De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013






descargar 13.4 Kb.
títuloDe Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013
fecha de publicación03.09.2015
tamaño13.4 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos

Misógino Feminista


Misógino Feminista

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013.

Mari Tere Jiménez Téllez

AS15604553

UnadMexico

Administración Pymes

Lectura y escritura explorativa

10 de Noviembre de 2014

INTRODUCCION:

El feminismo es un elemento que trastorna el control familiar, revisa las tradiciones hogareñas, rechaza la idea del cuerpo de las mujeres como territorio de conquista masculina, exigen la independencia corporal, se liberan de la dictadura moralista y da origen a un discurso, con todo lo que uno pueda pensar de la escasa presencia del feminismo en México.

El feminismo avanza con rapidez y trastoca las reglas del juego, la consideración general del papel de la mujer trasciende en la mirada social y política.

Carlos Monsiváis, ha reunido ensayos que recorren su crítica penetrante sobre el feminismo.

SOÑADORA, COQUETA Y ARDIENTE

NOTAS SOBRE SEXISMO EN LA LITERATURA MEXICANA

El sexismo es un espejismo: aunque la mujer resulta expuesta a la educación, la riqueza y la independencia, como si fuese un ser autónomo y el igual del hombre, todas las influencias genuinas en su vida le informan que su educación sólo se justifica si va a utilizarse de un modo mecánico para el esposo.

El sexismo es un espejo distorsionado: legaliza la gesticulación del caudillo y la muestra como apariencia civilizada; inventa desproporciones y le asegura a la mujer que la realidad de su ser tiende, únicamente, en el cuidado de los niños y la fabricación de una atmósfera de apoyo a los verdaderos seres humanos, aquellos que, agresivamente, traspasan el mundo para mejor dirigirlo.

El sexismo como fijación de los roles

El sexismo, sojuzgadoramente, divide el mundo en roles, lo “masculino” y lo “femenino”, y le atribuye a cada rol, las características que deben cumplirse fatalmente. Lo “femenino” dispondrá, de la ternura, el recato, la paciencia, la dulzura, la intuición, la abnegación, la resistencia al dolor, la pasividad entregada, la inercia, la falta de iniciativa, la frivolidad, la decisión de entrever la realidad a través del chisme. Esta concepción, férreamente impresa, reúne esquemas vigorizados y revigorizados de conducta, ha vuelto esa definición de lo “femenino” una respuesta “natural” e “instintiva”. El sexismo infantiliza, roba, despoja a una clase de seres humanos de autonomía, confianza, posibilidades de acción.

La mujer como instrumento

El recato femenino interviene la vanidad masculina, los mexicanos consideran a la mujer como un instrumento, ya de los deseos del hombre, ya de los fines que le asigna la ley, la sociedad o la moral. La mujer transmite o conserva, pero no crea, los valores y energías que le confían la naturaleza o la sociedad. En un mundo hecho a la imagen de los hombres, la mujer es sólo un reflejo de la voluntad y querer masculinos. La femineidad nunca es un fin en sí mismo, como lo es la hombría.

En el testimonio de la poesía indígena, cierta identificación, de la derrota, con la lamentación y la huida.

“Es mi destino el padecer —oh, amigo mío, mi corazón se angustia: entre penas se vive en la tierra. ¿Cómo vivir con los demás? ¡Si vivimos en vano ofendemos a otros! Hay que vivir en paz, hay que rendirse y andar con la frente inclinada entre otros.”

Y en Visión de los vencidos, en uno de los poemas ahora célebres, “Se ha perdido el pueblo mexicatl”, se afirma:

El llanto se extiende, las lágrimas gotean

allá en Tlatelolco.

Por agua se fueron ya los mexicanos;

semejan mujeres; la huida es general.

Los efectos retroactivos

Todos en mayor o menor medida, dependemos del sexismo para juzgar la realidad y el conocimiento del problema sólo vendrá a partir de la aceptación de su existencia.En la literatura mexicana, el sexismo encuentra a un eficaz, imprescindible colaborador. El reflejo en este caso es directo y casi siempre sin matices.

La mujer como personaje

A la mujer, en nuestra literatura, le corresponde asumir un papel fundamental: el de paisaje. El hombre es, siempre, el centro, la razón de ser.

Inventada, dibujada y desdibujada por la literatura, la mujer va asumiendo, encarnando diferentes papeles: es la amada remota a la cual deben dedicarse reflexiones y recuerdos; la novia pura (la Re-medios de Emilio Rabasa, la Clemencia de Ignacio Manuel Altamirano); la madre abnegada y comprensiva que resplandece desde el dolor y la pérdida (novela de folletín a la poesía popular, en el estilo de “El brindis del bohemio” de Guillermo Aguirre y Fierro, a los personajes dulces y firmes de Efrén Hernández); la pecadora arrepentida, Magdalena, enterada de que el precio por el rescate de su virginidad es la muerte (la heroína del folletín, la Santa de Federico Gamboa); la devoradora, quien adquiere de los hombres el espíritu depredatorio, quien acude a técnicas masculinas de sojuzgamiento para vengarse por la destrucción de su virginidad (en el cine: María Félix lo convertirá en su emblema, en plena abundancia terrenal, las rumberas: Ninón Sevilla, Meche Barba, etcétera. Recientemente, Irma Serrano en La Martina revivió a la devoradora confundiendo a la ninfomanía con la mentalidad de la sociedad de consumo).

Homenaje a la mujer

  1. “Una mujer debe ser/soñadora, coqueta y ardiente. /Debe darse al amor/con frenético ardor/para ser una mujer.”

“Una mujer”, letra y música de Mario Clavel

  1. “Las mujeres, como los perros finos, se mueren de frío sin la caricia. Su naturaleza las arroja a la caricia, como su calor a la frescura del agua…

”Una mujer es capaz de perdonar un día sin gasto; jamás un día sin caricia…

”Una esposa buena es como una vaca gorda en tiempo de escasez…”

De Meditaciones, de José López Bermúdez

CONCLUSION

Monsiváis era feminista, la prueba está en las amistades que lo rodearon durante su vida y atestiguaron su calidad de pensamiento. Sin embargo, la relación que mantuvo con las mujeres en vida, le ayudaron a ver la vida de diferentes forma cotidiana en México, cuyas reflexiones no nos abandonan.

Monsiváis veía las bondades y las fallas del movimiento feminista en México, sin embargo reconocía que se ha hecho un trabajo arduo que ha rendido frutos en un nivel ideológico, social y político. Para Monsiváis el sexismo es un “espejo distorsionado” porque inventa falsedades en la percepción de los sexos en sociedades como la nuestra.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconPrograma anual ciclo lectivo 2013 profesor: marta muttoni espacio curricular/materia

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconPrograma anual ciclo lectivo 2013 profesor: marta muttoni espacio curricular/materia

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconCarlos iba caminando por la calle cuando un moderno automóvil rojo...

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconEscuela de Bellas Artes “Carlos Morel”, durante los días miércoles...

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconUna introducción a la cosmovisión indígena americana por Carlos Martínez...

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconCapacitadores: Mirna Antonio, Zelmira Cárdenas, José Luis Morón,...

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconReformatiado por Dr. Carlos Murrell para

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconTrabajo de Investigación realizado por Carlos Calderón [

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconHumorada y absurdo en Julio Cortázar por Carlos Yusti

De Carlos Monsiváis, por Marta Lamas 2013 iconPor Suely Caldas Schubert / Carlos Augusto Abranches






© 2015
contactos
l.exam-10.com