Literatura medieval






descargar 204.5 Kb.
títuloLiteratura medieval
página1/5
fecha de publicación11.09.2015
tamaño204.5 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
  1   2   3   4   5




LITERATURA 1º BACHILLERATO.

TEMA 1.
LA LITERATURA
MEDIEVAL.







1.1- INTRODUCCIÓN AL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA EDAD MEDIA.

1- ORÍGENES DE LA LITERATURA ESPAÑOLA.
Lo primero que se necesita para crear una literatura es una lengua. El castellano surge hacia el siglo VIII en la zona de Cantabria y recibe influencias del leonés y el euskera, lo cual explica que se aparte del modelo latino más que las otras lenguas románicas, (se limita el número de vocales a 5, se pierde la “f” inicial latina…) Con la Reconquista, el castellano se va extendiendo hacia el sur de la península en una expansión similar a la de las otras lenguas limítrofes: el galaico-portugués y el catalán.

Al principio las lenguas vulgares sólo se utilizaban oralmente y como lengua de cultura se prefería el latín. Los primeros escritos en castellano aparecen en el siglo X y son las Glosas Emilianenses (del monasterio de San Millán de la Cogolla) y las Glosas Silenses (del monasterio de Santo Domingo de Silos). Son anotaciones al margen de un manuscrito redactado en latín, que pretenden explicar o traducir términos latinos. Hay que esperar al siglo XIII, con Alfonso X El Sabio, para que el castellano empiece a competir con el latín como lengua de cultura.

La literatura en castellano se inicia hacia el siglo X con las jarchas mozárabes. Allí comienza la literatura medieval, que se extiende hasta el siglo XV y cuya última obra, La Celestina, marca ya la transición al Renacimiento.


2- EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA EDAD MEDIA.
a) La Reconquista.
Un solo fenómeno histórico ocupa toda la Edad Media y constituye el eje político de la vida del país durante 700 años. Se trata de la Reconquista. Los árabes habían ocupado la península en el siglo VIII y todo el esfuerzo de los nobles desde entonces se concentra en ir recuperando territorios. Pero no es una guerra de independencia contra un invasor extranjero, ya que los distintos pueblos peninsulares no tenían una conciencia de nación. Es una auténtica guerra santa contra el Islam en la que lo importante es la defensa de la cristiandad frente a los infieles. Una sociedad que lucha en nombre de Dios durante 7 siglos demuestra conceder a la religión un papel prioritario. La Edad Media es pues una época teocéntrica, lo cual explica que también el arte y la literatura se consagren a Dios.

b) El feudalismo.
El hombre medieval no tiene conciencia de pertenecer a un país. Habita en reinos o señoríos que se unen y dividen en función de los intereses de sus reyes o señores feudales (matrimonios, herencias, etc.). Se llama feudalismo a este sistema político en el que un señor, (noble, rey o abad de un monasterio), apoyado por un auténtico ejército de vasallos, es el dueño absoluto de sus tierras y de las gentes que viven en ellas y que las trabajan a cambio de la protección de su señor. Durante toda la Edad Media los distintos reyes, nobles e incluso clérigos luchan entre sí para conquistar los territorios vecinos y afianzar su poder. Sólo con el avance de la Reconquista se van perfilando los dos grandes reinos (Castilla y Aragón), que absorben los otros reinos y condados y que terminarán por unirse en el siglo XV con los Reyes Católicos. La literatura refleja esta inestabilidad, las luchas quedaron inmortalizadas en la épica y los romances.

3- EL CONTEXTO SOCIAL DE LA EDAD MEDIA.
a) Jerarquización e inmovilismo.
La sociedad medieval está perfectamente jerarquizada y forma una pirámide en cuyo punto más alto se encuentra el rey. El resto de los ciudadanos se ordenan en función del lugar que ocupan dentro de su estamento. Hay tres estados o estamentos:

- Oradores (la Iglesia, los clérigos). Oran por todos. Depositarios de la cultura.

- Defensores (los nobles). Defienden a los demás, son los guerreros.

- Labradores (el pueblo llano). Trabaja la tierra y sustenta a los otros.

La sociedad es una creación de Dios y nadie puede oponerse a la voluntad divina, así que el rasgo más característico de la sociedad medieval es el inmovilismo: se nace en un estado y no se puede ascender con el propio esfuerzo ni caer a causa de la maldad o la ineptitud. La literatura refleja el cumplimiento de la norma, pero también las rupturas y los cambios. (por ejemplo, el Poema de Mío Cid es una obra revolucionaria, porque muestra el ascenso del protagonista gracias a sus méritos, mientras que La Celestina, del siglo XV, marca la transición al Renacimiento, ya que la posición social de los personajes no depende exclusivamente de su nacimiento, sino que puede mejorarse gracias al dinero).
b) Convivencia de tres culturas, (cristianos, árabes y judíos).
La convivencia de las tres razas supone un enriquecimiento cultural puesto que cada una aporta sus tradiciones, pero sobre todo porque permite que se conserve la tradición cultural clásica gracias a la labor de la Escuela de Traductores de Toledo. (Los manuscritos griegos y latinos, que habían sido traducidos al árabe y al hebreo, se trasladaron a Toledo para protegerlos de las invasiones bárbaras. Allí un moro o un judío los leía en castellano y un cristiano hacía la versión escrita en latín. En el siglo XIII, Alfonso X el Sabio decidió hacer la traducción directa al castellano, lo cual supuso el impulso definitivo de esta lengua y el declive del latín frente a las lenguas vulgares).


4- EL CONTEXTO CULTURAL.
Frente a la cultura clásica, en la que el hombre era la medida de todas las cosas, (antropocentrismo), en la Edad Media, Dios es el centro de todo (teocentrismo). Por este motivo, el arte y la literatura tienen una orientación religiosa: se construyen catedrales y monasterios, se pintan vírgenes y santos o se escriben historias de guerreros que defienden la religión (Mío Cid) y libros que condenan inmoralidades (Celestina).

El teocentrismo medieval también explica el hecho de que las obras de arte sean anónimas: no importa la gloria del artista, sino la de Dios; sólo a partir del siglo XV se concede importancia a “la vida de la fama”, como se aprecia en las Coplas de Jorge Manrique o en el empeño que puso Fernando de Rojas en firmar una obra ciertamente peligrosa, aunque fuese mediante la estratagema de unos versos acrósticos.

Si Dios es lo más importante, la única finalidad del arte será la enseñanza moral. Por eso la literatura medieval es siempre didáctica, (el juglar del Poema de Mío Cid nos muestra un héroe ejemplar que poco se parece al personaje real y Juan Ruiz asegura que el Libro de Buen Amor sólo nos muestra el mal amor para que lo evitemos). Pero resulta difícil enseñar conceptos teológicos a una población analfabeta. Por eso el arte y la literatura medievales son muy simbólicos, intentan expresar significados ocultos mediante símbolos.

El analfabetismo de la población y la dificultad de reproducir las obras condiciona otro de los rasgos de la literatura medieval, la oralidad. Esto ha tenido consecuencias muy negativas, pues son muchas las obras que se han perdido y otras nos han llegado alteradas por la labor de juglares y copistas. Pero sobre todo, la oralidad influye en la propia esencia de la literatura medieval: se trata de obras creadas para ser oídas, de ahí la preferencia por la poesía, incluso en obras narrativas (épica, clerecía y romances), pues resulta más fácil de recordar para el juglar y más amena de escuchar para el público. También la oralidad explica la tendencia a la repetición, que en creaciones líricas refuerza la musicalidad y en narraciones largas sirve para crear tensión dramática o para refrescar la memoria del auditorio

5- LA CRISIS DEL SIGLO XV: EL FINAL DE LA EDAD MEDIA.
Es una época de decadencia y crisis: el hambre y las epidemias provocan la preocupación por la muerte, el deseo de aferrarse a la vida (que deja de ser un mero tránsito hacia la vida eterna) y el rechazo al poder divino de reyes y señores feudales.

La crisis marca el tránsito de la sociedad feudal a la sociedad moderna (determinada por el dinero y no por el nacimiento). Continúa la estratificación social en tres estados, pero se va abriendo camino una nueva clase social que gana posiciones gracias al dinero: la burguesía. (Esta nueva sociedad puede verse en La Celestina).

Por otro lado, termina la convivencia pacífica de las tres razas. Moros y judíos son mirados con desconfianza, se les obliga a convertirse al cristianismo, se expulsa a los judíos en 1492 y se crea la Inquisición para vigilar la pureza de la Fe.

Se va abandonando la cultura teocéntrica y surge un movimiento que servirá de puente entre la Edad Media y el Renacimiento: es el Humanismo, que se caracteriza por su antropocentrismo por su admiración hacia la cultura Clásica, en la que busca modelos.

Por lo que se refiere a la literatura, la invención de la imprenta por Gutemberg produce un cambio radical en la concepción y difusión de la obra literaria.


1.2- PANORAMA GENERAL DE LA LITERATURA MEDIEVAL.

1- LA POESÍA LÍRICA POPULAR.
Es el primer género que surge en cualquier literatura, pues responde a una necesidad humana de expresar los sentimientos y también de amenizar los trabajos y las fiestas con el canto y la danza. Pero se trata de un género oral que se ha perdido con el paso del tiempo; lo que conservamos son testimonios escritos hechos por autores cultos que imitaban las cancioncillas populares. En la Península surgen, casi al mismo tiempo, tres tipos muy similares de lírica popular, cada uno de ellos en lugares diferentes y sin relación entre sí, lo que demuestra que los sentimientos de las personas son siempre los mismos y buscan su forma de expresión de modo semejante.
a) Las jarchas.
Se cantaron en Al-Ándalus entre los siglos X y XIII. Son poemas en mozárabe que se escribían al final de una moaxaja, (poema culto escrito en árabe o hebreo). El TEMA es siempre amoroso: una doncella llora la ausencia de su amado (habib) y busca el consuelo de su madre o sus hermanas. FORMALMENTE son muy sencillas y se caracterizan por la enorme intensidad lírica: son tan breves que no pierden el tiempo en rodeos y sólo dicen lo justo para sugerir un estado emocional. La MÉTRICA es típicamente popular: versos de arte menor, con rima asonante y agrupados en estrofas muy breves. En cuanto al ESTILO, se construyen sobre repeticiones y paralelismos que reiteran un sentimiento obsesivo; el dolor se subraya con exclamaciones e interrogaciones retóricas. En el fondo siempre subyace una metáfora elemental que identifica al amado con la vida y su ausencia con la muerte.

b) Las Cantigas de amigo.
Escritas en gallego, aparecen entre los siglos XII y XIV. Temática y formalmente son muy similares a las jarchas. El TEMA es amoroso: la queja de una doncella por la ausencia de su amado y la búsqueda de un confidente que la escuche (la madre, las hermanas, las flores o el mar). FORMALMENTE las cantigas son algo más elaboradas que las jarchas. La MÉTRICA se complica: son versos de arte menor y rima asonante, pero la composición estrófica es compleja. Por lo que se refiere al ESTILO, continúan las repeticiones y los paralelismos, también las exclamativas e interrogativas retóricas; incluso se toma como base la misma metáfora (la ausencia del amado significa el dolor y la muerte, se muere de amor).
c) Los villancicos.
Se cantaron en Castilla hacia las mismas fechas. Su nombre se debe a que eran “canciones de villanos”, es decir, populares. La TEMÁTICA es amorosa, asistimos de nuevo a la queja de una doncella; posteriormente aparece la voz lírica del hombre, que también suele morir de amor o alude a motivos masculinos como la caza de amor. Eran cancioncillas que se cantaban en ocasiones concretas y es tal su variedad que puede establecerse una CLASIFICACIÓN:

- Canciones de abril y mayo. Ligadas al comienzo de la primavera y al resurgir de la vida y el amor que tal estación representa en las culturas primitivas.

- Canciones de San Juan. Esa noche mágica, que supone el triunfo de la luz sobre las tinieblas, produce canciones de amor ligadas a símbolos como el fuego.

- Canciones de trabajo, de juegos o de romería. Surgen para acompañar las labores del campo, las tareas de las mujeres o los juegos de niños y las romerías.

- Albas y alboradas. Aluden al amanecer, pero las albas implican la necesidad de que los enamorados se separen y las alboradas suponen el encuentro amoroso.

- Canciones amorosas masculinas. El amor desde el punto de vista del hombre.

La MÉTRICA sigue en la órbita de lo popular: arte menor y rima asonante, pero la composición adopta la forma del villancico (un estribillo que encierra la esencia del tema y una glosa que lo desarrolla, a veces con un verso de vuelta que relaciona ambos). En cuanto al ESTILO, se usan los mismos recursos que en jarchas y cantigas.

2- LA POESÍA NARRATIVA POPULAR. (MESTER DE JUGLARÍA).
a) La épica, los Cantares de Gesta.
Un poema épico es una narración heroica en verso, un relato que cuenta las hazañas (gestas) de un héroe. Son obra de poetas anónimos, los recitan los juglares, de ahí que se llame “Mester (oficio) de Juglaría”.

La cronología de este género literario va ligada a la Reconquista, ya que su objetivo era estimular al público para que participase en la lucha siguiendo el modelo de esos héroes que ganaron gloria y riquezas en la guerra. Surge hacia el siglo XII y desaparece por completo con la Edad Media, pero de la épica deriva el género literario más habitual: la novela.

Las CARACTERÍSTICAS LITERARIAS de la épica, son las propias de la poesía popular. La MÉTRICA está llena de irregularidades, como no podía ser menos en unos poemas que se componían y recitaban de memoria, pero se trata siempre de versos de arte mayor, con claro predominio de los de 16 sílabas, que están divididos en dos hemistiquios por una pausa central que es la cesura. Los versos no forman estrofas, sino que se agrupan en tiradas en las que todos los versos riman en asonante; se cambia de tirada y por lo tanto de rima cuando hay un cambio temático. En cuanto a los RECURSOS DE ESTILO que se utilizan, vienen determinados por la esencia de la literatura oral: encontramos continuas apelaciones al público, repeticiones, paralelismos, y epítetos épicos (fórmulas fijas que el juglar repite cuando le conviene mantener la rima y que sirven además para ensalzar la figura del héroe, Ej: “El que en buen hora nació”, “El que en buen hora ciñó espada”).

La obra más representativa es el Poema de Mío Cid, que narra las gestas de Don Rodrigo Díaz de Vivar, un personaje histórico que vivió en el siglo XI y cuyas hazañas son ensalzadas hasta convertirlo en arquetipo heroico. El poema, de autor anónimo, data de finales del siglo XII y tiene unos 4000 versos.

b) Los romances.
Se componen de versos octosílabos con rima asonante en los versos pares y los impares libres. Tanto por el tema como por la métrica podemos deducir que los romances derivan de la épica. Los más antiguos cuentan episodios legendarios y debieron ser fragmentos de poemas épicos que el público obligaba a repetir a los juglares hasta aprenderlos de memoria. Si observamos la métrica veremos que el público, que no estaba tan acostumbrado a la recitación como los juglares, alarga la cesura y la convierte en una pausa versal, de modo que los dos hemistiquios del verso juglaresco quedan convertidos en dos versos independientes y la asonancia se encuentra sólo en los versos pares, que corresponden a los segundos hemistiquios de los versos del cantar. Este molde métrico resultó tan adecuado para la poesía popular que pronto empezaron a componerse romances sobre cualquier otro tema y todavía hoy se siguen componiendo (poetas del 27, etc.).

En cuanto a los RASGOS LITERARIOS, se utilizan los mismos recursos que en la poesía lírica popular: repeticiones, paralelismos, interrogativas retóricas, antítesis, etc. Pero se añaden técnicas propias de la poesía narrativa popular y de la literatura oral en general: diálogos, saludos, invocaciones, epítetos…

3- LA POESÍA NARRATIVA CULTA. (MESTER DE CLERECÍA).
Es también poesía narrativa, (se utiliza para contar historias), como la épica de los juglares, pero no es popular, sino culta. El Mester de Clerecía, (oficio de clérigos), suele definirse como opuesto al Mester de Juglaría. De hecho cambian los TEMAS, se aparta de los argumentos heroicos y trata asuntos religiosos y morales. Pero mayor aún es el cambio en la MÉTRICA, en lugar del verso juglaresco utiliza una estrofa muy culta, la cuaderna vía o tetrástrofo monorrimo, formada por cuatro versos alejandrinos que riman todos en consonante (AAAA). Incluso los RECURSOS LITERARIOS son cultos, con imágenes muy elaboradas, metáforas, alegorías... y se aprecia la influencia latina en los hipérbatos, los abundantes latinismos, etc.

Los escritores más destacados son Gonzalo de Berceo, (siglo XIII, autor de los Milagros de Nuestra Señora, vidas de santos, etc.), y Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, (siglo XIV, autor del Libro de Buen Amor, cuyo tema no es tan religioso, ya que tiene un fuerte componente erótico, aunque el poeta intenta simular una intención didáctica).

4- LA POESÍA LÍRICA CULTA (Pª. CORTESANA, DE CANCIONERO).

No se cuentan historias sino que se transmiten sentimientos, por eso es poesía lírica, pero de inspiración culta, no popular como jarchas y villancicos. Se cultiva en las cortes y palacios como forma de entretenimiento de los nobles. Se difundía cantada y acompañada de instrumentos, de ahí que se recopilasen las obras en “Cancioneros” que recogían poemas de distintos autores, incluso en diferentes lenguas

El ORIGEN de la poesía cortesana lo encontramos en Provenza, en el sur de Francia; hacia los siglos XII y XIII los trovadores provenzales crearon un tipo de lírica muy artificiosa que se fue extendiendo por toda Europa y así surgió la lírica trovadoresca castellana, ya en el siglo XV y matizada por la influencias de otros lugares que habían recibido antes el influjo provenzal: Cataluña, Galicia y la Toscana, (norte de Italia, la patria de Petrarca).

Los TEMAS son variados: religiosos, alabanzas o sátiras a otros nobles y poetas, etc., pero el tema fundamental es el amor cortés. El amor se somete a rígidas leyes convencionales: el poeta debe amar y alabar a una dama inalcanzable, lo cual le produce un sufrimiento que ennoblece su espíritu; la dama se presenta como un ser superior, de modo que la relación entre los enamorados copia el esquema feudal señor-vasallo y el poeta debe servir a su dama como si fuese su señor, (de hecho “dama” es el femenino de “dóminus”, “dómina”= señora); así se entiende toda la terminología jurídica que describe las relaciones amorosas, (los poemas de llenan de “infidelidades”, “traiciones”, “servicios”, “mercedes”, etc.). A este “feudalismo amoroso” se unen elementos propios de la religión (la dama es un dios al que se adora, hay una auténtica “divinización” de la dama, es lo que se llama la “religio amoris”); por último, los matices de la relación amorosa que no coinciden con el feudalismo o la religión, se expresan mediante imágenes de la caza (por ejemplo, la dama es una presa inalcanzable). El amor cortés señala un proceso que siempre debe seguirse y que consta de cinco grados, (tímido, suplicante, admitido, consentido y amor consumado), así que, según el grado en el que se encuentre el poeta, el tono del poema es diferente, y los hay muy eróticos.

FORMALMENTE, se trata de poemas complicados, con juegos de palabras que preludian las agudezas conceptistas del barroco, (por ejemplo, hay una paradoja constante entre vida y muerte: el poeta vive por su dama, pero su sola vista puede causarle la muerte, aunque si no puede verla no vale la pena vivir). La métrica cambia según el tema: los poemas amorosos se escriben en octosílabos y otros versos de arte menor, pero siempre con rima consonante, como corresponde a la poesía culta; los temas graves (reflexiones sobre la vida y la muerte, etc.), se tratan en versos de arte mayor. Aquí se aprecia la gran aportación de Jorge Manrique, que escribe las Coplas a la muerte de su padre en estrofas de pie quebrado (octosílabos y tetrasílabos), dignificando para siempre los metros cortos.

5- LA PROSA MEDIEVAL.
La prosa es el último género que aparece en cualquier literatura, ya que requiere una lengua compleja y elaborada, que disponga de vocabulario y estructuras sintácticas suficientes para expresar cualquier idea.

Los primeros libros en prosa que se escriben en castellano son traducciones de obras clásicas, árabes o hebreas; el mayor impulsor de la prosa castellana fue Alfonso X El Sabio, que dirigió la Escuela de Traductores de Toledo en el siglo XIII. Posteriormente se escribieron libros de leyes o de historia. Por último se llega a la elaboración de obras literarias en prosa; el primer género que se cultiva es el cuento y más tarde aparecen las primeras novelas.

El CUENTO ofrece un esquema para contar historias y además se adapta perfectamente a la finalidad didáctica de la literatura medieval. El modelo se toma de las colecciones de cuentos orientales, por ejemplo, Las mil y una noches. El autor más famoso es el Infante Don Juan Manuel, (siglo XIV), que escribió El conde Lucanor, también llamado Libro de Patronio. En esta obra, un joven noble pide consejo a su maestro sobre cada uno de los problemas que se le van planteando; en cada ocasión Patronio le responde con un cuento que sirve de ejemplo porque describe una situación parecida; de los cuentos se deduce una enseñanza moral que el conde Lucanor aprende y pone en práctica.

LA NOVELA amplía los esquemas narrativos del cuento centrándose en las peripecias de un personaje, al que se atribuirán hazañas propias de un ser superior, de un héroe ejemplar, tal y como se hacía en los poemas épicos. (Sólo con el Renacimiento llegará la oportunidad de contar la vida de un hombre vulgar y corriente, como sucede en El Lazarillo). A finales de la Edad Media se ponen de moda las novelas de caballerías, que
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Literatura medieval iconLiteratura medieval. Contexto histórico y sociocultural. Poesía medieval....

Literatura medieval iconLiteratura maturita escrito tema 11. La literatura medieval

Literatura medieval iconLiteratura maturita escrito tema 11. La literatura medieval

Literatura medieval iconLa literatura medieval (II)

Literatura medieval iconLa literatura medieval

Literatura medieval iconLiteratura medieval II

Literatura medieval iconLiteratura medieval

Literatura medieval iconLiteratura medieval

Literatura medieval iconLa literatura medieval

Literatura medieval iconLa literatura medieval






© 2015
contactos
l.exam-10.com