I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004






descargar 230.47 Kb.
títuloI sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004
página1/4
fecha de publicación29.01.2016
tamaño230.47 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
  1   2   3   4
CRÍTICAS & COMENTARIOS

I) Sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004.

Por las tierras reunidas

Ricardo Venegas1

“La poesía se niega a disociar el arte de la vida y el amor del conocimiento.

Es acción, poder, innovación que desplaza los límites...

La oscuridad que se le reprocha no le es consustancial.

Lo propio de la poesía es iluminar...”

Saint-John Perse

El poeta Jorge Fernández Granados afirma en un ensayo reciente que en las nuevas generaciones de poetas mexicanos, sobre todo en la de los 70, puede advertirse un “efecto retro”, es decir, un retorno a los clásicos y a las vanguardias. Quizá este “efecto” no sea tan deseable para quienes han proclamado, como Guillermo Fadanelli, la muerte de la poesía, no así para los que creemos que sigue habiendo poesía fuera del poema, y mucho todavía por repetir de otra manera.

En 1995 el poeta Juan Díaz ganaba un concurso para publicación de obra, verdadera proeza por tratarse de Cuernavaca, donde se ha vuelto poco más que imposible editar literatura, sobre todo por el oscurantismo de las instituciones culturales. Dentro de una colección de diez plaquettes, algunas de narrativa y otras de poesía, apareció La celebración del otoño (1995), volumen de poemas en los que ya se desdoblaban las exploraciones de su libro más reciente.

Tierra junta (2004) es un poemario cosmogónico que nos remite al tiempo fundacional de todas las cosas. La criatura primigenia nació del soplo y la tierra, luz en los ojos del primer hombre. Ineludible aquí el Génesis que nos remite a la creación de Adán, fuimos tierra y en tierra acabaremos; ¿acaso somos el relámpago entre dos oscuridades? ¿Antes de nacer y después de vivir deberemos morir? Por ello la palabra del poeta es celebración, la apuesta necesaria de quien sabe, como Wislawa Zimborska, que “escribir es la venganza de una mano mortal”.

Las búsquedas de Juan apuntan, en gran medida, al clasicismo español (y con clásico identifico al modelo digno de ser imitado); Juan no quiere engañar o impresionar a sus lectores con juegos artificiales –hoy tan en boga. Es un poeta honesto; en sus referencias él mismo señala los rumbos de los que se ha nutrido su obra. Conocedor de los Siglos de Oro Españoles, sabe que la originalidad es una idea erosionada y sin sentido, que no hay nada nuevo bajo el sol y que sólo el canto redime el sentido de vida de los vivos. Así, el poeta nos dice en Abrevios, su más extenso poema: “Este libro es también una casa de citas” y “Este libro es también una casa de espejos”, y con ello aclara su estirpe: ningún poeta nace sólo, abreva de la tradición que él mismo se construye.

En Tierra junta habitan poetas como Juan José Arreola, para quien el sapo es todo corazón, también hay la advertencia del autor, a la manera de Efraín Huerta, de proclamarse muerto y amenaza a sus lectores con enviarles flores, Luis Buñuel y los poetas clásicos del haikú (los pequeños universos que fueron tan caros a José Juan Tablada como introductor de poema más breve a Hispanoamérica).

Balnearios, islas, piélagos, pájaros del alba, pájaros de luto, peregrinan los territorios donde la poesía afirma su existencia. Como en las grandes travesías (Anábasis, Tierra Baldía, Muerte sin Fin, Piedra de Sol, Prosa del Transiberiano, Canto a un Dios Mineral, El Cementerio Marino...) Juan incursiona en el poema extenso con Abrevios, y con ello se sacude a la muerte y avanza al golpe de dados de su apuesta.

Alfonso Reyes relata sobre el poeta persa Omar Khayyam (el magistral autor de Los Rubaiyat) que, sentado bajo la sombra de un árbol, el bardo disfruta de una botella de vino y del canto de un pájaro, aparece entonces un cazador que apunta al ave y la mata, entonces Khayyam se levanta furioso y arroja “chorros de versos” para suplir la belleza del canto que escuchaba. Lo mismo oficia Juan en esta sociedad de máquinas y números:

Amoroso como el golpe

que un corazón retiene

en forma de latido.

Texto leído en la presentación del libro, el 9 de diciembre del 2004, en el auditorio del Centro Morelense de las Artes. Otra versión de esta reseña fue publicada en La Jornada Semanal el 13 de agosto de 2006.

http://www.jornada.unam.mx/2006/08/13/sem-poesia.html

Escribir desde el insólito eje del espanto

Kenia Cano2

El poeta se inclina ante la poesía como “el ciervo acude en reverencia del arquero que acierta”: obediente, sin escapatoria, con la visión pesimista o quizá aceptante de la presa, víctima de un destino compartido por algunos hombres. Hay en la poesía de Juan Díaz una visión apocalíptica, donde “el corazón abriga panes de miseria”. Desde el “insólito eje del espanto” el escritor gira para ver pasar el mundo que late oscuro, “encabezado por dioses humillados y palomas decapitadas”.

Debo decir que esta segunda vez en la que me enfrento al libro de Juan Díaz me siento asustada por la subjetividad que existe al leer. El autor me solicitó que escribiera la cuarta de forros para su libro hace más de un año; ahí me refería a su poesía como una “torre de alba” desde la cual construía con palabras llenas de luz. Aparecían cuerpos que podían tomar la forma de la flama o bien, de la aurora diminuta y frágil. Ahora veo que el centro desde el que escribe Juan Díaz toca uno y otro extremo, y que depende el ánimo del lector se toca un mundo u otro. Tal vez los lectores seamos el ojo cazador que busca lo que hay de ciervo en nosotros mismos, leemos lo que necesitamos, lo que nos pide nuestro presente; de alguna manera somos presa de los que nos está viviendo en el momento de la lectura. Hay una imagen en su libro que me ayuda a explicar esto. Dice el poeta: “Crece un árbol en medio de la casa: mi creación”. Así, este eje del espanto sería el tronco y la poesía de Díaz podría bien asolearse en la copa o hundirse en las raíces más profundas. No es extraña por lo tanto la aparición de tantos pájaros, pretextos para tocar bastantes temas. Dice: “las ideas son pájaros sin piel”, el pájaro en sí no se caracteriza por ser un ser carnoso, pero tampoco habla de las plumas; las ideas no necesitan del cuerpo para volar, les basta una estructura. Aunque Juan Díaz toca el erotismo en ciertos poemas, su poesía es más bien descarnada, sus ideas pican.

Prisionero en el eje insólito del espanto, el ojo de Juan Díaz es “una lágrima cautiva en una esfera viva”; duele ver, ser testigo de tanta desolación, quizá por eso sea la mirada un “pájaro esquivo”. Además, ahí donde intentamos ser más libres, el poeta nos lee como “pájaros encapuchados (que) grávidos caemos”, a la par del mundo. Sobre el Apocalipsis, escribe Díaz Victoria, “el fin del mundo es una concurrida espera”; pero no morirán el cangrejo ni el jilguero, tampoco el jaguar ni la garza; morirán la hostia, el atrio, la cruz y la plegaria. El Apocalipsis de Juan Díaz Victoria es lento, silencioso, y el silencio es “esa negra franja de la voz”.

Ningún hechizo posterga el fin del mundo: tengo la certeza de que será una tibia dispersión marchita de violetas.

No veo en las coincidencias sino la simultaneidad y, mientras escribo esto, la poesía de Juan Díaz me da miedo. Veo una revista de astronomía con un título que dice “Cómo todo comenzó”, en otra revista un gato pardo me mira pero las Letras son Libres y en Proceso se lee con mayúsculas: SIN SALIDA.

Texto leído en la presentación del libro, el 9 de diciembre del 2004, en el auditorio del Centro Morelense de las Artes.

II) Sobre “Boca de la lumbre”, poema extenso desarrollado con el auspicio del Foecam 2004. La contratapa de la edición publicada (EdicioneZetina, 2006) es un comentario del poeta Francisco Hernández, tutor del proyecto.

La flecha que da en el blanco es la que siempre está por llegar. Desde su primer libro, Tierra junta, Juan Díaz Victoria prefirió tensar el arco, a riesgo de quebrarse, para no errar en el centro de las palabras. Sus hallazgos se circunscribieron a su primer mundo: los muros donde se aprisiona la infancia; el balneario donde secamos nuestra inocencia y la llegada de los hijos como una luz para no inundar la casa de nostalgias.

Ahora, con Boca de la lumbre, Juan Díaz Victoria regresa a la caza del poema: “Mi lengua es el vestigio / de otra / arcaica Babel”. El nuevo reto es encarar el propio rostro entre personajes mitológicos, literarios, históricos y de carne y hueso; Dédalo, Sísifo, Hernán Cortés, Francesca y el Quijote, son también restos de una historia íntima que sólo reconoce “la reseña de nuestra condición de servidumbre”.

Servir lumbre, ser vislumbre, es el punto de todo buen arquero, aunque se admita que el viaje de la flecha es persecución efímera, y “moneda la palabra (que) se desgasta por arduo tratamiento”.

Provisto de astucias tan antiguas como el soneto y otras armas finas y complicadas, las palabras encuentran su destino como el ciervo a la flecha: “Cabe entero el océano en el verbo / que lo evoca bramante o sosegado / y espantable retumba la tormenta / contenida en sus tres sílabas solas”.

Espero que Boca de la lumbre siempre esté en boca de todos.

Francisco Hernández

III) Sobre “Estela de Finnegan”, obra en marcha de traducción de la novela Finnegans Wake, de James Joyce.

Este proyecto mantiene un canal continuo de difusión a través del blog:

http://esteladefinnegan.blogspot.com/

Algunos comentarios acerca de la obra:

Envidio la aventura en la que anda usted metido. Me parece admirable su fe en la posibilidad de la traducción. Ojalá pueda seguir adelante.

Pongo a su disposición mi web, por si se le ocurre que puede ahí publicar algo: www.enriquevilamatas.com

Reciba un abrazo fuerte

Enrique Vila-Matas (escritor español)

Actualmente, existe una liga permanente a mi blog en el margen derecho de la sección “Eventos” de la página personal de Enrique Vila-Matas, destacada con una pintura de Magritte y el rubro: “La Estela de Finnegan”, el blog donde traducen Finnegans Wake al castellano.

***************

Sí, lo he seguido con el mayor interés y admiración. Pienso que hay que explorar las nuevas editoriales. En las condiciones actuales es indispensable buscar un subsidio o varios. Ojalá no fuera sólo para la publicación sino para que usted pudiera continuar su labor que muchos le agradeceremos de verdad. Reciba un abrazo de su amigo,

José Emilio Pacheco (poeta, traductor y narrador)

Premio Cervantes de Literatura 2009

***************

El trabajo me parece muy interesante. Cuando trabajaba en Biblioteca de México publicamos el episodio de Anna Livia Plurabelle en versión de Silva-Santisteban. Te lo cuento porque es un tema que me apasiona. Un abrazo,

Juan Villoro (narrador y ensayista)

**************

Me alegro que usted se haya embarcado en viaje tan apasionante como peligroso. Estoy impresionado con su laborioso trabajo de traducción. Un saludo cordial,

Ricardo Silva-Santisteban (escritor y traductor de Joyce)

Miembro de la Academia de la Lengua del Perú

**************

Debo confesarle mi asombro por lo que se ha propuesto usted hacer. Pensé que mi obsesión por traducir, con rimas e idéntica métrica, el "Zone" de Apollinaire era lo más absurdo que alguien se había propuesto, pero veo que no es así. Un saludo cordial,

Guillermo Sheridan (columnista de Letras Libres y traductor)

**************

Realmente te has abocado a una tarea muy ardua y seguramente muy interesante. Leí con atención tu traducción. En realidad yo siempre lo creí intraducible, (Salvador) Elizondo me contó que hizo de lado la traducción por imposible. Espero que sigas con entusiasmo manos a la obra, yo te mando un cariñoso abrazo,

Aline Pettersson (poeta y narradora)

**************

Tu trabajo me parece deslumbrante y apantallante a más no poder. Te felicito por el encono y la pasión que has puesto en ello. Te mando un fuerte abrazo y festejo que nos hayamos reencontrado. Cordialmente,

Gustavo Sainz (narrador y catedrático en EU)

Patricio Pron, Dos intraducibles, traducidos”, publicado el 19 de mayo de 2010 en El Boomeran(g), blog literario desarrollado con el auspicio del periódico español El País.

Unos días atrás hablábamos de ese tipo de literatura que llamamos la traducción. Quizás valga la pena pues reseñar dos traducciones recientes que consideramos pequeños pero auténticos hallazgos.

La primera es la de Finnegans Wake, el extraordinario texto de James Joyce que habitualmente es considerado intraducible por la crítica. No se trata sólo de que, como muchos otros textos, el Finnegans esté repleto de juegos de palabras, chistes de difícil traducción, arcaísmos, palabras inventadas y voces deformadas: se trata de que el Finnegans "es" solamente esas cosas (a las que deben sumarse cientos de palabras procedentes de otras tantas lenguas y un tema que, por esta razón, resulta casi impenetrable). A modo de ejemplo de su complejidad, puede citarse un párrafo de su primera página:

Sir [Almeric] Tristram [Tristán], violamores, de sobr'el mar angosto, había no todavía [pasadotravez] vueltoarrivar desde North Armorica a este lado del raquítico istmo de Europa Menor par'empuñapelear su penisaislada guerra: ni [había] habido piedras de [jonathan] altósawyer por el riachuelo Oconee exageradas ellasmismás hasta [ser] gorgios del condado de Laurens mientras fueron dubliando su númer todo el tiempo: ni unavoz de unfuego [había] bramadicho mishe mishe [yo(soy)yo] para babautizar túerespetricio no todavía, aunque muipronto después, habí'un chicadete culacabado [a] un soso viejo isaac [butt]: no todavía, aunque todo se vale en vanaldad, fueron envueltas [seducidas] hermanas sosias iracundas con dosún nathanyjoe [jonathan (swift)]. [Al] Pudrir una pizca de la malta de pá' había Jhem o Shen hecho cerveza por luzarco y al final del [puente] rory el arcoiris [cimarreina] estaba para ser vistos algunosanillos sobre la caragua.

Quien haya pensado alguna vez que el Ulysses era un libro de difícil lectura puede regresar ahora a sus páginas con el convencimiento de encontrarse casi ante un texto para niños. De algún modo, el Finnegans es lo más parecido a una escritura sobre nada, a un texto que es él mismo silencio. Mientras que la editorial Houyhnhnm Press ha publicado en marzo de este año en colaboración con Penguin una edición "críticamente enmendada" editada por Danis Rose y John O'Hanlon, la edición española de la obra (publicada por Lumen en 1993, en traducción de Víctor Pozanco) se encuentra agotada. Me dicen que será reeditada en breve pero, mientras tanto, los lectores que deseen acercarse al texto pueden encontrar un meritorio esfuerzo de traducción aquí.

Se trata de la traducción del primer capítulo de la obra, realizada por iniciativa propia por el poeta mexicano J. D. Victoria. En mi opinión, la traducción es buena (aunque desde luego, y por el tipo de texto que es el Finnegans, los criterios para determinar si una traducción es buena o no lo es no tienen validez alguna aquí), pero lo interesante es que se trata de un esfuerzo personal, surgido del amor de un lector por un texto y de su deseo de compartir ese texto con otros lectores, y no el resultado de un encargo editorial; es decir, una actividad esencialmente antieconómica.

http://www.elboomeran.com/blog-post/539/9019/patricio-pron/dos-intraducibles-traducidos/

Javier Ors, «Finnegans Wake», el libro de Joyce que las editoriales no se atreven a traducir, reportaje publicado en el periódico español La Razón el 30 de junio de 2010.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconMexico: Diputados votan a favor de la Ley de Protección, Fomento,...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconEdición original del Fondo de Cultura Económica

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconReflexiones sobre distintos modelos de intercambio simbólico entre...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconReflexiones sobre distintos modelos de intercambio simbólico entre...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconEn la actualidad, integra la Junta Directiva del Patronato del Museo de Cultura de Sullana

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconFondo de cultura economica

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconTraducción joseph frank juan jose utrilia dostoievski el manto del...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconGaceta Oficial No. 39. 272 del 25 de Septiembre 2009 Sumario Ministro...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 iconBuscá seis textos en formato papel, audio o digital referidos a:...

I sobre “Tierra Junta”, poemario que recibió el Premio Estatal de Literatura 2002, publicado por el Fondo Editorial Borda Cultura del Instituto de Cultura de Morelos en 2004 icon"En libro: oralidad y escritura, Tecnologías de la palabra, fondo de cultura economica, 1993"






© 2015
contactos
l.exam-10.com