Editorial: Planeta






descargar 10.72 Kb.
títuloEditorial: Planeta
fecha de publicación06.06.2015
tamaño10.72 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

Crítica

Muertes paralelas

Autor: Fernando Sánchez Dragó


Editorial: Planeta

Premio Fernando Lara de Novela 2006


A los setenta años del inicio de la Guerra Civil española, las librerías se inundan de ejemplares sobre el acontecimiento que pretenden aparcar el tópico de buenos y malos y de las dos Españas.

El Premio Fernando Lara de Novela 2006 no escapa a este alud, pero siendo Sánchez Dragó el autor no podíamos esperar un tratamiento del tema al uso.

Muertes paralelas trata sobre el asesinato del periodista Fernando Sánchez Monreal por parte del llamado bando nacional hasta la investigación y esclarecimiento de los hechos en la actualidad por su hijo, el autor de este libro.

Se divide en cinco partes: un prólogo, en el que el autor se entera de que su padre fue fusilado por los nacionales, versión contraria a la que él conocía hasta entonces, un epílogo, y el núcleo central que habla primero del padre, después del peregrinar de su madre en busca del marido y por último del hijo, transformado en el Dionisio que ya conocíamos de Las fuentes del Nilo.

El lenguaje y el tono son desbordantes al servicio de la emoción y la exposición de la multitud de datos investigados, que conducen a un relato doliente y torrencial, demasiado subjetivo para un ensayo, excesivamente documentado para obra de ficción.

Muertes paralelas no es un ensayo, aunque toque la narrativa autobiografica y la biografía, ni una novela, aunque coquetee con el género policiaco y de fantasía. De ser algo definido sería una memoria, o el testimonio de una búsqueda.

No pretenda el lector encontrar un remedo de Gárgoris y Habidis. Comparte con ella las digresiones propias de la locuacidad de su autor que, entre el torrente de información vertida, no falta al análisis inteligente e innovador en ocasiones. Pero carece de su magia y, sobre todo, de su distanciamiento.

El principal lastre del libro está en su encaje comercial, que comienza a diseñarse desde la portada. El título Muertes paralelas pretende hacer un identificación entre la muertes de Fernando Sánchez y la de José Antonio Primo de Rivera, personaje por el que el autor siente una gran admiración que justifica a lo largo de más de cien páginas, además de compartir foto en la sobreportada con su padre. Y no son comparables y nos referimos simplemente al uso argumental, por tanto literario, de tal identificación.

Es posible que el título se deba a una alusión a las Vidas Paralelas de Plutarco pero adolece, entre otras muchas cosas, de su perspectiva. Es posible también que se deba a ese afán que comentábamos al principio de equidistancia en el análisis del conflicto fratricida, con lo cual pensamos que están mal elegidos los modelos.

El estudio de la Historia Contemporánea le debe una rectificación a la figura del creador de la Falange que en los últimos tiempos se intenta enmendar. Cierto es que José Antonio abominó de la violencia por convicción y por carácter, pero también que permitió y alentó finalmente, sobrepasado por los acontecimientos, la derivación de la Falange hacia la criminalidad, no menos, desde luego, que los seguidores del anarquismo. Esa hubiera sido mejor equivalencia, mejor paralelismo, que el de un civil asesinado en el ejercicio de su trabajo como fue el padre del autor.

En la última revisión histórica del ni ángeles ni demonios, para denominar a los protagonistas de la guerra civil, empieza a confundirse peligrosamente a los verdugos, sean legítimamente elegidos o sublevados, con las víctimas de cualquier bando y con los que permitieron por acción u omisión tantas muertes. También faltan, y es clamoroso, estudios científicos y alusiones literarias a los crímenes por parte de los anarquistas y su repercusión en los acontecimientos posteriores.

Si estuviéramos frente a una obra de ficción pura, el periodista y el ideólogo y más tarde activista conformarían un paralelismo intachable en la trama. Pero unas memorias pseudohistóricas con tal profusión de datos llevan a una identificación de los personajes que no existió y, en consecuencia, a la farsa argumental.

Para solventar semejante incongruencia en la trama acerca otros casos de otras víctimas y, entre ellas y particularmente, propone a García Lorca, lo que termina de liar el sentido que se le quiere dar al relato.

Es el libro indicado para los amantes de la literatura de testimonio o para los nostálgicos de la prosa escrita con verdadera emoción, auténtica valía de esta novela. Para el resto resultará un derroche de páginas, no exenta de reflexiones polémicas, para llegar al fin de un viaje personal en el que no todos vemos la necesidad ni el interés de acompañar al autor en cada uno de sus pasos.

por McKenna

para pl.com

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Editorial: Planeta iconD editorial planeta ediciones g. R

Editorial: Planeta icon1998: Compañía Editora Espasa Calpe Argentina S. A. / Seix Barral...

Editorial: Planeta iconPlaneta arte

Editorial: Planeta iconPlaneta: origen y significado

Editorial: Planeta iconProyecto de aprendizaje : “ cuidadores del planeta”

Editorial: Planeta iconV teorías acerca de la Tierra 17 El pequeño y sucio planeta del reverendo Thomas

Editorial: Planeta iconEspecialista en Electrónica y Metrología Eléctrica y Radiotécnica....

Editorial: Planeta iconLa existencia de extraterrestres en nuestro planeta es una imposibilidad...

Editorial: Planeta iconHilton Madrid Airport celebra la Hora del Planeta 2011 para apoyar el ahorro energético

Editorial: Planeta iconEl 12º planeta the 12th Planet El primer libro de “Crónicas de la...






© 2015
contactos
l.exam-10.com