Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo






descargar 16.68 Kb.
títuloSimbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo
fecha de publicación29.03.2017
tamaño16.68 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos


SIMBOLISMO, PARNASIANISMO, DECADENTISMO, DANDISMO

MOVIMIENTOS ESTÉTICOS DE FINALES DEL SIGLO XIX


charles baudelaire - dominio públicooscar wilde - dominio público

BAUDELAIRE WILDE

 paul verlaine - dominio públicoarthur rimbaud - dominio público

VERLAINE RIMBAUD



El Decadentismo, el Simbolismo y el Parnasionismo son movimientos estéticos, filosóficos y literarios fundamentales de finales del siglo XIX

El Decadentismo , el Parnasionismo y el Simbolismo serán los movimientos estéticos, filosóficos y culturales que protagonizarán la cultura de finales del siglo XIX.

El Decadentismo

El Decadentismo como movimiento estético surge en Francia a finales del siglo XIX, extendiéndose posteriormente al resto de Europa y a los Estados Unidos. La palabra Decadentismo surge como un término despectivo, que será finalmente aceptado por el conjunto de integrantes de este movimiento. Ante la crisis económica y financiera de finales del siglo XIX surge la idea de la crisis de valores, del fin de ciclo y de la decadencia de lo establecido. La estética decadentista es una visión elitista, reaccionaria y hedonista de la vida. De ahí que algunos de sus miembros sean considerados como poetas malditos (Verlaine, Rimbaud, y la fuente de inspiración: Charles Baudelaire)

El Parnasianismo

El Parnasianismo surge como una derivación del Romanticismo, en parte entendido como una huida de los excesos del último Romanticismo. Así, la idea fundamental del Parnasianismo es la concepción del arte por el arte, donde el arte no debe ser entendido como un instrumento de la moral o de cualquier disciplina, sino que el arte tiene valor sólo en sí mismo. El arte es el fin del artista. La única naturaleza es la artística, lo que les lleva a una consideración fría de esta realidad, y una preocupación, a veces excesiva por la forma y la perfección.

Decadentismo, Parnasianismo y pensamiento filosófico

Pese a presentar un ideario diferente, hay que tener presente que la mayor parte de los autores que inician el movimiento del parnasianismo, acabarán abrazando los ideales estéticos del Decadentismo siendo así los auténticos protagonistas de la vida literaria estética y filosófica de finales del siglo XIX. Mientras Friedrich Nietzsche se plantea la forma de superar el hombre a través del superhombre, cambiando por completo los principios de la moral establecida, los autores de estos movimientos estéticos pretenden lo mismo.

SIMBOLISMO

Aunque el Simbolismo es de todas las épocas, se conoce con ese nombre a una corriente poética francesa del siglo XIX, que se opone a la representación exacta del mundo, concibe la poesía como algo misterioso y antepone el poder de evocación de los objetos sobre sus características propias. Surge en oposición al Parnasianismo.

Juan Ramón Jiménez lo define como: «la precisión de lo impreciso, eso es lo que quiere decir simbolismo, precisar en una imagen muy bella lo impreciso, por medio de símbolos, de relaciones, de correspondencias entre unas cosas y otras»

El Simbolismo en la literatura:

Los precursores literarios de esta corriente fueron el poeta estadounidense Edgar Allan Poe, que tanto influyó sobre Charles Baudelaire, y los franceses Arthur Rimbaud y Paul Verlaine, llamados también "poetas malditos". El más representativo fue Stéphane Mallarmé, quien creó un lenguaje hermético, cercano al antiguo culteranismo español (Verlaine leyó y admiraba a Luis de Góngora). Paul Valéry pasó del Simbolismo a una intelectualizada poesía pura.

En otros países el Simbolismo tuvo también extensión: en Rusia, por ejemplo, fue divulgado por Alexandr Blok y Fiódor Sologub, en Suecia, el dramaturgo August Strindberg recurrió a algunos de sus postulados, y en el mundo hispanoamericano y español se difundió a través del Modernismo.

Charles Baudelaire y el Simbolismo

Charles Baudelaire es un poeta fundamental de la literatura francesa del siglo XIX: una de sus obras, Las Flores del Mal, será el punto de partida de una nueva forma de entender la poesía. Dotado de un enorme talento, reacciona contra el Romanticismo, llevando su poesía hacia el clasicismo y hacia el cultivo de la forma. Considerado el padre del Decadentismo y del Simbolismo, está llamado a proponer una forma nueva, no solo literaria o estética, sino de vida, con el objetivo de escandalizar la moral burguesa (drogas, sexo), de ahí que sea considerado uno de los poetas malditos.

El Dandysmo

El Decadentismo y el Simbolismo tendrán una enorme influencia fuera de Francia, siendo una de estas influencias más claras el Dandysmo como movimiento literario encabezado por Oscar Wilde. Algunos analistas consideran a Oscar Wilde el máximo representante del movimiento, incluso el de mayor calidad literaria.

Técnicas del dandismo:

Los dandys ocultan el cuerpo, aquello que la naturaleza les ha concedido y que los hace iguales a los demás mediante la vestimenta. A través de la “toilette” se arreglan para diferenciarse antes de aparecer en público, respondiendo a la máxima del dandismo, “parecer es ser”. Ya no sólo pretenden distinguirse socialmente, sino que les interesa más individualizarse y hacerse único. Es por eso que el dandy nunca sigue la moda, sino que la crea o bien la modifica con algún elemento en concreto para poder sorprender, quiere distinguirse haciendo de su vida un arte, un artificio.

Los dandys en general prefieren mostrarse en la ciudad, donde se pueden lucir y exponer, quieren comunicarse a través del traje y su único fin es impactar y deslumbrar. Antes de que la gente se acostumbre a la presencia del dandy, éste se marcha del lugar.


Dentro de su ociosidad, llevan una vida totalmente ordenada, donde todo está planificado al milímetro y donde no puede surgir ningún imprevisto. Por ello también se alejan lo máximo posible de los sentimientos, para no alterar el curso de su vida. Viven únicamente para el momento, pretenden separarse de la sociedad siendo unos rebeldes contra las reglas y las normas, encontrando tranquilidad y equilibrio únicamente en sí mismos, en su persona.

Por contra, dandismo es sinónimo de egocentrismo, únicamente piensan y viven para ellos mismos, aman a su persona y menosprecian a los demás. El dandy es impasible y frío - ya que nada le afecta y menosprecia las emociones vulgares de los hombres normales -, también son impertinentes, puesto que siempre imponen su superioridad para distanciarse de los demás y la usan como arma para defenderse de las críticas –aunque no lo parezca, en el fondo, los dandys también son unos tímidos-.

Baudelaire como dandy

Debido a una infancia y adolescencia infeliz desde que su padre muriera cuando tenía 6 años y desde que su madre poco después se volviera a casar, Baudelaire construye un personaje ajeno a su auténtica vida para tener una historia atractiva hacia los demás, aunque ello implicara mentir sobre su familia o el cariño que le proporcionaba su madre desde que era un niño –a la que no perdonó que se volviera a casar después de la muerte de su padre -.

Aun así, el dandismo representó un ideal de vida que intentó llevar a la práctica en todo momento, cuidando siempre su vestimenta y siendo uno de los primeros que conocemos –por no decir el primero- que atrevió a tintarse el pelo de verde. Pretendía sorprender, llamar la atención e individualizarse mediante la apariencia, quería ser observado.

Como cita Antonio de Villena en su obra Corsarios de Guante Amarillo: “(...) Un día se pasea con una boa de plumas rojas al cuello. Posando sobre las plumas su mano adornada por un gran anillo episcopal. Otras veces anda con paso rítmico, agitando su delgado bastón de puño de oro.”

Paradojas: Lo que más llama la atención de Baudelaire son las continuas contradicciones en los actos de su vida cotidiana que ya Sartre destacó en su crítica literaria. Por un lado, era un dandy impecable y comedido que se contradecía al acudir usualmente a casas de prostitución, ganándose el apodo de “el dandy en el burdel”. Por otro lado, a pesar de declararse -al igual que los dandys- todo un rebelde e independentista y de profesar un terrible odio hacia su familia, nunca se separó de ella y no dejó de rodearse de gente por temor a verse sumido en la soledad.


charles baudelaire - dominio públicooscar wilde - dominio público paul verlaine - dominio públicoarthur rimbaud - dominio público

Charles Baudelaire Óscar Wilde Paul Verlaine Arthur Rimbaud

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconT. El arranque de la modernidad poética: del Baudelaire al simbolismo
«refugia» en mundos artísticos que pueden ser concebidos de dos formas: el esteticismo y el simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconEl modernismo es un movimiento sincrético, es decir, que trata de...

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo icon4. Santos, Santoral y Simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconEl Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconA la modernidad poética: de baudelaire al simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconEl simbolismo y la lírica de fin de siglo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconLiteratura Profesora. Mayra Márquez Simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconEl arranque de la modernidad poética: de Baudelaire al Simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconT. El arranque de la modernidad poética: del Baudelaire al Simbolismo

Simbolismo, parnasianismo, decadentismo, dandismo iconSimbolismo masónico del "libro de las tierras vírgenes"






© 2015
contactos
l.exam-10.com