La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como "epígono genial", y la






descargar 17.25 Kb.
títuloLa figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como "epígono genial", y la
fecha de publicación31.03.2017
tamaño17.25 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
Lengua y Literatura ESO

Lírica

- MIGUEL HERNÁNDEZ
La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como "epígono genial", y la Generación del 36, en la que influyó significativamente.

Tres temas se pueden distinguir en su poesía (él habla de tres "heridas": "con tres heridas yo, la de la vida, la de la muerte, la del amor"):
a) El sentimiento trágico de la vida (la pena y el sufrimiento son los protagonistas del la vida);
b) El amor;
c) El compromiso social y político

Aunque no lo aparente la poesía de Miguel Hernández es una poesía muy elaborada en la que aparecen paralelismos, antítesis, anáforas, repetición de palabras clave, y sobre todo símbolos (símbolos eróticos, símbolos del dolor, símbolos de la muerte). Utiliza los versos tradicionales (endecasílabos, dodecasílabos, alejandrinos) y también el verso libre.


En su producción poética se han establecido CUATRO ETAPAS:

a) Etapa caracterizada por una poesía de tono barroco, que se refleja en "Perito en lunas" (1934). Son cuarenta octavas reales de influencia gongorina y vanguardista. Sobresalen las metáforas y los símbolos como medios poéticos para transmutar y enriquecer la realidad (la luna, el toro, la noria, el labrador...).

b) En 1936 publica "El rayo que no cesa". El centro vital de la obra es la pasión amorosa hacia la que sería su mujer, Josefina Manresa, pero una pasión impedida por los convencionalismos de una moral provinciana: el amor es un "rayo" que se clava en el corazón con trágicos presagios de muerte. En cuanto al estilo, Miguel Hernández ha abandonado el barroquismo de su obra anterior y presenta una poesía más desarraigada, instalada en la corriente abierta por su amigo Pablo Neruda de la "Poesía impura" y en la concepción del amor como fuerza telúrica, propia de Aleixandre. La obra se compone sobre todo de sonetos, aunque en ella se incluye en tercetos encadenados su célebre "Elegía a Ramón Sijé", muerto en 1935, un canto sincero y emocionado al amigo.

c) Durante la guerra, Miguel Hernández emplea su POESÍA PARA LUCHAR por la causa republicana y escribe "Viento del pueblo", obra con la que se suma al romancero de la guerra civil. Como el viento, la voz del poeta alienta a los soldados en las trincheras, arenga a la lucha, mantiene viva la esperanza. Son poemas que lloran la muerte de Lorca, de los hombres en el frente de batalla, que cantan al niño yuntero, al sudor de los campesinos, a la compañera, esposa y amante lejana... En esta tercera etapa también escribe Miguel Hernández "El hombre acecha", la palabra es todavía símbolo de resistencia, pero la muerte del primer hijo y la derrota de la guerra sumen al poeta en la desolación.


d) Poesía desnuda y profunda (Las metáforas se han reducido sensiblemente en busca de una expresión directa y esencial). Son los poemas, escritos la mayoría en la cárcel, que se recogen en "Cancionero y Romancero de ausencias" (1938-1941): el poeta se duele de la ausencia de los suyos y escribe intensos poemas de amor a su mujer, también recuerda una guerra que sólo ha provocado odio y destrucción; pero aun así no renuncia a la esperanza. Uno de los poemas es "Nanas a la cebolla", dedicado a su segundo hijo: "Tu risa me hace libre/ me pone alas. / Soledades me quita, / cárcel me arranca".

- LOS AÑOS CUARENTA: La poesía se desarrolló en torno a tres revistas: "Escorial", "Gracilazo" y "Espadaña".

La revista "Escorial" reunió a los poetas de la generación del 36 (LUIS ROSALES, LEOPOLDO PANERO, DIONISIO RIDRUEJO Y LUIS FELIPE VIVANCO), que se decantaron por una poesía intimista de temas líricos tradicionales: el amor, la muerte, la tierra, el paisaje.

"Garcilaso" se fundó con apoyo oficial para consolidar una poesía que sirviera a los países de la dictadura. Su director fue José García Nieto. Los temas fundamentales son Dios y la patria, el paisaje castellano, el amor... Tienen un admirable dominio de la técnica. Poesía esteticista y de evasión que Dámaso Alonso denominó "poesía arraigada". Ofrecen una visión positiva del mundo obviando la dura realidad española del momento. TEMAS: Dios y la patria, el paisaje castellano, el amor; con los años, surgirá como tema el paso del tiempo y la conciencia de soledad (Leopoldo Panero)..

La revista "Espadaña" (1944). Contra esta visión esteticista y de evasión, reaccionan una serie de escritores que reclaman una poesía con mayor contenido humano y existencial, que refleje la desgarradora realidad española de la época ("poesía desarraigada"). Renace la idea de poesía como comunicación, que busca compartir con el lector problemas comunes. TEMAS: la angustia histórica (causada por la guerra) y la angustia existencial (la ausencia de Dios, la soledad, la muerte...). Fecha clave es el año 1944 en que se publica "Hijos de la ira" de Dámaso Alonso ("Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres") y "Sombra del Paraíso" de Vicente Aleixandre, así como la creación de la citada revista "Espadaña" (1944).

Autores: EUGENIO DE NORA, VICTORIANO CREMER, GABRIEL CELAYA, BLAS DE OTERO, CARLOS BOUSOÑO, JOSÉ HIERRO.

VANGUARDISMO.
Además de los dos polos señalados (poesía arraigada y poesía desarraigada), hay escritores que intentan enlazar con la generación del 27 (el grupo "Cántico" de Córdoba) y con el surrealismo: Miguel Labordeta; la revista "Postismo" -palabra que hace referencia al "último de los -ismos" o "lo que sigue a los movimientos de vanguardias"- de C. Edmundo de Ory; y la revista catalana "Dau al set" dirigida por Eduardo Cirlot. "Los POSTISTAS recuperarán el tono lúdico de las vanguardias de los años veinte y el lenguaje onírico de los surrealistas; Su poesía ridiculizará la trascendencia del desarraigo existencial tanto como la dorada mediocridad cantada por los poetas arraigados".

- AÑOS 50
El proceso de rehumanización condujo hacia una poesía testimonial y de compromiso social y político, cuya función consistió en dar cuenta de la sin justicias sociales. El destinatario será el hombre de la calle, lo que explica la "estética de pobreza" con un lenguaje sencillo. Destacan poetas como José Hierro, Gabriel Celaya y Blas de Otero.


José Hierro: Sus primeros libros "Tierra sin nosotros" (1947) están dentro de la línea existencial (amargura por las ilusiones no cumplidas y, al tiempo, una irrefrenable ansia de vivir). "Quinta del 42" y "Cuanto sé de mí" contienen poemas de carácter social. En su poesía alternan el modo realista de lo que él denomina "reportajes", y el irracional y visionario de sus "alucinaciones".


Gabriel Celaya: Con "Tranquilamente hablando" (1947), de tono sencillo y coloquial inicia una poesía de claro contenido social ("poesía de urgencia", cuyo libro más significativo es "Cantos Íberos". La poesía es un arma para cambiar las cosas; el poeta no puede lavarse las manos frente a las injusticias, el sufrimiento, la falta de libertad.

Blas de Otero escribió una poesía dirigida a la "inmensa mayoría". Se pueden distinguir dos etapas:

a) Una primera etapa de poesía existencial plantea el tema de Dios y su ausencia ("Ángel fieramente humano", 1950 y "Redoble de conciencia" (1951) reunidos más tarde bajo el título de "Ancia".

b) Poesía social: Dos palabras clave son "la paz" y "la palabra"; es decir, la ausencia de injusticias y sufrimiento, y la libertad y que el hombre pueda gritar su protesta. ("Pido la paz y la palabra", 1955; "Que trata de España", 1964)


- LOS AÑOS 60: POESÍA COMO CONOCIMIENTO

Los poetas de la denominada "promoción del sesenta" buscan una mayor elaboración del lenguaje poético. Sin renunciar a una actitud crítica y de compromiso solidario, defienden la idea del poema acto de conocimiento de la realidad encubierta. AUTORES: Ángel González, Jaime Gil de Biedma, José Ángel Valente, Claudio Rodríguez, Francisco Brines, José Agustín Goytisolo

Ángel González. En 1968 reúne su obra en "Palabra sobre palabra". En sus versos se presentan personajes y hechos cotidianos, intentando ofrecer testimonio de un "tiempo desolado". Denuncia las injusticias del mundo y ofrece una visión de la existencia desde un pesimismo resignado.


Jaime Gil de Biedma. En la polémica entre poesía como comunicación y poesía como conocimiento, adopta una postura intermedia: poesía como experiencia. Su poesía está basada en las experiencias personales (su vida cotidiana y privada) evocadas desde la distancia que impone el paso del tiempo. Sus versos están impregnados de escepticismo: la cualidad más visible del ser humano es la derrota, frente a ello sólo cabe el valor de la cultura. En 1975 agrupa en "Las personas del verbo" los tres libros ("Compañeros de viaje" de 1959, "Moralidades" de 1966 y "Poemas póstumos" de 1968. Publicó además "A favor de Venus", 1965, un conjunto de poemas amorosos, de fuerte carga erótica, en los que deja de lado los convencionalismos.


José Ángel Valente. La poesía para Valente es un medio para acercarse a lo absoluto, a aspectos de la realidad que sólo a través de la poesía se revelan y de los que el poeta debe dar cuenta (como un 'medium' o 'vidente'). A lo largo de más de cuatro décadas de quehacer poético se advierte en Valente una evolución en busca de la depuración conceptual, de la palabra precisa.

En una primera época ("A modo de esperanza", "Poemas a Lázaro", "La memoria y los signos") los hechos personales le dan pie para una reflexión de validez universal. Aúna la preocupación social, característica de la literatura de la época, con la inquietud existencial.

A partir de 1966 inicia una segunda época denominada "poesía del silencio" o "poesía minimalista" ("Breve son"; "El inocente", "Treinta y siete fragmentos"): se acentúa la preferencia por los versos densos y escuetos, por la expresión concentrada; su poesía es cada vez más metafísica y meditativa (se ha hablado de Valente como poeta místico y metafísico).

- LOS AÑOS 70: LOS NOVÍSIMOS

Preocupación por la forma y el lenguaje; ruptura con la cultura tradicional e inspiración en el mundo del cine, el deporte, televisión, cómic, canciones, incorporación de referencias muy cultas a obras y autores extranjeros (Se les llama los culturalistas; y también "los venecianos" por su gusto por ciudades como Venecia).

El nombre procede de una antología publicada en 1970 por el crítico José María Castellet con el título "nueve novísimos poetas españoles" que incluía a. Pere Gimferrer (la principal figura), Guillermo Carnero, Félix de Azúa, Antonio Martínez Sarrión, Manuel Vázquez Montalbán, Leopoldo Mª Panero, Ana María Moix, Vicente Molina Foix y José Mª Álvarez.

Al culturalismo se incorporan nuevos nombres como Luis Alberto Cuenca y Luis Antonio Villena.

A la muerte de Franco (1975) el grupo poético dominante sigue siendo el de los novísimos, pero sus planteamientos se van atenuando. Tras el progresivo agotamiento de la poética culturalista, van apareciendo una serie de figuras nuevas que entroncan con la tradición clásica -"Los poetas ocultos" los llamó Luis Antonio. de Villena- nacidas entre final de la guerra y mediados de los 50: Juan Luis Panero, A. Colinas (que conjuga modernismo y romanticismo; "Sepulcro en Tarquinia"), Antonio Carvajal (que bebe en la poesía barroca de Góngora). También poesía de exaltación de la sensualidad, el goce vital, belleza corporal... (Ana Rosetti).


Otros continúan la tradición de ciertos maestros del 27 -en especial Aleixandre- y de los poetas novísimos más cercanos al irracionalismo. Se habla de poesía neosurrealista (Blanca Andreu.: "De una niña de provincias que vino a vivir en un Chagall",1981)


Otros siguen el magisterio de la poesía pura de Jorge Guillén o José Ángel Valente (suelen denominarse minimalistas, por su densidad y concentración expresiva): Jaime Siles, Andrés Sánchez Robayna.


Una de las corrientes más importantes que aparece durante los ochenta es la llamada Poesía de la experiencia: poemas que expresan experiencias personales que pueden ser comunes a las de sus lectores (experiencias de la vida diaria, de la realidad cotidiana). Los hechos cotidianos, la realidad urbana, suave intimismo, preocupación por el paso del tiempo, tono coloquial... están presentes en poetas como Miguel d´Ors, Julio Llamazares, Felipe Benítez Reyes, Andrés Trapiello. También dentro de esta tendencia, los poetas granadinos que suelen agruparse con el título de una antología común: "La otra sentimentalidad" (1983); el más conocido de ellos, Luis García Montero.

http://www.loseskakeados.com

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconReparto de la obra de miguel hernández entre las parejas de 1º y...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconFusión entre tradición y vanguardia sea una característica que una...
«Caballo verde para la poesía» en 1935 y que tiene entonces uno de sus máximos exponentes en el poemario La destrucción o el amor...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconMiguel hernández
«Miguel Hernández es el autor-guía para moverse en el laberinto que va de la pureza a la revolución, y, por tanto, entender el proceso...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconEntendemos por figura retórica toda modificación del uso normal y...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconMiguel hernández obra poética

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconLa ciencia química surge en el siglo XVII a partir de los estudios...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconDel libro: Bajo el signo de Saturno, Susan Sontag, 1973. Editorial Edhasa, 1987
«desestablecerse», por su deseo de no ser moralmente útiles a la comunidad, por su inclinación a presentarse no como críticos sociales...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconEn Orihuela, un pequeño pueblo del Levante español, rodeada del oasis...

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconSe presentan libros de ensayos críticos sobre

La figura y la obra de Miguel Hernández se presentan a caballo entre el grupo del 27, del que es considerado por muchos críticos como \"epígono genial\", y la iconMiguel Hernández, paradigma perfecto de la trayectoria de la poesía entre pureza y revolución






© 2015
contactos
l.exam-10.com