En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud






descargar 225.26 Kb.
títuloEn el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud
página1/2
fecha de publicación01.07.2016
tamaño225.26 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2
En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud
A Dios, mi Padre

Paz infinita a mi alma hoy tu das,

gracia de gracia me has hecho vivir.

Nada hay más pleno que estar junto a ti,

bajo tus alas y abrigo sentir.

Padre bendito, invariable es tu amor.

Ancho y profundo, muy largo en verdad.

Alto e insondable, eterno e infinito,

¡no lo alcanzo a entender, Padre mío!
...Gracia de gracia en mí.

LOS RECUERDOS
A mi amigo, Donald Jaimes, poeta peruano quien me alentó a abrir la puerta a recuerdos y sentimientos que son esencia de lo que ahora soy.


Los recuerdos
Nuevamente van llegando

y a mi puerta los oigo llamando.

Suavemente, insistentes

que los deje entrar nuevamente.

Y al instante, al abrirles

han cobrado color, forma y vida,

los recuerdos olvidados

que le dieron sentido a mi vida.
De Cúmulos y Plumas
¡Cómo disfruté leyendo y releyendo la composición poética de Greisy Murillo! Tamaña pretensión la mía de querer analizar y aprehender los versos que me eludían: plumas impulsadas por auras de ideas subjetivas. Y las vi elevarse en remolinos caprichosos cuando el numen se hacía vendaval. Entonces fueron cúmulos que engalanaron el cielo de mis pensamientos adornando el atardecer.
Cúmulos de versos, diversidad de recuerdos, multiplicidad de vivencias; plumas que pueblan los aires de la evocación y también se posan confiadas en las manos amigas que se extienden para acariciar la tersura de sus ideas.
Cúmulos y Plumas: me gusta la soltura de tus estrofas y la independencia de tu métrica. Gozo con tus bocetos de realidades palpables y de ensueños plumosos: esperanzas que se anticipan en alas de la fe. Admiro la franqueza sutil de tus asertos y el cúmulo cambiante de tu imaginería.
¡Cómo disfruté leyendo y releyendo...!
Mario A. Collins

Agradezco a la profesora Murillo por permitirme entrar en su jardín poético y percibir en él la belleza de la policromía y el perfume que se desprende de sus versos.
Al poeta le es dado por Dios el privilegio de aprisionar un mundo de las realidades de la vida, tristes o hermosas, y luego con sensibilidad expresarlas a través del verso o de la lira.
Son muchos y variados los temas que la profesora abarca en su poemario; pero a mi parecer dos son sobresalientes: el primero es aquel donde toca con gran sensibilidad y emoción los valores del círculo familiar en donde como esposa y madre exalta lo más bello que Dios nos ha dado en esta tierra, un hogar, una familia. El segundo es la apreciación de los valores de todos aquellos que nos rodean, especialmente nuestros compañeros de labores.
Sin duda, amigo lector, usted va a disfrutar al leer o cantar estos versos que son una explosión de luz en medio de las sombras, y un monumento a los recuerdos y a la objetividad de las cosas que nos rodean.
Juan Ramón Hondal

Esparcidos por el globo terráqueo siendo tan diferentes y tan semejantes, vivimos las mismas búsquedas de esperanzas y el sentido de existir enfrentando las frustraciones y penas y al experimentar diariamente esta mezcla de alegrías y tristezas las visualizamos y reflejamos según nuestros talentos, gustos y características individuales.
La presente obra tan creativa y original de Greisy de Murillo es un maravilloso cúmulo de emociones, ideas, percepciones e ideales que reflejan una lucha interior y una clara visión de la jornada cotidiana llena de gozo por estar protegida bajo las alas divinas y agradecimiento por las personas queridas que embellecen este camino.
Y estos cantos y versos hacen eco en los corazones de sus amigos y lectores con quienes ella generosamente comparte estas complejas y bellas vivencias.
Albina Tomenko

CÚMULOS
¡Cúmulos!

Cúmulos acumulados

por la sinfonía del viento

en complicidad de un suelo

caldeado de ensueños.
No escondes lo que tienes:

Alegrías desbordantes

matizadas de una rara pena

y una frustración abierta

con reclamos que retumban...
Fertilizas con tu enojo

y germinan con tu llanto

y a cambio de estos favores

la tierra agradecida

expide sus humores.
Ni tú te tomas en serio:

¡Una risa de colores

se te escapa

y te delata!

¡Llora!

¡grita!

Al rato se te quita...
ENTRE AMOR Y PLUMAS
“Oh, Dios, cuán precioso es tu invariable amor, por eso los hombres se amparan bajo las sombras de tus alas”.

Salmo 36:7

COMO PLUMAS
A un pastor con suavidad de pluma que me recuerda a Dios, Mario Collins.
Bajo tus alas, Padre mío,

encuentro deleitoso abrigo

acurrucado, totalmente confiado

vivo segura contigo.
Mis cargas, las descargas

y en tus alas se hacen plumas

y no pesan

ni se sienten

porque ahora son tuyas.
¡Cargas que descargas!

ya no abruman.

Plumas, plumas...

Plumas que se pierden

con las tuyas.


ALLÁ Y ACÁ
Allá tú...

Nosotros acá, Padre.

Allá, desde arriba,

con dimensión plena

nada se te escapa

¡todo lo contemplas!

Acá, frente a frente,

con dimensión parcial

¡cuánto se nos escapa!

nada es fiel,

nada es total.
Padre mío, desde allá

tus juicios son exactos y justos.

Aquí miramos parcialmente

lo que tenemos enfrente.

Sin poder ver atrás, inferimos,

completamos con supuestos y prejuicios...

¡Y cómo lastimamos!

¡y cómo nos lastiman!
Padre, ¡venga acá tu reino!

Y mira por nosotros,

Juzga por nosotros,

habla por nosotros.

Mira,

juzga,

habla

con nosotros

y... ¡Haya paz!
MENSAJEROS
Recibe a mis mensajeros, Padre:

Con las estrellas,

te envío mis querellas.

Con el sol,

encomiendo mi dolor.

El cansado ocaso,

porta mis fracasos.

Mis cargas,

te las lleva el alba.
Padre, envíame de regreso:

Con las estrellas,

paz que llena.

Con el sol,

sedante amor.

Con el ocaso,

triunfante canto.

Con el alba,

alas que levanta!

¡SEÑOR, NECESITAMOS ALAS!
Porque los buenos ideales son inspirados por los designios divinos para nuestras míseras almas y se conciben cuando somos receptivos a sus indicaciones.

Luego son gestados en el entorno y tiempo en que vivimos

y nutridos no sólo con la esencia pura de la fuente inspiradora, sino también con sustancias rezagadas de tradiciones arraigadas.

Y al nacer se estrellan contra el muro de la realidad que es tan alto y grueso como tantos sueños hay de otros que no convergen con el nuestro…

O son aplastados por el pie grande de un soñador más poderoso…

O pisados por muchísimos piececillos de sonámbulos que sólo transitan por la vida pero no tienen rumbo definido…

¡Señor, necesitamos alas!

Y me hallaste tirada, en medio de mis sueños mutilados,

deshidratada, con surcos salinos en mi marchito rostro

pero con la terca mano aferrada al hilo de tu campanario.

Entonces, como siempre, al abrigo de tus tibias plumas

reconforté mi espíritu abatido, ahuyenté el gélido miedo

y a cambio atizoné la fe y la esperanza.

En ese instante me diste tus fuertes alas y despegué

pasando sobre gigantes y gruesos muros.

¡Qué fácil con tus alas!

Por eso, Padre, ¡necesitamos alas, necesitamos tus alas!

PADRE, ES TARDE
A Alma y Filiberto Verduzco en ocasión de la ordenación al ministerio.

Padre mío, es tarde, la puerta está cerrada

y mírame, aquí estoy necesitada

de alimento, de abrigo y de tu cariño,

y me sobresalto, lloro como un niño.

Te he llamado, mas con un nombre extraño...

Te he buscado, mas con los ojos cerrados...

Te he pedido, mas no he extendido mi mano...
Y tú, como siempre, sales a mi encuentro

pues, Padre mío, conoces bien lo que siento

que aunque el ser y hacer con frecuencia se traicionan,

el sentir y decir contradice mi persona,

Sin adivinar, me das y abres mis manos...

Sin tú dudar, respondes mi llamado...

Sin demorar, ¡dejas ser encontrado!

¡JÚNTANOS, OH PADRE! (canto)
Júntanos, oh, Padre,

como la gallina

junta a sus polluelos.
Y guárdanos debajo

de tus tibias alas de amor.

Y danos, Padre Santo,

tu Espíritu protector.

Que así también hagamos

con nuestros hijos hoy.


CUNA DE PLUMA (canto)
A Paola Isabel Hernández Juárez, primera nieta de Leticia e Isidro Juárez.
Mira, duerme mi bebé,

mira, ríe mi bebé

su piernita encogió y sonrió.

Mira, duerme mi bebé,

mira, ríe mi bebé

su manita encogió y sonrió.
Entre plumas mi bebé,

sueña y ríe mi bebé

y los ángeles rozan su piel.

Entre plumas mi bebé,

sueña y ríe mi bebé

con sus plumas le juegan su pie.
Ríe, ríe mi bebé,

sueña, sueña mi bebé

nada quite ya tu paz

con Jesús muy bien estás.

En tu cuna, toda pluma

tu vida, mi dulzura,

estará siempre segura.

CON CRISTO ENTRE LOS DOS

(Canto)
Con Cristo entre los dos

lazos fuertes nos unirán.

Con Cristo entre los dos

alas nuestro amor tendrá.
Se remontará hasta los cielos

para que Dios lo perfeccione día a día.

En tanto en la tierra,

con Cristo entre los dos,

lazos de amor nos unirán.
Lazos de amor, alas de amor

con Cristo entre los dos.


PADRE, PRESTAME TUS ZAPATOS
A mis hijos Abraham Eliel y Aldo Ricardo.
Padre, préstame tus zapatos!

Los míos son tan pequeños

y es poco lo que avanzo...
¡Padre, préstame tus zapatos!

Y dejaré correcta huella

por el camino en que ando...
¡Padre, préstame tus zapatos!

Tan livianos y tan suaves

¡seguro tendré descanso!

PADRE, NO TE RÍAS
Padre, no te rías, te hablo en serio.

Hoy me fue muy mal.

Caminé, caminé

y me duelen tanto los pies...
Padre, no te rías, te hablo en serio.

¿Por qué me miras

conteniendo la risa?

¡Qué! ¿Por qué tú no me crees?
--¡Hija, traes los zapatos al revés!

MI JARRÓN
A Jorge Acuña, joven visionario
Se ha quebrado mi jarrón

El más querido,

el que era mío.

Ahora, ¿Qué haré, Señor?
En mi angustia he corrido

a juntar sus pedazos.

La torpeza me ha ganado

¡mira mis manos apagadas!

¡están heridas y con dolor!

¿Qué haré, Señor,

ahora que estoy peor?
Aunque junte sus pedazos

y los pegue con cuidado,

nunca será lo mismo...

¡Ya quedó arruinado mi jarrón!
El Señor me dijo:

--Serena, no hagas nada.

Y tomando cada astilla

las unió con filigranas.

Y al instante, ¡oh, maravilla!

quedó más hermoso

como todo lo que hace por amor.
RECLAMO Y RESPUESTA

-RECLAMO
¿Por qué, Señor, lo permites?

Mi frustración se ha hecho grande.

Y es que le has dado el manojo de llaves,

cierra y abre a su antojo las puertas

aquellas puertas que dijo tendría yo abiertas.
-RESPUESTA
Y tu respuesta al fin ha llegado:

-¡No eran tus puertas!

METANOIA
Corrí con desventaja

con las piernas lastimadas,

con fatiga acumulada.

Y mis quejas fueron sordas y ofensivas;

mis dolores, no entendidos e ignorados.

Mi último grito suplicante

fue ahogado con el golpe seco

de un sordo león herido.

Quedé a la orilla del camino

viendo pasar corredores frescos

y entre ellos uno que velaba

el momento oportuno del relevo.
Entonces, ¡apareces tú, como siempre!

Mi sollozo se hace cóncavo

quedando embotellado.

Mi dolor se hace canto,

quedando anestesiado...

Entonces, ¡mi Jesús, me arrepientes!
ESTO QUE INCOMODA
Espina en la carne,

diminuta y necia

es esto que incomoda.

Está presente a toda hora,

me hinca y es molestia

al punto de irritarme.
Piedrita en el zapato,

oculta y fastidiosa

es esto que me estorba,

que oprime y hasta roba,

a mi planta dolorosa

la alegría en cada paso.
Basurita en mi ojo,

minúscula y agresiva

es esto que me nubla,

con pesada culpa,

la visión de la vida

y distorsiona todo.
¡Miserables!

¡Insignificantes!

¡Fuera de mi vida!

Espinas, piedras, basuras.

Molestia, estorbo, culpa.

¡Fuera de mi vida!

¡Insignificantes!

¡Indeseables!
¿Cuándo fue que me invadieron?

¿Fue cuando anduve confiada?

¿Fue cuando anduve con descuido?

¿Fue cuando no parpadeaba?
Vale un alto

y hasta un grito

suplicando,

implorando,

Jesucristo,

¡que me ayudes,

que me cures!
Y al solo toque de tus alas

¡Ah! ¡qué alivio!

Ya no sangro,

ya no sufro,

ya no lloro.

¡Gracias, Jesucristo!
PERDON, PADRE
Hoy habló la impotencia,

la frustración izó su bandera

y arreó la tuya que es amor,

que todo lo sufre

que todo lo espera...

Perdón, Padre...

Sí, tomé la afilada espada

y corté una oreja...

¡Y había estado contigo en el huerto!

¡Y había hecho canto tu Palabra Viva!

Y así mañana y tarde,

a cada instante la comía.
Perdón, Padre...

Porque te he negado,

porque te he ofendido.

¡Qué horror! ¡Qué he hecho?

Ahora tengo un hondo dolor en el pecho.
Padre, perdón...

Si me preguntaras tres veces,

tres veces te diría:

¡te amo, te amo, te amo!
Ahora, permíteme como a Pedro

tomar mi callado nuevamente

y apacentar en otro lugar

a mis hermanos.

BLANCA MAGNOLIA (canto)
A mi sobrina Soledad Arlene Murillo en su boda.
Blanca magnolia

magna la novia

pura blancura

hecha dulzura.
Blanca magnolia

magna la novia

regia estampa

la novia marcha.
En tus altares

úngelos, Padre

que sus amores

nunca se acaben.
Blanca magnolia

magna la novia

pura blancura

hecha dulzura.
Cáliz de amores

frescos olores.

preciosa entrega

por vez primera.
Blanca magnolia

magna la novia

regia estampa

la novia marcha.

JESUS, NO LLORES
A mis hermanas Ada Lila y Bethsaida.
Por el suave velo esponjado

se asoman de cuando en cuando

y vuelven tras un suspiro

desmayando sus ojillos

a esconder sus cabecillas.
No llores, mi Jesús, te quiero.

Tu invitación acepto.

Alza un poco el ala,

dame morada.
Oh, Jesús, sin ti

asalta la duda,

todo apura...

todo perturba...
Contigo, Jesús,

suavidad de pluma.

Con tu ayuda,

vivo segura.
Afuera, ¡tan frío!

Adentro, ¡tan tibio!
¡No llores, mi Jesús, te quiero!

Tu invitación acepto.

A ver... alza un poco el ala

y dame morada.
CELEBRO SER TU HIJA

Cada ser humano, creado a la imagen de Dios, está dotado de una facultad semejante a la del Creador: la individualidad, la facultad de pensar y hacer... que sean pensadores y no meros reflectores de los pensamientos de otros hombres.” White
¡Viva, viva, viva!

¡Celebro ser tu hija!
Creada a tu semejanza

pienso, hago y creo

sin necesidad de ser reflejo

de otra mente más dotada.
No me obliguen, por favor,

a llevar armaduras extrañas y ajenas.

Pelearé con mi honda

y estas míseras piedras.

Igual, no es mi fuerza

es su gracia que derriba gigantes y fieras.
No me obliguen, por favor,

a marchar con semejante ritmo y paso.

Avanzaré cada trecho

segura, mas despacio.

Total, no es ser primero

Cuenta más la entrega en lo que hago.
Sin necesidad de ser reflejo

pienso, hago y creo

con individualidad y derecho.
¡Celebro ser tu hija!

¡Viva, viva, viva!

ALMAS DE CRISTAL
¿Qué, Padre mío,

de las almas de cristal

sólidas...

transparentes...

luminosas,

cuando decepcionadas

se vuelven ante la falsedad

frágiles...

cortantes...

peligrosas?
NO HAY NADA (Canto)
A Norka e Ismael Castillo
No hay nada por muy malo

que el Señor no lo cambie en bendición,

si humildes acudimos

a su seno implorando dirección.
¡Cuán precioso, Dios eterno,

tu invariable y constante amor!

Es por eso que queremos

a la sombra de tus alas

ampararnos, Oh, buen Dios.

MI SOL Y MI DIOS
A la fe y pasión evangélica de Doris Serrano Moris, mi madre.
Me atrae la fuerza de tu amor

y giro segura

sin lugar a dudas

porque no existe fuerza mayor.
Me alumbra la luz de tu amor

la verdad me guía

y endereza mi vía

porque no existe otra luz mayor.
Me purifica el fuego de tu amor

mis escorias quemas

y quedo como gema

porque no existe fuego mayor.
Me mueve la energía de tu amor

hago la tarea

si así lo deseas

porque no existe energía mayor.
Me fertiliza el poder de tu amor

mi vida fecundas

y en frutos abunda

porque no hay poder mayor.
¡Tú eres mi sol!

Fuerza, luz, fuego,

energía y poder.

¡Me rindo a tu amor!

Atráeme

Alúmbrame

Purifícame

Muéveme

Fertilízame

¡Sólo tú eres mi Dios!
REFLEJANDO SU LUZ (canto)
De tinieblas me llamó

a su luz me invitó

hija suya ahora soy

feliz yo estoy en su amor.

Reflejando su luz,

reflejando a Jesús.

Que sus virtudes donde voy

atraiga a otros a su amor.

Reflejando su luz,

reflejando a Jesús.

Que mi vida en plenitud

conduzca a otros a la cruz.

¡QUIERO BRILLAR! (canto)
No me olvide yo

que llamada soy,

que cual luna doy

sólo resplandor.
Que no deje yo

de mirarte, oh Dios,

que me eclipse el mal

líbrame de errar.
¡Quiero alumbrar!

¡Siempre alumbrar!

¡Quiero brillar!

Siempre brillar.
Y SI SU LUZ (canto)
Y si su luz en mi vida alumbrara

con más intensidad.

Y si su luz en tu vida alumbrara

con más intensidad.

Y si su luz en la iglesia brillara

con más intensidad,

algo tremendo sería en verdad,

pues las tinieblas huirían.

Como arco iris de diversidad,

más fe, esperanza y amor

habría a mi alrededor,

se viviría mejor,

verían más al Señor.
FUEGO DIVINO
A las mujeres cristianas en el día internacional de la mujer, 1995
¡Fuego, fuego divino!

Que el Creador, nuestro Señor,

ha puesto en el corazón de la mujer.
El fuego divino

de la compasión,

la misericordia,

la fe,

la esperanza,

la caridad.
¡Fuego, fuego divino!

Que puso en su seno

Para dar luz y calor

a los hijos de la tierra.
Sor Juana, Sor Juana Inés,

Sor Juana Inés de la Cruz

Fuego divino acuñado en letras.
Florencia Nightingale,

Fuego divino de la esperanza y la salud.
Elena de White,

Fuego profético alumbrando

los postreros pasos de este mundo.
Hellen Keller y Ana Sullivan

Fe y esperanza en acción

sobreponiéndose a la discapacidad.
Gabriela Mistral,

amor maternal sublimado

en todos los niños del mundo.
Madre Teresa de Calcuta,

manos de la compasión y caridad

para los desechados del mundo.
Rigoberta Menchú,

voz presente para la paz

y la concordia.
¡Fuego, fuego divino!

En el seno de las mujeres cristianas

para dar luz y calor

a los hijos de la tierra.


ENTRE AMOR Y CÚMULOS

ABRAHAM
Confiadamente busco tu pecho

y recargo mi cabeza inquieta

que vive más de músicas y sueños,

de ensueños y risas.

Y al cálido toque de tu piel,

estoy en el lago sereno

junto al quieto e imponente monte

que poco dice,

que mucho escucha,

y tanto entiende...
Confiadamente busco tus ojos

y fijo mi inquieta mirada

que vive en busca de tesoros

y remotas estrellas.

Y al solo encuentro de ellos,

estoy con mapa y brújula

junto al compañero de ruta

que poco duda,

que mucho guía,

y tanto anima...
Confiadamente busco tus brazos

y me aferro con estas manos

que toman, cortan y confeccionan

de nubes realidades.

Y al sólido soporte de ellos,

estoy segura en mi terreno

junto al socio fuerte y firme

que poco exige,

que mucho apoya,

y tanto ayuda...

ME GUSTA COMO ERES
Me gustas como eres seguro de ti mismo

a veces solitario e incluso no entendido.
Poco te importa si eres comprendido

tu eres a tu forma derecho como pocos.
Me gusta como eres seguro de ti mismo

a veces silencioso e incluso olvidado.
Tú marchas a tu paso al son de tus tambores

y quieres a tu modo sin canjes por favores.
Eres dulzura pura, tu eres fuerte roble

me recuerdas a Dios... ¡No te rajes ni te dobles!

ALMOHADA DE PLUMAS
Eres, Abraham mío,

la almohada de plumas

que apoyas mi cabeza

que te ajustas

perfectamente a la medida

al movimiento de mi vida

sin perder la esencia

de la tuya.

EN PLENITUD OTOÑAL
A mi esposo al cumplir sus cincuenta años.
Amor, oyes las canciones

intensas ya de nuestros amores.

Amor, tocas las flores

tersísimas de nuestros amores.
Amor, sientes los olores

fragantes ya de nuestros amores.

Amor, ves los colores

intensos ya de nuestros amores
En plenitud otoñal

hasta el tiempo invernal,

amor, amor.
Amor, prueba los sabores

dulcísimos de nuestros amores.

Amor, son de tantos años

los frutos que juntos sembramos.
En plenitud otoñal

contigo hasta el final.

En plenitud otoñal,

contigo hasta el final,

amor, amor, amor
JIPIJAPA
A Abraham.
Mi tiempo

en otro tiempo

que no fue tu tiempo

intento hacerlo nuestro tiempo.
Te vi y me vi con sombrero

de fina paja, de jipijapa

con fragancia seca

lastimosamente vieja

a Panamá, inolvidable tierra.
Y mi tiempo

de otro tiempo

que no fue tu tiempo

logré hacerlo nuestro tiempo.

AQUELLOS OJOS
A Abraham.
...Aquellos ojos amados

¿Por qué tan apagados?

Su mirada tibia

se hizo fría

muy húmeda...

Condensa

pena

¡Ay!
¡Ah!

Tierna

espera

luz de estrella...

Se hizo cálida

su fría mirada

¿Por qué tan encendidos?

Aquellos ojos queridos...

MI SUELO (canto)
A mi esposo, en nuestra boda de plata.
Como una planta que fue desarraigada,

como un árbol traído de otras tierras,

así llegué temprano a tu vida

y me quedé por siempre a ti unida

como el árbol unido a su suelo,

como el árbol unido a su suelo.
Veinticinco años a ti unida,

veinticinco años a ti unida,

¿Qué puede ser

más real en mi vida?

No el azul lejano de este cielo,

No el viento cruel

que cambia a cada instante,

no el rumor del río pasajero

que cambia cauce

y se hace más distante.
Sino tu amor,

cercano como el suelo.

Sino tu amor,

constante como el suelo.

Sino tu amor,

tan firme como el suelo.

CROMOSINCRONÍA
A Abraham.
Cronos, cromos somos...
La sincronía más precisa:

Tiempo y lugar contigo, vida mía.
Aleje lo que sea café,

lo que se parezca a usted.

Acerca lo que sea azul,

todo lo que seas tú.

Cuando te digo tú

termino con besos en tul.

  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconMi historia, la historia de "cómo me hice monja", comenzó muy temprano...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud icon«Nos aguardan aspectos de la plenitud que apenas sospechamos»
«vida de la vida de toda criatura». ¿Es acaso posible decir algo de aquello que está en nuestra raíz más honda, en el crecimiento...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconNunca he tenido adicción a la comida, pero durante años he comido...
«Sí». (Tal vez incluso quieras añadir unos cuantos sustantivos de cosecha propia a la lista.) Y ante cada término, atisba despacio...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconSinopsis Alice Howland (Julianne Moore) está orgullosa de la vida...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconWagner, el gran músico alemán, dedicó veinticinco años de su atribulada...
«desencanto» del mundo a través de la racionalización, la técnica y la actitud de la economía burguesa. El mito consiste en una dotación...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconLa vida y la muerte en la poesía de miguel hernández
«¿No cesará este rayo que me habita?», p. 160] o “un carnívoro cuchillo de ala dulce y homicida” [«Un carnívoro cuchillo», p. 159,]....

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconMiguel de Unamuno del sentimiento trágico de la vida

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconA ti, mi amor, que te quiero como a nadie más, te dedico esta historia...

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud iconComo hacer el amor con la misma persona para el resto de su vida”

En el otoño de mi vida, al cumplir cincuenta años de vida, con un sentimiento de plenitud, dedico esta primicia de vivencias, cosecha surtida de amor y gratitud icon30 preguntas para no equivocarse en la aventura más importante de la vida
«amor hermoso». Porque el amor es hermoso. Los jóvenes, en el fondo, buscan siempre la belleza del amor, quieren que su amor sea...






© 2015
contactos
l.exam-10.com