Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica






descargar 62.13 Kb.
títuloConocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica
fecha de publicación14.06.2016
tamaño62.13 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos














  • Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica

  • Identificar las causas y consecuencias de los acontecimientos históricos en América Latina





  • Construir a partir de los planteamientos filosóficos existentes, una nueva manera de pensar y enfrentar nuestra propia realidad.

  • Proponer soluciones satisfactorias a situaciones problemáticas encontradas en América Latina y Nicaragua desde la reflexión de los estudiantes de periodismo

  • Analizar las causas del subdesarrollo económico, político y cultural de la civilización americana para el afianzamiento de un espíritu crítico.




  • Introducción al pensamiento latinoamericano

  • Filosofía de los Valores

  • La filosofía Latinoamericana





  • Exposición (Conferencia flexible)

  • Planteamiento de problemas y alternativas

  • Análisis de la realidad nacional



INTRODUCCION AL PENSAMIENTO LATINOAMERICANO
Antecedentes, historia y perspectiva
La filosofía latinoamericana ha tenido un extraño camino. Se inició con una polémica sobre la esencia de lo humano y la relación que pudiera tener ésta con los indígenas del continente americano.
Esta polémica comenzó cuando los conquistadores negaron el estatus antropológico de los indígenas en nombre del cristianismo basándose en tres planteamientos fundamentales:
-La "inferioridad natural" de los indígenas, lo que daba derecho a una Sociedad Superior sobre una inferior, según la tesis aristotélica
-Partiendo de la base de la primera tesis, los españoles argumentaban que los indígenas eran incapaces de organizar la vida social según los modelos europeos, por lo tanto el Estado Español debía de ayudarles a construir nuevas instituciones según el modelo de Estado Español.
-Por último los indígenas cometían pecados contra la religión católica ya que practicaban la idolatría, la sodomía y la barbarie.
Sin embargo a pesar de estos argumentos ideológicos el principal problema que tuvieron los españoles fue de orden teológico. Decidir si los indígenas nativos eran parte de la especie humana - y si deberían de ser tratados como súbditos del rey de España - o si sólo eran una "subespecie", que no tenían por que ser tratada como igual ni en tiempo de paz ni en tiempo de guerra.
Estos planteamientos desataron un debate que se conoce en la historiografía como la disputa de Valladolid, entre Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda. La sustentación de ambas tesis se basaron en el libro Historia General y Natural de las Indias del cronista Gónzalo Fernando de Oviedo.
Sepúlvedas argumentaba que la guerra en contra de los indígenas era permitida porque todos los indígenas eran bárbaros, carente de educación e inteligencia. Cometían pecados contra la naturaleza ya que Dios mismo ordenó según el Viejo Testamento la expulsión de los bárbaros de la Tierra Prometida. La ley Divina y natural, fundamentada en Santo Tomás de Aquino, consistía en llevar a los bárbaros a la fe sin excluir los medios no-pacíficos. Por eso, si los indios no obedecían a los españoles en aceptar la fe y su dominio, había que obligarlos por la fuerza.
Bartolomé de las Casas, contrario a la tesis de Sepúlveda le da otra interpretación al evangelio y a las teoría de San Agustín. Llega a la conclusión que solamente después de la conversión voluntaria al cristianismo de los indígenas, se puede decir que la conquista y la subordinación es legítima.
En la obra Apologética Historia, Bartolomé de las Casas resume sus argumentos de la siguiente manera:
1- El hombre moderno es el resultado de un proceso de desarrollo histórico y cada pueblo, en los orígenes de su existencia, se encontraba en el estado primitivo, igual como los pueblos indios de América.
2- Subraya que los indios tienen una cantidad de virtudes que surgen de su ambiente natural y sobresalen respecto a los europeos y algunos pueblos antiguos.
3-Concluye Las Casas que los indios ni son inferiores, ni bárbaros, sino que poseen las mismas condiciones para superar su estado como los pueblos antiguos de Europa.
El debate entre Sepúlvedas y Las Casas tuvo un alcance mucho más allá del tema americano. En el fondo la discusión contribuyó al cambio radical de los conceptos vigentes hasta aquel entonces sobre el universo y la historia de la humanidad. Este cambio puso en duda la visión del mundo como una unidad cultural con respecto al sistema político-espacial, también supuso un cambio respeto a la visión de la conquista y puso los fundamentos jurídico-políticos de la sociedad europea de aquella época.
Cuatro siglos más tarde, precisamente en el año de 1968, se va a dar una polémica entre Leopoldo Zea y Augusto Salazar Bondy sobre la autenticidad, la originalidad y la posibilidad de una filosofía (pensamiento) latinoamericano. El punto de partida fue el librito ¿ Existe una filosofía de nuestra América ?. En él Salazar Bondy revela la necesidad imperante de la sociedad latinoamericana de tener una filosofía auténtica capaz de servir a la intelección de la realidad, a la búsqueda de vías de desarrollo independiente y de la solución de problemas cardinales de nuestras sociedades.
No obstante, al analizar la situación filosófica en Latinoamericana, Bondy constata que ésta no ha sido todavía un pensamiento genuino y original, sino inauténtico e imitativo, por que la vida social alienada produce un pensamiento alienado y además alienante en su función encubridora de la realidad.
Salazar Bondy llega a la conclusión que la existencia de una auténtica filosofía nacional latinoamericana esta en estrecha relación con el estado socioeconómico de la sociedad.
Leopoldo Zea contesta la tesis de Salazar Bondy con su texto La filosofía americana como filosofía sin más, en donde se opone a la visión estereotipada de la filosofía que exige correspondencia con los sistemas de corte europeo. Zea, está en contra de quienes niegan la existencia o posibilidad de una filosofía en América Latina por la no existencia de sistemas y la aparente incapacidad de los latinoamericanos para crear sistemas. El indica que históricamente existían varias forma de filosofar, que lo mismo se expresan en un sistema ordenado que en una máxima, un poema, un ensayo, en una pieza teatral o en una novela. En el origen de la historia de la filosofía europea se encuentran no sólo los sistemas de Platón y Aristóteles, sino también poemas como el de Parménides, máximas como las de Marco Aurelio, pensamientos como los de Epicúreo, Pascal, etc.
De esta manera la filosofía latinoamericana puede desarrollarse con sus propias formas, pero eso no significa el olvido del rigor y el nivel teórico necesario. Según Zea, hay que hacer pura y simplemente filosofía, "filosofía sin más": lo americano se dará por añadidura.
Para Zea una filosofía es original no por producir sistemas exóticos, sino porque trata de dar respuesta a los problemas que una determinada realidad, y en determinado tiempo. Tal filosofía debe partir del hombre latinoamericano, proyectarse a la universalidad y ofrecer soluciones a los problemas tanto del latinoamericano, como de los demás pueblos.
Estas características apuntadas por Leopoldo Zea hará que nuestra filosofía se elabore con instrumentos que brinde la realidad histórica, y esta realidad dialécticamente configurará un sentido específico de originalidad y autenticidad en el pensar. Originalidad que se expresa en la no repetición de problemas ajenos y autenticidad como expresión de lo específico, de lo nacional.
A la posición universalista de Salazar Bondy y a la postura culturalista de Zea se suma postura critica surgida en los anos sesenta. El argumento principal de los que adoptan esta tesises que rechazan la existencia de una filosofía latinoamericana porque hasta ahora la filosofía en América Latina ha sido ideológica y no una empresa libre. La filosofía se ha usado y se usa en la América Latina, según los partidarios de este punto de vista, para sustentar ciertas ideas que permitan la continuación del statu quo y el beneficio de ciertas clases sociales. Los promotores de esta postura senalan, por ejemplo, el caso de la escolástica y del positivismo.
Después de esta polémica, bajo el empuje de Leopoldo Zea el interés por investigar la historia de la ideas en Latinoamérica, ha ido aumentando cada día, a tal punto que el día de hoy se publican revistas, libros, existen Institutos especializados de investigación, se dan congresos, conferencias y desde hace casi cincuenta años se instalo el Comité de historia de las ideas cuyo mayor logro ha sido la publicación de una serie de estudios sobre la historia del pensamiento latinoamericano por países.
Incluso en los Estados Unidos, Italia, Alemania, España y en otros países existen centros de estudios y cátedras especializadas en donde se estudia nuestro pensamiento. Próximamente bajo la dirección de los profesores Guillermo A. Lousteau y Salvador María Losada se publicará una ambiciosa serie de veintidós volúmenes para cubrir el pensamiento de España y de América Latina.
Nicaragua y su reflexión filosófica
En Nicaragua si realizamos un pequeño esquema de la trayectoria del pensamiento nicaragüense, podemos constatar que además de ser pocos los intelectuales que se han abocados a la tarea del pensar son escasas las investigaciones serias que se han realizado en torno a nuestro pensamiento.
Constantin Lascaris en su libro Historia de las ideas en Centroamericana escribe sobre los pensadores nicaragüenses y menciona en esta galería de ilustres a Tomás Ruiz, Rafael Osejo, José Toribio Argüello y Máximo Jerez. A finales del siglo XIX encontramos un fascinante artículo de Rubén Darío sobre Nietzche y el libro Divino Platón del poeta Santiago Argüello.
En la primera mitad del siglo XX encontramos dos obras que van a tener una gran influencia en el pensamiento nicaragüense: Las reflexiones sobre la historia de Nicaragua de José Coronel Urtecho y el Nicaragüense de Pablo Antonio Cuadra, quienes de manera separada se preguntan: ¿qué somos?, ¿quienes somos? ¿cuál es nuestra identidad? y ¿cuál es nuestro destino como nación? . De la primera obra partirá la vertiente filosófica-histórica que será cultivadas de una manera sistemática, a través de múltiples ensayos, por Alejandro Serrano Caldera. El segundo libro incitará a pensar sobre la naturaleza de nuestra cultura. Esta pregunta va a preocupar a varios autores, pero sobre todo al poeta AlvaroUrtecho, quién en diversos ensayos tratará de dar respuesta a estas preguntas.
Los libros La Cultura hispánica y la crisis de Occidente de Julio YcazaTijerino, Introducción a la filosofía y Ética marxista de Santiago Anuita y la Filosofía del Hombre de Juan Bautista Arrien van a constituir importantes aportes a la reflexión de nuestro país, desde diferentes corrientes filosóficas, en la segunda mitad del siglo XX.
Un importante período de debate y reflexión filosófica serán los años de 1975 a 1980, ya que por medio del suplemento cultural La prensa Literaria se publican interesantes artículos de Carlos Miranda Penuria del pensamiento y Consideraciones sobre la filosofía en Nicaragua en donde afirma que "el pensamiento que existe en Nicaragua es casi exclusivamente un pensamiento aplicado, modelos importados sin propuesta a nuestra realidad, sin haber pasado por el tamiz de la reflexión crítica. Una de las misiones del nicaragüense es pensar. En caso contrario, nuestras imitaciones seguirán ofreciendo el sello de lo mediocre y de lo inauténtico. En un país económica, social y culturalmente subdesarrollado, como el nicaragüense, predomina un pensamiento acrítico, receptivo e inconstante". Para Carlos Miranda en Nicaragua se da una mentalidad prelógica, un pensar acrítico; y en este caso el pensar representa un camino necesario hacia una cultura nuestra.
Otra reflexión importante sobre la filosofía nicaragüense la realiza José Emilio Balladares Cuadra en su ensayo La filosofía en Nicaragua, en donde expresa que la "filosofía en Nicaragua más que una ocupación es una pre-ocupación. Otros ensayos filosóficos importantes serán los del Dr. Camilo Vigil Tardón y de Fernando Benavente.
En ese período también son escritas interesantes monografías (tesis de grado para obtener el grado de Licenciatura ) sobre El superhombre de Federico Nietzsche de Jilma Varela S de Salcedo, El Hombre en Xavier Zubiri de Juan Bautista Ramón Sanherrelando, La Praxis Marxista de Julián Mendieta Barrondo y El pensamiento religioso de los nicaraos de Antonio Esgueva.
Ha comienzo de los años noventa en varias universidad de Nicaragua se ha instituido la cátedra del pensamiento latinoamericano e incluso se publico el libro antológico Razón e historia del pensamiento latinoamericano recopilado por Erwin Silva y Karlos Navarro, en donde a la parte de los clásicos pensadores como Leopoldo Zea, Augusto Salazar Bondy, Ricaurte Soler,.Miro Quezada, Arturo Andres Roig, RisieriFrondizi, Miguel León Portilla, Félix Schwartzmann, se incluía a intelectuales nicaragüenses, con la finalidad de que sean estudiados por los estudiantes a través de seminarios y cátedras magistrales.
En esos mismo años en la Universidad Centroamericana de El Salvador y Nicaragua, se forma el seminario Zubiri-Ellacuria y publican los libros Voluntad de Vida y Voluntad de Arraigo en donde se recopilan artículos de algunos pensadores centroamericanos.
En la actualidad uno de los retos que tenemos -y es la propuesta que hemos realizado con insistencia al Ministerio de Educación- es que se estudie a nuestros pensadores en las escuelas de secundarias: para este fin, hemos iniciado un proceso de divulgación en los medios de comunicación sobre la importancia que tiene el pensamiento latinoamericano para el fortalecimiento de la identidad nacional.
Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se han realizado en la mayoría de las universidades de centroamericanas, la filosofía se sigue estudiado en base a los esquemas europeos y no se le ha prestado la debida atención y apoyo a la investigación, divulgación y promoción del pensamiento latinoamericano. De esta manera la filosofía que se estudia en las mayorías de las universidades ha sido eurocentrista: es decir, el pensamiento producido en algunos países europeos (particularmente Francia, Alemania, Italia e Inglaterra) y ha prevalecido desde la colonia una actitud de menosprecio a nuestras propias reflexiones. Esta disposición de desprecio hacia lo propio ha dado lugar a un aislamiento de la universidad respecto a la sociedad y una falta de interés por la investigación lo que se refleja en la escasa publicación de libros, artículos y revistas sobre este tema.
Si tomamos en cuenta estos aspectos podemos aseverar que la función social de la filosofía y del pensamiento en la universidad ha sido poca, debido entre otras cosas a que se reduce a la repetición memorísticas de esquemas programáticos y no la reflexión auténtica y original



LA FILOSOFÍA DE LOS VALORES
El problema de los valores ha sido causa de preocupación en todas las épocas de la historia y en diferentes medios culturales.
La razón principal de esta preocupación se debe a que, situarse ante el problema de los valores, es situarse igualmente ante el problema del sentido último del hombre.
Cuando escuchamos hablar de una crisis de valores, debemos entender que se trata de valoraciones y dicha crisis es nuestra y no de los valores ya que los valores no existen sin el hombre.
El hombre debe preguntar, examinar este mundo de los valores y el sistema de valoraciones, lo cual no es otra cosa que preguntarse por el significado y sentido de las propias aficiones, creencias y conductas.
En Nietzsche encontramos la primera referencia a los valores cuando a firma que el hombre ha de tender como a su primer objetivo a la potencia, a la fuerza. La artístico, lo moral, lo religioso, ya no deben ser apetecidos por el hombre en su acción: había que trasmutar los valores.
Más tarde Scheller y otros continuaron desde diferentes puntos de vista la teoría de los valores. El valor es aquello que el hombre en sus actos electivos instituye emocionalmente como digno de conseguirse; aquello que emocionalmente preferimos a cada momento.
Todo hombre en cualquier instante de su existencia se pronuncia a favor de algo y descuida los demás; persigue determinados valores ya que los valores son aquello que tiene excepcional importancia en un momento dado.
El valor no es ni algo lógico ni algo ontológico: la belleza, que atrae, no es ni un concepto ni un conjunto de músculos humanos. En todo caso nos podemos dirigir hacia unos conceptos porque expresan la belleza (pongamos el caso del bellísimo poema “Lo Fatal” de Rúben Darío), o hacia la persona humana que encarna la belleza; pero ni la persona ni el poema son la belleza misma. Después de leer el poema y complacerme en la persona, sentiré que la belleza está en ello pero también más allá. El valor no es ni un concepto, ni un ser: el valor simplemente vale.

Es indudable que la filosofía de los valores va estudiando cuestiones de grandísimo interés humano, antes casi completamente descuidadas: Los resortes de la voluntad y de la acción.


LA FILOSOFÍA LATINOAMERICANA
Comenzaremos afirmando con Descartes, que “existe el pensamiento desde que existe el hombre” y que como latinoamericanos, nuestro pensamiento es el reflejo de lo que hemos sido, de lo que somos y de las proyecciones futuras conjugadas con nuestra propia historia.
Para poder comprendernos y comprender hacia dónde vamos? Quienes somos ? que podemos esperar?... partiremos de un análisis sobre nuestro origen polirracial propuesto por los paleontólogos Paúl Rivet, Méndez correa, Montandon, Heyerdahl Imbelloni ... etc. quines están de acuerdo aún que no con exactitud, que la antigüedad de nuestros primeros pobladores oscila entre 15 y 40 mil años.
Además, parece ser que ha habido cuatro corrientes prehispánicas de población.
1: Corriente de tipo australoide: Procedente del norte de Asia, llegó por el estrecho de Bering durante el paleolítico superior. Su cultura era muy rudimentaria; su economía se basaba en la caza, en la pesca y en la recolección de frutos. No hay conocimiento de agricultura.
2: Llegó en el mesolítico a través de la cadena formada por las islas Aleutanas. Eran grupos de baja estatura procedentes también del norte de Asia y especializados en la vida marina, que constituía su fuente de alimentación.
3: En el neolítico, por vía marítima otra corriente procedente del sudeste de Asia, probablemente de Indonesia. Era gente de baja estatura, complexión rechoncha y cabeza cortas típicos rasgos mongoloides difundidos por todo el continente. Cultivaban la tierra, conocían la cerámica y practicaban el pulimento de las piedras.
4: Una cuarta corriente procedía de la polinesia, aunque su origen remoto hay que situarlo en el norte de la India, trajo a las costas sur occidentales de América los elementos de una cultura más desarrollado, que en el transcurso de tres milenios escasos se extendió por la cordillera andina y dio lugar a los grandes centros culturales precolombinas.
Para dejar a la antropología el problemas racial, solamente diremos que a lo largo de la historia de la humanidad se han producido dos fenómenos que definen la configuración racial actual: Uno de diversificación y otro de mezcla. El interés de reflexionar filosóficamente y otro de mezcla reside en el significado errado que se le da con frecuencia, por motivos políticos o prejuicios sociales.
Todos los hombres actuales procedemos de un mismo tipo: “el homo Sapiens”, pero por el fraccionamiento de la humanidad debido a las barreras geológicas y climáticas y la forzosa endogamia, produjeron las diferencias que hoy percibimos en las razas principales: Blanca, amarilla y negra, más un cuarto grupo de razas intermedias.

Las caucasoides o raza blanca, aparecieron inicialmente en Persia y Afganistán y se extendieron a Europa y norte de Africa. Los negroides se difundieron por Africa, Melanesia y Australia. Los Mongoloides o raza amarilla aparecieron inicialmente en el Himalaya, poblaron Asia y se difundieron por el norte al continente Americano.
FUSIONAMIENTO RACIAL Y CULTURAL EN AMÉRICA LATINA
El hombre latinoamericano desciende de tres grupos raciales: amerindios, blancos y negros.
El elemento blanco que llego al continente antes de 1810 estaba conformado por españoles y portugueses. Ambos eran producto de un variado y larga mezcla racial. Sobre el suelo ibérico se habían asentado iberos, celtas, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, visigodos, judíos, árabes, beréberes y gitanos. La última mezcla más importante fue de musulmanes y cristianos durante los siete siglos anteriores al descubrimiento de América.
El elemento negro lo aportaron los esclavos negro africanos que se calcula en unos 10 millones. Uno de los factores que explica el rápido mestizaje es que tanto los españoles, conquistadores como los esclavos, eran varones y no encontraron ningún reparo en mezclarse por venir de un proceso similar.
En la primera mitad del XX, llegaron a Perú, Cuba, Brasil y Guayana, numerosos grupos de raza amarilla provenientes de China y Japón. Con esta corriente inmigratorio se completó la última mezcla de las cuatro razas principales, cuya resultante permitió soñar a José de Vasconcelos con la nueva raza síntesis del universo: la “raza cósmica”.
Entre 1850 y 1930 los países del cono sur incentivaron la inmigración de europeos y llegaron 12 millones de: Españoles, Italianos, polacos, alemanes, judíos, turcos, siriolibaneses, etc...Donde esta inmigración fue masiva, se constituyó un población en su mayoría europea, como es el caso sobre todo de Uruguay y Argentina en la actualidad.
Superación de los Prejuicios raciales
Llamamos prejuicio a la acción de juzgar o valorar una realidad sin tener en cuenta todos los aspectos que intervienen en ella; la idea que uno se forma sobre algo movido por la emotividad o por la opinión de los demás.
El prejuicio racial consiste en infravalorar a priori determinados tipos raciales. Normalmente el blanco infravalora al negro y al amarillo.

Algunos prejuicios inciden en la formación de estereotipos culturales. Poseemos en nuestro medio, por ejemplo, el término “indio”, que encierra. Significados despectivos. Estos estereotipos fomentan muchas veces la hostilidad entre distintos grupos étnicos y sirven en otras ocasiones para camuflar intereses clasistas, económicos o políticos.

Afortunadamente, en nuestra América, por el fenómeno del mestizaje, se han superado en parte las expresiones del racismo extremo; sin embargo, hay rezagos de discriminación, no tanto racial sino etnocultural. P. Ej: A quien llamamos “indio” explotado y despreciado durante la conquista, se ha visto forzado a marginarse para poder sobrevivir; el negro está más integrado a la sociedad, pero desempeña trabajos serviles y lo que es peor, en algunos países del caribe, el multado envidia al blanco y desprecia al negro.
Es por lo tanto, una labor de las instituciones educativas, multiplicar sus esfuerzos para eliminar los prejuicios raciales que entorpecen el desarrollo de nuestro pueblos. Todos somos iguales por origen y estamos llamados a la máxima perfección que nos permite alcanzar el desarrollo de las cualidades personales. Cualquier tipo de discriminación racial, social o cultural es injusta y anticientífica. Demuestra en quienes la practican la existencia de perjuicios que encubren intereses egoístas de grupo o clase.
LA FILOSOFÍA DE LA LIBERACIÓN
La desgracia de nuestras luchas es que no coinciden con nuestras ideologías. El descontento es de aquí y las ideas de allá. ¡Nosotros sólo ponemos la desesperación¡

Manuel Scorza
El hombre latinoamericano toma conciencia a partir de una situación de dependencia. Toma conciencia de que depende de una realidad que no considera suya y que la ha sido impuesta. Se parte así de la conciencia diversificada de esa doble universalidad, la del sujeto y la del objeto. El sujeto se sabe aquí extraño a su objeto, es decir a su realidad y se empeña en hacer suya otra realidad; aquella realidad que por adoptarla libremente o no ser impuesta, puede considerar como propia.
El problema radica que en que no podemos deshacernos de nuestro propio pasado y entonces debemos hablar de una yuxtaposición filosófica que queriendo borrar el pasado no lo consigue, porque como dijera Bolívar, “hemos arado en el mar” o como dice Octavio Paz, “somos los hijos bastardos de una india violada y un bandido español”. Sin embargo, no podemos renegar de nuestra realidad que son los problemas que hemos ido acumulando sin encontrar soluciones.
En la actualidad, al mundo parece no importarle tanto la libertad como la igualdad. Estos proyectos no son contradictorios porque el uno no es posible sin el otro. La reflexión filosófica debe partir desde una específica situación histórica y cultural, condicionada por prácticas de dominación y dependencia, de explotación silenciamiento, de ocultamiento y tergiversación de la realidad misma y la voluntad sintética y eclíptica de nuestro filosofar.

La historia nos ha demostrado que una manera nueva de ver, percibir y criticar la realidad expone nuestra integridad porque lesiona los intereses de los sistemas políticos, económicos y sociales imperantes, pero se hace necesario que nuestra “raza cósmica” nuestroamericanista despierte del letargo en el cual ha estado durante siglos y comience por el estudio de los procesos de constitución de los estado nacionales en la región, porque allí donde se gobierna, hay que atender para gobernar bien...hay que gobernar con el alma de la tierra y no contra ella ni sin ella.
La mayoría de los hombres y mujeres latinoamericanos de alguna manera hemos experimentado los problemas que nos aquejan cotidianamente: (La politiquería, el narcotráfico, el consumismo, el terrorismo, el militarismo etc). También nos damos cuenta que a la sombra de los países mas avanzados se promueven y agudizan estos problemas y que con el bombardeo de los medios de comunicación se adormece la conciencia de la población.
Ante la disyuntiva de la autenticidad y la originalidad del pensar latinoamericano, nos encontramos dos posiciones encontradas entre Augusto Salazar Bondy (peruano), quien afirma que el pensamiento latinoamericano es tributario del pensamiento occidental en sistemas como el liberalismo, el positivismo y el marxismo, lo que se asemeja a un árbol trasplantado y no una planta que surge de la conjunción de factores propicios, por lo cual la filosofía latinoamericana “vive de la tradición europea”.
Según este autor, el problema de nuestra filosofía es la inautenticidad, que se enraiza en nuestra condición de países subdesarrollados y dominados. La superación de la filosofía está íntimamente ligada a la superación del subdesarrollo y la dominación, de tal manera que si puede haber una filosofía auténtica, ha de ser fruto de este cambio histórico trascendental.
Leopoldo Zea (mexicano), afirma que la originalidad sí existe, aún cuando sea en el modo de copiar y que para lograr definitivamente un pensamiento plenamente original, es necesario volver los ojos a nuestra historia, a nuestra tradición, no para repetirla sino para asimilarla y hacer de ella experiencia que por serlo, no tendrá ya que ser repetida. Opina que el desarrollo o superdesarrollo no dará, por consiguiente –a diferencia de cómo piensa Salazar Bondy_ una auténtica filosofía en Latinoamérica, pues aceptar esto equivaldría a seguir dependiendo de las expresiones del hombre occidental.
En este recorrido, nos podemos dar cuenta que los principales problemas son la dependencia, el subdesarrollo, la falta de autenticidad, así como falta de conciencia, que se manifiesta en una sociedad y cultura defectiva, en un pensamiento tributario y en una pasividad que no nos permite darnos cuenta de la realidad que vivimos ya que no sólo somos explotados físicamente sino que también somos manipulados mentalmente bajo múltiples formas de enajenación generadas por una determinada ideología.
4.6.3.1 Los filósofos fundadores (el antipositivismo).
Los mismos pensadores que un día fueron educados bajo el amparo del positivismo, se van a transformar en sus más acérrimos críticos. Pensadores que van a pertenecer a la llamada generación de los “fundadores”, dado que con ellos se establece la filosofía como un quehacer profesional y académico, y cuyos principales representantes son: Alejandro Korn (argentino, Carlos Vaz Ferreira (uruguayo), Enrique Molina (chileno), Alejandro O. Destúa (peruano), José Vasconcelos y Antonio Caso (mexicanos).
Ellos tienen como característica común su rechazo al positivismo, pues lo consideran unilateral, a la vez que se le concibe como un cientificismo que descuida otros ambitos de la vida humana (arte, metafísica, religión, etc.).
En lo fundamental, como observa Salazar Bondy, los fundadores son antinaturalista, con marcadas simpatías idealistas y vitalistas; tienen una clara prefereencia por los conceptos dinámicos y por el pensamiento intuitivo, no rígidamente lógico y en general, son condescendientes con la especulación metafísica.
ACTIVIDADES: Complete desde su punto de vista otras alternativas además de las tres que se le presentan.
Al identificar todas las dificultades y problemas, podemos aventurarnos a presentar algunas alternativas, como las que se presentan a continuación:

  1. Volver a la filosofía de los valores: Un nuevo enfoque de los sagrado, una nueva esperanza en la consecución de la libertad, la igualdad y unidad.




  1. Planeación a mediano y largo plazo de nuestra metas. No podemos caer en planteamientos mediáticos de nuestras aspiraciones, sólo por salir del paso.




  1. Repensar y replantear a cada momento la realidad. No la realidad ajena, eurocentrista, norteamericana, etc. Sino la realidad cotidiana, nuestros problemas, nuestras angustias, etc.




  1. ..............................................




  1. ..............................................




  1. ..............................................


BIBLIOGRAFÍA
“Escobar Valenzuela G., Albarrán Vázquez M. Filosofía, un panorama de su problemática y corriente contemporáneas. México. McGraw Hill. 2000.
“Copleston. J. Historia de la Filosofía. Barcelona. Ed. Ariel, 1996.

  • Biser, E. Nietzche y la destrucción de la conciencia cristiana. Ed. Sigueme, Salamarca. 1974.

  • Flores, O. Jorge Mario. Teoría del conocimiento. CEDEF. México. Universidad Autónoma de Morelos 2001-2002.

  • Medina, N. Ignacio. Teoría del desarrollo latinoamericano. CEDEF. México. Universidad Autónoma de Morelos. 1999-2000.

  • Zea, Leopaldo. Filosofía de la Historia Americana. Fondo de cultura Económica. México, 1987.


ACTIVIDADES
I


    1. Leer los contenidos por grupos.

    2. Señalar los países donde se han desarrollado las corrientes filosóficas.

    3. Señalar la herencia cultural, social y económica de los europeos.

II
Conteste en su cuaderno:



  1. En qué consiste la filosofía de los valores y que valores están en crisis en Nicaragua?

  2. En que se fundamenta el inicio de la reflexión filosófica en América?

  3. Qué podemos aportar desde el campo periodístico al desarrollo de Nicaragua y de América Latina?



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconTema 1 fundamentos y perspectiva histórica de la psicología evolutiva

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconEn la perspectiva de la historia del pensamiento

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconPerfil biográfico. Pensamiento y praxis histórica

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconLa Guerra Cristera, desde la perspectiva de Jorge Gram en

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconAnalizaremos ahora las palabras desde la perspectiva léxico-morfológica

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconLiteratura desde la edad media hasta el boom latinoamericano

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconLunes 15-jueves 18 de marzo de 2004
«memoria traumática» y de ahí seguirá viaje hacia la «memoria antigua», enturbiando la perspectiva histórica cuando llegue el momento...

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconLa diferenciación curricular desde una perspectiva de inclusióN:...

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconStella cadente es un filme de época visto desde una perspectiva rockabilly y sexy”

Conocer, estudiar y comprender el pensamiento latinoamericano desde su perspectiva histórica iconLa teoría del color: La psicología de los colores desde la perspectiva...






© 2015
contactos
l.exam-10.com