Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos






descargar 1.21 Mb.
títuloRamatís El Evangelio a la Luz del Cosmos
página9/32
fecha de publicación08.04.2017
tamaño1.21 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   32
6 Nota del Médium: Ver la obra El Reino de los Dioses, ilustrada en colores, que explica ampliamente la existencia y función de esos Devas. Obra editada y distribuida por la "FEEU" (Fundación Educadora y Edi­torial Universalista). Caixa Postal 2931 —Porto Alegre— Rió Grande do Sul. Además, los Devas fueron espíritus que se perfeccionaron en las luchas reencarnatorias, en las diversas moradas del Padre.

Un poco de buen sentido y sensibilidad espiritual nos ayudan a comprender que la Voluntad, Sabiduría, Belleza y Poder Divino están latentes en las múltiples expresiones del macro y el microcosmo de la vida. En consecuencia, es sintomático que la sabia y venturosa finalidad de la existencia, aún es la transformación de las poten­cialidades latentes en la intimidad de todos los seres, en poderes activos y con crecientes resultados creadores.

Existe un sentido, un rumbo u objetivo creador, de orden superior, aun en los seres más execrables, que comprueba la generosa manifestación Divina, sin preferencia alguna, en pos de una constante evolución. En los reinos de la naturaleza, que para algunos, todo se encuentra hecho, podemos observar la tendencia de perfeccionamiento y belleza, como factores de progreso que existen en las especies de organizaciones más simples, o también en las creaciones consideradas como inútiles. Existe un ideal superior para la conciencia del reino mineral, que se manifiesta en el brillo facetado del cuarzo o del diamante; es la belleza y la solidez de la forma, para la conciencia vegetal, cuyo ideal es la multiplicidad de estructura y formas en una verdadera orgía creadora, donde la forma, la belleza y la complejidad se funden en el fenómeno, manifestado por los colores y el atractivo per­fume de las flores. Sin lugar a dudas, para la conciencia animal vale el instinto de las satisfacciones físicas, pero también el des­pertar de la sensibilidad.

Esas manifestaciones, ni bien alcanzan la condición humana, entonces surge el pensamiento y el raciocinio, que son capaces de crear las más complejas teorías en el campo de la abstracción, manifestación evidente de los poderes divinos, latentes y creado­res, que dormitaban en los reinos inferiores. En su constante "descenso vibratorio", el Psiquismo Cósmico parece fragmentarse en la miniatura de la humanidad, pero eso es tan solamente re­ducción de potencialidad, y bajo misteriosa atracción, hace que los seres se unan para retornar conscientemente a la intimidad del Creador. Entonces podríamos decir que la voluntad conduce a la omnipotencia, la sabiduría a la omnipresencia, y el intelecto a la omnisciencia.

Pregunta: Para nuestro mejor entender, ¿podríamos suponer que el Psiquismo Cósmico, en su descenso vibratorio, se asemeja­ría al ejemplo otras veces dado, el de la usina eléctrica, que pro­vee ilimitada energía, para los más avanzados aparatos, como así también para los diminutos elementos del mundo?

Ramatís: Es indudable, que los ejemplos ofrecidos a través de las formas o en los estados físicos tridimensionales, jamás po­drían esclarecer satisfactoriamente a las imágenes y actividades imponderables del mundo espiritual. Es obvio, que en base a la complejidad, diferenciación, receptividad y capacidad de las múl­tiples maquinarias, aparatos e instalaciones, que deben utilizar el suministro eléctrico para los más variados fines, la usina o cen­tral eléctrica, necesita de recursos intermediarios para que el flujo de energía decrezca hasta alcanzar el voltaje aprovechable a su función correspondiente. Por eso, la ingeniería terrícola creó diversas subestaciones, que reciben desde la carga más elevada hasta la más pequeña a través de grupos de transformadores.

Consecuentemente, a través de esos grupos de transformadores, tanto se puede accionar un parque industrial como utilizar la mo­desta máquinita de afeitar. 7

En forma semejante, podríamos decir, sirviéndonos de la sen­cilla comparación citada anteriormente, que el Psiquismo Cósmi­co acciona e interpenetra todo el universo y posee "subestaciones" de transformadores psíquicos en orden decreciente y conforme a las necesidades de los departamentos de la vida "psicofísica". Las galaxias, constelaciones, sistemas planetarios, orbes y satélites, son fabulosos núcleos de vida psíquica, que transitan por el Cos­mos bajo la dirección de entidades siderales arcangélicas y angé­licas, a las que les alcanza la intimidad física por la sublimidad de su psiquismo.

7 Nota de Ramatís: Nuestros mensajes no tienen por finalidad hacer revelaciones inusitadas y discutibles, sino dinamizar la mente del lector en el sentido de que perciba, lo mejor posible, el metabolismo psíquico del universo. Os recordamos que el UNO está en las partes, y las partes integradas en el UNO. Es un asunto que se conoce hace muchos milenios y que tratamos de que lo asimile particularmente el hombre de intelecto medio, puesto que las manifestaciones profundas sobre el tema se encuentran en obras específicas y al alcance de los más inteligentes o investigadores de la Verdad. Tratamos de ofrecer problemas, suges­tiones y estímulos que permitan al lector ejercitar la fuerza cósmica de su pensamiento creador.

Siendo así, esas indescriptibles conciencias arcangélicas, que se asemejan a fabulosos transformadores receptivos del elevado voltaje divino del Creador, son los proveedores de la energía si­deral, pero, reducida y adaptada a las conciencias de menor capa­cidad .El Psiquismo Cósmico, en esa transformación sideral y sin alteración de su Unidad Eterna, alcanza a la generalidad de los núcleos de conciencia y vida. En ese decrecer vibratorio, desde el Arcángel hasta la conciencia humana, el Psiquismo alcanza desde las partículas subatómicas hasta la estructura física de los mundos, y desde la psíquica y unicelular conformación del virus hasta la anatómica complejidad del hombre. Todo ello, más tarde, retor­na por la "vía interna", cuando el potencial divino y adormecido, despierta en el micro y constante ascenso hacia el macrocosmos.

Pregunta: A nosotros nos parece, o por lo menos así lo en­tendemos, que la dirección psíquica de una constelación o sistema planetario desempeña o posee funciones mucho más limitadas y circunscriptas que las pertenecientes a los reinos de cada mundo. ¿No es verdad?

Ramatís: La dirección o gobierno psíquico arcangélico de una constelación, conocido por "Deva Mayor" entre los orienta­les, acciona íntimamente respecto a los órdenes psíquicos y físi­cos de cada orbe habitado, o en la preparación de futuras mora­das planetarias. En consecuencia, el arcángel o Logos Solar, como conciencia psíquica más evolucionada de vuestra constelación, vibra en la intimidad de todos los planetas, orbes y satélites del mismo sistema.

A través de su altísima vibración e imposible de ser recepcionada por humano alguno, cuya luz y energía creadora si inci­diera sobre cualquier ser lo pulverizaría, por lo tanto, el Arcángel o Deba Mayor es el campo vibratorio que sustenta toda vida y promueve el perfeccionamiento del sistema solar a su cargo. Mien­tras que cada orbe físico posee su "Deva Mayor", Ángel o Cristo Planetario, que bajo la dirección del Arcángel del sistema solar, cumple con el designio creador de promover la vida y estimular el progreso de los reinos bajo su gobierno. En verdad, existe una intercomunicación creadora, que pulsa constantemente desde Dios e interpenetra todo el Cosmos, uniendo en orden decreciente y vibratorio, desde la conciencia arcangélica hasta la conciencia hu­mana en el reino hominal.

El Arcángel proyecta, da vida, coordina y rige las diversas funciones de toda la constelación, mientras que los ángeles, o "Devas Menores", sustentan cada mundo dentro del esquema ar­cangélico. En consecuencia, la acción angélica es más íntima y sutil, o más periférica e indirecta, conforme sea la naturaleza o estado de evolución de cada reino o especie donde debe actuar. En verdad, los Devas trabajan en la Creación como intermedia­rios de Dios. Nos recuerda a los ingenieros, maestros, jefes y tra­bajadores, que construyen puentes, edificios, o caminos, siguien­do las instrucciones de los dueños o interesados. 8

Pregunta: ¿Entonces, lo correcto sería suponer que existe una especie de conciencia psíquica y particular para cada reino de la naturaleza? ¿La misma coordina y orienta los elementos que cada reino necesita para su vida y progreso?

Ramatís: Sin lugar a dudas, pues en cada reino de la natu­raleza existe una conciencia psíquica instintiva, que acciona en determinada frecuencia vibratoria pero vinculada a la Mente Uni­versal. Le cabe específicamente perfeccionar las especies minera­les, vegetales y animales. Bajo tal dirección, ese psiquismo ins­tintivo amolda y apresura la evolución de los minerales para in­corporarlos a los vegetales, y éstos, los ajustan a la especie animal, providenciando definitivamente la contextura del organismo car­nal, anátomo-fisiológico, que debe servir al hombre.

8 Nota del Médium: Resumen de la "Introducción" de la obra Fundamentos de la Teosofía, de Jinarajadasa; "Los Maestros de la Sabi­duría, como son llamados, son almas humanas que con el transcurso del tiempo y en su constante progreso evolutivo, pasan de su condición de humanos a la de adeptos. Elevándose al Adeptado, el hombre adquiere el conocimiento en base a sus investigaciones y experiencias. El hombre que se hizo Adepto deja de ser un simple instrumento en el proceso evolu­tivo; ejerce, en ese proceso, la función de Maestro o Director, bajo la supervisión de una elevada conciencia, llamada en Teosofía: el Logos. Como colaborador del Logos, puede ver la naturaleza bajo el punto de vista del Logos y observarla como un ser humano, es decir, como si fuera su propio Creador. Esos Maestros de Sabiduría, esos agentes del Logos, dirigen el proceso evolutivo en todas sus fases, estando subordinadas cada fase a la vigilancia de un departamento especial, Jerarquía o la Gran Fraternidad. Conducen la modelación o la desintegración de la materia, tanto en los mares como en la tierra; dirigen la evolución y las caídas de las naciones, proporcionando a cada una, la antigua Sabiduría que pueden asimilar".

Es por eso, que la misma ciencia terrícola comprueba que existe una direc­ción, un sentido disciplinado y orientados en la cristalización de algunos minerales. Se observa una especie de "arquetipo" oculto, que además de proporcionar la necesaria composición química, confiere a los mismos, las características geométricas a cada tipo; por otra parte, se observa la distribución armoniosa de los colores y aspectos peculiares a cada especie.

Bajo ese orden previamente planificado por la Ley Divina, la conciencia instintiva acciona y dirige al reino mineral. Nada su­cede al acaso, existe un método en la creación, cuyos principios ahora la ciencia comienza a descubrirlos, eliminando de la vieja nomenclatura, la mística de los alquimistas. En cada mineral creado, se observan otras características, que por fuerza de va­lencias o tipos atómicos, le confieren una nueva cualidad o pro­piedad peculiar. Así, el cobre, además de su constitución pecu­liar, es un excelente conductor de la electricidad. La plata es só­lida y brillante, y el mercurio, siendo líquido, también es brillante a la temperatura normal. Por otra parte, es de sentido común que existe una gran diferencia entre dos minerales, como son el pe­tróleo, que se halla en estado líquido y el hierro, qué se encuen­tra en las entrañas de la piedra.

Pregunta: Esa conciencia psíquica que gobierna la evolución de cada reino, ¿tiene graduación, capacidad y accionar distinto?

Ramatís: Bajo el aforismo que dice, el psiquismo "duerme" en el mineral, "sueña" en el vegetal, "despierta" en el animal, "vive" en el hombre y "crea" en el ángel, es fácil de comprobar cómo difiere la acción psíquica si la confrontamos con el estado físico y la graduación evolutiva de cada reino en la naturaleza. Existe una considerable diferencia entre la capacidad, el poder y el resultado del progreso de la conciencia psíquica que acciona instintivamente en el mineral, cuya finalidad es dar forma única­mente con relación a la dirección psíquica responsable por la com­plicada fisiología del vegetal. Aunque se compruebe que el mi­neral aparentemente es sólido y estático, en su intimidad existe un incesante movimiento de partículas, cuya velocidad es supe­rior a los 200.000 Km./por segundo.

Esa diversidad, aún es mayor entre el accionar de la con­ciencia psíquica que dirige al reino vegetal, en paralelo con el reino animal, cuyas especies, desvinculadas del suelo, ensayan las primeras simbolizaciones sonoras y accionan en conjuntos afines, bajo el control de las "almas grupos".

Pregunta: ¿Qué debemos entender por "almas grupos"?

Ramatís: Cada especie que compone el reino animal, es un "todo vivo", gobernado por un centro de conciencia instintiva, que desde los primeros tiempos de la humanidad, Oriente, conoce por "alma grupo". Ese centro psíquico o "alma grupo" es el respon­sable por las características, temperamento, acciones y reacciones de cierta especie del reino mineral, vegetal o animal, tan bien descriptas y definidas en los compendios de la zoología terrícola.

Cuando más esmerada es el "alma grupo" de una especie animal, ave, reptil, pez o insecto, sus componentes conforman un cuerpo colectivo que demuestran tener más habilidad, adaptación o sen­sibilidad, debido a que el flujo que los dirige es mayor e inte­ligente.

Ejemplificamos; en el mismo reino animal existen subdirecciones psíquicas que rigen la formación, desenvolvimiento y pro­greso de los mamíferos, el cual se subdivide en nuevas direcciones o comandos grupos que controlan a los zorros, perros, elefantes y otros componentes. En forma idéntica, otro sub-comando o sub-dirección psíquica acciona con los insectos, que conforma las "al­mas grupos" de las mariposas, pulgas, langostas, escarabajos y otros, y esa forma, conforme a cada escala biológica y más o me­nos de acuerdo con los intentos de sistematización zoológica o Otológica que el hombre encuadró en sus escalas evolutivas.

Pregunta: ¿Qué diferencia existe entre "psiquismo director" y el "alma grupo"?

Ramatís: Cada psiquismo director es un "campo psíquico" total, que abarca, interpenetra, estimula, interrelaciona y perfec­ciona los reinos mineral, vegetal y animal. Cada reino posee su "psiquismo director" responsable de las creaciones y transforma­ciones que suceden en ese reino, así como también, orienta su traspaso hacia otro reino más evolucionado. El psiquismo del rei­no mineral determina la composición y configuración de todos los minerales del orbe; el psiquismo director del reino vegetal plas­mó las innumerables especies pertenecientes a la flora; el psiquis­mo director del reino animal es el responsable global de todas las especies zoológicas vivientes en la tierra, en el mar y en el aire.

Por lo tanto, el "alma grupo" es una dirección más personal, más particularizada, que gobierna a cada especie. En el reino mi­neral, por ejemplo, existe un "alma grupo" para cada tipo de mi­neral; en el reino vegetal el psiquismo acciona por medio de diver­sos sub-comandos psíquicos, conocidos por "almas grupos" que rigen la especie de los pinos, orquídeas, robles, palmeras o cedros; y finalmente, en el reino animal, gobiernan las "almas grupos" de las águilas, serpientes, palomas, elefantes, lobos y peces. Y, por existir diferencia de nutrición o experimentaciones psíquicas, el "alma grupo" de cierto tipo de mineral, vegetal o animales, aun pueden sub-establecer direcciones psíquicas menores, con la finalidad de cuidar y desenvolver especies variadas del mismo género. De ahí el motivo, porque la ciencia botánica clasificó, en el reino vegetal, tipos que se afinaban por características semejantes, destacando menor o mayor compacticidad del leño; tonalidades o durabilidad, tipos de reproducción y usos, como se diferencian científicamente las rosáceas, legumi­nosas y otras.

Mientras el psiquismo director dirige y estimula la vida ins­tintiva del reino vegetal o animal, el "alma grupo" trabaja y di­rige con más particularidad a cada tipo de especie, definiéndoles las propiedades que cumplen determinada función en el plano global de la creación del mundo físico. Como el hombre repre­senta la síntesis de todas las escalas evolutivas, su psiquismo sen­sibilizado, lo predispone y orienta para adquirir otras nuevas ex­periencias.

Pregunta: Nos agradaría comprender con más profundidad el tema tratado. ¿Podéis atendernos?

Ramatís: Mientras el "alma grupo" de los peces tipo tenca, sólo consigue proporcionarles la mejor orientación posible para sobrevivir, estimulándoles el instinto de defensa o fuga, nutri­ción o procreación, el "alma grupo" de los delfines, más evolu­cionado, les da condiciones para adquirir hábitos a través de en­trenamientos, lo que indica que ya poseen una inteligencia rudi­mentaria. Bajo igual diferencia, podemos observar al topo que se empeña en cavar túneles en la tierra y que simboliza a la es­tupidez humana; sin embargo, el mono, bajo la acción de un psiquismo más elaborado de su "alma grupo", consigue realizar proezas equivalentes a una criatura en la edad preescolar.

Pregunta: ¿Nos podéis decir si algunos animales son espíritus que experimentan organismos para alcanzar la condición humana?

Ramatís: Es conveniente saber que el espíritu es ya ana in­dividualidad, un centro de conciencia particularizada, con la ca­pacidad analítica de sentir y saber que existe por medio de su propio raciocinio. Mientras tanto, el animal vive y siente a través de su "alma grupo", la que podría considerarse el espíritu global de la especie a que pertenece. Por eso, el perro y todos los otros perros accionan y reaccionan de la misma forma y entendimiento, sin tener acciones definidas aparte, que lo distingan de su "alma grupo". Para que un perro o un caballo accionen en forma indi­vidual, con características diferentes a los demás componentes de su alma grupo, que reiteramos, sin reacciones colectivas, tendrían que tener o poseer alguna sustancia mental, que es la base fun­damental del raciocinio, y consecuentemente, el principio que permite la elaboración de una conciencia particularizada. Aunque el paño de fondo de la conciencia psíquica colectiva de los rei­nos y de las especies de los seres del mundo, como la concien­cia individualizada de los hombres, sea la propia Conciencia de Dios, nuestro intento es esclareceros que en la nomenclatura tras­cendental existe una perfecta distinción entre el "psiquismo" que es la base de la vida espiritual, y el "espíritu", entidad particula­rizada en el tiempo y el espacio.

Pregunta: Entonces, ¿qué nos podéis decir del organismo car­nal del hombre?

Ramatís: El organismo carnal del hombre es la expresión fi­nal de todos los "tests" y experiencias del psiquismo después de los múltiples pasajes a través de los diversos reinos de la natura­leza, y especialmente, por el reino animal, hasta lograr la meta­morfosis de la conciencia humana.

En la figura del mono, la sabiduría del psiquismo todavía es instinto que preserva e imita; jamás crea y resuelve los problemas más simples. Le falta la riqueza de la simbolización, que es la base del pensamiento intuitivo y lógico; además, la sustancia que irri­ga los lóbulos frontales es mínima, lo que le impide la síntesis y el análisis de conceptos, fundamentos de la razón necesaria para la condición humana, que determina su dirección hacia la condi­ción arcangélica en el futuro.

En consecuencia, existe una relación entre la estructura or­gánica y el nivel evolucionado del ser, cuyo éxito para manifes­tarse, requiere una organización que corresponda a las activida­des mentales y también espirituales. Mientras tanto, los animales no son espíritus definidos o entidades concientes sino seres vincu­lados al "alma grupo" de la especie, por cuyo motivo sus acciones y reacciones son peculiares a todos los componentes de la mis­ma especie.

Pregunta: ¿Nos podríais dar algunos ejemplos?

Ramatís: Existe una instintividad única en una manada de lobos, de cerdos, elefantes, bandada de pájaros, cardúmenes de peces o grupos de cobras. En tales casos, no existe fragmentación del psiquismo colectivo, o del "alma grupo"; pero, la reacción es semejante e idéntica en cualquier miembro de la misma especie, sea cual fuere la situación de defensa o ataque para sobrevivir. Es el caso de los peces; la reacción de un pez en el océano Atlán­tico, Pacífico o Indico, es exactamente la misma, sólo o en cardú­menes, porque bajo el estímulo global y coordinador de su "alma grupo", sólo manifiesta una reacción colectiva idéntica o seme­jante. La precisión con que actúa la acción global del "alma gru­po" en las especies es muy reconocido, porque todos los salmo­nes saltan en el agua y nadan contra la corriente en los ríos de la América del Norte en la época del desove; "todas" las abejas construyen sus celdas de miel bajo la misma escala matemática; "todos" los horneros hacen sus casas de barro con la entrada en posición contraria a los vientos fuertes y "todas" las hormigas poseen el mismo instinto de orientación.

En consecuencia, para que un lobo, una gaviota o un pez, manifiesten reacciones diferentes a los demás miembros de su especie, sería necesario que tuvieran alguna noción particular de si mismo, que los hiciera, reaccionar algo diferente del instinto psíquico global de su "alma grupo". Los animales salvajes mani­fiestan reacciones unísonas y semejantes, en cualquier circunstan­cia de defensa, agresión, nutrición o procreación, porque los miem­bros de la misma especie constituyen una sola vestimenta carnal o física de su "alma grupo", a pesar de vivir por partes separa­das sobre la tierra. El oso blanco de los polos, el oso pardo de la floresta africana, el león del Sahara o el tigre de la selva de la India, el águila de los Alpes o el cóndor de los Andes, accionan de un modo instintivo y de acuerdo a su alma grupo, a pesar de la diferencia existente entre latitudes y climas geográficos.

Pregunta: Sin embargo, se observa en ciertas aves y animales una diferenciación individual, que los hace resaltar de su grupo afín, ¿no es verdad?

Ramatís: Cuando se trata de especies salvajes, sin contacto con la influencia del hombre, sólo les acciona el instinto global, que los orienta hacia una conducta eficaz para poder sobrevivir. Entonces, es de sentido común, que bajo la acción de su "alma grupo", todos los pájaros, animales e insectos, manifiesten su sen­tido protector ante la inclemencia del tiempo o manifiesten ca­pacidad para asegurar su alimentación, pero siguen siendo uni­dades físicas que son dirigidas por el instinto específico de la di­rección grupal y psíquica.

Después que los animales ultiman sus experiencias determi­nadas y coordenadas por su "alma grupo", comienzan a manifes­tar las primeras oscilaciones o características individuales, las que delinean o esbozan alguna acción o reacción individualizada en cualquier componente de la misma especie. Terminado el curso de la instintividad global y psíquica, regida por el "alma grupo" de ciertas especies del reino animal, entonces se inician las pri­meras fragmentaciones o diferenciaciones psíquicas en el animal o en el ave, lo que puede ser desde un principio de pasión, sim­patía o antipatía, que discrepa de los demás miembros del con­junto. 9

Pregunta: ¿Qué animales serían los que podrían vislumbrar algunas nociones de razonamiento, bajo el aspecto mental que nos habéis mencionado?

Ramatís: Actualmente, el elefante, el caballo y el mono ma­nifiestan algunos reflejos de inteligencia, pues a través de un en­trenamiento adecuado adquieren orientación, diferencias instinti­vas semejantes a las conciencias humanas en la fase de la infancia física, Respecto al afecto casi humano, en algunas oportuni­dades ha sido demostrado por parte de algunos animales, lo que manifiesta una sensibilización fundamental en la esfera del sen­timiento. Los diarios de vuestro mundo mencionan el caso de al­gunos gatos que simpatizan con los ratones, perros que crían ga­tos, y hasta monas que crían cachorros de tigres. Innumerables casos demostraron el afecto poco común del animal por su due­ño. El ejemplo típico fue el perro del genial Mozart, que se negó a abandonar la tumba, prefiriendo morir de hambre.

Además, debéis tener conocimiento por medio de las noticias divulgadas por los diarios y revistas, que los caballos demuestran una mayor capacidad intelectiva para asimilar con facilidad las enseñanzas proporcionadas por sus dueños, efectuando cálculos aritméticos, cuando no demuestran sentimientos que son dignos de mencionar por su elevada manifestación.10

Pregunta: ¿Nos podríais facilitar algunos ejemplos respecto al proceso de diferenciación de los animales que pertenecen al mismo grupo y que demuestran cierta individualización, después de domesticados?

Ramatís: Una manada de lobos, por ejemplo, que nace en el ambiente civilizado del hombre, se desvincula de a poco, de la rí­gida dirección del psiquismo de su "alma grupo", debido a los estímulos, iniciativas y disciplinas, propios de la vida en contacto con los humanos. Los miembros de esa manada comienzan a reac­cionar en forma más individual, aunque sin mayores relieves, pero siempre bajo la influencia cotidiana de sus dueños y del ambiente donde viven. Es de sentido común que un perro maltratado por un dueño irascible, violento y cruel, ha de modelar una actitud particularizada, en forma totalmente diferente al perro que vive acariciado por la mano de la criatura cariñosa. El cariño o el castigo, la tolerancia o el despotismo, el tratamiento afectivo en la enfermedad o la negligencia en la enfermedad del perro domes­ticado, influyen fuertemente en sus hábitos. El alimento condi­mentado, caliente o frío, cocido o crudo, despierta en el animal reacciones, defensas y recursos metabólicos muy diferentes a las costumbres de los demás componentes de su especie, que obede­cen al "alma grupo" colectivo.

El dominio del hombre, la inseguridad en un medio extraño a su índole selvática, le anulan todo impacto instintivo y de so­brevivencia natural; por eso, el lobo domesticado está obligado a poner en acción recursos que están más allá de su acostumbrada acción de su "alma grupo". El viejo lobo, valiente, feroz, libre y guiado instintivamente para solucionar sus necesidades biológicas, entonces se transforma a semejanza del perro golpeado, agotado y temeroso, puesto que pierde gran parte de su característica ins­tintiva, modelada por el entrenamiento compulsorio del hombre, en un tipo dócil y obediente, diferente a su especie original.

Pregunta: ¿Cómo podríamos percibir con más precisión ese hecho?

Ramatís: El animal salvaje es violencia y agresividad en de­fensa de su cría y de su propia vida, y que después del período del celo, acostumbra a aquietarse. Bajo la fuerza activa de su "alma grupo", tanto las fieras como las aves arrojan a sus hijos un poco crecidos fuera del nido. Ello es instinto global y único de las unidades de la misma especie o raza; pero, debido al con­tacto con el hombre, que le controla las tendencias primitivas bajo el ambiente refinado, el instinto feroz tiende a disminuir y a de­bilitar su violencia. El lobo salvaje, una vez domesticado vive más tiempo con su cría, y pierde el instinto de arrojarlo fuera a causa de las facilidades que le otorga el hombre, creando un nue­vo comportamiento que lo distingue fácilmente de los hábitos de su raza, aún salvaje.

9 Párrafo extraído del Cáp. I "La Evolución de la Vida y de la Forma", de C. Jinarajadasa, de la obra Fundamentos de la Teosofía-, "De la misma forma que un organismo individual es la unidad de un grupo más amplio, también la vida que se oculta en lo íntimo de ese organismo hace parte de un "alma grupo". Detrás de los organismos del reino vegetal existe un "alma grupo" vegetal, reserva indestructible de las fuerzas vitales que se hacen cada vez más complejas, dando lugar a nuevas formas vegetales. Cada unidad de vida de esa "alma grupo", cuando aparece en la tierra como organismo, viene provista de la suma total de experiencias adquiridas por toda la especie. Cada unidad, por la muerte del organismo, vuelve al "alma grupo" y aporta, como contribución, lo que adquirió en capacidad de reacción, conforme a métodos nuevos y a las excitaciones exteriores. Lo mismo se observa en el reino animal; cada especie, cada género, cada familia tiene su comportamiento especial en el “alma grupo” colectiva".

10 Los famosos caballos blancos de Francia fueron una irrefutable muestra de capacidad casi humana. Considerando que los caballos comien­zan a demostrar alguna cosa diferente y superior a su simple instinto, aproximándose aparentemente al raciocinio humano, es evidente que en base a la fiebre comercial de los mataderos de caballos, en conciencia, se vuelve un caníbal quien come carne de esos consagrados amigos del hombre. Si comprendemos que el caballo comienza a demostrar indivi­dualización, comerlo, entonces ¡es un acto de antropofagia!...

Cuando son perseguidos, arrojados fuera de los hogares, ape­dreados por robar carne para su alimento, repudiados por el asma bronquial, eczema, sarna y tuberculosis, y soportando la alimen­tación caliente y cocida, aderezada y tóxica, los animales domés­ticos, perros y gatos, y hasta los caballos, dejan percibir la angus­tia e intranquilidad que tienen de vivir junto al "rey de la creación"; ¡el hombre hecho a la imagen de Dios!... Aún así, los ani­males domésticos, bajo el dolor y el sufrimiento, apresuran el psiquismo a pesar de toda esa amargura y mal trato y comienzan a despertar el sentimiento, ante la necesidad de adaptarse a las condiciones adversas, a las problemáticas, y a las sorpresas de la vida doméstica.

Pregunta: Suponemos que no existen fronteras o líneas divi­sorias definidas entre los diversos reinos de la naturaleza; ¿no es verdad?

Ramatís: Existe una constante y sucesiva evolución desde el reino mineral hasta el reino hominal. En cada reino observamos una graduación que va de lo más simple hasta lo más complejo; de lo menos organizado a lo más organizado; de lo menos sensi­ble a lo más sensible, demostrando los diversos grados evolutivos, como los pasajes gradativos de un reino hacia otro.

Sin querer tener aire de romancismo, os recordamos que siem­pre existe un vínculo oculto y trascendente, que acciona en la in­timidad de la vida, con la finalidad de dirigir las fuerzas creado­ras, embelleciendo y perfeccionando todas las manifestaciones y expresiones del universo. Siendo así, la belleza del color mani­festada en las piedras preciosas, como zafiro, esmeralda, amatista, rubí o topacio, después de una prolongada experimentación de la conciencia psíquica en el reino mineral, evoluciona, manifestán­dose con más libertad en la variedad caleidoscópica de los incon­tables tipos de flores. Y, las flores vivas y perfumadas, balanceán­dose en las ramitas de los vegetales, nos recuerdan a un conjun­to de inquietas piedras preciosas. Más aún, parecería un nuevo triunfo de la naturaleza cuando las coloridas e inquietas maripo­sas, en jubilosa libertad, recorren los campos, simbolizando a las preciosas flores, cuya vida pende de la ramita de un vegetal. He ahí porqué el hombre siente que existe una eterna manifestación de belleza en todas las formas del mundo, bajo la íntima acción del psiquismo creador.

Pregunta: De acuerdo a vuestras explicaciones, ¿él psiquis­mo aprende viviendo con las formas del mundo físico, o bien, las formas del mundo son las manifestaciones del psiquismo?

Ramatís: Ya lo hemos dicho; el psiquismo es el que plasma las formas del mundo, así como el científico no evoluciona bajo la acción de las formas del laboratorio, mas el laboratorio es su creación y el camino para progresar, en el constante contacto con las substancias que experimenta. El Psiquismo es el que elabora todas las formas del mundo físico e interviene en la actividad morfológica creadora, efectuando experiencias y promoviendo ini­ciativas para alcanzar el perfeccionamiento impuesto por la Creación.

Todo evoluciona y se transforma alcanzando expresiones más perfectas, donde se justifica el postulado de algunos eminentes científicos terrenos que dicen: "Nada se crea ni se pierde, todo se transforma". La piedra se sublima en el vegetal, el vegetal en el animal, y éste en el hombre. De ahí que la tortuga se parece a la piedra que flota en el agua, la langosta saltona se confunde con las hojas verdes, por lo cual, mariposas, insectos y reptiles se confunden con las plantas y el color de la tierra, debido al co­nocido fenómeno del mimetismo. En verdad, donde termina un reino comienza el otro, pero, íntimamente ligados por una con­ciencia psíquica que acciona instintivamente en la dirección de todas las especies, teniendo por finalidad la evolución y la belleza de las formas.

Pregunta: ¿Nos podríais exponer otras nociones sobre esa sa­biduría psíquica e innata que acciona en el reino animal?

Ramatís: En realidad, lo que se presume que es la natura­leza, no es más que la manifestación de la Sabiduría del Psiquis­mo, que no dirige al acaso, sino que crea, coordina, orienta y per­fecciona a las especies de los reinos, bajo su responsabilidad.

Ella es la que enseña a las abejas a construir su colmena, bajo avanzados principios de geometría y matemática, o la araña, que teje su tela desafiando a la ingeniería humana, en lo que se refiere a la masa, peso y medida. Simultáneamente provee a las abejas los medios de defensa contra los insectos invasores de la colmena, así como también, elabora la sustancia antiséptica para evitar el deterioro de la miel; como instruye a la araña para atrapar a su presa y poder sobrevivir. Las diversas manifestacio­nes de la vida de aves, insectos, animales y reptiles demuestran que esa naturaleza prodigiosa no es más que una inteligencia si­deral en acción; un psiquismo sabio, que promueve los recursos de movilidad, instinto defensivo y estrategia, que se complemen­tan con los medios apropiados de ataque y protección.

Aquí se manifiesta la admirable mecánica en la elaboración o fabricación de cuernos, picos, dientes, uñas y garras; allí, esa ingeniería calcula con precisión el tamaño de las alas de cada in­secto, ave o pájaro, promoviendo con habilidad la distribución de su peso para deslizarse suavemente por los aires, como así tam­bién, en lo que se refiere a la velocidad, seguridad y forma de posarse sobre el suelo o los altos peñascos. La técnica de la elec­tricidad se halla presente en los centros captadores y receptivos, comprobados a través de las antenas de las hormigas, escaraba­jos y tantos otros insectos; el radar que tanto asombro como des cubrimiento de la ciencia terrena, es privilegio exclusivo del mur­ciélago, usando el sonar de las puntas de los dedos, como si fuera un submarino moderno; el pez eléctrico y las anguilas, pa­ralizan a la presa a través de descargas, facilitando su medio para sobrevivir. El arte de la química se manifiesta en la fosforescen­cia de las luciérnagas, algas y otras especies; los tóxicos son pro­cesos comunes a las arañas, escorpiones y cobras, que tienen el privilegio de fabricar su propio veneno, como respetable recurso de defensa.

Por todo ello, el hombre nada inventa, sólo descubre lo que la naturaleza realizó y que se manifiesta aparentemente en forma eventual o intuitiva, pero profundamente lógica, inteligente, pro­ductiva y, sobre todo, directiva.

Pregunta: ¿Nos podríais citar algunos ejemplos del reino ve­getal?

Ramatís: Bajo un aspecto generoso y providencial, esa Sabi­duría Psíquica asegura la continuidad de las especies, modelando en las plantas los órganos que se afirman en el suelo o en las paredes, como así también, es el típico caso de las espinas, ver­daderas garras que hieren y protegen a ciertas flores contra los elementos exteriores que intentan su destrucción. Se orienta el vegetal por el fenómeno del tropismo, por el cual, los vegetales del género de las borragináceas, cuyas flores se orientan hacia la luz del sol; las raíces geotrópicas se orientan en determinada dirección bajo la influencia de la gravedad o los tipos hidrotrópicos que buscan el agua. La diseminación del polen de las flores es una demostración y una seguridad para perpetuar la con­tinuidad de la especie; unas veces la deposita en las patitas de los insectos, otras, cuando los animales y aves rozan las flores, transportando el precioso medio; en fin, todos los seres en una u otra forma, contribuyen a que todas las especies puedan sobre­vivir. En un admirable sistema, las flores resaltan por su fasci­nante color y por el atractivo y embriagador perfume, cuya fina­lidad es atraer la atención de aquellos que han de propagar el polen, siempre con la finalidad creadora. Las especies carnívoras también utilizan sus artes seductoras, que finalmente atrapan a los imprudentes insectos para su alimentación. 11

Finalmente, una vez terminadas sus experiencias desde el reino mineral hasta el reino hominal, la Conciencia Psíquica cada vez más evolucionada y capacitada en su sabiduría instintiva, termina la peregrinación evolutiva global, para dedicarse con más particularidad en el hombre, bajo el control del complejo meta­bolismo, que la ciencia terrícola todavía no consiguió descubrir en su plenitud "psico-física".

Pregunta: ¿Qué enseñanza nos podéis dar referentes a la ac­ción instintiva y controladora de la Conciencia Psíquica sobre el metabolismo del hombre?

Ramatís: Bajo la envoltura exterior del hombre, se encuen­tra el genio invisible de la Sabiduría del Psiquismo, ignorado aún por los más renombrados científicos de vuestro mundo, que juz­gan "a priori" la inexistencia de Dios, pero tampoco saben en­contrar otra solución a la vida, que sobrepase su
11 Nota de Ramatís: La dirección psíquica del reino vegetal, por ejemplo, a través de entidades conocidas por las leyendas terrenas, como gnomos, salamandras, silfos, hadas y elementales, vitalizan, condensan y perfeccionan las incontables especies de plantas, árboles, flores, hierbas o frutos que se determinan para fines sublimes. Esas entidades, obedecen a planos inteligentes, trazados por espíritus responsables por el progreso del reino vegetal, en concomitancia con el reino mineral.

imperfecta y primaria negatividad humana. Después de las multimilenarias ex­periencias por los reinos de la naturaleza, la Sabiduría Psíquica manifiesta en la intimidad humana su conocimiento y habilidad adquirida, haciendo crecer cabellos, uñas, dientes, huesos, ner­vios y músculos; elabora linfa, sangre, hormonas, fermentos, bilis, insulina y jugos gástricos; providencia la drenación renal y filtración hepática, la producción de enzimas, activa el movimien­to peristáltico del intestino, regula la presión de la vesícula, o con­trola la abertura del píloro. Substituye las células y los tejidos gas­tados, elimina o desintegra los eritrocitos que ya no tienen fun­ción en el bazo, quema el exceso de glucosa, ejerce acción tera­péutica, cicatrizante y antiséptica ante la primera herida en el cuerpo humano, aunque todo este procedimiento sea ignorada por la persona.

Todo ello es efectuado sin el conocimiento consciente del hombre, que además no interfiere con sus actividades cotidia­nas. Mientras se mueve por las calles o trabaja en su ocupación diaria, en su intimidad corporal, el genio psíquico continúa ela­borando, controlando, rectificando, y por encima de todo, per­fecciona la maravillosa armadura, que alcanzará el futuro ángel.

Pregunta: Finalmente, según se desprende de vuestras mani­festaciones, el hombre es el resultado final o superior que arrojó la acción del Psiquismo a través de los reinos de la naturaleza, es decir, la constante metamorfosis de las especies inferiores hasta culminar en la máxima y superior, que es el hombre, ¿no es ver­dad?

Ramatís: Realmente, la Naturaleza Divina invierte millones y trillones de años para elaborar la maravillosa maquinaria car­nal, que sirve para que el espíritu individualizado organice la mente humana y se manifieste en los procesos educativos, a través de periódicas encarnaciones, cuya función es similar a las insti­tuciones pedagógicas. La materia, entonces, se sublima hasta organizar el cuerpo físico, y además, es el resultado de un trabajo minucioso y adecuado para la vida de relación y comunicación del hombre. Esa organización camal es el producto de una larga y selectiva elaboración a través de los reinos de la llamada natu­raleza, los que funcionan como si fueran verdaderos laboratorios de experimentaciones creadores, que van desde el protozoario al animal, del hombre al arcángel.

Es verdad, ese recorrido es inmenso y casi imperceptible, sintetizando, podríamos decir, que el mineral, más tarde, pasa por el laboratorio vegetal y termina modelando, definitivamente una vestimenta carnal, compatible para un Cristo Jesús. En el convencionalismo del tiempo y el espacio, todavía es más extensa y laboriosa la senda a recorrer por la centella espiritual del hombre, respecto a su consciente responsabilidad creadora en el seno del universo. Jamás la mente humana podrá concebir la escala al infinito, que toda alma debe recorrer para alcanzar la metamorfosis indescriptible desde el ser humano hasta alcanzar la condición de un arcángel, señor de las galaxias.

¿Quién podría definir y evaluar, en medidas comprensibles para la mente humana, el camino recorrido por el binomio "alma cuerpo", desde la sensación, a la irritabilidad, de la irritabilidad al instinto, de éste a la inteligencia, de la inteligencia humana a la sabiduría angélica, a través de los incontables "Manvantaras" o "Grandes Planos", que abarcan desde la creación hasta la extin­ción de los universos físicos?

Átomo por átomo, molécula por molécula, célula por célula se organizan los sistemas solares, y de auscultación tras auscul­tación, experiencias tras experiencias, constantemente repetidas y recapituladas, el Psiquismo, después de interpenetrar el uni­verso y subdividirse por los orbes y reinos del mundo, en fre­cuencias que se ajustan a los más variados fenómenos, crea y modela nuevos dioses, en una apoteosis creadora, aumentando eternamente la corte del Magnánimo Señor y Autor de la Vida.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   32

similar:

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMucho de la falta de la proclamación del evangelio tiene que ver...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon2. Existe en todo el cosmos la escala sonora de los siete tonos;...
«Este era en el principio con Dios». «Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho». «En...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon1. Elige la opción correcta en cada caso y completa el texto con tus conclusiones
«Que haya luz». Y hubo luz (Gn 1, 1-3). La luz fue el requisito básico para dar forma al mundo

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconRamatís La Vida Más Allá de la Sepultura

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMauro: Desde la matriz aqal no se puede explicar en términos de “sincronicidad”...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconImportancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la...
«We have here indeed what may very probably be the most complex type of event yet pro-duced in the evolution of the cosmos»

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconCelebración Eucarística clausura del mes del matrimonio y de la familia...
...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconL ectura del Evangelio según san Lucas

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconLa Parábola del Sembrador representa perfectamente los diversos matices...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...






© 2015
contactos
l.exam-10.com