Mi papá no le teme a nada






descargar 17.71 Kb.
títuloMi papá no le teme a nada
fecha de publicación10.09.2015
tamaño17.71 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
Mi papá no le teme a nada,

ni siquiera al gran lobo feroz”1

(Literatura en el desayuno)

Edad: 1 año

Fundamentación:

Los momentos rutinarios en estas edades se convierten en espacios completamente especiales en cuanto a la habilitación de propuestas sumamente ricas en un momento determinado y compartido. El Diseño Curricular de la Ciudad de Buenos Aires2 explica que las actividades de rutinas son situaciones privilegiadas para fomentar la comunicación y el contacto afectivo tanto entre el niño y el docente como entre los niños entre sí. A través de las mismas se puede producir “un proceso educativo vinculado a la transmisión de saberes sociales, conquista de la confianza básica y autonomía”3

El hecho de que las rutinas mantengan cuestiones que se repiten cotidianamente brinda al niño, además, confianza y seguridad sobre aquellos sucesos que en general no puede dominar. Dice el mencionado Diseño Curricular que “cada actividad propuesta deberá ser ocasión para favorecer el establecimiento de vínculos afectivos”4

En esta sala las propuestas están pensadas y planificadas desde el niño como un sujeto activo, enriqueciendo los aprendizajes desde actividades culturales concretas. Además la baja cantidad de niños y la consistencia del acompañamiento docente funciona como un momento en el que se conjugan varias cuestiones para los más pequeños: cubrir sus necesidades primarias mediante la alimentación; los vínculos con pares y adultos que acompañan afectivamente la tarea de la alimentación, estando atentas siempre a sus necesidades; la cultura que además de atravesarla en el modo en que se realiza el desayuno, está acompañado también de lectura de cuentos, narración, canciones, instrumentos musicales, donde el foco del protagonismo gira constantemente entre docente y niños; entre otras tantas cuestiones hacen de este un momento único y especialmente rico en potencialidad.

¿Por qué la literatura en este momento?

Los cuentos, los poemas, entonces, no sólo acrecientan la inteligencia, aumentan también la capacidad de confiar en el futuro y de construirlo. Para eso también sirve la literatura”.5

Pues bien, es particularidad de este jardín su rico bagaje de literatura tanto para niños como para los adultos que en ella se encuentran. Los niños interactúan con libros, rimas, poesías, imágenes, desde muy pequeños y el jardín funciona como un mediador especialmente indicado para esto.

La lectura del mundo, menciona María Emilia López en “Salir a soñar y hacer más”6 es una actividad que los pequeños realizan desde que llegan al mundo. Esa lectura mediada con adultos que producen una inmersión acompañada por estímulos y su lengua ayudan a los niños a “hacer (…) el más difícil de los aprendizajes: comprender los signos intercambiados por los seres humanos alrededor suyo y apropiárselos para hacerse comprender por los demás”7.

Los pequeños partirán de allí y de la literatura para organizar tanto tiempos como vínculos, juegos, etc., en otras palabras, su vida psíquica y artística, sumado al surgimiento de la fantasía, la comprensión del mundo, entre otras tantas cosas.

Los niños no tendrán la oportunidad de los acercamientos a la literatura y sus “nutrientes” sin un adulto dispuesto y disponible a mediar. Se trata, entonces, de acompañar la lectura de diferentes modos8 y entenderla como un momento propicio para el vínculo, el acompañamiento, la presencia compartida del placer y la felicidad.

La poesía y los cuentos posibilitarán “una experiencia lúdica, metáfora, arte a disposición de manera sencilla y fluida; porque posibilita un gran enriquecimiento del lenguaje, porque favorece el intercambio, la memoria, la construcción de ritmos, el placer de jugar con otros, la fantasía, la creación y tanto más”9.

Los niños, “cuando juegan con la poesía están aprendiendo las reglas del lenguaje, las que construyen sintaxis y las que la deconstruyen, las que ofrecen musicalidad, las que permiten inventar sentidos, o cómo la palabra sirve para decir cosas, para pensar, para transmitir estados de ánimo, comunicar o crear situaciones estéticas, para introducirse en la capacidad de construir y desenmarañar metáforas”10

Por todas estas cuestiones me propongo en esta secuencia de actividades brindarles a los pequeños diferentes posibilidades de relación entre la literatura y los modos de ser contada. Abrir un espacio de lectura que los incluya, que los entienda como sujetos activos, que se dé en un momento cotidiano brindándoles así la mayor confianza, comodidad y seguridad que es posible.

Celebramos la poesía, porque celebramos el arte y la libertad con la que crecen los niños cuando aprenden a leer metáforas, y entonces el mundo se vuelve siempre un espacio a reinventar, en el que crecen los posibles…”11

Objetivos: que los niños…

  • Pueda disfrutar de la actividad propuesta para ellos,

  • Se sientan confiados y seguros en ese momento y espacio y con las adultas a cargo,

  • Escuchen los cuentos/poesías y acrecienten su bagaje cultural siendo activos en esa construcción.

Contenidos:

  • Escucha y participación activa en la lectura de cuentos y poesías

Quehaceres de la docente a cargo:

  • Brindar un clima de contención que posibilite que los pequeños se desenvuelvan disfrutando con confianza y seguridad del momento pensado para los pequeños.

  • Estar disponible ante las necesidades afectivas/emocionales que se observen en los chicos o que ellos expresen.

  • Atender a las iniciativas de los pequeños, respetándolos y fomentando nuevas.

  • Leer/narrar variando ritmos, tiempos, voces y gradualidades del tono, acompañado de movimientos corporales y gestuales,

  • Incluir diferentes materiales que acompañen la lectura/narración.

Actividades

  1. Primera actividad

Una vez que los pequeños se encuentren sentados compartiendo el desayuno y yo esté sentada junto a ellos les mostraré el cuento que he llevado para leerles (VER QUÉ CUENTO) se los leeré interviniendo, nombrándolos, haciendo los sonidos característicos del protagonista del cuento. En caso de que los niños quieran tener el cuento se los daré, los invitaré a ver las imágenes.

  1. Segunda actividad

En la misma situación que en la primera actividad llevaré impresas poesías, fragmentos de cuentos e imágenes que correspondan a ellos sobre cartón plastificadas se las leeré y les daré a los pequeños la posibilidad de accionar con las mismas.

  1. Tercera actividad

Les narraré una historia o poesía o cuento (VER QUÉ CONSIGO EN RELACION A LA FAMILIA) y lo teatralizaré con títeres de dedo con los que ellos después puedan intervenir.

1 Fragmento del cuento Papá de Anthony Browne. Fondo de cultura económica de España. 2002. Libro preferido de los niños de la sala, con el que interactúan cotidianamente (tanto con imágenes como con el cuento en sí y la lectura o la narración del mismo por parte de la docente).

2 Diseño Curricular para la Educación Inicial. (2000). (Niños desde 45 días hasta 2 años). Buenos Aires: GCBA Secretaría de Educación, Dirección de Currícula. P. 30

3 Soto, C. y Vasta, L. Las actividades cotidianas en la sala de dos años. Arzobispado de Buenos Aires. Programa de Asesoramiento Pedagógico.

4 Diseño Curricular para la Educación Inicial. (2000). (Niños desde 45 días hasta 2 años). Buenos Aires: GCBA Secretaría de Educación, Dirección de Currícula. P. 80

5 López, M. E. (2006) Niños pequeños, ¿lectores sin modales?. Ponencia “Niños pequeños ¿lectores amodales?, compartida en el Foro: El abordaje del libro. Estrategias para el mediador. 17° Feria del libro infantil y juvenil. Bs As. P. 6

6 López, M. E. (moderadora) (2013) Salir a soñar y hacer más. CILELIJ. Bógota, Colombia.

7 IDEM, p. 1

8 Ver López, M. E. (2006) Niños pequeños, ¿lectores sin modales?.

9 López, M.E, (2011) Programa de fortalecimiento a la Educación Temprana y el Desarrollo Infantil. Módulo 1, clase n° 5 “El tiempo de la separación y del encuentro” y Módulo 2, clase n° 13 “Donde antes había un espectador, que ahora haya un participante” (2012). En: Diplomado en educación temprana y desarrollo infantil.


10 López, M. E (2013). Franco nos lee poesía. Jardín Maternal – Facultad de Derecho. UBA

11 IDEM


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Mi papá no le teme a nada icon1 Mamá y papá Con las letras de la sopa escribí: mamá y papá, y porque...

Mi papá no le teme a nada iconResumen No Pasó Nada
«Terremoto» y el cine se empezó a mover, los tres se pusieron a reír, pero a mí me dio pena porque me acordé de Chile. Le conté a...

Mi papá no le teme a nada iconLa pulsión de muerte y la creación de la nada
«Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contiene y verás que Dios lo creó todo de la nada, y el...

Mi papá no le teme a nada iconNada te turbe, nada te espante

Mi papá no le teme a nada iconNo le teme decir que sus primeros textos se inclinaban hacía el surrealismo,...

Mi papá no le teme a nada iconMujer que elige, es mujer que no teme

Mi papá no le teme a nada iconMemorias de mis putas tristes
«No debía hacer nada de mal gusto, advirtió al anciano Eguchi la mujer de la posada. No debía poner el dedo en la boca de la mujer...

Mi papá no le teme a nada iconEl Papa "Negro"

Mi papá no le teme a nada iconArgumento
«No pasa nada, mamá, de todas maneras, el campamen­to es para niños pequeños». Se había encogido de hombros para hacer ver que, a...

Mi papá no le teme a nada iconEl baño del Papa






© 2015
contactos
l.exam-10.com