpa es de los gnomos, que nunca quisieron aclimatarse como ñomos.

Culpa tienen la nieve, la niebla, los nietos, los atenienses, el unicornio. Todos evasores de la eñe.

¡Señoras, señores, compañeros, amados niños! ¡No nos dejemos arrebatar la EÑE! Ya nos han birlado los signos de apertura de admiración e interrogación. Ya nos redujeron hasta el apócope. Y como éramos pocos, la abuelita informática ha parido un monstruoso # en lugar de la ene, con su gracioso peluquín.

¿Quieren decirme qué haremos con nuestros sueños?[…}
"La ortografía también es gente", escribió Fernando Pessoa. Y, como la gente, sufre variadas discriminaciones. Hay signos y signos, unos blancos, altos y de ojos azules como la W o la K. Otros, pobres, como esta letrita de segunda la eñe jamás considerada por los monóculos británicos, que está en peligro de pasar al bando de los desocupados, después de rendir tantos servicios. A barrerla, a borrarla, a sustituirla, dicen los perezosos manipuladores de las maquinitas, sólo porque la ñ da un poco más de trabajo. Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño pero con más importancia de lo que parece.

[…]

No faltará quien ofrezca soluciones absurdas: escribir suenios, otonio. Fantasía inexplicable que ya fue y que preferimos no reanudar, salvo que la Madre Patria retroceda y vuelva a llamarse Hispania.

La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software. Luchemos por no añadir más leña a la hoguera donde se debate nuestro discriminado signo. Letra es sinónimo de carácter.

¡Avisémoslo al mundo por Internet!
Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde




 

  Quítense delante los que dijeren que las letras hacen ventaja a las armas; que les diré, y sean quien se fueren, que no saben lo que dicen. Porque la razón que los tales suelen decir y a lo que ellos más se atienen, es que los trabajos del espíritu exceden a los del cuerpo, y que las armas sólo con el cuerpo se ejercitan como si fuese su oficio de ganapanes, para el cual no es menester más que buenas fuerzas, o como si en esto que llamamos armas los que las profesamos no se encerrasen los actos de la fortaleza, los cuales piden para ejecutallos mucho entendimiento, o como si no trabajase el ánimo del guerrero que tiene a su cargo un ejército, o la defensa de una ciudad sitiada, así con el espíritu como con el cuerpo. Si no, véase si se alcanza con las fuerzas corporales a saber y conjeturar el intento del enemigo, los designios, las estratagemas, las dificultades, el prevenir los daños que se temen; que todas estas cosas son acciones del entendimiento, en quien no tiene parte alguna el cuerpo. Siendo pues ansí, que las armas requieren espíritu, como las letras, veamos ahora cuál de los dos espíritus, el del letrado o el del guerrero trabaja más; y esto se vendrá a conocer por el fin y paradero a que cada uno se encamina; porque aquella intención se ha de estimar en más que tiene por objeto más noble fin.

Departamento de Lengua y Literatura Castellana

Colegio Ayalde

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana y literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana: literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana: literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana: literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana: literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana y literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconDepartamento de lengua castellana: literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconProgramación didáctica departamento de lengua castellana y literatura

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconLiteratura canaria (Departamento de Lengua Castellana y Literatura) si

Departamento de Lengua y Literatura Castellana iconRelación de vídeos pertenecientes al departamento de lengua castellana y literatura






© 2015
contactos
l.exam-10.com