Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora






descargar 19.42 Kb.
títuloUn libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora
fecha de publicación29.03.2017
tamaño19.42 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos



TITULO:

LA ÚLTIMA INTIMIDAD DE LEER ES SEGUIR LEYENDO…



FECHA:

21/01/2013

AUTOR:

Alberto Llanos

Periodista radicado en Ayacucho, PERÚ. Laboró en Panamericana Televisión S. A. desde la década del 80, realizando reportajes en las zonas de emergencia. Hoy, escribe comprometido con el Pueblo.

________________________________________________________________________







Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.

Proverbio hindú



Cierta persona que se identifica en un correo-e lizyzara@gmail.com y que no la conozco, ni ella a mí (mucho menos), me hizo el gran favor que yo lea un escrito del famoso hindú Tagore que dice así:

Cruzando el desierto, un viajero inglés vio un árabe muy pensativo sentado al pie de una palmera,

a poca distancia reposaban sus camellos pesadamente cargados de joyas, perfumes y tapices para ser vendidos a alguna ciudad vecina.

Preguntándole el inglés:

-Buen amigo, pareces preocupado, ¿puedo ayudarte en algo?

-¡Ah! -respondió el árabe con tristeza- Estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas...

-¡Bah! -respondió el otro- ¡eso no debe ser gran cosa para ti que llevas tesoros sobre tus camellos y te será muy fácil reponerla!

-¿Reponerla? - exclamó el árabe - bien se ve que no conoces el valor de mi pérdida. Era una joya como no volverá a hacerse otra; estaba tallada en un pedazo de piedra de la vida y había sido hecha en el taller del tiempo; la adornaban 24 brillantes alrededor de los cuales se agrupaban 60 más pequeños. ¡Ya ves cómo tengo razón en decir que joya igual no podrá reproducirse jamás!

-A fe mía" -dijo el inglés- tu joya debía ser preciosa, pero ¿no crees que con mucho dinero pueda hacerse otra análoga?

-La joya perdida -respondió el árabe pensativo- era "un día" y un día que se pierde, no vuelve a encontrarse.

En el gran reloj de la vida sólo existe una palabra:

¡AHORA!, no te distraigas… No tengas miedos… ¡cada segundo es un escalón hacia la plenitud!



Rabindranath Tagore


No me fue difícil saber sobre este gran hombre. Sir Rabindranath Tagore nació en la ciudad capital del estado indio de Bengala Occidental el 7 de mayo de 1861 y falleció en esa ciudad de la alegría el 7 de agosto de 1941. Fue un poeta bengalí, poeta filósofo del movimiento Brahmo Samaj (posteriormente convertido al hinduismo), artista, dramaturgo, músico, novelista y autor de canciones que fue premiado con el Premio Nobel de Literatura en 1913, convirtiéndose en el primer laureado no europeo en obtener este reconocimiento.



Tagore revolucionó la literatura bengalí con obras tales como El hogar y el mundo y Gitanjali. Fue también un sabio y reformador cultural que modernizó el arte bengalí desafiando las severas críticas que hasta entonces lo vinculaban a unas formas clasicistas. Dos de sus canciones son ahora los himnos nacionales de Bangladés e India: el Amar Shonar Bangla y el Jana-Gana-Mana.


En 1878, Tagore viajó a Brighton en Inglaterra para estudiar en una escuela pública. Más tarde, estudió en el University College de Londres. Sin embargo, no terminó sus estudios y dejó Inglaterra después de una estancia de un año. Esta exposición a la cultura inglesa y a su lengua se filtraría en sus primeros escarceos con la tradición de la música Bengalí para crear nuevas formas de música. A pesar de eso, Tagore no abrazó nunca completamente las rígidas normas inglesas ni la estricta interpretación de la tradicional religión hindú por parte de su familia en su vida o en su arte, eligiendo en su lugar tomar lo mejor de ambas esferas de experiencia.

En 1901 Tagore dejó Shilaidaha y se trasladó a Shantiniketan en Bengala Occidental, donde puso en funcionamiento una escuela experimental. Su padre le había dejado propiedades en este lugar. Esta escuela, establecida según la tradicional estructura brahmacharya de los estudiantes viviendo junto a su gurú en una comunidad autosuficiente, fue un imán para grupos internacionales de talentosos estudiantes, artistas, lingüistas y músicos. Tagore dedicó prodigiosas cantidades de energía a obtener fondos para esta escuela (utilizando por ejemplo lo ganado en el Nobel). Hoy en día la institución es conocida como universidad Visva Bharati, 'India en el mundo'), bajo el control del gobierno indio.

La poesía domina la reputación literaria de Tagore, pero también escribió novelas, ensayos, historias cortas, diarios de viaje y teatro. También escribió numerosas canciones que compuso todas él mismo. De la prosa de Tagore, quizás las obras que se tienen más en consideración son sus cuentos cortos. Se le atribuye la introducción de este género en la literatura bengalí. Sus cuentos cortos están escritos en una prosa rítmica, a menudo incluso poética, y cuya principal temática son las vidas de la gente corriente.

Tagore escribió varias canciones apoyando el movimiento indio de independencia. Tras la masacre de Jaliyaanwala Bagh (Amritsar) en 1919, en señal de protesta, rechazó el título de caballero que anteriormente le había concedido la corona británica en 1915. Su sentimiento profundo era que la nación solamente podía ser despertada por medio de la educación para todas las personas. Estos puntos de vista se reflejaron en su escuela de Santiniketan.

A lo largo de su vida, Tagore mantuvo múltiples contactos con otros intelectuales de su tiempo, incluyendo a Henri Bergson, Albert Einstein, Robert Frost, Mahatma Gandhi, Thomas Mann, George Bernard Shaw, Victoria Ocampo, H. G. Wells y Romain Rolland. Particularmente famoso fue el encuentro Tagore-Einstein que tuvo lugar en el hogar de Einstein en Kaputh (Berlín) el 14 de julio de 1930; la segunda parte de la conversación fue cuando Einstein visitó a Tagore en la casa de un amigo común, el Dr. Mendel. Discutieron sobre una amplia variedad de temas incluyendo la epistemología, ontología, teoría musical y creatividad.

En su viaje hacia Perú, contrajo una enfermedad que le obligó a hacer reposo en Argentina durante dos meses en 1924. Allí conoció a la escritora argentina Victoria Ocampo, con quien entablaría una gran amistad. Ella le pagaría su estadía en Buenos Aires, los dos meses que estuvo en reposo.

En su estadía, él escribió un poema de amor para Victoria que el bengalí la títuló "Puravi", en un volumen dedicado a "Vijaya", como él cariñosamente la llamaba. Antes de morir, el compuso otro poema hacia ella, contando la admiración de ser una mujer transgresora para la época.




En 1930, se volvieron a ver, ya que Victoria Ocampo, organizó una exhibición en París, con los extraños dibujos que Tagore componía en sus manuscritos. Comenzó a pintar a los 60 años, realizando varias y exitosas muestras de su arte en gran parte de Europa. Murió en su Jorasanko el 7 de agosto de 1941, un día que aún es recordado en actos públicos dentro del mundo de habla bengalí.


EL ÚLTIMO TRATO

Una mañana iba yo por la pedregosa carretera,

cuando espada en mano, llegó el Rey en su carroza.


"¡Me vendo!", grité. El Rey me cogió de la mano y me dijo:

"Soy poderoso, puedo comprarte." Pero de nada le valió su poderío y se


volvió sin mí en su carroza.



Las casas estaban cerradas en el sol del mediodía


y yo vagaba por el callejón retorcido

cuando un viejo cargado con un saco de oro me salió al encuentro.

Dudó un momento, y me dijo: "Soy rico, puedo comprarte."

Una a una ponderó sus monedas. Pero yo le volví la espalda y me fui.




Anochecía y el seto del jardín estaba todo en flor.

Una muchacha gentil apareció delante de mí, y me dijo:

"Te compro con mi sonrisa." Pero su sonrisa palideció

y se borró en sus lágrimas. Y se volvió sola otra vez a la sombra.




El sol relucía en la arena y las olas del mar rompían caprichosamente.

Un niño estaba sentado en la playa jugando con las conchas.

Levantó la cabeza y, como si me conociera, me dijo:

"Puedo comprarte con nada." Desde que hice este trato jugando, soy libre.


Sir Rabindranath Tagore - Nobel de literatura (1913).


REFLEXIÓN: ¿Cuántas personas o quiénes nos privilegian leer como la señora del correo-e: lizyzara@gmail.com?







Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconUn libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera;...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconAndré Maurois Seudónimo de Émile Herzog Romancista francés 1885/...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconGuia practica de los padres de la iglesia
«Habla como un libro abierto», lo cual no es sin embargo una alabanza. Basta con pensar en los conferenciantes que leen el texto...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconDe igual forma que la tierra perdona las fuerzas de la naturaleza...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora icon“”lo que el corazon habla”

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconNo lo podía creer: por fin la nave de Ami aparecía sobre las rocas...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconEscribe en este corazón algunas cualidades de un amigo

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconLas normas lingüísticas, las dudas de los traductores y los errores...
«Primero la palabra suelta, sola, isla. Después la unión feliz, como en el amor, de dos palabras. Luego, en fin, el período entero,...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconLos Desafíos de Juanito Bosco
Juanito estaba en clase de latín y no tenía el libro de texto. Se le olvidó. Para ocultar su despiste sostenía abierto el libro de...

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora iconEspiritualidad misionera según la encilica "redemptoris missio"
«enviado», el misionero experimenta la presencia consoladora de Cristo, que lo acompaña en todo momento de su vida. «No tengas miedo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com