La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98






descargar 22.72 Kb.
títuloLa literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98
fecha de publicación29.03.2017
tamaño22.72 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
LA LITERATURA DE FIN DE SIGLO: MODERNISMO Y GENERACIÓN DEL 98

La literatura occidental, en los años inmediatos al cambio de siglo, se ve invadida por un sentimiento de pesimismo y desencanto provocado por distintas causas: agotamiento de la fe en la técnica, el progreso y el ordenamiento burgués, desencanto ante los resultados de la industrialización, rebeldía contra la estructura social, concepción de la ciencia como amenaza que esclaviza e instrumentaliza al hombre (frente a la concepción del XIX de la ciencia como liberadora). Por el contrario, florecen las teorías irracionalistas, la exaltación del sentimiento y de la subjetividad como rechazo al objetivismo y racionalismo dominantes durante la época del Realismo-Naturalismo.

España, cuando se inicia el nuevo siglo, se encuentra en un estado de agitación y renovación palpable. Una época estaba muriendo y nuevas circunstancias sacudían una sociedad desorientada. Este estado de cosas cristalizó en la definitiva pérdida de las colonias en 1898, que sirvió como revulsivo, pero sus raíces profundas venían de tiempo atrás.

Los jóvenes escritores que viven el nacimiento del nuevo siglo se ven impulsados en gran medida por un rechazo total a la realidad que les ha tocado vivir. Se enfrentan a lo viejo y lo caduco, dominados por una “angustia vital” que les impulsa a cambiar. Así:

  • Se rebelan contra el conformismo burgués, que ha sumido a la sociedad en la atonía y en la desigualdad: se entregan a la vida bohemia, que exalta la nocturnidad, las tertulias en los cafés y las redacciones de los periódicos, y se sienten solidarios con el mundo marginal de los obreros y los desheredados, simpatizando algunos de estos autores en un primer momento con las ideas socialistas (Unamuno) o anarquistas (Azorín y Maeztu).

  • Adoptan actitudes entre provocadoras y críticas frente a una burguesía rancia y anclada en el pasado: Azorín pasea por la Gran Vía de Madrid con una llamativa sombrilla roja; visitan la tumba de Larra para rendirle homenaje como el más libre, espontáneo y destructor espíritu contemporáneo; se oponen al homenaje a Echegaray (dramaturgo realista) con motivo de la concesión del premio Nobel, y su actitud ante los grandes novelistas del realismo oscila entre la admiración y la burla (para un personaje de Valle-Inclán, Galdós es don Benito el garbancero, y el propio Clarín no se libra de sus ataques).

  • Los escritores e intelectuales rechazan, por viejos y caducos, el pensamiento y la literatura de su entorno, y buscan sus modelos en los ilustrados del XVIII, en el Romanticismo y en las corrientes del pensamiento europeo (Schopenhauer, Nietzsche, Freud, Bergson) que defienden una concepto irracionalista de la condición humana. Se inspirarán estos autores en los movimientos artísticos y poéticos franceses de la segunda parte del XIX (parnasianismo, simbolismo, impresionismo) que ofrecen una visión subjetiva y antirrealista de la literatura y el arte.

Al principio se llamó modernistas a todos los escritores animados por tales impulsos innovadores. Aunque adoptaron variadas posturas estéticas e ideológicas, todos ellos coincidían en su actitud rebelde frente a los valores burgueses, en su rechazo al materialismo y la deshumanización del mundo capitalista. Pero con el tiempo, el término modernista se fue reservando para designar a aquellos autores (especialmente poetas) que se despegaron del mundo que aborrecían y encauzaron su inconformismo hacia la búsqueda de la belleza, de lo exquisito; se proponían ante todo una renovación estética. Y, al mismo tiempo, se creó la etiqueta de Generación del 98 para aquellos autores españoles (especialmente prosistas) que se orientaban más bien a profundizar en problemas humanos o a analizar críticamente la penosa realidad española.
. LA LÍRICA del Modernismo

El Modernismo es un movimiento literario que se desarrolla aproximadamente entre 1885 y 1915. Tiene su cuna en Hispanoamérica y su principal impulsor y máximo representante es el escritor nicaragüense Rubén Darío. El Modernismo supone el comienzo de una nueva época que se caracteriza por el libre desarrollo de las facultades creadoras y es el punto de todos los experimentalismos y vanguardismos posteriores.
1.1. Temas

La temática del Modernismo apunta en dos direcciones: la que atiende a la exterioridad (lo legendario y lo pagano, lo exótico, lo cosmopolita) y la que apunta a la intimidad del poeta, con su vitalismo y su sensualidad, pero también con su melancolía y angustia.

1. Mundo íntimo (desazón romántica). Son notables las semejanzas entre románticos y modernistas: vemos el mismo rechazo a una sociedad en la que no encuentra lugar la poesía y parecida sensación de desarraigo y de soledad. La melancolía (a veces, la angustia) es un sentimiento central. Esto se ve reflejado en la presencia de lo otoñal, lo crepuscular, la noche.

Además, la crisis espiritual que alimenta a los modernistas les lleva a exaltar por encima de la razón las pasiones y lo irracional; el misterio, lo fantástico y el sueño vuelven a poblar los poemas.

2. Evasión. Como el romántico, el modernista se evade del mundo con el que está en desacuerdo. Hay una evasión en el espacio (se trata del conocido exotismo de la literatura modernista, cuya aspecto más notorio es el gusto por lo oriental). Y hay también una evasión en el tiempo (hacia el pasado medieval, renacentista, dieciochesco) que es fuente de evocaciones históricas o legendarias. En la misma línea se sitúa el gusto por la mitología clásica, con su brillantez y su sensualidad pagana. Así en los poemas aparecen dioses, ninfas y centauros; vizcondes y marquesitas; Pierrots y Colombinas; mandarines y odaliscas. Es un mundo de pagodas, de viejos castillos, de salones versallescos y de jardines perfumados; un mundo con cisnes y libélulas, flores de lis y flores de loto, marfil, jades y perlas Todo ello obedece a la necesidad de soñar mundos de belleza en los que refugiarse de un ambiente mediocre.

3. Cosmopolitismo. Es un aspecto más de la necesidad de evasión, del anhelo de buscar lo distinto. Ese cosmopolitismo desemboca, sobre todo, en la devoción por París, inspiradora de muchos versos modernistas.

4. Amor y erotismo. Se advierte un contraste entre un amor delicado y un intenso erotismo: así, por un lado, encontramos muchas manifestaciones de un amor ideal, imposible, acompañado casi siempre de melancolía; por otro, vemos también numerosas muestras de un erotismo desenfrenado, que unas veces pueden interpretarse como un desahogo vitalista ante las citadas frustraciones y que en otros casos enlazan con las actitudes asociales y amorales características del espíritu modernista.

5. Los temas americanos y lo hispánico. Hay también en el Modernismo hispanoamericano un cultivo de temas indígenas. Al principio es una manifestación más de la evasión hacia el pasado y sus mitos, pero más tarde obedece al anhelo de buscar las raíces de una personalidad colectiva. Y esa misma búsqueda de raíces explica la presencia de los temas hispánicos en ese periodo.
1.2. La estética modernista. El lenguaje y la métrica

El Modernismo profesa un culto casi religioso a la Belleza. La poesía se considera el arte supremo y se concibe como la búsqueda de la armonía, de lo absoluto. Las principales características son las siguientes:

  • Literatura de los sentidos. Los poetas pretenden sugerir con las palabras las sensaciones que otras artes consiguen a través del sonido, el color o la luz. Por ello aluden frecuentemente a instrumentos musicales (arpas, liras, flautas) o a colores, sea directamente, sea por medio de objetos preciosos (azul, violeta, rubí, zafiro); o recrean olores exquisitos, generalmente insinuados por medio de flores y plantas (nardos, jazmines, sándalo).

  • El léxico se enriquece con cultismos, neologismos, vocablos exóticos, acumulación de palabras esdrújulas, adjetivación ornamental, etc.: unicornio, gobelinos, pavanas, ebúrneo cisne, sensual hiperestesia...

  • La importancia de lo sensorial se manifiesta en el abundante empleo de sinestesias: verso azul, risa de oro, sones alados, sol sonoro...

  • Variedad métrica. Se experimenta con estrofas, versos, acentos y rimas en la búsqueda incesante de originalidad y ritmo musical. Típicos versos modernistas son los alejandrinos, los dodecasílabos, los eneasílabos y también los versos libres. En cuanto a las estrofas, predominan los sonetos más diversos, las silvas, los serventesios y, dado el interés por la lírica popular de muchos de estos poetas, las coplas, seguidillas, romances y cuartetas.


.Evolución de la poesía modernista

El desarrollo de la poesía modernista en España parece que tomó dos caminos fundamentales:

a) Un rumbo esteticista, caracterizado por un subjetivismo extremo, un ansia de libertad ilimitada y un propósito de innovación y singularidad, y preocupado por la renovación estética, el exotismo y la belleza formal. Rubén Darío, Manuel Machado, Manuel Reina, Salvador Rueda, el primer Juan Ramón serían los poetas más representativos de esta visión.

b) El otro rumbo, bajo la tensión histórica del 98, se refugió en la sobriedad y descubrimiento de lo castellano, y articuló una poesía fundamentada en la sencillez expresiva, de la que es buen ejemplo la obra poética de Antonio Machado o de Miguel de Unamuno.
LA GENERACIÓN DEL 98

Bajo el rótulo de Generación del 98 se acoge a un conjunto de escritores españoles en los que aparecen mezclados, en distintas proporciones, ingredientes de renovación estética e intelectual y la preocupación por el futuro de España. Fue Azorín el que en varios artículos publicados en 1905 y 1910 dio nombre al grupo. Denuncian los males de la patria para que puedan remediarse. No les gusta lo que tienen ante los ojos y por eso tratan de cambiarlo. Al mismo tiempo, su inquietud ante el destino del hombre se traduce en una intensa angustia existencial.

A medida que estos componentes temáticos crecen en importancia, los elementos formales pasan a un segundo plano. Los autores más impregnados del espíritu del 98 prefieren la sencillez expresiva, el lenguaje directo y sin complicaciones. Sin embargo, todos aprovechan los hallazgos técnicos del impresionismo y el simbolismo.

Las inquietudes de estos autores van a reflejarse a través de temas y formas:

  • El tema de España. A todos ellos “les duele España”. Esto les va a conducir a realizar un análisis de los males que aquejan a nuestro país: crítica a la sociedad, en especial a las clases gobernantes; visión crítica de la historia nacional. Y a apreciar y emocionarse ante la belleza de su tierra, de sus pueblos.

  • Honda preocupación por temas como el sentido de la vida, el destino de los hombres tras la muerte y una nostalgia por la fe de las gentes sencillas.

  • Lenguaje natural y antirretórico, aunque no está exento de trabajo, búsqueda de nuevos caminos expresivos y elaboración.

Los autores más destacados de esta generación son Unamuno, Azorín, Baroja y, con matizaciones, Antonio Machado y Valle-Inclán.
.LA NOVELA DE LA GENERACIÓN DEL 98

La Generación del 98 supone una reacción frente a la narrativa realista. Vamos a intentar caracterizar esta nueva forma de novelar.

  • En cuanto al argumento, la prosa realista es sustituida por una prosa en la que importa la sugerencia, la imprecisión, lo filosófico, el gusto por la vaguedad, la tendencia a lo inconcluso, a lo fragmentario. Ya no se pretende reflejar con exactitud la realidad, porque lo que interesa son las experiencias subjetivas o los problemas de conciencia. El hilo argumental es débil y a él se asocian numerosas reflexiones y anécdotas del autor.

  • Desaparece la objetividad narrativa (narrador omnisciente). Los novelistas no buscan la reproducción pura de la realidad, sino su reflejo en el individuo y los procesos que desencadena en la conciencia. Se combinan la 1ª y la 3ª persona, y el monólogo interior.

  • En cuanto a la estructura, la novela se va a presentar como un fragmento de la vida, sin plan previo y a veces con final abierto. Esto contrasta con la estructura lineal (planteamiento-nudo-desenlace) de la novela realista.

  • Se abandona las descripciones minuciosas de los personajes propias del realismo. Las descripciones de los personajes son subjetivas (impresionistas, caricaturescas…) y se centran en los rasgos más destacados.

  • Los problemas existenciales y religiosos de los autores del 98 aparecen reflejados en sus protagonistas.

  • Estos novelistas llevan a cabo una renovación estilística: voluntad de ir a las ideas, al fondo; sentido de la sobriedad en el lenguaje; gusto por las palabras tradicionales y terruñeras; subjetivismo, lirismo, ensoñación.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconTema 12 literatura de principios de siglo XX: el modernismo y la generación del 98

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconSiglo XX. El modernismo y la generación del 98

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconSiglo XX. El modernismo y la generación del 98

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconLit del cambio de siglo: modernismo y generación del 98
...

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconEl modernismo El Modernismo
«La poesía no tiene otro fin que ella misma; no puede tener otro fin que ése». En ese sentido, el parnasianismo influye en el Modernismo...

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconNovecentismo o generación del 14. Características de la novela y...
«lo que ya no es ni modernismo ni noventayochismo y no es todavía vanguardia -de difícil delimitación- y confluirá en la generación...

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconModernismo / generación del 98 modernismo

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconEl Modernismo Teoría: Introducción. Definición. Corriente cultural...

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconLiteratura finisecular o primera generación del XX / La poesíA en Los primeros años del siglo XX

La literatura de fin de siglo: modernismo y generación del 98 iconEl modernismo y la generación del 98






© 2015
contactos
l.exam-10.com