Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos






descargar 1.21 Mb.
títuloRamatís El Evangelio a la Luz del Cosmos
página14/32
fecha de publicación08.04.2017
tamaño1.21 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   32
NINGUNO VA AL PADRE SI NO ES POR MI”
Pregunta: ¿Cuándo Jesús expuso el concepto evangélico, que "Ninguno va al Padre si no es por mí", implícitamente estaba comprendido algún principio oculto de la Ley del Cosmos?

Ramatís: Hace mucho tiempo que los Maestros de la antigua Grecia, advertían que la "Ley es dura, pero así es la ley". Ello demuestra la implacabilidad de la justicia, a veces aparentemente impiadosa, pero su aplicación correcta no tiene por finalidad castigar preconcebidamente sino disciplinar y beneficiar al delin­cuente, cuya acción profiláctica es mejorar el conjunto.

Además, ya es tiempo que la humanidad entienda que Jesús de Nazareth no es el Cristo o Dios, puesto que fue el sublime médium, el más calificado representante de la Divinidad que anduvo sobre la superficie de este mundo, cuya finalidad fue transmitir el mensaje liberador del Evangelio. El espíritu que conocemos como Jesús de Nazareh, el mejor hombre conocido hasta el presente, vivió 30 años bajo una intensa actividad "psico-física", tratando de esmerarse y alcanzar la hipersensibilidad para sentir al espíritu planetario. Tratándose de una entidad de ele­vado psiquismo, invirtió más de mil años del calendario terreno para conseguir reducir su vibración y alcanzar una frecuencia compatible con la organización carnal de un hombre para per­manecer en la superficie de la tierra. El nacimiento de "Avatares" o entidades de muy elevada frecuencia espiritual, como lo era Jesús, exige adecuar providencias incomunes por parte de la técnica trascendental, cuyas medidas son ignoradas e incomprendidas por los terrícolas. Es un hecho previsto con mucha ante­lación por la Administración Sideral, pues de sus resultados emana una radical transformación en el seno espiritual de la humanidad. Hasta la hora en que el espíritu toma contacto con la luz del mundo material, deben asegurarse los recursos de defensa y asistencia necesarios para el éxito de su "descenso vibratorio" 1. Siendo así, ni bien Jesús completó sus treinta años de edad y habiendo alcanzado a plenitud su facultad mediúmnica, ocurrió el tradicional bautismo realizado por Juan el Bautista, ratificado en la tela astralina de la tierra por la paloma del Espíritu Santo, símbolo de paz, de la comunión sideral supe­rior, es decir, la manifestación ideoplástica de la luz del Cristo Planetario del orbe 2. Además, etimológicamente, la palabra Christus significa Ungido, lo que en aquel entonces se decía de Jesús, por haber sido electo para la misión de enseñar a la humanidad terrena el Camino de la Verdad para entrar defini­tivamente en la Vida Real y Eterna. En verdad, Jesús pasó a ser considerado el Ungido por los apóstoles, después de la cere­monia del bautismo, en cuyo momento los clarividentes obser­varon la munificente presencia del Cristo simbolizado en la in­maculada figura de la paloma del Espíritu Santo. Se trataba de un símbolo, el más apropiado para la sencilla ceremonia del bautismo, desde la cual y de ahí en adelante el Cristo Planetario comenzaría a imponerse intensamente en medio de las tinieblas compactas de la vida humana, a través de su mensajero: Jesús de Nazareth.

Por medio de los relatos bíblicos, se comprueba que al Maestro Nazareno se le conoció definitivamente por "Jesús Cris­to", el Ungido del Señor, en la misión de transmitir y explicar por medio de la palabra el Evangelio, que son las leyes y prin­cipios del Cosmos.

Pregunta: ¿Podéis agregar alguna cosa más en lo que se refiere a que Jesús de Nazareth era una entidad humana, al servi­cio del espíritu planetario de la tierra, el Cristo?

Ramatís: En verdad, el Cristo, el Divino Logos o el Espíritu Planetario de la tierra es anterior a la existencia de Jesús de Nazareth.

1 Ver el siguiente párrafo de la obra El Sublime Peregrino, de Ramatís: "En el caso de Jesús, se trataba de una entidad emancipada en el seno del sistema solar, una conciencia de elevada espiritualidad, que no podía reajustarse fácilmente a la genética humana. Habiéndose desvinculado hace mucho tiempo de las energías de los planos intermedios que lo ligaban a la tierra, necesitaba un prolongado tiempo para volverá atravesar nuevamente las fajas de los planos de los que anteriormente se había liberado. Entonces, para alcanzar la materia en su expresión más grosera, tuvo que someterse a un proceso de reducción vibratoria periespiritual, a fin de ajustarse a decir, ajustarse gradualmente a la frecuencia de la tierra.

2 Juan dio testimonio diciendo: "Que vi al Espíritu descender del cielo como una paloma, y reposó sobre él." (Juan, capítulo I, v. 32).

Entre los religiosos dogmáticos y espiritualistas adven­tistas, incluyendo a una buena parte de los espiritas, los cuales consideran que es una herejía o blasfemia decir que Jesús fue el mediador del Cristo Planetario, sin embargo, esa es una reali­dad irrevocable 3.

El Cristo es una entidad arcangélica, el Logos Planetario Terráqueo o el Espíritu Crístico de la tierra, cuya elevada fre­cuencia vibratoria lo hace imposible de tomar contacto con las formas del mundo físico. De ahí porqué la Técnica Sideral escogió al Espíritu de Jesús, entidad de elevada espiritualidad y todavía con posibilidades de actuar en la tierra, para entregar el mensaje o pensamiento del Espíritu Planetario, que se llamó el Evangelio. El Cristo vivifica vuestro orbe e ilumina a la humanidad terrícola, tal como sucede con los Cristos Planetarios de Marte, Júpiter, Saturno y otros mundos. En un lenguaje algo sencillo, diríamos que los Cristos planetarios son una especie de "transformadores" Arcangélicos, que rebajan la frecuencia de la Luz Cósmica del Creador, o sea, la energía cósmica de la Usina Divina, hasta alcanzar la frecuencia necesaria y compatible con las necesidades para permitir la vida de las humanidades en los mundos físicos.

Tomando otro ejemplo similar, pero de orden material, diría­mos que la energía eléctrica, entregada por la usina es de muchí­simos voltios, pero a través de una serie de transformadores se reduce el voltaje a los efectos de poder alimentar un gran parque industrial, como atender las necesidades de una pequeñísima maquinita de afeitar. Por eso, entre la usina y la modesta maquinita de afeitar median los diversos transformadores, permitiendo la utilización de la energía vital para todas las frecuencias. Los Cristos o Logos Planetarios son los refulgentes espíritus de los arcángeles, sublimes transformadores que también ajustan la Luz Cósmica de Dios, conforme a las necesidades de cada mundo físico y sus respectivas humanidades. Existe una jerarquía divina, lógica y sensata, subordinada a los Cristos Hemisféricos, Galác­ticos y Constelatorios, electos a su desarrollo de conciencia. A través de esos munificentes y soberanos Espíritus, el Creador fluye y adapta su Luz Original a cada orbe en el voltaje ade­cuado a las necesidades y conforme a la receptividad de sus hijos.

Pregunta: Sabiendo que Jesús no es el Cristo, ¿entonces de­bemos considerarlo como un hombre aventajado, por haber reali­zado una tarea espiritual poco común?

Ramatís: Jesús no fue un hombre aventajado, ni nombrado para una tarea incomún; fue elegido 4 por su elevada sabiduría y excelso amor, puesto que aún es la única entidad que dirige a vuestra humanidad, y que es capaz de servir de eficiente intermediario, puesto que como tal, tuvo la más correcta e inal­terable cualidad de transfundir el mensaje de Amor del Cristo Terráqueo. Jesús fue el sublime médium de la entidad arcangélica, responsable por la conciencia espiritual de vuestro orbe; especie de eslabón vibratorio, que proporcionó la fluencia de amor crístico hasta la mayor capacidad de asimilación por parte de la humanidad terrena. Debéis tener presente que actualmente Jesús es el gobernador de toda actividad espiritual, social y aun científica de la tierra, y le cabe la inmensa responsabilidad de trazar los rumbos y destinos de los hombres, bajo el incentivo liberador del Evangelio. Recordando la honestidad y rectitud de un maestro amoroso y leal, Jesús, hace dos mil años, decidió por medio del sacrificio, tomar un cuerpo físico, padecer y sufrir, a fin de despertar a sus tutelados para el amor, aunque se trataba de hombres primarios-

En su sabiduría sideral, estaba sabiendo perfectamente el estado psíquico de vuestra humanidad, pues los "pecados" de los hombres eran el fruto de su inmadurez espiritual. No sufrió por los insultos, traiciones, incomprensiones y crueldades humanas, porque reconocía que las criaturas terrenas tenían más ignorancia que maldad. Los profesores conscientes y bien preparados, jamás se ofenden con las estulticias y travesuras de los alumnos prima­rios, puesto que forman parte de su irresponsabilidad infantil.

3 "Ni os llaméis Maestros, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo" (Mateo, XXIII, v. 8 al 10). Se demuestra claramente, la distinción que hacía Jesús de su persona y la de Cristo.

4 Ver la obra Del País de la Luz, capítulo IV, volumen I, psicografiado por Fernando Lacerda, en Portugal, en donde el espíritu de Napoleón dice lo siguiente: "El elegido siempre es escogido; pero el escogido no es elegido. El elegido fue escogido por Dios para hacer el Bien por el Bien; el escogido puede hacer el Bien por medio del Mal. El elegido fue Jesús. Yo fui escogido." En esta comunicación, Napoleón compara su existencia turbulenta y ambiciosa, con la tierna y amorosa misión de Jesús.

Aunque Jesús se trataba de un ángel del Señor, la Ley Sideral lo obligaba a replegar sus resplandecientes alas y recorrer solitaria­mente el largo camino de la "vía interna", hasta vibrar en la superficie sombría del orbe terráqueo, para entregar personalmen­te su Mensaje de Amor. Después de ajustar su cuerpo mental y reactivar el complejo mecanismo del cerebro periespiritual, revitalizó el cuerpo astralino, inactivo por faltarle pasiones y emo­ciones humanas, a fin de vibrar nuevamente al nivel de las acti­vidades físicas. Se integró definitivamente en la atmósfera del mundo físico, una vez cumplido el "descenso vibratorio", que transcurrió durante un milenio y que se plasmó en el encantador niño que la tierra conoció.

Por lo tanto, a Jesús no debe considerársele como un hombre que fue nombrado para cumplir con una tarea incomún, sino que fue un ángel elegido para transfundir en el sacrificio de su pasión iniciática, la luz del Cristo. Le cupo la misión de iluminar a las almas sombrías, que aún estaban petrificadas por las costas residuales de las pasiones y vicios animalescos.

Pregunta: ¿Qué diferencia existe entre un "ángel" y un "ar­cángel"?

Ramatís: En realidad, esa preocupación por definir el ángel o el arcángel es una condición muy humana, por causa de un tradicionalismo religioso, en donde los sacerdotes tratan de fijar una presumible jerarquía sideral de los propuestos del Padre. Los términos Avatares, Devas, Logos y otros títulos, muy al gusto de la filosofía oriental, se refieren a idéntica terminología occi­dental, pero aplicada en Oriente. En consecuencia v atendiendo a los límites de la mente humana, buscaremos explicaros el tema de vuestra pregunta de la forma más objetiva posible, aunque la realidad no se ajusta a los términos tradicionales. Un "ángel", como es la graduación de Jesús, es una entidad espiritual que todavía puede recomponer su "matriz periespiritual" para vincu­larse nuevamente a un organismo carnal por medio de la ges­tación del vientre materno. Además, la propia Biblia deja sentado el precedente, que los ángeles tienen la posibilidad de renacer en la materia, cuando existe una necesidad evolutiva, ya sea de él o de una humanidad, conforme lo simboliza la parábola de los siete grados de la escala de Jacob, donde los ángeles suben y descienden en el simbolismo de las reencarnaciones.

Un arcángel no puede volver a tomar un cuerpo carnal, por­que su frecuencia espiritual sobrepasa el campo de cualquier actividad en un cuerpo orgánico. El Logos o Cristo, es el Arcán­gel que abandonó definitivamente los vínculos intermediarios de los campos vibratorios, de menor frecuencia. Sería necesario in­vertir algunos milenios del calendario terreno, para que un arcán­gel consiguiera modelar nuevamente el conjunto periespiritual, que lo uniría a la vida física. El inmenso desgaste que ocasionaría para el éxito de tal realización, no compensaría la elección de un arcángel para la tarea liberadora de una humanidad. Eso representa la lógica del principio de la economía cósmica, pues la Técnica Sideral jamás crearía inconvenientes en el campo ener­gético, desproporcionando la ubicación de los medios para alcan­zar los fines. El arcángel no pone en acción fuerzas cósmicas para realizar un trabajo, que otras entidades podría hacerlo con el mismo éxito y menor desgaste, puesto que se trataría de una actividad de menor importancia para su jerarquía.

El término arcángel define la nomenclatura sideral del espí­ritu que se ha liberado totalmente de las contingencias reencarnatorias, lo que quiere decir, que empleó en su totalidad la tra­dicional "onda de vida", conocida por los maestros orientales, por la cual se ejerce el ajuste "psicofísico" del mundo espiritual al material. En su intimidad sideral, ya no existe la convención de las formas limitadas, la idea de nacer o morir físicamente, puesto que vibra fuera del tiempo y del espacio. El Arcángel es un estado de espíritu venturoso y duradero, un "realizado" defini­tivamente, que usufructúa un éxtasis o sámadhi eterno e ilimitado. El metabolismo del Arcángel es Amor Puro, como un sublime condensador de Amor Divino, que se renueva v se regocija por la constante entrega de sí mismo para los demás 5.

5 Nota de Ramatís: La planta, arraigada a la tierra, germina y crece, y en su madurez, abre sus olorosas y atrayentes flores, sin pedir compensación alguna, puesto que obra de acuerdo a un oculto instinto de amor; el Arcángel es el estado de Amor permanente, que se vitaliza cuando más ama.

Pregunta: Los teósofos dicen que los arcángeles son entida­des oriundas de un linaje particular, y que jamás vivieron los ciclos materiales, y cuya evolución sigue directrices distintas a las de los hombres. ¿Es verdad? 6

Ramatís: Aceptar lo manifestado en vuestra pregunta sería lo mismo que aceptar dos sistemas diferentes en el plano de la Creación y de la manifestación del espíritu por los diversos ciclos o etapas para alcanzar su estado de conciencia individual. La observación y la lógica demuestran la existencia de un Sistema único y creador de los espíritus individualizados en Dios. La centella espiritual surge simple e ignorante en todas las latitudes del Cosmos, y lentamente, a través de incontables etapas y vidas, irá evolucionando gradualmente hasta alcanzar la mente humana, la cual aún es incapaz de vislumbrar donde comenzó los pri­meros grados de su individualización.

El plano evolutivo determinado por Dios es uno sólo; sen­sación animal, emoción del hombre, sabiduría y amor del ángel y la plena creación del arcángel. Esas condiciones son aplicadas a la totalidad de los espíritus, porque Dios no modifica el proceso creador fuera del tiempo y del espacio. No existen dos especies de procesos evolutivos, en donde unos progresan exclusivamente por vía del "mundo interno", y otra, que se inicia por vía del "mundo externo". La materia, lo prueba la ciencia moderna, es "energía condensada", y en consecuencia, no existe ningún mé­rito evolucionar únicamente en medio de la "energía libre" o demérito alguno, por someterse a las ataduras de la "energía condensada".

La evolución es el fruto de una operación espontánea, un impulso ascendente, que existe en el seno de la centella por fuerza de su origen. A medida que se consolida el núcleo de concien­cia, aun en el mundo del Espíritu, la tendencia primaria de esa conciencia es abarcar todas las cosas y formas, por cuyo motivo no se estaciona, aunque aparentemente podrí; pensarse que el fenómeno fisiológico lo detendría, mas ese in pulso creador de Dios, que late en su intimidad, la impulsa constantemente. Siendo así, el más insignificante átomo de conciencia espiritual, creado en el seno del Cosmos, jamás podría quebrantar el impulso divino que acciona en su intimidad para el perfeccionamiento, y conse­cuentemente, para alcanzar la condición angélica. Todo ello es el fruto de la legislación global del universo, que mantiene la igualdad, sin prever privilegios o diferenciaciones en la prolon­gada ruta del Espíritu en busca de la ventura eterna. Todo Arcángel fue un hombre, y todo hombre será un arcángel; esa es la Ley.

Por otra parte, la importancia de la vida y el perfecciona­miento del espíritu no radica en el valor que se le da a la orga­nización provisoria y utilizada para despertar su conciencia, sino, en el auto desenvolvimiento que puede haber alcanzado, ya sea habitando la tierra o el espacio. No existen milagros ni engaños por parte de Dios; ninguna entidad espiritual, aunque sea un Logos Solar, podrá enseñar, orientar y sustentar humanidades encarnadas si no es una conciencia absolutamente experimentada en aquello que pretende realizar. No existiendo gracias inmere­cidas, ni privilegios divinos, obviamente, los arcángeles también hicieron su trayectoria sideral bajo el mismo proceso, que com­pete a la generalidad de las criaturas, en su eterno y meritorio perfeccionamiento. Si un Arcángel o Logos Planetario puede to­mar contacto con el espíritu de un mediador, como lo hizo el Cristo con Jesús y resultó un evidente progreso espiritual, más tarde o más temprano el propio Jesús alcanzará la frecuencia y condición de un Arcángel, entonces será llamado el "Hijo Sideral", puesto que es un Cristo, cuyo estado espiritual es absoluto Amor, expresión ésta muy humana, que quiere decir que posee el poder creador, así como también, la esencia eterna e ilimitada de Dios.

Pregunta: Como este asunto es trascendental, ¿no podéis ofrecer mayores esclarecimientos sobre Jesús y el Cristo?

Ramatís: Repetimos: Jesús no es el Cristo, pero sí la conciencia angélica más capacitada, hipersensible y acreditada para comunicar la voluntad, el amor y la intensidad de luz, que posee el sublime Logos o Arcángel Planetario. El Divino Maestro, en su misión incomún, fue el portavoz humano que difundió, hasta en las sombras de la tierra, las normas evolutivas del Cristo Planetario.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   32

similar:

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMucho de la falta de la proclamación del evangelio tiene que ver...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon2. Existe en todo el cosmos la escala sonora de los siete tonos;...
«Este era en el principio con Dios». «Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho». «En...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon1. Elige la opción correcta en cada caso y completa el texto con tus conclusiones
«Que haya luz». Y hubo luz (Gn 1, 1-3). La luz fue el requisito básico para dar forma al mundo

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconRamatís La Vida Más Allá de la Sepultura

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconMauro: Desde la matriz aqal no se puede explicar en términos de “sincronicidad”...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconImportancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la...
«We have here indeed what may very probably be the most complex type of event yet pro-duced in the evolution of the cosmos»

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconCelebración Eucarística clausura del mes del matrimonio y de la familia...
...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconL ectura del Evangelio según san Lucas

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos iconLa Parábola del Sembrador representa perfectamente los diversos matices...

Ramatís El Evangelio a la Luz del Cosmos icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...






© 2015
contactos
l.exam-10.com