Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje






descargar 10.94 Kb.
títuloTras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje
fecha de publicación06.09.2015
tamaño10.94 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje; características en las que coincide con otros autores noventayochistas. También coincide con estos en el uso del verso octosílabo, recuperado de la métrica tradicional castellana.

No está claro en el poema el motivo de tanta angustia, por ello hay que recurrir a las claves de la época y a la biografía de Machado para que aporten algo. No es éste un poema modernista, sino más bien se sitúa en la línea de esas composiciones grises de principios de siglo que quieren huir de la anécdota y de la retórica propias del Modernismo, en las que los poetas expresan su pesar ante los temas de siempre: el hombre, la vida, el destino, el amor, el tiempo. Este poema huele más a Romanticismo que a Modernismo y tiene características de ambos: de aquél, el tono melancólico y triste, de cierta angustia contenida que no termina de estallar (en esto se parece mucho a Bécquer); del Modernismo tiene la sonoridad de algunos versos (“Suena el viento de los álamos del río”).

El poema respira un aire de melancolía, una honda pasión clavada en el corazón. Veamos el mensaje:

  1. Hay una descripción del paisaje que se expresa en las estrofas uno, cuatro y cinco.

  2. En las estrofas dos, tres y cinco, se manifiesta el dolor a través de la canción del “yo”, que emerge como sujeto en medio del paisaje para expresar su opinión sobre algún aspecto de la vida.

El verso corto es un buen soporte para la angustia. Las estrofas utilizadas son la redondilla y la cuarteta, con rima consonante y esquema métrico como sigue: 8a 8b 8a 8b; 8a 8b 8b 8a.

En la primera estrofa aparece la tarde, de la que se describen tres elementos iguales morfológicamente: cada uno con sus tres adjetivos, “doradas, verdes, polvorientas”. En ese paisaje aparece el “yo” cantante, por el sendero, al atardecer (otra vez), que emite notas de dolor. En la cuarta estrofa, otra vez el paisaje con otra adjetivación, “mudo y sombrío”; suena el viento y la tarde (otra vez) se oscurece. Nueva adjetivación para el camino antes de que vuelva a aparecer el “yo” cantante: “que serpea, se blanquea, enturbia y desaparece”. Con cada adjetivo, sus correspondientes sustantivos que permiten una amplia descripción paisajística. El elemento tarde es insistente, por lo que debemos pensar que es algo más que una parte del día: es el ocaso, es el fin de algo, una crisis. Desde luego, no es la noche, que es peor. La tarde podría ser, metafóricamente, el alma; también el alma es el paisaje y ni una ni otro producen alegría, más bien profunda tristeza, desánimo “la tarde cayendo está”. Notamos además el presente de los verbos, los gerundios que indican acciones que suceden constantemente, y la combinación de ambos que da como resultado un presente eterno “yo voy soñando...”

Paisaje y alma son uno, lo que supone una personificación constante en todo el poema. Otra metáfora más, clave, es la espina clavada en el corazón, imagen muy actual, muy en uso cuando hablamos de un dolor que se padece.

Tras una primera lectura se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje; características en las que coincide con otros autores noventayochistas. También coincide con estos en el uso del verso octosílabo, recuperado de la métrica tradicional castellana.

No está claro en el poema el motivo de tanta angustia, por ello hay que recurrir a las claves de la época y a la biografía de Machado para que aporten algo. No es éste un poema modernista, sino más bien se sitúa en la línea de esas composiciones grises de principios de siglo que quieren huir de la anécdota y de la retórica propias del Modernismo, en las que los poetas expresan su pesar ante los temas de siempre: el hombre, la vida, el destino, el amor, el tiempo. Este poema huele más a Romanticismo que a Modernismo y tiene características de ambos: de aquél, el tono melancólico y triste, de cierta angustia contenida que no termina de estallar (en esto se parece mucho a Bécquer); del Modernismo tiene la sonoridad de algunos versos (“Suena el viento de los álamos del río”).

El poema respira un aire de melancolía, una honda pasión clavada en el corazón. Veamos el mensaje:

  1. Hay una descripción del paisaje que se expresa en las estrofas uno, cuatro y cinco.

  2. En las estrofas dos, tres y cinco, se manifiesta el dolor a través de la canción del “yo”, que emerge como sujeto en medio del paisaje para expresar su opinión sobre algún aspecto de la vida.

El verso corto es un buen soporte para la angustia. Las estrofas utilizadas son la redondilla y la cuarteta, con rima consonante y esquema métrico como sigue: 8a 8b 8a 8b; 8a 8b 8b 8a.

En la primera estrofa aparece la tarde, de la que se describen tres elementos iguales morfológicamente: cada uno con sus tres adjetivos, “doradas, verdes, polvorientas”. En ese paisaje aparece el “yo” cantante, por el sendero, al atardecer (otra vez), que emite notas de dolor. En la cuarta estrofa, otra vez el paisaje con otra adjetivación, “mudo y sombrío”; suena el viento y la tarde (otra vez) se oscurece. Nueva adjetivación para el camino antes de que vuelva a aparecer el “yo” cantante: “que serpea, se blanquea, enturbia y desaparece”. Con cada adjetivo, sus correspondientes sustantivos que permiten una amplia descripción paisajística. El elemento tarde es insistente, por lo que debemos pensar que es algo más que una parte del día: es el ocaso, es el fin de algo, una crisis. Desde luego, no es la noche, que es peor. La tarde podría ser, metafóricamente, el alma; también el alma es el paisaje y ni una ni otro producen alegría, más bien profunda tristeza, desánimo “la tarde cayendo está”. Notamos además el presente de los verbos, los gerundios que indican acciones que suceden constantemente, y la combinación de ambos que da como resultado un presente eterno “yo voy soñando...”

Paisaje y alma son uno, lo que supone una personificación constante en todo el poema. Otra metáfora más, clave, es la espina clavada en el corazón, imagen muy actual, muy en uso cuando hablamos de un dolor que se padece.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconCampos de Castilla: el paisaje castellano en la poesía de Antonio Machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconPrincipales temas en la poesía de Antonio Machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconLa presencia de Nietzsche en Antonio Machado*

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconLa primera cuestión que se debe abordar al estudiar la literatura...
«Azorín», Pío Baroja y Ramiro de Maeztu. Además, se incluye tradicionalmente a Ramón María del Valle-Inclán y a Antonio Machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconLa poesía de antonio machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconPoesía de Antonio Machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconAntonio Machado
«Guiomar» de sus canciones, con quien Machado parece haber mantenido una estrecha relación que la guerra civil rompió

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconLos símbolos en la poesía de antonio machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje iconAula de Poesía Española Antonio Machado

Tras una primera lectura, se perciben dos características principales en la poesía de Antonio Machado: la sencillez de su literatura y la presencia del paisaje icon98. Hijo del folclorista Antonio Machado y Álvarez y hermano menor...






© 2015
contactos
l.exam-10.com