Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA






descargar 94.28 Kb.
títuloLiteratura renacentista (siglo XVI). La poesíA
página1/3
fecha de publicación02.04.2017
tamaño94.28 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
  1   2   3

UNIDAD 5 : LITERATURA RENACENTISTA (SIGLO XVI). LA POESÍA

Lengua castellana y literatura- 3º ESO







UNIDAD 5: LA LITERATURA RENACENTISTA ESPAÑOLA. LA POESÍA
1. EL SIGLO XVI1
1.1. La sociedad del siglo XVI
Durante el siglo XVI el capitalismo sustituyó al feudalismo en muchos lugares de Europa. El campesino medieval, que pagaba al señor con parte del fruto de su trabajo, es reemplazado por el obrero que trabaja por un salario. El trabajo de los hombres se transforma en mercancía que se compra y se vende. El dinero se convierte en la fuerza que todo lo puede. Este cambio supuso una auténtica revolución en la mentalidad de las gentes:

- Auge de las ciudades, donde es más fácil que circule el dinero.

- Auge del comercio y la circulación monetaria con el consiguiente auge de las vías y los medios de comunicación.

-Importancia cada vez mayor de los bancos, las sociedades mercantiles, las explotaciones industriales, etc.

El sistema feudal se desmorona poco a poco. Los reyes incrementan su poder político y se crean los Estados nacionales. La aristocracia se acomoda a los nuevos tiempos e imita a la burguesía que es la nueva clase social cuyos valores va a adoptar la sociedad.

Todas estas transformaciones se producen con fuertes conflictos: revoluciones de campesinos, guerras entre las nuevas naciones, aparición del protestantismo, etc.
1.2. España en el siglo XVI
España fue un país muy poderoso durante el siglo XVI, dueño de un extenso imperio. Pero la política imperial y las continuas guerras exteriores acarrearon cuantiosos gastos que no se compensaban ni con las riquezas procedentes de América.

La vida en España era difícil y abundaban los mendigos y los vagabundos, como se puede comprobar en el Lazarillo de Tormes. La nobleza seguía ocupando el rango más alto en el escalafón social, pero había grandes diferencias entre la alta nobleza (que conservaba todos sus privilegios), los caballeros y los hidalgos. Todos ellos gozaban del privilegio de no pagar impuestos y, por esta razón, los burgueses y funcionarios aspiraban a conseguir al menos la categoría de hidalgo.

Uno de los grandes problemas sociales de España era el de las minorías religiosas de judíos y moriscos. Gran parte de ellos abandonaron España tras el decreto de expulsión, los que quedaron se convirtieron en conversos que, en ocasiones, seguían practicando su religión en secreto. Los conversos o cristianos nuevos fueron discriminados por los cristianos viejos y muchas veces fueron perseguidos por la Inquisición.

Con el valor de la limpieza de sangre se relacionaba el sentimiento de la honra, que consistía en la apreciación pública de los méritos de una persona. La amenaza de deshonra exigía una vigilancia constante y, en caso de producirse, se justificaba el recurso a la violencia.2
1.3. El Renacimiento
El término Renacimiento define el periodo cultural y social posterior a la Edad Media, cuando renace el interés por los autores griegos y latinos. La cultura, las letras y las ciencias son una necesidad de los tiempos, favorecen el desarrollo comercial y son muy útiles para el gobierno de los Estados. Así los reyes conceden privilegios a las Universidades porque cumplen una función imprescindible: en ellas se forman juristas, médicos, etc.
1.3.1. El Humanismo
El movimiento cultural más característico del Renacimiento es el Humanismo. Partiendo de una frase del poeta latino Terencio: Soy un hombre: nada de lo humano considero ajeno, se afirma la posición central que el hombre ocupa en el cosmos, hasta el punto de ser él mismo un microcosmos, un ser en que todo el universo está reproducido en miniatura.

El Humanismo declara inválidas para las necesidades humanas el sistema de valores vigente en la Edad Media, descubre en el mundo clásico un pensamiento, un arte y una literatura centrados en lo humano. Tal descubrimiento de lo clásico es una consecuencia del cambio de mentalidad.

El Humanismo fue un auténtico movimiento liberador del hombre en todos los órdenes. La asimilación de los clásicos no será pasiva, genera un proceso creador, que, partiendo de ellos, los supera. Así conducirá a una vida feliz, al goce de lo natural, a la admiración de la virtud, a la activa participación en los negocios humanos con un sentido de justicia y de libertad. Ello explica el vitalismo del arte y la literatura renacentista y el esplendor de cortes y palacios, con sus fiestas y sus lujos. Se canta al amor y a los placeres, en una sociedad alejada de lo medieval. Es una época de optimismo.

El movimiento humanístico se extendió por toda Europa gracias a los intelectuales y artistas que iban a estudiar a Italia y regresaban después a sus países, a los numerosos italianos que enseñaban en naciones extranjeras y por los intercambios de personas que se producían ( políticos, eclesiásticos, militares, etc.) con Italia.

Importancia decisiva para la difusión del Humanismo va a tener la invención de la imprenta por el alemán Gutenberg (1400-1468). Para muchos renacentistas este va a ser un hecho providencial ya que permitió el acceso a libros a mayor parte de la población y la secularización de la cultura.
1.3.2. Características básicas del Renacimiento:
a) Culto a la a antigüedad clásica

Se tomaron de la antigüedad clásica modelos y formas de vida. El mundo clásico descansa sobre una concepción antropocéntrica y materialista de la vida, y su conocimiento supuso el descubrimiento del hombre, de sus instintos y su razón, y de la vida material con sus placeres y belleza que habían sido desterrados por la concepción ascética del medievo.

El verdadero humanista ambiciona equipararse a los clásicos, creando una obra comparable a la que ellos realizaron. De esa admiración nace la defensa del latín y de las lenguas vernáculas3 como medio más natural de expresión.
b) Antropocentrismo 4y racionalismo5

Ante a la actitud teocéntrica del hombre medieval, el renacentista se sitúa en el centro del mundo. El renacentista se siente capaz de dominar el mundo (los descubrimientos geográficos y científicos demostraban la naturaleza al alcance del conocimiento humano), de controlar su propia existencia. Se exaltan el poder de la razón y el cultivo de la inteligencia, que convierten al hombre en un ser superior. La idea de la época es que la razón debe dominar la pasión mediante el equilibrio y la mesura.

La visión totalizada del hombre dio lugar al concepto del cortesano: hombre que desarrollaba por igual sus facultades físicas y espirituales y armonizaba el dominio de las armas y de las letras con las buenas maneras cortesanas.
c) Neoplatonismo

La filosofía de Platón dominó sobre el aristotelismo medieval. Este neoplatonismo señala que la belleza de los seres naturales y materiales es un reflejo de la belleza divina. Según Platón, existe un “mundo de las ideas” donde reside la esencia ideal, perfecta, de cada cosa existente. La belleza de un objeto natural o artificial será mayor cuanto más se parezca a la esencia ideal. En la Edad Media esa idea se cristianizó y se convirtió el mundo de las ideas en algo parecido al cielo. El neoplatonismo va a ser básico en la consideración nueva del amor. Al defender la belleza de los seres naturales como reflejo de la divina, el amor a lo individual nos lleva al amor a Dios
d) Nuevo concepto de belleza

La belleza se basa en la armonía, el equilibro, la contención y la serenidad: herencia del mundo clásico.
e) Religiosidad

El Renacimiento se caracteriza por el desarrollo de una religiosidad interior que se basaba en la pureza de las costumbres y relegaba a un segundo plano los ritos externos. El humanista holandés Erasmo de Rótterdam (1467-1536) fue el principal defensor de esta espiritualidad interior. En el marco de esta mentalidad nueva surgió la Reforma Protestante, que compartía la religiosidad interior y la libre interpretación de la Biblia, pero que discrepaba abiertamente de la Iglesia Católica en otros aspectos, cuestionando su poder tanto espiritual como terrenal.

En respuesta a la Reforma protestante, la Iglesia católica inició la Contrarreforma. A partir del Concilio de Trento (1545-1563), la Inquisición española será inflexible y perseguirá todas las ideas consideradas sospechosas. Así en 1558 se prohíbe a los españoles seguir estudios en universidades europeas. Al año siguiente se publica el Índice de libros prohibidos. Comienza entonces la censura de los libros, que tenían que pasar una serie de controles antes de ser publicados. Los libros son vistos ahora como peligrosos medios de difusión de ideas. Se persiguen con saña libros y pensadores.

2. LA LITERATURA RENACENTISTA ESPAÑOLA
Teniendo en cuenta la diferente situación política y cultural de los reinados españoles durante este siglo, se suelen distinguir dos épocas:
1) Reinado de Carlos V (1517-1556): España está abierta a Europa y a sus líneas ideológicas y vitales. Se generalizan el conocimiento y la imitación de los modelos grecolatinos; la poesía entra en la corriente italianizante; se incorporan las ideas platónicas; la moral pagana se manifiesta en una ola de sensualidad; hay una gran preocupación religiosa.

Destacan tres géneros fundamentalmente:

La lírica: La influencia italiana, introducida por Juan Boscán llega a su perfección con Garcilaso de la Vega (Églogas, Sonetos, Canciones). Cristóbal de Castillejo sigue cultivando la lírica tradicional.

La prosa narrativa: Se siguen publicando libros de caballerías como el Amadís de Gaula y Las Sergas de Esplandián de Garci Rodríguez de Montalvo. Aparece la novela picaresca con el Lazarillo de Tormes.

El teatro: Es un género cultivado desde fines del siglo XV. A Juan del Encina se le conoce como el "patriarca del teatro español", porque logra la síntesis de la tradición popular medieval con la nueva estética renacentista, destaca la Égloga de Plácida y Vitoriano. Gil Vicente muestra en sus obras la influencia renacentista (Auto pastoril castellano).

Gracias a la boyante situación política española, el concepto de la vida refleja un tono vital y optimista.
2) Reinado de Felipe II (1556- 1598): España se cierra frente a Europa para evitar influencias de la Reforma protestante. La Contrarreforma marca una etapa de esplendor de la literatura ascética y mística.

En esta época, el vitalismo de la primera va adquiriendo paulatinamente un tono grave y un definitivo carácter nacional. Tenemos claros ejemplos en:

La lírica: Destacan con luz propia Fray Luis de León y San Juan de la Cruz.

La prosa narrativa: La novela pastoril, con La Diana de Jorge de Montemayor; la novela morisca con El Abencerraje y la hermosa Jarifa y las obras de Miguel de Cervantes.

La prosa didáctica: Obras ascéticas y místicas de Teresa de Jesús, ascéticas de Fray Luis de Granada, y las ascéticas y místicas de Fray Luis de León y de Juan de la Cruz.

El teatro: Sigue la corriente tradicional. Lope de Rueda será el creador del teatro popular con sus famosos Pasos
Hay que recordar, no obstante, que la mayoría de la población seguía siendo analfabeta y era corriente la lectura en voz alta en grupo, sobre todo de los libros de caballerías. En el medio rural se mantenía la literatura oral (canciones, romances) y alguna vez se podían ver espectáculos teatrales. Los grupos alfabetizados se encontraban en las ciudades entre aristócratas, eclesiásticos y burgueses.
3. LA POESÍA RENACENTISTA. RENOVACIÓN DE TEMAS Y FORMAS
3.1. Temas
a) AMOR
El tema habitual de la poesía renacentista es el amor, influido por la lírica del amor cortés, cultivado por los trovadores, por la poesía petrarquista y la filosofía neoplatónica, los poetas conciben ahora el amor como una virtud que hace mejores a los seres humanos. Mediante al amor el hombre se eleva de lo material a lo inmaterial, superando la sensualidad, que es pura “materia”, la contemplación de la belleza femenina le permite llegar al conocimiento de la Belleza Absoluta. La mujer se idealiza como reflejo de la belleza divina y es descrita mediante metáforas y comparaciones basadas en los elementos de la naturaleza6.

Pero el amor se presenta también como un intenso anhelo insatisfecho, fuente de melancolía y tristeza, y un doloroso impulso lleno de espiritualidad. Se profundiza en los sentimientos llegando a un fino análisis de los estados de ánimo y se descubre la belleza del cuerpo humano.
Tópicos vinculados con el amor: Descriptio puellae, Carpe diem y Collige, virgo, rosas
La belleza de la mujer se idealiza como reflejo de la belleza divina y se describe mediante el tópico de la Descriptio puellae (“descripción de la muchacha”). Se trata de un modelo de descripción tópica de la belleza de la mujer que aparece como un ángel (donna angelicata) y se basa en metáforas de la naturaleza que mezclan conceptos del espíritu (frialdad) y de la materia (calor). Así, la piel será mármol, hielo, nieve; el cabello de oro, los labios de rubí, las mejillas son rosas. La descripción se realiza de arriba abajo (cabeza, rostro, cuello, brazos, manos, torso y piernas, aunque con mucha frecuencia se detienen en el cuello). Esta mujer–ángel hace brotar en el hombre el deseo de superarse a sí mismo y superar sus pasiones.

La belleza femenina da pie a otros dos tópicos muy conocidos, el Carpe diem (Disfruta cada día) y Collige, virgo, rosas (Muchacha, corta las rosas). En ambos, el poeta anima a una mujer joven y bella a que aproveche la juventud y la belleza mientras estas duren, ya que el tiempo de los placeres es muy breve. Se identifica la juventud y la belleza con las estaciones (la primavera es la juventud, el otoño o el invierno, la vejez) o con las flores, en especial la rosa, cuya belleza dura poco.

Para alabar a los varones el tópico renacentista es Sapientia et fortitudo (Sabiduría y valor), es decir, la mezcla del soldado y el estudioso. Se valora que los hombres cultiven tanto su físico (con la danza, la caza o la guerra) como el espíritu (con el estudio, la creación literaria, el canto y la música).

b) NATURALEZA
La Naturaleza, olvidada durante la Edad Media, aparecerá en el Renacimiento bellamente estilizada como reflejo de la Belleza divina y como marco de incidencias amorosas, en armonía y reposo, que contrasta con su agitado espíritu.

En la descripción de la naturaleza se sigue el tópico del locus amoenus (lugar agradable), procedente de Virgilio, que describe una naturaleza ideal, armónica y reposada, con unas características fijas: arboleda, sombras, corrientes de aguas cristalinas, flores, serenidad climatológica, prados de hierba fresca…

Relacionado con la descripción de la naturaleza están los tópicos de la alabanza de la vida sencilla: Beatus ille y Aurea mediocritas. Fuera de la literatura bucólica y pastoril, el campo y la aldea se contraponen a la ciudad y la Corte como un refugio de paz frente a los embates de la vida. El tópico de la Aurea mediocritas (la feliz mediocridad) alaba la vida sin riquezas ni ambiciones, pero tranquila frente a las preocupaciones del rico. Junto a este tópico, el Beatus ille (Feliz aquel) muestra la añoranza de la vida apartada del mundo, generalmente en contacto con la naturaleza, lugar apropiado para encontrar la paz y la armonía.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLiteratura renacentista (siglo XVI)

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLiteratura renacentista (siglo XVI). La prosa y el teatro

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLa literatura del siglo XVI. Historia y sociedad. La poesíA

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconTema 12: la prosa del siglo XVI. HÉRoe y antihéroe en la narrativa renacentista

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLa literatura renacentista (S. XVI)

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconMonografía sobre la poesía castellana del siglo XVI

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLiteratura: El Renacimiento (siglo XVI)

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLiteratura Literatura Canaria
«La literatura de Canarias (del siglo XVI al XIX)», Historia General de las Islas Canarias, tomo IV, 1977]

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconLiteratura ( Tema 8 ) el renacimiento (siglo XVI)

Literatura renacentista (siglo XVI). La poesíA iconTablas
«La relación entre Historia y Poesía en el último cuarto del siglo XVI (con especial atención al teatro cervantino de la “primera...






© 2015
contactos
l.exam-10.com