No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos






descargar 24.29 Kb.
títuloNo existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos
fecha de publicación24.09.2015
tamaño24.29 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

Dpto. Lengua Castellana y Literatura AIXERROTA BHI


Hay que tener en cuenta que no existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos; con este breve guión se pretende proporcionarte una pequeña ayuda para que puedas ir creándote, con el ejercicio constante, tu propio método.
TEXTO
Yo voy soñando caminos

de la tarde. ¡Las colinas

doradas, los verdes pinos, las polvorientas encinas!...

5 ¿Adónde el camino irá?

Yo voy cantando, viajero

a lo largo del sendero...

-La tarde cayendo está-.

«En el corazón tenía

10 la espina de una pasión; logré arrancármela un día,

ya no siento el corazón.»
Y todo el campo un momento

se queda, mudo y sombrío,

15 meditando. Suena el viento

en los álamos del río.
La tarde más se oscurece;

y el camino que serpea

y débilmente blanquea,

20 se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:

«Aguda espina dorada,

¡quién te pudiera sentir

en el corazón clavada!»
ANTONIO MACHADO
(Soledades)




COMENTARIO DEL TEXTO

I. Actividades previas al análisis

Una vez leído atentamente el texto poético, hay que proceder al conocimiento preciso de todas las palabras que en él aparecen.

En este caso no hay términos de difícil comprensión; sin embargo, conviene precisar el significado de:

sombrío (v. 14) : dícese del lugar que suele tener sombra; umbroso, umbrío. Tétrico, triste, taciturno, melancólico, apenado.

álamo (v. 16) : árbol de madera blanca y ligera, muy resistente al agua.

serpear (v. 18) : o serpentear. Moverse o extenderse formando ondulaciones como las serpientes (o sierpes).

blanquear (v. 19) : poner blanco algo. Parecer blanco; relucir, destacar. plañir (v. 21) : gemir y llorar sollozando o clamando.

Por otra parte, hay alguna expresión (por ejemplo: «soñar caminos de la tar­de», vv. 1-2), cuyo significado puede aparecer como confuso, no demasiado claro. Pero, a lo largo del comentario, irá aclarándose qué puede significar.

Una vez explicados estos términos, se comprende, a grandes rasgos, el sentido de este texto de Antonio Machado, que forma parte del libro Soledades, publicado en 1903. En Soledades hay rasgos modernistas, aunque el modernismo de Ma­chado se puede denominar «intimista». Le preocupan, en general, los temas uni­versales: Dios, la muerte, el tiempo, el amor, etc. Pueden encontrarse en este libro muchos rasgos simbolistas, es decir, motivos temáticos que son represen­tación de sentimientos, angustias, deseos, etc. (la tarde, el agua, las encinas, etc.).

II. Análisis del contenido 1. Tema

Prescindiendo de detalles concretos, aunque no dejemos de tenerlos en cuenta (tipo de paisaje, elementos naturales que contiene, etc.), a la hora de decir cuál es el tema del poema que comentamos, se puede concluir diciendo que es: «Sentidas reflexiones de un caminante por el campo, el cual se contagia de sus sentimientos, al atardecer». (Podría formularse de otras maneras: «Reflexiones por el campo al atardecer», «Identificación del caminante y del paisaje», etc.)

2. Estructura

El tema se desarrolla a lo largo del texto de la siguiente manera:

-Versos 1 al 12: el poeta caminante, viajero, va a lo largo del camino; se señalan algunos rasgos del paisaje y se enmarcan temporalmente: surgen sus reflexiones.

-Versos 13 al 24: el paisaje, el campo, comparten los sentimientos del cami­nante, se identifican con él; el viajero concluye su reflexión.

Se podría, como es natural, estructurar el texto de otra manera, aunque hay que evitar la prolijidad detallista.
III. Análisis de la expresión

1) En este caso, por tratarse de un poema, nos fijamos, en primer lugar, en las características métricas: el poema está compuesto de seis estrofas de cuatro versos. La 1.8, 3.a, 4.a y 6.a son cuartetas, es decir, estrofas de cuatro versos que riman abab; la 2.a y 5.1, son redondillas, cuyo esquema es abba.

En ambos casos son versos octosílabos de rima consonante. Es un tipo de es­trofa tradicional, que se puede encontrar con frecuencia ligada a la poesía popu­lar. Cabe destacar que los fragmentos entrecomillados (versos 9 al 12, y 22 al 24) recuerdan la forma de una seguidilla con bordón, de carácter popular, aunque con variaciones notables.

. Este apartado entra de lleno en los aspectos fonéticos y fonológicos, pues la métrica castellana se basa en este tipo de fenómenos: número de sílabas, pausas, acentos y rima. Además se puede señalar la presencia de la exclamación y de la interrogación que varían la entonación normal del texto, especialmente en el caso de la exclamación, que destaca los elementos que la integran. La ento­nación, pues, permanece dentro de una tonalidad normal, sin excesivas varia clones, de acuerdo con el contenido del texto, intimista y reflexivo.
2) En este texto se observa la parquedad de la adjetivación. Los adjetivos que aparecen (colinas doradas, verdes pinos, polvorientas encinas, el campo mudo y sombrío), son breves pinceladas de los sustantivos a los que acompañan. En un caso, notas de color del paisaje (doradas, verdes, polvorientas) en el atarde­cer, y en otro caracterizan el sentir del autor, a cuya melancolía se ha unido el paisaje (mudo y sombrío). En forma de oraciones de relativo (que serpea... y blanquea) son nuevas pinceladas respecto a un elemento del paisaje: el camino. Puede destacarse el calificativo dorada, referido a las colinas y a la espina que causa la nostalgia del poeta, con diferentes connotaciones, al principio y al final del poema.

Por otra parte, los sustantivos se reparten en grupos significativos. Fíjate en que abundan los que hacen referencia al paisaje y al tiempo, circunstancias que en­vuelven a los fragmentos entrecomillados, que se convierten así en elementos centrales. En los rasgos del paisaje, unas breves notas destacadas por la admi­ración y un tema continuo: el camino (camino de la tarde, el camino, el sendero, el camino que serpea y...). Entre los rasgos temporales, la tarde (caminos de la tarde, -La tarde cayendo está-, La tarde más se oscurece). El camino y la tarde, que pueden representar algo más, se convierten en el marco que provoca la reflexión del poeta.

Reflexión que se centra en torno a tres sustantivos: pasión (=espina), corazón. Aunque no podamos llegar a saber cuál es la pasión que atormenta al autor (¿el amor?, ¿la esperanza?, ¿la angustia?, ¿la fe?), sabemos el vacío producido por haberla arrancado de sí; los últimos tres versos son, en este sentido, muy expresivos.

. Pero hay otro elemento que sirve para expresar el tema: las formas verbales. Fíjate en que en la primera parte (versos 1 al 12) abundan las formas verbales que implican un cierto movimiento continuado, reforzado mediante el uso de perífrasis: voy soñando, irá, voy cantando (intensificado por «a lo largo del sen­dero»), está cayendo... Este movimiento se ve interrumpido por la primera re­flexión del poeta.
.Sin embargo, a partir del verso 13 asistimos a un cuadro fijo, en el que poeta y paisaje se han detenido para comunicarse y compartir los sentimientos. La perífrasis «queda meditando», por el significado de los verbos que la componen (quedar, meditar), refuerza este cuadro. Ni siquiera el sonar del viento en los álamos produce variación en el cuadro, ya que el viento suena porque encuentra a los álamos, elementos fijos del paisaje, en su camino.

Poco a poco se va produciendo una nueva sensación de movimiento hacia la oscuridad (versos 17 al 20). Y en ese entorno melancólico concluye la reflexión .del poeta, dolorosa reflexión: Mi cantar vuelve a plañir...
3) En cuanto a elementos sintácticos destacables puede decirse que la cons­trucción sintáctica no es compleja; puede observarse algún cambio en el orden de las palabras de la oración, no excesivamente forzado. Es significativa la enumeración de los versos 2 al 4, con elisión de formas verbales; y, sobre todo, los encabalgamientos, numerosos en el fragmento que comentamos. Piensa que los encabalgamientos cumplen su función: destacar determinados elementos (pue­den ser otras). Por ejemplo: en los versos 13, 14 y 15 destacan «un momento se queda... meditando», de acuerdo con la idea que expresaba el contenido. De la misma manera pueden examinarse otros encabalgamientos.
4) No hay en este poema una excesiva acumulación de elementos del lenguaje figurado. Todo puede quedar en los límites de su significado real, sin darle otra dimensión. Pero ya se ha señalado que algunos elementos del poema pue­den convertirse en símbolos debido a sus características: el camino, la tarde. A esta impresión contribuye el sorprendente comienzo del poema: «Yo voy so­ñando caminos de la tarde», cuyo significado sólo podemos intuir. Por otra parte, el cantar que centra el poema, los fragmentos entrecomillados, no tiene por qué ser necesariamente tal cantar: el poeta ha elegido esta forma para expre­sar su sentimiento que, por otra parte, permanece más en el campo de lo intuido que en el de lo real.

No podemos saber qué causa la angustia del poeta. El autor ofrece su reflexión dolorida que el campo recoge y comparte. Podemos observar aquí un caso de personificación o prosopopeya, puesto que se hace del campo un ser humano, capaz de sentir y angustiarse con el poeta, haciéndose eco mudo de su cantar.

IV. Conclusiones

Antonio Machado nos ofrece una espléndida muestra de su quehacer poético. Con un lenguaje sencillo, pero cargado a la vez de profundas resonancias que entron­can con los sentimientos de los hombres, nos muestra su intimidad, velada por el lenguaje que sólo nos deja entreverla. Nos ofrece su sentimiento del paisaje que borra fronteras entre lo objetivo y lo subjetivo; el hombre se convierte en el centro de la naturaleza, la hace suya, su partícipe.

La realidad tiene sentido en función del hombre; y el hombre encuentra el eco de su más profunda reflexión cuando, viajero, se pone a sentir en y con la naturaleza, alejado de los ruidos que le impiden oír su propia voz. El poeta nos invita a decir y a escuchar nuestro propio cantar; su cantar se convierte así en el de todos los hombres. De ahí la importancia y la reconocida significación de la poesía de Antonio Machado en nuestra época.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconPor Alberto Bovino Existen víctimas por nacimiento, nacidas para...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos icon¿Cómo percibimos la realidad?
«el cerebro existe para sobrevivir y no para buscar la verdad», afirma–. Existe suficiente información captada por el ojo y por los...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconLiteratura: Poesía del XX. Orientaciones para la interpretación y comentario de textos

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconGuía para la realización de las prácticas de comentario de textos literarios

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconLa generación del 98 y el problema de España
«problema de España» por parte de todos o casi todos los que constituyeron el grupo: Unamuno, Ganivet, Azorín, Valle-Inclán, Baroja,...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconFútbol con sus amoríos hacia cualquier tipo de pentagrama. Educado...

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconEl comentario de textos literarios (I). Los textos líricos

No existe un método de comentario que satisfaga a todos y que valga por igual para todo tipo de textos iconTraducción de Flora Casas
«propósito», y absolutamente todo lo que existe en el cosmos está ligado al propósito por un vínculo de conexión






© 2015
contactos
l.exam-10.com