Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la






descargar 33.85 Kb.
títuloY casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la
fecha de publicación24.09.2015
tamaño33.85 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
La Música Medieval está marcada por un carácter religioso y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la Música profana, era difundida gracias a los juglares y trovadores.

En esta época apareció el llamado Canto Gregoriano que fue la culminación del canto sin acompañamiento.

Ars antiqua - Ars nova

En la Europa de los siglos XIV y XV surgieron dos estilos musicales que se denominaron ars antiqua y ars nova.
La diferencia entre ambos fue el refinamiento métrico del segundo, que alcanzó más precisión rítmica en la escritura, pudiendo trazar de esa manera un entramado polifónico más complejo.
Los géneros característicos del ars antiqua, relacionado con la escuela de Notre Dame, son el organum, el rondó, el conductus, el hoquetus y, en especial, el motete primitivo.
En 1280 Franco de Colonia introdujo un nuevo tipo de grafía rítmica que subsistió hasta el siglo XVI, la notación mensurable. Un ejemplo español destacado son los Códices de Huelva.
El ars nova nació en París y propone una innovación en la manera de componer los motetes, introduciendo técnicas cíclicas como la talea y el color.
Los creadores más destacados de la época son Philippe de Vitry y Guillaume de Machaut, reconocido por su misa profana del Hombre Armado.



Motete

Tiene su origen en las cláusulas o pausas que en estilo de discanto se intercalaban en un organum. Luego esas cláusulas cobraron vida, recibiendo textos distintos para cada voz.
Esta técnica pronto cubrió el continente.
La pluralidad textual le permitía el agregado de textos profanos en convivencia sonora con los sagrados.
El material básico, la línea del tenor, ya no provenía sólo de la liturgia, y podía ser una canción trovadoresca.
La conjunción de voces producía un efecto sonoro y semántico asombroso.
A fines del siglo XIII surgieron dos variantes, una con una voz superior en ritmo rápido y el tenor muy lento, cuyo mejor ejemplo lo compuso Petrus de Croce, y otro tipo de motete en el que las voces progresan a un ritmo prácticamente igualado.



Conductus
Género polifónico reconocido por su estructura rítmica uniforme y por la asignación de una nota a cada sílaba del texto, excepto en los caudae (o codas) melismáticas sobre una vocal. Otra cualidad que lo diferencia de los conducti de épocas anteriores es que el cantus firmus del tenor no viene de la liturgia, sino que es una melodía compuesta, configurando el primer ejemplo en la música occidental de una composición original por completo.

Rondó
Música vocal de cámara para cuartetos o quintetos de cantantes que generó muchas composiciones, sobre todo en Francia. Estilo que demanda voces muy profesionales y expertas, dada la complejidad de la polifonía, que lo distingue de otras variantes populares a una sola voz. Estas obras, que los franceses llamaron rondeau, en latín fueron rondellus y en España, rondas o rondallas. Tenían un estribillo entre los que se alternaban coplas monódicas.

Canon
El contrapunto presentó entre sus primeras técnicas al canon que en Italia se llamó caccia (caza), la imitación de la voz al unísono. Luego, esta técnica fue sofisticándose, y las voces se imitaban a distintos intervalos melódicos (por ejemplo, una melodía que iniciaba con do-re-mi, se imitaba a la quinta: sol-la-si). Asimismo, se podían alterar los valores rítmicos, logrando la disminución y aumento del tema.

Hoquetus
Es una técnica polifónica por la que una melodía aparece fragmentada entre varias voces, como el hipo y de allí su nombre. Podían ser vocales o instrumentales y en este caso la melodía alternaba entre distintos instrumentos.


Bizancio

Bizancio (Constantinopla y hoy, Estambul) fue reconstruida por Constantino y nombrada capital del Imperio Romano unificado en el año 330. En el 395, se produjo el cisma de la Iglesia y quedó la ciudad al frente del Imperio de Oriente hasta ser capturada por los turcos en 1453. La música bizantina se caracterizó por los himnos religiosos elaborados como versos sobre contenidos bíblicos, que luego serían los stichera. Se entonaban entremezclados con los versículos de los salmos de oficio, a la vez que los kanones eran una creación poética de las odas bíblicas. Los últimos intercalaban frases de distintos orígenes y fragmentos de melodías conocidas, en un proceso llamado centonización. También existieron pasajes ornamentales: las melismas. Igual que en las culturas clásicas de otros pueblos, la centonización utilizaba fórmulas melódico-rítmicas que tenían un lugar fijo en la interpretación. Los hindúes lo definen como raga, los árabes como maqam y los bizantinos, echos.



Teóricos

Se destaca Juan Kukuzeles, monje del monte Athos, que en el siglo XIII escribió un tratado que reemplazó al antiguo sistema de notación, tarea que no se completó hasta el siglo XIX, cuando el archimandrita Crisanto y dos musicólogos consiguieron interpretar y simplificar la notación bizantina. El poeta músico Andrea de Creta (siglos VII y VIII) y Cosmas de Majuma (siglo VIII) fueron anteriores a Kukuzeles así como San Juan Damasceno (708 - 754), que se relaciona con grandes adelantos en la partitura.



Notación bizantina

Los modos bizantinos se diferenciaron de los gregorianos en sus finales y por la inclusión de sonidos alterados, ajenos al sistema básico. El sistema de notación se basaba en neumas latinos: punto, acento agudo, acento grave, coma, apóstrofo y signos de combinación. Esta notación antigua, ek-fonética o recitativa, se reemplazó en el siglo XI por la notación diastémica, que incluyó dos tipos de signos: los fonéticos, que representan sonidos, y los áfonos, que expresan duraciones, con un repertorio próximo a los cincuenta signos.



Instrumentos medievales

Los instrumentos conocidos en la Edad Media llegaron a Europa desde Asia a través de Bizancio o por medio de los árabes del norte de África y España. En los casos como el del arpa, llegaron desde las islas británicas antes del siglo IX. Asimismo hubo instrumentos de arco, como la viela, prototipo del violín moderno y una variante de tres cuerdas con manivela: el organistrum o zampona. También caracterizaron a la época el salterio (antepasado lejano del clave) y el laúd. Entre los vientos, las flautas, chirimías, algunos tipos de oboe, trompetas (en la nobleza) y gaitas (o cornamusas).

Islam clásico

En el año 622, cuando Mahoma huyó de La Meca a Medina, el islamismo comienzó su cuenta cronológica de la Hégira. El primer dato acerca de la música del Islam se encuentra en la conquista de Persia en el siglo VII. Los árabes incorporaron gran parte de la herencia musical que hallaron en aquellas tierras a su legado y, a su vez, fueron influenciados por la India. En siglo VII encontramos el nombre al primer teórico, Jalil, que estudió especialmente el ritmo. Sin embargo, fue Al-Farabí quien dos siglos más tarde intentó y no logró implementar las antiguas teorías griegas. En el siglo XIII recién se encontró la obra del teórico Safi-de-Din, quien propuso el actual sistema musical árabe. Expandido el islamismo por todo el norte de África (magreb) y el Cercano Oriente (mashrek), se consolidaron nuevas escuelas y variantes musicales, desde Samarcanda en Asia Central, hasta Salamanca, en España. Una vez expulsados de Europa en 1492, esta tradición cultural se trasladó a Marruecos, donde perdura el estilo de música arábigo-andaluza.



Escuelas

En forma simultánea a su expulsión de Europa, continente en el que ejercían una fuerte influencia musical (en especial en la península Ibérica), los musulmanes tomaron Constantinopla y Tierra Santa, donde se crearon nuevos centros artísticos. Aún subsisten cuatro escuelas principales en el mundo árabe: la persa, la árabe (con centro en Egipto), la andaluza (en el norte de África) y la turca.



Sistema tonal árabe

La cultura musical árabe divide la octava en 17 partes, que coinciden más o menos con tercios de tono, aunque esta fragmentación luego se amplió para contemplar otros microintervalos, como los tres cuartos de tono. El sistema se asociado a los modos raga de la India, vía Persia, consolidado en 84 modos o maqamat, que con sus transposiciones determinan 1.428 escalas. Por eso la música fue un arte reservado a unos pocos iniciados que estudiaron casi toda su vida en una escuela con un maestro.
En la práctica, suelen usarse 18 modos o menos. Para los occidentales pueden sonar extraños, pero transmiten una belleza y un sentimiento de altura lírica a los que han sido formados con esta música.



Instrumentos

En el Islam, el instrumento preferido fue el laúd ud, de Egipto, que entró en Europa por España y el sur de Francia. Asimismo se encuentra el laúd de cuello largo denominado tambur (que no es la tambura hindú) y la guitarra que introdujeron los árabes en Europa y fue considerada española.
Otra cuerda es el rebab, un tipo de violín primitivo. Encontramos la flauta ney, que se toca diagonalmente, y el oboe zukr, zorna o ghaita representando a los vientos.
En relación a la percusión, son abundantes los panderos tombak y los pequeños timbales naqqara.

La España de las tres culturas

En la oscura Edad Media europea, España se destacó por la convivencia de tres religiones y culturas: la nativa cristiana, la judía y la musulmana, protegidas por los califas que desde el siglo VIII y hasta el final del XV gobernaron la España de hoy. En aquella Sefarad de las Tres Culturas coexistían armónicamente los mejores pensadores, científicos y artistas del momento. En el siglo XII poetas anónimos de Castilla remedaron la épica francesa y crearon el Mió Cid. Luego, del sur de Francia llegó el canto lírico de los trovadores a tierras ibéricas y se instaló con el arte llamado mester de juglaría, en contraposición al erudito mester de clerecía. Fueron épocas de Cruzadas, como la del siglo XIII contra los albigenses, que refugiaron en Castilla a muchos poetas cantantes protegidos por Alfonso X, el Sabio (que reinó entre 1252 y 1281) y su yerno, don Dionís de Portugal. Al mismo tiempo que el castellano, surgía la primera literatura en otros idiomas romances ibéricos, como el galaico-portugués y el catalán.



Música mozárabe

La España mozárabe estaba integrada por los cristianos españoles dominados por el Islam. Con la reforma de Cluny del siglo XI se unieron en el rito cristiano y pusieron fin a las variantes litúrgicas vernáculas. El canto mozárabe se conservó en veinte códices como el de la Catedral de León, que tiene melodías apuntadas con neumas. Son una fuente de información gráfica valiosa sobre los instrumentos de la época, desde cuernos y cornetas, hasta violas ovaladas.



Música sefardí

Los judíos españoles antes de su expulsión de España en 1492 y de Portugal en 1493 han conservado su música en parte por ser cuidadosos de las tradiciones adquiridas durante su milenio de estancdía en nuestro país. Los expulsados llevaron sus melodías, romances y su lengua (el ladino o judezmo) allende el Mediterráneo y al mundo árabe.

Música Ibérica

Hay pruebas de cantos profanos de himnos de Prudencio, Eugenio de Toledo e Isidoro de Sevilla lamentándose por la muerte de reyes visigodos. Eran copias de los siglos IX y X con neumas mozárabes. Los juglares como Peire Cardenal o Giraut Riquier, que llegaron a la península de las Cruzadas, casi no se conservaron partituras, pero existe un manuscrito con seis canciones musicadas por el juglar gallego Martin Codax. Por su parte, Alfonso X el Sabio, compuso y recopiló en el siglo XIII 420 cantigas, Loores et Milagros de Nuestra Señora, encontrados en dos manuscritos de Toledo y El Escorial, escritos en gallego también. Este mecenazgo musical fue continuado por Juan I de Aragón, al establecer los Juegos Florales a partir de 1390. Y en el XV, Juan II de Castilla se unió a varios artistas

Música en la Edad Media

Tras los relatos de los padres de la Iglesia como San Agustín y otros sobre la función de la música, el canto reglamentado por San Ambrosio y San Gregorio (que se perdió) fue analizado por Casiodoro, teórico sucesor de Boecio en la corte ostrogoda. La teoría del canto gregoriano se expuso luego a cargo del monje anglosajón Alcuino, que organizó la música en la corte de Carlomagno. Fueron ocho modos eclesiásticos o tonos, aunque San Isidoro de Sevilla (579 -636) había dedicado un estudio a la música en sus Etimologías. Asimismo a fines del siglo IX el monje flamenco Huebaldo analizó la técnica del organum. A su vez San Odón, abad de Cluny, procuró cambiar los nombres de las notas, sin lograrlo. Lo consiguió en su lugar Guido D' Arezzo. Finalmente, se destacan los aportes intelectuales de John Cotton en el siglo XII y de su coterráneo Walter Odington en el XIV. Cien años atrás, el inglés John Garland fundó la llamada Escuela de París (distinguiéndola de la de Colonia). Luego retomó sus investigaciones Marchetto de Padua y los franceses Jean de Muris y Philippe de Vitry.



Guido D'arezzo

Monje benedictino nacido en París (aunque no se confirma) en el año 995. Ejerció en Arezzo y falleció en el año 1050. Fue un eminente teórico que presentó sus principios musicales ante el mismo papa Juan XIX. Perfeccionó la escritura musical al adoptar las líneas horizontales paralelas para marcar las alturas del sonido e ideó un método para enseñar las notas mediante la señalización de diferentes falanges de los dedos de la mano (solmisación).
Para ello, empleó el Himno de San Juan que en las primeras sílabas de cada verso sirvieron para dotar de nombres modernos a las notas (excepto el do, que era el ut).



Música y universidad

Tomás de Aquino y su Escolástica (siglo XIII) estableció la segmentación de los planes de estudio de las primeras universidades, amparadas por la Iglesia y estableció así una diferenciación entre el trívium y el cuadrivium, al que correspondía el estudio de la música además de la aritmética, la geometría y la astronomía que junto a la gramática, la retórica y la dialéctica del trívium (llamadas siete artes liberales) preparaban al alumno para ingresar a las facultades de teología, derecho y medicina



Sistema tonal eclesiástico

Los teóricos musicales de la Iglesia tomaban dos octavas para definir un sistema del cual extraían los modos, como los griegos, pero en orden inverso: ascendente. Sus nuevos nombres fueron: los empezados en re, mi, fa y sol se llamaban protus, deuterus, tritus y tetrardus respectivamente. Así confundían, por ejemplo, el frigio griego con el dórico eclesiástico. A estos cuatro modos originales se opusieron otros llamados plágales, cada uno con una nota principal o final y otra dominante. Luego, se agregaron modos ascendentes sobre las notas la, si y do, de modo que en el siglo XVI había doce modos, que siglos después serían nuestras escalas mayor y menor.

Primeros atisbos polifónicos

Una especie de polifonía primitiva (el isón) ya se usaba en la Iglesia oriental de Bizancio. Consistía en acompañar el canto de una voz o al unísono con un pedal en la nota principal o final. El pedal consistía en una nota sostenida durante un largo tiempo en el registro grave. Aún así, la Iglesia de Occidente siguió siendo monódica (sin juego de voces) hasta un avanzado siglo IX, cuando Escoto Erígena y Huebaldo definieron el organum o diafonía como una práctica común.
Se dijo que ya en épocas de Carlomagno y su Schola Cantorum del siglo VIII se llevaba a cabo esta práctica musical. Mientras, en los confines del Imperio se desarrollaron otras formas de polifonía, como el gymel inglés del siglo XII (canto en terceras paralelas) y el fauxbourdon francés, un canto a tres voces que progresa por acordes mayores o menores paralelos (quintas y terceras paralelas a la vez).
Sin embargo, Roma no aceptaba estos cambios y consideraba un intervalo imperfecto para el organum a las terceras.



Organum

Constaba de dos voces: la vox principalis, que llevaba la melodía, y la vox organalis. En lugar del pedal, el organum era un acompañamiento a una distancia determinada de la voz principal, por lo general en quintas justas paralelas, y más tarde de cuartas y octavas justas. Así se podían disponer varias voces que progresaban en bloque, conservando la misma distancia entre ellas siempre.



Diafonía

La diafonía quebró la estructura monolítica del organum con disonancias conformadas por algunos movimientos de las voces. Por caso, una voz avanzaba la vez que la otra hacía un pedal, hasta que coincidían en un intervalo de quinta a partir del cual continuaban paralelamente como en el organum, para terminar otra vez con un pedal y una voz que van acercándose con disonancias hacia la última nota.

Discanto

El discanto fue otro género de la primera polifonía, origen del contrapunto, y del que se sabe a partir del siglo XII. Consiste en una voz que progresaba libremente y que luego se extendió en melismas improvisados o escritos. Esa voz se sumaba al cantus firmus, o melodía fija muy lenta. Después se agregó una tercera voz, el contratenor, determinando pronto dos voces: una que cantaba por debajo del tenor (la voz del cantus firmus), llamado bajo y otra por encima, el alto. El discanto ocupaba el lugar superior (supremus), que hoy se denomina soprano. Para lograr esta concordancia y simultaneidad se elaboró una técnica eficaz para las duraciones: el ars mensurabilis. Generalmente, eran monjes anónimos los que componían las obras, aunque se conoció a Leoninus y Perotinus, de la Escuela de París en Notre Dame del siglo XII.

Troveros y trovadores

En la Europa de la segunda mitad de la Edad Media irrumpieron unos cantantes que se acompañaban y entonaban canciones líricas y de amor. En Francia se los llamó troveros o trovadores, según la zona y en Alemania eran los Minnesinger; que más luego formaron gremios de maestros cantores o Meistersinger. Este fenómeno puede encontrarse también en España, Portugal o Italia.
Hasta ese momento, la música era patrimonio sólo de la Iglesia y a partir de ese momento surgió un arte profano, lírico, que asumió muchas formas. A pesar de esto, las melodías siguieron los patrones de los modos eclesiásticos, pero con un ritmo que se ajusta a la declamación del texto. Estas canciones pueden clasificarse en cuatro categorías: letanías, secuencias, himnos y rondeles. Más allá de los temas amorosos, abordaban asuntos de la mitología o filosofía, así como de excusa para la danza popular, como el conocido Kalenda Maya del catalán Raimbaut de Vaquieras del siglo XII.



Tipos de canciones

Entre las letanías encontramos canciones de gesta (que destacaban las virtudes de un héroe mítico, como la Chanson de Roland), estrofas y estribillos. Las secuencias tenían versos desiguales aunque rimados en parejas, como en el lai o en la estampida instrumental. Los himnos son cíclicos y remiten al mismo estribillo tras las estrofas. Por su parte, las canciones de rondel pueden ser baladas, virelais o rondós. Según el tema, las canciones podían ser chansons (de amor), albas (el amanecer que separa a los amantes), pastorelas (el caballero enamorado de la campesina), sirventés (con moraleja), de las Cruzadas (alude a ellas o a sus batallas) y las de tinte fúnebre.
Il dolce stil nuovo

En el siglo XIII, Italia adoptó el arte trovadoresco provenzal, que dio lugar a il dolce stil nuovo. Uno de sus precursores fue el rey Federico II, cuya corte se encontraba en Palermo. A la vez en Florencia, Dante citaba en su Purgatorio a Pietro Casella, uno de los más antiguos nombres de músicos profanos italianos.



Minnesinger

Significa cantar de amor y fue acuñada en el siglo XII para denominar a los cantantes que destacaban la nobleza y la caballerosidad.
En ocasiones, se acompañaban por un juglar que tocaba la viela, el laúd o el arpa.
Algunos de sus creadores fueron Dietmar von Aist, Friedrich von Husen y a Walter von der Vogelweide. Enrique de Meissen, llamado Frauenlob (adulación de las damas), creó una escuela de poesía y canto en Maguncia, que originaría a las de los maestros cantores. Las escuelas de maestros cantores (Meistersinger) funcionaban con reglas muy estrictas y rutinarias.
Este arte cayó a partir del siglo XVII


Historia de trovadores

El primer trovador fue Guillermo IX de Aquitania (1070-1126), duque de Aquitania y conde de Poitiers, pero es posible que hubiera otros anteriores de los que se desconoce registro alguno.
En el siglo XII encontramos a Marcabru, que actuó en la corte de Alfonso VIII de Castilla y de Bernart de Ventadorn, famoso por su Canción de la alondra. Y siguieron Raimbaut de Vaquieras, Aimeric de Peguilhan y el erudito Folquet de Marseille. Hacia el 1300 este arte desaparece con Guiraut Roquier. Algunos troveros son Chrétrien de Troyes, el rey Ricardo Corazón de León, Thibaut IV (rey de Navarra), y en especial Adam de la Halle (1237-1287), autor del Jeu de Robin et de Marión entre otras obras.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconSeguimos avanzando en el tiempo de la Pascua. El día 21 celebramos el IV domingo de Pascua
«transmite la palabra de Dios». La Biblia, o al menos parte de ella, se encuentra traducida a 303 idiomas. La Iglesia Católica Romana...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconDifundir los trabajos cinematográficos realizados por los miembros...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconTítulo de la edición original
«Si dispusiéramos de una Fantástica, como disponemos de una Lógica, se habría descubierto el arte de inventar.» Era muy bello. Casi...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconIntroducción al arte de inventar historias
«Si dispusiéramos de una Fantástica, como disponemos de una Lógica, se habría descubierto el arte de inventar.» Era muy bello. Casi...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconAl agruparse todos en un destino común nadie preguntó los apellidos...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconA todos los hermanos de la renovacion carismatica catolica

Y casi todos los trabajos realizados eran para la iglesia Católica. En cuanto a la iconLos sioux eran una tribu viajera, iban de campamento en campamento,...
«Tal vez se habrá ido con los lobos o tal vez volvió al viejo campamento», pensó la muchacha recordando las costumbres de los demás...






© 2015
contactos
l.exam-10.com