Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires






descargar 176.26 Kb.
títuloDirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires
página1/5
fecha de publicación29.03.2017
tamaño176.26 Kb.
tipoDirección
l.exam-10.com > Ley > Dirección
  1   2   3   4   5



Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires

Dirección Provincial de Secundaria


La Educación Sexual Integral como contenido de las materias del secundario

Introducción.
La Ley 26.150 supone un desafío para las y los docentes de la provincia de Buenos Aires en tanto implica la obligación de asegurar a las y los estudiantes el derecho a recibir Educación Sexual Integral, entendiendo a ésta última como la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales, afectivos y éticos. En esta tarea, los docentes de la Educación Secundaria pueden ocupar un lugar clave tendiente a superar obstáculos, prejuicios y desencuentros de larga data relacionados con la formas de enseñanza y aprendizaje de la Educación Sexual tradicionalmente reducida a los aspectos biológicos y genitales.

Lejos de este paradigma biologicista la Organización Mundial de la Salud define actualmente a la sexualidad como “un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales”.

El mismo organismo considera que para que pueda lograrse y mantenerse la salud sexual, deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas, a saber:


  • El derecho a la libertad sexual.

  • El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexual del cuerpo.

  • El derecho a la privacidad sexual.

  • El derecho a la equidad sexual.

  • El derecho al placer sexual.

  • El derecho a la expresión sexual emocional.

  • El derecho a la libre asociación sexual.

  • El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables.

  • El derecho a información basada en el conocimiento científico.

  • El derecho a la educación sexual integral.

  • El derecho a la atención de la salud sexual.

Ello requiere un "enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia." [ ]

Es en este marco, que la Dirección Provincial de Educación Secundaria prescribe una tarea específica para los Docentes, una serie de actividades orientativas para desarrollar en el aula y que entran en relación con los contenidos prescriptos en los Diseños Curriculares de la Educación Secundaria.

Es necesario comprender que la Educación Sexual Integral compete a todos los docentes de todos los niveles desde el Nivel Inicial y que es necesario responsabilizar a todos los agentes institucionales y lograr la articulación entre materias en torno a sus contenidos.

-Difundir los lineamientos básicos de la Ley 26.150 y su aplicación obligatoria en los todos los establecimientos educativos del país..

-Garantizar condiciones legales para mujeres y hombres que favorezcan las elecciones reproductivas y sexuales de los estudiantes. En este sentido brindar actualización de legislación vigente y recientemente sancionada en relación a la temática (matrimonio igualitario, identidad de género y otras)

- Abordar la temática de los padres y madres adolescentes: necesidad de evitar las lecturas apresuradas y reproducir prejuicios y mitos en torno a las paternidades y maternidades adolescentes y los sectores populares.

- Tender a transformar colectivamente las desigualdades de género, a partir de la reestructuración de las relaciones sociales e identificando la intencionalidad y la significación social de los mitos instalados históricamente en relación a la sexualidad.

- Acompañar a las familias en la identificación de los procesos de construcción de subjetividades en jóvenes, tensionando los mandatos familiares y sociales que condicionan la constitución de modelos, creencias y demás esquemas culturales de género.

-Concientizar acerca de la distribución del poder a partir de la desigualdad de género: sexismo, misoginia, homofobia como las expresiones más extremas de esas desigualdades.

-Indagar acerca de los ámbitos “masculinos” y los “femeninos”, la virginidad, lo permitido y lo prohibido, la erotización de la vida cotidiana; todos constructos sociales relativos condicionados por el contexto socio-cultural, económico, histórico. Reflexionar acerca de su genealogía y sus alcances.

-Los medios de comunicación masivos como condicionantes y/o determinantes del desarrollo de la sexualidad adolescente; el lugar de la familia como uno de los actores sociales responsables de desmontar el discurso mediático en torno a la sexualidad.

-Abordar la temática de las relaciones violentas en los noviazgos, como una de las formas de construcción de pareja riesgosas de los jóvenes.

-Indagar qué se entiende por violencia, y cómo se caracteriza la violencia de género teniendo en cuenta particularmente las representaciones sociales, la naturalización de la coerción, y los celos como supuesta demostración del amor en el imaginario social

La Educación Sexual Integral en la Educación Secundaria de la Provincia de Buenos Aires

Aún antes de la sanción de la Ley Nacional 26.150 de Educación Sexual en 2006 la Escuela Secundaria de la Provincia de Buenos Aires tenía un amplio recorrido con el objetivo de instalar el nuevo paradigma.

En los Diseños Curriculares se pone de manifiesto en el hecho de incluir desde el 2005 a la Educación Sexual Integral en la línea curricular ciudadanía, en los tres primeros años del Ciclo Básico en la Materia Construcción de Ciudadanía a partir del ámbito Género y Sexualidad, ámbito señalado como insoslayable ya que cualquier proyecto de Ciudadanía incluye y precisa trabajar cuestiones relativas al género y a la sexualidad. Teniendo en cuenta que algunos de los ejes en los que reposa la Educación Sexual Integral son el cuidado del propio cuerpo y del otro, los derechos y las responsabilidades entre los ciudadanos y para con el Estado con respecto a una salud plena y una vida sexual placentera, las luchas sociales por la igualdad de género y por el respeto a las diversidades sexuales, la reflexión sobre roles y funciones atribuidos a mujeres y a varones en distintos contextos socio- históricos, los sentimientos, las relaciones y los vínculos humanos y los derechos humanos es lógico que la ESI se incluya dentro de la formación en ciudadanía. Incluir a la ESI dentro de la línea curricular ciudadanía implica pensarla como contenido transversal de todas las materias ya que todas, cuentan, en su diseño curricular con una línea en ciudadanía en consonancia con uno de los objetivos generales de la Educación Secundaria que es la formación de Ciudadanas y Ciudadanos.

Dentro de la línea curricular, la materia Salud y Adolescencia de 4to. año, se presenta como un lugar preferencial para incluir temáticas ligadas a la ESI tales como la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, embarazos adolescentes en el marco del análisis de relaciones de amor, amistad, afecto saludables y pensando en los vínculos humanos en general. La convicción está puesta en que la ESI es un proceso de construcción de valoración de la estima y la autoestima de los sentimientos, de los derechos y de las responsabilidades que tenemos con los demás. Solo desde estas bases se posibilita el marco educativo para poder informar y prevenir respecto de las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos no deseados y el abuso intrafamiliar que son algunas de las consecuencias más dramáticas de la deficiencia en la ES.

Siguiendo con esta lógica en Política y Ciudadanía de 5to. Año y en Trabajo y Ciudadanía de 6to. Año, las luchas sociales por los derechos por la igualdad de género o de las denominadas minorías sexuales o por los derechos sexuales y reproductivos, así como las discriminaciones por género, sexo o identificación sexual cobran particular importancia.

Por otra parte, desde la Dirección de Educación Secundaria se participó activamente en la elaboración de las líneas curriculares de ESI destinadas a todo el país que cobraron forma en el documento federal Lineamientos Curriculares para la Educación Sexual Integral publicado en 2009 por el Programa Nacional de Educación Sexual Integral .

Otras líneas de trabajo de la Dirección Provincial de Secundaria se focalizaron en el Proyecto de Experiencia Educativa “Salas Maternales: madres, padres, hermanos/as mayores, todos en Secundaria” (Resolución 5170/08) cuyos propósitos centrales son generar las condiciones para garantizar el derecho social a la educación de todos y todas los/las adolescentes y jóvenes de la Provincia de Buenos Aires, promover la asistencia, permanencia con aprendizaje y finalización de los estudios secundarios de madres, padres y hermanos adolescentes/jóvenes que no pueden concurrir, continuar y/o finalizar sus estudios al tener que asumir el cuidado de su hijos/as o sus hermanos/as menores e implementar una nueva forma de organización escolar que permita la inclusión con intencionalidad educativa de los niños menores de tres años hijos y/o hermanos menores de los/las alumnos/as adolescentes de la Escuela Secundaria. Con el proyecto de Salas maternales, el Estado intenta brindar alternativas y resistencias a una situación que vulnera las trayectorias escolares. Ello supone reflexionar sobre los roles del Estado y las maneras de construir una ciudadanía crítica y activa .

A partir de la creación de 30 Salas Maternales se desarrolló un Seminario de Capacitación Las Salas Maternales como herramientas para la inclusión educativa, la ESI y la construcción de Ciudadanía destinado a todos los docentes involucrados en el proyecto. Se trato ante todo, de un proyecto de inclusión educativa que nos obliga a ahondar y reflexionar sobre diversos conceptos tales como la diversidad y las distintas formas de la niñez y de las juventudes. Se propone esta capacitación como una acción de formación destinada a los actores involucrados en este proyecto en la cual se han priorizado tres ejes considerados centrales de acuerdo a los lineamientos de la política educativa: la inclusión con aprendizaje, la educación sexual integral y la construcción de ciudadanía.

Asimismo desde la Dirección Provincial de Secundaria en coordinación con la Modalidad Psicología Comunitaria y Pedagogía Social se han realizado una serie de intervenciones en situaciones que vulneraban el respeto a las diversidades sexuales y / o a la identidad de género.

Desde el 2012, en coordinación con el Programa Nacional de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Nación y todos los Niveles y Modalidades de la Provincia de Buenos Aires se lleva a cabo una serie de capacitaciones de dos días destinadas a cubrir en cuatro años a todas las escuelas de la Provincia que tienen el objetivo de difundir los materiales elaborados por el Programa Nacional de Educación Sexual Integral

¿Por qué siempre se hace Educación Sexual Integral ya sea por acción u omisión?

Una de las formas más frecuentes y particularmente invisibilizadas en las que suele manifestarse las violencias y que suele tomar la forma de violencia simbólica es a través de la relación asimétrica de los géneros o violencias de género.

Ésta se expresa de múltiples maneras ya sea en disposiciones espaciales, vestimentas, exigencia de conductas o conductas esperables diferentes para hombres y mujeres (que suele expresarse en dichos tales como “Así no se comporta una señorita”), división de tareas y roles de manera diferenciada para varones y para mujeres, reproducción de modelos y conductas asociados a ideales de masculinidad y femineidad y que suelen enmarcarse en lo que Pierre Bourdieu ha denominado el paradigma de la dominación masculina.
L


a perspectiva o mirada de género es uno de los campos menos abordados desde los espacios de instrucción formal y en los programas curriculares soslayando el hecho de que todas las dimensiones del saber –la política, la historia, el derecho, la economía, entre otras- están atravesadas por el género. Los distintos discursos que circulan en la sociedad suelen naturalizar un conjunto de atributos, ideas e imaginarios de lo que es ser hombre y lo que es ser mujer, qué se espera de cada uno de ellos, qué actitudes e incluso posturas corporales deben adoptar, qué roles sociales deben o están capacitados para desempeñar. Asimismo se construyen representaciones colectivas asentadas sobre criterios clasificatorios de normalidad adecuables a cada uno de los géneros.

Los géneros son instituciones sociales que se construyen cultural e históricamente y que proveen de atributos y significaciones a lo masculino y lo femenino. En distintas épocas los modos socialmente disponibles de ser mujer o de ser hombre han ido cambiando. Las nociones de masculinidad y femineidad se han estabilizado en un conjunto de significados y prácticas como producto de paradigmas dominantes profundamente anclados en la cultura. Tanto la masculinidad como la femineidad forman parte de un conjunto de interacciones y representaciones a la vez sexuales, estéticas, éticas, afectivas y convivenciales a partir de las cuales se definen estilos, roles, comportamientos, modalidades corporales, expectativas y modos de sensibilidad, maneras de pensar el futuro, cognición y percepción según los ámbitos transitados en la cotidianeidad. Así, ser hijo, padre, compañero, macho, “sexo fuerte”, amante son formas hegemónicas de la acción social de un hombre que suponen modelos de representación de una determinada construcción histórica y cultural de género, enmarcada en el paradigma de lo que Pierre Bourdieu denomina dominación masculina. Ello alude al hecho de que los modos de entender este reparto dual y básico del mundo se construyeron como tramas de sentido que colocaron a las mujeres en situación de asimetría, ocultamiento y desvalorización dentro de un orden social regido por el principio universalizador de lo masculino. La visión dominante de la masculinidad parte de la lectura de los cuerpos, continua en las relaciones sexuales entendidas también como espacios de poder y se amplía a todos y cada uno de los campos de lo social: el espacio, el trabajo, la familia, las relaciones sociales, la escuela.

A lo largo de sus historias personales y sociales, por medio de tradiciones culturales, sociales, económicas y escolares, los sujetos de la modernidad y la posmodernidad han incorporado esas creencias, estereotipos, tabúes, prejuicios y modelos sobre los géneros y sobre la sexualidad que son parte constitutiva y estructural de las violencias de género. Muchas de estas ideas han adquirido el rango de certezas y son reproducidas en el mundo escolar en procesos de enseñanza y aprendizaje, en el desarrollo de la organización de la vida institucional cotidiana y en las intervenciones y abordajes de episodios ligados a violencias de género que irrumpen en la vida escolar.

Es importante aclarar que si bien las violencias perpetradas de hombre a mujer suelen ser las más frecuentes e invisibilizadas porque forman parte de un paradigma cultural no pueden ser soslayadas y deben pensarse como violencias de géneros o reproducción de desigualdades de género las violencias perpetradas de mujer a varón, las situaciones de violencia que perjudican a los y las niñas y niños y jóvenes con sexualidades diferentes a las heteronormativas, niñas y niños y jóvenes que presentan cambios de género al no coincidir sus identidades sexuales con su anatomía física, niñas, niños y jóvenes que presentan características personales que no coinciden con los estereotipos de masculinidad o de femineidad hegemónicas.

Una de las mejores maneras de abordar estos interrogantes, temores, prejuicios y modelos de larga data es a través del diálogo entre adultos y entre adultos y estudiantes; poner en común estas cuestiones y discutirlas teniendo en cuenta que los cambios forman parte de procesos que llevarán largo tiempo. Es necesario que la escuela habilite espacios de debate y de reflexión entre adultos y entre adultos y estudiantes que permitan reflexionar sobre estas temáticas.

Tal como lo expresan desde los Cuadernillos del Programa de Educación Sexual Integral es posible pensar o reconocer al menos tres dimensiones fundamentales desde las cuales pueden pensarse estrategias o líneas de acción en este sentido.

El desarrollo curricular que se desarolla en el próximo apartado.

La organización de la vida institucional cotidiana: son sin duda sujeto de revisión y análisis ciertas actos, escenarios y normas que constituyen la urdimbre de la vida escolar que reproducen visiones de desigualdad de género. En este sentido, más allá del curriculum explícito o formal se hace necesario pensar en cómo las normas y formas de organización escolar favorecen o no vínculos de confianza y de respeto mutuo, de respeto y de igualdad de condiciones entre los géneros, que incluyan por igual las opiniones de las y los estudiantes y la promoción de relaciones igualitarias entre varones y mujeres.

Situaciones que irrumpen en la vida escolar: ciertos conflictos o peleas ocasionales entre chicos y chicas, noviazgos violentos, maternidades y paternidades adolescentes, cambios de género, situaciones de discriminación ante sexualidades diferentes a la heteronormativa, pueden ser oportunidades de enseñanza y aprendizaje para adultos, niños y jóvenes de contenidos y valores vinculados a la igualdad entre los géneros, al reconocimiento y expansión de derechos y a la valoración de emociones, sentimientos propios y ajenos y el respeto del propio cuerpo y el de los y las demás.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconLa educación técnico profesional en la secundaria de la provincia de buenos aires

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconProvincia de buenos aires

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconProvincia de buenos aires

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconDirección General de Cultura y Educación

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconDirección general de cultura y educacióN

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconPoeta, dramaturgo y ensayista argentino nacido en Bahía Blanca, provincia...

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconDirección General, Dirección General, Dirección de Educación. Calle del Prado, 24 28014 Madrid

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconHaroldo Conti nació en Chacabuco, provincia de Buenos Aires, en 1925....

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconMinisterio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires

Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires iconMinisterio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires






© 2015
contactos
l.exam-10.com