Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012






descargar 31.55 Kb.
títuloLiteratura universal 2º bachillerato curso 2011-2012
fecha de publicación04.06.2015
tamaño31.55 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura

LITERATURA UNIVERSAL 2º BACHILLERATO CURSO 2011-2012

5. 1. BAUDELAIRE Y SU ÉPOCA

Charles Baudelaire nació en París en 1821, en una familia acomodada. Tras la muerte de su padre, ocurrida en 1827, su madre volvió a casarse, con un estricto militar, con el que Baudelaire nunca tuvo buena relación, lo que ha servido a algunos biógrafos para explicar el difícil y atormentado carácter del autor. Fue expulsado del colegio y desechó la carrera diplomática para dedicarse a la literatura. Frecuentó grupos literarios y se movió por los bajos fondos, donde conoció a la mulata Jeanne Duval, con la que mantuvo una tormentosa relación durante toda su vida. Probablemente fue también entonces cuando contrajo sífilis, enfermedad cuyas secuelas acabarían causándole la muerte.

Al cumplir 21 años recibió la herencia paterna, que casi agotó en gastos compulsivos: fiestas, ropas caras, antigüedades, regalos… Su padrastro intervino y le retuvo el resto de la herencia, dejándole una pequeña pensión. Baudelaire rechazaba radicalmente la vulgaridad, lo que le llevó a adoptar actitudes e indumentarias extravagantes: se consideraba un dandy, por completo alejado del materialismo burgués. Intentó ganarse la vida como crítico de arte en los famosos Salones parisinos, como traductor de Poe y como conferenciante, sin lograr nunca el éxito en ninguna de estas actividades.

Consumidor de hachís, constantemente asediado por las deudas, con continuas crisis en su enfermedad y en su relación con Jeanne Duval, en 1856 publicó Las flores del mal, obra que fue inmediatamente atacada por atentar contra la moral pública: esto le ocasionó una multa y la prohibición de seis de sus poemas. Enfermo y endeudado, murió en París en 1867, tras sufrir en Bélgica una parálisis a consecuencia de la sífilis que padecía.

El fracaso de los ideales románticos llevó a los escritores, especialmente los novelistas, de la segunda mitad del XIX a la observación realista de la realidad. Sin embargo, simultáneamente la poesía emprende otros caminos: la exploración de la propia interioridad y la búsqueda de la belleza a través de la palabra. La nueva visión del hombre y el mundo, surgida tras la crisis del positivismo, no puede ser expresada ni por la poesía romántica -excesivamente sentimental y emotiva- ni por la literatura realista -demasiado atenta a la realidad y al servicio de una ideología, ya sea de signo burgués o socialista-. Es necesaria una nueva poesía no utilitaria, en la que la obra no se convierta en una confesión de sentimientos arrebatados ni en un espejo interesado de la realidad.

Las primeras manifestaciones de la nueva poesía son las obras de Edgar Allan Poe y de Charles Baudelaire, que tradujo al francés los textos de Poe. Para ambos la poesía, y el arte en general, tiene como objetivo la belleza absoluta. Pero esta belleza absoluta es un misterio, algo inalcanzable para el hombre. El artista se mueve siempre en los límites de un abismo: entre los divino y lo humano, entre lo visible y lo invisible, entre lo consciente y lo inconsciente. La naturaleza -la vida- se entiende como una visión, una correspondencia del cielo en la tierra. Y los poemas transmiten el significado mediante símbolos, que pueden adquirir más de un nivel de significación.
Poe y Baudelaire son seguidos por diferentes tendencias poéticas, tanto en Europa como en América. En primer lugar, el Decadentismo, movimiento en el que suele incluirse a los propios Poe y Baudelaire. Los decadentistas rechazan la sociedad burguesa y adoptan una actitud de superioridad que les lleva a transgredir la moral y a complacerse en lo morboso. Se trata en realidad de una actitud estética, que acompañan con costumbres e indumentarias particulares -el dandismo-. En Francia surgen después dos movimientos poéticos de gran importancia: el Parnasianismo y el Simbolismo. El Parnasianismo, defiende una poesía no sentimental, donde se unan arte y ciencia para alcanzar la belleza. La poesía ha de ser muy elaborada, de gran perfección formal. Su representante principal es Leconte de Lisle. El Simbolismo concibe la poesía como la expresión de sugerencias sensoriales -forma, color, música, efectos visuales- mediante el uso de metáforas e imágenes... Los poetas se expresan por medio de símbolos, que no significan, sino que sugieren, porque lo sugerido se abre a múltiples significados. Los principales poetas simbolistas son los llamados “poetas malditos”: Verlaine, Rimbaud y Mallarmé. La influencia del Simbolismo en la literatura y el arte posteriores es de enorme importancia.

Además de en Francia, la nueva poesía se extiende por otros países, tanto en Europa como en América. En Inglaterra se impone el Prerrafaelismo, inciado por John Ruskin. En Portugal surge la “Generación de Coimbra”, encabezada por Antero de Quental. En Hispanoamérica nace el Modernismo, iniciado por José Martí y Rubén Darío, que tendría enorme influencia en la literatura española. Y en Estados Unidos aparece la figura fundamental de Walt Whitman, autor del poemario Hojas de hierba.

5. 2. LAS FLORES DEL MAL Y LA OBRA DE BAUDELAIRE

La obra de Baudelaire es breve y escasa, salvo los numerosos escritos de crítica de arte. Su primera obra en una novela corta, La Fanfarlo, un autorretrato como dandy. El mismo sentido autobiográfico tiene su breve texto Mi corazón al desnudo. En Los paraísos artificiales analiza los efectos del alcohol y el opio, sobre los que mantiene una posición ambivalente de rechazo y entusiasmo. Su obra se completa con dos poemarios fundamentales: Las flores del mal y los Pequeños poemas en prosa, también conocidos como Spleen de París.

Las flores del mal recoge los poemas que Baudelaire escribió entre 1840 y 1866. Ya en 1841 Baudelaire había anunciado la publicación de un libro titulado Las lesbianas, que nunca llegó a ser publicado. Luego lo anunció como Los limbos, en 1850 y 1851, sin que tampoco tuviese lugar su publicación. Finalmente, en junio de 1857 se publica su libro con el título de Las flores del mal. El libro constaba de un prólogo –“Al lector” y cien poemas agrupados en cinco secciones: “Spleen e ideal”, “El vino”, “Flores del mal”, “Rebelión” y “La muerte”. Seis de los poemas fueron eliminados por la censura por atentar contra la moral pública y religiosa. La siguiente edición es de 1861: contiene 35 nuevos poemas y añade otra sección: “Cuadros parisinos”. La edición póstuma de 1868 no añade nuevos poemas, sólo algunos reescritos.

Las flores del mal sorprendió a sus contemporáneos por su originalidad. El realismo de sus imágenes, el feísmo incluso, la violencia, junto al clasicismo de la forma eran absolutamente novedosos. Baudelaire exalta el dandismo y el malditismo como rechazo de la moral burguesa y defiende el simbolismo como modo de interpretación de la realidad. Su idea central es mostrar la maldad de los hombres, al mismo tiempo que encuentra en la bajada a los infiernos de esa maldad una respuesta al “spleen”, al hastío vital. Otros han visto en el libro una especie de moral inversa: mostrar el vicio y el horror para evitarlos.

En cualquier caso, Las flores del mal es el punto de partida de la poesía moderna y Baudelaire probablemente el más importante poeta del siglo XIX. Su valor es múltiple: lleva hasta las últimas consecuencias la concepción visionaria de la poesía –herencia romántica-: el poeta es aquel que ve más allá y es capaz de expresar la verdad profunda de las cosas. Supera el prosaísmo realista y la grandilocuencia romántica. Es precursor de las tendencias poéticas posteriores: simbolismo, decadentismo, malditismo… Y, sobre todo, anticipa el nihilismo de la literatura contemporánea frente a un mundo desencantado, mecanizado y vulgar.
5. 3. TEMAS DE LAS FLORES DEL MAL

El tema central de Las flores del mal es el hastío vital o spleen. Para Baudelaire el horror supremo es la repetición monótona del tiempo, que conduce al tedio y al hastío vital. Por ello su imaginación busca constantemente la evasión de la realidad, a través de distintos caminos: el arte, la belleza, el amor, la creación de paraísos artificiales, especialmente por medio del alcohol, el mal…

En Spleen e ideal, el tema central es la distancia entre la realidad (vital, poética), dominada por el spleen, y el ideal. Baudelaire plantea las posibles vías de superación de esa distancia: la poesía, la belleza, el arte, la naturaleza, el amor. Sin embargo, el hastío vital se impone en la mayor parte de los poemas.

  • La poesía es, para Baudelaire, la búsqueda incesante de la belleza. El poeta aparece como el único capaz de descifrar la realidad, y por ello acaba convirtiéndose en un ser aparte, marginado y despreciado por la sociedad.

  • Las correspondencias. Ya desde el Renacimiento surge una línea de pensamiento, que será desarrollada por los románticos, según la cual existe una analogía universal entre el macrocosmos y el microcosmos, entre la naturaleza y el espíritu. El mundo visible es una especie de jeroglífico en el que se escribe el mundo invisible, y es el poeta quien debe interpretarlo y transmitirlo. A esta idea Baudelaire añade las correspondencias “horizontales”, es decir, la analogía entre las diferentes percepciones: colores, sonidos, olores, que se confunden en una vasta unidad.

  • El artificio. Baudelaire rechaza la idea del valor de lo natural y espontáneo, y reivindica el artificio, la máscara, el mundo urbano... Sin embargo, no oculta su nostalgia por una época paradisíaca, en que el hombre podía vivir en plenitud casi animal.

  • El amor y el erotismo. La visión de este tema por parte de Baudelaire es también absolutamente original, totalmente alejada del petrarquismo clásico. Para eĺ el erotismo está vinculado al pecado, a la perversión. Todo ello aumenta el goce -anticipa teorías psicoanalíticas de Freud-, las relaciones amorosas son sadomasoquistas. El fetichismo está presente en ellas. Y el objetivo final del amor no es, como en el petrarquismo, la ascensión, sino precipitarse en el abismo. Los poemas amorosos están dedicados en su mayor parte a Jeanne Duval, que representa el amor sensual y culpable. Como contrapunto aparece el amor platónico hacia Madame Sabatier. Y en el centro, el amor espiritual no exento de erotismo hacia Marie Daubrun.


Cuadros parisinos describe la belleza de la ciudad, la novedad de lo efímero, el sentido de la vida moderna. La absorción anónima en la masa urbana se presenta como otra posibilidad de huida de la realidad. Pero acaba por descubrir en la miseria de los personajes y ambientes que retrata un reflejo de su propio hastío vital. Como otros artistas de su tiempo, Baudelaire rechaza los ideales burgueses, pero también las reivindicaciones proletarias. Por contra, expresa una especial ternura hacia los marginados, los dolientes, los desechos de una sociedad alienante y antihumana.

El vino es un elogio de los paraísos artificiales. Sin embargo, éstos no pueden conducir más que al fracaso.

Las flores del mal expresa la atracción irresistible del mal: la perversión, el sadismo, el vampirismo... En estos poemas el poeta se deja seducir por el mal –el demonio-, se hunde en la perversión para extraer de allí su poesía como último recurso frente al hastío, a la angustia del tiempo y a la ausencia definitiva de salvación. Describe un mundo en tensión entre al bien y el mal, entre el ángel y Satán. La conciencia de lo angélico hace más excitante la trasgresión, y por tanto más placentera. Conocer el valor de lo bueno, de lo luminoso, hace que el poeta se complazca más en hundirse en la tiniebla, en lo enfermizo, en el fracaso.

Rebelión es el complemento a la sección anterior. Baudelaire rechaza las vías ortodoxas de salvación: Dios, la moral; reniega de la sumisión y exalta a los grandes rebeldes, como Caín o Satán.

La muerte exalta la muerte como reacción frente al materialismo burgués, como estímulo de vida, como remedio del tedio. La muerte supone el reposo del tedio: el hundimiento en lo absolutamente desconocido, pero con la esperanza de encontrar alguna salida. Es el comienzo del “gran viaje”.
5. 4. ASPECTOS FORMALES Y ESTILÍSTICOS DE LAS FLORES DEL MAL

Baudelaire rechaza la composición de poemas largos, a la manera romántica o incluso de los primeros decadentistas. Se decanta por la brevedad y la concisión. Buena parte de la obra está compuesta en sonetos, aunque también utiliza otras variedades estróficas como el alejandrino, el heptasílabo y el eneasílabo, verso propio de la versificación francesa antigua.

En cuanto al estilo, la poesía de Baudelaire se fundamenta en el valor simbólico de sus imágenes. Los elementos que integran sus poemas adquieren nuevos significados en el contexto del poema, llegando a veces a sugerir varios niveles de significación. Los recursos estilísticos más habituales son:

  • Las metáforas e imágenes.

  • Las sinestesias.

  • La alegoría.

  • Las antítesis.

  • Las hipérboles.

  • Figuras declamatorias: exclamaciones, interrogaciones retóricas, apóstrofes.


5. 5. ORIENTACIONES PARA EL COMENTARIO CRÍTICO
Hay dos aspectos interesantes sobre los que podéis reflexionar en el comentario: uno más específico de crítica literaria, y otro relativo al sentido de determinadas actitudes vitales.
En el primer apartado, podéis hablar sobre:


  • La inspiración frente al orden y el trabajo, como métodos poéticos –y artísticos, en general-. Los románticos defienden la idea de la “musa inspiradora”, que es lo mismo que el genio creador más allá de la propia naturaleza del poeta. Sin embargo, a partir de Baudelaire –y Poe-, los poetas se fundamentan en el orden, en un trabajo casi “artesanal” de búsqueda constante de la belleza y de la forma ideal de expresarla. Es célebre la anécdota del poeta romántico francés Lamartine, que afirmaba haber compuesto su poema “El lago” después de una experiencia en una noche de tormenta. A su muerte se descubrieron varios borradores de este mismo poema, en los que había ido cambiando y rectificando cosas hasta llegar a la redacción definitiva, aquella que supuestamente había escrito de una sola vez, fruto de su inspiración. Esta despedida de las musas como fuente de la poesía es una de las principales características de la poesía moderna.

  • La moralidad del arte: ¿debe el arte sostenerse sobre valores morales? Más aún: ¿puede el arte no ser moral? ¿Puede haber arte ideológica o moralmente perverso? ¿Puede ser la expresión del mal, de los vicios o los pecados fuente de belleza?


En cuanto al segundo apartado, podéis hablar sobre:


  • Las actitudes de automarginación o autodestrucción. ¿Son errores de la voluntad, o pueden llegar a ser ejemplos de rechazo real al orden establecido?

  • El valor de los diferentes roles sociales: en la época de Baudelaire, los dandys o los malditos; en la actualidad, lo que conocemos como “friquis” en cualquiera de sus manifestaciones, o las tribus urbanas.


Os dejo algunos textos que os pueden servir de ayuda para inspiraros.
No sólo es un gran poeta, sino un gran poeta que es además el primer poeta moderno, el primer poeta que tuvo la vida moderna; y todos cuantos después de él hemos tratado de escribir versos, seamos del país que seamos, si tenemos conciencia de nuestra tarea, reconoceremos para con él una deuda considerable.

Luis Cernuda
Baudelaire odiaba el mal como una aberración (…) lo despreciaba por desagradable, ridículo, burgués y, de un modo especial, por asqueroso. Si en su obra abundan los temas repulsivos, sucios o enfermizos, es por esa especie de fascinación de lo perverso que hace caer al pájaro hipnotizado en las fauces hediondas de la serpiente. Pero frecuentemente su poesía, de un enérgico aletazo, rompe el hechizo malsano y asciende de nuevo hasta las regiones más puras de la espiritualidad.
T.Gautier: Baudelaire.
En este punto creó que se puede hablar de que se comprobó la hipótesis de encontrar el estilo decadente en la obra de Baudelaire, así como se explicó la existencia de una belleza del mal. El ensayo sin lugar a dudas nos abre una gama de posibilidades que nos permiten reflexionar sobre otros aspectos e incluso ampliar y profundizar los que nos planteamos en este ensayo.
La característica de una obra de arte es la variedad de lenguajes que podemos encontrar en ella, y que nos permite siempre reinterpretaciones, relecturas en las que en cada ocasión encontraremos nuevos elementos. Encontramos la decadencia en el estilo en que esta redactada la obra, en la vida del poeta, en el lenguaje de su poesía que nos sumerge hasta lo más oscuro de la época, de los personajes e incluso de nosotros mismos. Nos hace descubrir la belleza del mal, que surge en condiciones deplorables, desoladas, con soles deslumbrantes, musas enfermas, viejos decrépitos, ciegos, esqueletos, fantasmas, prostitutas, niños, gatos, en un derroche de embriaguez, de orgías, de excesos, de placeres desmesurados, hasta el punto de desear la muerte, es la única esperanza que nos queda y la única certeza con la que contamos.
Estas flores del mal que abrieron el camino de nuevos escritores que siguieron el estilo de Baudelaire como; Mallarmé, Rimbaud. Verlaine, E.M Ciorán, Darío Manuel, Antonio Machado, etc.
Mario Hernández: “Divagaciones decadentes de Las flores del mal





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura universal 2º bachillerato curso 2011-2012

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura universal 2º bachillerato curso 2011-2012

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura universal 2º bachillerato curso 2011-2012

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLengua y literatura 2º bachillerato. Curso 2010-2011

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 icon2º P. C. P. I. Ambito social. Curso 2011-2012

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconNueva propuesta de novelas para primero de Bachillerato curso 2012-13

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconFacultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura universal 2º bachillerato

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura universal 2º bachillerato

Literatura universal 2º bachillerato curso 2011-2012 iconLiteratura Universal 2º de Bachillerato Tema 7






© 2015
contactos
l.exam-10.com