Colonización de la República Argentina






descargar 107.23 Kb.
títuloColonización de la República Argentina
página1/4
fecha de publicación18.07.2015
tamaño107.23 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4

Bolilla 11

Colonización de la República Argentina

Cátedra Política Agraria



Lic. María del Carmen Reguera

2º Cuatrimestre 2012




BOLILLA 11
La colonización de la República Argentina: 1ra. Junta, 1er. Triunvirato, Asamblea del año XIII, Pueyrredón, Rivadavia, Constitución Nacional, Ley de Avellaneda (Oficina de tierras y colonias), Campaña del Desierto. Primeras colonias y corrientes inmigratorias. Sistemas de colonización: según la tierra y según los medios de colonización. Régimen legal: Ley 12636/40, Ley 14392. Decretos militares (1958, 1967, 1972). Planes de colonización, tierras colonizables, valuación, adquisición y adjudicación. Estructura agraria de la República Argentina, características, historia: Grito de Alcorta, Leyes de Perón (Ley de arrendamiento y aparcería, y Ley de colonización de tierras fiscales). Ley agraria de Giberti (Impuesto a la renta normal potencial) el problema agrario argentino. Reforma agraria y desarrollo económico, Fallas en nuestra estructura económica. Aumento de productividad. Propiedad de la tierra. Composición social. Medidas a tomar en la implantación de una reforma agraria.

11.1.- La Colonización de la República Argentina

Introducción

La historia escrita de lo que hoy es Argentina, comenzó con la llegada de los españoles en la expedición de Juan Díaz de Solís en 1516 al Río de la Plata, hecho que señala el comienzo de la dominación española en esta región. En 1776 la corona española creó el Virreinato del Río de la Plata, entidad aglutinadora de territorios a partir de la cual, con la Revolución de Mayo de 1810, comenzaría un proceso gradual de formación de varios estados independientes, entre ellos el que llevó el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata. Con la declaración de la independencia el 9 de julio de 1816 y la derrota militar del Imperio Español en 1824, se formalizó lo que a partir de la organización como un estado federal en 1853- 1861 se conoce hoy como República Argentina.

La tierra americana en general, luego de sangrientas luchas y posterior sometimiento del indio, fue una inmensa región inexplorada, inexplotada y sobre todo escasamente poblada por un pequeño contingente de seres humanos y animales.

Es por eso que para el análisis de nuestro país, se toma como punto de partida la Revolución de Mayo, la cual guiada por los ideales del progreso introdujo una renovación en las ya envejecidas estructuras de la colonia.

Antes de 1810 existía una “política antinmigratoria”. A partir de esa fecha se produjo el llamado a los inmigrantes a poblar nuestro país.

Si bien en 1810 comenzaron a tomar vuelo algunas ideas progresistas (encarnadas en algunos inspiradores de la Revolución), el cambio de la estructura agraria no fue inmediato; es decir que 1810 trajo nuevas ideas. Manuel Belgrano dijo que dos causas motivan el drama del hombre de campo:

  • La falta de propiedad de los terrenos que ocupan los labradores (que es la causa más importante).

  • La imperfección de los instrumentos de trabajo.


Las políticas colonizadoras se pueden rastrear en nuestro país a partir de la segunda mitad del siglo XIX; sin embargo hoy, más que nunca, es necesario hablar de colonización, debido a los altos niveles de concentración de la riqueza, con la consecuente expulsión del mercado agropecuario de cientos de familias rurales y de los pueblos originarios. Prueba de esto, algunos datos de la realidad social (extraídos del Censo Nacional Agropecuario 2002) que indican un retroceso respecto de los logros alcanzados durante décadas anteriores son los siguientes:

  • De los más de 170 millones de hectáreas agropecuarias de todo el país, 74,3 millones de hectáreas están en poder de tan sólo 4.000 dueños. Si se tiene en cuenta que hay en total en el país casi 300.000 productores, apenas 4.000 ya poseen casi la mitad de la tierra.

  • En la región pampeana, donde están las tierras más cotizadas, hay 4.110.600 de hectáreas en manos de sólo 116 dueños. Esa superficie es equivalente a toda la provincia de Salta.

  • De las 317.816 explotaciones agropecuarias censadas en el año 2002, hay algo más de 100.000 establecimientos menos que en 1988.

A pesar de la crudeza de los datos, en la actualidad no existen políticas colonizadoras generales a nivel nacional ni provincial (como las hubo en el pasado), sino tan sólo algunos intentos aislados a nivel provincial. Resulta indispensable poner nuevamente sobre la mesa de debate, políticas colonizadoras sólidas e integrales que contribuyan a revertir el proceso de expulsión que los datos evidencian.

Si trazamos una línea de tiempo, se pueden encontrar, a grandes rasgos, dos principales fundamentos que justifican la necesidad de colonizar en la República Argentina:

  1. Primera etapa: desde mediados del s. XIX hasta mediados del s. XX

El fundamento de esta etapa se encuentra básicamente en la necesidad de poblar el territorio, objetivo que se cumple con las oleadas inmigratorias, organizar un país en formación y hacer producir las tierras vírgenes.


  1. Segunda etapa: desde mediados del s. XX hasta nuestros días (con varias interrupciones en su evolución).

El fundamento de esta segunda etapa es muy distinto al anterior. Ya no se trata de poblar mediante la importación de recursos humanos y materiales extranjeros, sino primordialmente de proteger nuestros propios recursos, consolidar la cultura agraria con medidas de protección a la Agricultura familiar y arraigar nuevamente en el campo al productor desplazado por condiciones económicas desfavorables. De encararse una política colonizadora en la actualidad, el fundamento seguiría siendo éste último.

La colonización que se requiere en la actualidad no puede y no debe centrarse únicamente en una política de distribución de tierras, (tal como se concebía en el pasado); de ser así, estaría destinada al fracaso o a convertirse en un simple negocio inmobiliario. Hoy se debe concebir a la colonización como un reparto de tierras controlado por el Estado, donde la propiedad adquiera su necesaria función social, acompañado de políticas estatales concretas que le hagan de soporte (políticas que conviertan al trabajador rural en propietario, políticas educativas, crediticias, impositivas, tecnológicas, de capacitación, etc.) y que apunten a la protección integral de la familia rural y al cuidado de los pueblos originarios.

11.1.1.- Primera Junta

En un primer momento, la tierra fue quitada al indio para pasar a manos del conquistador y más tarde a los representantes de la corona y adelantados, a medida que la fundación de los pueblos y ciudades fue teniendo lugar hacia el interior.

En la República Argentina, las primeras y principales leyes sobre tierra poco y nada tenían que ver con la idea de poblar.

Es así como, una vez estallada la Revolución de Mayo, en 1810, se van a establecer diferentes gobiernos (integrados mayoritariamente por población local) de corta duración. Entre 1810 y 1811 hubo dos juntas: la Primera Junta y la Junta Grande.

Fueron los primeros tendientes a reglamentar la cuestión agraria; se encomendó al Gral. García el estudio del suelo y de las poblaciones de la provincia de Buenos Aires, así como también de la validez de los títulos. Todo esto tenía por objetivo la elaboración de un plan destinado a repartir de la mejor forma posible las tierras linderas a las zonas habitadas por el indio.

11.1.2.- Primer Triunvirato

El Primer Triunvirato tuvo lugar entre 23 de septiembre de 1811 y el 23 de marzo de 1812; estuvo integrado por: Chiclana, Sarratea y Juan José Paso.

En 1812 el Primer Triunvirato dictó un decreto por medio del cual se manifestaba la necesidad imperiosa de atraer la población, promoviéndola en todos los países y por todos los medios posibles, siendo esta la primera norma destinada a los extranjeros a nuestra tierra. A los que viniesen se les prometía terrenos suficientes y el auxilio para la formación de los primeros establecimientos rurales, asegurándoles también el comercio.

11.1.3.- Asamblea del Año XIII

Durante la Asamblea del año XIII, se proclamaron varias reglamentaciones que comenzaron a formular el ideario independentista, dado que hasta el momento se gobernaba en nombre del preso Rey Fernando VII.

En 1813 dictó 2 medidas de esencial importancia en materia agraria:

  1. La abolición de la esclavitud y mayorazgos;

  2. La autorización al Poder Ejecutivo para que dispusiera de las fincas estatales, a partir de repartición de tierras entre los criollos, rompiendo la idea de que la propiedad era patrimonio exclusivo de los españoles.

El problema paralelo a la distribución de tierras y el llamado la inmigración para poblarlas era la amenaza permanente del indio; toda esta preocupación tuvo eco durante la gestión de Pueyrredón.

11.1.4.- Pueyrredón

Con la autorización del Congreso Nacional, comenzó a donar grandes extensiones de tierras, con el objeto de ampliar la línea de frontera. Como dicha donación era insuficiente, se estimulaba esto con la liberación de impuestos por 10 años, a todo lo que se introdujera a favor del trabajo.

Estas medidas no se reglamentaron, lo que conllevó al abuso y extensas porciones de territorio fueron donadas a personas que ni siquiera tenían el intento de explotarlas; se originan de esta manera los “latifundios”.

11.1.5.- Rivadavia

En 1826 se dictó la “Ley de Enfiteusis” (proyecto de Rivadavia), esta ley es la primera sistematización orgánica nacional del derecho agrario.

Se extiende entonces la enfiteusis (derecho vitalicio o por largo tiempo de concesión de un predio con la condición de mejorarlo con plantaciones y pagar un canon anual) durante el término de más o menos 20 años, a todas las tierras públicas de la Nación, que son dadas en garantía sobre el primer préstamo contraído con la banca de Londres. El canon del que se habla es en este caso diferencial, diferenciando entre: tierras de pastoreo (pagan un canon del 8% anual sobre el valor de la tierra) y tierras agrícolas (canon del 4% anual sobre el valor de la tierra)

Por medio de este sistema, el Gobierno esperaba sacar las tierras del mercado, y pagar los intereses del préstamo contraído con el canon pagado por los colonos. Así el Estado conservaba la propiedad de las tierras que, en manos de los enfiteutas, comenzarían a producir.

¿Qué pasó con la Ley de Enfiteusis? Fracasa al poco tiempo de ponerse en práctica; a un año de ser sancionada, 85 enfiteutas, sin ni siquiera pagar el canon, detentaban 919 leguas cuadradas de tierra, y lo recaudado en concepto de canon fue exiguo. Como resultado de la aplicación de esta ley, se produjo una significativa concentración de tierras en pocas manos, nada se estableció sobre la obligación de POBLAR y lo recaudado por el Estado argentino fue insignificante.

Defecto de la ley:

  • Falta de determinación del máximo de superficie a otorgarse; y

  • Que pudiera transmitirse libremente el derecho.

Se convierte de esta forma en uno de los orígenes de los grandes latifundios de la región pampeana.

11.1.6.- Ley de Avellaneda

La Ley Nacional 817 de Colonización e Inmigración, del 19 de octubre de 1876, conocida también como “Ley Avellaneda”, constituye un hito en la historia doctrinal de la colonización y el problema de la tierra; es el resultado de una coyuntura comercial e inmigratoria favorable, de notable incidencia en la ocupación y puesta en valor del territorio.

Avellaneda pone en marcha dicha ley siguiendo la consigna de Alberdi: “Gobernar es Poblar”. En ésta se denotaba, un intento del Estado argentino de poblar las zonas rurales y de poner los campos a producir. Se trataba de una ley extensa, de 128 artículos, dividida en dos partes. La primera parte dedicada a la Inmigración y la segunda, a la Colonización. En pocos años se duplicó el flujo inmigratorio.

Dentro de la parte dedicada a la INMIGRACIÓN, se destacaban las normas concernientes a la creación del Departamento General de Inmigración, dentro de la órbita del Ministerio del Interior, por medio del cual se les concedía a los inmigrantes ciertas franquicias, como por ejemplo:

  • el derecho a alojamiento y alimentación por el Estado nacional durante los cinco días posteriores al arribo al país;

  • traslado gratuito hasta el lugar donde habrían de establecerse;

  • se creaba una oficina de trabajo cuya función era buscarles empleo, también dentro de los cinco días posteriores al desembarco;

  • en caso de que el inmigrante quisiese ir al interior, llegado al punto de destino, tenía derecho a ser alojado y alimentado por el Estado durante otros 10 días. Es de resaltar que, por medio de la ley, se creaban agencias propagandistas para atraer inmigrantes posibles en distintas ciudades europeas.

En materia de Colonización, la ley establece, como paso previo, la “exploración y mensura del suelo”, sentando a continuación las bases para la división de los campos, asentamiento de los núcleos de población, acceso y reparto de la propiedad, protección y anticipos a los pobladores y otras cuestiones administrativas menores. En cuanto a las normas referidas específicamente a este tema, se debe mencionar el artículo 61, que disponía la creación de una Oficina de Tierras y Colonización, que trabajaría conjuntamente con el Departamento General de Inmigración, (ambos dentro de la órbita del Ministerio del Interior).

  • El artículo 64 disponía: “El Poder Ejecutivo dispondrá la exploración de territorios nacionales y hará practicar la mensura y subdivisión de los que resultaren más adecuados para la colonización”; y

  • El artículo 85 citaba que “a los 100 primeros colonos que llegaran a las distintas zonas, que fueran jefes de familia y agricultores, se les daría gratis un lote de 100 hectáreas”.

  • El artículo 86 establecía que los restantes lotes serían vendidos a razón de dos pesos fuertes la hectárea, pagaderos en 10 anualidades, haciéndose el primer pago dos años después de la adjudicación.

  • Por el artículo 112, se disponía la estimulación de la agricultura en aquellas zonas que se consideraban convenientes, por medio de la concesión gratuita de más lotes a aquellos colonos que se hubiesen distinguido por su laboriosidad y aptitud para el trabajo.

En cuanto a los sistemas de colonización, la ley recoge cinco sistemas posibles, sintetizados de manera siguiente

  1. Colonización Directa por el Estado en territorios nacionales o cedidos por los gobiernos provinciales;

  2. Colonización Indirecta, sirviéndose de empresas particulares, en tierras ya medidas y divididas, o en áreas aún no exploradas;

  3. Colonización por iniciativa individual;

  4. Colonización de los gobiernos provinciales, apoyados por el Gobierno de la Nación;

  5. Colonización de particulares, amparados por el Gobierno.

A su vez, en el capítulo VII de la ley, el Estado nacional se comprometía a auxiliar a las provincias, en el establecimiento y desarrollo de las colonias asentadas en territorios provinciales.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Colonización de la República Argentina iconCordoba. Capital. República Argentina

Colonización de la República Argentina iconAsociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina

Colonización de la República Argentina iconInforme de la República Argentina ante el Parlamento Latinoamericano

Colonización de la República Argentina iconListado de autoridades sanitarias provinciales y delegaciones del inal de la república argentina

Colonización de la República Argentina iconLa evolucion de la política petrolera mundial y en la república argentina...

Colonización de la República Argentina iconRegúlanse los Servicios de Comunicación Audiovisual en todo el ámbito...

Colonización de la República Argentina iconE ncuentro nacional de juventudes agrarias cooperativistas de la...

Colonización de la República Argentina iconCuentos de la serie de cuatro libros sobre formación profesional,...

Colonización de la República Argentina iconLa República Argentina permite los matrimonios entre personas del...

Colonización de la República Argentina iconDecreto para la aplicación del Decimoquinto Protocolo Adicional al...






© 2015
contactos
l.exam-10.com