Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz






descargar 0.63 Mb.
títuloEste trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz
página19/19
fecha de publicación10.07.2015
tamaño0.63 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

Las últimas horas en Arret

Cuando llegamos a la casa de Tentra, ella, Salino, Vércia, Ashton y Mani nos esperaban para definir la programación del día y estaban a disposición para un maratón de despedidas. Yo sabía que los arretianos no tenían esa costumbre, pues allá, las distancias son tan cortas y los encuentros tan fáciles, que nunca se despiden. Después del desayuno nos fuimos a la terraza y Salino me preguntó dónde me gustaría que me llevaran.

Pese un poco y le dije que quería pasar el día con ellos, prefiriendo seguir el modo arretiano, y me despediría sólo de los vecinos que encontráramos durante el baño de la piscina. Después, Vércia, Syndi y yo nos fuimos con Ashton y Mani hasta su casa, con la promesa de un encuentro en la piscina y el almuerzo en la casa de Tentra. Tan luego llegamos, tomamos un jugo y nos fuimos a la terraza para conversar sobre los paseos y visitas de los días anteriores. Después, quisieron saber lo que definimos sobre el guión para escribir el libro. Ya habíamos tratado el tema con Syndi hace algún tiempo y en los últimos días definimos su título básico y la estrategia para escribirlo.

Dije que empezaría registrando todo lo que me viniese a la mente, aunque me pareciera extraño o inconsistente. Así lo haría para no dificultar el proceso de transferencia de informaciones de la memoria inconsciente a la consciente, según la llave definida por Arcthuro. Describiría a las personas, los lugares y los hechos en el orden que aparecieran y con los detalles que consiguiese recordar.

Tras terminar la redacción, haría una revisión general y ajustaría los tópicos inconsistentes con la idea general, además de utilizar la lógica y el sentido crítico para introducir situaciones omitidas, cortar excesos y completar ideas importantes. Tan luego terminara la revisión, al menos que el tamaño del texto no lo justificara, lo dividiría en dos o más volúmenes, lo cual sería muy probable que ocurriera.

El primero y más resumido estaba bien definido y sería un diario del viaje. Contaría los hechos desde el encuentro con Oatas, hasta el momento del regreso a la Tierra. Describiría, cronológicamente, todos los sondeos, visitas, paseos e investigaciones realizados diariamente, además de citar a los personajes y situaciones involucrados. Contendría una visión general de la actualidad del planeta y del modo de vivir de su pueblo, enfatizando los motivos de su felicidad. No entraría en detalles del pasado y se limitaría a presentar una sinopsis de los documentales asistidos.

El segundo volumen presentaría una visión histórica, filosófica y evolutiva del modo de vida de los arretianos. Empezaría con los antecedentes históricos y describiría detalladamente los sucesos de la gran transición y los trabajos de apoyo a los sobrevivientes, hasta la creación y consolidación del gobierno central, resaltando los cambios de costumbres y de filosofía de vida. Los siglos siguientes los presentaría resumidamente, con una visión general de los cambios ocurridos.

Volvería a describir la realidad actual detalladamente en un tercer volumen, agrupando los diversos sistemas componentes del macrosistema planetario, con sus relaciones y dependencias. El objetivo de esos dos volúmenes sería racionalizar la aparente utopía del actual modo de vida arretiano, mediante la demostración de los caminos y medios que permitieron su implantación y consolidación, de manera lógica, gradual y segura. Ashton, Mani y Vércia aprobaron la estrategia dijeron que el guión facilitaría los recuerdos de mi estadía entre ellos.

Más tarde fuimos a encontrarnos con Tentra y Salino en la piscina y, como en la primera vez, allá no había nadie más. Unos 15 minutos después, los habitantes de aquella y de otras cuadras que conocí, aparecieron juntos, como si lo hubiesen combinado. Antes de ir al vestuario, dijeron que vinieron a despedirse al modo terrestre y, cuando entraron en la piscina, jugaron mucho conmigo. Las despedidas me emocionaron, pues recibí el cariño y el incentivo de todos.

Volvimos a la casa de Tentra y, mientras ella y Mani preparaban la comida, nos quedamos charlando en la terraza. Seguimos la charla después del almuerzo, hasta eso de las cuatro, cuando Ashton y Mani volvieron a su casa acompañados por Vércia, prometiendo que estarían en el terminal de transporte a la hora del embarque.

Tentra y Salino fueron a arreglar sus equipajes, tomarse una ducha y vestir sus uniformes de trabajo. Me puse la misma ropa que use en el día del desembarque y, como no tenía que arreglar ningún equipaje aproveché para charlar con Syndi y agradecerle todo lo que hizo por mí. Le expresé mi deseo de que permaneciera feliz como siempre estuvo y que todos sus sueños se cumplieran. Ella me deseó lo mismo y me hizo prometer que no permitiría que nada me afectara al volver a la Tierra, donde tenía una maravillosa familia esperándome y mucho trabajo por delante.

Tan luego Salino y Tentra terminaron sus preparativos, embarcamos en el Canarito y luego estacionamos al lado de la SOL-4, llegando casi al mismo tiempo que Vércia, Ashton y Mani. Entramos y nos quedamos charlando en una sala cerca de la puerta de embarque, esperando a Antak, Tali, Otento y Sathya que estaban en el interior de la nave concluyendo los preparativos para la partida y luego se juntaron a nosotros.
Seguimos charlando por algunos minutos más, hasta que Antak dijo que partiríamos enseguida. Me despedí de los que quedaron y los acompañé, junto con Tentra, hasta la puerta por donde habíamos entrado. Y fue sólo cuando empezó a cerrarse que sentí la separación de aquellas personas muy queridas. Tentra me abrazó, empezó con sus bromas y enseguida nos juntamos a los demás tripulantes en la cabina de mando.
EL REGRESO A LA TIERRA
Tan luego nos acomodamos en la mesa de control, empecé a observar el paisaje exterior, intentando ver los vehículos de los amigos que quedaron. Antak se dio cuenta del hecho e informó que ellos no estaban más en la región, pues tuvieron que apartarse para permitir el despegue de la SOL-4. A las seis de la tarde, después de algunas interacciones con el SINE, el súper ordenador de la nave, la hizo subir lentamente, apuntando su delantera hacia abajo. Enseguida aumentó su velocidad y empezaron a aparecer los contornos de la isla de Agartha, de los continentes y del propio planeta.

Tan luego entró en órbita, Antak nos pidió que ocupáramos la mesa circular, donde nos explicaría los detalles del viaje de regreso, antes de irnos a la Sala de Aguas. Empezó informando que yo había dejado mi cuerpo original a unas 1.050 horas y que él estaba durmiendo durante dos horas y 40 minutos terrestres. Dijo que permaneceríamos en órbita hasta el inicio de la madrugada, cuando el SINE comandaría el viaje de vuelta a Alto Paraíso y el proceso de transferencia de mi espíritu al cuerpo original.

Siguió diciendo que yo me despertaría con buena disposición y con una sensación muy agradable, sin conseguir distinguir el motivo por recordar algún sueño. Subrayó que los recuerdos empezarían a aparecer gradualmente, tan luego empezara a escribir el libro y ese sería el único deseo que yo tendría al despertar. Se manifestaría muy intensamente, por ser la causa primaria de todo lo que ocurrió desde mi encuentro con Oatas.

Dijo que yo dormiría en la misma cama donde recibí mi nuevo cuerpo y que el proceso de transferencia sería invertido. Antak subrayó que ese procedimiento era una operación de rutina, sin ningún tipo de riesgo y me pidió que durmiera tranquilo, como en las noches anteriores. Me recomendó que, antes que llegara el sueño, hiciese una retrospectiva general, desde mi encuentro con Oatas, hasta los primeros días en Arret, pues eso facilitaría mucho mis recuerdos.

Destacó la importancia de la llave para acceder a la memoria inconsciente, según lo informó Arcthuro, y dijo que bastaba rememorar los principales puntos de cada etapa, sin necesidad de llegar al momento actual. Me aseguró que no tendría ninguna dificultad para acordarme de todo lo que viví si la retrospectiva llegase hasta Syndi. Después me preguntó si yo tenía alguna duda o recelo. Como le respondí que no, él nos invitó a tomar un baño en la Sala de Aguas.

Cuando llegamos allá, me acordé del día de mi primer baño al natural y se lo comenté a Tentra y Salino. Les agradecí por la paciencia que tuvieron conmigo durante el periodo de entrenamiento y les pregunté si ellos no creyeron que yo era torpe o ridículo en aquel momento. Ellos se rieron mucho y Salino me dijo que no les di tanto trabajo como se lo imaginaba.

Dijo que otros habitantes de mundos como la Tierra y algunos terráqueos que pasaron por experiencias similares les dieron más trabajo. Dijo que, por diversos motivos, la mayoría de ellos no consiguió realizar una visita tan larga y, en consecuencia, no conocieron tantas cosas. Cuando intenté obtener otros detalles al respecto de los de terráqueos, él prometió que me lo contaría después de algunos chapuzones.

Salino cumplió su promesa sin decirme los nombres o países de origen de los antecesores. Dijo que muchos libros y artículos sobre extraterrestres, el fin del tiempo, operaciones de rescate y asuntos semejantes, fueron escritos por personas que pasaron algún tiempo en el interior de naves o en otros planetas. Algunas de ellas, por no haber convivido con seres afines, o por razones de creencias personales, entre otras cosas, no se acordaron y no escribieron de manera imparcial sobre las experiencias que tuvieron, o se dedicaron a escribir sobre aspectos puntuales o polémicos.

Algunas abordaron solamente las catástrofes, sin hablar de la misericordia del amor que el Padre Celestial le dedica a todos sus hijos e hijas. Sus relatos sirvieron más para atemorizar, que para transmitir esperanza y la visión de un mundo mejor. Al enfatizar la transición planetaria, no consiguieron transmitir la idea real o aproximada de la nueva sociedad y del grado de felicidad de los pueblos que pasaron por el examen de selección.

Otros escribieron sobre cambios dimensionales difícil de comprender o sobre un conjunto de condiciones que consideraron imprescindibles a la “evolución o salvación del espíritu”, como la obligatoriedad de cambiar hábitos alimenticios, de meditar, o de aislarse en ambientes campestres comunitarios. Salino subrayó que la selección o salvación, tendrá como base, exclusivamente, las buenas cualidades cultivadas en el corazón de cada uno y en la forma como respeta y se relaciona con sus semejantes y demás seres de la creación.

La “salvación” no depende de hábitos alimenticios, de creencias religiosas, del tiempo de meditación diaria e incluso de la "fe en Dios". Basta que el corazón sea un terreno fértil para brotar la semilla de la hermandad y de la fraternidad. Dijo que esas personas no fueron mal intencionadas o mentirosas. Ellas sólo cometieron errores al describir solamente una parte de la realidad que presenciaron, desconectada de una visión histórica y sistémica. Muchas se dedicaron a divulgar sus apuntes y acabaron creando nuevas corrientes de pensamiento y formando prosélitos con los mismos moldes sectarios y de fanatismo que encontramos en otras religiones.

Prosiguió diciendo que, para evitar esos errores, yo debería escribir sobre la esperanza en un futuro y en un mundo mejor, destacando la paternidad divina y la hermandad planetaria, pues ese era el objetivo del examen de selección y de la prestación de cuentas al Creador. Salino dijo que él y los demás creían que yo lograría el objetivo, tanto por la visión general que tenía sobre el modo de vida de su pueblo, como por la estrategia utilizada y por el guión definido con Syndi, el cual difícilmente yo lo olvidaría. Dijo que bastaría que yo empezara la redacción y los recuerdos aparecerían cada vez más nítidos.

Enseguida fuimos al restaurante, donde tomamos una comida ligera y nos encaminamos a la Sala del Huerto. Intentamos mantener un ambiente distendido y Salino hizo diversas bromas y juegos, intercambiada de observaciones muy importantes sobre los cuidados que yo debería observar en los días y meses siguientes, siempre corroborado por los demás.

Dijo que yo enfrentaría una realidad totalmente distinta de los moldes arretianos y que debería volver a comportarme y hacer las cosas como un terráqueo. Todos fueron enfáticos al decir que durante la redacción y revisión, estaría reviviendo el modo de vida de ellos y correría el riesgo de no conseguir recolocar mi mente dentro de los moldes terrestres. El riesgo sería más grande al interrumpir mi escritura para volver a la actividad comercial, la cual no me agradaba más ni tampoco a mi familia.

Tali dijo que, a pesar de tener facilidad para adaptarme, debería estar atento a estas cuestiones, pues la correcta separación y dedicación a cada una de las dos actividades sería mi gran prueba, mayor aún que aquella a que fui sometido durante los tres días iniciales. Según lo dijo ella, hasta que no resolviera convenientemente mi situación como comerciante, yo debería mantener un perfecto equilibrio entre los dos mundos y esperar, con mucha paciencia, el desarrollo de los acontecimientos y el cambio que ocurriría en mi vida en la de mi esposa y mis hijos.

Más tarde, Antak recordó que había llegado la hora de las despedidas, o del “hasta luego”, y me acompañó hasta el lugar donde debería dormir, dejar aquel cuerpo juvenil y volver a mi vida en la Tierra. Hice un breve discurso de agradecimiento y los tranquilicé cuanto a mi estado de espíritu y total aceptación de las reglas que debería obedecer a partir de aquel momento.

Enseguida, abracé y besé a cada uno de ellos como se hace en Arret y les dije que podían irse a sus habitaciones. Cuando se retiraron, coloque una música arretiana suave, ajusté la luz ambiente para una intensidad baja, me acomodé en la cama y empecé a rememorar los acontecimientos, según las orientaciones de Antak, yendo mucho más allá de lo que él me recomendó.

En aquel cuerpo, mi raciocinio era muy rápido y tenía una gran facilidad para crear imágenes mentales detalladas y nítidas.

La mayoría de ellas, por el tiempo que quedamos juntos, estaban relacionadas a Syndi. Rememoré varias frases dichas por Arcthuro en las tres reuniones que tuvimos y los motivos de toda la planificación que hicieron para que la estadía en Arret lograse sus objetivos. Ella era la esencia de la llave que él había mencionado y, además de ser un reencuentro de espíritus afines, su presencia constante tenía la finalidad de facilitar los recuerdos de aquella gran aventura.

Me acordé de algunas de nuestras charlas y puede ver claramente su rostro sonriendo y confirmando mis conclusiones. Poco a poco su imagen se fue apagando y mis pensamientos se volvieron hacia mi familia terrestre. Así adormecido y me desconecté de aquel cuerpo que utilicé durante 44 días y que me permitió conocer y aprender tantas cosas. Fue una “muerte” tranquila al estilo arretiano y con ella logré la información que faltaba en mis apuntes, todos con base en observaciones, sentimientos, vivencias o experiencias prácticas.

Gracias por leer este libro. Si le gustó, esperamos que lea su continuación en ARRET - El Pasado del Planeta y que se junte a los soñadores y soñadoras que propalan un ideal de vida semejante al arretiano.

Con eso ayudaremos a materializar el sueño representado por la vida, por la obra, por las palabras y por el ejemplo de Jesús. Para solicitar ARRET - El Pasado del Planeta lea el último párrafo de la biografía del autor.

A pesar de que los derechos autorales de este libro están debidamente registrados y protegidos en la Fundação Biblioteca Nacional, según los datos de la página dos de este libro, usted puede ceder copias a sus amigos y amigas, pues nuestro mayor deseo es divulgar este mensaje.

BIOGRAFÍA DEL AUTOR
J. A. Dal Col, bautizado como José Aparecido Dal Col, nació el 23 de Diciembre de 1948, a las 15:13 hs en una estancia de la ciudad de Guarantã – SP. Empezó a trabajar muy joven en varias actividades y empresas y, en 1967, cuando ya vivía en la ciudad de São Paulo, ingresó en la antigua Companhia Telefônica Brasileira, donde actuó como escribiente, encargado, jefe de sección y analista de sistemas. Se casó en 1973 con Solange, con quien tuvo tres hijos y adoptó otros dos.

En 1978, se graduó en administración con especialización en análisis de sistemas. Desde 1974 hasta 1988, desempeñó diversas funciones de dirección en los sectores de sistemas de Manah, Votorantim, Prodam y bancos extranjeros, como el First Chicago y BNL. Al final de 1988 montó su empresa de consultoría en el sector de sistemas y, en septiembre de 1992 se mudó a Alto Paraíso de Goiás, donde montó un supermercado y adquirió una propiedad rural, el Santuario del Valle Dorado, un área de 658 hectáreas, con muchas cascadas, ríos y otras bellezas naturales.

En 1999, después de registrar la gran aventura arretiana, se mudó con su esposa Solange al Santuario Vale Dourado (www.ecovilavaledourado.com) donde pasaron a vivir en estrecho contacto con la naturaleza, obteniendo la sustentabilidad a través del Ecoturismo.

En el sitio mencionado arriba, usted también podrá bajar gratis el libro ARRET – El Pasado del Planeta y dos propuestas que se refieren a la Reforma Política y Reforma Agraria. Si lo desea, también puede entrar en contacto con nosotros por el e-mail ecovilavaledourado@gmail.com


1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

similar:

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconEste trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
«choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconResumen está por más decir que por la dimensión que pretende, este...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconPor favor revisen esta propuesta, no sé cuánto tiempo tengo para...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconSiempre me siento atraído por los lugares en donde he vivido, por...
«Soy Joe Bell», supe que tenía que ser por algo referente a Holly. No lo dijo, sólo

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconProgramación de aula tobih compact
«Gracias por», añadiendo cada vez un elemento nuevo de la Creación (por ejemplo: «Gracias por los pájaros»)

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconProgramación de aula tobih compact
«Gracias por», añadiendo cada vez un elemento nuevo de la Creación (por ejemplo: «Gracias por los pájaros»)

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconResumen el presente trabajo tiene por objetivo aplicar estrategias...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconDr. Roberto Brólio
«choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos...

Este trabajo lo hice por amor y ad honoris, pero mi actividad profesional es esa soy traductor, generalmente de textos técnicos y comerciales en todos los sectores, si a alguien le interesa, por favor hagan contacto, muchas gracias por su atención y hasta siempre, Pedro Ortiz iconBuenas tardes y muchas gracias por su presencia en este acto de presentación...






© 2015
contactos
l.exam-10.com