Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber)






descargar 30.31 Kb.
títuloCapítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber)
fecha de publicación07.06.2016
tamaño30.31 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
ÍNDICE
NOTAS DE LA TRADUCTORA….……………………………………………………………..
PREFACIO……………………………………………………………………………………………..
ACERCA DE LA AUTORA………………………………………………………………………..
ACERCA DE LA CARÁTULA…………………………………………………………………….
PRÓLOGO…………………………………………………………………………………………….
CAPÍTULO I “ANTES” (Lo que los padres deberían de saber)………
CAPÍTULO II MI PROFESOR, ¡EL SOL!...............................................
CAPÍTULO III AFINANDO……………………………………………………………..
CAPÍTULO IV “TRABAJANDO CON GANAS Y APRENDIENDO CON AVIDEZ”
CAPÍTULO V LEYENDO……………………………………………………………….
CAPÍTULO VI “HABLÁNDOLE AL PAPEL -- ¡libremente!”………………
CAPÍTULO VII DELETREANDO………………………………………………………
CAPÍTULO VIII LECCIÓN “PRINCIPAL” (¿?)…………………………………….
CAPÍTULO IX MATEMÁTICAS……………………………………………………..
CAPÍTULO X ACTUANDO…………………………………………………………..
CAPÍTULO XI IMAGEN: el corazón de la Educación Waldorf……….
CAPÍTULO XII RELATO ORAL………………………………………………………..
CAPÍTULO XIII IDIOMAS……………………………………………………………….

Notas de la Traductora
Else Göttgens cruzó el umbral poco después de haber leído la primera versión de su libro en español, lo cual la alegró mucho. Fue un honor y un placer traducir este libro del inglés al español, y, aunque el contacto con Else fue breve, su claridad y precisión me sorprendieron.
Muchas gracias a Phoenix van Hardenbroek por su paciencia y gentileza en contribuir a la corrección del texto, y a Paola Poli por sus acertados y detallados comentarios y sugerencias.
Algunas personas criticaron el hecho de que el libro no estuviese escrito como un “libro,” sino más bien como si Else estuviese hablando en público. Ella quiso que fuese así y, en la medida de lo posible, he tratado de respetar su forma de comunicar ideas, no tan regida por normas y reglas literarias – lo cual no le resta nada al inmenso valor que ofrece este libro...

Cabe mencionar que algunos juegos o poemas pueden haber perdido algo de su sentido original al haber sido traducidos al español; le ruego al lector que use su creatividad e imaginación para incorporar juegos o poemas usados en países de habla hispana.
Si alguien desea obtener copias físicas de este libro en inglés o en español puede ir a www.waldorfinpractice.com
María del Pilar C. Bastida

Capítulo II
MI PROFESOR, ¡EL SOL!

Y aquí llegan, los pequeños y garbosos principiantes, todos anhelantes:
“¡Vamos a aprender a leer, a escribir, y a hacer números!

…¡y todo esto lo aprenderemos de usted!”
No crean a aquellas personas que dicen que los niños de hoy-en-día son diferentes; que carecen de la facultad de respeto, de reverencia. Esto es simplemente falso. Sin embargo, y especialmente desde que empezó este milenio, el comportamiento que surgía naturalmente de estas facultades ha sido seriamente erosionado (“Toxic Childhood” de Sue Palmer). El sanar (“desintoxicar”) esta condición se ha convertido en una de las nuevas tareas del profesor de primer grado (y reto)…
´La amorosa luz del sol

Ilumina el día para mí…´
Si usted les da un mínimo de oportunidad, ellos la mirarán naturalmente, de forma semiconsciente, como si usted fuera “el sol con la amorosa luz”. Pero para ello, los niños tendrán que experimentar la cualidad de “amorosa luz” que hay detrás de usted.
Para la gente moderna como nosotros, es más fácil decir esto que hacerlo. Cada periódico, cada programa de televisión, y la mayoría de los libros, todos estos nos imbuyen, no tanto con amorosa luz, sino con una oscuridad amenazadora. Así es que tendremos que esforzarnos por dirigirnos hacia esa amorosa luz. Este es un trabajo que probablemente no nos hubiese interesado lograr por nosotros mismos, pero, por el beneficio de los niños que han sido confiados a nuestro cargo, tenemos que hacerlo.
¿Cómo se logra esto?
Recuerde, por ejemplo, lo que experimentó cuando, después de varios días tristes y nublados, súbitamente el sol vuelve a iluminar el mundo con color y lo empieza a calentar a usted por dentro y por fuera.
O recuerde cómo, aquella vez en la que había tocado fondo, alguien llegó repentinamente, puso un ramo de flores sobre su mesa y se dispuso a escucharlo o simplemente a acompañarlo, lo que fuese que usted necesitara en ese momento. Conforme practique el recordar este tipo de memorias, y las vuelva a revivir una y otra vez, dirá este verso mañanero, pero lo dirá con verdadera intención.
Y usted encontrará que los niños le mostrarán reverencia y respeto;
Ellos podrán percibir “la amorosa luz del sol” a través de usted;
Ellos querrán trabajar y aprender;
A través de usted.

****
Notas:


Capítulo III
AFINANDO

Muy bien. Los niños entraron al aula. Llenos de expectativa.
Dijeron el verso de la mañana con reverencia. Bueno, casi todos – poco a poco usted irá descubriendo por qué uno o dos de ellos (casi siempre serán los mismos) no pueden sumergirse en ese estado.
Ahora la clase trabajará y aprenderá…
Entonces, como visitante y mentora, ¿qué es lo que veo en demasiadas clases en las que se me pide que observe?
Hermosa reverencia.

Tranquila expectativa.

Y, después, 20 minutos más tarde: ¡caos!
Hablando primero, gritando después… Entonces, corriendo, pateando, rodando por el suelo. Y todo esto debido a que el profesor está simplemente haciendo lo que pensó que había aprendido en su entrenamiento. En resumen:
¡LA RONDA!”
¿Qué salió mal?
Para poder comprender qué salió mal, miremos primero de qué se trata la “ronda”.
Cualquiera que tenga que hacer algo: digamos, practicar el concierto en violín de Beethoven, o hacer un acto en el trapecio en el circo, sabe sobre el valor de un “calentamiento”. Los músicos harán algunas escalas, ejercicios de dedos. Los trapecistas suavizarán sus extremidades por medio de algunos ejercicios físicos. Lo que ellos hacen es afinar sus instrumentos: ¡su propio cuerpo!
Bueno, en términos generales: la “ronda” está diseñada para ser simplemente eso.
Y, dicho sea de paso, ¿por qué ronda?
De hecho: Muchos de los ejercicios (digamos: cantar, recitar, juegos con los dedos) pueden hacerse mucho mejor detrás de un escritorio, ¡mirando a la profesora!
Si consideramos la “ronda” como un calentamiento, esto podría ayudarnos a determinar mejor nuestra selección de actividades.
Sería bueno incluir regularmente algunos ejercicios que contribuyan a que los niños se hagan más conscientes de sus piernas, de sus pies, etc. Los juegos con los dedos mejorarán su habilidad para la escritura. Podríamos trabajar con dicción o canto para nutrir su sentido del habla. Esto también los ayudaría a escuchar más activamente, pero en este momento deberíamos de estar más bien ocupados “trabajando y aprendiendo”. Incluya también ejercicios de concentración, ¡por favor!
Uno puede pensar en muchos más tipos de ejercicios. Podemos tomar en cuenta los Doce Sentidos como una posible ayuda para escoger y balancear nuestras actividades. He escuchado a algunos colegas decir: “Vamos a despertar los dedos de los pies, vamos a despertar los dedos de las manos, vamos a despertar la voz.” ¡Excelente! Después de esto los niños estarán listos para trabajar bien. No nos olvidemos nunca:
La ronda es un calentamiento – no es un objetivo en sí mismo.
Y aquí yace una de las varias causas del mencionado caos. Frecuentemente le pregunto a un profesor confundido: “¿Por qué estás haciendo estos ejercicios?” Demasiado seguido la respuesta será: “Bueno, ¡eso fue lo que me dijeron que hiciera!”
Usted sabe: Los niños son clarividentes en muchas cosas. Ellos saben, de forma inconsciente, si es que usted está haciendo algo desde su propio conocimiento. Si fuese así; ellos la acompañarán más fácilmente. Si no fuese así; ¡será lo opuesto! (A propósito: este “elegir el trabajo que hacemos de forma consciente – desde nuestro discernimiento” – se aplica a cada aspecto de nuestra enseñanza).
¿Y cuánto tiempo debería de durar la “ronda”?
Dado que no es una lección (o: una lección de canto, más una lección de gimnasia, más una lección de dicción, más una lección de flauta, más una lección de matemáticas – de la forma como lamentablemente y frecuentemente observo), debería de durar menos de media hora. Se debería buscar que los niños se muevan mucho más durante otras partes de la Lección Principal (para leer más sobre esto ver el capítulo VIII en particular).
Ahora, otras indicaciones para un calentamiento alegre, bien formado y efectivo:
Esta es la Primaria, no un Kindergarten. La imitación todavía juega un rol importante hasta el noveno año de vida, pero ya no es la parte principal. De primer grado en adelante, la autoridad es la que toma el papel principal.
Esto significa: Nosotros los profesores ya no haremos más todo el trabajo junto con los niños. En el caso de un ejercicio nuevo, diremos algo acerca de este – con una imagen en la medida de lo posible – y después lo demostraremos. Las primeras veces todavía lo haremos…
…y después, nos retiramos y ¡¡¡los observamos a ellos hacerlo!!!
Desde un costado podremos ver mucho mejor a algunos de los niños que no están haciendo el ejercicio de la forma que podría ayudarlos más adelante.
Posiblemente fue un ejercicio en el que caminaron un cierto ritmo. Dos de los niños no “captan” el ritmo. ¡De manera consistente! Interesantemente, estos niños son generalmente los mismos niños que no fueron capaces de sumergirse en el estado de ánimo necesario cuando dijimos el verso de la mañana. Estos niños suelen necesitar algún tipo de terapia curativa (no tutoría) para vencer estos obstáculos en la esfera de sus capacidades, los que, si no son mencionados, interferirán de forma negativa en varias áreas de sus vidas.
En términos generales, debemos de notar el simple hecho de que cuando observamos cómo es que los niños hacen algo, esto conlleva a que ellos se esfuercen por hacerlo mejor. Interesantemente, podemos fortalecer su motivación aún más cuando les damos a ellos la oportunidad de observarse a sí mismos:
Podríamos pedirles a cinco niños hábiles que hagan el ejercicio en frente de la clase o en el medio de la ronda. Y entonces decirle a los otros niños: “Yo vi a dos niños que no olvidaron nada del poema mientras se movían. ¡Levanten la mano los que vieron quiénes eran!” Usted se dará cuenta de que la clase entera lo hace mejor cuando, después de esto, hacen el ejercicio otra vez. Incluso, el hacer un ejercicio tomando turnos con algunos grupos dará mejores resultados que el hacerlo una y otra vez con toda la clase.
He escuchado a personas decir que en el primer grado uno no debería de hacer que los niños reciten un poema o hagan algún ejercicio por sí solos. Pero yo he encontrado, en especial con algunos de los niños coléricos, que ellos se sienten profundamente satisfechos cuando tienen la oportunidad de ofrecerse a hacer justamente eso. Pienso que no deberían de ser forzados, pero, ¿por qué no permitirlo conscientemente en algunos casos?
Lo más importante de todo: empezamos el día con un calentamiento, no con algo que nos aburre. Si los niños esperan este comienzo con entusiasmo, están excitados porque logran hacer algo ahora que no podían hacer la semana pasada, están sonrosados y se sienten bien cuando toman asiento, entonces ya tenemos un muy buen comienzo para el trabajo del resto del día.
¡UN CALENTAMIENTO EXITOSO!

****

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconCapítulo X: Los Padres Capadocios
«soledad», en el Ponto. Pronta se le juntan discípulos y también su amigo de Atenas, Gregorio Nacianceno. En colaboración con éste...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconEl lugar de la filosofía en la educación. El papel de la filosofía...
«filosofía» y «educación» toma el enunciado titular: «El lugar de la filosofía en la educación»

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconCapítulo 185 La fe acerca de la Humanidad de Cristo
«Jesucristo vino a este mundo para salvar a los pecadores» (1 Tim 1, 15), es necesario mostrar antes de qué manera el género humano...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconMi alma está atrapada en los confines de la desesperación, desesperación...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconLa transposición didáctica Del saber sabio al saber enseñado

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconAntes que nada hemos de lograr que la alegría navideña no sea una...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconCapítulo I: Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconCapítulo 1
«¿Y qué cambia? ¿Qué se siente al estar muerto?». Conocía a más vampiros, pero Willie era el primero al que había tratado antes y...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) iconCapítulo 1
«Acércate a un tío que te ponga y habla con él», le había dicho Holly antes de desaparecer entre el gentío. «Déjale claro que quieres...

Capítulo I “antes” (Lo que los padres deberían de saber) icon¿Has pensado alguna vez que los niños de ahora ya no juegan como...






© 2015
contactos
l.exam-10.com