El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia






descargar 72.34 Kb.
títuloEl nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia
página1/2
fecha de publicación29.01.2016
tamaño72.34 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2
El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia

Es sabido que España no es una nación unida como otras naciones. El mundo sabe que Cataluña quiere ser independiente de España y que el País Vasco también está dividido del resto de España. Podría haber varias razones por las que España tiene una nación dividida, en comparación con los Estados Unidos. Esta es una investigación sobre las razones históricas y políticas detrás de la división, incluyendo los movimientos y organizaciones políticas. También voy a usar referencias literarias para proporcionar evidencia de los sentimientos nacionalistas o regionalistas. Mi enfoque principal será en los siglos XIX y XX, y sigue en las indicaciones del día actual. Sin embargo, voy a comenzar la exploración de los sentimientos originales del nacionalismo y descubriré de donde viene la identidad española. Este estudio social y política concluirá con una idea general de lo que significa ser nacionalista en España, cómo ha cambiado a lo largo de la historia, y cómo el término 'nacionalista' también puede ser usado para describir a alguien que tiene más sentimientos o es más dedicado a su región en lugar de a la nación en su totalidad.

Para comenzar este estudio, necesitamos definir lo que es el nacionalismo. Anthony D. Smith expone en la teoría social del nacionalismo:

"any convincing theory of nationalism must combine three characteristics :

1.     A clear-cut statement of the objectives of the theory, that is, which aspects of the broad group of ‘nationalist phenomena’ are being investigated, with an equally clear-cut definition of terms, which differentiates the phenomena in question from other related ones,

2.       An ‘internal approach which involves a search for the springs of cultural identity and community, and draws on an empathetic understanding of the meanings which the participants endow their attachments and activities,

3.      An ‘external’ approach which sets out from a broad comparative perspective and historical framework within which it locates and classifies the various local and individual manifestations of nationality and nationalism, in order to explain their roles and features (A.D. Smith, 19).”

A partir de estas tres características del nacionalismo, tenemos una mejor comprensión de cómo se crea el sentimiento de nacionalismo. La primera característica que Smith describe es determinar a qué grupo o grupos nacionalistas están investigando y cómo un grupo puede ser comparado con un otro grupo. Esta investigación en particular comienza con el amplio espectro del nacionalismo español para luego comparar y contrastar los nacionalismos regionales, centrándose en el País Vasco y Cataluña. La segunda característica se puede encontrar en España cuando cada región tiene su propia cultura y, a veces, incluso su propia lengua, como en el País Vasco y Cataluña. Es la característica más íntima en la que los ciudadanos dentro de las regiones se identifican como compartir la misma nación; en lugar de incluirse a sí mismos dentro del país en el que viven. La tercera característica puede ser aplicable en España como la información que tiene detrás cada región la cual identifica como su propia nación. Hay muchos motivos en la historia los cuales han ayudado a descubrir por qué hay diferentes sentimientos en la identificación de todos los españoles. Más adelante se profundizará en estás tres características para entender con mayor claridad las relaciones en España.

Otra manera de definir el nacionalismo es a través de los nacionalismos étnicos y cívicos. El historiador Meinecke, determina que: "between ‘cultural nations’ [are] based on ‘some jointly experiences cultural heritage’, and ‘political nations’ [are] based on the ‘unifying force of a common political history and constitution’ ( Muro, 10).” Esto va a ser una definición clave del nacionalismo durante en análisis de España porque la mayoría de los diferentes problemas no es sólo sentirse dentro de las regiones en vez de la nación, sino también la inmensa distancia entre los partidos políticos, ya que se disocian con fuerza desde la Guerra Civil, que creó una gran división entre la gente española.

Para comprender mejor el nacionalismo español contemporáneo, debemos comenzar con una mirada a la historia de España. Hay dos eventos principales que dieron origen a los ideales y sentimientos de la nación española. Desde los reinos de Castilla y Aragón los cuales estaban unidos por los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, así como la Reconquista en 1492. Esta fusión creó la España que conocemos hoy e inició lo que significaba ser una parte de la nación de España (Motyl). Aun así, España no se unificó en ese momento. Los cinco reinos hispánicos de Castilla y León, Aragón, Navarra, Baleares continuaron rigiéndose de forma independiente el uno del otro. Había una falta de unidad entre los reinos, a pesar de que estaban unidos bajo una sola corona oficialmente. No fue hasta "after the victory of the new Spanish Bourbon dynasty in the Succession War of the early eighteenth century" que apareció ese sentido de unidad entre la gente (Payne, 15). Para descubrir más sobre la división dentro de España, tenemos que profundizar más en la historia de cada región. Algunos de los cuales serán cubiertos más adelante en este estudio con el fin de explicar por qué la división sigue existiendo hoy en día.

El primer evento que provocó el sentimiento del nacionalismo español, y lo que el nacionalismo español es hoy en día, fue la rebelión el Dos de Mayo en 1808, durante la invasión francesa (Martín). Durante este tiempo, Napoleón Bonaparte había invadido España y tomado el control del país en sólo unos pocos meses. Los madrileños comenzaron a reunirse a las afueras del palacio en un intento de detener a los franceses de la extracción de los miembros de la familia real. Una escaramuza estalló y los franceses comenzaron a matar a tiros a los rebeldes en la plaza y esto causó la rebelión que se extendiera por toda la ciudad. Los franceses finalmente obtuvieron el control de los rebeldes españoles, pero no sin la creación y la destrucción de unos pocos héroes y heroínas. Esto también llevó a más rebeliones en todo el país. Es muy fácil entender cómo el sentimiento del nacionalismo español fue verdaderamente instintivo durante este tiempo. La gente estaba cansada de la opresión y no iban a permitir a los franceses llevarse la Monarquía que representaba y defendía su país, y por ello lucharon. A partir de ese momento, el sentimiento del nacionalismo en España comienza a dividirse en pequeños grupos de discusión y el regionalismo empieza a jugar un papel más importante en los próximos movimientos políticos (Martín).

Saltando adelante unas pocas décadas de la historia española nos permite examinar el periodo crucial en España durante el siglo XIX y la transición hacia el siglo XX. España ha sido conocida por tener una herencia católica muy fuerte, con sus fundadores llamados los católicos y su propagación del catolicismo durante la conquista de las Américas. No es sorprendente que la iglesia se convirtió en uno de los detonantes de la división de la identidad en el siglo XIX. Sabemos que hoy en día la religión se asocia generalmente con el lado más tradicional y central, y a veces conservadora de la política, y que el lado opuesto de la religión en general son el grupo más liberal, e históricamente republicano en España. Durante el siglo XIX hubo un aumento del carlismo, que era un "partido clerical extremo" que se opuso al grupo liberal y anticlerical que apoyaron a la reina Isabel II (Enciclopedia Británica, "carlismo"). Esto dio comienzo a las guerras carlistas que se dieron tres en el transcurso del siglo XIX. Los carlistas estaban del lado del pretendiente, Carlos V, quien era hermano del ex rey Fernando VII. Los liberales fueron en apoyo de la reina regente, María Cristina, en nombre de su pequeña hija Isabel II, quien más tarde se mantendría una monarquía parlamentaria antes de ser exiliada. Estas guerras comenzaron la división entre los racionalistas clericales y liberales anticlericales. Los habitantes de España se vieron obligados a identificarse con uno u otro bando, y la cuestión del nacionalismo se realzó.

La mayor parte de las guerras carlistas (o guerras civiles como estaban) tuvieron lugar en las regiones que tienen el sentimiento más fuerte de nacionalismo regional en el país, como País Vasco, Galicia y Cataluña. La fuerza del partido carlista estaba en el norte, en el País Vasco y Navarra. La mayor parte del apoyo provino a causa de proteger los fueros que estaban en contra del "centralismo liberal" y eran "para el tradicional orden católica representada por el fanatismo religioso de don Carlos y sus carlistas (Viguera," España ")." La razón de este apoyo desde el norte y otras regiones fue que las regiones estaban tratando de proteger a sus estatutos y fueros locales, como se mencionó anteriormente (Conversi, 45). En esencia, las regiones estaban tratando de mantenerse alejadas de un gobierno centralizado con el fin de proteger su independencia dentro de su región y recobrar sus fueros. Ahora sabemos las principales razones de la división entre el pueblo español, la religión y la creencia en la monarquía absoluta o en las reformas liberales.

La inestabilidad continuó en el país, cuando se trató de establecer la primera república en España. Como era de esperar, las regiones como Cataluña fueron un gran apoyo de los ideales republicanos e incluso demasiado entusiastas acerca de ser dada su autonomía, sino que

"the enthusiasm for autonomy and federalism spread too quickly, running out of control. In many provinces, particularly in the south, several cantons declared independence from Madrid [and] in 1874, the Republic fell after another pronunciamiento"(Conversi, 12).

Durante la Primera República, vemos otra guerra civil que es pertinente a las regiones que deseaban llegar a ser completamente independiente de la nación de España. Esto se conoce como la Revolución Cantonal e involucradas regiones como Valencia, Andalucía, Cartagena, Salamanca y Ávila (Pan-Montojo, 96). La Tercera Guerra Carlista también se dio durante este tiempo, pero se limita principalmente al norte, en el País Vasco y terminó allí también debido a la abolición de los fueros (Conversi, 46). Durante este tiempo hubo una extraña unidad surgiendo detrás del movimiento nacional. El sentimiento nacionalista de España se mantiene unida por la religión católica y esta idea "was adopted by all those traditionalist groups opposed to the liberal state, such as the Carlists, the Catholic integrists, and the significant sectors of the Catholic hierarchy (Muro, 14 )." Curiosamente, debido a que los tradicionalistas se mostraron a favor de un Estado descentralizado debido a que los liberales trataban de centralizar el país, hubo un apoyo tradicionalista en Navarra, País Vasco y Cataluña. Así que, aquellos que dijeron que eran nacionalistas fueron los que se identificaron en España como una nación católica, o de una nación que mantiene las regiones autónomas. Este es un sentimiento que cambia dramáticamente después, durante la Guerra Civil en el siglo XX.  

Durante la última parte del siglo XIX, hubo varios eventos que impactaron severamente la actitud de nacionalismo y crearon los primeros grandes movimientos nacionales en País Vasco y Cataluña. Había varios cambios en la política, un auge industrial en el País Vasco y Cataluña, y el final de la España Imperial, conocido como el Desastre de 1898. El Imperio de España terminó después de haber perdido la guerra con los EE.UU. durante la Guerra Hispano-Estadounidense. Perdieron sus pocos territorios de Puerto Rico, Cuba, Filipinas y Guam. Esta pérdida resultó en lo que ahora se llama El desastre de 1898, y que causó un movimiento literario conocido ahora como el Generación del '98, que incluyó escritores como Unamuno y Juan Ramón Jiménez. Era necesario para buscar una nueva definición del carácter nacional en España porque hubo un cambio de enfoque desde el mundo imperial, en la propia península. Esta es la era en la que el nacionalismo y los nacionalismos periféricos se desarrollan fuertemente, según Diego Muro y Alejandro Quiroga. Debido a la pérdida del imperio, España ya tuvo que reorientar sus prioridades para la nación misma. Hubo movimientos regionalistas que sucedieron en lugares como el País Vasco y Cataluña a causa de enormes oleadas industriales que, a su vez, provocaron la migración masiva en esas regiones. Las regiones comenzaron a sentir que eran amenazados sus valores tradicionales y culturales y el auge del nacionalismo o regionalismo se produjo con el fin de proteger a las viejas costumbres (Muro, 16). Ahora que ya no era un imperio, el país y su gente comenzó a reflexionar sobre su identidad en relación de su nación y descubre el "espíritu popular" que había sobrevivido a lo largo de la historia (Serrano, 349). Aquí empezamos a ver la separación y el crecimiento de los partidos nacionalistas en el País Vasco y Cataluña.

En el comienzo del siglo XX  los partidos políticos que representan el nacionalismo regionalista fueron reconocidos oficialmente por el parlamento español. En País Vasco, Sabino Arana creó el Partido Nacionalista Vasco en 1895, pero el partido no fue considerado no radical hasta después de la caída de Primo de Rivera en 1930 (Montero). Arana venía de una familia tradicional y rica de Bilbao y su padre era muy activo en los últimos movimientos carlistas en el siglo XIX. Él fue exiliado antes de regresar después de la guerra. Debido al crecimiento masivo de industrialización que tuvo lugar en el País Vasco, su familia perdió su astillero de propiedad familiar a las factorías navales más grandes. Esto causó a Arana “a identificar al liberalismo con los españoles y a describirlo como algo pecaminoso, mientras que afirmaba la superioridad moral de los vascos (Montero).” Se entiende que Arana no vio el liberalismo como un movimiento progresista que promueve la libertad, sino en cambio, fue una amenaza para las tradiciones y la religión, que eran muy fuertes características del pueblo vasco”. Con la eliminación de los Fueros al final de las Guerras Carlistas se llevaron las viejas tradiciones del País Vasco causando la agresividad inicial que comienza a tener en la región. Arana afirmó que la región había permanecido independiente a través de todas las demás conquistas de España, entre ellos el románico, el gótico y las conquistas musulmanas y esta fue la primera vez en la historia que la región no se le permitía gobernarse a sí misma. Es importante entender que Arana no tenía intenciones separatistas, pero que quería Fueros independientes al mismo tiempo que pertenecer a España. En la siguiente cita se observa cómo define Arana su sentido de nacionalismo:

  la nación no surge por el <> o desarrollo de una

   esencia nacional, sino que es el resultado de un proceso de

   construcción emprendido desde el nacionalismo. La creación de la

  nación supone, más que otra cosa, la construcción de una nueva

  identidad colectiva frente a otra [...] Pero la nueva religión

  nacional no supone la invención de todos los elementos ideológicos

  que la definen, sino la rearticulación con una nueva coherencia de

forma de pensar previamente existentes ... (Montero)

Al principio, no hubo aumento masivo del nacionalismo en el País Vasco porque no era una ideología ampliamente aceptada ya que Arana consideraba a la gente vasca como una raza superior. La formación del partido era la única manera que él podría conseguir su movimiento nacionalista de ser reconocido oficialmente, y así es como el Partido Nacionalista Vasco consiguió empezar.

En Cataluña, el principal partido que lidera el nacionalismo fue la Esquerra Republicana de Cataluña (Izquierda Republicana de Cataluña). Fue creado en el año 1931, durante la Segunda República y se mantuvo en la región de Cataluña desde la República hasta la guerra civil. El partido tiene tres principios: "Izquierda = Justicia Social, República = Compromiso Democrático, Cataluña (Países Catalanes) = Libertad Nacional (Esquerra, 2)." Ellos creían en una economía social que valoraba la industria privada y los servicios públicos. También creían en una democracia que representara a la mayoría con respecto a la minoría y en un gobierno que no discrimine a cualquier humano. Además, querían ser una región de autodeterminación debido a su compartido "territorio, historia, y lengua." Su objetivo era convertirse en "un nuevo estado miembro de la Unión Europea." El partido está radicado en Barcelona y ​​ganó las elecciones regionales después de que el rey se vio obligado a convocar elecciones después de la abdicación del dictador Primo de Rivera. Francesc Maciá fue el primer líder del partido, y Lluís Companys le sucedió después de su muerte. La República catalana se convirtió en la 'Generalitat de Catalunya', una región secular de autodeterminación. Esta partido fue abolido después cuando Franco llegó al poder en 1939, pero fue revivido de nuevo después de la muerte de Franco.

        Junto con el inicio de los movimientos nacionalistas dentro de las regiones durante finales del siglo XIX y el principio del siglo XX, debemos examinar lo que el nacionalismo en su conjunto significa para la gente español durante este momento crucial antes de la Guerra Civil. Los grupos de derecha eran los que "favored the emergence of anew authoritarian, anti-liberal, Catholic, and centralist Spanish nationalism (Muro, 17)." Nacionalismo militar también se convirtió en un movimiento durante este tiempo, lo que hizo que el general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, tomase el control del país a través de un golpe militar en 1923. Él estableció una "monarchist ultra-Catholic idea of the nation, in which religion, the Castilian language, and the common imperial past represented essences of the Spanish people (Muro, 17).” Su intención era la de unir al país, una vez más, y poner fin a los movimientos nacionalistas en el País Vasco y Cataluña. Él quería centralizar el Estado, así como integrar a todas las clases sociales y las identidades regionales bajo la sola idea nacional del nacional-catolicismo (Quiroja, 199). Por supuesto, como la mayoría de las culturas, la gente reaccionaría, esto sólo refuerza y fortalece a los nacionalistas en las regiones. Primo de Rivera fue finalmente expulsado y obligado a abdicar de su poder en el año 1930, lo que condujo a las negociaciones que guiaron el camino hasta la Segunda República.

Uno de los poetas españoles más conocidos, Juan Ramón Jiménez, tiene varios poemas políticos que ayudan a demostrar algunos de los sentimientos en España durante años políticas fundamentales en el siglo XX. Afirmó que había sido su primer poema político, Himno a la bandera tricolor, o "Bandera española," era un himno que Juan Ramón escribió y publicó en el Heraldo de Madrid bajo un nombre anónimo (Villar, 15). Escribió este poema justo después del nacimiento de la segunda república y estaba tan ansioso de su publicación, que ni siquiera se molestó en que lo editaran, como hacía normalmente. Los tres colores de la bandera republicana representan la libertad, la igualdad y la fraternidad. En el poema, Juan Ramón utiliza la alegoría e identifica las tres ideologías como el trabajo, la felicidad y el amor (Villar, 15).

                Flor Hermosa,

                La ardiente primavera

nos ha tornado la bandera

de la esperanza Entera:

¡Trabajo, alegría y amor!

        ¡Viva

la libertad Verdadera!

¡Viva

la Igualdad Verdadera!

¡Viva

la fraternidad Verdadera!

        Sobre el tedio, la sombra y el rencor,

¡al cielo de la paz la bandera,

a la tierra de Todos la Bandera,

al mar hermano la bandera

de muestro Vida Entera!

¡Trabajo, alegría y amor!

Después de leer este poema, o himno podemos ver como el trabajo, la felicidad y el amor se correlacionan con la libertad, igualdad y fraternidad. Hay una sensación de emoción y esperanza en este poema. La estrofa final refleja cómo España ha salido de la oscuridad y se ha llegado a una era con una bandera que representará a todo lo que es bueno: la paz, la tierra, la fraternidad, y el sustento. Los principalescolores de la bandera republicana representan lo que el pueblo quiere y qué sentimientos conducirían a este país: la libertad, la igualdad y la fraternidad. Su expresión y emoción dentro de este poema dan una idea de cómo la gente estaba apasionada por su nación y cómo está implicado que eran, y siguen siendo, sobre cómo se gobierna su país. Este himno no es regionalista, sino nacionalista en el sentido de que Juan Ramón sintió fuertemente la política en su país. Él creía que su país podría ser mejor, y que la república era la forma de hacerlo mejor.

        La Segunda República en España duró desde 1931 hasta el final de la Guerra Civil y Franco llegó al poder. Primo de Rivera ha salido del país, y lo mismo hizo el rey Alfonso XIII, después de las elecciones y la gente decidió establecer un gobierno anti-monárquico. Unas de las primeras problemas que los liberales y los socialistas intentaron resolver fue el de los movimientos regionales. Tratado de establecer un estado descentralizado lo que daría a las regiones más poder para gobernar sus estados con menos respecto a Madrid. Ellos todavía afirmaban tener una identificación española por un "common body of law  (Muro, 18)." Había un estado soberano que permitiría regiones para gobernarse a sí mismos, si así lo deseaban y esto se estableció con la Constitución de 1931. Este era de corta duración en la historia española que dio esperanza a una nueva y diferente España que crearía una unificación y la paz entre Cataluña y Madrid (Conversi, 38). Hubo un Estatuto de Autonomía y el gobierno catalán se había restablecido en 1932 (Conversi, 39). La estabilidad en Cataluña no duró mucho y se produjo un aumento de la anarquía en la región. Joan Maragall, un modernista catalán, literario, tiene una cita "Dentro de cada catalán hay un anarquista (Conversi, 40)." Una de las principales ideologías de los anarquistas es que abogan por una descentralización radical, y esto es lo que se está refiriendo Maragall. Hubo conflictos entre las élites de Madrid y los industriales catalanes y había mucho descontento laboral pasando por la región y poco se estaba haciendo desde la capital para evitarlo. En el momento en que estos cambios se aplicaran a regiones como el País Vasco, la Guerra Civil ya había comenzado.

Durante este tiempo, en Europa, el fascismo estaba en ascenso desde la Primera Guerra Mundial. El hijo mayor del dictador Primo de Rivera se había convertido en el líder del partido Falange, o la Falange Española de las JONS, en España en 1933. El sitio web de los partidos establece que

“aquellas JONS, Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, fueron grupos formados por trabajadores, estudiantes, campesinos, intelectuales, que conjugaban un sindicalismo revolucionario con un gran amor por España y un gran respeto hacia la religión. (Historia)”

Este partido le da una nueva connotación al término" nacionalista ", y aún todavía sigue en pie. La razón es que este es el único partido que se encontraba bajo el régimen de Franco tras la Guerra Civil, entonces los nacionalistas eran los de Franco y no por el país entero. Los que eran nacionalistas eran los que querían una religión, un gobierno absoluto, y una sola identidad. El régimen de Franco suprimió todos los otros idiomas además del castellano y también oprimió partes de las culturas de las regiones, pero la idea principal del partido que llevó a cabo fue el nacionalcatolicismo (Ortiz, 25). Esta opresión empujó a las regiones a impulsar sus movimientos nacionales bajo tierra y sólo fortaleció el sentimiento de independencia del gobierno centralista.

Aquí tenemos un himno de la Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista o Falange Española de las JONS lo compuso un grupo de escritores convocados por José Antonio Primo de Rivera junto con Agustín de Foxá y otros miembros de la dirección del partido (Mengual). Después de la guerra civil, Franco lo adoptó como himno oficial junto con otros himnos y marchas.  Tengo una cita por Primo de Rivera: “Nuestro himno debe ser una canción alegre, exenta de odio, pero a la vez de guerra y amor. Haremos una estrofa a la novia, después una alusión a la guardia eterna en las estrellas y luego otra a la victoria y paz (Güerri).”

Cara al Sol Con La camisa nueva,

Que Tu bordaste en rojo ayer,

me hallará la muerte si me lleva

y no te vuelvo a ver.

Formare junto a mis compañeros

Que Hacen guardia Sobre los luceros,

impasible el ademán,

y estan presentes en nuestro de afán.

Si Te Dicen Que caí,

me fui al Puesto Que Tengo Alli.

Volverán banderas victoriosas

al paso alegre de la paz

y traerán prendidas rosas del cinco

de las Flechas de mi peli.

Volverá a reír la primavera,

cielo Por Que, tierra y mar en sí Espera.

¡Arriba, escuadras, una Vencer,

Que en España Empieza a amanecer!

¡España Una !

¡España grande!

¡España libre!

¡Arriba España!

El primer verso  hace referencia a la "nueva camisa" que tiene que ver con el uniforme falangista, un obrero, camisa azul claro el cual era su signo más distintivo y bordada de la posición del corazón en el lado izquierdo del pecho. Esta el símbolo del partido de color rojo, un yugo que une en su centro de una serie de cinco flechas que apuntan hacia arriba, y esto significa la fuerza, el sacrificio y la unión y Hay una referencia al símbolo de Falange “Yugo y las Flechas” en los versos trece y catorce. En los versos diecinueve hasta veinte y uno : España Una, Grande y Libre fue un lema usado con frecuencia en el franquismo. En el verso veinte y dos, los falangistas usan Arriba España en vez de la más habitual Viva España (Güerri). Obtenemos una mejor comprensión acerca de este partido con solo leer las letras de este himno que permanecieron en gran parte del régimen de Franco. Debido a que este partido era el único partido oficial, reconocido durante el franquismo, los movimientos nacionalistas subterráneos comenzaron a surgir dentro de las regiones y el más devastador de ellos es la creación de la ETA en el País Vasco.

La ETA, Euskadi Ta Askatasuna (País Vasco y Libertad), es un partido ultra-nacionalista del País Vasco, que fue fundada en 1959 por los estudiantes debido a que el Partido Nacionalista Vasco se negó a tomar las armas contra Franco. Su movimiento está vinculado al socialismo revolucionario. Este grupo fue gravemente perseguido y torturado por el régimen franquista a partir de 1969 (Britannica, ETA). El grupo es responsable de más de 800 muertos y más de 50 secuestros (Datos significados del Conflicto Vasco 1968-2003). El asesinato más significativo del que son responsables es el de almirante Luis Carrero Blanco (ETA: from student group to Basque bombers, Telegraph). El grupo había puesto una bomba en la red de alcantarillado a lo largo de una ruta de coche conocido por el Almirante, quien era el sucesor esperado de Franco. El ataque fue probablemente el más perjudicial para el régimen de Franco, aunque no fue su ataque más mortífero. Ellos han declarado el alto el fuego cinco veces, la más reciente fue en 2010 y no lo han roto. Esta reacción radical al régimen agresivo de Franco no ocurrió en ninguna otra parte del país. De hecho, la reacción de Cataluña al franquismo era casi lo contrario del grupo violento ETA.

En Cataluña, los nacionalistas que fueron prohibidos se unificaron con los otros grupos izquierdistas como los comunistas, socialistas y liberales. Su oposición a Franco fue mucho menos radical y violenta que el grupo vasco ETA. Su "political opposition to the dictatorship was accompanied by a cultural revival in literature, art, and music, which fostered Catalan national identity (Muro, 19)." Aunque su idioma fue prohibido en reuniones públicas y asociaciones del Gobierno, la lengua se le permitió florecer en las calles, lo que ha ayudado a la recuperación cultural que se perdió en la región durante el reinado de Franco. Este movimiento incluye algunos autores famosos, como Ana María Matute.

Tras la muerte de Franco en 1975, era el momento de que España decidiese cuál sería su próximo movimiento político. El país trajo el régimen borbónico, cuando el rey Juan Carlos I fue designado Jefe de Estado en octubre, un mes antes de la muerte de Franco (Garland, 2). Arias Navarro se mantuvo como primer ministro tras la muerte de Franco, pero la gente no apreciaba tener un símbolo que quedara del régimen de Franco y por eso poco después renunció a su cargo. Adolfo Suárez se convirtió en el nuevo Primer Ministro y comenzó la transición política sin violencia. Todos los partidos políticos fueron legalizados en 1977 (Garland, 2) y el auge del regionalismo fue tan grande que se hizo evidente que la democracia y la autonomía regional era el futuro de España (Muro, 20). Suárez ganó las primeras elecciones parlamentarias generales en 1977 (Garland, 2). Hubo un aumento masivo en el regionalismo tras el franquismo y estaba claro que cada región quería asegurarse de que tenían su propia voz por tener autonomía. La Monarquía Constitucional de España defiende en la Constitución de 1978 que hay "he indissoluble unity of the Spanish nation", y también prometió "the right to autonomy of the nationalities and regions of which it is composed (Muro, 20)." Las regiones podrían tener su propio parlamento, pero la nación sigue siendo una sola unidad también. Esto resulta ya que mucha de gente tenía sentimientos por las identidades nacionales y regionales, y que se puede ver más adelante en los gráficos abajo.

Parecía que el gobierno centralista y nacionalcatolicismo gobierno había terminado, pero no hubo un último intento de recuperar un poder autoritario sobre el país. En reacción a la violencia y el terrorismo llevada a cabo por la ETA, en 1981 había un fallido militar golpe de Estado (Alonso, 23). La ETA se dirige a policías y militares, y es por eso que una persona no va a ver un militar español vestido con su uniforme, que es un espectáculo muy común ver en los Estados Unidos. El golpe no sólo fracasó, pero también fortaleció el gobierno bajo el nuevo presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, y también fortaleció las relaciones entre la derecha y los partidos de izquierda. Ellos fueron capaces de negociar y conciliar las demandas regionales y fortalecer el nuevo sistema constitucional. Ahora, el gobierno comenzó a estabilizarse y las ideas de la integración en la Comunidad Económica Europea se estaban convirtiendo en una realidad, mientras que el Partido Socialista estaba en el poder en 1986 (Muro, 21). España podría ahora ser reconocida como una democracia europea moderna y progresista. Tanto la derecha como la izquierda de los partidos políticos descubrieron los ideales del nacionalismo del principio del siglo XX.

“ nowadays it is possible to detect, both in the right and the left, a renovated Spanish nationalism, which has retaken the legacy of early 20th-century liberal-democratic nationalism and describes itself as modern, civic, plural, and European, challenging the ‘ethnic’ peripheral nationalisms of Catalonia and Basque Country (Muro, 22).”

Aunque ambos lados políticos han aceptado la nueva Constitución y que tienen que superponerse a las ideas de la nación y la identidad española, en tiempos de crisis, la brecha entre las dos partes crece.

Antes de examinar los problemas que causaron la separación en el país, debemos examinar cuáles son los sentimientos del regionalismo y del nacionalismo que la gente de España tienen, y preguntarles cómo se identifican con su país en comparación con su región. Hubo una encuesta que se hizo en diciembre de 1990, que hizo varias preguntas importantes en relación con el nacionalismo y el regionalismo. Primeramente, está la idea del doble nacionalismo, que es definido como “a la separación que realizan algunos ciudadanos entre la identificación con la comunidad de origen (nacionalidad etnocultural), y la identificación legal con el Estado (nacionalidad jurídica) (Garcia Fernando, 15).” Estas eran las opciones que podían seleccionar:

Sentirse únicamente español; 2. Sentirse más español que del región de origen; 3. Sentirse tan español como de la región; 4. Sentirse más de la región que español; 5. Sentirse únicamente de la región/Comunidad Autónoma de origen. Sólo un poco más de la mitad de la población se identifica con “la doble nacionalidad o nacionalismo dual, ya que se siente <> (Garcia Ferrando, 15).”  

Aquí he incluido las estadísticas de cada región.
Sobre la información, podemos concluir que hoy en día, todavía hay fuertes sentimientos de que una región es puramente adjunta a esa región y no del resto del país. Las regiones que tuvieron el mayor resultado de sentirse más a la región que en el país fueron País Vasco, con un 20%, y Cataluña, con un 14%. Debemos profundizar en las actividades actuales dentro de esas dos regiones para descubrir cuáles son las principales causas de estos sentimientos, y se apoyará esta encuesta con otras fuentes.

        El país sigue avanzando y modernizandose y hay momentos en los que las viejas divisiones entre las diferentes ideologías del nacionalismo regresan, incluyendo el determinismo histórico y el resurgimiento de los factores étnicos, como la religión y el lenguaje. En marzo de 2003 se vuelve a observar la división de España, cuando la guerra de Irak está teniendo lugar. Los partidos de izquierdas estaban en contra de involucrarse en la guerra, y el Primer Ministro Aznar, un conservador, en un principio estaba dispuesto a enviar tropas de combate y de apoyo a Irak, ya que él se puso firme en la creencia de que el terrorismo es un problema mundial (Pujante y Morales, 75) . La división más actual y relevante entre los dos partidos y entre las dos ideologías del nacionalismo está sucediendo hoy en día en España y que se debe a la grave crisis económica que vienen sufriendo desde 2008. Han surgido movimientos separatistas en el País Vasco (Taravainen) y en Cataluña. Hay un gran aumento de independencia catalana desde 2012. Artur Mas, el presidente de Cataluña, quiere tener un voto en Noviembre en Cataluña sobre si los catalanes quieren ser un estado o un estado independiente pero el parlamento de España lo rechazó en Abril. Los únicos partidos en el parlamento que apoyaron la petición eran los partidos de Cataluña y País Vasco (Vila Carrera).

        Uno de los cambios más interesantes y actuales de la actitud hacia el nacionalismo español proviene de los equipos deportivos españoles. Durante la última década, hemos visto al equipo de español fútbol ganar la Eurocopa y la Copa del Mundo, Rafael Nadal ganó varios torneos de tenis, el equipo de baloncesto de España, incluido Pau Gasol, recibió la plata en los dos últimos Juegos Olímpicos, Fernando Alonso es el rostro de las carreras de Fórmula Uno, y Alberto Contador ganó el Tour de Francia. Estos atletas, varios de ellos de origen catalán y hasta del País Vasco, han creado una nueva unidad en el país. La mayoría, si no todos, de los jugadores se identifican tanto a nivel regional como nacional. No hay división en el equipo de fútbol español entre los de Madrid y los de Cataluña, aunque durante la temporada regular la competencia y rivalidad es fuerte entre Madrid y Cataluña. La bandera española durante la copa del mundo no fue percibida como un signo de Franco o fascistas, sino como un signo de esperanza y orgullo para todos los que apoyaron "la Roja." La mayoría de los atletas han nacido después de 1975, es decir, nacieron después de Franco, dándoles menos razones para estar en contra de unos u otros y esta unidad se ha extendido por todo el país. Todo el mundo va a llevar sus camisetas de "la roja" este verano para el próximo mundial y todo el mundo será y se sentirá español durante las competiciones (Kuper,). Mientras el tiempo avanza, hay más cualidades que se fusionan en este país y su gente debería bastar para estar orgullosos de una manera unificada.

        Mientras estudiaba en el extranjero en Madrid, España en 2012-2013, me di cuenta de la identidad española estaba siendo constantemente desafiada y los movimientos separatistas estaban siempre en las noticias. Tuve un profesor que le pidió a mi clase que escribiera un ensayo sobre el nacionalismo español y por qué no es una nación unificada. Esto despertó mi pasión por aprender acerca de la historia de la gente española y cómo la historia ha cambiado sus sentimientos hacia su nación. Estaba claro que hay dos grupos políticos, los izquierdistas y los derechistas, y que los extremistas de estos grupos ocupan un lugar destacado en la sociedad. También es fácilmente perceptible como la expresión de la nacionalidad española tuvo un tabú alrededor de ella, a causa del régimen de Franco. Las banderas están sólo en los edificios del gobierno, no como aquí en los Estados Unidos donde las encontramos en muchos más sitios como en los salones de clase, oficinas de correos y cualquier otra institución pública, así como zonas de inicio personales. Existe claramente una tensión que se produce entre Madrid y Barcelona, ​​que se demuestra cada vez que los dos equipos rivales juegan entre sí en un estadio de fútbol.

La agresión dentro de la población española está aumentando debido a la crisis económica actual, y la exploración de la historia de la nacional y los sentimientos regionales nos dan respuestas en cuanto a de dónde vienen estos sentimientos fuertes y por qué han durado tanto tiempo. Podemos concluir que las guerras carlistas crearon la división inicial que después se retomó durante la Guerra Civil y se siguen produciendo durante la época de la dificultad. La Generación del 98 llevaron a las actuales ideologías del nacionalismo, y en el tiempo de transición entre los siglos XIX y XX comenzaron los movimientos separatistas en el País Vasco y Cataluña que posteriormente fueron suprimidos por las dictaduras de Primo de Rivera y de Francisco Franco. La identidad española se ha formado por varias guerras civiles y las dictaduras absolutas junto con una transición pacífica a un gobierno democrático, y regiones como el País Vasco y Cataluña tienen fuertes identidades regionalistas debido a sus fuertes lazos con sus raíces culturales. Es esencial mencionar que España mantiene un equilibrio sostenible entre ser un país unificado y tener un sistema que incorpora las diferentes regiones y sus culturas profundamente arraigadas.
Bibliografía
Alonso, Alejandro Muñoz. "Golpismo Y Terrorismo En La Transición Democrática Española." Reis No. 36 (1986): 25-33. JSTOR. Web. 4 May 2014
Conversi, Daniele. The Basques, the Catalans, and Spain: Alternative Routes to Nationalist Mobilisation. Reno: U of Nevada, 1997. Print.
"DATOS SIGNIFICATIVOS DEL CONFLICTO VASCO, 1968–2003." Euskonews & Media. Euskonews & Media. 4 May 2014
  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconDescubrir a través de la mímica los sentimientos en la poesía de...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconLiteratura no sólo se narran hechos a través de cuentos, novelas,...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconResumen: En este trabajo se pretenden contextualizar los elementos...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconLas experiencias poéticas constituyen una modalidad de escritura...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconCompetencia: comunica estados de ánimo, sentimientos, emociones y...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconHistoria de la dominacion de los arabes en españA

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia icon"Hagamos un poco de Historia General sobre la Guitarra Española"...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconLos roedores sinantropitos han motivado al hombre a buscar como controlarlos...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconEl siglo XVI se cierra en España con el fallecimiento de Felipe II,...

El nacionalismo y el regionalismo en España: Los Sentimientos de la Identidad española a través de la Historia iconNavidad, época de emociones, sensaciones y sentimientos basados en...






© 2015
contactos
l.exam-10.com