La lírica desde 1940 a los años 70






descargar 27.49 Kb.
títuloLa lírica desde 1940 a los años 70
fecha de publicación07.06.2016
tamaño27.49 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
LA LÍRICA DESDE 1940 A LOS AÑOS 70

La Guerra Civil Española (1936-1939) supuso una ruptura absolutamente determinante en todos los órdenes de la vida, y la poesía no podía ser menos. Una vez acabada la contienda, el arte resurgió, aunque no pudo evadirse de la situación político-social que vivía España. Así, la conocida como Generación del 36 nace escindida en dos grupos opuestos: la poesía arraigada (de los partidarios del Régimen) y la poesía desarraigada (de los poetas contrarios al Régimen). En los años 50, la lírica se convirtió en un medio de denuncia y en los sesenta inicia un camino de renovación que culminará con la poesía de los “Novísimos”.
POESÍA DEL EXILIO
La mayoría de los poetas españoles marcharon al exilio tras la guerra civil. Sus poesías tratan sobre la evocación del país perdido, el recuerdo de la guerra, el deseo de recuperar el pasado, la experiencia del destierro…
Los más importantes autores de poesía, como Juan Ramón Jiménez y muchos del 27 fueron al exilio. De entre los demás, destacaremos a León Felipe, que compone en Méjico una poesía vehemente e indignada, de aire profético y declamatorio con temas como la España perdida, la defensa de sus ideales republicanos o la realidad de los pueblos americanos.
POESÍA DE LOS AÑOS 40: ARRAIGADA Y DESARRAIGADA

Dámaso Alonso estableció dos tendencias en la poesía de la posguerra:


1. POESÍA ARRAIGADA

2. POESÍA DESARRAIGADA

(= EXISTENCIAL)

Cultivada por los partidarios del Régimen

Cultivada por los poetas que no se sienten ganadores y que ven el mundo como algo caótico y angustioso

Versos y estrofas clásicos

Lenguaje desgarrado y violento

Temas: pasado imperial español, belleza de la tierra, la religión…

Temas: la realidad y la vida cotidiana, la existencia como lucha con el mundo o consigo mismo

Revistas en las que escriben: Escorial, Juventud, Garcilaso

Espadaña

Representantes (Generación del 36):


  • Luis Rosales (poesía amorosa religiosa; destacamos La casa encendida)

  • Leopoldo Panero y Dionisio Ridruejo (poesía religiosa e íntima)

  • Luis Felipe Vivanco (poesía mística)



Representantes:


  • Dámaso Alonso (Hijos de la ira: obra en versículos, de ritmo obsesivo que muestra una angustia marcada por la guerra civil y la segunda guerra mundial)

  • Victoriano Crémer

  • Eugenio de Nora

  • José Hierro

  • Gabriel Celaya

  • Blas de Otero



Aparte de estas dos posturas debemos señalar en esta etapa otras tendencias minoritarias:


  1. Postismo: continuación del Surrealismo (Carlos Edmundo de Ory)

  2. Grupo Cántico: nacido en Córdoba, de estilo sensual y barroco (Ricardo Molina, Pablo García Baena y Juan Bernier).



POESÍA SOCIAL (1950-1964)
La poesía existencialista desemboca en la poesía social: los poetas salen de su angustia interior y contemplan y denuncian lo que ocurre en la calle (marginación, paro, falta de libertad) y exigen la justicia y la paz. Consideran la literatura como una herramienta para luchar por las mejoras sociales.
Su estilo es sencillo y coloquial, porque buscan compartir la poesía con el pueblo, y en el caso de G. Celaya llega incluso a un prosaísmo extremo.
Los autores más representativos son:


  1. Gabriel Celaya: cultiva una poesía de tipo combativo, de carácter narrativo y de estilo sencillo y léxico coloquial (Cantos iberos, Episodios Nacionales).

  2. José Hierro: después de haber escrito una poesía vanguardista en la guerra civil y una poesía de tipo existencial, en Quinta del 42 encuentra ya causas sociales a los problemas humanos.

  3. Blas de Otero: es el gran poeta de la posguerra, cuya obra resume la evolución de la poesía de la posguerra. De tendencia existencial escribe Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia –refundidos y ampliadas en Ancia- una poesía desgarrada, áspera, en la que un Dios lejano calla ante los desconsolados gritos de súplica del poeta y se pregunta por el sentido de la vida y las consecuencias de la posguerra. Este existencialismo adquiere tintes sociales en sus siguientes libros: Pido la paz y la palabra, En castellano, Que trata de España, donde denuncia con expresión sencilla la falta de libertad del franquismo.



POESÍA DE LA GENERACIÓN DEL 50 (POESÍA DE LA EXPERIENCIA)
La Generación del 50 o Generación del medio siglo está compuesta por una serie de autores, un poco más jóvenes que los de la poesía social, que empiezan a publicar en los años 50: Ángel González, José Ángel Valente, Claudio Rodríguez, Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo, Francisco Brines, Carlos Sahagún y Antonio Gamoneda.
Se compone de poetas que, partiendo de la poesía social, proponen y logran hacer una poesía más personal e intimista, iniciando la que se ha dado en llamar poesía de la experiencia. Tienen una profunda preocupación existencial o social, pero huyen de lo patético, de lo exagerado; su desacuerdo con el mundo que les circunda se manifiesta sobre todo a través de un cierto escepticismo. En la forma, mantienen el tono coloquial de los poetas sociales, pero depuran y cuidan mucho más el lenguaje y la expresión.
Veamos los autores más representativos:


  1. Ángel González: alterna los contenidos sociales con los más íntimos, a veces con estilo coloquial y otras conceptista: Áspero mundo, Grado elemental




  1. José Ángel Valente: principal defensor de la “poesía como conocimiento”: su poesía quiere buscar la palabra precisa que desvele la realidad y ayude al descubrimiento del ser. Su poesía es, por eso, sobria y densa a la vez y en ella importa tanto lo que se dice como lo que no se dice (“poesía del silencio”). Un ejemplo de ello es Treinta y siete fragmentos, donde el fragmento implica la idea de que algo falta. Recogerá sus mejores poemas en la antología Punto cero.




  1. Jaime Gil de Biedma: ejerce gran influencia en la generación actual. Principal representante de la “poesía como experiencia”: en sus versos aparece su experiencia con un tono confesional y narrativo, en la cual muestra una agria visión de la burguesía: Compañeros de viaje, Moralidades




  1. Antonio Gamoneda: actitud crítica de la poesía social, expresión de experiencias personales: Descripción de la mentira, Lápidas…




  1. Claudio Rodríguez: poeta capital de nuestros días, premio Nacional de Literatura: Don de la ebriedad (publicado con 19 años) es un impresionante y hermoso libro. Mezcla el surrealismo con el clasicismo formal y la transparencia del paisaje para profundizar en el humanismo solidario. Otros libros: Conjuros, Casi una leyenda…



POESÍA DE LOS “NOVÍSIMOS”

Los nuevos poetas de finales de los sesenta son denominados habitualmente los novísimos porque algunos de ellos aparecen en la antología titulada Nueve novísimos poetas españoles (1970), de José Mª Castellet. Características de estos autores son:


  1. Abundancia de referencias culturales (pintura, música, arquitectura, modernismo de Rubén Darío), debido a la variada formación literaria de estos escritores.

  2. Gusto por lo decadente y exquisito y su afición a ciudades italianas, como Venecia, han hecho que también se les conozca como los venecianos.

  3. Y junto a esta orientación culta de sus poemas, son también frecuentes los motivos propios de la nueva sociedad de consumo, a la que critican: términos anglosajones, referencias a héroes de cine, del deporte, de la canción, de los tebeos…

  4. Su marcado esteticismo explica su interés por el lenguaje que los lleva a la experimentación vanguardista (uso de imágenes extrañas y visionarias de carácter surrealista, escritura automática…), o al barroquismo expresivo e incluso a la reflexión metapoética.


Algunos poetas novísimos, o próximos a este grupo, son Pere Gimferrer, el mejor representante de la poesía “culturalista” que se abre camino en esta nueva estética con su obra Arde el mar y Guillermo Carnero, también calificado de veneciano y culturalista por su esteticismo, que destaca por su obra Dibujo de la muerte. Otros poetas de la misma línea son José María Álvarez, Guillermo Carnero, Juan Luis Panero, Antonio Carvajal, Leopoldo Panero, Luis Alberto de Cuenca y Luis Antonio de Villena.





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa lírica desde 1940 a los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa lírica desde 1940 a los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa poesía lírica desde 1940 a los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa poesía lírica desde 1940 a los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa poesía lírica desde 1940 hasta los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa narrativa desde 1940 hasta los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa narrativa desde 1940 hasta los años 70

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa lírica desde los años 70 a nuestros días

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa lírica desde los años 70 a nuestros díAS

La lírica desde 1940 a los años 70 iconLa poesía lírica desde los años 70 a nuestros díAS






© 2015
contactos
l.exam-10.com