Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990






descargar 150.69 Kb.
títuloSangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990
página4/5
fecha de publicación09.04.2017
tamaño150.69 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5

NOTAS SOBRE EL AUTOR
Dirigir la correspondencia a: Dr. Archie Dick, archie.dick@up.ac.za
Traducción libre a cargo Bibl. María Cristina Alvite marialvite@yahoo.com.ar
El Dr. Archie Dick autorizó a M.C.Alvite a su traducción y permite su libre divulgación.
Agosto 18, 2009
Original en:

http://www.ingentaconnect.com/content/maney/lbh/2008/00000024/00000001/art00001?crawler=true


1 R.Suttner, Dentro de una cárcel del apartheid: notas y cartas de una lucha (Pietermaritzbur: University of Natal Press, 2001) 177-178. Un listado alfabético de los presos políticos mencionados en este artículo es brindado en un apéndice abajo. Deseo agradecer a Al Kagan, Dan Schiller y Boyd Rayward por sus comentarios en los primeros borradores.

2 F. Rosengarten (ed), Cartas desde la prisión1, traducido por R. Rosenthal (New Cork: Columbia University Press, 1994) 262-263.

3 N.wa Thiong’o, Licencia para escribir: encuentros con la censura, Estudios comparados de Asia del sur, Sudáfrica y el Cercano Oriente 23:1&2 (2003) 57.

4 I.Hofmeyr y S.Nuttall con C.A. Michael, El libro en África, Escritura actual 13:2 (2001)2.

5 Para vínculos entre reglamentación de lectura y una cultura lectora, ver A.L. Dick, Historia del libro, historia de la biblioteca y cultura lectora de Sudáfrica, South African Historical Journal 55 (2006)33-45.

6 La lectura en la isla Robben fue intensa y extensa – ver B.Hutton, Isla Robben: símbolo de resistencia (Johannesburgo: Sached; Bellville; Mayibuye Bookds, 1994)69. Algunos albúmes de recortes y cuadernos están disponibles para ser leídos – ver Archivos Mayibuye (de aquí en más MA) Colección de la isla Robben, Universidad del Cabo occidental, Bellville, Ciudad del Cabo, Cajas 53 y 73). Este artículo no considera los cuadernos guardados para educación política (“umhrabulo’-bebiendo) en la isla Robben, que también precisó lectura clandestina – ver G. Mbeki, Aprendiendo de la isla Robben: los escritos de la prisión de Govan Mbeki (Londres: James Currey; Athens: Ohio University Press; Ciudad del Cabo: David Philip, 1991).

7 La defensa de la ‘Nueva Censura’ amplía la visión en donde la interacción social y la comunicación está afectada por censura ‘constitutiva’ y ‘estructural’ – ver B. Müller , Censura y reglamentación cultural: mapeando el territorio, en B. M¨ller (ed), Censura y reglamentación cultural en la edad moderna (Ámsterdam, Nueva Cork: Rodopi,2004)1-31; R.C.Post (ed), Censura y silenciamiento: prácticas de reglamentación cultural (Los Ángeles: Getty Research Institue, 1998).

8 D. Finkelstein y A. McCleery, Una introducción a la historia del libro (Nueva York: Routledge, 2005) 7-27.

9 Müller, Censura y reglamentación cultural,25.

10 Comisión de los Derechos Humanos, Violencia en el encarcelamiento, en B.McKendrick y W. Hoffmann (editores), Gente y violencia en Sudáfrica (Ciudad del Cabo: Oxford University press, 1990) 410-413, M. Coleman (ed), Un crimen contra la humanidad: analizando la represión del estado de apartheid (Ciudad del Cabo: David Philip, 1998) 43-67,

11 J. Schadeberg, Voces desde la isla Robben (Randburg: Ravan Press, 1994) 48.

12 Para el ANC, C. Saunders (ed), Historia ilustrada del digesto del lector de Sudáfrica: la historia real (Ciudad del Cabo: Reader’s Digest Association, 1989) 486; El congreso panafricano, Saunders, Historia ilustrada de Sudáfrica, 490.

13 Encarcelamiento político en Sudáfrica; Informe especial SR-10 (Johannesburgo: Comisión de Derechos Humanos y Londres: IDAF Publications, 1991) 3-4.

14 Citado en Cárceles sudafricanas y la investigación de la Cruz Roja: un examen por el fondo para la defensa y ayuda internacional, con el testimonio de los presos. (London: Christian Action Publications, 1967)5; ver también B. Hirson, Revoluciones en mi vida (Johannesburgo, Witwaterstand University Press, 1995) 339.

15 J.Middleton, Convicciones. Una presa política recuerda (Randburg: Ravan Press, 1998) 113.

16 Una útil bibliografía anotada es la de K.Carollo, Narraciones carcelarias africanas contemporáneas: una bibliografía anotada. Gracias a A. Kagan por brindarme una copia. Una valiosa fuente no incluida en dicha bibliografía es Maina wa Kinyatti, Madre Kenya: cartas desde la prisión, 1982-1988 (Londres: Vita Books, 1997). Para las condiciones carcelarias sudafricanas en los cincuentas, ver S. Bunting, Las cárceles del apartheid, Sudáfrica en el exilio, 4:4 (Julio-Septiembre 1960)42-48. Por informes y cantidad de tortura física y psicológica en los presos políticos sudafricanos, ver S.Cronje, Testigo en la oscuridad: tortura policial y brutalidad en Sudáfrica (Londres: Christian Action, 1964); Maltrato y tortura de presos en Sudáfrica: informe del Comité especial sobre apartheid, relator: Sr. Barakat Ahmad (India), Únase sobre el Apartheid, Departamento del consejo de asuntos políticos y de seguridad (Nueva York: Naciones Unidas, 1973); Encarcelamiento político en Sudáfrica: un informe de Amnistía Internacional (Londres: Amnistía Internacional, 1978); Tortura en Sudáfrica: documentos recientes (Instituto católico para las relaciones internacionales; Foro de los Derechos Humanos; Comisión Internacional de Juristas, 1982).

17 Looksmart Solwande Ngudle, Joseph Mdluli, Hoosen Haffejee, Ahmed Timol, Steve Biko, Neil Aggett, Imam haron y muchos otros murieron en la cárcel. Por nombres de otros que fallecieron en el encarcelamiento, ver W. Madikizela-Mandela, Prólogo, en F.Meer, Diario de la cárcel: ciento trece días. 1976 (Ciudad del Cabo: Kwela Books: 2001)8-9; Muertes en custodia: siete casos recientes en Sudáfrica (Comisión de abogados para los derechos humanos, 1986). Por detalles de intentos de suicidio de presos políticos, ver R. First, 117 días: un recuento de confinamiento e interrogación bajo la ley de detención de los noventa días de Sudáfrica.(Londres: Bloomsbury, 1988)130-131; J. Cantor, Una sepultura saludable (Londres: Maíz Hamilton, 1967) 106-107; para el caso de Mac Maharaj, ver A. Sampson, Mandela: la biografía autorizado (Londres: Harper Collins, 1999) 210.

18 Existe un número de libros y artículos sobre escritura en la cárcel pero muy poco sobre lectura en la cárcel – ver por ejemplo C.J. Driver, Journal Southern African Studies la visión desde la isla Makana: algunos libros carcelarios recientes de Sudáfrica, Journal of Southern African Studies 2:1 (Octubre 1975) 109-119; B.Schreiner, Una víbora con agua helada: escritos carcelarios de mujeres sudafricanas (Jo

hanesburgo: COSAW, 1992); D. Schalkwyk, Confesión y solidaridad en la escritura carcelaria de Breyten Breytenbach y Jeremy Cronin, Investigación en literaturas africanas 25:1 (1994) 23-45.

19 P.Gready, Autobiografía y el ‘poder de la escritura’: escritos carcelarios políticos en la era del apartheid, Journal de estudios sudafricanos 19:3 (1993) 489-523; S. Graham, Albie Sachs, Indres Naidoo, y la memoria carcelaria sudafricana, Escrutinio 10:1 (2005) 29-44.

20 B.Turok, Nada sino la verdad: detrás de la política de lucha de ANC (Johannesburgo & Ciudad del Cabo: Jonathan Ball, 2003)138.

21 H. Strachan, ¡Haga un skyf man! (Johannesburgo: Jacana, 2004) 51-52.

22 D.Goldberg, La misión – derrumbar los muros, Versión 2.1, 29 enero 1998, 2-3 (copia suministrada por Goldberg al autor).

23 A.M. du Preez Bezdrop, Winnie Mandela: una vida (Ciudad del Cabo: Zebra; Londres: New Holland, 2003) 138.

24 J. Slovo, Slovo:la autobiografía inconclusa, con una introducción por H. Dolny (Londres:Odre&Stoughton,1996)120.

25 F.Matthews, Recuerdos (Bellville:;ayibuye Books, 1995) 57.

26 A.Sachs, El diario de la prisión de Albie Sachs (Ciudad del Cabo: David Philip, 1990) 175; Q. Jacobsen, Solitario en Johannesburgo (Londres: Michael Joseph, 1973) 13.

27 Middleton, Convicciones, 68.

28 J.Kantor, Una sepultura saludable (Londres: Maíz Hamilton, 1967)209. El juicio fue llamado por el lugar en Johannesburgo donde los líderes de UmKhonto we Sizwe fueron arrestados en julio 1963.

29 R.Bernstein, La memoria contra el olvido: memorias de una vida en la política sudafricana,1938-1964 (Londres: Viking, 1999) 229.

30 Jacobsen, Solitario en Johannesburgo,244, ver también M. Resha, Mangoana Tsoara Thipa Ka Bohaleng – mi vida en la lucha (Johannesburgo COSAW,1991)187-188.

31 Jacobsen, Solitario en Johannesburgo, 164

32 R.D. Vassen, Cartas de la isla Robben: una selección de la correspondencia desde la cárcel de Ahmed Kathrada, 1964-1989 (East Lansing, Michigan: Michigan State University Press, 1999) 14.

33 Esto no se modificó en la Sección seis de la ley del terrorismo, que estuvo vigente desde junio 1967 a julio 1982. La Sección 29 de la ley de seguridad interna, que la reemplazó, difiere muy poco y los detenidos permanecían incomunicados.

34 First, 117 días, 41,50, 89. Los periódicos donde trabajó estaban todos prohibidos, y Ronald Segal describió su muerte como ‘el acto final de la censura’.

35 Sachs, El diario de la prisión, 130, 184, 282-283.

36 Turok, Nada más que la verdad, 150; First, 117 días, 66. Es posible que la provisión de Biblias a las cárceles se retrotraiga hasta el pasado colonial de Sudáfrica y que estaba práctica fue iniciada por la Sociedad para la promoción del conocimiento cristiano en Inglaterra; J.Fyfe, Libros detrás de las rejas: el papel de libros, lectura y bibliotecas en la reforma de las cárceles británicas, 1701-1911 (Westport, Connecticut: Greenwood Press, 1992) 3-14.

37 P.A. Kgosana, Para no olvidar: una autobiografía por Philip Ata Kgosana (Johannesburgo:Skotaville, 1988) 38.

38 Por Abdulla Haron, ver B. Desai y C. Marney, El asesinato del Imán (Londres: Quarter Books, 1978) 125; para Fatima Meer, ver F. Meer, Diario de la prisión: ciento trece días, 1976. (Ciudad del Cabo: Kwela Bookds, 2001) 33; a Kathrada se le permitió únicamente una Biblia durante su detención en 1963, pero dijo ‘fue de gran ayuda’ – Vassen, Cartas desde la isla Robben, 182

39 Z.Jaffer, Nuestra generación (Ciudad del Cabo: Kwela Books, 2003) 133-135.

40 F.Bookholante, Seis años dentro, en D.E.H. Russel (ed), Vidas de corage: mujeres por una nueva Sudáfrica (Londres: Basic Books, 1989) 61-62.

41 M.S. Mogola, Piedra, acero, sjambok: la fe en la isla Robben, editada por T. Coggin (Johannesburgo: Ziningweni Communications, 2003) 48.

42 F. Chikane, Sin vida propia: una autobiografía (Londres: Instituto católico para las relaciones internacionales, 1988) 56.

43 T.S.Farisani, Diario desde una cárcel sudafricana, editado por J. A. Evenson (Filadelfia: Fortress Press, 1987) 22,49,60.

44 M. Dingake, Mi luchacontra el apartheid (Londres: Kliptown Books, 1987) 114,

45 E. Mashinini, Los golpe que me persiguieron durante toda mi vida: una autobiografía sudafricana (Londres: Women’s Press, 1989) 54, 82, 84.

46 Suttner, Dentro de una cárcel del apartheid, 26.

47 Sachs, El diario de la prisión, 64.

48 Kantor, Una sepultura saludable, 46

49 La lectura en voz alta de otros materiales no era extraña: una policía leía un periódico en voz alta a dos detenidas y fue, en consecuencia, arrestada por ayudar a terroristas – Laura (no es su nombre real)Smit, Un golpe en la puerta, en Schreiner, Una víbora con agua helada, 208; Jean Middleton leyó el poema de Gerald Manley Hopkins en voz alta El naufragio del Holanda – Middleton, Convicciones, 123; y Ahmed Kathrada pasó horas leyendo a Walter Sisulu cuando su vista comenzó a fallar – Gregory, Adiós Bafana, 241.

50 Farisani, Diario desde una cárcel sudafricana,22; S.Jobson, Diario de sucesos recientes, en Schreiner,Una víbora con agua helada,174; G. ffrench-Beytagh, Econtrando oscuridad (Londres: Collins, 1973) 269.

51 First, 117 días, 129; E.Kuzwayo, Llamame mujer (Johannesburgo: Ravan Press, 1985) 211.

52 N.Alexander en B. Hutton (ed), Robben Island: símbolo de resistencia (Johannesburgo: Sached y Mayibuye Bookds, 1994)69.

53 Bernstein, Memoria contra el olvido, 267, nota al pie 2.

54 Las memorias personales de Raymond Mhlaba: reminiscencias de Ruanda y Uganda, narrada por T. Mufamadi (Pretoria: Conscejo de investigación de ciencias humanas e isla Robben: Museo de la isla Robben, 2001)132.

55 du Preez Bezdrop, Winnie Mandela, 150.

56 J.Matakata, Colinas de esperanza:la autobiografía de Jama Matakata (Pietermaritzburgh: Nutrend, 2004) 59.

57 El Viejo Testamento también fue utilizado para ‘propósitos de onanismo’ o ‘vir draadtrekdoeleindes’; Strachan, ¡Hacer un hombre skyf!, 105. Algunos presos políticos compraban revistas como Vogue y Women’s own para manejar el impulso sexual las relaciones con mujeres; T.Jenkin, Dentro fuera: escape de una cárcel de Pretoria (Bellevue: Jacana, 2003)239.

58 Un ‘zoll’ es la jerga sudafricana para un cigarrillo armado a mano.

59 Isla encadenada – preso 885/63:diez años en la isla Robben como fue contado por Indres Naidoo a Albie Sachs (Londres: Penguin Bookds, 1982) 53.

60 Citado en D. Foster, Detención y tortura en Sudáfrica: estudies psicológicos, legales e históricos (Ciudad del Cabo: David Philip, 1987) 98. En un estudio emírico de 176 casos de detención conducido hacia fines 1983/1984, sólo la mitad (81) de 162 de los que respondieron dijeron que tenían acceso a algún material de lectura; Foster,
1   2   3   4   5

similar:

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconMexico: a nivel mundial, exigencia de liberta a 5 “presos políticos”...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCuando se aprende técnicas de lectura, no se debe descuidar la comprensión...
«El arte de construir, sobre la base de la página impresa, las ideas, los sentimientos, los estados de ánimo y las impresiones sensoriales...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconÁrea de Gestión Pedagógica
«Los gritos de las piedras me ensordecían», solo es aceptable en el campo de las figuras literarias, pero no el de una construcción...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconEn Ecuador hay presos políticos que necesitan la solidaridad y compromiso de todos y todas

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCompetencia: Prepara actividades empleando estrategias literarias...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconTesis (idea o pensamiento central que sostiene el texto) que defiende...
«Las relaciones entre los intereses económicos y políticos de las grandes potencias y las guerras existentes en el mundo actual»...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconOrganizador gráfico de prácticas sociales del lenguaje que clasifica...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCon este nuevo trabajo ya son cinco las piedras contra las que golpea...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconLeonardo padura adiós hemingway esta novela, como las ya venidas...
«Las Cuatro Esta­ciones», de la cuaL también forman parte Pasado per­fecto, Vientos de cuaresma y Máscaras, escritas y publi­cadas...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconANÁlisis de las prácticas lectoras del alumnado y acciones llevadas...






© 2015
contactos
l.exam-10.com