Importancia del apadrinamiento






descargar 35.72 Kb.
títuloImportancia del apadrinamiento
fecha de publicación31.05.2015
tamaño35.72 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos


IMPORTANCIA DEL APADRINAMIENTO
La importancia del Dr. William D. Silkoworth. El primer padrino, Ebby T., su importancia y reconocimiento.
En la pesadilla del Dr. Bob, señala sobre su encuentro con Bill W.: “Me dio información sobre el tema del alcoholismo que indudablemente fue de gran ayuda. Mucho más importante fue el hecho de que fuera él el primer ser humano con quien yo hablaba que supiera por experiencia personal de lo que estaba hablando cuando se refería al Alcoholismo. En otras palabras, hablaba mi propio idioma. Sabía todas las respuestas y ciertamente no porque las hubiera sacado de sus lecturas”.
Bill y Bob tenían que mantenerse activos espiritualmente, hablaron con la directora de enfermeras de un hospital local, les dijo del candidato y de sus características y lo fueron a ver.
La forma como se dio en Cleveland, los tres aspectos señalados por Bill W.y que son aplicables en la actualidad:

1.- Al nuevo se le señala la importancia del apadrinamiento y los posibles padrinos.

2.- El padrino y el ahijado estudian, comparten sobre la literatura y su interpretación.

3.- El padrino y el ahijado trabajan el paso doce y la quinta tradición unidos, juntos.
Antecedentes de mi vida sobre este concepto. El reflejo de la relación paterna. Las barreras para solicitarlo: juventud, intelecto, madurez, ignorancia, realmente es por orgullo, cargar un bulto entre dos es más fácil que solo uno.
Mis primeros padrinos: las primeras sugerencias, las desobediencias. Haz lo que quieras, nada más no bebas. El marcaje personal.
Es un compartimiento entre iguales y nos orienta con respecto a la aceptación de la enfermedad, la derrota con el alcohol y la vida ingobernable.

Bill W. en la opinión del médico del Libro Grande, señala que los alcohólicos bebíamos:


  • Porque estábamos desadaptados a la vida.

  • Porque estábamos en plena fuga de la realidad.

  • Por deficiencia mental.


La práctica de los tres legados y la consulta responsable y continua con el padrino dará sus frutos gradualmente para: Adaptarme a la vida... Aceptar mi mísera realidad y con la ayuda de Dios y cumpliendo ciertas condiciones, un poco de Sano Juicio.
El padrino tendrá el conocimiento necesario para canalizar al ahijado hacia la ayuda profesional que se requiera, ya sea médica, psicológica, psiquiátrica o espiritual según sea el caso.

El apadrinamiento es apoyo cercano y constante, preguntar, preguntar y preguntar, me daba pena que creyeran que era pendejo, ya lo sabían, solo faltaba que yo lo dijera.
El apadrinamiento es informal. Es deseable y terapéutica su petición, a veces no lo pides y de todos modos la ayuda constante llega, ésta beneficia más al padrino que al ahijado.
Requiere responsabilidad continua. Si le cuento mi interpretación del programa a todos los que se crucen en mi camino, no me va a ayudar mucho. A veces quiero huevos al gusto y solo hay pan y……….., y ya se acabó el pan.
¿Cuántos tipos de Apadrinamiento existen?
Si tienes los recursos suficientes (orgullo, resentimiento, deseos de venganza, sentimientos de culpa, si te sientes un Don Juan), el cómplice, el de los préstamos, el gestor, el proteccionista, el del teléfono, el religioso, el padrastro, el espiritual, el que es padrino y ahijado en uno solo, siempre habrá uno a tu medida o a tu necesidad, pero por favor búscalo, y luego surge el problema ¿pero a dónde, si todos son unos pendejos? Y no te has dado cuenta que está más cerca de ti de lo que te imaginas, ¡a veces el que más mal te cae, se parece tanto a ti!, claro, así me decía mi padrino.
Ahora también se incluye el típico apadrinamiento del $0.20 por teléfono, por mensaje, por watts y por correo electrónico. El apadrinamiento temporal en instituciones carcelarias.
Lo deseable en el padrino es que tenga algunos progresos en el programa de recuperación, que esté integrado en la unidad de un grupo y que sepa lo que significa el trabajo intensivo con otros alcohólicos, ya sea a través del paso doce, en los servicios internos del grupo y en la estructura. Todo esto uno lo va buscando de acuerdo a su crecimiento y desarrollo en Alcohólicos Anónimos.
El padrino debe tener la disponibilidad de tiempo, el número de ahijados que el apadrine va a depender de su buena voluntad, comprensión, tolerancia, paciencia y tiempo.
Uno como ahijado puede buscar a tantos padrinos como crea necesarios, no hay una regla fija, pero comentarlo sinceramente con alguno de ellos es muy saludable porque a veces lo que sucede es que yo buscaba complicidad y contaba solo lo que me convenía, ¡se me olvidaba lo que deveras me dolía!
Por supuesto que cambiaba de padrino cuando no me convenía pero con pena y con vergüenza regresaba para decirle muchas veces ¡tenías razón padrino! Le decía, es que yo creía, es que yo pensaba, es que yo me imaginaba y con mucho amor me decía, ¿Quién te dijo que tú piensas, e imaginas? Lo que debes hacer es obedecer, culero.
Hay momentos en los cuales algún compañero, quizás por desconocimiento o por soberbia, no se ha apadrinado y pudiera tener muchos años en A.A. Es importante señalar que nunca es demasiado tarde, lo importante es empezar. El ejemplo de la autopsia.
A veces el trabajo del Paso Doce, llega a convertirse en apadrinamiento, en el grupo el padrino que tu escojas ya te observó, va escuchando tu experiencia y sabrá cuándo levantar su fondo y entrar al rescate, a través de su experiencia de ayer y hoy.
El padrino le presenta a uno a otros miembros que puedan tener un problema similar en la interpretación del programa, lo lleva a uno a otras reuniones para conocer el funcionamiento de otros grupos, también te lleva a escuchar a miembros con más experiencia.
Te lleva a los congresos y convenciones, a eventos de la región. Te informa el porqué de la constitución de la sección México.
Te invita a leer la Revista Dimensión y a suscribirte.
Se debe tener cuidado en el conocimiento del programa, la dependencia del programa y de un Poder Superior, no del padrino.
Hay apadrinamiento ocasional, por circunstancias y no deja de tener su importancia en el desarrollo de uno. A veces en el viaje a un evento, en el desarrollo del mismo, es deseable que haya continuidad, sin embargo una orientación hacia un problema específico es muy buena.
Hay padrinos para eventos especiales de tu vida, específicamente para el Cuarto y Quinto Paso, seguramente te orientará sobre la importancia del orden del programa y la importancia en la secuencia del mismo.
A veces el padrino es doble ganador, es invitado y es consultado en grupos anónimos hermanos, su experiencia le es útil también a otros.
Orienta sobre la literatura apropiada que en su momento puede revisarse y comentarse entre ambos.
Hay un momento en que el padrino y el ahijado comparten sobre los avances, la interpretación y la práctica del programa a ciertos años de distancia, entre iguales. El padrino puede fallar, el programa no.
El padrino es un ser humano que no es perfecto, tiene una enfermedad incurable que se manifiesta no solo en no beber, sino que él por sus propios recursos no tiene control sobre sus instintos y sus defectos de carácter.
Ese control lo tiene Dios y nos muestra su acercamiento hacia Él, como él lo concibe, más con ejemplo que con palabras.

Para uno como alcohólico es un privilegio que te digan padrino y que te consulten. Te sientes útil, tu experiencia está siendo utilizada y eso es una bendición de Dios.
Cuando vas a iniciar un servicio, el compañero o compañera que te va a apadrinar y orientar de mejor manera, es el que acaba de concluir el servicio que tu vas a iniciar, esto es muy terapéutico para ambos. Esto le permite sanar y curarse y a ti escuchar, tolerar y aprender.
El apadrinamiento es disciplina, es obediencia, pero no es sumisión. A veces hay discusiones sobre un aspecto determinado entre el padrino y el ahijado y puede darse en la interpretación de los Tres Legados. La gratitud es respeto, pero no complicidad en la recuperación, ni en la unidad, ni en el servicio.
El Dr. Bob decía:

Dedico mucho tiempo a pasar lo que aprendí a otras personas que lo quieren y necesitan mucho, los motivos que tengo para hacerlo son:


  1. Sentido del deber.

  2. Es un placer.

  3. Porque al hacerlo estoy pagando mi deuda al hombre que se tomó el tiempo para pasármelo a mí.

  4. Porque cada vez que lo hago, me aseguro un poco más contra una posible recaída.


Es importante en el Apadrinamiento como grupo el respeto a la autonomía, el estudio de los Doce Pasos, las Doce Tradiciones, el Libro Grande y nuestra Revista Dimensión.
Es muy importante considerar que se sugiere el apadrinamiento de hombre con hombre y mujer con mujer. Esto debido a nuestros estados emocionales. Sin embargo no es regla.
El padrino a veces dice, fíjate en lo que digo, no en lo que hago. Si no practico el programa ¿puedo apadrinar?
El padrino no es consejero matrimonial, pero lo ayuda a uno en el difícil trabajo del desinflamiento del ego, en el trabajo constante con el orgullo.
En detectar las fracturas emocionales que tenemos desde nuestra infancia, en lo conveniente de una cirugía del alma y la persona adecuada que la pueda llevar a cabo.
Parecería repetitivo, pero es necesario señalar que el padrino orienta, da dirección, te comparte sobre lo escuchado, lo leído y lo vivido, pero la decisión sobre lo que se practica o no se practica, es de uno como ahijado.
Las reuniones de principiantes una oportunidad para crecer en los tres legados.

Las funciones y responsabilidades del comité de apadrinamiento en el grupo, distrito y área.


EL APADRINAMIENTO EN LA MUJER.

Son muy pocos los grupos de A.A. en la República Mexicana, a los que asiste un porcentaje elevado de mujeres. Esto ocurre únicamente en aquellos conformados por personas de extracción social alta. En ellos, con buenos o malos resultados, las mujeres miembros más antiguas, son las madrinas “obligadas” de las que van llegando, siempre y cuando éstas lo permitan, pues la tendencia general de las mismas, es buscar padrinos varones.
Hay otro tipo de grupos, de extracto más popular, incluyendo los de clase media o de provincia, donde llegan muy pocas mujeres, y pocas se quedan. Hay grupos en donde no hay ninguna. Como fenómeno social podría tener una clara explicación este hecho, por el momento no nos interesa, pero marca la pauta del tema a tratar.
En nuestros folletos, aparece desde el primer paso, como figura inherente a nuestro programa “El Padrino”, pero creemos que a pesar de todo, de experiencias vividas y sugerencias dadas, generalizamos y el apadrinamiento a la mujer no se menciona en forma específica, de hecho, se da, no podemos negarlo, existe, pero ¿qué hay al respecto?
La experiencia nos dice que, desde siempre, la mujer hispana adolece, en su gran mayoría de problemas graves de dependencia del hombre. Unas veces lo ignora, otras lo sabe y lo acepta por costumbre, por tradición. Nació así.
En los grupos, los miembros más antiguos o más audaces, según el caso, se consideran en la obligación de acercarse al nuevo o nueva para apadrinarlos. Esta auto elección suele dar malos resultados en el caso de las mujeres y prestarse a controversias internas y situaciones equívocas, aunque aclaro, de primera intención se hace generalmente de buena voluntad.
No se toma en consideración que aunque la mujer aprende y acepta rápidamente el apadrinamiento, no se encuentra capacitada para discernir en su llegada a A.A. lo más conveniente, pues por naturaleza propia busca el apoyo del hombre, nunca o muy pocas veces el de otra mujer; con facilidad crea dependencias, se niega a sí misma el derecho de ser.
Además, fue creada para competir, para disimular, incluso para fingir. Los atavismos y mitos la abanderaron como mártir inerte del círculo familiar y social. Si a través de su alcoholismo rompió las barreras, se siente además culpable.
El apadrinamiento a través de la experiencia por parte de otra mujer podrá en su caso, inducir a la nueva a la revalorización de sus dones en la búsqueda de principios espirituales permanentes, lo que nunca ocurrirá con una persona del sexo contrario, no por maldad, sino porque adolecemos de debilidades humanas fuera de control de la voluntad, sobre todo cuando llegamos a Alcohólicos Anónimos, generalmente carentes de afecto y víctimas de la soledad.
Queremos aclarar que no estamos en contra de aquellas relaciones que se dan naturalmente en nuestra comunidad como en cualquier otra, sobre todo sabiendo que algunas de ellas son exitosas y permanentes, pero en base a la responsabilidad compartimos la experiencia de casos que hemos vivido y aún sentido en carne propia.
Hace unos días, recibí la llamada telefónica de una compañera solicitando apadrinamiento. Es alguien que conocí hace solo unos meses durante el desarrollo de un servicio. Circunstancias especiales nos pusieron en contacto y platicamos con aquella confianza que surge a veces entre nosotras. En fin, platicamos sin mayor trascendencia ni compromiso hasta hace unos días en que se comunicó conmigo bastante alterada en búsqueda de la guía del apadrinamiento.
Como suele ocurrir en estos casos, hicimos una cita y logramos entablar esa comunicación tan anhelada para todos nosotros, la que se da de alcohólico a alcohólico o alcohólica, como ustedes prefieran.
La narración de sus vicisitudes y los hechos más recientes de su vida ya dentro de Alcohólicos Anónimos significaron la reafirmación, una vez más, de nuestras propias experiencias, basadas desde luego en nuestra innata dependencia del hombre, en todas las áreas de nuestra vida, aun cuando muchas veces nos pronunciamos como mujeres liberadas, tratando inútilmente de convencernos a nosotras mismas.
Nacemos y somos dependientes. Esto es así desde el principio del tiempo. La leyenda de las amazonas, es sólo una quimera. En casi todos los pueblos a través de la historia, la mujer ha sido considerada como complemento o satélite del hombre: la flor en el huerto, no el árbol del huerto. La pluma en el nido, no el ave del nido.
Las mujeres que lean esto, sabrán a qué me refiero; pocas, muy pocas, han podido lograr la liberación emocional de los hombres de su vida. En esto del apadrinamiento en Alcohólicos Anónimos ocurre lo mismo: los padrinos ¡brillan!, las madrinas, ¿dónde están las madrinas? Probablemente atendiendo a sus hijos o reconciliándose con sus hombres, y la historia se sigue escribiendo en la misma tonada.
Nuestra literatura sugiere hombres con hombres y mujeres con mujeres. En mi caso, me pregunté desde la cumbre de mi soberbia, al oír la sugerencia ¿y dónde está la mujer que me va a decir a mí como es esto?
No fue sino hasta después que amargas experiencias de relación humana me pusieran al borde del abismo, que tuve que reconocer la sabiduría de la sugerencia.
¿Por qué? ¿Cómo se puede evitar esto? A veces ha sido necesario que uno o dos seres humanos se derrumben para que lleguen a la reflexión y reconocer la verdad del adagio que reza: “el hombre es fuego, la mujer estopa, viene el diablo y sopla…” y tener la sabiduría para discernir que este es un problema de vida o muerte. Algunos no volvieron…
Existen otros factores que como mujeres nos separan de las demás mujeres: fuimos creadas para competir y lo hacemos tan natural, que a veces ni cuenta nos damos. Menospreciamos a las demás porque en el fondo, como alcohólicas, lo hacemos con nosotras mismas. Algunas somos dadas al chismorreo, a la depredación: “no hay peor enemigo de la mujer, que la mujer misma”, reza el proverbio. Nuestras carencias nos hacen vulnerables y a veces para defendernos y ocultar el miedo, agredimos. Podemos fácilmente asumir dos roles extremos: sumisas totales o guerrilleras: ambos manifestación de nuestras carencias emocionales, nuestra soberbia, nuestra falta de humildad y nuestros miedos.
En Alcohólicos Anónimos hemos aprendido que el conocimiento de la verdad nos libera de nuestras cadenas y nos da las pautas para lograr nuestra libertad, la libertad de ser, de acuerdo a los principios de A.A.
Es por eso lectoras amigas, que nos hemos atrevido a escribir nuestra experiencia y dar la sugerencia de buscar entre las mujeres de A.A. a “la amiga de siempre”, a la madrina que nos convenga. Existe, puedo asegurarlo, como nuestros hermanos en A.A. Creo que debemos bajar la guardia, dejar de luchar, reconocer que otra mujer, igual en esencia, que ha llorado nuestras mismas lágrimas y sentido nuestras mismas soledades y desesperanzas, puede ser nuestra confiable amiga, nuestra madrina. Que puede encender una lamparita de luz para guiarnos con su experiencia y buena voluntad. Además, jóvenes amigas, las “viejas” las necesitamos.
Estamos aquí, hoy, sólo por la gracia de Dios, hay bastantes mujeres de tiempo en A.A.; en los grupos, en el servicio, a su lado a la distancia de una llamada telefónica. Las estamos esperando, ansiosas de ser sus mejores amigas, lo bueno, sirve, pero es enemigo de lo mejor. Lo mejor es hombre con hombre y mujer con mujer. Ayudamos a ayudar para poder ser contigo, hermana en libertad.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Importancia del apadrinamiento iconLa importancia del relato oral

Importancia del apadrinamiento iconD/ importancia del título califal

Importancia del apadrinamiento iconCapítulo la importancia del zen

Importancia del apadrinamiento iconLa importancia de la investigación para el desarrollo del conocimiento.”

Importancia del apadrinamiento iconLa importancia del cuidado dental desde que nacemos

Importancia del apadrinamiento iconLa Importancia del Estómago – Bazo en el Tratamiento Acupuntural de las

Importancia del apadrinamiento iconImportancia practica de la educación del esquema corporal- pág. 3-4

Importancia del apadrinamiento iconLa importancia del lenguaje para comunicarnos maestro – alumno

Importancia del apadrinamiento iconLa importancia o justificación del proceso de enseñanza/aprendizaje de la escritura manuscrita

Importancia del apadrinamiento icon¿Qué importancia tiene la visión concreta del vocabulario de una...






© 2015
contactos
l.exam-10.com