Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos






descargar 1.21 Mb.
títuloRamatís El Evangelio a la Luz del Cosmos
página32/32
fecha de publicación08.04.2017
tamaño1.21 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   32
8. Por ello es que Jesús siempre advertía que había hombres que "tenían ojos y no veían y tenían oídos y no escuchaban", los que subesti­maban las profecías y el aviso de la espiritualidad, mientras pier­den los excelentes caminos para la renovación y liberación de los mundos materiales.

Pregunta: ¿Nos podría agregar algo más el hermano Ramatís, sobre el actual momento que vivimos respecto al examen del "juicio final", profetizado desde los tiempos bíblicos?

Ramatís: En el pasaje evangélico, (Apocalipsis, capítulo XXII vers. 11) dice: "El que daña, dañe aún; el que está en suciedades, ensúciese aún y el que es justo, sea un justificado; y el que es santo, sea un santificado".

Bajo tal concepto, a nosotros nos parece que el Maestro Jesús se está refiriendo a la humanidad que aún tiene dudas entre el bien y el mal, habiendo indicado que en la época de los "tiempos son llegados" y el "juicio final" existen extremos antagónicos, don­de el sucio podrá quedar sucio, mientras que el santo encontrará aún nuevos caminos para manifestar siempre su santidad. Todos ello nos hace incidir sobre la parábola del trigo y la cizaña, que ambos crecen juntos y con sus raíces entrelazadas de tal forma que sólo pueden separarse cuando alcanzan la madurez.

Es por ello que mientras la humanidad terrícola se vanaglo­ria por el hecho incomún de haber pisado el suelo de la luna, que, sin duda, enriquece la actividad humana con los evolucio­nados computadores y "robots" y que además, domina la fabulosa fuerza de la energía atómica; sin embargo, lo paradójico es que los dos tercios de esa humanidad retornan mental, psíquica y físi­camente hacia las costumbres y vida de los hombres de las ca­vernas.

8 La Bestia apocalíptica representa el alma global e instintiva de todas las manifestaciones corruptas, las mismas accionan solapadamente sobre las criaturas negligentes y les ajusta las emociones contraproducentes a fin de estimularlas hacia la insania, la corrupción y la inmoralidad general. El reinado de la Bestia, como así también el de Satanás, implican la existencia de súbditos, que son los Rozadores de las bacanales lúbricas que terminan saturando al espíritu en un orden inferior, totalmente anima­lizado. Párrafo extraído del capítulo VII, "La Bestia Apocalíptica", de la obra de Ramatís; Mensajes del Astral, 3a edición, Editorial Kier S.A., Bs. As.

Pregunta: ¿Nos podríais explicar un poco mejor esa situación antagónica?

Ramatís: Toda actividad y manifestación de la vida humana, en la actualidad, alcanza extremos paradójicos en todos los sec­tores, sea la ciencia, filosofía, política, arte, moral, relaciones sociales y hasta terapéuticas. Existe un magnetismo en los seres, que los atrae selectivamente y se sienten en la misma frecuencia, tanto para hacer el bien como para el mal. Simultáneamente, se presenta un clima y deseos antagónicos y excéntricos que las criaturas de moral y disciplinadas pueden alcanzar fácilmente el extremo de la santidad, mientras que los entregados desenfre­nadamente a los vicios, pasiones y sexo, alcanzan la más ignomi­niosa degradación 9.

Surge una atmósfera apasionante y llena de oportunidades para los corrompidos, viciados y pecadores que pueden entregarse a las mayores bajezas y sórdidas actividades bajo el sofisma del existencialismo. Es la total inversión de los valores, que estimula a las personas hacia la libertad de conceptos en relación a la convivencia, aceptándose sin censura alguna aquello que es vil y degradante, cuya generalización en el mundo moderno alcanza rápidamente a las clases conservadoras. El debilitamiento de las costumbres por causa de la liberación de los instintos, entusiasma y confunde, trayendo aparejado un retroceso hacia las costumbres del hombre de las cavernas, y conforme dice la Biblia, obedece a todos los imprudentes y abominables. Esa animalidad poco a poco impone su linaje inferior y anula las fuerzas superiores del espíritu en consonancia con el estado vibratorio actual, donde se justifican las aberraciones, corrupciones, perversidades y vicios en un censurable olvido sobre la belleza de la vida espiritual. En fin, el reinado de la Bestia satisface las sensaciones inmediatas, como es la degradación del sexo. Bajo denominaciones agradables y terminologías brillantes, así como también, rebuscadas concep­ciones filosóficas, las mayores discrepancias de orden moral son aceptadas a cuenta de liberación psicológica del ego, en el sofis­ma de crear una nueva y superior doctrina. Es el momento en que las costumbres, las convenciones y tradiciones tan duramente conquistadas y que demarcaron el pudor y la sensatez, son arra­sadas a cuenta de concepciones obsoletas y de preconceptos ton­tos, en donde la anarquía y la emancipación humana del presente siglo se confunden bajo el concepto de la autenticidad.

Pregunta: ¿Podríais ofrecernos algunos ejemplos convincentes y, a su vez, que nos expliquen esa situación excéntrica del retorno a la era de las cavernas?

Ramatís: La humanidad materialista se pasó del límite, pues­to que obedece al excesivo culto de las formas y de los placeres, cuyo desgaste es causado por el sensualismo de la vida animal y el epicureismo del intelecto. La técnica y la ciencia del mundo proporcionaron una convivencia agradable, confortable y refinada del cuerpo carnal, relegando al olvido, el motivo espiritual y esencial de la existencia humana. Las religiones del mundo se transformaron en instituciones de negocios y conveniencias polí­ticas, cuyos componentes luchan y se someten a los principios, para alcanzar los puestos jerárquicos, o buscan el poder, para el cultivo específico de los bienes materiales.

En base a esa tremenda saturación provocada por la medio­cridad de la vida, que satisface únicamente las sensaciones del físico y exceptúa los motivos superiores de la espiritualidad, decae en buena parte el sentido humano, el que pasa a ser domi­nado por las excentricidades y seudo novedades. Por lo tanto, el ciudadano terrícola de la actualidad invierte los valores tradicio­nales y elimina la línea demarcatoria de lo genial y de lo vul­gar, de lo auténtico y de lo falso, de lo cierto y de lo errado, de lo bello y de lo calamitoso, de lo sano y de lo enfermo, del pudor y de la libidinosidad. En la esfera de la pintura, la obra sublime de Ticiano, Rubens, Da Vinci o Murillo, es tildada de anacrónica,
9 Nota del Médium: Para no entrar demasiado en detalles por lo citado por Ramatís, bastaría analizar el éxito que hace muy poco tiempo tuvo la obra y la película "El Ultimo Tango en París" en que recibieron elogios por el supuesto arrojo con aire de liberación, donde un actor sofisticado, pero de cierta responsabilidad, y una joven ninfomaníaca, redoblaron sus escenas más libidinosas y degradantes, cuya finalidad era dar un mensaje cinematográfico sobre el séptimo arte. Además, en la actualidad existen lugares y librerías apropiadas, que venden a muy buen precio la corrupción impresa y fotográfica de la pornografía, sin entrar a detallar, los magazines y cassettes grabados con la expresión más baja que pueda concebirse y que por otra parte, es bueno tener presente, ya comienza a introducirse ingenuamente en los hogares a modo ¡de reírse... un ratito...!

y por demás académica, subestimada por el entusiasmo de los tontos innovadores del arte teratológico, que abundan y afincan su meta en las deformaciones anatómicas. Siendo así, los espíritus primarios, sin tener aprendizaje del diseño, pasan a ser conside­rados genios en su arte, semejantes a la del hombre de las ca­vernas, en una indeseable patogenia pictórica. En verdad, se con­funde primitivismo con libre expresión del arte.

La sublime música de un Mozart, Liszt, Beethoven, Bach o Chopin se deteriora bajo las improvisaciones mercenarias, o se nivela a la histeria de los sonidos sin melodía alguna, mientras sus intérpretes multiplican sus movimientos circenses del cuerpo sudoroso. Las filosofías sustentadas por Sócrates, Platón, Spinoza y otros, que se han dedicado con esmero a lo superior, respecto a los orígenes y destinos de los entes creados por Dios, en la actua­lidad, son apabulladas por cínicos y excéntricos filósofos moder­nos, que en un lenguaje escatológico, pregonan el culto de un existencialismo sexual y lascivo, que anula los valores íntimos de la familia y conduce a los mismos hacia el vicio de los tóxicos, a fin de compensar el vacío y la aparente inutilidad de la vida física. La ciencia, cuyo deber es amparar al ciudadano y velar por la evolución del mundo, en base a su desmedida ambición mercenaria, promueve las guerras para el consumo v la fabrica­ción de armas, modela y crea nuevos robots electrónicos, que des­trozan a millares de criaturas y entusiasman a las jerarquías mi­litares, para la gloria efímera de poseer las condecoraciones de hierro fundido. Surgen los psicólogos como hongos en día de llu­via, convenciendo a la sociedad para las prácticas grupales, don­de algunas de ellas alcanzan el grado de lo lascivo en su apli­cación psicoterápica, en lo que respecta al acto creador de la procreación como avanzada de tratamiento científico.

La serena y majestuosa figura de Jesús, el hombre sublime e incomún, se encuentra alterada en grado sumo por la caricatura cinematográfica de un líder revolucionario y hambriento, que sustentan las filosofías hippies. Bajo la fascinación de la "Bestia", vaticinada por Juan Evangelista, las absurdas sugestiones y no­ciones son recibidas con creciente entusiasmo por parte de los realistas del siglo atómico. La emancipación espiritual pasa a comprenderse como libertad del instinto animal y, en consecuencia, se multiplican los antros de placeres y del juego, se crean nuevas fábricas de alcoholes, degenerase la carne joven, recién salida de la escuela primaria, exponiendo provocativamente los contornos anatómicos, hábilmente dirigida por cínicos diseñado­res. Se enriquecen los fotógrafos especializados en resaltar los ángulos lascivos de la mujer; se desintegra la familia por falta de convivencia íntima y afectiva, las mujeres pobres tiemblan de frío delante de los vestidos decorados con joyas y ostentados por cria­turas de la alta sociedad, a fin de ayudar a los olvidados de la suerte.

Mientras sucede todo ello, los psicólogos y filósofos senten­ciosos, ironizan la "ingenua" belleza moral pregonada por el Evan­gelio, mientras difunden el precioso tecnicismo que fascina a los incautos, puesto que argumentan que se encuentran en la época de la emancipación del hombre y de su liberación de las virtudes, que no dejan de ser preconceptos obsoletos, que sólo se aplica­ban en épocas pasadas. Mientras tanto, tales liberadores de la instintividad inferior ignoran que están siendo observadas y com­probadas todas las "señales de los tiempos" y que fueron previs­tas por los profetas bíblicos. La humanidad terrícola ya vive en el vórtice arrasador del "Fin de los Tiempos", del "Juicio Final" y de la "Bestia del Apocalipsis".

Pregunta: ¿Podríais describirnos esos "signos de los tiempos" predichos hace más de dos mil años y que nos prueben con exac­titud, "Los Tiempos son llegados", el "Juicio Final" y el adveni­miento de la "Bestia" citada en el Apocalipsis de Juan?

Ramatís: El tema citado por vosotros lo hemos detallado en la obra Mensajes del Astral en el capítulo "Los tiempos son lle­gados", por tal causa nos limitaremos a señalar los principales motivos o signos que mejor inciden en los hechos fundamentales del período cabalístico del "Fin del Mundo" o la modificación de la humanidad con el reajuste del planeta tierra. Los profetas bí­blicos y también los sensitivos dicen que, en la hora apocalíptica, deberán producirse las siguientes señales o comprobaciones im­placables, que además, ya están sucediendo en forma positiva, que en síntesis dicen así: "Cuando los pájaros de acero desoven huevos de fuego; cuando los hombres dominen el aire y el fondo de los mares; cuando los muertos resuciten; cuando los hombres del campo no puedan alcanzar las ciudades y los de las ciudades no puedan huir hacia el campo; cuando extrañas señales se obser­ven en los cielos y cosas extrañas fueran vistas desde la tierra; cuando criaturas, jóvenes y viejos tuvieran visiones, premonicio­nes e hicieran profecías; cuando los hombres se dividan en nom­bre del Cristo; cuando el hambre, la sed, la miseria y las enfer­medades, así como también, el osario substituya a las poblaciones de las ciudades; cuando los hermanos de sangre se maten entré sí; cuando la tierra estuviera infectada; cuando los judíos regre­sen a la antigua Palestina; cuando Satán fuera desatado y practi­que extrañas muertes; cuando la tempestad sacuda y rasgue el velo de los Templos; cuando los tres del Cristo fueran coronados; cuando las estrellas caigan del cielo y aparezca una nueva tierra; cuando los hijos no conozcan a sus padres y hablen mal de ellos; cuando las mujeres embarazadas críen monstruos; que el Evange­lio fuera pregonado por todas las personas y el pueblo adore a la Bestia; entonces, los "tiempos son llegados" y también el simbó­lico "fin del mundo".

Es evidente que todo ello ya está sucediendo en la época que vivís y que confrontaremos con lo expuesto anteriormente. En verdad los pájaros de acero o aviones modernos, desovan bom­bas de fuego en los campos y en las ciudades enemigas; los hom­bres dominan los aires volando más allá de la estratosfera, mien­tras los submarinos navegan debajo de las calotas polares. Los muertos resucitan todos los días en la figura de espíritus materia­lizados u operando por intermedio de los médiums, mientras que el fuego desciende de los cielos, ocasionado por la devastadora bomba atómica; en la hora crucial de la explosión atómica, los "hombres de las ciudades no consiguieron alcanzar los campos, ni éstos a las ciudades". Las extrañas señales o las cosas extrava­gantes que serían vistas en los cielos, se han concretado en la figura de los satélites artificiales que circulan en órbita alrededor de la tierra, así como también, los sorpresivos "discos voladores", que tanta controversia arrancan entre los inteligentes de la tierra. Corroborando los dichos de las profecías, los niños, jóvenes y vie­jos, bajo la acción de sus facultades mediúmnicas, hacen predic­ciones, curan y producen hechos incomunes en contacto con el mundo oculto; en base a la gran cantidad de sectas religiosas, que surgen como hongos en días de lluvia, las mismas friccionan y se matan por el odio y el fanatismo, confirmando, que los "hom­bres se dividen en nombre del Cristo", en el fin de los tiempos. Cuando el hambre, la miseria, la sed, las enfermedades y los osa­rios suplanten a las ciudades; bastaría recordar los campos de concentración de los nazistas, donde millones de judíos fueron muertos por el hambre y la miseria, formando pilas de huesos, lo cual fue predicho por los profetas. Y la tierra quedará "infectada" o "contaminada" conforme lo predijo Isaías, (Cáp. 24, vers. 5 y 6) y que la misma prensa moderna avisa, alertando a los gobiernos, sobre el peligro de la "contaminación del aire en las ciudades". Además, los judíos regresaron a la Palestina, constituyendo el nue­vo "Estado de Israel" bajo el patrocinio de la ONU, conforme fue decidido el 15 de Mayo de 1948. Satán será desatado por poco tiempo y practicará extrañas muertes, lo que se comprueba por la gran cantidad de crímenes cometidos en todas partes del mun­do, llamando la atención lo aberrativo e inexplicable que funda­menta esa acción demoníaca, tal es el caso de la actriz Sharon Tate; la rebelión y la indisciplina del sacerdocio en el seno de la Iglesia Católica demuestran irrefutablemente que la "tempestad sacude y rasga el velo del Templo". Y los tres que serán corona­dos, según el simbolismo profético, es evidente que se refiere a Juan, Pablo y Pedro, en parte confirmado por los papas Juan XXIII y Pablo VI, previéndose aún la elección del próximo papa con la sigla de Pedro II. Prosiguiendo, repetimos, que "las estre­llas y las potestades del cielo caerán" conforme vaticinaran Jesús y Juan, lo cual será observado por la visión que cada pueblo ten­ga sobre la tradicional línea del horizonte sideral, a medida que la tierra se vaya verticalizando en su eje, lo cual se comprobaría por la caída virtual de las estrellas. Los actuales hijos parecería que desconocen a sus padres, dado que los consideran de "otra época" porque no se adaptan a las costumbres liberales que practican y que además haría empalidecer a los abuelos. Infelices mujeres es­tán generando "monstruos" en la figura de hijos sin brazos, defor­mados e hipertrofiados, componiendo una fauna teratológica bajo el impacto de las radiaciones atómicas. Y el fin llegaría cuando fuese pregonado el Evangelio por todas las personas, conforme a las palabras del Cristo Jesús, cuya predicción se encuadra perfectamente en el actual y obstina fenómeno del "biblismo", en donde las sectas y las religiones distribuyen la Biblia a granel, en el apresuramiento de querer convertir al hombre en forma com­pulsiva a la angelitud.

Y la humanidad terrícola alucinada, lasciva y degradada, in­vierte los valores tradicionales de la ética humana y se arroja febrilmente al culto incondicional de la sexualidad, corroborando la altilocuente profecía de Juan, respecto a las proezas que haría la "Bestia" en el "fin de los tiempos", sobre las ignominias, abo­minaciones y al cinismo demostrados.

Pregunta: Bajo vuestra visión espiritual, ¿existen otras predic­ciones que comprueben nuestra irrefutable convivencia de los "tiempos son llegados" o el "fin de los tiempos"?

Ramatís: En base al contacto íntimo que tenemos con el es­quema espiritual de la humanidad terrícola, podríamos extender­nos muchísimo sobre las inusitadas predicciones que se refieren a todos los sectores de la vida humana que se encuadran en la transformación profética. Mientras tanto y atendiendo a vuestra solicitud, expondremos una síntesis panorámica que extraemos de los tradicionales "archivos akásicos" o "registros etéricos" con referencia a algunas fuentes proféticas, y que se irán concretando día a día en la superficie de la tierra.

Dice esa síntesis resumiendo los vaticinios: "Cuando fuera la hora de los tiempos y que el hombre juzgue su obra y vida eterna, entonces sucederán esas cosas: los hombres caminarán ha­cia arriba, la voz del Cristo entrará por los tejados ,el espíritu caminará al frente de la persona, habrá falsos magos y falsos hom­bres; el espíritu oculto podrá conducir a los hombres; las máqui­nas pensarán, quien quisiera podrá estar en las cuatro latitudes del mundo; los muertos harán vivir a los vivos; lo que Dios no hizo en el cielo, el hombre lo representará en la tierra lo que Dios prohibió en la tierra, el hombre lo hará en el cielo".

Las comprobaciones de esas predicciones se están concretan­do en vuestros días gracias al progreso científico y técnico del mundo, conforme se puede verificar. Los hombres caminan hacia arriba cuando viajan en aeronaves en sentido inverso de los hu­sos horarios y que los obliga a corroborar las horas en sus relo­jes; los falsos magos surgieron de la excéntrica industria de los "gurúes" orientales o de los mercenarios de las doctrinas espirita o de la Umbanda; en cuanto al espíritu oculto, que conducirá a los hombres, es evidente su comprobación por medio del control "remoto" o manejo del "radar"; los falsos hombres, es un asunto común después del advenimiento del robot, así como también, la predominancia de los "cambios de sexos" en su inexplicable patología, acrecentada aún más por las operaciones específicas y por la aplicación de hormonas adecuadas, donde la medicina transforma hombres en mujeres y mujeres en hombres- Las "má­quinas pensarán", tema profético de fácil comprobación con el progreso de la cibernética y los computadores, y a quien quisiera encontrarse en las cuatro latitudes de la tierra, le bastará recu­rrir a la magia de la televisión, ayudada por el moderno recurso de los satélites, que recorren las variadas latitudes geográficas de la tierra. La era de los transplantes a través de los injertos de ríñones, corazón, páncreas e intestinos, explica racionalmente la predicción de que los "muertos harán vivir a los vivos", así como las tradicionales operaciones mediúmnicas reconfirman aún más esa profecía. El vaticinio de que "Lo que Dios no hizo en el Cielo, el hombre lo representa en la tierra", se comprueba con el descubrimiento del video-tape que, en forma de memoria foto­gráfica sonora, graba los hechos sin que Dios los configure en el cielo. Finalmente, el hombre alcanzó la gloria de posarse en la Luna, en una demostración de avanzada liberación de cortar ama­rras de la tierra, comprobándose perfectamente la predicción de que ""Dios lo prohibió en la tierra, mas el hombre lo haría en el cielo", es decir, sin tener alas o imposibilitado de volar en la tie­rra, consiguió construirlas en la forma de cápsula espacial y cohe­te de propulsión para alcanzar la Luna.

Pregunta: Conocemos una profecía que dice: "Cuando la ho­ra llegue y la Creciente invada a Europa, el Papa se unirá con un hombre que tiene nombre de mujer". ¿Podríais esclarecernos algo a esa excéntrica predicción?

Ramatís: Se presume conforme a las profecías que, hacia el final de este siglo, los chinos y cierto porcentaje de pueblos árabes deberán invadir Europa, penetrando por el Tibet y Manchuria, después atacarán París, Roma y Londres. Evidentemente, cuando eso suceda, el Papa que rige los destinos del Vaticano, ha de buscar otro país para continuar al frente del Catolicismo, puesto que los invasores cultivan doctrinas religiosas antagónicas a la Iglesia Católica. Imposibilitado de permanecer en Europa o de buscar otro país católico, el indicado será Brasil, fundamental­mente religioso, la esperanza y la solución más recomendable. En base a la violencia y las revueltas que son tan frecuentes en los países de América Latina y con predominancia del Protestantis­mo en la América del Norte, el pueblo brasileño esencialmente fraterno y afectivo, ha de ofrecer el clima deseado para la futura sede del Vaticano.

Cuando todo ello suceda, se podrá comprobar la excéntrica profecía de que en la hora de los tiempos, el Papa se unirá con un hombre que tiene nombre de mujer, es decir, que se traslada­rá hacia Brasil, que es nombre masculino, pero se situará en Bra­silia, que tiene nombre de mujer, y consecuentemente, el lugar mejor escogido por tratarse de la capital federal brasileña.

ÍNDICE
Regla áurea 4

Oración 6

Prefacio 7

Preámbulo 9

Algunas palabras 14

Dios 16

Evolución 41

El Evangelio y la ley del cosmos 58

El código moral del Evangelio 61

La ciencia y la fe del Evangelio 67

Jesús y sus parábolas 71

El sembrador 75

Ninguno va al Padre si no es por Mí 81

Mi reino no es de este mundo 93

No se puede servir a Dios y a las riquezas 99

Cada uno será juzgado según sus obras 108

Con el juicio con que juzgareis, seréis juzgados, y

con la medida que midiereis, os volverán a medir 120

Sed perfectos 125

Ninguno podrá ver el Reino de Dios si no renaciere

de nuevo 130

La túnica nupcial . 137

El trigo y la cizaña 157



1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   32

similar:

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMucho de la falta de la proclamación del evangelio tiene que ver...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon2. Existe en todo el cosmos la escala sonora de los siete tonos;...
«Este era en el principio con Dios». «Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho». «En...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon1. Elige la opción correcta en cada caso y completa el texto con tus conclusiones
«Que haya luz». Y hubo luz (Gn 1, 1-3). La luz fue el requisito básico para dar forma al mundo

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconRamatís La Vida Más Allá de la Sepultura

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMauro: Desde la matriz aqal no se puede explicar en términos de “sincronicidad”...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconImportancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la...
«We have here indeed what may very probably be the most complex type of event yet pro-duced in the evolution of the cosmos»

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconCelebración Eucarística clausura del mes del matrimonio y de la familia...
...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconL ectura del Evangelio según san Lucas

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconLa Parábola del Sembrador representa perfectamente los diversos matices...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...






© 2015
contactos
l.exam-10.com