Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa






descargar 43.68 Kb.
títuloTeoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa
fecha de publicación13.03.2016
tamaño43.68 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa

Martín Retamozo

II. Introducción

La relación entre literatura y teoría política no ha sido tan extendida como el vínculo de otras disciplinas sociales con el campo literario. La historia, la psicología (particularmente el psicoanálisis) y la filosofía, por ejemplo, han encontrado mejores modos de relacionarse al punto de producir géneros o sub-géneros como la novela histórica, la poesía épica, la novela psicológica o erigir parte de sus teorizaciones tomando figuras de la literatura (la obvia alusión a Edipo en Freud es ineludible). Las novelas o cuentos políticos, en cambio, si bien relevantes se centran en ficcionar, según las reglas de cada género, acontecimientos políticos y sociales, con cargas de denuncia testimonial o énfasis normativo pero difícilmente puedan considerarse piezas elaboradas de teoría política más allá que en ocasiones ayuden a comprender los procesos histórico-políticos que narran o dinámicas más universales1. En algunos modos de la novela filosófica, la filosofía (sin) política, ha diluido la política en la moral y encontrado en la literatura un lugar desde el cual –la mayoría de las veces con escaso éxito literario- poner en boca de los personajes ciertas disquisiciones filosóficas que incluyen dimensiones políticas. Las excepciones posiblemente sean –cuando no- los diálogos platónicos y los utopistas del Renacimiento (Moro, Campanella, Bacon). Más cercanos en el tiempo podemos citar algunos intentos de imitar el estilo aristotélico o el proyecto de Filosofía para niños (especialmente Mark de Matthew Lipman), cuyos textos cruzan lo literario (novelas) con un evidente fin de reflexión y educación filosófica.

Las mitologías, fundamentalmente griega pero también la romana, proveyeron de figuras como la de Antígona (desde la interpretación de Hegel en la Fenomenología del Espíritu hasta el trabajo de Judith Butler en El grito de Antígona) Sísifo, Saturno, Casandra, Dionisio, Jano y Ulises, entre tantos, para el abuso de los estudios políticos. Mientras que las fábulas también ejercieron su influencia, basta nombrar a Jon Elster y la Zorra y las Uvas. Hamlet sin dudas se lleva los laureles entre las frecuentes evocaciones shakesperianas. La literatura no dejó de ser fuente de inspiración para los estudios políticos, aunque ante su creciente profesionalización –no exenta de burocratización- fue acotando su influencia al suministro de títulos atractivos para el mercado editorial o académico2. No obstante, la literatura sigue siendo un campo fértil no sólo para la extracción de metáforas ilustrativas sino como un terreno en que se pueden clarificar conceptos de la teoría política. En especial para aquellas perspectivas que intentan salir del encorsetamiento positivista que busca precisión en la pobreza del lenguaje y la sofisticación estadística.

Uno de los primeros filósofos políticos que incorporó elementos de la literatura en sus escritos fue Thomas Hobbes. No sólo el título de su obra más conocida recupera una figura Bíblica como elementos condensador del Estado absoluto, sino que ofrece en un breve pasaje, analizado por Leiser Madanes (1993), una mención de la primera novela Don Quijote de la Mancha en la que realiza una lectura desde su propia teoría política. Para Hobbes, el verdadero protagonista de la novela de Cervantes no es el Quijote sino Alonso Quijano, pusilánime lector de novelas de caballería que representa la figura de quien no está apto para el pacto puesto que ha perdido la doble condición humana: el miedo a la muerte y la racionalidad autointeresada.

En parte debido a esta excepcionalidad, pero a la vez sugerencia, es relevante presentar una lectura desde la teoría política de una novela. Se trata de explorar desde la literatura las opciones de renovar lenguajes y conceptos en la teoría política. Paradojas que nos permitimos evocar, este artículo pone en consonancia las posiciones de Ernesto Laclau –y de las teorías posfundacionales- y las narraciones de Mario Vargas Llosa. El primero defensor de las potencialidades del populismo latinoamericano para consolidar una democracia radical, el segundo se cuenta entre los más acérrimos críticos del populismo y defensores del (neo)liberalismo. Sin embargo, tal vez no sea posible encontrar mejor imagen de la teoría política posfundacional (incluida la del populismo como especie) que La Guerra del Fin del Mundo. El presente artículo pretende realizar una lectura de la novela de Vargas Llosa a partir de un conjunto de categorías posfundacionales, a la vez que ofrece en la recuperación del elemento literario claves para comprender la potencia de la teoría.

La novela de Vargas Llosa narra la historia del alzamiento de Canudos hacia finales del siglo XIX en Brasil protagonizado por sectores pobres y liderados por “El Consejero”. Esta experiencia se ha convertido en una referencia frecuente para evocar levantamientos político-religiosos en América Latina en el siglo XIX. No podemos pasar por alto que el propio Laclau hace referencia a la revuelta de los Canudos en varios pasajes de su obra, también Slavoj Zizek.

Es evidente la coherencia de esta situación con el andamiaje teórico posfundacional, (y volveremos sobre ella) pero existen otros pasajes, personajes y figuras que resultan esclarecedores para la teoría política como modo de discutir conceptos como Heterogeneidad, Antagonismo, exterior constitutivo, Significante Amo, significante vacío, discurso y hegemonía, sobre este asunto trata el presente artículo.

II. Hacia Canudos: Experiencia y discurso

Antonio Vicente Mendes Maciel (nombre real del Consejero), protagonista de la novela de Vargas Llosa peregrina por el Nordeste de Brasil. Las visitas repetidas a los pueblos polvorientos y calurosos, construyen un tiempo cíclico (la figura de Cronos) en el que las palabras y la figura del predicador se incorporan al acervo cultural de los habitantes de esos desolados parajes, produciendo una memoria particular en torno a este personaje. Inicialmente, la actividad del Consejero se concentra en promover aspectos religiosos en su itinerante trajinar por los poblados: reza (a veces credos conocidos y autorizados por la Iglesia como el padrenuestro o el avemaría, otras veces oraciones de los que no se tienen registros). El caminante emite sus consejos, sermonea, reprende los actos impíos, reza por los enfermos y desvalidos, y continúa su camino con un reducido séquito de peregrinos que se le suman y se le restan casi con la misma facilidad. Año tras año, se nos narra, Antonio Vicente Mendes Maciel visita los poblados que, admirados por la condición humana y divina del caminante, lentamente siguen sus consejos sobre cómo conducirse, honrar al Señor y alejar al Demonio. Tres elementos podemos rescatar en términos analíticos de esta primera etapa: La irrupción del Consejero, el discurso y las condiciones de recepción.

La figura del peregrino es conocida entre los habitantes de los pueblos pobres del Nordeste de Brasil, su ascetismo, su laboriosidad proverbial y sus consejos piadosos configuran un lugar de enunciación particular, otorgan cierta legitimidad por los sentidos comunes que moviliza y sientan bases para un liderazgo carismático. Los elementos del discurso son conocidos por los pobladores, versan sobre el cuidado terrenales de los altares, iglesias y cementerios, y fundamentalmente el cuidado del alma, pero también abordan asuntos existenciales (la muerte, el dolor, el fin del mundo, el sufrimiento). Las intervenciones producidas por la aparición del itinerante (tanto en sus consejos como en sus prácticas ascéticas) son recepcionadas y decodificados –convertido en sentido- desde imaginarios tradicionales y religiosos, de allí se comprende en parte su efectividad. Las acciones que producen se inscriben en la labor comunitaria ligada al mantenimiento y refacción de centros ceremoniales y una ética cuasi estoica. En un sentido claramente no-político.

Sin embargo, las condiciones materiales de recepción del discurso cambian con “la sequía de 1877, en los meses de hambruna y epidemias que mataron a la mitad de hombres y animales de la región” (p.35). Este aspecto natural-climatológico fue convergente con otro proceso, esta vez político, el tránsito del Imperio a la República. En 1888 la todavía Monarquía abolió la esclavitud, un cambio en el marco jurídico con implicancias directas en la reestructuración de las relaciones sociales. Al año siguiente es declarado el fin del Imperio y el comienzo de la República, y con ella la separación de la Iglesia del Estado y instauración del matrimonio civil. Esta medida, al ser conocida por el Consejero motivó su primera intervención eminentemente política: esa disposición impía fue promovida –dijo- por protestantes y masones. Así, se estableció la identificación de un enemigo y la encarnación de ese Otro-demoníaco, a la par se produjo una contradicción entre la ley divina y la ley humana (al modo de Antígona). Son significativas dos políticas que sublevan a la comunidad: la imposición del sistema métrico decimal y el censo. El reemplazo del palmo y la vara por el centímetro y el metro supone una nueva manera de mensurar la realidad material. La instrumentación del Censo, implica por su parte la aparición de la estadística, aquella “ciencia del Estado”, según Foucault, un modo nuevo de poder pastoral desde el Estado (Foucault, 2007: 203). El significado otorgado al Censo por parte del Consejero ubicó a esta política estatal como un instrumento de la República para restaurar la esclavitud e imponer un régimen impositivo expoliatorio. Con esto se activaron dos “temores” y se ordenó el descontento. Estamos en presencia de lo que la teoría política definió como un momento de dislocación del orden social pero también ante la situación que las “demandas” de la plebs no habían sido formuladas como tal. La intervención del discurso es en la novela mucho más precisa y radical de lo que la teoría del populismo parece suponer3. El discurso produce la demanda al proveer un espacio de representación y no sólo articula demandas pre-establecidas. El discurso ofrece un cierre ideológico y aportas sentidos para construir la significación.4

En términos teóricos podemos leer el proceso de dislocación: Las condiciones materiales de (re)producción de la vida han cambiado tanto por el fin de la esclavitud como por las sequías. La liberación de esclavos produjo un nuevo heterogéneo. Lo que había sido incorporado al sistema desde el lugar de la subalternidad y allí constituido como parte del orden coonial-esclavista adquiere un nuevo no-lugar, que se resiste a la incorporación. Las relaciones sociales trastocadas (des-sedimentadas) pierden un principio ordenador y no se suministra una nueva hegemonía que reordene eficazmente lo dislocado. Vinculado a lo anterior, las nuevas instituciones republicanas que se imponen a una trama de relaciones sociales heterogénea ponen en jaque ciertos imaginarios colectivos y tensiona la necesariedad de algunos parámetros de organización social. Esa intervención de la República no logra dominar los sentidos subalternos. La dislocación opera en dos terrenos en los que se originó la teoría de la hegemonía en el marxismo (Laclau y Mouffe, 1987). El primero originado por un cambio abrupto en la estructuración del orden social, es decir por una transformación histórica que disloca las posiciones sociales establecidas (liberando a los esclavos). Esta apertura se conjuga con el segundo proceso y es la ausencia de una hegemonía más o menos consolidada que provea nuevos sentidos a la situación de manera tal de suturar esa estructura (siempre fallida). Allí, en esa falla, el Consejero proveyó claves de inteligibilidad para el nuevo tiempo político cuando dijo que “el Anticristo estaba en el mundo y se llamaba República” (p.42), remitiendo a sentidos comunes extendidos en la población, y ordenó quemar los edictos que comunicaban las nuevas leyes. Según Laclau, esta decisión de equiparar a la República con el Mal fue aceptada por la gente “porque era el único discurso que se ocupaba de sus penurias” (Laclau 2003: 89) a la vez que no entraba en contradicción con sus creencias. Uno de los personajes refiere que el Consejero “les decía cosas que podían entender, verdades en las que podían creer” (p.36). Estas condiciones de recepción son invocadas por la teoría, dice Laclau en otro texto:

(…) no significa desde luego que todo discurso que se presente como encarnación de la plenitud habrá de ser aceptado. Su aceptación depende de la credibilidad y esta credibilidad no le será acordada si sus propuestas chocan con los principios básicos que informal la organización de un grupo” (Laclau, 2000: 82)

La centralidad de las condiciones de recepción en el proceso de interpelación, herencia del planteo althusseriano, es uno de los asuntos no resueltos completamente por una teoría que prestó mucha más atención al discurso que a sus condiciones de producción y de reconocimiento. Emilio de Ipola apoyado en los aportes de Eliseo Verón reparó tempranamente que la teoría de Laclau no atendía con la suficiente precisión a las condiciones de recepción del discurso (de Ipola, 1981). El efecto interpelante del discurso del Consejero se explica por la historicidad de la conformación de las subjetividades colectivas y los sentidos y prácticas que constituyen la cultura de un colectivo. No hay otra forma de acceder a estos sentidos disponibles si no es a través de un exahustivo estudio socio-histórico que admita la complejidad y discontinuidad del campo cultural, a la vez que estudie los modos en que los sentidos se producen, se reproducen y articulan en la subjetividad colectiva.

III. Sujeto: Guerra y política

La operación discursiva implica una decisión que es a la vez articulación y creación, no surge de la nada pero tampoco está dominada por las condiciones estructurales (la estructura es por definición descentrada e indescidible) ni sometida a sus condiciones de recepción en tanto también disputa los modos de su propia receptividad. Decisión, acción y discurso son conceptos claves tanto para la estructura de la novela como para la teoría política, en particular si pensamos la configuración de un sujeto político. Aquí podemos hablar del sujeto según la máxima del posestructuralismo “El sujeto no es otra cosa que la distancia entre la estructura indescidible y la decisión” (Laclau, 2000:52). La intervención del Consejero instala condiciones para la emergencia de ese sujeto fundador de Canudos, ayuda a pensar la paradoja de la decisión donde el colectivo se ve obligado a actuar sin que su subjetividad esté constituida plenamiente (Laclau 1998:115).

El acto es fundacional, es la decisión de instituir un otro-enemigo como algo específico de lo político según la célebre formula schmittiana (Schmitt, 1998). La producción del hostis, de ese enemigo radical, el mal absoluto se produce allí cuando se politiza una resolución del orden de la política-administración que resolvía instaurar un derecho civil y una disposición tributaria. Y se lo hace desde sentidos religiosos. Más allá de Schmitt, la relación se volvió política (no todo es político pero todo es politizable, Arditi) en tanto en y desde el campo religioso se instauró un enemigo. La consecuencia fue un estado de rebelión ante la ley de los hombres en nombre de la ley de Dios y la producción el antagonismo en un sentido fuerte

Pero en el caso del antagonismo nos encontramos con una situación diferente: la presencia del «Otro» me impide ser totalmente yo mismo. La relación no surge de identidades plenas, sino de la imposibilidad de constitución de las mismas! La presencia del Otro no es una imposibilidad lógica, ya que existe —es decir, no es una contradicción; pero tampoco es subsumible como momento diferencial positivo en una cadena causal, ya que en ese caso la relación estaría dada por lo que cada fuerza es, y no habría negación de ese ser (Laclau y Mouffe, 2004:168)

La identidad el otro “el ser-República” (escisión de la Iglesia, impuestos, estadísticas) impide el ser de la comunidad construida en torno a valores religiosos que se ven trastocados. La sola presencia del otro-República amenaza la identidad y genera condiciones para el conflicto. Pero el conflicto no emerge sin la intervención política que inscribe el acontecimiento o relación social en un discurso y produce un sentido. Mientras que los discursos del Consejero previos a la irrupción de la hambruna y la República, originaban acciones religioso-comunitarias, el nuevo contexto genera condiciones para una acción política plasmada, inicialmente en la desobediencia, en un estado de rebelión incipiente5. Si en la primera etapa las tareas eran dedicarse a cultivar el alma y los edificios sacros para ganar el Cielo, en la segunda etapa la tarea es la defensa del Consejero (y a través de él de la comunidad) frente a las autoridades políticas y militares lo que permitirá ganar el Cielo. “Ellos saben por qué pelean –dice el Coronel Moreira César- y eso lo hace bravos, a veces heroicos” (p.227). Aquí entra a jugar otra dimensión diferente al problema del sujeto que abordábamos con anterioridad y es la cuestión de la comunidad. La República ataca al modo de ser de la comunidad, en la lucha se moviliza la promesa de plenitud que más que en la tierra se ubica en el terreno celestial.

La radicalidad del otro mantiene la fuerza del antagonismo, la idea de una comunidad religiosa que no encuentra espacio dialógico con la otra parte. El principio ordenador vuelve a ubicarse en lo trascendente, Dios y el Buen Jesús han dictado normas que los hombres deben respetar. La comunidad se legitima en un principio trascendente, religioso, el que se coloca por fuera del espacio de lo contingente. Autores como Lefort, han identificado esto como un rasgo de los sistemas totalitarios, en los que no se puede cuestionar la ley. Ahora bien, si dirigimos la mirada “desde” el nuevo orden republicano, Canudos es la emergencia de lo Real, aquello que impide el cierre plano del nuevo ordenamiento, nuevamente el antagonismo como aquello que imposibilita la plenitud.

La comunidad de Canudos no podía admitir las leyes de la República. La sola presencia del Otro-República jaquea y constituye a la identidad de Canudos. Esta tesión no es sólo simbólica, sino que se materializa en la lucha por el ejercicio de la soberanía territorial. No hace falta mucha imaginación para evocar la idea de un exterior radical constitutivo como modo de interpretar la función de la República para Canudos (condición de posibilidad e imposibilidad del cierre simbólico). A su vez, la configuración de la comunidad tensiona la autonomía y la heteronomía de un modo que vas más allá de la teoría. En efecto, más que oscilar entre los extremos de lo autónomo y lo heterónomo se produce una subversión de los principios. Por un lado Canudos se convierte en una experiencia de “Zona Temporalmente Autónoma” para utilizar la expresión de Hakim Bey, en tanto se sustrae al dominio del Estado brasileño. Por otro lado, el principio ordenador es heterónomo-trascendente, Dios interpretado por el discurso del Conselheiro, que dicta la norma.

Sobre la Heterogeneidad

Las condiciones materiales (signadas por las consecuencias de las sequías y las epidemias) y la interpelación simbólica del discurso (palabras y acciones) del Consejero atrajeron a una pluralidad de personas. Aquellas que sin mediar orden expresa fueron constituyendo una desordenada defensa circular en torno al líder y repelieron los esfuerzos de la policía por aprender al revoltoso que osaba desacatar las ordenes de la República. En términos teóricos es importante atender a la conformación de ese colectivo compuesto por los “marcados” (Derrida)6, los pobres, María –violada (marcada) por cuarta vez-, un esclavo asesino de su ama -Joao Grande-. La mujer y el negro, dos de los términos marcados, son centrales en la conformación de esa comunidad político-religiosa. Esta situación de negatividad y radicalidad, la subversión del orden burgués, es la que atrae a Galileo Gall, un personaje de inspiración bakuniana, que identifica en esta especia de lumpen-proletariado criollo la reserva de las energías revolucionarias7. La composición de la comunidad de víctimas de la totalidad vigente –para usar la expresión de Enrique Dussel- evoca la idea de exclusión que propuso Emmanuel Levinas y nos conduce por otro sendero a lo religioso y la tradición en la novela más allá de la evidente presencia de la función del Consejero. Autores como Leopoldo Bernucci (2009) y Marie-Madeleine Gladieu (2010) han trabajado profusamente las figuras bíblicas y la intertextualidad en la obra de Vargas Llosa, no obstante hay una dimensión que quisiéramos rescatar ligado a lo político-religioso en la conceptualización del Otro-negado. Dussel recuerda que la tradición bíblica obliga a pensar en la justicia del huérfano, la viuda y el pobre, como figuras del excluido, y ellos son redimidos en Canudos. Ahora bien, más que una articulación de demandas que responden a la lógica de la equivalencia (como propone la teoría), encontramos, la posibilidad de construir una identidad radical que a partir del discurso ordena simbólicamente el campo y produce una comunidad de los heterogéneo. Lo que se articulan no son demandas preestablecidas sino posiciones que se encontraban en situación de subalternidad (o exterioridad) lo que prima es una lógica del reconocimiento a partir de la superficie especular que ofrece el Consejero como cierre ideológico.

No sólo lo subalterno se convertía en oprimido en el marco simbólico que ofrecía Canudos, sino también lo heterogéneo tiene un lugar, un modo de inclusión y por lo tanto subversión de la heterogeneidad. Las metáforas de esta situación vienen de la mano del León de Natumba deforme y de gran cabeza, los habitantes del Circo: el Enano, la Barbuda y el Idiota y los criminales como Joao Abade (ex Joao Satán), redimidos desde su participación en la comunidad. Los cirqueros –específicamente el Enano- sin embargo no se incorporaran plenamente a Canudos y mantienen su resabio de heterogeneidad radical, un exceso no asimilable que Zizek refirió con la fórmula lacaniana del caput mortem. Si el Alonso Quijano, para Hobbes no estaba preparado para el pacto porque había perdido el miedo a la muerte, el Enano no puede incorporarse a la comunidad precisamente por mantener ese miedo8.

Los yagunzos de Canudos, no sólo han perdido es miedo a la muerte violenta, sino encuentran en ese acto la posibilidad de la salvación, la emancipación y la felicidad (la moral de inmolación). El análisis del discurso religioso y de los fundamentalismos ha reservado un capítulo al estudio de los comandos suicidas que son movidos no tanto por un deber moral sino por la búsqueda de trascendentalidad. El mito que los moviliza articula la voluntad colectiva – Sorel ya había reparado en esto- e instala condiciones para la acción beligerante9. Mito y promesa funcionan como catalizadores para un colectivo cuyo único futuro posible, hasta la irrupción del Consejero, estaba ligado a las penurias y a la muerte desdichada. La construcción de los habitantes de Canudos, seres sufrientes, subalternos, violentos y violentados, criminales redimidos, enamorados, produce un campo factible empatía en el lector que es contraria a la posición de Vargas Llosa que en una entrevista equiparó Canudos al fundamentalismo islámico y a El Consejero con Osama Bin Laden.

  1. El Conselhero: discurso y significantes.

El Consejero es la figura que siendo un particular se eleva al rango de la universalidad. La humanidad y su fragilidad ocupan el lugar de imperfecta representación de la divinidad. Esta operación narrada por Vargas Llosa mantiene la estructura de la teoría política de Laclau al pensar el funcionamiento de la lógica hegemónica primero y del populismo después. La relación de lo particular (la figura del Consejero) con el imposible universal (Dios), mantiene también la lógica del “objeto a” lacaniano. Asimismo evoca la cuestión de la retórica y el misticismo para pensar la política (aspectos reconocibles en el Consjero), asuntos habían sido objeto de Laclau en un libro que precisamente refería esas tres palabras “Misticismo, retórica y política” (2002).

La encarnación divina, la divinidad del Consejero, no puede analizarse como un mero acto de significación. Allí entra en juego una noción quizás poco desarrollada: la investidura afectiva. La elaboración discursiva y la investidura afectiva son aspectos claves en la construcción de colectivos de identificación (Laclau 2005). En efecto, el Consejero provee de un discurso coherente capaz de subsumir cualquier contingencia en una narración necesaria, profética. El uso de las alegorías, las metáforas y demás tropos de la retórica proveen de significantes lo suficientemente vacíos para interpretar el proceso histórico por el que atraviesa Canudos. Pero esto no es suficiente para comprender la formación del colectivo, la identifiación como un acto político que no puede prescindir de lo emotivo. Vargas Llosa dedica notables pasajes a recrear la atmósfera emocional de los personajes que “sienten” al Conselheiro. Es allí donde el componente afectivo-emotivo ayuda a comprender la intensidad de un vínculo que repulsa cualquier intento formal de análisis. Algo que para el autor de la novela es un síntoma de la irracionalidad ilumina un aspecto constitutivo de las identidades colectivas. Los yagunzos lloran, tiemblan y se emocionan en torno a la figura del Consejero que es investida al punto de ser elevado a la dignidad de la Cosa.

El discurso profético conlleva una inherente promesa de plenitud que es presentada como el reverso de la situación dada, como una reversión positiva de la falta (la pobreza, la miseria, el dolor, la fealdad, el sufrimiento). La posibilidad de acceder a un estado negado en la Tierra funciona como horizonte de sentido para los alzados. No obstante, lejos de provocar una “cristiana resignación” las mismas profecías imponen asumir una tarea terrenal. La construcción del templo y la defensa de Canudo de los ataques del Can-República es la metáfora del intento de llenado imposible, la imagen de una tragedia que no puede escapar a su fin y aún así exige la realización del intento. Aún así, el proyecto Canudos como plenitud imposible basado en los consejos del Conselheiro y en una ética cristiana de hermandad igualitaria generan la posibilidad de un nuevo orden simbólico (lo heterogéneo se homogeiniza al entrar a la comunidad, es el Beatito el encargado de tomar el juramento, hacer un derramamiento de sangre a modo de ofrenda, como un acto bautismal de ingreso a la comunidad, al Reino de Dios. La identidad colectiva entonces es por un lado cerrada por un principio de demarcación fuerte (Nosotros contra Ellos que son siervos de Satanás) pero por otro lado se puede procesar la diferencia mediante un acto de decisión (en ese sentido no es una identidad esencialista). La hegemonía producida por el discurso del Conselheiro hace coincidir dos instancias: la identidad colectiva político-religiosa y la identidad de la sociedad-comunidad. Los límites son los mismos, por lo tanto al interior de la comunidad no hay posibilidad de pluralidades (religioso-político-ética). Esto se opone a un principio democrático en el que se admiten múltiples identidades y proyectos de plenitud que disputan en la arena política. En efecto, lo que produce Canudos es una aniquilación de la política y con ello de la diferencia entre lo político y la política, fundamental en un ordenamiento democrático. No hay lugar allí para la hegemonía como categoría que ayuda a comprender el funcionamiento de la política, pero hay una lógica hegemónica operando al nivel de la conformación de las identidades sociales y de la comunidad. La experiencia de Canudos tensiona al concepto de hegemonía y muestra las especificidades como concepto. También la relación entre myto e imaginario encuentra en la novela un desarrollo particular, pero creo que se terminó el tiempo.

1 Aristóteles lo argumentó en su momento: “La distinción entre el historiador y el poeta no consiste en que uno escriba en prosa y el otro en verso (…). La diferencia reside en que uno relata lo que ha sucedido, y el otro lo que podría haber acontecido. De aquí que la poesía sea más filosófica y de mayor dignidad que la historia, puesto que sus afirmaciones son más bien del tipo de las universales, mientras que las de la historia son particulares. Por proposiciones universales hay que entender la clase de afirmaciones y actos que cierto tipo de personas dirán o harán en una situación dada, y tal es el fin de la poesía, aunque ésta fija nombres propios a los caracteres” (Poética 1451b 1-10)

2 La obra de Eduardo Rinsesi, Política y Tragedia (CITAR) es una honrosa excepción que ubica a Hamlet entre Maquiavelo y Hobbes.

3 En algunos estudios sobre el chavismo (PEDIR a ANTONIA la CITA)

4 La teoría del proceso político interesada en la formación de movimientos sociales utiliza la idea de “enmarcado” para referirse a estos sentidos que permiten que una situación pueda interpretarse de una manera determinada. CITAR

5 El enfoque del proceso político en el estudio de los movimientos sociales ha hecho especial hincapié en el cambio en la Estructura de Oportunidades Políticas para explicar la emergencia de la acción colectiva. Es indudable que el tránsito del Imperio a la República trastoca las condiciones políticas, incluso la división entre las elites –un rasgo de una EOP expansiva- puede reconocerse en el caso de Canudos con la intervención clandestina del Partido Republicano Progresista suministrando armas a los yagunzos para diezmar el poder de los Autnomistas en el estado de Bahia. La posibilidad de acceder a recursos es relevante en la comprensión de las acciones colectivas, no obstante no necesariamente tienen fuerza explicativa.

6 Pajeú, el caboclo sin nariz, es la condensación de ese ser “marcado”

7 Esta confianza en la heterogeneidad como potencia de cambio puede leerse también en Franz Fanon y actualmente en la obra de Slavoj Zizek.

8 “—Es un hombre que tiene un gran terror a la muerte —murmuró el periodista miope, calzándose de nuevo los lentes—. No es amor a la vida, entiéndame. Su vida ha sido siempre abyecta. Fue vendido de niño a un gitano para que fuera curiosidad de circo, monstruo público. Pero su miedo a la muerte es tan grande, tan fabuloso, que lo ha hecho sobrevivir” (p. 457)


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconMario Vargas Llosa
...

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconMario vargas llosa, El País

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconCon prólogo de Mario Vargas Llosa

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconLa Tia Julia y el Escribidor Mario Vargas Llosa

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconEntrevista con Mario Vargas Llosa-autor

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconMario Vargas Llosa El Pez En El Agua (Memorias)

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconCon el discurso inaugural de Mario Vargas Llosa

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconIi concurso regional escolar de ensayo “mario vargas llosa”

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconCaracterísticas principales de Los Cachorros de Mario Vargas Llosa

Teoría política en La guerra del Fin del Mundo de Mario Vargas Llosa iconNota de prensa el Festival de Poesía distribuye las invitaciones para Mario Vargas Llosa






© 2015
contactos
l.exam-10.com