MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo






descargar 64.03 Kb.
títuloMÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo
fecha de publicación14.06.2016
tamaño64.03 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
LENGUA CASTELLANA Y COMUNICACIÓN

MÓDULO 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo
En las clases anteriores señalábamos que al leer proponemos sentidos para lo leído según nuestra propia experiencia de mundo. Además, considerábamos que entre el lector y el texto se produce un diálogo, pues, dependiendo de la visión de mundo del lector (sus vivencias, su edad, sus intereses), el texto se abrirá a nuevas interpretaciones que lo enriquezcan con posibles sentidos que ni siquiera el mismo autor imaginó. Sin embargo, es necesario recalcar que para interpretar una obra literaria no basta con señalar, por ejemplo, que nos gustó o no nos gustó porque sí; tampoco basta con decir: “yo creo que este texto muestra una mirada pesimista en torno al amor”, sino que debes ser capaz de demostrar lo que piensas buscando argumentos que apoyen tu punto de vista. Estos argumentos los encuentras en el texto mismo; por ejemplo, indicando aquellos versos, episodios o escenas en que, según tú, el amor es caracterizado de manera pesimista. De este modo, apoyas tu hipótesis con argumentos suficientemente sólidos.

Lo anterior nos lleva a una conclusión: si una interpretación seria debe ser argumentada, se hace necesario un proceso previo de análisis del texto. Como ya sabrás, hay distintas maneras de analizar un texto literario; puedes rastrear figuras, identificar tópicos (veremos más adelante este tema), determinar el género histórico al que pertenece, etc. El análisis o lectura atenta de un texto literario te permitirá proponer con mayor fundamento tus propias interpretaciones acerca de él.

Para que te quede más claro cómo se formulan las hipótesis de interpretación y sus argumentos, te mostramos este proceso a través del siguiente poema:

Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña.

Los he escrito sencillos para que tú los entiendas.

Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan,

un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica...

Y si el amor que los dictó, tú también lo desprecias,

otras soñarán con este amor que no fue para ellas.

Y tal vez verás, Claudia que estos poemas,

(escritos para conquistarte a ti) despiertan

en otras parejas enamoradas que los lean

los besos que en ti no despertó el poeta.

(Cardenal, Ernesto: Antología. Buenos Aires, Ediciones Carlos Lohlé, 1971) 2


En el poema anterior podemos notar que el sujeto se dirige constantemente a un “tú”. Consideraremos a este “tú” como el receptor ideal del poema (ver situación comunicativa, en el Módulo 1), que se llama Claudia, quien no parece demostrar mucho interés por la propuesta amorosa que se le hace ni tampoco por los versos que le han sido dedicados. De la misma manera, podemos ver que en el poema hay un interés por otros posibles receptores de los versos escritos inicialmente para Claudia: “Hispanoamérica”, “otras parejas enamoradas que los lean”. La comparación entre el “tú” y los demás lectores está dada porque serán ellos los que acojan y gusten de la poesía que Claudia no escuchó.

A partir de este breve análisis, tenemos elementos suficientes para proponer algunas hipótesis de lectura, por ejemplo:

- En el poema se aborda el tema del amor no correspondido.
La hipótesis de lectura es la base para una interpretación posible, la cual debe ser fundamentada según los aspectos detectados en el análisis. Por ejemplo, si quisieras sostener la hipótesis sobre el tema del amor no correspondido, puedes argumentar citando los siguientes versos: “pero si a ti no te interesan”, “el amor que los dictó, tú también lo desprecias”, “despiertan / en otras parejas enamoradas que los lean / los besos que en ti no despertó el poeta”. Debes mostrar cómo cada uno de estos versos se refiere a un sentimiento amoroso no compartido por el “tú” apelado en él.

En conclusión, interpretar un texto es formular argumentativamente un sentido para él: la idea es que puedas proponer una hipótesis que corresponda al sentido que le das al texto, luego argumentar con ejemplos textuales que apoyen tu hipótesis y, finalmente, establecer algunas conclusiones que sinteticen tus argumentos y confirmen que tu hipótesis es probable o demostrable a partir de elementos textuales.
Temas de la literatura universal

A lo largo de nuestra historia, los seres humanos hemos buscado dejar por escrito el testimonio de nuestras más íntimas vivencias. Así, la escritura nos ha acompañado desde muy cerca como depósito de inquietudes y reflexiones en torno a los más variados temas, muchos de los cuales ya son considerados universales: la vida, la muerte, el amor, los viajes, el paso del tiempo, etc. Cada época ha experimentado de modo diferente estos temas, de tal forma que la literatura se nos presenta como una instancia de mucho interés para conocer la manera en que distintas épocas abordaron determinados temas. Asimismo, la lectura de obras anteriores a nuestra época, pero que tratan temas vigentes, nos permite entender la permanencia o variación de ciertas ideas o temas en la literatura actual.

Lee los siguientes fragmentos para que comprendas mejor esta idea:

1) “Lo que sé seguramente es que no moriré de enfermedad ni de otra manera alguna. No habría sido preservado ahora de la muerte si no debiese perecer de alguna terrible desgracia. Pero, ¡que mi destino sea el que debe ser!” (Sófocles: Edipo Rey. Buenos Aires, Colección Nogal, 2002).

2) “Cien años que yo viviera, no hablaría de otra cosa. Primero tu padre; que me olía a clavel y lo disfruté tres años escasos. Luego tu hermano. ¿Y es justo y puede ser que una cosa pequeña como una pistola o una navaja pueda acabar con un hombre, que es un toro? No callaría nunca. Pasan los meses y la desesperación me pica en los ojos y hasta en las puntas del pelo…”

(García Lorca, Federico: Bodas de Sangre. Santiago, Editorial Centro Gráfico, 2003).


En ambos fragmentos se habla sobre un mismo tema, la muerte, aunque de manera muy diferente. En el primer fragmento se trata de una visión de la muerte desde una perspectiva pesimista que considera el cumplimiento de un destino anterior a la voluntad. En cambio, en el segundo fragmento, que corresponde a una obra escrita en 1933, se presenta una perspectiva de la muerte sin resignación, como un evento inmerecido.
Lo importante para la PSU, y para la comprensión de textos en general, es que sepas identificar o reconocer en un texto literario qué visión se despliega acerca de alguno de estos grandes temas. En el caso del amor, por ejemplo, puedes encontrar perspectivas negativas en torno al tema, que consideren la relación entre amor y sufrimiento o vinculado a la imposibilidad de ser correspondido. También es posible que en otros textos sea considerado como un sentimiento positivo, agradable, compartido por más de uno. Algunas obras podrían también ver el amor desde una perspectiva idealizada, mientras que otras pueden tratarlo como una emoción ligada al cuerpo y a la sensualidad. Lo mismo sucede con el viaje, tema que puede ser entendido en tanto desplazamiento físico, pero además en cuanto proceso de transformación de un sujeto a partir de sus experiencias.
Los tópicos literarios

¿Te ha pasado que, cuando alguien te dice alguna frase u oración, tienes la sensación de haberla escuchado antes, aunque no sabes dónde? Por ejemplo, cuando una persona mayor te dice “en mis tiempos todo era distinto, era mejor, no como ahora”, ¿no te parece algo ya muy escuchado? Esta sensación se relaciona con los tópicos literarios, que son ciertos temas o formas de ver un tema que se han fijado y mantenido a lo largo de la tradición, aunque se retoman de manera distinta.
De hecho, el mismo ejemplo que te damos de la persona mayor, corresponde al tópico de la Edad de Oro, referido a la añoranza de un tiempo mejor que se considera perdido en el pasado.

Como se trata de una inquietud humana constante, es muy probable que no hayan sido tus padres o abuelos los primeros en decirlo, sino que ellos simplemente hayan repetido un tópico presente ya en obras literarias de la Antigüedad y el Renacimiento.

Si pensamos en todos los enunciados que puedan haber llegado a convertirse en “lugares comunes”, la lista de tópicos podría ser interminable. Sin embargo, para rendir la PSU solamente necesitas conocer algunos de ellos, que son los que se han mantenido establemente desde la retórica de la Antigüedad clásica hasta nuestros días. Si bien te daremos los nombres de algunos tópicos en latín, en la prueba se señalará su equivalente en español. Por ejemplo, si la pregunta se refiere al tópico del carpe diem, se hablará de él como “aprovecha el día” o “vive el presente”. Lo interesante será que entiendas a qué se refiere cada tópico, comprendiéndolo y reconociéndolo dentro de un texto.

Algunos de los tópicos que se abordan en la PSU son los siguientes:
Carpe diem: o “aprovecha el día”. La idea central de este tópico se refiere a la necesidad de vivir el presente y disfrutarlo al máximo, antes de que sea demasiado tarde. El carpe diem se retoma, por ejemplo, en muchos comerciales con eslóganes como “vive al límite”, “disfruta cada instante”, “no pierdas un buen momento por un dolor de cabeza”, etc., pues incitan al receptor a la vivencia intensa del instante presente. Así, por ejemplo, se lee el poema de Góngora:

Mientras por competir con tu cabello

Oro bruñido al sol relumbra en vano,

Mientras con menosprecio en medio el llano

Mira tu blanca frente al lilio bello;

Mientras a cada labio, por cogello,

Siguen más ojos que al clavel temprano,

Y mientras triunfa con desdén lozano

Del luciente cristal tu gentil cuello,

Goza cuello, cabello, labio y frente,

Antes que lo que fue en tu edad dorada

Oro, lilio, clavel, cristal luciente,

No sólo en plata o vïola troncada

Se vuelva, más tú y ello juntamente

En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

(http://www.poesia-inter.net/index58.htm)



Si quieres comprender mejor esta idea, te recomendamos la película La Sociedad de los Poetas Muertos, en la que se aborda ampliamente este tópico.
Ubi sunt: o “¿Dónde están?”. Es la pregunta existencial sobre aquellos seres que formaban parte de la vida de un sujeto y que, por algún motivo, ya no están. Podría ser la pregunta por aquellas personas queridas que han muerto y ya no están a nuestro lado. Puede ser también una interrogación por un tiempo pasado o un estado de cosas que se ha perdido. Así se lee en Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique:

"¿Qué se hicieron las damas,

sus tocados, sus vestidos,

sus olores?


¿Qué se hicieron las llamas

de los fuegos encendidos

de amadores?”

(http://www.analitica.com/bitblioteca/jmanrique/coplas.asp)


Locus amoenus: o “Lugar ameno”. Este tópico presenta una visión idealizada del entorno natural, como un lugar en el que se anhela estar y que es muy frecuente en las églogas del Renacimiento. Las características de este tópico señalan un lugar en que hay un árbol con sombra, un arroyuelo, hierba fresca y pajarillos cantando. Así se lee, por ejemplo, en la “Égloga I” de Garcilaso de la Vega:

Corrientes aguas, puras, cristalinas,

árboles que os estáis mirando en ellas,

verde prado, de fresca sombra lleno. (Garcilaso: Obras. Madrid, Espasa-Calpe, 1948. p. 16)


Edad de Oro: como te señalábamos antes, se trata del recuerdo de un tiempo pasado y de la añoranza de una forma de vida que se considera mejor, en comparación con el presente. Habitualmente este tema se asocia a una visión utópica del mundo, en tanto se aspira a un mundo mejor que el que se vive. Así se lee en Utopía de Tomás Moro:

Me alegra que la forma de Estado que para toda la humanidad yo deseo la hayan encontrado los utópicos. Merced al sistema de vida que adoptaron han constituido no solamente la más feliz de las Repúblicas, sino también la más duradera (…). Extirparon de raíz, junto con los demás vicios, todos los gérmenes de ambición y todas las rivalidades, evitando de esta manera el peligro de discordias civiles que causaron la ruina de tantas ciudades. Asegurada la concordia interior, la solidez de sus instituciones, evita que la envidia de los príncipes vecinos turbe y conmueva su Imperio.

(Tomás Moro: Utopía. Madrid, Alianza, 1994)


Memento mori o “recuerdo de la muerte”. Es un tópico asociado a la inquietud humana respecto de la muerte y su cercanía constante. Al recordar que todos somos mortales, se asume la poca importancia de los asuntos terrenales y la igualdad de todos los seres humanos en la muerte. Un ejemplo de ello se observa en el siguiente fragmento de El extranjero (Albert Camus):

Me parecía tener las manos vacías. Pero estaba seguro de mí, seguro de todo, más seguro que él, seguro de mi vida y de esta muerte que iba a llegar. Sí, no tenía más que esto. Pero, por lo menos poseía esta verdad, tanto como ella me poseía a mí.

(Albert Camus: El extranjero. Madrid, Alianza, 1983)


De las armas y las letras: tópico del Renacimiento que exhibe la lucha interna del ser humano entre su pensamiento (las letras) y su capacidad de acción (las armas). Es posible hallar este tópico, por ejemplo, en el soliloquio de Hamlet, en el cual el personaje reflexiona sobre el conflicto entre mantenerse pasivo frente a una situación que lo afecta o iniciar acciones que solucionen su problema. Así se observa en el siguiente fragmento de la obra de Shakespeare:

Así la conciencia hace de todos nosotros unos cobardes; y así los primitivos matices de la resolución desmayan bajo los pálidos toques del pensamiento, y las empresas, de mayores alientos e importancia, por esta consideración, tuercen su curso y dejan de tener nombre de acción.

(William Shakespeare: Hamlet, príncipe de Dinamarca. Madrid, Aguilar, 1951. p. 1363)


Sin duda que uno de los grandes ejemplos de la literatura universal que aborda este tópico es El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes. Ahora, a cuatrocientos años de su publicación, leamos algunos fragmentos de esta obra.


“… él se enfrascó tanto en su lectura [del Amadís de Gaula], que se pasaba las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro de manera que vino a perder el juicio […] y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo […]

En efecto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse caballero andante, e irse por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras y ejercitarse en todo aquello que él había leído que los caballeros andantes se ejercitaban, deshaciendo todo género de agravio, y poniéndose en ocasiones y peligros donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama”.

(Miguel de Cervantes: Don Quijote de la Mancha I. Madrid, Cátedra, 1989. pp. 100 – 101)


Corta las rosas, doncella o “Colligo virgo rosas”: este tópico se refiere a la necesidad de aprovechar la lozanía de la juventud mientras esta etapa de la vida dura, pues en la vejez ya no se disfrutará de la misma manera. Es precisamente en este tópico en el que se basan para persuadir al público los comerciales de cremas antiarrugas, cremas para reafirmar la piel, con eslóganes que hablan de “impedir el paso del tiempo”. A modo de ejemplo, te recomendamos leer el siguiente poema de Sor Juana Inés de la Cruz.

Soneto 95:

ESCOGE ANTES EL MORIR QUE EXPONERTE A LOS ULTRAJES DE LA VEJEZ

Miró Celia una rosa que en el prado

ostentaba feliz la pompa vana

y con afeites de carmín y grana

bañaba alegre el rostro delicado;

y dijo: -Goza, sin temor del Hado,

el curso breve de tu edad lozana,

pues no podrá la muerte mañana


quitarte lo que hubieres hoy gozado;

y aunque llega la muerte presurosa

y tu fragante vida se te aleja,

no sientas el morir tan bella y moza:

mira que la experiencia te aconseja

que es fortuna morirte hermosa

y no ver el ultraje de ser vieja.
(Sor Juana Inés de la Cruz: Selección. Madrid, Editora Nacional, 1978. pp. 181 – 182)


Como te darás cuenta, hay una serie de palabras que tienen un significado ajeno a nuestra realidad, pues se trata de arcaísmos, es decir, elementos lingüísticos cuya forma o significado, o ambos a la vez, resultan anticuados en relación con un momento determinado (D.R.A.E.). Por ello, es necesario revisar un diccionario que te permita identificar aquellas palabras pertenecientes al contexto de producción de una obra para poder entender el sentido que adquieren ellas actualmente.

Vocabulario

0stentaba. Ostentar: Hacer gala de grandeza, lucimiento y boato.

Pompa. Fausto, vanidad y grandeza

Vana. Vano: Arrogante, presuntuoso, envanecido.

Afeites. Cosméticos.

Carmín. 1. Materia de color rojo encendido. 2. Este mismo color. 3. pintalabios.

Grana. […] 3. Excrecencia o agalla pequeña que el quermes forma en la coscoja, y que, exprimida, produce color rojo. 4. Color rojo obtenido de este modo.

Hado. 1. Fuerza desconocida que, según algunos, obra irresistiblemente sobre los dioses, los hombres y los sucesos. 2. Encadenamiento fatal de los sucesos.

Lozana. Lozanía. […] 2. En los hombres y animales, viveza y gallardía nacidas de su vigor y robustez. 3. Orgullo, altivez.

Presurosa. Presuroso. 1. Rápido, ligero, veloz.

Fragante. 1. Que arde o resplandece.

Ultraje. 1. Acción y efecto de ultrajar. 2. Ajamiento, injuria o desprecio.
Algunas de las definiciones de la RAE para reflexionar

Leitmotiv.(Voz al., der. de leiten, guiar, dirigir, y Motiv, motivo).

1. m. Tema musical dominante y recurrente en una composición.

2. m. Motivo central o asunto que se repite, especialmente de una obra literaria o cinematográfica.
Motivo, va.(Del lat. tardío motīvus, relativo al movimiento).

1. adj. Que mueve o tiene eficacia o virtud para mover.

2. m. Causa o razón que mueve para algo.

3. m. En arte, rasgo característico que se repite en una obra o en un conjunto de ellas.

4. m. tema (‖ de una obra literaria).
Tema. (Del lat. thema, y este del gr. θέμα).

1. m. Proposición o texto que se toma por asunto o materia de un discurso.

2. m. Este mismo asunto o materia.

3. m. Asunto general que en su argumento desarrolla una obra literaria. El tema de esta obra son los celos.

4. m. Cada una de las unidades de contenido en que se divide un programa de estudios o de una oposición, o un libro de texto.

5. m. Gram. Cada una de las formas que, en ciertas lenguas, presenta un radical para recibir los morfemas de flexión; p. ej., cab-, cup- y quep- son los temas correspondientes al verbo caber.

6. m. Mús. Trozo pequeño de una composición, con arreglo al cual se desarrolla el resto de ella y, a veces, la composición entera.

7. m. Mús. Principal elemento de una fuga.

8. f. Actitud arbitraria y no razonada en que alguien se obstina contra algo o alguien.

9. f. Idea fija que suelen tener los dementes.
tópico, ca.

(Del gr. τοπικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a determinado lugar.

2. adj. Perteneciente o relativo a la expresión trivial o muy empleada.

3. adj. Med. Dicho de un medicamento o de su modo de aplicación: De uso externo y local. U. t. c. s. m.

4. m. Ret. Expresión vulgar o trivial.

5. m. Ret. Lugar común que la retórica antigua convirtió en fórmulas o clichés fijos y admitidos en esquemas formales o conceptuales de que se sirvieron los escritores con frecuencia. U. m. en pl.
Fuentes: educarchile.cl, mineduc.cl


Cristián Warnken
Jueves 18 de Agosto de 2011
Ellos pueden dar la cara


cristián-warnken.jpg

Me dio gusto ver en la portada de "El Mercurio" de ayer a Camila Vallejo, dirigenta del movimiento estudiantil, y a Hernán Larraín, senador, dándose la mano y mirándose a la cara. Ella representa lo mejor de una izquierda idealista, esa que participó de largas batallas fundamentales para la construcción de Chile; detrás de ella están Lastarria, Gabriela Mistral y hasta un Huidobro poético precandidato a la Presidencia de Chile. En ella palpitan las aspiraciones y sueños de una clase media que valora entrañablemente le educación y la cultura, y que ahora cacerolea todas las noches en la Plaza Ñuñoa. Pero también en ella está la sed de futuro de una nueva generación muy potente e inquieta, que reinventa el mundo en internet, en todos sus formatos y posibilidades, y que baila cueca en las picadas de Avenida Matta. Una generación de mirada limpia, seria, exigente, que detesta la ambigüedad y la mentira. Frente a ella estaba Hernán Larraín, uno de los políticos que respeto y admiro en este país. Representa lo mejor de una derecha decente, hoy un poco desdibujada, impregnada de la pasión por el sentido de la impersonalidad del poder que le legara Portales. No tiene agendas cortas, no está en la farándula del poder, está preocupado de verdad por Chile, tiene un pasado universitario que lo hace sensible a la pregunta por el sentido de la educación. Está perplejo como lo está toda la clase política, pero está honestamente perplejo, no es una pose. También tiene la mirada limpia, también ha sido exigente y pulcro y serio en toda su trayectoria política.

Ahí estaban dos almas de Chile, frente a frente, con la cara descubierta. Sin capuchas ni máscaras de ninguna especie. Porque hoy Chile se ha llenado de encapuchados de toda laya y tipo. Están los más obvios, los encapuchados de la calle y la barricada, los de la violencia explícita y evidente. Pero también están los encapuchados de cuello y corbata, los que engañaron a miles en "La Polar" sin que se les arrugara la cara, los que practican un lucro sui generis que opera hoy en Chile en educación, violando impunemente la ley y haciendo martingalas financieras. Los que viven del endeudamiento inmisericorde de las familias chilenas a través de préstamos de sus bancos usureros. Ellos practican una violencia tan destructiva como la de los encapuchados de la calle. Son los flyters de la usura. Son la desmesura, el colmillo afilado, la hybris que tanto temieron los griegos. Ellos han violentado y maleado el alma de Chile en estas décadas. Ellos nos quieren hacer creer que es legítimo un lucro en educación apoyado por las platas del Estado, o sea de todos nosotros, algo que traiciona la esencia misma del capitalismo. El problema no es el lucro, absolutamente legítimo por lo demás; el problema es querer no sólo lucrar, sino además acceder a los fondos públicos. Qué descaro. Ese tipo de engendros ilógicos es lo que tiene crispados a los jóvenes; esas mentiras, incongruencias, delitos disfrazados de legalidad.

Hay dos Chiles, entonces, que hoy deben conversar. Los dos pueden hablar a rostro descubierto. No cualquiera tiene la autoridad moral y la libertad interior para hacerlo, hoy en Chile. Cuando Hernán Larraín se siente con Camila Vallejo, tiene que sentir que con él está Mario Góngora, gran intelectual de derecha que intuyó hace varias décadas que había un lucro que podía devastar la educación. Era de una derecha que después quedó secuestrada por un fundamentalismo economicista, reductivista y ciego.

Larraín debe sentarse a la mesa, libre de un economicismo que puede llevar a la derecha a la ruina, así como otros radicalismos de signo inverso llevaron a la izquierda a la debacle en los años 70.

El senador y la dirigenta estudiantil pueden, mirándose a la cara, encontrar una salida y dar la cara por Chile. Deben hacerlo, sin máscaras, sin cegueras, sin letra chica y sin piedras, sin pillerías ni barricadas.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconGuía 4º Medio. Eje temático: Literatura. Unidades 5 y 6

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconProceso de organización e interpretación de la información que provee...

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconDe "discurso argumentativo", y hace referencia tanto a la expresión...

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconTalleres de valores Eje temático

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconEje temático de la unidad: Las personas se comunican de maneras diferentes

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconLiteratura es el
«arte que emplea como medio de expresión la palabra hablada o escrita» y, como segunda acepción, conjunto de obras literarias

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconLa lengua es el instrumento por medio del cual los individuos dan...

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconResumen de un texto expositivo-argumentativo (no más de 5 líneas) [2ptos.] Literatura

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconLiteratura, latinoamericana, existencialismo, poesía, precolombina,...

MÓdulo 3º Medio Eje temático: U5 Literatura La interpretación como proceso argumentativo iconUnidad 1: Identificación de los Involucrados como eje de la gestión






© 2015
contactos
l.exam-10.com