Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora”






descargar 208.93 Kb.
títuloEcologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora”
página3/5
fecha de publicación16.07.2015
tamaño208.93 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5

FUNDAMENTOS




El despliegue tecnológico y el aumento en el consumo han producido secuelas de problemas entre los cuales la Contaminación hídrica superficial es uno de los más importantes, el proyecto de ley presentado habla de emergencia por la elevada contaminación de la cuenca del arroyo El Gato.

Para llegar a una evaluación real deberíamos también aclarar que en término Contaminación va ligado automáticamente a la palabra industria, y esta relación puede ser cierta en muchos casos , pero no en todos, es decir que existe contaminación por origen industrial, pero además contribuyen a la cuenca efluentes de origen cloacal adicionándose suciedades arrastradas por las precipitaciones y residuos sólidos arrojados consciente o inconscientemente por grupos de pobladores que habitan en sus aledaños.

De los conflictos ambientales que caracterizan a los arroyos de la Región, la cuenca del arroyo Del Gato reúne toda la problemática de contaminación posible. Su contaminación comienza desde su naciente en una zona de intensa actividad frutihortícola, industrial y de asentamientos precarios.

Las principales fuentes de contaminación son: Residuos sólidos a lo largo de todo el curso se arrojan gran cantidad de residuos domiciliarios y urbanos. Descargas de efluentes industriales en todo el curso superior y medio destacándose industrias tales como fabricación de fibras sintéticas, refinerías de aceites, carpintería metálicas, frigoríficas y de la industria del papel. Descargas de efluentes cloacales, en el tramo medio recibe la descarga de un conducto cloacal y los efluentes domiciliarios de la población sin servicio asentada en la planicie de inundación. Descarga de efluentes cloacales con tratamiento provenientes de lagunas de asimilación de Ringuelet y vuelco de planta de tratamiento de lixiviados de la Ceamse y otros.

Aquí se enlaza otro aspecto del problemática que es necesario mencionar, y en cuya importancia no es posible olvidar el costo económico que produce todo este sistema de vuelcos no controlados, que significará una carga adicional permanente que el Estado se obligará a pagar permanentemente para financiar la protección del ambiente, si no se cumple con lo establecido en la legislación vigente y el aporte permanente de la sociedad.

Otro factor importante es el cumplimiento de la prohibición para asentamientos humanos sobre la planicie de inundación del arroyo El Gato y sus conexiones clandestinas sobre la red pluvial de la ciudad, tanto sean domiciliarias como industriales.

De existir legalmente estos vuelcos deberían esta autorizados por el organismo de control según normas de calidad perfectamente establecidas , pero la realidad es que por diferentes motivos dichos organismos no han cumplido acabadamente con el poder de policía que le ha sido otorgado por ley o por inescrupulosos individuos que producen vuelcos ya sea por conductos no declarados, por vuelcos no detectables y por el simple arrojo de los diferentes residuos sólidos urbanos e industriales dentro de dicha cuenca.

Por todo lo expuesto es que pido a mis colegas me acompañen en este proyecto de ley.





. Desarrollo urbano y condiciones ambientales.




El área del Gran La Plata, Argentina. 1

Por Guido P. Galafassi*
Docente e Investigador, UNQ-CONICET

Resumen:

La producción de un asentamiento humano, entendido como el habitat de una determinada sociedad, lleva en sus características, rasgos que definen una tendencia a ejercer la alteración de ciclos naturales en ciertos y determinados sentidos. Asimismo, las potencialidades y limitaciones del medio natural orientan de alguna manera la modalidad del asentamiento, de acuerdo al tipo y nivel de organización social.
Concocer entonces las condiciones ambientales que interactúan con formas sociales constituidas en asentamientos definidos, implica conocer aquellas características del medio natural más relevantes para la ocupación y usufructo del territorio, así como las consecuencias de este proceso que se manifiesta en forma de conflictos ambientales.
En este trabajo se realiza un estudio de la situación ambiental en la última década de la región del Gran La Plata, ubicada a 60 km al sur de la ciudad de Buenos Aires. La zona en cuestión comprende los partidos de La Plata, Berisso y Ensenada, conformando desde el punto de vista de los procesos socioeconómicos y políticos un conglomerado urbano con dinámicas en común.
El objetivo es caracterizar ambientalmente la región teniendo como meta la definición de posibles porciones de terreno aptas para el asentamiento humano. Para esto se ha realizado un rastreo de información secundaria dispersa y fragmentaria, pública y semipública.
El cuadro de situación se ordena sobre tres ejes: medio natural, desastres naturales y conflictos ambientales. El tratamiento del medio natural incluye morfología, suelos e hidrografía. Desastres naturales considera las inundaciones en la región y Conflictos ambientales abarca fundamentalmente los procesos de contaminación de aguas superficiales, subterráneas, atmosférica y de suelos.

Introducción

Conocer las condiciones ambientales que interactúan con formas sociales constituidas en asentamientos definidos, implica conocer aquellas características del medio natural más relevantes para la ocupación y usufructo del territorio, así como las consecuencias de este proceso que se manifiesta en forma de conflictos ambientales.
En este trabajo se realiza un estudio de la situación ambiental en la última década de la región del Gran La Plata, ubicada a 60 km al sur de la ciudad de Buenos Aires. La zona en cuestión comprende los partidos de La Plata (capital provincial), Berisso y Ensenada, conformando desde el punto de vista de los procesos socioeconómicos y políticos un conglomerado urbano con dinámicas en común. El objetivo es caracterizar ambientalmente la región teniendo como meta la definición de posibles porciones de terreno aptas para el asentamiento humano.


El Gran La Plata

La ciudad de La Plata fue fundada en 1888 como capital de la provincia de Buenos Aires, en reemplazo de la ciudad de Buenos Aires, su antigua capital provincial, que es cedida a la Nación para que fuera la sede del gobierno federal.
El sitio elegido en el partido de Ensenada, en las cercanias del Río de La Plata implicaba construir la ciudad desde sus cimientos, en un lugar cercano a Buenos Aires y conectado con esta por ferrocarril aprovechando las aguas del estuario para convertirla además en puerto de ultramar.
El proceso de instalación de grandes complejos industriales en la región (frigoríficos y destilerias de petroleo) a principios de este siglo, más un proceso de terciarización por actividades del gobierno provincial junto a la creación de la Universidad Nacional, dotaron de dinamismo al área favoreciendo un crecimiento acelerado.
En el año 1957 se produce la división de la región en tres jurisdicciones municipales diferentes: La Plata, Berisso y Ensenada.
Según el último Censo Nacional de Población (INDEC, 1991), Berisso cuenta con 74.761 habitantes, Ensenada con 48.237 habitantes y La Plata con 541.905 habitantes. Los tres partidos tienen un porcentaje de urbanización superior al 96%, concentrándose las explotaciones agropecuarias (horticultura y floricultura) en el oeste del partido de La Plata. Ensenada, a partir de su polo petroquímico representa el partido con mayor concentración de producción industrial, participando con el 3,5% del valor de producción sobre el total de la provincia (INDEC, 1994)2. La Plata participa con el 1,5% y Berisso con solo el 0,1%.
El origen impetuoso y audaz que caracterizó su fundación el siglo pasado en el contexto de la generación del ochenta, se vio trastocado en la segunda mitad de este siglo, al incorporarse la región del Gran La Plata a una dinámica regional mayor, que abarca al conjunto del Area Metropolitana de Buenos Aires, implicando una perdida de independencia y centralidad. El deterioro del sector productivo industrial, que caracterizaba a Berisso y Ensenada y la pérdida de importancia del puerto de La Plata va de la mano con un creciente proceso de terciarización en las actividades de administración, gobierno, comercio y transporte.


La situación ambiental


La caracterización ambiental de la región se hará, en base a los siguientes ejes:
1) Medio Natural: caracterización breve de los aspectos del medio natural más relevante para un diagnóstico general del área, que sirva de insumo para establecer una política de localización de viviendas. Se hará incapie fundamentalmente en la morfología y los suelos.
2) Desastres naturales: enfocado principalmente el problema de las inundaciones. Es un factor clave a tener en cuenta para la localización de nuevas áreas urbanas.
3) Conflictos ambientales: se describirán los principales conflictos ambientales presentes en la región, y que impactan directa o indirectamente sobre la población, marcando de esta manera diversos grados de aptitud de las zonas para establecer políticas sectoriales de tierra y vivienda.

1) Medio Natural

Morfología y suelos:
La región del Gran La Plata se encuentra dentro de lo que Cappannini y Mauriño (1959) definieron como zona litoral estuárica. En esta se encuentran claramente marcadas la terraza alta y la terraza baja, así como el escalón de transición entre ambas.
La terraza baja se desarrolla desde la ribera misma del Río de La Plata, y llega hacia el oeste hasta un límite que en lineas generales coincide con la cota de 5 m. (fig. 1). Pero, también en las depresiones que conforman las cuencas excavadas dentro de la terraza alta, se continúa esta terraza baja en forma de largas y complicadas prolongaciones digitales, hoy recorridas por ríos y arroyos que buscan su desagüe en el Río de La Plata.
Abarca una faja dispuesta en forma casi paralela a la costa actual de 318 km2 y un ancho de entre 6 y 10 km. Se trata de una zona prácticamente llana, con escaso relieve, cuyas alturas están, en general, por debajo de los 5 m.s.n.m., aunque la mayor parte de su superficie acusa valores menores a los 2,5 m.s.n.m., donde se destaca la presencia de sectores deprimidos, a veces de gran tamaño como el Bañado Maldonado. Hacia estos sectores convergen las aguas de la Terraza Alta originando zonas pantanosas con depositaciones de sedimentos en transporte y el crecimiento de una vegetación característica. También se advierten formas positivas de relieve relacionadas con acumulaciones de la antigua playa y que no superan los 2,5 m.s.n.m. como se observa en la cercanía de Los Talas.
En ocasiones, en proximidad con la costa actual, aparecen cursos de agua cortos que pueden ser invadidos por el Río de la Plata durante las crecientes o sudestadas. En general los cursos están pobremente definidos por lo que sólo es posible ver arroyos de carácter transitorio, con un diseño de drenaje anárquico y que adquieren funcionalidad en épocas lluviosas.
Los suelos de esta planicie están constituídos principalmente por arcillas de la ingresión marina. Se caracterizan por tener muy baja permeabilidad, anegabilidad frecuente, nivel freático cercano a la superficie, texturas extremadamente finas y contenido elevado de sodio. En general, estos suelos no son aptos para uso hortícola o ganadero intensivo. Sólo es factible un uso ganadero de baja intensidad en función de la calidad de los pastos y la susceptibilidad al pisoteo de los suelos. La forestación es posible, debiéndose seleccionar las especies adecuadas para zonas saturadas en agua por anegamiento o nivel freático elevado y alto contenido de sodio. Desde el punto de vista de la construcción también plantean serios problemas. Tienen un coeficiente de expansibilidad lineal y un índice de plasticidad muy altos. También tienen alta compresibilidad y contenido de humedad natural, otorgándoles baja resistencia al corte (Aramayo et al, 1996).
La terraza alta se desarrolla aproximadamente desde la cota de 5 m. hasta llegar a un máximo de 35 m., que se corresponde con la zona axial de divortium. Esta zona, de aproximadamente 689 km2, presenta un relieve suavemente ondulado. Las alturas varían desde los 5 m.s.n.m. aumentando hacia el continente hasta cerca de 30 m.s.n.m. Predominan los "suelos de las lomadas loésicas", que cubren los terrenos más altos, mejor drenados y más fértiles de la llanura. Son suelos con todos los horizontes desarrollados, y constituyen desde el punto de vista agrícola, los mejores dentro de la zona, principalmente los más buscados para fines hortícolas y para el cultivo de flores. Por el lugar topográfico que ocupan, gozan de un drenaje normal, sin estar afectados por inundaciones.


2) Desastres naturales


Inundaciones:

El proceso natural de inundaciones está íntimamente relacionado con el relieve descripto recientemente. Además, es necesario considerar la ciclicidad de este proceso natural ligado desde antiguo a la dinámica hídrica de la región. Tanto el Río de La Plata como los arroyos y ríos que cruzan la llanura para desembocar en sus aguas, poseen una dinámica recurrente de crecidas temporales que desbordan sus cauces normales inundando los terrenos de sus márgenes. Estos terrenos inundables son los que han sido llamados como los llanos inundables costeros e interiores. Estos últimos son ocupados por las aguas que desbordan de los ríos y arroyos que cruzan la llanura, y el llano inundable costero es llenado tanto por los desbordes de los ríos y arroyos en su tramo inferior, como por las crecidas del Río de La Plata., que tiene en estos llanos su planicie natural de inundación. Así, en el partido de La Plata encontramos fundamentalmente zonas inundables por la presencia de las cuencas de los arroyos y en Berisso y Ensenada tanto por estas cuencas, como por la presencia de los extensos llanos inundables costeros y la zona aluvial costera, que sufre las crecidas del Río de La Plata.


3) Conflictos ambientales

Contaminación de las aguas superficiales

En principio se debe discriminar entre los cursos de agua interiores que cortan la llanura y desaguan en el Río de La Plata por un lado, que obedecen principalmente a fuentes locales de contaminación, del propio Río de La Plata, que debe su deterioro a todo el proceso de degradación ambiental que ocurre en toda la franja urbano-industrial desde Rosario hasta La Plata.

Ríos y arroyos que desaguan al Río de La Plata

Como los cursos de agua más contaminados se encuentran el arroyo El Gato y la Cuenca del Río Santiago, quedando el arroyo Carnaval y el arroyo Martín con un nivel muy bajo de contaminación tanto orgánica como inorgánica (fig. 2).

Arroyo El Gato
Desarrolla su curso en el Partido de La Plata, cubriendo un 40% del mismo con el aporte del arroyo Perez. Atraviesa en su recorrido zonas rurales, asentamientos urbanos e industriales (alrededor de 18 pequeñas y medianas industrias). Es un arroyo altamente contaminado tanto por efluentes industriales y domésticos como por sustancias provenientes de la actividad agrícola (Ronco, 1994).

Cuenca del Río Santiago

Sin duda es el curso de agua de la llanura más contaminado, siendo literalmente una cuenca con cursos de agua muertos, sin presencia de vida, salvo unos pocos hongos y bacterias anaeróbicas.
La calidad de las aguas de los arroyos de la cuenca Río Santiago, está determinada por los efluentes de las industrias radicadas en los partidos de La Plata, Berisso y Ensenada y en particular por el polo Petroquímico.
El complejo del Río Santiago contiene una serie de situaciones de máxima contaminación esparcidas por sus distintos cursos de agua: la desembocadura del arroyo Zanjón en donde confluye el ya tratado arroyo El Gato, la canaleta de Propulsora Siderúrgica, Cuatro Bocas, el Canal Oeste, donde vuelcan sus efluentes líquidos el grueso de la industria del petroleo y petroquímica de la zona, y el Canal de Acceso al Puerto La Plata.
El Canal Oeste, en donde se sitúa el Polo Petroquímico es el más afectado. Este se encuentra permanentemente cubierto por una capa de hidrocarburos, lo que determina una ausencia total de O2. Pero para el caso de sedimentos, los valores se disparan llegando a ser 1000 veces superiores a la del agua del sitio. Para metales pesados, los valores hallados también superan los valores aconsejados. Las concentraciones de cobre, mercurio y plomo llegan a los valores máximos.


Río de La Plata

En base al estudio realizado por OSN-AGOSBA-SIHN (1994) se puede definir como a la franja de agua más próxima a la costa como la más contaminada en sus diversos parámetros.
De los resultados obtenidos se destaca la presencia de amonio, nitritos y nitratos con cantidades que superan los valores recomendados para el agua para uso humano con tratamiento convencional. Respecto a la presencia de O2 y los parámetros correlacionados DBO y DQO (Demanda bioquímica y química de oxígeno), la conclusión es que la franja de 500 m. es la más afectada, destacándose la influencia de la descarga cloacal de Berazategui, aguas inmediatamente arriba de la zona de ribera del Gran La Plata. Otro estudio permitió determinar la influencia del Río Santiago y el Puerto de La Plata, aumentando el valor de oxigeno a medida que aumenta la distancia al puerto, alcanzando valores máximos en el Río de La Plata exterior (Colombo et al, 1994).
En cuanto a parámetros bacteriológicos, la franja costera sigue siendo el área más afectada, cayendo gran parte de los valores obtenidos para la ribera del Gran La Plata en las categorías III y IV de las normas bacteriológicas, que implica contaminación muy intensa, siendo los valores más altos de la tabla. Estos valores obligan a realizar tratamientos muy activos del agua para el uso humano. Las descargas de los efluentes cloacales de la región son las que producen la contaminación bacteriológica del Río de La Plata.
Respecto al análisis de metales pesados, plomo, cadmio y cromo superan los valores guías establecidos para la protección de la vida acuática en la franja de los primeros 500 m., en cambio adoptando como criterio el uso I, agua para consumo humano con tratamiento, solo el cromo superó el valor guía.

Aguas subterráneas

En principio, es conveniente señalar que aproximadamente el 50% del agua con que se abastece la región del Gran La Plata proviene de 85 perforaciones operadas por Obras Sanitarias de Buenos Aires (OSBA) y el resto, del Río de La Plata y de pozos domiciliarios. Además, La Plata fue la primer ciudad importante argentina que se abasteció exclusivamente con agua subterránea, habiéndose habilitado el servicio urbano en 1885, y precisamente la calidad de este recurso, junto con lo favorable del relieve y la aptitud del suelo para la edificación, fueron algunos de los factores determinantes para la elección del sitio donde se fundó.
Dentro de este esquema, la zona de Berisso, Ensenada y Puerto de La Plata, el agua de consumo doméstico e industrial proviene del Río de La Plata, dado que el elevado tenor salino de los acuíferos en esa zona los torna inaptos para su consumo. En cambio, para La Plata, la provisión de agua potable se reparte en partes iguales entre la captada del Río de La Plata y la tomada de los acuiferos Pampeano y Puelche.
El estudio de la calidad de las aguas subterráneas realizado por el ECIIMA (Ripoli et al, 1994) en el partido de Berisso permiten concluir que los acuíferos estudiados no resultan aptos para el consumo y uso doméstico común, debido a la alta salinidad. En la mayoría de las muestras se sobrepasan también los valores de contenido de cloruros, sulfatos y nitratos establecidos para aguas de Uso I.
El estudio sobre el manejo del agua subterranea realizado por la UNLP (Auge et al, 1995) arriba a las siguientes conclusiones:
El acuífero Puelche presenta un marcado deterioro en La Plata y urbanizaciones vecinas (Gonnet, City Bell, Villa Elisa y Los Hornos) debido principalmente al elevado contenido en NO3-. La contaminación proviene de diversas fuentes, como pérdidas en la red cloacal, aportes de pozos ciegos y de basurales, y se produce por la comunicación hidraúlica que vincula a los acuiferos Pampeano y Puelche. El primero, más expuesto a la contaminación por su ubicación superior en el perfil, transfiere los nitratos al acuífero Puelche a través del acuitardo interpuesto entre ambos. En la ciudad de La Plata, la contaminación con NO3- cubre la totalidad de su ejido con concentraciones superiores a 45 mg/l (limite de potabilidad).
Además, la sobreexplotación a la que estuvo y aún está sometido el acuífero Puelche da lugar a otros dos procesos nocivos respecto a su aptitud. Uno es la salinización por desplazamiento hacia el centro de la ciudad del frente salino que se emplazaba en el Escalón (ensamble entre Zona Interior y Planicie Costera); el ámbito salinizado ocupa 1.620 ha en el sector NE de La Plata sobre 2.755 ha que componen el ejido urbano. El otro es el descenso de la superficie piezométrica con la formación de un cono de depresión que orienta el flujo en unas 29.000 ha hacia el ápice en Parque San Martín .


Contaminación atmosférica

Para las emisiones de contaminantes del aire de la región BELP hay dos fuentes predominantes, el tránsito vehicular y el polo petroquímico de Ensenada. Los estudios realizados hasta el momento, además de la dificultad que implica todo análisis de contaminación del aire, son parciales y fragmentados, tanto por áreas geográficas como por contaminantes.
Existen algunas mediciones recientes de SO2 realizados por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), La Plata. Es importante no olvidar, que además del efecto de la lluvia ácida, el SO2 también tiene efectos letales directos sobre el ser humano en concentraciones relativamente altas, aunque la exposición sea solo por pocos minutos.Estos valores han sido encontrados en algunos casos en las mediciones realizadas. Por ejemplo, hubo mediciones en agosto, septiembre y octubre de 1995 que superaron para una hora el tope permitido (Rosato et al, 1995 y 1996).
Por otro lado, el CIMA realizó estudios de material particulado e hidrocarburos provenientes también del polo petroquímico. Ya en la década del "80 fueron detectados hidrocarburos aromáticos policiclicos (HAPs) y algunos metales pesados. Es importante hacer notar la ubicación del polo petroquímico demasiado cerca de los centros urbanos y ubicado precisamente en el sentido y dirección de donde provienen los vientos dominantes de la zona, habiéndose observado más recientemente un aumento significativo no solo en el número sino en la concentración de los mismos (Cattogio, 1990; Cattogio et al, 1990).
Además, existe un estudio realizado por el Instituto de Geomofología y Suelos (UNLP), respecto a la detección de metales pesados en suelos del BELP. Esto constituye un indicador indirecto de la contaminación atmosférica, pues la depositación en el suelo es posterior a la liberación del contaminante a la atmósfera. Respecto al plomo, proveniente de emisiones vehiculares, tenemos parámetros altos respecto al contenido natural de los suelos (Camilion et al, 1996).


Conclusiones

Sintetizando la situación ambiental del Area del Gran La Plata y considerando las potencialidades y limitaciones para el asentamiento humano, la región se caracteriza por dos grandes tipos de conflictos: inundaciones y áreas urbanas altamente degradadas por problemas de contaminación.
Las mejores áreas aún no ocupadas por urbanización y con potencialidades para el asentamiento humano están constituidas (considerando grandes porciones de terreno) por la terraza alta en el partido de la Plata, el escalón en el límite entre La Plata y Ensenada-Berisso, y el albardón costero en estos dos últimos partidos, excepto el área cercana a Río Santiago. En todos los casos su aptitud para vivienda compite con su aptitud para uso agrícola (fig. 3).
El partido de La Plata presenta una vasta superficie de terreno en todo su sector occidental apto para asentamientos de vivienda que coincide con lo que se ha definido como lomadas loésicas de la terraza alta. Pero estos terrenos son a su vez, los mejores por su potencial agrícola, de tal manera que la urbanización competiría con el uso agrícola. Las porciones inundables no adecuadas para vivienda, están limitadas, a grandes rasgos, a las cuencas de los arroyos Carnaval, Martín, El Gato y Pescado. Además el arroyo El Gato tiene una fuerte degradación debido a sus altos niveles de contaminación, Por otro lado, el casco céntrico, mejor dotado en equipamiento y servicios, presenta niveles de contaminación aérea preocupantes.
Los partidos de Berisso y Ensenada, en cambio, poseen limitaciones naturales mucho más altas y que ocupan una superficie muy importante de sus territorios, a la instalación de viviendas. De hecho, las únicas porciones no inundables periódicamente son el albardón costero hacia el oriente y el escalón hacia el occidente. Estos terrenos son los que hoy están ocupados por zonas urbanas, quedando relativamente poco espacio disponible para urbanizar. El resto del territorio de estos partidos está conformado por morfologías de terrenos altamente inundables, como el llano costero y la zona de costa aluvial. Además, en el límite entre ambos partidos se encuentra la zona más degradada ambientalmente, constituida por la cuenca del Río Santiago, que debe su degradación e la fuerte concentración industrial adyacente, y que además degrada la calidad del aire de la región, más allá de sus adyacencias.


Bibliografía


Aramayo, A.; Bevilacqua, C.; Chavez Faid, S.;Orzanco, G.; Rodríguez, C.; Rodríguez, E ; Sanchez, B.; Suarez, P.; Diagnóstico del Territorio de Berisso. FAU, UNLP, 1996.

Armesto, G.; Makowiecki, C. y Rivera Pinares, A. Estudio de prefactibilidad para la protección y recuperación de tierras en Berisso. DAIS (Dir. Aplicación Imágenes Satelitarias), MOSP (s.f.).

Auge, M. Manejo del agua subterránea en La Plata - Argentina. Universidad de Buenos Aires, International Development Research Centre. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Departamento de Ciencias Geológicas. Cátedra de Hidrología. 1995.

Barrionuevo, J.; Bernava G.; Brignoles, P.; Caballero, L.; Caro, A.; Deya, C.; Gamarra, M.; Iosquin, C.; Mastrantonio, G.; Morcelle, S.; Gianuzzi, L. y Magariños, M.." Estudio de la calidad de aguas subterráneas de la zona de La Plata y Berisso". X congreso Argentino de Toxicología, sep. 1996.


Camilion,M.; Hurtado, M.; Roca, A. y Da Silva, M.."Nivel de plomo en suelos platenses afectados por emisiones vehiculares". X Congreso Argentino de Toxicología. Sep. 1996.

Cappannini, D. y Mauriño, V. Suelos de la zona litoral estuárica comprendida entre las ciudades de Buenos Aires al norte y La Plata al sur. Bs. As., INTA, 1960.

Cattogio, J.A.:"Contaminación del agua. Causas de la contaminación de aguas superficiales y subterráneas". En: Latinoamérica. Medio Ambiente y Desarrollo. Bs. As., IEIMA, 1990.

Cattogio, J.A.:"Fuentes de contaminación atmosférica. Tecnologías de control y sus impactos." En: Latinoamérica. Medio Ambiente y Desarrollo. Bs. As., IEIMA, 1990.

Cattogio, J.A.; Sucar,S. y Roca, A.: "Polynuclear aromatic hidrocarbon content of particulate matter suspended in the atmosphere of La Plata". En: Latinoamérica. Medio Ambiente y Desarrollo. Bs. As., IEIMA, 1990.

Colombo,J.C.; Bilos, C.; Rodríguez, M.J. y Schoeder,F "Contaminación química en el Río de La Plata". Gerencia Ambiental, 1994, pp. 420-451.

INDEC: Censo Nacional Económico 1985

INDEC: Censo Nacional de Población 1991

INDEC: Censo Nacional Económico 1994

Martorelli: "Detección de contaminantes atmosféricos en La Plata y alrededores por métodos ópticos". 18va. Reunión de trabajo ASADES, t. III, San Luis, 1995.

OSN-AGOSBA-SIHN: Calidad de las aguas. Franja costera sur. Bs. As., 1994.

Ripoli, J Y J. Alberino: Estudio del agua subterranea de zonas del partido de Berisso. UTN, Regional La Plata, ECIIMA, 1994.

Ronco, A.; Porta, A. y Roca, A.:"Las aguas del Río Santiago". Ciencia Hoy, vol 4, nº19, 1992.

Ronco, A: Aspectos globales de la contaminación de cuerpos de agua del área Berisso, Ensenada y La Plata. La Plata, CIMA (UNLP), 1994.

Rosatto, M.; J. Reyna Almandos; D. Schinca; S. Noriega; A. Albino Y L.Martorelli:" Detección de contaminantes atmosféricos en La Plata y alrededores por métodos ópticos". 18va. Reunión de Trabajo ASADES, t. III, San Luis, 1995.

Rosatto, M.; Reyna Almandos, J. y Ratto, G. "Medidas de dióxido de azufre en la región de La Plata". 19na Reunión de trabajo ASADES, t. II, Mar del Plata, nov. 1996.

Rosenfeld, E.; Ferreyro, C.; Seimandi, M.; Galafassi, G.; Etulain, J.; Lancioni, A.; Rodriguez, C.; Isla, M.; Bazan Lopez, M.; Cricelli, S. y Pinedo, A.: "Problemática de vivienda, tierra y desarrollo urbano en la región BELP (Berisso, Ensenada y La Plata). Seminario Gobierno y Universidad. Presidencia de La Nación, Programa Arraigo. Buenos Aires, 1997, pp. 98-112.

1 Este trabajo integra una investigación mayor sobre desarrollo urbano y vivienda realizada en el marco de un convenio entre el Programa Arraigo y la Facultad de Arquitectura (FAU) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), (cfr. Rosenfeld et al, 1997).

2 Es importante señalar que para el Censo Económico anterior (INDEC, 1985) el valor de producción para Ensenada era de 13,9% sobre el total provincial, evidenciando el fuerte proceso de crisis del sector industrial regional. La Plata y Berisso, en cambio mantienen valores similares.

* Guido P. Galafassi
Docente e Investigador, UNQ-CONICET
Centro de Estudios e Investigaciones
Universidad Nacional de Quilmes
R. Saenz Peña, 180, Bernal.
Fax: 259-3090, int 182.
TE: 259-3090, int 209.
e-mail: ggalafassi@unq.edu.ar This email address is being protected from spam bots, you need Javascript enabled to view it

Los arroyos, uno de los blancos preferidos de la contaminación
Presentan un estado preocupante, y la gente ya no sabe a quién reclamarle.

Juan Bermúdez vive en la zona de 8 y 515, a unos diez metros del arroyo El Gato.

Según cuenta, todas las noches termina de cenar en medio de un vaho insoportable que invade toda la casa. Así desde hace meses, años.

Esta semana, como ya es costumbre en los vecinos de Tolosa y Ringuelet, Bermúdez volvió a quejarse por los fuertes olores que se sienten en el barrio; ya no sólo de noche sino a toda hora del día. Todos saben cuáles son los motivos, nadie hasta cuándo habrá que soportarlo.

Los datos son aterradores: cerca de 75 mil personas que viven a orillas de este arroyo están, de manera directa o indirecta, en contacto con un curso de agua en el que casi el 70 por ciento de su líquido es materia orgánica en descomposición, que a su vez coexiste con los efluentes de las casi 20 industrias instaladas en la zona.

De esta manera, todos aquellos que viven en condiciones humildes quedan expuestos a contraer enfermedades como parasitosis, hepatitis B y diarreas estivales, entre otras, mientras que los que cuentan con los servicios básicos están obligados a convivir con olores insoportables que ni siquiera dejan tener las ventanas abiertas en días de calor.

Claro que no es el único caso: si bien su estado es deplorable, la contaminación de El Gato es una de las tantas que pone de manifiesto el problema en nuestra región. En esta línea también está el arroyo Rodríguez, en cuyas aguas fueron encontradas el año pasado altos grados de contaminación.

Según los especialistas, esta situación tiene tres responsables: por un lado las empresas que no tratan sus desechos, por el otro los organismos oficiales que tienen a su cargo las tareas de control ambiental, y por último los propios vecinos, que en algunos casos arrojan basura sin hacerse cargo de las consecuencias y en otros -los de los asentamientos más precarios- utilizan el arroyo como desagote de sus elementales instalaciones sanitarias.

"Hay que tomar conciencia que la problemática nos afecta a todos", apunta María Albornoz de González, secretaria de la ONG platense Comité de Cuencas, que desde el 10 de diciembre pasado viene llevando a cabo el proyecto "Arroyos Limpios" para sanear los cauces de El Carnaval y el arroyo Martín, ambos en Villa Elisa.

Este plan, según se explicó, se definió a través de un convenio firmado entre esta ONG (compuesta por unos 25 vecinos de la zona) y las direcciones de Espacios Verdes, del Parque Ecológico, Hidráulica y Defensoría Ecológica de la Comuna local y la empresa 9 de Julio.

Así, respaldados con ayuda técnica y material de limpieza municipal, son los propios vecinos los encargados de senear los cursos de agua que corren cerca de sus casas. "No sólo se retira la basura -aclara María-, sino que se respeta la vegetación que se encuentra en los bordes. La flora acuática es fundamental para la purificación de las aguas, por eso hay que protegerla y ayudarla a crecer. Es la única manera de poder recuperar los arroyos para la comunidad y dejar de una buena vez que sean los vertederos de muchas empresas".

Claro que el de El Gato es el caso más alarmante. Desde los ámbitos oficiales se reconoce su problemática, y periódicamente se habla de proyectos en estudios pero sin fechas de ejecución.

Los trabajos que la Comuna realizó en los últimos tiempos fueron en su mayor parte de dragado, algo que en opinión de los ambientalistas no basta. "Esos recursos, así como el entubamiento, son sólo paliativos que, en un caso, hacen que la basura corra más rápido, y en el otro, la esconden", aseguran.

Desde la sede local de Greeanpeace, por ejemplo, se apunta directamente contra los saneamientos que se vienen realizando en distintos cursos de agua de la región, a los que califica de "ineficaces y mal encarados".

En líneas generales, las críticas de los ecologistas hablan de una "política ambiental de maquillaje, que no ataca el problema de fondo ni se preocupa por las consecuencias que puede traer un foco contaminante".

Los sufridos vecinos de El Gato tienen tantas historias para contar como años lleva el arroyo sumando contaminación.

En Olmos, cuentan que de vez en cuando aparecen camiones atmosféricos que arrojan su contenido al agua. En Las Quintas, que los vecinos tiran al agua "hasta perros y gatos muertos".

En Romero, que las fábricas largan químicos "de todos los colores". Y en Ringuelet, como dijo Juan Bermúdez esta semana, que ni siquiera se pueden dejar las ventanas abiertas del terrible olor que invade el aire del lugar.

Fuente: El Día (La Plata)
Febrero 03, 2003

Sociedad


  Enviar   Imprimir
MEDIO AMBIENTE : LO AFIRMAN EL GOBIERNO BONAERENSE, ENTIDADES AMBIENTALISTAS Y UNIVERSIDADES NACIONALES


No quedan arroyos ni ríos sin contaminar en el conurbano


Son unos 45 cursos de agua turbios y malolientes que atraviesan el tercer cordón metropolitano. Los desechos industriales, restos cloacales y basurales son los principales agentes contaminantes.



Fabián Debesa LA PLATA. CORRESPONSALIA
laplata@clarin.com

El agua cristalina que corre por el cauce natural de los arroyos es un paisaje en extinción. No quedan cursos pluviales sin contaminación en la extensa geografía urbana del tercer cordón metropolitano que rodea a la Capital. Son más de 840 kilómetros de líquidos espesos, turbios y malolientes que surcan territorios, atraviesan barrios y penetran al corazón del área metropolitana más grande del país.

Los desechos industriales, los restos cloacales sin tratamiento y los basurales a cielo abierto enturbiaron todos los ríos, arroyos y canales que atraviesan el Gran Buenos Aires. El diagnóstico es del Gobierno provincial, entidades ambientalistas y universidades nacionales. Y es una realidad que padecen casi 6 millones de personas que viven en las cuencas de unos 45 arroyos, zanjones y canales secundarios pestilentes, excedidos en hidrocarburos, grasas, aceites, sustancias fonólicas o plomo.

De acuerdo con las investigaciones, la problemática alcanza a todas las vías acuáticas superficiales, pero algunos casos pueden resultar un paradigma de contaminación. Por primera vez desde que está en vigencia la Ley de Protección de los Recursos Naturales (11.723), la provincia tuvo que decretar en "crisis ambiental" al arroyo Las Conchitas, de Florencio Varela. Una curtiembre y un frigorífico —de las 35 empresas instaladas en la zona industrial del distrito— fueron denunciadas hace un mes por los vecinos que reclamaron la intervención oficial. Las inspecciones de la Secretaría de Política Ambiental bonaerense derivaron en infracciones y clausuras. Los motivos: la manufacturera no tenía autorización para volcar residuos al arroyo; la empresa cárnica tenía vencido el permiso de descarga y todo terminaba en el cauce, sin tratamiento. El foco de contaminación de Las Conchitas (de casi 40 kilómetros de extensión, que atraviesa el Parque Pereyra) afecta a 120 mil vecinos.

Los 35 kilómetros del arroyo El Gato cruzan de oeste a este el partido de La Plata y Ensenada. Viven 380 mil personas en su cuenca, muchas pertenecen a asentamientos precarios. De acuerdo con un informe del Centro de Estudios Hidrológicos-Ambientales de la facultad de Ingeniería de la UNLP, recibe vuelcos cloacales (autorizados y clandestinos), efluentes industriales, lixiviados del CEAMSE y descargas pluviales de buena parte de la ciudad. El resultado: más de la mitad de su curso no tiene vida, porque el agua carece de oxígeno suficiente y "evidencia contaminación con organismos coliformes, de origen fecal. Elevada concentración del anión nitrato disuelto en la superficie; elevada presencia de hidrocarburos y detergentes", concluye el estudio dirigido por el ingeniero Pablo Romanazzi.

Similar es el panorama que presenta el Canal Este que recorre —en jurisdicción de Berisso— casi 10 kilómetros hasta su desembocadura en el Rio de la Plata. Está a un costado de la Destilería La Plata de YPF y allí se vuelcan hidrocarburos. Lo denunció la organización Nuevo Ambiente, que afirma que el conducto pluvial contiene grasas, aceites y sustancias fenólicas por encima de los parámetros reglamentados. La ONG también hizo en laboratorios oficiales análisis de muestras del Canal Oeste, que cruza el polo petroquímico de Ensenada. Los resultados, idénticos (incluyendo presencia de barro empetrolado en el lecho).

Marcelo Martínez, presidente de la entidad, dijo a Clarín que reclamaron ante las autoridades municipales y provinciales, pero los vertidos continúan. "Hemos detectado, además, descargas ilegales de camiones atmosféricos en ambos canales".

En el norte, la contaminación también existe. El Río Luján recorre 163 kilómetros desde Mercedes hasta Tigre. Un monitoreo realizado por la Secretaría de Política Ambiental provincial detectó la presencia de nitrógeno amoniacal, cloruros, sulfuros, cromo, cadmio, sólidos sedimentales, aceites, grasas y detergentes. Los causantes: empresas de la zona y de los polos industriales del Norte de la provincia que derraman desechos.

El organismo oficial trabaja con 20 técnicos y un presupuesto de 120 mil pesos para relevar la situación ambiental de los ecosistemas acuáticos del Conurbano. Trabajan —además del Luján— en el arroyo Guillermina (que desemboca en la Laguna de Rocha, en Esteban Echeverría); el arroyo Giménez (Berazategui, Florencio Varela), el río Matanza (en la región de Cañuelas).

"Todos presentan síntomas de contaminación. Pero la solución no puede ser sólo ecológica. Es necesario una acción ambiental: no podemos ordenar clausuras o cierres de fábricas sin evaluar los efectos sociales y económicos", explicó a Clarín Juan Duro, director de Preservación de la Biodiversidad de la provincia.

El mapa de la contaminación en los cursos de agua del Gran Buenos Aires puede incluir los arroyos Cañuelas, Ortega, Cañada Pantanosa, Morales y Navarrete. Todos en el oeste y sur. "El primer paso es suspender el vuelco de efluentes. El agua comenzaría a recuperar oxígeno y para que reaparezcan las bacterias que descomponen buena parte de los materiales contaminantes. Con esto, comienza la solución", aseguró el especialista Raúl Colombo del Laboratorio de Química Ambiental de la UNLP. Sin embargo, el PCB y los metales pesados perdurarían.

La cuestión ambiental se reavivó por el conflicto de las papeleras y la irrupción de Evangelina Carrozo en la cumbre de Viena. Pero no es una moda: los riesgos sanitarios pueden ser agudos.

1   2   3   4   5

similar:

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconResumen En la presente monografía, el autor analiza los principales...

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconDe Doña María Tirgo a Doña Juana Teresa

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconLa Carta Magna de la ecología integral: grito de la Tierra-grito de los pobres
«cuidado», de la «interdependencia entre todos los seres», de los «pobres y vulnerables», del «cambio de paradigma», del «ser humano...

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconA un álamo del arroyo de la higuera

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconEl yo como primer objeto señuelo es a la vez un primer indicio de...

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconGUÍa del II parcial de ecologíA

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconGregory Bateson1
«Así como existe una ecología de las malas hierbas existe una ecología de las malas ideas.»

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconY del gato que le enseñó a volar

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconEcología del espíritu – José Cristo Rey García Paredes

Ecologia: logro del primer objetivo “la colocacion de barreras flontantes en el arroyo el gato y doña flora” iconEste Módulo que empiezas a leer tiene como primer objetivo ser un...






© 2015
contactos
l.exam-10.com