Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990






descargar 150.69 Kb.
títuloSangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990
página3/5
fecha de publicación09.04.2017
tamaño150.69 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5

Prácticas de lectura y preferencias.
Los presos políticos ‘exprimían sangre de las piedras’ en sus lecturas. Ellos sacaban de los libros cualquier cosa que precisaran y utilizaron estrategias de lectura con inventiva. Algunos de ellos habían desarrollado estas técnicas previo a sus arrestos. Jean Middleton reconoció que su primera inclinación hacia el comunismo derivó parcialmente de la lectura. Las novelas de Dickens ‘fueron la brecha entre la riqueza y la pobreza más dolorosamente descriptas’.120 También recuerda la lectura sobre los efectos que la lectura denunciante de la tiranía y en defensa de la igualdad y respeto tuvo sobre el desarrollo político de Chris Hani.121
Las novelas de la biblioteca carcelaria también afilaron la imaginación política. Goldberg recuerda el comentario social que encontró en Adam Bede de George Eliot y

The water-babies, que leyó en Pretoria Local.122 Los presos recibieron muchos libros con páginas quemadas pero aún ‘leían’ esas ausencias imaginativamente. Strachan, por ejemplo, completó las páginas faltantes de un libro de historia con su propia construcción imaginaria sobre lo que podía haber pasado ya que, dijo, ‘la mayoría de la historia parece ser una prótesis de cualquier manera’.123

Y Ruth First utilizó ‘un pequeño recorte del Saturday Evening Post ‘para improvisar una fuga estilo James Bond de su celda en Pretoria Central.124 Más dramáticamente, Papillon de Henri Charrière , un relato sobre una evasión, inspiró el exitoso escape de Pretoria Central por Tim Jenkin y dos presos políticos el 11 de diciembre de 1979. Leyó el libro mientras esperaba el juicio en la cárcel de Pollsmoor y puso en marcha para considerar seriamente escapar y le enseñó un número de valiosas lecciones que guiaron su pensamiento y su acción. Para ayudar a confundir a los guardias nocturnos el día del escape, Jenkin dejó un libro abierto sobre la mesa con sus anteojos de lectura sobre él.125
Publicaciones prohibidas y ‘aprobadas’ como así también revistas fueron leídas de maneras interesantes. Se encontraron en las cárceles la mayoría de los órganos de propaganda como SA Panorama, Lantern, Archimes, Bantu Inkubela (Tierra natal), Fiat Lux (Asuntos indios) y Alpha (Asuntos de gente de color). Los presos políticos los leían ‘críticamente’ simplemente colocando ‘las noticias sobre su cabeza’, de manera que si un artículo en una publicación gubernamental sostenía que la educación bantú era aceptada, ellos concluían que de hecho había sido resistida.
Aprendieron mucho leyendo de esta manera, y hasta se quejaron cuando las autoridades absurda y cínicamente comenzaron a censurar aún hasta sus propias revistas de propaganda.126 Ellos podían realizar deducciones inteligentes sobre la situación política a través de astutas técnicas de lectura. Un preso político, por ejemplo, leía en la sección empresarial de un periódico sobre las gigantescas pérdidas financieras de una compañía subsidiaria de Sasol, que confirmaba rumores de un ataque armado en la planta de la refinería de aceite.127 En otra instancia, en Pretoria Central, Strachan se propuso interpretar algo de la variedad de elementos en una hoja de diario utilizada como mantel de su jarra de agua ‘para dar una interpretación del estado de mi nación’.128 Más interesantemente, Bernstein utilizó una técnica aplicada cuando les leía cuentos a sus hijos, al leer al revés lo que había sido escrito por un magistrado de visita.129
Las preferencias de lectura a menudo tendían hacia la ficción y la biografía, preferiblmente libros más extensos. Steve Biko, por ejemplo, leía ficción sólo cuando estaba en la cárcel. Wendy Woods le llevó seis libros de tapa blanda que incluían El bravo nuevo mundo de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell mientras se encontraba brevemente en prisión por una acusación de perjurio.130 De las novelas largas buscadas, La guerra y la paz fue la más popular. Ruth First estuvo esperando una decisión sobre la misma al tiempo que fue liberada. El pedido de Jacobsen de ella fue rechazado pero Mandela y Middleton pudieron leerla.131 Sachs consideraba cualquier cosa menor a 500 páginas era una novela corta y disfrutaba ‘libros extensos’ como Don Quixote, Buddenbrooks de Thomas Mann, La agonía y el éxtasis, de Irving Stone y Hawai de James Michener. También quiso leer ‘libros vívidos con gente’ en lugar de libros de filosofía, o política o crítica.132
El esposo de Fátima Meer, Ismael, quien había estado detenido durante el Juicio de la Traición, dio precisas instrucciones para que ella tuviera ‘lectura ligera’. De manera que, además de sus libros universitarios, también leyó QB VIII, Art of Africa y Vieja Nueva York de Edith Wharton133. Otros fueron más dedicados a la lectura. En la cárcel de la isla Robben había una Sociedad de Lectura/Literatura y los presos políticos utilizaban los libros de la biblioteca para organizar discusiones y para adaptar y representar obras.134
Conclusión.
Los presos políticos con sentencias largas o perpetuas se consustanciaban mucho con los libros que leían. A partir de algunas de sus reflexiones está claro que los libros y la lectura habitaban sus espacios más privados a nivel intelectual y emocional. Goldberg, por ejemplo, dice que el servicio de la biblioteca Unisa era un ‘auxilio de salud’.135 En la cárcel era necesario, como lo puso Breytenbach, ‘mantener respirando a la mente’136 o en las palabras de Jenkin ‘mantener nuestros intelectos vivos y circunscribir la oscuridad que ellos deseaban imponer’.137 ‘A través de las páginas que sostengo entre mis manos,’ elabora Sachs, ‘Yo me restauro en la actividad mental y, por sobre todo, reasumo mi puesto como un miembro de la humanidad’.138
Los libros y la lectura también ayudaron lo que la experiencia vital del encarcelamiento negaba. Las prácticas de lectura de los presos políticos fueron una parte integral de sus vidas en la cárcel y personal como un todo. Como lo explica Suttner: ‘Psicológicamente, tenemos necesidades que no pueden llenarse en la vida real, y …. Leer tiene que sustituir la normal vida social’.139 ‘Las cárceles afirma más fuertemente Middleton, ‘crean un desierto social y emocional, hasta sensorial.. No existe una vida real de la que valga la pena hablar; sólo tengo la lectura, nada más, para llenar la necesidad de una nueva experiencia y nunca he leído con tal goce y deleite’.140
Los presos podían extraer experiencias significativas a partir de su lectura, y a menudo emergían cuando ellos eran liberados como intelectualmente más fuertes y mejor gente leída que la mayoría de los sudafricanos. Muchos de ellos aún tienen puestos importantes en la sociedad sudafricana actual. Si bien la cantidad y calidad de su lectura no es aún totalmente conocida, una reciente indicación es la publicación del libro de Ahmed Kathrada Una mente libre, que es una selección de citas de libros que ha leído. Es una suerte de biografía intelectual y la mejor visión a la fecha sobre lo que los presos políticos podían y leían.141
Existe poca duda que algunos de los presos eran lectores voraces. Goldberg ‘estaba leyendo 365 libros al año’, Sedick Isaacs estaba ‘leyendo aproximadamente mil libros al año’, y David Kitson no ignoraba nada del contenido de la biblioteca carcelaria y ‘leía más de 300 libros al año’,142 Sedick Isaacs estaba ‘leyendo cerca de mil libros de la biblioteca por año’,143 y David Kitson no desconocía nada de la biblioteca carcelaria y ‘leía más de 300 libros al año’.144 Está claro que la censura penitenciaria y las reglamentaciones intentadas sobre la lectura no fueron tan efectivas como la policía de seguridad y las autoridades carcelarias habían esperado. Esto es debido en no poca medida a las maneras en las que los lectores están capacitados para crear y desafiar los espacios de lectura y para regular su propia lectura. En este caso, una comunidad especial de lectores se sobrepuso a las restricciones de la censura y limitaciones de la lectura del encarcelamiento político para extraer el máximo posible de la temas de la vida diaria y del mundo y para continuar la lucha por la liberación, a partir de los libros que el gobierno del apartheid buscó para negárselos.
Apéndice. Lista de presos políticos sudafricanos mencionados en el artículo.
Neville Alexander fue sentenciado a la isla desde 1964 hasta 1974, luego de ser acusado y condenado de ‘conspiración para cometer sabotaje’ a través de las actividades del club Yu Chi-Chan y el Frente de Liberación Nacional.
Natoo Babenia fue sentenciado a dieciséis años en la isla Robben por involucrarse en las actividades de MK.
Rusty Bernstein fue arrestado en la granja Lilliesleaf, Rivonia el 11 de julio de 1963 y juzgado por sabotaje. Fue declarado inocente en el juicio de Rivonia.
Steve Biko fue el presidente de la Organización de estudiantes de Sudáfrica (SASO). Fue detenido el 18 de agosto de 1977. Falleció veintiséis días después.
Feziwe Bookholane fue condenado por terrorismo y sentenciado el 4 de abril de 1979 a ocho años, reducido a cinco años.
Breyten Breytenbach fue arrestado en agosto 1975 y condenado por cargos de terrorismo y cumplió siete años en las cárceles de Pretoria Central y Pollsmoor. Fue liberado el 2 de diciembre de 1982.
Dennis Brutus cumplió una sentencia de dieciséis meses en la isla y fue liberado en julio de 1965.
Frank Chikane fue detenido el 6 de junio de 1977 y torturado por ayudar a familias cuyos miembros también estaban detenidos. Fue alojado en las cárceles de Krugersdorp y Rustenberg. Fue liberado en enero 1978.
Eddie (E.J.) Daniels fue un miembro del Partido Liberal y el Movimiento de la Resistencia Africana. Fue condenado en 1964 por ‘Sabotaje contrata el Estado’. Fue sentenciado a quince años en la isla y liberado en 1979.
Michael Dingake fue un nativo de Botswana que se involucró con las actividades de ANC. Estuvo en la isla desde 1966 a 1981.
Tshenuwani Simon Farisani fue detenido en cuatro ocasiones y acusado de reclutar escolares para entrenarlos en Botswana. Pasó un total de 442 días en cárceles en los setenta y los ochenta.
Gonville ffrench-Beytgh fue un sacerdote británico anglicano en Johannesburgo. Fue detenido en enero 1971 durante nueve días y sentenciado a cinco años bajo la ley de terrorismo. Su apelación fue exitosa y abandonó el país en abril de 1972.
Ruth First fue detenido en calabozo de confinamiento durante noventa días en 1963. Fue asesinada por una carta bomba en Mozambique el 17 de agosto de 1982.
Denis Goldberg fue arrestada en 1963 y condenada en el juicio Rivonia. Cumplió veintidós años en las cárceles de Pretoria Local y Central. Fue liberado en 1985.

Baruch Hirson fue arrestado en Julio 1964 y sentenciado por sus actividades en el Movimiento de la Resistencia Africana. Fue alojado en la cárcel Pretoria Central y liberado en diciembre 1973.
Sedick Isaacs fue miembro del PAC (Concejo panafricano) y fue alojado en la isla Robben desde 1964 a 1977.
Quentin Jacobsen, ciudadano británico, fue arrestado el 2 de noviembre de 1971. Fue detenido desde el 21 de abril de 1971 hasta el 21 de abril de 1971.
Zubeida Jaffer fue una periodista y una organizadora clave en la formación del Frente Democrático Unido. Fue detenida brevemente en 1980 y durante cuarenta y dos días en 1985.
Tim Jenkin fue arrestado bajo la Sección 6 de la ley de terrorismo el 2 de marzo de 1978. Más tarde fue acusado bajo el artículo 2 (1) de la ley de terrorismo de 1967 y el artículo 11 (e) de la ley de seguridad interna de 1950 (anteriormente la ley de supresión del comunismo) y eventualmente sentenciado a doce años en la cárcel Pretoria Local. Escapó el 11 de diciembre de 1979 junto con Alex Moumbaris y Stephen Lee.
Susan Jonson fue detenida durante dos semanas en diciembre de 1986 en John Vorster Square por implicarse en la Campaña por el fin de la conscripción.
James Cantor fue arrestado el 21 de agosto de 1963 y acusado por sabotaje. Cumplió condena en las cárceles de Pretoria Central, Marshall Square y Fort. Fue liberado el 4 de abril de 1964.
Ahmed Kathrada fue arrestado en 1963 y condenado en el juicio de Rivonia. Estuvo en las cárceles de la isla Robben y Pollsmoor hasta 1989.
Philip Kgosana fue arrestado el 30 de marzo de 1960 y liberado bajo fianza el 6 de noviembre de 1960. Huyó hacia el exilio.
Ellen Kuzwayo fue el único miembro del ‘Comité de los diez de Soweto’ elegido por los residentes en 1976 para estudiar a la autoridad local e informarles. Fue detenida el 16 de octubre de 1977 y alojada en la cárcel Fort bajo la sección 10 de la ley de terrorismo, que le permitía leer material. Fue liberada el 13 de marzo de 1978.
Hugo Lewin fue arrestado en julio 1964 y detenido bajo la ley de los noventa días. Fue acusado bajo la ley de sabotaje y cumplió siete años en las cárceles de Pretoria Local y Central. Fue liberado a fines de 1971.
Nomzamo Winnie Madikizela-Mandela estuvo detenida durante dieciocho meses en 1969 y detenida nuevamente en 1976. Tuvo arresto domiciliario en Brandfort durante varios años.
Mac Maharaj fue arrestado en Johannesburgo en julio 1964. Fue condenado bajo cargos de sabotaje y sentenciada a doce años en la isla Robben. Fue liberado el 8 de diciembre de 1976.
Caesarina Kona Makhoere fue arrestada el 25 de octubre de 1976 y sentenciada a cinco años por reclutar gente para entrenamiento militar. Ella estuvo en las cárceles de Kroonstad, Pretoria Central y Klerksdorp y fue liberada el 26 de octubre de 1982.
Nelson Mandela fue sentenciado el 13 de junio de 1964 en el juicio de Rivonia. Estuvo en la isla Robben hasta abril de 1982 y fue trasladado a las cárceles de Pollsmoor y Victor Verster en diciembre 1988. Fue liberado el 11 de febrero de 1990.
Emma Mashinini era activista en el Movimiento sindical de comercio y recibió educación en luchas laborales a partir de libros entregados por los líderes sindicales. Fue arrestada el 27 de noviembre de 1981 y detenida bajo la sección 22 (51),
Jama Matakata huyó de Sudáfrica el 26 de diciembre de 1982 para entrenarse como un soldado MK. Fue arrestado el 17 de diciembre de 1984. Estuvo en la isla Robben desde enero de 1986 hasta el 3 de septiembre de 1990.
Joseph Faniso Mati fue arrestado por actividades MK en julio de 1963 y sentenciado a 10 años en la isla.
Robert McBride fue un activista ANC condenado por la bomba en Magoo’s Bar en Durban. Fue indultado mientras esperaba su ejecución.
Fatima Meer fue arrestada el 20 de agosto de 1976 y liberada el 10 de diciembre de 1976.
Raymond Mhlaba fue sentenciado en el juicio de Rivonia en 1964. Fue alojado en la isla Robben y trasladado a la cárcel Pollsmoor en 1982. Fue liberado en octubre 1989.
Jean Middleton fue arrestada el 3 de julio de 1964 y acusada por ser miembro y seguir los objetivos del partido comunista. Fue alojada en varias cárceles, incluyendo la cárcel de Barberton. Fue liberada el 11 de abril de 1968.
Monde Colin Mkunqwana fue arrestada en julio 1963 y sentenciada a catorce años en la isla Robben por sabotaje.
Stanley Mogola fue un miembro del PAC y acusado y condenado en 1962 por conspiración para cometer un delito y seguir los objetivos de una organización prohibida. Estuvo en la isla Robben desde 1964 hasta 1966 y luego trasladado a la cárcel de Pretoria Central.
E.D. Moseneke fue un miembro del PAC y estuvo en la isla Robben desde 1963 hasta 1973.
Letlapa Mphahlele fue comandante de Apla y estuvo conectado con el PAC. Fue capturado en Botswana a principios de 1980 y alojado en la cárcel Gaborone Central.
Indres Naidoo fue arrestado por la tentativa de sabotaje de una central de señales en una parte remota de los ferrocarriles sudafricanos a raíz de un informante en su grupo. Fue sentenciado en 1963 a diez años, la mayoría de los cuales los pasó en la isla Robben. Fue liberado en 1973.

Looksmart Ngudle fue arrestado el 19 de agosto de 1963, Falleció detenido el 5 de septiembre de 1963.
C.R. Ngxiki fue arrestado en 1963 y acusado y condenado por incendio. Pasó cuatro años y medio en la isla Robben.
Carl Niehaus fue enclarcelado en Pretoria Central desde el 24 de noviembre de 1983 hasta el 19 de marzo de 1991 debido a las actividades de ANC.
Masla pather fue encarcelado en la isla Robben durante dos años por permitir que Nelson Mandela, Govan Mbeki y Raymond Mhlaba se encontraran en su casa.
Albert L. Sachs fue arrestado el 1 de octubre de 1963 bajo la ley de los noventa días. Pasó 168 días en confinamiento solitario. Fue detenido nuevamente en 1965.
Jenny Schreiner fue arrestada el 17 de septiembre de 1987 y acusada de traición. Fue detenida según los términos de la sección 29 de la ley de seguridad interna y fue indemnizada en marzo de 1991 junto con otros en el juicio ‘Yengeni’ o ‘Arcoiris’ a catorce activistas anti-apartheid.
Joe Slovo estuvo detenido durante seis meses en 1960. Fue hacia el exilio en 1963.
Robert Sobukwe fue el primer presidente del PAC. Fue sentenciado a tres años de encarcelamiento en 1960, hacia cuyo fin el Parlamento puso en vigencia una ley de enmienda de la ley general, que le dio poder al Ministro de Justicia para prolongar la detención de cualquier preso político indefinidamente. Fue trasladado a la isla Robben, donde permaneció durante seis años adicionales. Tenía su propia biblioteca en la isla Robben.
Robert Harold Strachan fue arrestado y acusado bajo la ley de explosivos. Estuvo encarcelado durante cuatro años en la cárcel de Pretoria Central y alojado bajo arresto domiciliario durante diez años luego de ello.
Raymond Suttner fue arrestado el 3 de mayo de 1975 y acusado bajo la ley de terrorismo. Pasó varios años en las cárceles de Pretoria Local, Pretoria Central y otras cárceles en los setenta y en los ochenta.
Palesa Thibedi fue alojada en la cárcel Pollsmoor en 1991.
Steve Tshwete fue condenado por sabotaje en febrero 1964 y sentenciado a quince años en Robben Island.
Ben Turok fue arrestado en 1962 y acusado de traición. Fue sentenciado a tres años en las cárceles de Pretoria Central y Local. Fue liberado el 26 de julio de 1965.
1   2   3   4   5

similar:

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconMexico: a nivel mundial, exigencia de liberta a 5 “presos políticos”...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCuando se aprende técnicas de lectura, no se debe descuidar la comprensión...
«El arte de construir, sobre la base de la página impresa, las ideas, los sentimientos, los estados de ánimo y las impresiones sensoriales...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconÁrea de Gestión Pedagógica
«Los gritos de las piedras me ensordecían», solo es aceptable en el campo de las figuras literarias, pero no el de una construcción...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconEn Ecuador hay presos políticos que necesitan la solidaridad y compromiso de todos y todas

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCompetencia: Prepara actividades empleando estrategias literarias...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconTesis (idea o pensamiento central que sostiene el texto) que defiende...
«Las relaciones entre los intereses económicos y políticos de las grandes potencias y las guerras existentes en el mundo actual»...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconOrganizador gráfico de prácticas sociales del lenguaje que clasifica...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconCon este nuevo trabajo ya son cinco las piedras contra las que golpea...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconLeonardo padura adiós hemingway esta novela, como las ya venidas...
«Las Cuatro Esta­ciones», de la cuaL también forman parte Pasado per­fecto, Vientos de cuaresma y Máscaras, escritas y publi­cadas...

Sangre de las piedras”: Censura y las prácticas de lectura de los presos políticos sudafricanos, 1960-1990 iconANÁlisis de las prácticas lectoras del alumnado y acciones llevadas...






© 2015
contactos
l.exam-10.com