Los autores que se identifican con el régimen franquista






descargar 51.9 Kb.
títuloLos autores que se identifican con el régimen franquista
fecha de publicación29.03.2017
tamaño51.9 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
La poesía en España durante los años 40.

En la inmediata posguerra se abrieron varias vías para la poesía. Vamos a estudiar las dos que tuvieron mayor relevancia: la poesía arraigada y desarraigada. El protagonismo poético de estos años se lo llevan los representantes de estos dos grupos con propuestas totalmente distintas.

 

  • Por un lado estarían los autores que se identifican con el régimen franquista. Ofrecen una visión idealizada y heroica de la vida que no se corresponde con la realidad de España en esos años. Defienden además los valores del régimen: familia patriarcal y moral católica. Practican una poesía que Dámaso Alonso catalogó de arraigada.

  • Mientras que el otro grupo, no se identifican con la nueva España resultado de la guerra y ven en el ser humano las consecuencias de la barbarie, la destrucción y el reflejo del dolor existencial. Estos representan la nueva poesía desarraigada.

1.1. Rasgos de la poesía arraigada y desarraigada

A) Poesía arraigada

Representada por un grupo de autores que ofrecen una visión idealizada y entusiasta del mundo. La poesía no refleja la verdadera situación de España tras la guerra, sino que busca la evasión refugiándose en temas como el amor, la belleza de Dios y la creación. Defienden, en definitiva, los valores del bando franquista.

Se agruparon en torno a dos revistas, Escorial (1940) y mas tarde nacerá la revista Garcilaso. Precisamente por esta revista también fueron llamados garcilasistas, no fue solo un nombre. Practicar poesía garcilasista suponía una vuelta a la lírica de Garcilaso y otros poetas de la tradición renacentista.

Los rasgos formales de esta poesía son:

– Las formas estróficas preferidas son las clásicas: sonetos, tercetos,…

– Los  temas principales son los clásicos de la poesía de todos los tiempos: el amor, el  paisaje, las cosas bellas, etc.

– El tema de Dios como protector del hombre y fuente de la perfección y el orden del mundo.

– Ausencia de compromiso y distanciamiento de la realidad.

Destacan autores (que luego la mayoría de ellos sufrirá un desengaño de ese mundo idealizado), como Dionisio Ridruejo, Luis García Nieto, Leopoldo Panero o Luis Rosales. Éste último será muy influyente, e iniciará el giro posterior de estos poetas  hacia una poética más existencialista, con  su obra La casa encendida.
B) Poesía desarraigada

Esta corriente representa el primer movimiento de renovación estética después de la Guerra Civil. Contrariamente a los anteriores, para estos poetas el mundo es un caos y una angustia. Dámaso Alonso (poeta de la Generación del 27), con su libro Hijos de la ira (1944) será quien marque la línea de esta escuela, secundado por otro poeta del 27, Vicente Aleixandre con su obra Sombra del paraíso (1944).

Los poetas “desarraigados” se agruparon principalmente en la revista Espadaña, fundada por Victoriano Crémer y Eugenio de Nora.

Los rasgos de esta poesía son:

  • En los temas, Dios sigue siendo uno de los motivos principales de las composiciones poéticas. Pero, a diferencia de  la poesía arraigada, su religiosidad es crítica. Transmite la idea de que Dios ha abandonado al ser humano y, en consecuencia, el mundo está dominado por  la soledad o vacío existencial y el miedo de vivir y de morir. Corresponde esta corriente a la tendencia existencialista que se generaliza en toda la literatura europea tras la Segunda Guerra Mundial

Estilísticamente, es una poesía menos clasicista que la anterior, con un lenguaje más directo y sencillo, donde no importa tanto la estructura del poema como el contenido. Sin embargo, esta sencillez formal es sólo aparente. En la métrica, emplean el verso libre, pero también  el soneto que predomina en la mayoría de las composiciones y otras estrofas populares.

Destacan autores como: Dámaso Alonso, Carlos Bousoño, José Luis Hidalgo, Leopoldo de Luis, Vicente Gaos, Gabriel Celaya, José Hierro  o Blas de Otero. La poesía de la mayoría de ellos evolucionará después hacia la poesía social.

 

Antología poesía arraigada

MEMORIA

Y resbaló el amor estremecido
por las mudas orillas de tu ausencia.
La noche se hizo cuerpo de tu esencia
y el campo abierto se plegó vencido.

Un ayer de tus labios en mi oído,
una huella sonora, una cadencia,
hizo flor de latidos tu presencia
en el último borde del olvido.

Viniste sobre un aire de amapolas.
Como suspiros estallando rojos,
bajo el ardor de las estrellas plenas,

los labios avanzaron como olas.
Y sumiso en el sueño de tus ojos
murió el dolor en las floridas venas.

Dionisio Ridruejo


 

Antología poesía desarraigada

 

  • Dámaso Alonso

De Profundis

 

Si vais por la carretera del arrabal, apartaos, no os inficione mi pestilencia.

El dedo de mi Dios me ha señalado: odre de putrefacción quiso que fuera este mi cuerpo,

y una ramera de solicitaciones mi alma,

no una ramera fastuosa de las que hacen languidecer de amor al príncipe

sobre el cabezo del valle, en el palacete de verano,

sino una loba del arrabal, acoceada por los trajinantes,

que ya ha olvidado las palabras de amor,

y sólo puede pedir unas monedas de cobre en la cantonada.

Yo soy la piltrafa que el tablajero arroja al perro del mendigo,

y el perro del mendigo arroja al muladar.

Pero desde la mina de las maldades, desde el pozo de la miseria,

mi corazón se ha levantado hasta mi Dios,

y le ha dicho: Oh Señor, tú que has hecho también la podredumbre,

mírame,

Yo soy el orujo exprimido en el año de la mala cosecha,

yo soy el excremento del can sarnoso,

el zapato sin suela en el carnero del camposanto,

yo soy el montoncito de estiércol a medio hacer, que nadie compra

y donde casi ni escarban las gallinas.

Pero te amo,

pero te amo frenéticamente.

¡Déjame, déjame fermentar en tu amor,

deja que me pudra hasta la entraña ,

que se me aniquilen hasta las últimas briznas de mi ser,

para que un día sea mantilla de tus huertos!

 

                                                                       Hijos de la ira, 1944

Insomnio

 

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres

(según las últimas estadísticas).

A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este

nicho en el que hace cuarenta  y cinco años que me pudro,

y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los

perros, o fluir blandamente la luz de la luna.

Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como

un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre

caliente de una gran vaca amarilla.

Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por

qué se pudre lentamente mi alma,

por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta

ciudad de Madrid,

por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el

mundo.

Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?

¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,

las tristes azucenas letal de tus noches?

 

Hijos de la ira, 1944

POESÍA DE LOS 50

Generación del 50 o Generación del Medio Siglo la forman un grupo de poetas españoles que publican sus primeros poemas en la década de 1950 y alcanzan su madurez en la de 1960. El término Generación del 50 (o Generación de los 50) ha sido discutido, y sigue siéndolo. Y lo mismo los poetas que se incluyen en ella.

Juan García Hortelano prefiere el término “Grupo poético de los años 50” en el estudio y antología que publicó en 1978.

José María Castellet coincide con García Hortelano en señalar que pertenecen a esa generación Ángel González, José Manuel Caballero Bonald, Alfonso Costafreda, Carlos Barral, Juan Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, José Ángel Valente, Francisco Brines y Claudio Rodríguez.

Otros autores incluyen también a José Agustín Goytisolo, José María Valverde, Carlos Sahagún, Ángel Crespo y Antonio Gamoneda, entre otros.

La nómina de la Generación del Medio Siglo, término con el que se les viene conociendo precisamente por lo insuficiente de todas las fechas que se iban señalando, se ha venido conformando a partir del grupo conocido como "Escuela de Barcelona" en el que participan Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo, al que se añaden, desde la antología Veinte años de poesía española  de Castellet, los de Claudio Rodríguez, José Ángel Valente, Ángel Crespo, Ángel González, José Manuel Caballero Bonald, y Jesús López Pacheco, a pesar de las diferencias de formación y de punto de vista de muchos de ellos. Posteriores estudios amplían la nómina con los nombres de Gloria Fuertes, Mª. Victoria Atencia, Carlos Sahagún, Francisco Brines y José Mª. Valverde, a pesar de que su diferencia con el núcleo inicial es todavía mayor.

Este grupo de poetas comparte una actitud parecida frente a la función de la poesía como instrumento de conocimiento frente a la pretensión defendida por los llamados poetas sociales de la generación anterior para los que se trataba de un instrumento de comunicación. Sin embargo, en casi todos aparece una conciencia histórica y crítica, una actitud de rebeldía ante la realidad que les había tocado vivir.

Todos estos poetas dan gran importancia a imágenes y ambientes urbanos en contraste con el ruralismo presente en la historia literaria española, así como por el distanciamiento irónico con respecto a las propias emociones. Algunos se inclinan hacia una actitud meditativa y de corte filosófico e incluso metapoética o elegiaca.

Como características de estos autores se vienen señalando la no ruptura con la generación anterior, sino la intensificación de sus rasgos poéticos (antiesteticismo y antiformalismo, principalmente), por la consideración de la poesía como un instrumento en favor de los demás, lo que no obsta para que, al mismo tiempo, exista otra manera de entender la poesía, que será la que se plasme en la llamada "Promoción del 60" o "Novísimos".

Otra característica generacional señalada ha sido el origen burgués de casi todos ellos, así como su paso por la universidad. Es frecuente también que dicho origen social sea criticado en la propia poesía, dando lugar a lo que el propio Gil de Biedma llamó señoritos de nacimiento por mala conciencia escritores de poesía social.

Destaca, asimismo, la ausencia de temas religiosos o cómicos, en franco contraste con el humorismo de los poetas del 27 y el optimismo de la etapa "reivindicativa" de un Jorge Guillén que, no en balde, había escapado a las condiciones de la España de los cincuenta.

Este grupo forma una generación que ha influido profundamente en los poetas posteriores.

 Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre
aquel que amó, vivió, murió por dentro
y un buen día bajó a la calle: entonces
comprendió: y rompió todos su versos.

Así es, así fue. Salió una noche
echando espuma por los ojos, ebrio
de amor, huyendo sin saber adónde:
a donde el aire no apestase a muerto.

Tiendas de paz, brizados pabellones,
eran sus brazos, como llama al viento;
olas de sangre contra el pecho, enormes
olas de odio, ved, por todo el cuerpo.

¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces
en vuelo horizontal cruzan el cielo;
horribles peces de metal recorren
las espaldas del mar, de puerto a puerto.

Yo doy todos mis versos por un hombre
en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso,
mi última voluntad. Bilbao, a once
de abril, cincuenta y uno.

Blas de Otero

LA POESÍA DE LOS AÑOS 60 O POESIA DE LA GENERACIÓN DEL 50

Introducción

Este nuevo grupo de poetas, nacidos entre 1924 y 1936, y unidos entre sí por lazos de amistad, comienza a publicar a finales de la década de los cincuenta. Son «los niños de la guerra». Rechazan la intención política de la poesía anterior. Se interesan más por lo personal; en sus textos cobra mayor importancia el elemento autobiográfico.

La nómina de la promoción de los sesenta es muy extensa. Podemos señalar como autores más representativos a Ángel González, José Manuel Caballero Bonald, José María Valverde, Carlos Barral, José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, José Ángel Valente, Francisco Brines, Félix Grande, Carlos Sahagún y Claudio Rodríguez.

Características

  • Temas: vida cotidiana de un hombre urbano, amistad, amor, trabajo, infancia o la adolescencia paradisíaca, etc.

  • Estilo: el tono coloquial se depura y se eleva a un nivel artístico; se busca un estilo personal y más poético que el de la poesía social.

Poetas más relevantes

José Ángel Valente

Autor único, ajeno a toda tendencia establecida, aunque su poesía está marcada por el intimismo. Etapas:

  • Años 50: etapa personal. A modo de esperanza.

  • Años 60: La memoria y los signos: contiene referencias culturales y sociales.

  • Años 70: hace una poesía protagonizada por la condensación y la síntesis. Se inspira en la filosofía oriental.

  • Mandorla (1982): influencia de Paul Celan: consta de 4 secciones.

  • Poemas con fuerza erótica.



  • Otras partes: son las más herméticas. Es un “ars poética” basado en la retórica de la nada y del silencio.

  1. El fulgor (1984).

  2. Fragmentos de un libro futuro (2000).

Ángel González

En los años cincuenta se había inclinado por la visión crítica de Áspero mundo (1956). Esta tendencia continúa en Grado elemental (1962) y Tratado de urbanismo (1967) y responde a un compromiso ético tanto desde las vivencias personales como desde el testimonio social y de queja. En 1968, reunió su obra en Palabra sobre palabra, donde aborda el tema amoroso.

Jaime Gil de Biedma

El autor que mejor ilustra el cambio poético de los años sesenta. Su poesía está basada en experiencias personales evocadas desde la distancia que impone el paso del tiempo. Sus poemas incorporan su vida cotidiana y privada, pero desde la mirada escéptica de un yo observador. Combina el lenguaje conversacional y antirretórico con la expresión precisa y elegante.

En Las personas del verbo (1975), Gil de Biedma agrupó estos tres libros:

  • Compañeros de viaje (1959). Es un conjunto de instantes de la vida del poeta, a través de la forma coloquial (recuerdos, infancia, tertulias, amistad). Dedica sus poemas a un “tú” (a alguien). Se nos muestra como un joven lleno de temores. Obra de claro matiz político. En Infancia y confesiones hace un homenaje a Machado por su “retrato”.

  • Moralidades (1966). Es una clara denuncia a la hipocresía, el sometimiento de una España oprimida, la opresión a la que la sociedad sometía a la mujer, también a los camaradas políticos, etc.

  • Poemas póstumos (1968). La vejez, antesala de la muerte, es signo de deterioro frente al recuerdo de una juventud llena de vida y expectativas. Destacan sus poemas “Contra Jaime Gil de Biedma” y “Después de la muerte de Jaime Gil de Biedma”. En “No volveré a ser joven” reconoce la falsedad de la vida ilusoria y acepta la realidad.

Además, publicó A favor de Venus (1965), un conjunto de poemas amorosos, de fuerte carga erótica, en los que deja de lado los convencionalismos.


NADA ES LO MISMO (Ángel González)

La lágrima fue dicha...

Olvidemos
el llanto
y empecemos de nuevo,
con paciencia,
observando a las cosas
hasta hallar la menuda diferencia
que las separa
de su entidad de ayer
y que define
el transcurso del tiempo y su eficacia.

¿A qué llorar por el caído
fruto,
por el fracaso
de ese deseo hondo,
compacto como un grano de simiente?

No es bueno repetir lo que está dicho.
Después de haber hablado,
de haber vertido lágrimas,
silencio y sonreíd:

Nada es lo mismo.
Habrá palabras nuevas para la nueva historia
y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconLa Historia de los Vencidos
Con el régimen fascista, Mussolini ha establecido un centro de orientación a partir del cual los países enzarzados en la lucha con...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconIdentifican la felicidad del ser humano con el bienestar material

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconIdioma: El idioma oficial es el castellano, pero el mismo tiene variantes...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconEl siglo XX se inicia con el reinado de Alfonso XIII y con el final...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconEl régimen político que en España se llamó Restauración comenzó con...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconEl siglo XX se inicia con el reinado de Alfonso XIII y con el final...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconEbriedad en los versos de La Mancha’ recupera a los autores más representativos...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconRuptura definitiva con el Antiguo Régimen

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconLa literatura hispánica cuenta con interesantes autores de caligramas;...

Los autores que se identifican con el régimen franquista iconLa literatura hispánica cuenta con interesantes autores de caligramas;...






© 2015
contactos
l.exam-10.com