T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez






descargar 47.65 Kb.
títuloT poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez
fecha de publicación23.09.2015
tamaño47.65 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

T - 4. POESÍA ESPAÑOLA A PRINCIPIOS DE SIGLO XX. MODERNISMO Y VANGUARDIA. ANTONIO MACHADO, RUBEN DARIO Y JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

1. Contexto político, social y cultural.

2. Tendencias de la lírica

Polémica entre Modernismo y generación del 98.

3. Características de la poesía

  • Temas

  • Métrica

  • Estilo

  • Influencias

4. Autores:

  • Rubén Dario

    • Otros autores modernistas

  • La trayectoria poética de Antonio Machado

  • La trayectoria poética de JRJ




  1. Contexto político, social y cultural.

Factores que configuran la aparente “crisis” finisecular

POLÍTICO SOCIAL: hay conciencia de vivir bajo una democracia ficticia. Desde la Restauración de los Borbones en el trono (1875), liberales y conservadores se alternan en el poder, en un turno asegurado por la oligarquía urbana y el caciquismo rural. Cada desalojo de gobierno supone el cese de toda la administración dependiente del partido saliente, a la espera de nuevas elecciones. Es habitual, en la literatura de la época, encontrar que un personaje es "cesante" (esto es, funcionario del gobierno saliente a la espera de nuevas elecciones que le proporcionen nuevamente un puesto de trabajo). El cesante es un retrato cumplido de la impotente clase media nacional, la clase social que había traído la democracia a los demás países de Europa.

Los restos del imperio colonial español se pierden en el Desastre del 98: Cuba, Puerto Rico y Filipinas son entregadas a los EEUU. No puede asegurarse que esta derrota repercutiera especialmente sobre la economía del país, aunque se debe tener en cuenta que se pierden condiciones ventajosas para el comercio con estos territorios (el sistema colonial aseguraba la obtención de materias primas a bajo precio, y la colocación de productos manufacturados con grandes beneficios en esos mismos territorios, sujetos a unos precios totalmente artificiales). Políticamente, tendrá consecuencias mucho más graves la aventura africana - la colonización del Rif (N. del actual Marruecos)-, fuente de tales pérdidas humanas que es factor decisivo en la liquidación del régimen (1931).

La sociedad española está en un momento de cambio. Aunque mayoritariamente rural, la población urbana está creciendo rápidamente. En las ciudades hay una incipiente clase obrera, con un nivel mayor de alfabetización que en el campo, y, por tanto, con mayor capacidad crítica. El resultado es el auge de las doctrinas sociales de izquierda (marxismo, anarquismo...), partidarias de la acción directa: como los asesinatos de Cánovas y Sagasta, y germinará una serie de revueltas (Semana Trágica de Barcelona). La estructura social española no ha variado en esencia desde el Antiguo Régimen: una sociedad de caballeros (ejército desmesurado), clérigos y una burguesía acomodada e inmovilista.

  1. Tendencias de la lírica

Polémica entre Modernismo y Generación del 98


Tradicionalmente, los autores de finales del siglo XIX y principios del XX han sido divididos en dos grupos: modernistas y noventayochistas. Esta supuesta separación en dos grupos o escuelas se considera hoy superada, y tanto el Modernismo como la Generación del 98 se contemplan como dos aspectos de un mismo movimiento literario: la renovación poética de principios del siglo XX.

Pedro Salinas (1970) considera que tanto Modernismo como Generación del 98 son términos indistintos que designan al mismo movimiento cultural. El primero se iniciaría en América y el segundo en España, ambos a finales del siglo XIX. La separación entre ambas denominaciones se ha mantenido a lo largo de los años más por razones didácticas que científicas. No podemos olvidar que algunos autores supuestamente pertenecientes a la Generación del 98 –como Antonio Machado o Ramón María del Valle-Inclán– participan igualmente de las preocupaciones, intereses y estilos propios del Modernismo, ya que las circunstancias históricas y ambientales fueron las mismas para todos ellos.

El término Modernismo es anterior al de Generación del 98. Desde finales del siglo XIX se llamó modernistas a todos los autores que querían renovar el panorama literario anterior: se oponen al Realismo, agotado, y a la poesía prosaica de finales del siglo XIX (salvo Bécquer y Rosalía de Castro, que serán tomados como modelos). Este movimiento de renovación nace prácticamente a la vez en Europa y en América. Podemos afirmar que los primeros fueron los autores hispanoamericanos, representados fundamentalmente por Rubén Darío. En un principio el término modernista era despectivo, los contrarios a la renovación literaria calificaban de esta manera a los seguidores de Rubén Darío. Con el tiempo ha perdido el matiz peyorativo y se utiliza para designar un gran movimiento de innovación literaria. El Modernismo –considerado en muchos casos un neorromanticismo– busca un nuevo lenguaje basado en una nueva sensibilidad, y rechaza el prosaísmo y la retórica vacía de la literatura anterior. Para ello, vuelve sus ojos hacia Francia, en concreto hacia dos movimientos literarios de la segunda mitad del siglo XIX:

  • Parnasianismo, representado por Théophile Gautier, tiene como lema: el Arte por el Arte, es decir, la búsqueda de la perfección poética desde un punto de vista formal, olvidando los contenidos más humanizados. Los temas predilectos de este movimiento son los mitológicos, la Edad Media o los ambientes exóticos, que aparecen frecuentemente en la poesía de Rubén Darío y los demás autores modernistas.

  • Simbolismo, representado por poetas como Verlaine, Rimbaud o Mallarmé, busca ir más allá de la realidad, de lo sensible. Pretenden encontrar las significaciones profundas u ocultas de la realidad, lo que no vemos, los aspectos correspondientes a los estados de ánimo. Para lograr esta finalidad aparentemente tan complicada, recurren a los símbolos (imagen física que sugiere algo no perceptible físicamente). Por ejemplo, el atardecer simbolizaría la muerte, el agua será la vida, el camino se correspondería con el paso del tiempo, etc. Además de en Rubén Darío, estos símbolos aparecen en Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez.

Juan Ramón Jiménez, en un artículo publicado en La voz el 18 de marzo de 1935, opinó sobre la amplitud del Modernismo: “no fue solamente una tendencia literaria: el Modernismo fue una tendencia general”.

Ricardo Gullón (critico literario) opina que no pueden ser enfrentadas las denominaciones Modernismo y Generación del 98, y en todo caso el 98 formaría parte del Modernismo, más complejo y rico que el noventayochismo. En 1898 Cuba, Puerto Rico y Filipinas, las últimas colonias de ultramar que aún poseía España consiguieron su independencia, tras varios años de guerra, con la ayuda de EE.UU. Este hecho histórico será reconocido desde entonces como el Desastre del 98 y da lugar a la decadencia definitiva de España. Se analizan las causas y se intentan buscar soluciones. A esto se dedicarán los autores encuadrados en el movimiento modernista denominado Generación del 98.

De todas maneras, y aun entendiendo el Noventayochismo como un aspecto particular del movimiento general denominado Modernismo, hay algunas características propias de la Generación del 98 que la individualizan y le dan personalidad propia

  1. Características de la poesía:

Del Simbolismo a las Vanguardia:

  • TEMÁTICA: Evasión; cosmopolitismo (frente al provincianismo burgués del Realismo); aristocratismo; erotismo; indigenismo (para los hispanoamericanos, el Modernismo es un estilo, por vez primera, nacional); hispanismo (hay conciencia de pertenecer a una misma cultura que languidece ante el empuje anglosajón); y, por fin, Decadentismo, afición morbosa por la ruina y la enfermedad, resultado de la angustia vital de saberse vivo en el tiempo y el lugar equivocados. Dos polos: la expresión de lo exterior ajeno al poeta y la intimidad sentimental.

    • El primero, los autores escriben sobre paisajes, mujeres hermosas, reyes y príncipes, desfiles, paisajes exóticos, debido a la insatisfacción que sienten hacia el mundo en el que viven, y su afán por escapar y evadirse mediante su poesía. Profesan una gran devoción por París.

    • El otro es la intimidad sentimental del poeta, una veces vitalista y alegre, y otras triste y melancólica. Expresión de lo subjetivo: el mundo de los sentimientos íntimos, el mundo de los ensueños de la fantasía. El paisaje se corresponderá simbólicamente con el sentimiento del poeta, que enlaza directamente el Modernismo con el posromanticismo de Bécquer o Rosalía de Castro.

  • ESTILO Culto a la belleza sensorial: la luz, el color y los efectos sensoriales Tono aristocrático y exquisito. Búsqueda del “Arte por el Arte”, de lo bello como fin fundamental, lo cual, según Juan Ramón Jiménez, significará “el encuentro de nuevo con la belleza, sepultada por un tono general de poesía burguesa”. Abunda la adjetivación (epíteto) y se recurre a préstamos, neologismos, cultismos, esdrújulos (v. dáctilos). Hay profusión de recursos literarios, ejemplar uso de la sinestesia y de la aliteración.

  • MÉTRICA Gusto por la estrofa pulcra y cuidada. Pretenden que sus poemas tengan una gran musicalidad, y recurren a ampliar los ritmos y las formas métricas. Siguen usando los metros clásicos (endecasílabo u octosílabo), pero introducen medidas poco usadas hasta entonces: el alejandrino, el dodecasílabo (6+6) o el eneasílabo. Además, utilizan el ritmo de los pies acentuales: dáctilos (óoo), anfíbracos (oóo) o anapestos (ooó).Uso de una enorme variedad de metros, con predilección por los más raros (eneasílabo, dodecasílabo, alejandrino -recuperado de la tradición medieval). Utilizan conscientemente los pies rítmicos:

dáctilos (tónica, átona, átona)

Ínclitas razas urrimas

anfíbracos (átona, tónica, átona)

La espada se anuncia con vivo reflejo

anapestos (átona, átona, tónica)




  • INFLUENCIAS:

  • francesas: del Parnasianismo (toma su nombre de la publicación en 1866 del Parnasse Contemporain. Autores: Baudelaire, Gautier, Lecomte de Lisle...) toman las temáticas y el concepto de autonomía del poema ("la Poesía no tiene otro fin que ella misma", escribe Baudelaire). Y del Simbolismo ( Manifeste Symboliste de 1886. Autores: Mallarmé, Verlaine) adoptan el concepto de la poesía como fuente de conocimiento. El símbolo es una imagen física que pretende expresar lo inefable por medio de la alusión, de la sugerencia.

  • D'Annunzio da nombre al mal del siglo, el Decadentismo. Los decadentes gustan de lo artificioso y elaborado, de los paraísos artificiales y de la morbosidad). Wilde, por su parte, expone la doctrina del arte moderno, que para serlo ha de ser bello e inútil.

  • La literatura antigua española (Berceo, Hita...) es fuente de metros (alejandrino), y se reivindica tanto la densidad significativa como el renovado uso de los metros tradicionales de la poesía becqueriana.

4. AUTORES

Rubén Darío (1876-1916)


Félix Rubén García Sarmiento, nicaragüense y principal representante del Modernismo, (considerado el primer poeta de su tiempo en España) no fue el primero, ya que tuvo importantes antecedentes como el cubano José Martí, los mexicanos Díaz Mirón y Gutiérrez Nájera, el cubano Julián del Casal y el colombiano José Asunción Silva, Desde 1898 se instala en España, residencia que sólo abandonará poco antes de su muerte, para volver a Nicaragua

En 1888 aparece Azul..., obra de gran influencia, compendio de poemas y pequeños cuentos, que refleja todas las características del Modernismo. Recoge prosas (cuentos) y versos del poeta, y que hace referencia en el título al poeta francés Mallarmé. Sus páginas anuncian la consagración del Parnasianismo -movimiento francés que rindió culto a las formas- en España. Fue el autor que fijó definitivamente este movimiento a partir de la publicación
Prosas profanas (1896), su libro más vitalista y alegre, es su segunda obra maestra y justifica la opinión de que Rubén sacó a la poesía española de la crisis producida por la desaparición de Bécquer. El tono de este libro era nuevo para la literatura española. Mostraba la asimilación del Parnasianismo francés, en poemas como la Sonatina; el trato directo con Verlaine, en su Responso; el interés por la civilización griega, en el Coloquio de los centauros, aunque filtrada por los jardines rococós de Versailles; la atracción por el esoterismo, en Las ánforas de Epicuro, sección añadida a la segunda edición; el medievalismo, que alcanza, incluso, al título del libro, el gusto por lo exótico, el erotismo de Ite, missa est, etc. A ello se unían las estrofas y versos menos frecuentes: el alejandrino -de 14 sílabas-, con el que se juega a reproducir las rimas del soneto, que, incluso, se recoge en versos de arte menor, etc

Cantos de vida y esperanza (1905), es la obra de madurez poética del nicaragüense dividido en tres partes. En la primera, titulada como el libro, aparecen los poemas de temática hispánica y política, basados en autores anteriores (Cervantes, Góngora), pintores (Velázquez, Goya) o hechos históricos (pérdida de las colonias en 1898). La segunda parte, titulada “Los cisnes”, recoge poemas contrarios al poder que EE.UU. estaba tomando ya a principios del siglo XX. La tercera parte del libro se titula “Otros poemas”. La temática es melancólica, triste y amarga. A los poemas en que el erotismo se mezcla con la muerte -Lo fatal- se añade una preocupación por el futuro de lo hispano, frente a la amenaza de Estados Unidos. Quedan composiciones parnasianas, como la Marcha triunfal, pero existe conciencia del futuro político

La influencia de este autor sobre los autores españoles de principios de siglo es decisiva, e incluso los autores del 27 lo tenían como uno de sus modelos.Rubén cambió la poesía española con nuevos temas, palabras y posibilidades culturales.

Antonio Machado (1875-1939)


Nació en Sevilla, aunque en 1883 toda su familia se trasladó a Madrid. Tuvo una formación liberal ya que estudió en la Institución Libre de Enseñanza. Traductor de literatura francesa A finales del siglo XIX estuvo en París, ciudad en la que conoció de primera mano las nuevas corrientes literarias del momento: Simbolismo y Parnasianismolo que le granjeo la amistad con Rubén Darío. Desde 1907 ejerció como profesor de francés en Soria, donde se casó con Leonor Izquierdo, una muchacha de dieciséis años que murió cinco años después de la boda víctima de la tubercolosis. Antonio Machado, desesperado, se traslada a Baeza (1912-1919), Segovia y Madrid. Conoce a Pilar de Valderrama, la Guiomar de sus versos. Partidario de la República, a medida que las tropas rebeldes de Franco avanzaban hacia el este durante la Guerra Civil (1936-1939), vivió sucesivamente en Valencia, Barcelona y, finalmente, Collioure (Francia), un pueblecito cercano a la frontera española, donde murió.

Antonio Machado se educó en la estética modernista y en el empleo de un lenguaje simple y conmovedor. En su poesía observamos una doble influencia: Romanticismo (Bécquer, Rosalía) y Simbolismo, lo cual lo sitúa entre los autores modernistas, aunque él no se queda sólo con la poesía como juego estético, sino que la define como una honda palpitación del espíritu, la auténtica emoción humana. Así, Machado encaja dentro del Modernismo, pero también en la Generación del 98, sobre todo a partir de 1912 con la publicación de Campos de Castilla. Por lo tanto, este autor representa la unión e imposible separación de ambos movimientos.

Los temas principales de su poesía son: los recuerdos y evocaciones de su propia vida, la preocupación por España (Castilla y el paisaje de Soria como símbolos de la decadencia), el paso del tiempo, la muerte y la búsqueda de Dios.

En 1903 publica Soledades, ampliada posteriormente en 1907 con el título Soledades, Galerías y otros poemas. Donde se añaden algunos poemas y se eliminan otros cuyos defectos el autor ya no tolera. Es una poesía eminentemente lírica (subjetiva), donde las anécdotas, cosas, y personas constituyen sólo el mínimo soporte imprescindible. Los temas giran alrededor de los recuerdos y la melancolía. Esta obra es fundamentalmente modernista, intimista y neorromántica. El Simbolismo está omnipresente para representar los estados de ánimo y las obsesiones del autor.

Su gran obra, Campos de Castilla, llegó en 1912, ampliada posteriormente en 1917. Abandona la estética modernista y deriva hacia temas y problemas que superan la esfera de lo puramente íntimo y subjetivo. Aparece el tema de Castilla, el sentimiento del poeta asociado al paisaje, la crítica a la “España de charanga y pandereta”, la esperanza en la juventud como elemento impulsor frente al atraso y la pobreza. El paisaje castellano (Soria y sus campos) le brinda la oportunidad de reflexionar sobre la historia y los pueblos de España, de fijarse en la realidad geográfica y humana, lo objetivo externo, aunque siempre percibido por los ojos y el corazón del poeta. Estos temas han motivado la inclusión del autor dentro de los autores del 98, puesto que los intereses y las preocupaciones de todos ellos eran coincidentes. El libro incluye unos cuantos poemas dedicados al recuerdo de Leonor, los “Proverbios y cantares” (composiciones breves de tema popular y seudofilosófico) y el largo romance “La tierra de Alvargonzález”. Esta obra no abandona completamente el Modernismo, a pesar de que incluye los poemas más conocidos de Antonio Machado.

Nuevas canciones (1924) recoge poemas escritos en el traslado a Baeza y Segovia da una vuelta a lo esencial andaluz. Complejo y muy variado, que muestra el afán de este poeta por renovarse constantemente. Retoma temas anteriores, como Soria o la copla popular, pero se observa un tono casi experimental en máximas filosóficas, pensamientos, etc., apuntados en breves poemas de cuatro versos. Es la influencia de Henry Bergson y, en otra medida, del portugués Fernando Pessoa… Poemas breves donde se junta lo popular andaluz con la sabiduría de un hombre culto. Adopta los metros cortos populares, la copla tradicional y los recursos expresivos del cante jondo, elementos que retomarán casi inmediatamente autores como Rafael Alberti o Federico García Lorca. Aparecen de nuevo los “Proverbios y cantares”, pero en este caso más depurados, sin elementos descriptivos.

La primera edición de sus Poesías completas es de 1917 y fue publicada por la Residencia de Estudiantes. La segunda, de 1928, aparece en Espasa-Calpe.

La poesía que Antonio Machado escribió posteriormente es escasa y de menor calidad que la anterior. Destacamos “Canciones a Guiomar” (publicadas por la Revista de Occidente en el número de septiembre de 1929) y algunas Poesías de guerra. poemas ocasionales durante los años de la Guerra Civil, hasta su exilio y fallecimiento, por ejemplo, El crimen fue en Granada, inspirado en la muerte de Lorca.. De un cancionero apócrifo (1926): escrito en su mayoría en prosa, reflexiona sobre su propia actividad poética.

ESTILO Machado adopta la mayoría de las veces un tono conversacional, sencillo; de hecho, el uso de símbolos va decayendo desde Soledades, donde es mayor que en el resto de los libros. Los ritmos de sus versos se caracterizan por su lentitud y cadencia. Se recuerda como estrofa machadiana una combinación de versos de siete y once sílabas -la silva tradicional-, usada con libertad absoluta, que permite al poeta una expresión cómoda y directa. Su conocida definición de la poesía como “palabra en el tiempo” alude a una obra donde la propia experiencia vital del poeta es tema principal, aun manifestada por alegorías o símbolos [ Hay quien interpreta el famosísimo "A un olmo seco" como reflejo de una fugaz mejoría en el estado agónico de su esposa ]

Otros poetas modernistas y del G-98

Manuel Machado (1874-1947)


Publica Alma en 1902. Enlaza su poesía con la de Rubén Darío y Verlaine. Representa el andalucismo tradicional y, dentro del Modernismo, fundamentalmente el Simbolismo. Encarna la corriente vagamente intimista y melancólica del Modernismo. Entre sus poemas encontramos temáticas ligeras y desenfadadas, folclóricas, además de una poesía de gran perfección técnica sobre temas pictóricos. Es un maestro en la mezcla de lo culto y lo popular, lo clásico y lo moderno. Otras obras destacadas son El mal poema (1909), Apolo (1911), Cante hondo (1912) y Ars moriendi (1921).

Francisco Villaespesa (1877-1936)


Es uno de los iniciadores del Modernismo en España. Al ser amigo de Rubén Darío, pudo introducir en nuestro país sus novedades literarias de primera mano. Representa el Modernismo tópico, sistematizado en las principales revistas y en una gran cantidad de obras, entre las que destacamos La musa enferma (1901) y Tristitiae rerum (1906).

Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936)


La poesía de Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936) pasa, a veces, desapercibida por lo extenso del resto de su obra. En 1930 decide agrupar bajo el título Claves líricas la práctica totalidad de sus poesías. Comienzan con Aromas de leyenda (1907), de influencia modernista, (Rubén Darío) que refleja, con preocupación estética y artificiosa, el paisaje gallego, rematando con versos en esa lengua los finales de sus poemas; El pasajero (1920) transmite el decadentismo de su época y las confusas y caóticas ideas que Valle-Inclán recogió de la teosofía. Se abre con una serie de "rosas", que arrebatan con su verso hinchado y sorprendente, aunque un tanto inconsistentes.

La obra maestra en la poesía de Valle-Inclán es La pipa de kif (1919), donde los elementos modernistas se deforman hasta lo grotesco. Aparecen temas esperpénticos, con rima estrambótica y deformación caricaturesca, aunque aún bajo los supuestos modernistas. Es el único ejemplo poético que dejó su autor del esperpento, género casi exclusivamente teatral. La pipa de kif es, para muchos, el callejón sin salida al que llega la estética parnasiana del decadentismo modernista. Su último poema, Clave XVII. La tienda del herbolario, es un canto a las drogas, paraísos artificiales de esta generación.

Miguel de Unamuno y Jugo (1864-1936)


No ha sido valorado suficientemente en lo que a su poesía se refiere. El propio Antonio Machado se mostró en deuda con él. "Tío modernista" lo llamaron algunos de sus enemigos. Pese a la crítica que el propio autor hizo del Modernismo, le consideraron modernista en el sentido religioso (como hereje o reformista). Su evolución política fue de la izquierda o el anarquismo hacia un individualismo difícil de clasificar. Su personalidad fue una oposición constante a todo lo que existía. En política combatió el nacionalismo vasco de Sabino Arana, la Dictadura de Primo de Rivera y el golpe de estado de Franco.

Los temas fundamentales de su poesía son los mismos que los de su prosa: la preocupación religiosa, el paisaje castellano, la regeneración nacional. Su poesía participa de características similares: interés por el contenido frente a la forma, predominio de la idea, búsqueda de lo vital y lo ideológico, mezcla del pensamiento y el sentimiento, etc. Esto se traduce en una ruptura de los moldes convencionales, en una poesía desnuda, en un lenguaje directo y en una necesidad de expresarse por encima de todas las normas lingüísticas y literarias. Sus temas: la familia, la patria, la muerte, la vida eterna y, en definitiva, la existencia humana.

Su primer libro, Poesías, se publica en 1907. Mucho antes, Unamuno había recbido el espaldarazo de Juan Valera. En esta primera obra plantea ya su poesía como necesidad de expresión y muestra que este es el género en que destacó con más brillo, en poemas como Credo poético. En 1911 aparece el Rosario de sonetos líricos, que supuso para él una dedicación absoluta a la literatura. Entre sus obras más sorprendentes leemos El Cristo de Velázquez (1920). Sus confesiones -así consideró él toda su lírica- continúan en Andanzas y visiones españolas, De Fuerteventura a París y Romancero del destierro, entre 1922 y 1927. A partir de 1928 y hasta su muerte, se dedicó al Cancionero/Diario poético, póstumo y complicado de interpretar, aunque es su obra maestra en poesía.

Otros poetas modernistas destacados son Salvador Rueda, Ricardo Gil y Manuel Reina.

Juan Ramón Jiménez Mantecón (1881-1958)


El andaluz universal nacido en Moguer (Huelva), se autocalificó como Andaluz Universal, título con el que firmó algunas de sus obras. Estudia en El Puerto de Santa María y comienza a pintar y a escribir poesía desde muy joven. Muestra síntomas de una salud débil, lo cual se agrava con la muerte de su padre que lo sumió en un estado de crisis del que apenas se repondría a lo largo de su vida. Fue crucial en su vida y obra el año 1900, en que recibe el reconocimiento en Madrid donde fue a luchar por el Modernismo junto a Rubén Darío y de Francisco Villaespesa. De ahí que sea considerado uno de los iniciadores del Modernismo en España. Poco a poco se convierte en un maestro para los demás poetas, que lo admiran y lo siguen. En 1916 se casa con Zenobia Camprubí. Al comenzar la Guerra Civil, se exiliaron a diversos países hispanoamericanos y Juan Ramón Jiménez impartió clases en diversas universidades. Se establecen en Puerto Rico en 1951. Allí, recibió el premio Nobel de literatura en 1956, pero ese mismo año murió su esposa, lo cual sumió al poeta en una profunda depresión. Murió en 1958.

Fue un hombre muy sensible, impresionable, elitista, amante de la Belleza y la perfección, que dedicó toda su vida a la poesía.

Es difícil clasificar a este autor dentro de un movimiento literario determinado. Muestra en sus obras características neorrománticas, modernistas, novecentistas y vanguardistas. Esta evolución nos hace pensar en un poeta en constante experimentación, con una poesía en creciente dificultad, dedicada a la minoría, siempre. Por edad, pertenece a la Generación del 14 o Novecentismo, pero sus primeras obras beben de la fuente de Bécquer (Ninfeas y Almas de violeta, ambas de 1900) y del Modernismo: Rimas (1902), Arias tristes (1903), Jardines lejanos (1904) y Pastorales (1905). Se trata de una poesía adolescente, cargada de recuerdos, evocaciones, paisajes, jardines y atardeceres.

Primeras obras, Ninfeas (1900), Arias tristes (1903) o, Evoluciona hacia una poesía más barroca, más modernista por la adjetivación y el uso del alejandrino en Elejías (1907-8) , Poemas májicos y dolientes (1911) siguen la corriente simbolista de paisajes y soledades. El simbolismo, de origen francés, buscó el conocimiento del alma humana, a través de sus equivalencias. Es un modernismo intimista, interior. Esta primera etapa termina con Sonetos espirituales (1914-1915).

Una segunda etapa comienza con su Diario de un poeta recién casado de (1916), escrito al contraer matrimonio en Estados Unidos donde permanecieron tres meses. De este libro parte su poesía intelectual y difícil, es poesía pura, su imagen del mar como símbolo y su reflexión sobre los nombres. La poesía se va desnudando, elimina los adornos innecesarios, el argumento o el sentimiento. Son poemas cortos y densos, dirigidos a una minoría. En esta etapa incluimos obras como Eternidades (1916), Piedra y cielo (1917), Poesía (1923) y Belleza (1923).Eternidades (1916-17) presenta la lucha por la precisión semántica, en su célebre poema ¡Intelijencia, dame / el nombre exacto de las cosas! y el análisis de su poesía en Vino, primero, pura. Escribe una poesía desnuda, esencialista, quizá simbolista o impresionista. Entre 1914 y 1917 redacta su prosa poética Platero y yo.

Los años 30 son los de la República y la Guerra Civil, que obliga al poeta y a Zenobia a instalarse en Estados Unidos, con frecuentes viajes a Hispanoamérica, hasta su instalación definitiva en Puerto Rico. Ya antes de este traslado, Juan Ramón había iniciado una línea poética en que lo intelectual evolucionaba hacia lo teológico. El poeta logra un universo -su poesía- del que él será Dios o creador de Dios. Desde La estación total -escrito desde 1923 a 1936- a Dios deseado y deseante (1949) asiste a su divinización, en una línea próxima a Unamuno. Ríos que se van, en los años 50, recoge la realidad de la muerte, ya ensañada en 1956 en su esposa, Zenobia, muerte que no suavizó la concesión del Premio Nobel ese mismo año. Dos más viviría Juan Ramón Jiménez.

La tercera y última etapa sería la poesía que escribió en el destierro desde 1936. Es cada vez más profunda y metafísica, hermética, donde aparece un dios (con minúscula) que representa la conciencia mía de lo hermoso. En esta etapa destaca En el otro costado (1936-42) y Dios deseado y deseante (1948-1949).

Juan Ramón Jiménez representa la cima de la poesía española en el siglo XX, así como el poeta más influyente sobre la conocida como Generación del 27.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconTema 4: movimientos renovadores en lapoesía de principios de siglo...

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconNovecentismo o generación del 14. Características de la novela y...
«lo que ya no es ni modernismo ni noventayochismo y no es todavía vanguardia -de difícil delimitación- y confluirá en la generación...

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconAntología poética de Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconTema 5: la obra poética de antonio machado y juan ramón jiménez

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconLa poesía española
«Revista de Occidente», así como Ramón Gómez de la Serna, Rafael Cansinos Sáenz, Guillermo de Torre y algunos jóvenes de la Gen´27,...

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconAl Maestro Rubén Darío de Antonio Machado

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconRubén Darío, nacido en Nicaragua, es considerado el fundador de estética...

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconLa poesía de juan ramón jiménez

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconLiteratura: el modernismo. Características. La repercusión de rubén...

T poesía española a principios de siglo XX. Modernismo y vanguardia. Antonio machado, ruben dario y juan ramón jiménez iconTema el modernismo. Características. La repercusión de rubén darío y el modernismo en españA






© 2015
contactos
l.exam-10.com