Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce






descargar 45.91 Kb.
títuloGiro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce
fecha de publicación01.04.2017
tamaño45.91 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
TEORICO 8 . UNIDAD 4
Articulo de BRAUNSTEIN: “EL GOCE en la obra de Lacan”.

El concepto de Goce no es de fácil definición ni de fácil sistematización porque va adquiriendo distintas significaciones y lugares en la obra de L. mas que hablar de goce hay que hablar en plural “los goces”.

Aparece por 1° vez el concepto de goce en el Sem. 5 “Las formaciones de l ICC” cuando habla de los 3 tiempos del Edipo y lo hace en oposición al deseo, el retorno a Freud que hace L está basado sobre todo en el concepto de deseo, que condensa el concepto ley, de lo simbólico, del Edipo estructural, de tal modo que esa una lectura inicial es desde el concepto de deseo.

Entonces empieza de alguna manera como un giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce. Conceptos en algún punto opuestos pero íntimamente enlazados, no se puede hablar de uno sin el otro.

Primera definición en Braunstein (de Lacan de Psicoanálisis y medicina)

Lo que yo llamo goce en el sentido en que el cuerpo se experimenta a si mismo es siempre del orden de la atención, del orden del forzamiento del gasto, incluso de la hazaña, indiscutiblemente hay goce en el momento en que empieza a parecer el dolor y sabemos que solo es a nivel del dolor que puede experimentarse toda una función del organismo que de otro modo aparece velada”.

Está ubicando al goce relacionado al cuerpo, habla de tensión corporal, dolor, o sea si lo liga al cuerpo a la tensión y al dolor tenemos que hacer ahí una primera diferenciación:

  1. El goce no es placer, porque el placer es homeostático, es agradable para el sujeto, entonces el goce aparece ligado al mas allá del principio del placer

  2. También tenemos que diferenciarlo del deseo, porque si el goce se siente en el cuerpo es algo que se siente, tiene algo de positivización el goce, en este sentido. En cambio cuando hablamos de deseo hablamos de falta, falta en ser, objeto falta, el deseo no tiene objeto, etc, siempre en falta.

Braunstein discute con Miller (Pág. 15) acerca de una definición de L problemática

El goce es una satisfacción de una pulsión”. Si nos quedamos con esa sola definición sin poder escuchar nada mas, es como muy cerrada, simplista. Ahora que problemas tiene esa definición: 1) que la pulsión no se satisface, 2)

Lo que va a decir L que subraya B “la pulsión….es un factor que teniendo cerrado el camino regresivo que podría llevar al reencuentro con el objeto perdido, el objeto de deseo no tiene otro camino que avanzar hacia delante…” o sea, es un factor que tiene cerrado el camino regresivo, porque la pulsión, como dice la palabra la pulsión impulsa, puja , va hacia adelante, de tal manera que no hay posibilidad de encuentro con un objeto perdido. En ese sentido la pulsión es goce, no porque tranquiliza, no porque lega a la satisfacción y a la saciedad sino porque historiza …(pag 17)

13:13

Plantea B la pulsión historiza, es memoria de goce, que del cuerpo están inscriptas las marcas del goce, están inscriptas las marcas del otro que produjo goce en el sujeto. Recordemos:

Sujeto losange demanda $ <> D (pero esta demanda es del otro)

La pulsión esta ligada a la demanda del otro y esa demanda esta en relación al goce: comeme chupame mirame cagame: demanda de goce, en relación al goce.

Entonces cuando L dice…. esta diciendo

El goce es una satisfacción de una pulsión”…es una pulsión “que nunca se satisface”.

Recordatorio.

Las marcas del goce del otro se pueden ver en todo sujeto, en todos nosotros, la pulsión se dispara, circunvala al objeto y la satisfacción se produce en la zona erógena, ahora estos objetos son 4: anal oral esópico e invocante. Estos objetos se desprenden del sujeto pero por la acción del otro. En el objeto ya esta la marco del otro. Por eso es que podemos hablar de sujetos predominantemente orales, anales, etc. El objeto a siempre tiene una de esas formas, pero predomina una. En general todos tenemos una que predomina sobre las otras. Ese predominio tiene que ver con la acción del otro: como fue la acción del sujeto.
Entonces el goce está ligado a la acción del otro como no podía ser de otra manera. Pero con una diferencia en relación al deseo. Porque se recordara que una de las definiciones posibles de la definición de deseo es que el deseo es deseo del otro.

Entonces deseo es deseo del otro y en cambio el goce es del uno.

Porque el goce se siente. Del deseo no sabemos demasiado en cambio del goce si sabemos, el goce es goce sentido, como cada uno lo siente. Pero siempre hay algo del goce que es intransmisible, pero por mas que intentemos explicarlo…. Siempre hay goce en todas las situaciones de la vida (en las mas placenteras y en las mas horrorosas, por eso hablamos de los goces).

Esta ligado el goce al Das Ding, la cosa, no cualquier cosa, el alemán diferencia sage (esta cosa, concreta) ding (no alude a nada definido, concreto). Das ding alude o evoca a algo de otro orden, algo que no se puede definir. Lacan dice en el sem 7 “LA ETICA” que das ding es el cuerpo de la madre, el profe le agrega “el cuerpo de la madre antes de ser madre”, para el sujeto antes de que el chico diga mama porque si dice mama ya está, ya tiene un significante para nombrar. Ahora antes de que sea madre es “una cosa, con la que se goza”, a veces agradable o desagradable, o no la puede encontrar, etc.

Ahora este das ding, esta cosa, solo la podemos definir y abordar desde el lenguaje, no antes. Cuando yo digo, resignifico lo que dije antes, “antes de ser madre”, lo estoy diciendo desde el lenguaje, no estoy hablando desde el bebe, de nosotros de que podemos decir “antes de que diga mama hay algo del das ding” , o sea lo podemos decir cuando ya se perdió, no antes, cuando ya esta perdido. Ahí podemos en ese punto, en ese momento, ubicar algo del goce originario. Ahí esta el goce originario del sujeto, en la cosa.

Y si el goce es del uno, si el goce es del cuerpo, si el goce esta ligado a la cosa, ¿para que sirve el goce?

L va a decir “para nada”, que no entra en ningún comercio asociativo, que no es utilitario, que no es intercambiable, es intransmisible, no hace lazo social, a diferencia del deseo que es del otro.

Acá podemos pensar un poco más la relación entre deseo y goce. Porque la búsqueda del otro a la cual el deseo nos conduce tiene como finalidad obtener algo del orden del goce. Necesitamos de un otro para acceder a ese algo del goce. Entonces otra pregunta

¿Y que detiene al goce? (pag 18-19) Tal es el fundamento de la oposición entre deseo y goce. El deseo apunta hacia un objeto ausente y perdido, es falta en ser, y aspiración al colmamiento de esa falta por el reencuentro con ese objeto. Su expresión concreta es el fantasma. Sujeto barrado losange. El goce en cambio no apunta ni sirve a nada, es un resultado, una vivencia impredecible, más allá del principio del placer, diferente de todo reencuentro mítico. El sujeto se encuentra escindido por la polaridad goce-deseo. Así es como el deseo, fantasma, placer son las barreras en el camino del goce.

Si el goce no se detiene , si alguien no se detuviera en el camino al goce, que va, que va, que va, el va a la muerte, propia o del otro, como el perverso que tiene voluntad de goce, no se detiene, quiere continuar en ese camino al goce , porque quiere hacer consistir al goce, el problema del goce es que siempre es escaso, siempre en algún punto va a faltar goce pero que no es la misma falta del deseo, porque la falta del deseo está ligado a la falta de objeto. En cambio la falta del goce es que el goce no se obtiene nunca, salvo la muerte. La queja neurótica en general esta ligada a eso, a la falta de goce y a la suposición de que podría haber sido dado ese goce faltante: “si mi madre hubiera…si mi padre tal cosa…” siempre está la queja del neurótica de lo que se recibió como falta o de excesos de lo que el neurótico supone que le falta o le sobra.

La subjetividad de la época F estaba mas marcada por la falte de goce. Marcada por la Por la represión, represión histérica, caso Elizabeth V R, enamorada de su cuñado pero no se podía, falta de goce, pero en nuestra época esta mas ligada al exceso la subjetividad, al exceso de goce, estamos rodeados de objeto, el sujeto accede a un montón de objetos que deberían dejarlo satisfecho pero no lo está. O sea que la falta de goce sigue apareciendo también en el exceso. Si tomamos al adicto: siempre necesita algo más, no le alcanza lo que consumió. Una histérica pos moderna avanza al cuñado y se daría cuenta que tampoco es lo que ella quería.

Al final de este articulo B habla de lo que el presenta como “20 tesis encadenadas sobre el goce” (en prácticos). B lo que hace fundamentalmente es diferenciar 3 tipos de goces o formas de goce:

  1. El goce del otro

Nos referimos a esto que vimos recién, la acción del otro sobre el sujeto, ésto implica el surgimiento de la pulsión, tiene que haber un llamado del otro para que la pulsión aparezca. Porque si la pulsión no es instinto, no es natural la pulsión no es necesita ser llamada y es llamada a través de los significantes del otro, son los que hacen el llamado. Ahora, ese otro que llama a la pulsión del sujeto y ese otro que supuestamente lo goza también al sujeto, sin embargo, L va a decir el goce del otro, ese que no existe. ..pero… ¿Cómo, que quiere decir que el goce del otro no existe? Quiere decir que si el goce es del uno, nadie sabe como goza el otro. Por lo tanto el goce del otro es siempre algo que el sujeto supone: que el otro me va a gozar. En el neurótico a nivel imaginario, se pregunta ¿que me quiere? ¿Que quiere de mi? Lo que tiene una respuesta en el psicótico es una certeza, la pregunta no está, esta directamente la respuesta sin la pregunta, yo ya se que quiere de mi, quiere que me suicide, que mate a alguien. En psicosis de lo que se trata es de meterse en el delirio, y en el perverso se ofrece lealmente al goce del otro, se pone al servicio del goce del otro, por eso es perverso, los fantasmas neuróticos son perversos, o sea que a nivel del fantasma no hay diferencia entre el perverso y el neurótico. El neurótico lo piensa pero no actúa, el perverso lo hace, lo actúa, esa es la diferencia. Por eso no se asusten ante las fantasías perversas de un neurótico. El perverso avanza en donde el neurótico se detiene.

(pág 25- Tesis 11) “El sujeto, pasando por la castración se incorpora al mundo humano…” Algo del goce se extrae del cuerpo para pasar a la palabra o sea goce fálico…

  1. El goce fálico

L llama goce fálico, a ese goce apalabrado, xq falo es el nombre del primer ste y xq la diferenciación sexual es fálica (fálico-castrado según F) y falo a nivel de lo imaginario es aquello q adquiere valoración, posesiones fálicas, valoraciones fálicas. En ese mundo de valoraciones fálicas hay algo q si es intercambiable, la valoración. Las posesiones fálicas nos hacen gozar, puedo tener algo q es muy valioso y q entra en el mercado de las valoraciones. El goce fálico es lo q permite es compartir lo q B dice q es el malestar en la cultura, nos permite compartir ese goce siempre escaso. Por eso nosotros acá estamos gozando, xq hablamos y escuchamos; y en el hablar y en el escuchar también hay goce q se extrajo del cuerpo xq estamos tocados x la castración. Algo se extrajo del cuerpo y algo q no, hay algo q pasó a los intercambios simbólicos y algo q no, ese es mercado de valoraciones.

X eso dice F “el malestar en la cultura”, toda cultura conlleva a un malestar xq hay algo de satisfacción q no queda realizada.

Esto es un probl p la clinica. Al recibir un paciente obsesivo y nos da una conferencia sobre psicoanálisis, acá hay resistencia xq hay mucho goce y cómo le sacamos ese goce? Dejo la preg x ahora.

Siempre aparece algo q nos dice q el cuerpo está ahí, o alguna sensación. El goce no es el goce del uno en el fálico, éste pasa a ser intercambiable, pero hay algo q queda como resto. No todo el goce se puede extraer del cuerpo x más eficaz q se la castración, siempre queda un resto sin apalabrar, de lo real, q va a insistir; q no es el deseo. El deseo es aquello q nos empuja a seguir buscando algo nuevo, pero en cambio el goce está más ligado a la repetición del más allá.

Si a un adicto le preg vos xq consumis?, su 1era resp espontánea sería xq me gusta. En un tratamiento intentamos abrir esa cuestión.

En la tesis 12 de B ”este S se sabe desde un principio O para el fantasma, para el deseo, para las pulsiones y para el amor del otro; al mismo tiempo el goce q puede experimentar en si mismo lo deja sin poder saber q sucede con el goce del otro. No se puede gozar con el goce del otro, q x otra parte es una suposición, un fantasma, algo imaginario, a la vez imposible de aprehender, x lo tanto algo q pertenece a lo real. El goce del otro no está en el otro sino en el S mismo”. Ej Schreber.

3) En el Sem 20º dde L trabaja el goce femenino, L dice q x más estrecho q sea el abrazo de 2 personas, nunca se van a fusionar siendo una, o sea siguen siendo 2. quiere decir q el goce sigue siendo de cada uno, q x más q nos abracemos con el otro, nunca sabemos q le pasa ni q siente el otro.

Circuito pulsional: el O se circunvala y vuelve al cuerpo, el goce se siente siempre en el cuerpo.

  1. El otro goce

El goce femenino , llamado tamb el otro goce, hace referencia a un goce sentido en el cuerpo, desligado del orden fálico, de las equivalencias fálicas, pero después de haber pasado x lo fálico, por eso es el otro goce.

Lo femenino es el otro sexo para los 2 sexos. Hay una formulación de F: “la libido es siempre masculina”, no lo explica, era una intuición q la podemos entender desde L, xq la diferenciación sexual es fálico-castrado. No hay órgano sexual femenino dice F, o sea q la libido es siempre masculina. La castración divide a los sexos (dice F): el H lo tiene y teme perderlo, angustia de castración; la M no lo tiene y anhela tenerla, envidia del pene. Siempre está el falo en juego, x eso dice L lo femenino es el otro sexo para los 2 sexos, xq el goce femenino hace referencia a la posibilidad de un goce dde lo fálico no está, dde no hay valoración fálica, es el más allá del falo; es la castración pero como algo a ser posible a ser gozado, se puede gozar en la castración, en la falta, esto lo dice L q va más allá de F ( pto q lo detuvo). Puede haber un goce en la posición de la castración. Esto tiene q ver con el final de análisis, q en la M está más facilitado xq no tiene el órgano q le haga de obstáculo para el goce xq el goce en el H está localizado en el órgano.

Está más cerca de la verdad xq va más allá del falo.

Tiene relación con el goce del otro, pero es después del goce fálico.

EL FANTASMA Y EL SINTOMA

El concepto de fantasma es lacaniano, pero se inspiró en F x la “fantasía”. No es lo mismo fantasía q fantasma, xq fantasía en F es un modo de actividad psíquica, mientras q fantasma en L es un concepto. L toma textos de F xq dice q F habla de fantasma. En Cartas a Fliess, y un art “el poeta y los sueños diurnos” en dde F habla de fantasía q de algún modo se puede asociar al concepto de fantasma. En la carta 61, F habla de la histeria y dice q es llamativa la constante asociación entre histeria y fantasía; y asegura que si se tiene una idea más clara de la estructura de la histeria implica q ello remite a la reproducción de las escenas sea directamente o sea el recuerdo directo de las escenas, o sea través de las fantasías q están delante de las escenas, fantasía q están delante de las escenas. Es en la época del primer F (época de la etiología traumática) donde las escenas para F tienen valor real, de realidad acontecida, lo q esta delante de la escena, o sea hay algo q cubre a la escena y q es esta fantasía, oculta lo real. Lo real freudiano q es el trauma. En la carta 62 vuelve a insistir F, dice la fantasía derivan de cosas q han sido oídas aunque entendidas solo subsecuentemente, es decir retroactivamente, pero su material es genuino. Son estructuras protectoras,. el origen quizás resida en las fantasías masturbatorias infantiles q protegen de lo real traumático. Sublimaciones de los hechos embellecidos. Sublimación acá no hay q entenderlo como hoy al concepto de sublimación, sino como embellecimiento, de sublime

La masturbación como actividad autoerótica, como lo ligado al castigo, a lo prohibido, como algo q no se puede confesar. Esta idea de las fantasías protectoras L sostiene esta idea en relación al fantasma, xq el fantasma tamb protege algo para el S de lo real. La fantasía protege de lo real, se embellece algo seg F un recuerdo q pudo ser desagradable, el S lo embellece y lo cuenta como maravilloso o como algo cómico. Se nec velar algo de lo horroroso, angustiante, soportable.

F habla de sus 3 neurosis: histeria, obsesión y la paranoia y dice q las 3 neurosis exhiben los mismos elementos y la misma etiología, fragmentos de recuerdos, impulsos y ficciones protectoras. Dice las “fantasías son fachadas psíquicas construidas con el fin de crear una barrera a los recuerdos q no se soporta volver a recordar”, o sea las fantasías son fachadas de los recuerdos q no se soporta recordar. F sigue, combina cosas experimentadas y cosas oídas, acontecimiento del pasado de la historia de los padres y de los ancestros. Ahí ese es el fantasma, una escena q el S construye desde lo oído, experimentado q tiene q ver con la hist de los padres y de los ancestros, y q tuene un fin protector para el S. El S construye un a escena fantasmática pero no sabe desde dde la construye. Es un entramado entre hist real, oída, deformada, q viene a enmarcar la hist del S.

“Se relaciona con cosas oídas como los sueños con cosas vistas”, F hace cierto paralelo entre las fantasías y los sueños, q lo vuelve a tomar en el articulo “El poeta y los sueños diurnos”, dde habla de realización de deseos como lo q hay en común en las fantasías y los sueños. Da un ej referido a la fantasía q está anticipando el concepto de construcción, usa una metáfora arqueológica compara las fantasías con las iglesias del barroco romano, construidas con columnas q han persistidos de los templos paganos. L toma esto a la letra, en relación a como clínicamente se reconstruyen los elementos q están tramados de épocas diferentes y de modo distintos, vistos oído sentidos, q lo llama la trama real del fantasma. Inspirando en F q dice q la única diferencia q encuentra entre fantasías y sueños, es q en las fantasías no existe la regresión alucinatoria q hay en los sueños. En el esq del peine el sueño es una alucinación xq el ap funciona regresivamente. No es q en la fantasía no existe alucinación, con la dif q en el sueño está la convicción de q eso lo está viviendo.

A una fantasía la podemos analizar como un sueño, le tomamos los elementos, le pedimos asociaciones, dividimos los elem como al modo de un sueño, pero no interesa q logremos dilucidar q fue exactamente.

Ptos en la puede desprender de la lectura de este 1er F q hace L:

  1. solidaridad entre el deseo y fantasma, estos conceptos no son iguales en L, pero se inspira en F

  2. Papel del fantasma en la constitución del la realidad psíquica: el fantasma o la fantasía freudiana adq un valor importante para la constitución de la realidad psíquica, con lo cual se dif la realidad psíquica de lo real, x eso lo simbólico-imaginario es siempre una ficción. Ficción no como mentira, sino como algo q viene a velar lo real. Coincide con escena

  3. Relación del fantasma en la escena mirada

Voz

F dice escenas armadas en R a la mirada y a la voz, forma de los obj “a”.

4. El fantasma como defensa frente a lo real.

  1. Relación del fantasma con el autoerotismo, o sea la masturbación

Las fantasías freudianas o el fantasma lacaniano son ficciones, pero como toda ficción llevan un núcleo de verdad en si. O una forma de dar cuenta algo del orden de la verdad.

En el art de los sueños diurnos, F compara a las fantasías con el juego, dice el creador literario hace lo mismo q hace el niño cuando juega: “crea un mundo de fantasías q toma muy en serio pero q lo diferencia de la realidad”. En la creación está obteniendo una resp fantasmática. El niño al igual q el creador logra una ganancia de placer q lacanianamente es plus de goce.

Winnicott después hace un desarrollo en relación a este tema y trabaja el obj transicional, del cual L se inspira p hablar del obj a.

Un chico que no juega está complicado: no está pudiendo crear una escena fantasmática.

Esta idea de ganancia de placer, o de goce propia del fantasma esta ya postulada en F: “las fuerzas motivantes son siempre deseos insatisfechos.. .Cada fantasía viene a corregir una realidad que no satisface…

Y las va a dividir en dos grupos:

1) Las fantasías ligadas a las ambiciones, vinculadas a su majestad el yo, (es decir al narcisismo, vinculadas al concepto de His Majestic que no lo tiene todavía, pero lo esta teniendo),

2) Las otras fantasías ligadas a deseos eróticos.

Termina diciendo: Generalmente andan las dos juntas.

Entonces te

Son cuatro elementos que toma L para formar el concepto de FANTASMA:

  • Ganancia de placer.

  • La ambición.

  • Narcisismo.

  • Deseos eróticos.

Fórmula del fantasma: S barrado en relación al objeto.

Empieza a esbozar este concepto en Subversión de S, Seminario 5 y recién es n el seminario 10 cuando va a decir que el objeto a es causa de deseo.

A esta altura le interesa diferenciar el concepto de fantasma del concepto de instinto de los kleinianos, porque para ellos la fantasía estaba estrechamente ligada a los instintos.

En la fórmula L está poniendo al sujeto en relación al objeto. Y dice “el sujeto se aferra al sujeto” y después va a decir “el sujeto está en el objeto”. Un objeto que, tomando todo lo anterior de F, le da al sujeto una ganancia de placer. O sea que En el objeto el sujeto va a encontrar algo que no encuentra en el significante, porque este le da inconsistencia al sujeto, el significante me dice que quien soy, pero no me da ninguna consistencia (“Yo soy Rubén”) y la consistencia se encuentra en el objeto. Uno puede pensar acá toda la cuestión de la impulsividad y los actings adolescentes.

Porque no soportan frente al aluvión pulsional, no tener alguna respuesta, no soportan la inconsistencia, en los acting está poniendo siempre algo del orden del objeto, por ej embarazo temprano: “ah, soy mujer”.., hay una respuesta…

Podríamos decir:

El objeto aparece como una suplencia de una identidad que no existe.

Identidad como diferente de identificación.

Identidad mas cristalizado psicólogos.

Cuando alguien dice “yo soy así” no soporta la inconsistencia, la falta, en la clínica, cierta fragilidad.

Sujeto divido se constituye en la cadena ste

El deseo no puede correr metonímicamente por la cadena, indefinidamente, se detiene en el objeto. Por eso en el fantasma el sujeto se pone en relación a y objeto y en relación a ese objeto.

El sujeto va a recuperar goce.

Cuando un sujeto queda fijo a la escena fantasmática no tiene mucha variación. Las formas de goce en el ser humano son infinitas. Ahora en la vida de un sujeto a lo largo de su vida, no vamos a encontrar mucha variación en su forma de goce.

Porque la escena fantasmatica lo lleva como por un cauce, la forma de goce de un sujeto va a ser, si no ha pasado por análisis. La estructura de los sueños va a ser siempre la misma. Como una serie de televisión. O sea en un sujeto podemos encontrar 3 o 4 escenas fantasmaticas básicas y sobre eso se va a asentar toda su vida, va a determinar su vida y que el sujeto nada sabe. Va a determinar su forma de goce.

Y como en la escena fantasmática hay recupero de goce, de la escena fantasmática no va hablar, va a hablar de los síntomas. Ej: “me pasa siempre”, pero los síntomas cambian, o puede remitir, pueden ser variables, el fantasma no. El fantasma tiene esa fijeza que le da lo real. Tiene una cara que da lo real. ¿Cuando va a hablar del fantasma? Después de un largo tiempo.

caso del txt de F

Angustia señal. (Avance en el tratamiento). Empieza a aparecer ahí, le empieza a funcionar la angustia ahí. Le pone un coto a la escena fantasmática tenia un carácter masoquista.

Ejemplo paradigmático L lo toma de F para hablar de escena un caso de

Pegan a un niño: se encuentra que el sujeto tiene un lugar en el deseo del otro: si me pega es porque me quiere desea. Lo más terrible es la indiferencia, eso es lo que no se soporta. Si me castiga me está reconociendo en mi deseo, porque el deseo es siempre transgresor, hunde sus raíces en la fantasía, “en la fantasía masturbatoria” dice F, si me castiga es porque me reconoce en el deseo. En el caso det TXT, en esa muchacha algo de eso pasaba, hay un llamado a una función paterna algo vacilante, entonces la aparición de la angustia no hay que asustarse cuando frente a una intervención nuestra aparece la angustia, la angustia va marcando mojones en un tratamiento. Va marcando avances en el tratamiento cuando aparece algo de la angustia dimos en el blanco.

Entonces en el fantasma el sujeto logra cierto encuentro con el goce y si el sujeto logra cierto encuentro con el goce es porque logra cierto amparo en relación con otro, le da cierta garantía, el problema del barramiento, de la castración es que lo deja en desamparo. Ej de niño entrando al jardín, el chico llora: algo de la castración, que trae siempre desamparo para el sujeto. Deja de ser el único de su madre. También esto trae la castración del otro: que hace mi madre sin mi todo ese tiempo…la madre deseante por fuera de el, hay que atravesar la angustia del desamparo, el fantasma es un amparo contra eso. Por eso los sujetos no hablan mucho de eso, de ese goce que encontraron.

Por eso va a decir L que lo que el neurótico no quiere es pagar con su angustia.

Con lo cual podríamos decir que el fantasma masoquista, el f de flagelación, el de Pegan a un niño, no es un hecho contingente, es un hecho de estructura para el sujeto, lo que es contingente es la forma que puede tomar eso. Eso si va a variar en cada sujeto. Pero ese fantasma va a ser universal. Lo que va a variar es la forma porque los objetos a tienen distintas formas. (Oral-anal-escópico-invocante). Ej de la anoréxica que teme ser devorada por su madre. Una histérica puede temer ser mirada, como es mirada, la paciente de la película, cuenta que esta por empezar danzas árabes, por su abuelo de origen árabe, una forma de exponer su cuerpo sublimatoria. El fantasma va cambiando.

En los tratamientos apuntamos a la modificación fantasmática, no del síntoma, estos van y vienen. Si logramos tocar algo de la escena fantasmática estamos tocando algo del modo de goce del sujeto. Y esto es lo fundamental



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra que durante esta...

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce icon5b) Comente los aspectos más relevantes de la obra de la segunda...

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconEsta obra comienza con la invocación famosa

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconEsta obra comienza con la invocación famosa

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconUna formación “4” con experiencia
«las palabras son tu luz» y en Giro y Giro donde «se hizo el vuelo con la libertad y el mar con tus alas que no supe nadar». En La...

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconTemas de la obra y relación con los temas presentes en el texto (Rima XI)

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconSoneto clxvi «Mientras por competir con tu cabello»
«Deseo hacer algo; no para los muchos», y defendía la oscuridad de su obra como algo útil y aun deleitable

Giro en la obra. De ahí en más podría decirse que toda la obra está dedicada a trabajar la relación del deseo con el goce iconRama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias...






© 2015
contactos
l.exam-10.com