A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la






descargar 167.25 Kb.
títuloA finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la
página6/6
fecha de publicación23.09.2015
tamaño167.25 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6

Dau al set y la reconstruccion de la vanguardia catalana

Si, como hemos visto, el surrealismo fue tema de cons­tante debate en el Madrid de los últimos años 40, en Barcelona este debate iba a cristalizar en un grupo: Dau al Set.

Durante el año 1946, Arnau Puig, Joan Ponç, Joan Brossa y otros habían publicado en número único de la revista Algol. En noviembre de ese mismo año, Ponç, August Puig, Pere Tort y Francesc Boadella expusieron en un local semipúblico, el de sociedad excursionista Els Blaus de Sarriá. Era la primera exposición de vanguardia en la Barcelona posbélica. La presentaba, con un esplén­dido texto en prosa, el poeta J. V. Foix, para quien aque­llos minyons que pintaban «amb una llibertat que fá mes ostensible el servatge comú», testimoniaban de «la perma­néncia d'unes directives que molts creien abandonades«.

Recuerda Ponç que en aquella exposición conocieron a dos estudiantes, de abogacía y medicina, con los que iban a descubrirse grandes afinidades: Antoni Tápies y Modest Cuixart. En setiembre de 1948, gracias a Tharrats que poseía una minerva, emprenden la publica­ción de Dau al Set. El grupo inicial lo componen Joan Brossa, Arnau Puig, Cuixart, Ponç, Tápies y Tharrats. Colaboran diversas personas, entre las que cabe destacar al poeta, filósofo, crítico de arte y músico Juan Eduardo Cirlot .

La pequeña historia de Dau al Set no está por hacer, aunque sí por completar. Si Arnau Puig, refiriéndose a Algol, ha podido mencionar a Platón, Wagner, Nietzsche, Dadá, el surrealismo, el existencialismo, el «cóctel» de Duu al Set resultará aún más explosivo. Entre el nihilis­mo radical de Brossa y las preocupaciones sociales de Arnau Puig, entre el esoterismo de los pintores y la cu­riosidad vanguardista de Tharrats, los puntos de contac­to son más circunstanciales de lo que puede parecer. «La única coincidencia residía en el decir, por principio, no a todo» `4 Uno de los elementos más unificadores tal vez fuera la decidida voluntad de entronque internacional, y el reconocimiento hacia la Barcelona de las vanguardias históricas: números dedicados a Gaudí o a 391, relación intensa con figuras como Miró, Foix, Prats, Sindreu.

La personalidad más seductora del primer Dau al Set es sin lugar a dudas el poeta Joan Brossa. «La seva capa­citat d'influir als plástics —dice Cirici— venia sens dub­te no solament del seu poder personal d'irradiació, siné també del carácter molt visualizat de la seva imagina­ció» ~. Brossa ya había definido las líneas generales de su trabajo, conocía el surrealismo, estaba conectado con personajes como el poeta brasileño Jodo Cabral de Melo, entonces cónsul de su país en Barcelona. El reconoci­miento brossiano hacia las vanguardias históricas es no­table; así cuando escribe su Evocació de 1925 acierta a situar en escena los nombres mágicos de Foix, Dalí, Mi­ró, Sindreu, Carbonell y Prats.

Para los pintores la reflexión histórica desempeñará también un papel de primer orden. El encuentro decisi­vo sería el de Miró; acceder a su estudio era «como una visita sagrada a un lugar sagrado»

A diferencia de lo que ocurría en Madrid con los jóve­nes valores, los pintores de Dau al Set pronto iban a en­contrar su público. Ya antes de la guerra, ADLAN Madrid había tenido mucha menos existencia social que ADLAN Barcelona. Aquel club dels snobs no se vuelve a crear tras la contienda, pero su espíritu permanece vivo. El Club 49 retoma el mismo espíritu, estando a su cabe­za algunos de los promotores de ADLAN. El papel de los Salones de los Once, aunque en menos elitista, es desempeñado por los Salones de Otoño. A su cabeza, también, hombres de la preguerra como Josep Maria de Sucre y Angel López-Obrero. A través de estas y otras instituciones, la vanguardia empieza a tomar cuerpo real en Barcelona. En tal proceso jugarán factores de dife­renciación social, ideológica, incluso política, aún mal estudiados.

Altamira como banderín de enganche

También, en 1948, se funda en Santander la Escuela de Altamira. A diferencia de las tentativas madrileñas o del pequeño núcleo barcelonés (ambos se hallarán repre­sentados de una u otra manera en las actividades san­tanderinas), se trataba de un intento arropado oficial­mente. Mathias Goeritz y Ricardo Gullón contaban para su empresa con un respaldo económico y, sobre todo, con las buenas disposiciones de Reguera Sevilla, enton­ces gobernador civil de la provincia. Por otra parte, la presencia de nombres de ADLAN (Eduardo Westerdahl, Angel Ferrant) y la colaboración de intelectuales extran­jeros como Sartoris y Baumeister le iba a dar al proyecto un empaque considerable.

Un arte «puesto al servicio del hombre y de todos los hombres», eso quiere la Escuela, para la cual las cuevas son «símbolos de arte fuera del tiempo histórico, de arte extranacional». Ni que decir tiene que esa voluntad ahis­tórica, o siquiera xenófila, era un sueño difícilmente al­canzable en la España de la autarquía. Si algo es eviden­te de las actividades de Altamira, es su vinculación a un «estado de la cuestión» que tiene más que ver con 1936 que con 1948. La constante referencia a la abstracción geométrica, al surrealismo, en una perspectiva que re­cuerda más Gaceta de Arte que Dau al Set, indica bien a las claras lo desfasado del asunto.

La palabrería altamirense, por otra parte, resulta de un humanismo en el que es difícil navegar. No es ca­sualidad que se hable sobre todo del público, de la in­tegración de las artes, del nuevo arte religioso; de arte absoluto, como decían Sartoris y Vivanco.

Se ignoran deliberadamente, en cambio, las conse­cuencias pictóricas reales del surrealismo; se potencia la consideración del cubismo como momento fuerte y se quiere detener una supuesta cadena moderna en el pun­to «razonable» de los Magnelli o los Baumeister.

Bibliografía

  • Enciclopedia GEL (Gran Enciclopedia Larousse)

  • Enciclopedia Encarta 98

  • Enciclopedia interactiva de consulta Planeta deAgostini

  • Enciclopedia de la Història de Catalunya, la Vanguardia

  • Enciclopedia de consulta de el Periódico

  • Cirici, Alexandre. La estética del franquismo, editorial Gustavo.

  • Llibre d'història de 1r de batxillerat (1997), Història, 1ª edición, Barcelona



Manuel Alcayde Mengual
1   2   3   4   5   6

similar:

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconEs una corriente literaria que tuvo gran difusión en Europa especialmente...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconAntología de cuentos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconLas relaciones de Machado con el romanticismo y las de este movimiento...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconRubén Darío, nacido en Nicaragua, es considerado el fundador de estética...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconBreve visión de la lírica española a finales del siglo XIX y principios del XX

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconMovimiento literario, científico y filosófico que se produjo en toda...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconA finales del siglo XIV tuvo lugar en toda Europa una brutal epidemia...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconDefinición: Manifestación religiosa, política y artística de la crisis...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconEs un movimiento cultural, literario y artístico, que se desarrolla...

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX europa vivía una situación de inestabilidad caracterizada por la aparición de corrientes nacionalistas y la iconA finales del siglo XIX españa vive una grave crisis general: el...






© 2015
contactos
l.exam-10.com