Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás






descargar 18.46 Kb.
títuloLlegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás
fecha de publicación29.07.2016
tamaño18.46 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

Comentario de texto


(...) Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás monótono, y que contrasta singularmente con las jácaras y coplas populares, inmorales e irreligiosas, que momentos antes componían, juntamente con las preces de la religión, el ruido de los patios y calabozos del espantoso edificio. El que hoy canta esa salve se la oirá cantar mañana.

Enseguida, la cofradía vulgarmente dicha de la Paz y Caridad recibe al reo, que, vestido de una túnica y un bonete amarillos, es trasladado atado de pies y manos sobre un animal, que sin duda por ser el más útil y paciente es el más despreciado; y la marcha fúnebre comienza.

Un pueblo entero obstruye ya las calles del tránsito. Las ventanas y balcones están coronados de espectadores sin fin, que se pisan, se apiñan y se agrupan para devorar con la vista el último dolor del hombre.

- ¿Qué espera esa multitud? - diría un extranjero que desconociese las costumbres -¿Es un rey el que va a pasar, ese ser coronado que es todo un espectáculo para el pueblo? ¿Es un día solemne? ¿Es una pública festividad? ¿Qué hacen ociosos esos artesanos? ¿Qué curiosea esta nación?

Nada de eso. Ese pueblo de hombres va a ver morir a un hombre.

-¿Dónde va?

-¿Quién es?

-¡Pobrecillo!

- Merecido lo tiene.

-¡Ay, si va muerto ya!

-¿Va sereno?

-¡Qué entero va!

He aquí las preguntas y expresiones que se oyen resonar en derredor. Numerosos piquetes de infantería y caballería esperan en torno del patíbulo (...) ¡Siempre bayonetas en todas partes! ¿Cuándo veremos una sociedad sin bayonetas? ¡No se puede vivir sin instrumentos de muerte! Esto no hace, por cierto, el elogio de una sociedad ni del hombre (...)

Un tablado se levanta en un lado de la plazuela: la tablazón desnuda manifiesta que el reo no es noble. ¿Qué quiere decir un reo noble? ¿Qué quiere decir garrote vil? Quiere decir indudablemente que no hay idea positiva ni sublime que el hombre no impregne de ridiculeces.

Mientras estas reflexiones han vagado por mi imaginación, el reo ha llegado al patíbulo (...) Las cabezas de todos, vueltas al lugar de la escena, me ponen delante que ha llegado el momento de la catástrofe; el que sólo había robado acaso a la sociedad, iba a ser muerto por ella; la sociedad también da ciento por uno; si había hecho mal matando a otro, la sociedad iba a hacer bien matándole a él. Un mal se iba a remediar con dos. El reo se sentó por fin. ¡Horrible asiento! Miré el reloj: las doce y diez minutos; el hombre vivía aún... De allí a un momento, una lúgubre campanada de San Millán, semejante al estruendo de las puertas de la eternidad que se abrían, resonó por la plazuela.

El hombre no existía ya; todavía no eran las doce y once minutos. “La sociedad, exclamé, estará ya satisfecha: ya ha muerto un hombre”.

Mariano José de Larra, Un reo de muerte (fragmento)

  1. Enuncia el tema (1 punto).

  2. Detalla las características lingüísticas y estilísticas del texto, incidiendo en las características románticas (3 puntos).

  3. Indica qué tipo de texto es (0,5 puntos).

  4. Resume el texto (2 puntos).

  5. Elabora un texto argumentativo a favor o en contra de los espectáculos de masas que concitan el interés general (3,5 puntos).

1. Tema:

El rechazo radical de la pena de muerte

Ahonda en otros problemas fundamentales, como la presencia de las armas en la sociedad: “¿Cuándo veremos una sociedad sin bayonetas?”; la morbosidad del pueblo español, expresada múltiples veces en la ansiedad con la que éste quiere ver la ejecución: espectadores sin fin, que se pisan, se apiñan y se agrupan para devorar con la vista el último dolor del hombre”; la apariencia social, o el absurdo orgullo de clase: “¿Qué quiere decir un reo noble? ¿Qué quiere decir garrote vil?”.
2. Características lingüísticas y estilísticas

Se trata de un texto periodístico, en concreto un artículo de opinión (un artículo de costumbres) con forma de ensayo: reflexión personal y subjetiva sobre un tema en concreto (la consideración que le merece un reo de muerte). El espíritu del Romanticismo es evidente en el texto. Un Romanticismo rotundo, liberal, de una profunda defensa del individuo y del valor de la vida: radical manifiesto en favor de los derechos del hombre.

La forma de elocución predominante es argumentativa, ya que defiende su tesis con una serie de argumentos, sobre todo ejemplos. De ahí el predominio de la de la sintaxis compuesta y fundamentalmente de la subordinación adverbial y adjetiva. Pero esta forma de elocución se mezcla con otras: como la descripción (se describe una escena, algo propio del costumbrismo característico de la época, y por eso predominan los verbos en pretérito imperfecto: “iba, vivía, abrían, existía...” y en presente, también con valor descriptivo, como muestran los abundantes verbos copulativos: “es, están”), la narración (se narra la ejecución de un hombre, en un espacio y un tiempo determinados y con un narrador testigo) e incluso diálogo (en forma directa, a modo de ejemplo de la actitud del público).

La función del lenguaje predominante es la apelativa o conativa, puesto que Larra trata de persuadir, de modificar la actitud de la sociedad). Podemos verlo claramente en las interrogaciones retóricas (“¿Cuándo veremos una sociedad sin bayonetas?”) o las frases lapidarias (“Ese pueblo de hombres va a ver morir a un hombre”, “Quiere decir indudablemente que no hay idea positiva ni sublime que el hombre no impregne de ridiculeces”).

También está presente la función expresiva o emotiva: el autor expresa sus sentimientos y opiniones, lo que se refleja en el predominio de la subjetividad, que queda patente en el empleo de la primera persona ("miré el reloj", "han vagado por mi imaginación", "la sociedad, exclamé"), el léxico connotativo (solo en el primer párrafo: “hora fatal, jácaras inmorales e irreligiosas, espantoso edificio”), valorativos también son los superlativos ("por ser el más útil y paciente es el más despreciado") y también la ironía y los sarcasmos (a través de la figura del extranjero que no entiende e intenta buscar una razón lógica del comportamiento del pueblo español, "la cofradía vulgarmente dicha de la Paz y la Caridad", “Qué quiere decir un reo noble? ¿Qué quiere decir garrote vil?”).

Una de las características del lenguaje periodístico es la búsqueda de la precisión y la claridad, por eso el modo verbal predominante es el indicativo y por eso las ideas están correctamente articuladas unas con otras y destaca el empleo de conectores de implicación lógica: “enseguida, por cierto, mientras, por fin”...

La voluntad de estilo, propio de los ensayos (y del estilo literario de Larra), se refleja en el empleo de figuras literarias, que muestra también que está presente la función poética. Podemos señalar la antítesis ("el que hoy canta esa salve no se la oirá mañana”; “si había hecho mal matando a otro, la sociedad iba a hacer bien matándole a él"), la hipérbole (“espectadores sin fin, que se pisan, se apiñan y se agrupan para devorar con la vista el último dolor del hombre), la paradoja (que una cofradía religiosa acompañe a un reo hacia la muerte en vez de evitarla), los paralelismos (predomina una estructura binaria, con ejemplos casi siempre a pares: “jácaras y coplas, inmorales e irreligiosas, patios y calabozos, una túnica y un bonete... ”), el quiasmo (-¿Va sereno? -Qué entero va), la perífrasis (rodeo de palabras para mencionar un burro) y la ironía y las preguntas retóricas, ya señaladas antes.

Finalmente, la coherencia del texto se logra a través de los distintos mecanismos de cohesión, especialmente de las recurrencias léxicas (repetición de “reo, hombre, sociedad”), y recurrencias semánticas como sinónimos (“cárcel, calabozos”, “apiñan/agrupan”), antónimos (“hoy/mañana, mal/bien, noble/vil”) y asociaciones pragmáticas en torno a la idea de la pena de muerte (“presos, cárcel, sentenciado, calabozos, garrote vil, tablado, patíbulo”).
3. Tipo de texto

Se trata de un texto periodístico, un artículo de opinión con forma de ensayo, cuya forma de elocución principal es la argumentación, aunque también están presentes la narración, la descripción y el diálogo.
4. Resumen

Un reo es trasladado al patíbulo desde la cárcel acompañado por una cofradía religiosa. La gente del pueblo se arremolina en torno al espectáculo que se verá en la plaza con expectación y morbosidad. Podría parecer que llega un rey o que es un día festivo, pero no es así. Por fin, a las doce y diez minutos, llega el fatídico momento en que un hombre muere porque la sociedad así lo ha decidido.
5. Opinión argumentada

Respuesta libre

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconSol es una adolescente huérfana. Se siente incomprendida y sola a...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconLeccióN 07 (mentalidad bíblica de los católicos y de los protestantes)
«Si tu ojo te hace pecar, sácatelo» (Mt. 5, 29), y entonces ella tomó una fatal determinación: se echó un ácido en sus ojos para...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconAl agruparse todos en un destino común nadie preguntó los apellidos...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconEl derecho del trabajo ha elevado el valor de la fuerza del trabajo....

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconAnte el dolor de los demás Susan Sontag
«en la lucha alguna gloria, una necesidad, una satisfacción» que las mujeres (la mayoría) no siente ni disfruta. ¿Qué sabe una mujer...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconAnte el dolor de los demás Susan Sontag
«en la lucha alguna gloria, una necesidad, una satisfacción» que las mujeres (la mayoría) no siente ni disfruta. ¿Qué sabe una mujer...

Llegada la hora fatal, entonan todos los presos de la cárcel, compañeros de destino del sentenciado, y sus sucesores acaso, una salve en un compás iconNo deberás colgarlo en webs o redes públicas, ni hacer uso comercial del mismo
«última guerra» o cualquiera de sus incidentes. Quienes hayan tenido una experiencia como la del autor reconocerán inmediatamente...






© 2015
contactos
l.exam-10.com