Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian.






descargar 215.11 Kb.
títuloResumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian.
página1/4
fecha de publicación14.07.2015
tamaño215.11 Kb.
tipoResumen
l.exam-10.com > Ley > Resumen
  1   2   3   4
EL LEVANTAMIENTO DEL VELO EN LA DOCTRINA

Y LA JURISPRUDENCIA ECUATORIANA
Santiago Andrade Ubidia

Resumen:



La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. Sin embargo, a veces esta figura puede ser mal utilizada para alcanzar metas prohibidas por la ley o para perjudicar a terceros. La legislación ha previsto mecanismos para evitar esta utilización indebida de la persona jurídica, pero excepcionalmente, se dan casos en que la solución legislativa no es suficiente, por lo que, partiendo de los principios generales del derecho de la buena fe, la lealtad y la equidad, la jurisprudencia ha desestimado la personalidad jurídica y ha llegado hasta quienes, amparándose en la figura societaria, han pretendido burlar la ley o abusar del derecho. Se ha desarrollado la teoría del regard of legal entity, que recibe muchos nombres en español (se ha preferido el de levantamiento del velo) que permite al juez, excepcionalmente, levantar el velo que separa al espectador de la realidad, a fin de imponer a los responsables del fraude o el abuso, la responsabilidad que les corresponda. En primer lugar se hace una breve exposición de la teoría, reseñando los que han dicho los autores, para continuar examinando la situación ecuatoriana, las disposiciones legales aplicables y las sentencias en las cuales los jueces se han referido a esta teoría, y concluir señalando la naturaleza procesal de la figura, la inconveniencia de dictar una ley que la incorpore al ordenamiento jurídico y el riesgo de una utilización masiva e indiscriminada.


ÍNDICE



Introducción
1.- Concepto y características.
2.- Fraude a la ley y abuso del derecho.
3.- El levantamiento del velo.
4.- El levantamiento del velo en el arbitraje.
5.- El levantamiento del velo en Ecuador.
Conclusiones.




INTRODUCCIÓN



Nadie duda que el reconocimiento de la personalidad jurídica a entes asociativos distintos de los seres humanos ha sido trascendental para el desarrollo de la economía y del derecho y para que, en la actualidad, pueda funcionar una economía de libre mercado. 1

No obstante las diversas teorías sobre la naturaleza jurídica de estos entes asociativos, aun las que les niegan la calidad de “personas”, les reconocen su capacidad de adquirir derechos y contraer obligaciones per se ipsum, no para los que se asocian a fin de darla nacimiento, lo que en definitiva constituye la esencia de la personalidad en el ámbito del derecho.2

Además, hay coincidencia en que el gran desarrollo del capitalismo y de los mercados ha sido posible desde que se reconoció la posibilidad de limitar la responsabilidad al monto de la aportación en la formación del capital societario.

Como señala JUNYENT BAS, la persona jurídica permite establecer una “organización autónoma, con patrimonio propio y capacidad de gestión que se distingue de sus instituyentes estructurando un esquema de simplificación de relaciones y de impermeabilidad patrimonial”3
Por lo tanto, concurren copulativamente dos elementos para que funcione el sistema: primero, que la persona jurídica sea un centro de imputación diferenciado de los socios; y segundo, que éstos limiten su responsabilidad frente a terceros por las operaciones societarias únicamente al monto del aporte comprometido.4
Si se suprime cualquiera de estos dos pilares básicos, se vendría abajo todo el sistema económico vigente que, no obstante la mayor intervención del Estado que se advierte en los últimos tiempos, sigue funcionando sobre la base de las libertades de empresa y de mercado

Sin embargo, nadie puede negar que el ser humano, persiguiendo alcanzar determinadas ventajas, con la mayor brevedad y el menor esfuerzo, busca siempre el camino más corto y fácil. Así es como, con una frecuencia cada vez mayor, utiliza las instituciones existentes no en la forma para la cual fueron creadas, sino de manera indirecta u oblicua, como un paraguas para llegar a metas que no le están autorizadas o para obtener beneficios mucho mayores, aunque despoje a terceros de lo suyo. En definitiva, el fraude a la ley o el abuso del derecho se ha ido convirtiendo en una práctica frecuente en nuestras sociedades5. Guillermo Julio BORDA6, señala frontalmente que “Hemos aprendido desde siempre que el derecho tiene un fundamento moral, pero se ha desarrollado una suerte de positivismo pragmático que ha oscurecido lo ético a un grado sorprendente.” Más adelante, añade: “Este pragmatismo, tan en boga en el mundo actual lleva al hombre a la obnubilación de hacer primar sobre la verdad sustancial la formal, relajando nuestras costumbres, de modo tal que las líneas divisorias de lo lícito e ilícito, de lo moral o inmoral se tornan muy difusas.” Y concluye lapidariamente señalando que “Así, nuestra sociedad ha ido aceptando como «normal y moral lo que debió ser excepcional e ilícito». Es hora de poner coto a tales excesos.”
La utilización desviada de las figuras legales no era nueva, pero la sensación de que se había generalizado su empleo7 hasta constituirse en una práctica frecuente, causó la preocupación de los académicos que las denunciaron, de los jueces que buscaron en el ordenamiento legal los posibles remedios y finalmente de los legisladores que, en determinados casos promulgaron normas encaminadas a poner fin a este estado de cosas8. No podía ser de otra manera, ya que conductas como las señaladas atentan directamente contra la paz social porque siembran la desconfianza y socava las bases de la convivencia civilizada.
Se debe advertir que la utilización indebida de las instituciones jurídicas no es exclusiva del campo societario; también en el caso de otras formas asociativas como sindicatos, cooperativas, fundaciones y corporaciones privadas que pueden manipularse, e inclusive los fideicomisos se prestan para estos manejos9, pero precisamente en el campo societario se acusó que, con frecuencia cada vez mayor, se venía utilizando a la compañía como un mero recurso técnico, para alcanzar proditorios fines, ya que en ocasiones la constitución misma de la sociedad está viciada porque no se persigue la causa-fin propia de ésta sino que se persigue ocultar la verdad o perjudicar a terceros o, inclusive, a los mismos socios; obviamente que en estos casos el remedio se lo puede alcanzar acudiendo a la justicia ordinaria ya que se tratará de una situación prevista en la normativa general aplicable a los negocios jurídicos, ya que se estaría ante un contrato que adolecería de causa ilícita u objeto ilícito, según el caso10; también puede ocurrir que la compañía regularmente constituida se desvía por completo de su fin social y se constituye en instrumento para la comisión de delitos11, Los ordenamientos jurídicos en general han previsto soluciones que generalmente consisten en la posibilidad de que un juez (excepcionalmente un órgano estatal de control) declare disuelta la compañía; finalmente, puede ocurrir que se adopten decisiones societarias encaminadas a perjudicar a determinado grupo de socios o accionistas; ellos podrán acudir a la justicia ordinaria impugnando estos acuerdos societarios12. Finalmente, si en perjuicio de terceros se han cometido fraudes, abusos o vías de hecho, son responsables quienes los han ejecutado u ordenado, o se han beneficiado de ello así como los tenedores de los bienes, a efectos de la restitución, ya que constituyen delitos o cuasidelitos civiles, aunque no estén tipificados como delitos en la ley penal.13
Debe advertirse que ninguno de los casos expuestos en el párrafo anterior presenta problemas de interpretación o aplicación, ni son casos de desestimación de la personalidad jurídica, lo mismo ocurre con la responsabilidad solidaria de empleadores y sus representantes en el ámbito del derecho laboral.14

Pero hay ocasiones en que ninguno de los remedios previstos en el ordenamiento legal sean aplicables, por las circunstancias en las que se desenvuelven los hechos. Ejemplo clásico ha sido el caso de que un país o un organismo internacional (como la ONU), ha dispuesto prohibiciones de comerciar con otro país, al que se le considera merecedor de esa medida, y que para burlar tal prohibición se constituyan compañías en países neutrales y con nacionalidad igualmente neutral, a fin de utilizarlas como paraguas para llevar adelante el comercio prohibido.15

Se han buscado soluciones para estos casos, que realmente son de excepción, y se ha acudido a una figura del derecho anglosajón, conocida como el descorrimiento del velo societario16.
Debe advertirse que el tema es muy complejo, pues “ha generado contradicciones entre la seguridad jurídica y la justicia”.17



  1. Concepto y características


DOBSON conceptúa a lo que él denomina desestimación de la personalidad jurídica, allanamiento o redhibición de la personalidad jurídica, de la siguiente manera: “Se trata de un remedio jurídico mediante el cual resulta posible prescindir de la forma de la sociedad o asociación con que se halla revestido un grupo de personas y bienes, negando su existencia autónoma como sujeto de derecho frente a una situación jurídica particular.”18
El concepto antes transcrito tiene un elemento que merece destacarse: no limita la posibilidad de desestimar la personalidad jurídica a las sociedades, sino que la extiende a otras formas asociativas.19
SEIJAS RENGIFO, por su parte, señala que el levantamiento del velo es el acto por el cual se traspasa la forma externa de la personalidad jurídica de cualquier tipo de sociedad donde intervengan los socios con responsabilidad limitada, para investigar la realidad que existe en su interior, con el fin de evitar el fraude y la utilización de la personalidad con el fin de obtener resultados antijurídicos en perjuicio de intereses públicos o privados.” Añade que el prescindir de la persona jurídica implica desconocer el principio de división patrimonial entre sociedad y socios y “resulta pertinente su aplicación cuando la persona jurídica es utilizada en contra de los intereses superiores de la sociedad o por motivo de conflictos externos o internos”.20
Otros autores explican que esta doctrina tiene, en el derecho anglosajón, una clara influencia en la aplicación de los principios y procedimientos de equidad.21
Al descorrimiento del velo se lo puede describir como el instrumento procesal que permite al juez dentro de un proceso, en situaciones excepcionales y frente a una conducta que sin lugar a dudas manifieste la voluntad de cometer un fraude a la ley o un abuso del derecho, mediante la utilización desviada de una forma asociativa, desestimar la personalidad jurídica de la forma societaria empleada y penetrando en la interioridad para descubrir la real naturaleza de los intereses individuales que se ocultan tras la forma desestimada.22
Debemos precisar algunos elementos: es una figura exclusivamente procesal23, no pertenece al derecho material; constituye un instrumento que le permitirá al juez llegar a establecer la verdad real cuando la verdad formal encubre un fraude a la ley o un abuso del derecho24; es un remedio extraordinario, que lo aplicará el juez excepcionalmente ante la evidencia de que está ante una conducta abiertamente ilegítima25, que busca mediante el empleo desviado de la forma asociativa, cometer un fraude a la ley o abusar del derecho, no habrá una vía directa para remediar la situación por lo que la medida tiene carácter subsidiario; se funda en los principios generales del derecho y básicamente en el principio de la buena fe; por regla general no produce la nulidad de la figura societaria sino únicamente su inoponibilidad y, en el campo patrimonial, deja de tener eficacia el principio de la limitación de la responsabilidad, la que se extiende a las personas que se encuentran atrás de velo societario, quienes serán personal y solidariamente responsables de los daños y perjuicios causados a terceros.
Por lo tanto, en aquellas formas societarias en que no hay limitación de la responsabilidad de los socios, como en las compañías colectivas o comanditas, no opera esta figura.
Tampoco será aplicable si existe una vía directa para sancionar, enmendar o corregir el abuso o el daño, como sería el demandar la declaratoria de nulidad del contrato societario por objeto ilícito o causa ilícita, o la disolución y liquidación por haberse producido el desvío de la finalidad societaria o la declaratoria de nulidad de los acuerdo societarios ilegales o perjudiciales para unos socios y beneficiosos para otro; los terceros podrán demandar las indemnizaciones y reparaciones a que hubiere lugar en caso de fraudes, abusos o vías de hecho, a quienes ejecutaron, ordenaron o se beneficiaron.
La autoridad administrativa no la puede aplicar, ya que se trata de dejar sin efecto la ficción legal de la persona jurídica y el privilegio de la limitación de la responsabilidad, o sea, de privar de un derecho por considerarse que se lo ha mal empleado en burla de la ley o en abuso del derecho, materia que pertenece al ámbito exclusivo y excluyente del poder judicial.26
Siendo un remedio procesal extraordinario, el juez deberá estar seguro de la necesidad de aplicarlo, es decir, la prueba del dolo o mala fe con que ha procedido quien pretende beneficiarse indebidamente de la figura societaria debe ser concluyente. Posiblemente no exista prueba directa que le permita al juez llegar a esta conclusión, le será legítimo aplicar una presunción judicial siempre que los indicios en los que se base sean graves, precisos y concordantes, que le conduzcan unívocamente a esta conclusión.27
GULMINELLI señala, respecto de la aplicación de las reglas correspondientes al instituto de la inoponibilidad de la persona jurídica, que “es imprescindible que existan jueces idóneos capaces de abarcar conceptualmente la amplitud, complejidad e interés de esta problemática. Es necesario, asimismo, que los magistrados tengan en cuenta que el concepto de persona jurídica ha evolucionado notablemente y que las figuras que se implican en él presentan, en la actualidad, facetas recientemente elaboradas.”28
Esteban Francisco BUENO, entre las características del descorrimiento del velo, señala que en su virtud “se levanta o prescinde de los privilegios societarios”29; por su parte SEIJAS RENGIFO dice:
“Desde el origen de esta doctrina los autores trataron de determinar el criterio base a tener en cuenta a fin de decidir penetrar en la personalidad jurídica, prescindiendo de su estructura para llegar hasta sus miembros o socios. Esta necesidad de desestimar la personalidad jurídica, surge de la falta de garantías al momento de su conformación o en la realización de un acto económico o contractual. Por lo que el levantamiento del velo constituye un mero instrumento o mecanismo para evitar el fraude, pudiendo aplicarse en diversos ámbitos legales como el laboral, mercantil o tributario… Esta doctrina del levantamiento del velo societario parecería estar basada en la equidad, conveniencia y excepcionalidad, es decir, en el análisis de cada caso en particular, lo que nos lleva a suponer que el problema no se centra en definir la esencia de la personalidad jurídica, sino en las condiciones de uso del concepto ”personalidad jurídica”. Desde el punto de vista económico, el levantamiento del velo societario como práctica rutinaria presenta la desventaja de vérsela como un riesgo que desalienta las formaciones económicas consistentes. Cuando se produce el abuso de la personalidad jurídica, bajo el amparo de la responsabilidad limitada de los socios, es menester identificar a los reales causantes del daño y conocer sus verdaderas intenciones para extender su responsabilidad ilimitada y personal. Porque al desconocer la personalidad jurídica de la sociedad infractora, lo que se busca es el resarcimiento ante la ley y la sociedad civil que le confirieron ventajas y que luego abusaron de ellas.”30

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconResumen los grandes problemas que enfrenta la globalización, se asocian...

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. icon“Se llama persona jurídica a una persona ficticia, capaz de ejercer...

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconLa relacion juridica: la persona

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconAnexo 1C – formulario único de inscripción para persona jurídica

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconAcerca de la de responsabilidad penal de las personas juridicas....

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconResumen en Escocia vive un noble rey al cual le llaman Duncan el...

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconConcepto es el documento por el cual una persona se compromete a pagar

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconNosotros somos la no-existencia
...

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconTaller: diga según la imagen cual es el sistema de gobierno más usado...

Resumen: La persona jurídica es un centro de imputación diferenciado, en el cual se limita la responsabilidad patrimonial de quienes se asocian. iconLa parodia jurídica en lo somni de joan joan
«jurídica» respecte al que podien ser els «Judicis d’Amor» propis de la literatura cortesa el que ens ha cridat l’atenció en una...






© 2015
contactos
l.exam-10.com