Samael aun weor






descargar 1.16 Mb.
títuloSamael aun weor
página1/26
fecha de publicación26.06.2016
tamaño1.16 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26
SI HAY INFIERNO, SI HAY DIABLO,

SI HAY KARMA
SAMAEL AUN WEOR

CAPÍTULO I

EL INFIERNO
P- El Infierno de fuego y llamas del que nos habla la religión católica, en los tiempos actuales ya no lo podemos admitir más que como una superstición religiosa, de acuerdo con los hombres de ciencia. ¿Es esto cierto Maestro?
R- Distinguido caballero, permítaseme informarle que cualquier infierno de tipo religioso, es exclusivamente simbólico.

No está de más en estos instantes recordar el infierno de hielo de los nórdicos, el infierno chino con todos sus suplicios amarillos, el infierno budista, el infierno mahometano o la Isla Infernal de los antiguos pobladores del País de Maralpleicie, cuya civilización hoy ya se oculta entre las arenas del desierto de Gobi.

Incuestionablemente, estos variados infiernos tradicionales alegorizan en forma enfática el reino mineral sumergido.

Recuerde usted, buen amigo, que el Dante encontró a su Infernus entre las entrañas vivientes de la Tierra. Léase la “Divina Comedia”.
P- Maestro, nos habla usted del mundo mineral sumergido, sin embargo, todas las perforaciones de las compañías mineras, petroleras y de otra índole que se han practicado sobre la costra terrestre, no han mostrado señales de un mundo viviente que pudiera estar siquiera en la primera capa interior de la Tierra. ¿Dónde se encuentra ese mundo mineral sumergido?
R- Gran amigo, permítaseme informarle que el mundo tridimensional de Euclides no es todo.

Ostensiblemente, por encima de este mundo de tres dimensiones (largo, ancho y alto), existen varias dimensiones superiores. Obviamente, de acuerdo con la Ley de los Contrastes, bajo esta zona tridimensional, existen también varias Infradimensiones de tipo mineral sumergido.

Es indubitable que los citados infiernos de tipo dantesco corresponden a estas infradimensiones.
P- Perdonadme Maestro que insista, pero en todos los libros que por mi inquietud he escudriñado, no recuerdo ningún escrito o documento que no solamente no nos hable de esas infradimensiones, sino cuando menos nos indique cómo pueden descubrirse. Por lo tanto, le pregunto que ¿cuál es el objeto de hablar de infradimensiones, que hasta donde yo he podido comprobar, ningún ser humano ha visto o palpado?
R- Distinguido caballero, su pregunta me parece interesante. Empero, conviene aclarar que el Movimiento Gnóstico Internacional, tiene sistemas, métodos de experimentación directa, mediante los cuales podemos verificar la cruda realidad de las infradimensiones de la Naturaleza y del Cosmos.

Nosotros podemos y debemos ubicar a los nueve círculos dantescos, precisamente, bajo la epidermis de la Tierra, dentro del interior del organismo planetario en que vivimos.

Obviamente, los nueve círculos citados se corresponden, inteligentemente, con nueve infradimensiones naturales.

Resulta palmario y manifiesto que los nueve cielos de la “Divina Comedia” del Dante, son nueve dimensiones de tipo superior, íntimamente correlacionadas con las nueve de tipo inferior.

Quien haya estudiado alguna vez la “Divina Comedia” desde el punto de vista esotérico, no podrá ignorar la realidad de los Mundos Infiernos.
P- Maestro, ¿qué diferencia básica hay entre los infiernos del catolicismo con los que considera el Movimiento Gnóstico?
R- Buen amigo, la diferencia entre los Infiernos simbólicos de una y otra religión, es la que puede haber entre bandera y bandera de distintas naciones. Cada país alegoriza su existencia con un pabellón nacional; así también, cada religión, simboliza a los Mundos Infiernos con alguna alegoría de tipo infernal.

Empero, infiernos cristianos, o chinos, o budistas, etc., etc., todos ellos, en el fondo, no son sino distintos emblemas que corresponden al crudo realismo de los infiernos atómicos de la Naturaleza y del Cosmos.
P- ¿Por qué la gente tiene pesadillas como decimos vulgarmente? ¿Qué sucede en este caso?, ¿es que viajan a esos mundos infradimensionales?
R- Con el mayor gusto daré respuesta a esta interesante pregunta del auditorio. Quiero, señores y señoras, que ustedes comprendan lo que son ciertamente las pesadillas.

La Anatomía Oculta enseña que en el bajo vientre existen siete puertas infernales, siete chacras inhumanos o vórtices negativos de fuerzas siniestras.

Puede darse el caso de que alguien, indigestado por alguna comida pesada, ponga en actividad mediante el desorden, a tales chacras infernales. Entonces se abren las puertas abismales, como lo enseña claramente la religión de Mahoma, y el sujeto penetra esa noche en los Mundos Infiernos.

Esto es posible mediante el desdoblamiento de la personalidad. No es difícil para el Ego penetrar en la morada de Plutón.

Los monstruos de las pesadillas existen realmente, devienen originalmente de los tiempos arcaicos; habitan normalmente en las infradimensiones del mundo mineral sumergido.
P- ¿Quiere esto decir, Venerable Maestro, que no solamente los que mueren sin haber salvado su alma entran al Infierno?
R- Resulta patente, claro y manifiesto, que los vivos también penetran en los Mundos Infiernos, como lo están demostrando las pesadillas. Ostensiblemente, el infraconsciente humano es de naturaleza infernal; podría decirse con entera claridad meridiana, que en los infiernos atómicos del hombre están todos los horrores abismales. Con otras palabras, enfatizamos lo siguiente: Los abismos infernales en modo alguno se hallan divorciados de nuestro propio Subconsciente e infraconsciente. Ahora comprenderá el auditorio, el motivo por el cual, es tan fácil penetrar, a cualquier hora, dentro de los nueve círculos dantescos.
P- Querido Maestro, realmente no comprendo, porque primero nos dice que los Mundos Infiernos se hallan en las infradimensiones de la Tierra, y después menciona que esos abismos atómicos se encuentran dentro de uno mismo. ¿Quisiera ser tan amable de aclararme esto?
R- Su pregunta me parece magnífica. Quien quiera descubrir las leyes de la Naturaleza, debe encontrarlas dentro de sí mismo. Quien dentro de sí mismo no encuentre lo que busca, no lo encontrará fuera de sí mismo jamás. Los antiguos dijeron: “Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”. Todo lo que existe en la Naturaleza y en el Cosmos, debemos encontrarlo en nuestro interior. Así pues, los nueve círculos dantescos infernales, están dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.
P- Maestro, yo he tenido pesadillas donde he visto un mundo de oscuridad y muchos monstruos, ¿será que he entrado en esos mundos infradimensionales o infernales?
R- Su pregunta resulta bastante importante. Es necesario que el auditorio comprenda que esas infradimensiones están en el fondo sumergido de nuestra naturaleza. Obviamente, repito, con las pesadillas se abren las siete puertas de los infiernos atómicos del bajo vientre, y entonces descendemos a los mundos sumergidos.

Raras son las personas que en su vida no hayan hecho alguna visita al Reino de Plutón. Empero, es bueno, señores y señoras, que al estudiar esta cuestión, pensemos en el crudo realismo natural de esos mundos que están colocados en las Infradimensiones del planeta en que vivimos. Pensemos por un instante en mundos que se penetran y compenetran mutuamente sin confundirse, en regiones densamente pobladas, etc., etc. En modo alguno debemos tomar las alegorías religiosas a la letra muerta; busquemos el espíritu que vivifica y que da vida. Los diversos infiernos de las religiones alegorizan realidades crudamente naturales. No debemos confundir a los símbolos con los fenómenos cósmicos en sí mismos.
P- Maestro, quisiera me explicara usted un poco más sobre esos Mundos Infiernos, ya que dentro de esas pesadillas que he tenido nunca he visto luz ni rostros hermosos ¿Podría decirme por qué?
R- Con el mayor gusto daré respuesta a esa pregunta. Las tinieblas infernales son otro modo de la luz, corresponden ciertamente a la gama del infrarrojo. Los habitantes de tales dominios subterráneos, perciben las diversas variantes de colorido, correspondiente a esa zona del espectro solar.

Quiero que ustedes, mis amigos, comprendan que todos los colores que existen en el ultravioleta se encuentran también en el infrarrojo.

Que existe un amarillo del ultravioleta, eso es algo muy notable, pero en el infrarrojo el amarillo existe también, en forma diferente. Y así también sucede con los demás colores. Así pues, repito en forma enfática lo siguiente: Las tinieblas son otro modo de la luz.

Incuestionablemente, los habitantes del reino mineral sumergido se hallan demasiado alejados del Sagrado Sol Absoluto, y por ello resultan ciertamente terriblemente malignos y espantosamente feos.
P- Yo concibo, Maestro, que en los mundos sumergidos de la Tierra existan toda clase de monstruos, y que ahí habiten, pero, ¿cómo es posible que dentro de mí mismo, que soy tan pequeño en comparación con el planeta, pueda encontrar precisamente esos mundos?
R- Buen amigo, permítaseme decirle que cualquier molécula de almidón o de hierro, cobre, etc., etc., es todo un sistema solar en miniatura. Un discípulo de Marconi, imaginaba precisamente a nuestro Sistema Solar como una gran molécula cósmica.

Quien no descubre en una simple molécula el movimiento de los planetas alrededor del Sol, está ciertamente muy lejos de comprender la astronomía.

Nada se encuentra desligado en este Universo, en verdad, no existe efecto sin causa, ni causa sin efecto. Así también, dentro de cada uno de nosotros hay fuerzas y átomos que se correlacionan, ya con las esferas celestes, ya con las esferas infernales.

Es bueno saber que en nuestro organismo existen centros psíquicos que nos ponen en relación con las nueve dimensiones superiores del Cosmos, o con las nueve dimensiones inferiores.

Ya dije claramente, que este mundo tridimensional en que vivimos no es todo, pues por encima tenemos las dimensiones superiores, y por debajo las inferiores.

Incuestionablemente, todas estas dimensiones celestiales o infernales, están relacionadas con las distintas zonas de nuestra propia psiquis, y por ello es que si no las descubrimos dentro de nosotros mismos, no las descubriremos en ninguna parte.
P- Maestro, usted menciona a menudo la palabra abismos atómicos, ¿por qué atómicos?
R- Esta pregunta me parece extraordinaria y con el mayor gusto voy a dar respuesta. Ante todo quiero que usted sepa que todo átomo es un trío de materia, energía y conciencia.

Pensemos por un momento en las inteligencias atómicas, obviamente las hay solares y lunares. También existen inteligencias malignas atómicas terriblemente perversas.

Los átomos del enemigo secreto dentro de nuestro organismo, están controlados por cierto átomo maligno, ubicado exactamente en el hueso coxígeo.

Este tipo de átomos causan enfermedades y originan en nosotros distintas manifestaciones de perversidad.

Ampliemos un poco más esta información y pensemos, por un momento, en todos los átomos malignos del planeta Tierra. Obviamente, los más pesados, los más demoníacos, habitan en la morada de Plutón, es decir, en las infradimensiones del mundo en que vivimos. Ahora comprenderá usted el motivo por el cual hablamos de abismos atómicos, de infiernos atómicos, etc.
P- Creo que la mayoría de todos nosotros, cuando pensamos en términos de átomo, nos imaginamos algo infinitamente pequeño. Luego entonces, cuando se nos habla de que todos los soles y planetas del Cosmos constituyen un átomo, trastoca un poco nuestro proceso razonativo, ¿es esto congruente Maestro?
R- Distinguido caballero y amigo, jamás se me ha ocurrido pensar en reducir todo el Universo o los Universos, a un simple átomo. Permítaseme decirle que mundos, soles, satélites, etc., están constituidos por sumas de átomos y esto es diferente, ¿verdad? Si en alguna parte de mi oratoria comparé el Sistema Solar con una gran molécula, lo hice basado en la ley de las analogías filosóficas; jamás quise reducir a tal sistema, a un simple átomo.
CAPÍTULO II

LOS TRES ASPECTOS DEL INTERIOR DE LA TIERRA
P- Maestro, por lo que nos ha expuesto anteriormente, ¿debemos entender que bajo las capas interiores de la Tierra sólo existen infradimensiones, ya que las supradimensiones, que corresponden a los cielos solamente se encuentran arriba de la capa terrestre?
R- Distinguido señor, su pregunta me parece ciertamente interesante, y me apresuro a responderle.

Es bueno que todos ustedes entiendan que este organismo planetario en que vivimos, tiene en su interior tres aspectos claramente definidos: Primero, región mineral meramente física; segundo, zona supradimensional; tercero, zona infradimensional.
P- Aceptando que en el interior de la Tierra existieran estos tres aspectos de que nos habla (y en mi caso lo acepto hipotéticamente, aclaro), tendríamos que llegar a la conclusión de que las nueve esferas celestes conviven con los infiernos que corresponden a las infradimensiones. ¿Es acaso congruente que los cielos se sitúen en la misma ubicación que tienen los infiernos?
R- Estimable caballero, es urgente comprender en forma integral que todo en la Naturaleza y en el Cosmos se resume en sumas y restas de dimensiones que se penetran y compenetran mutuamente sin confundirse.

Existe un postulado hermético que dice: “Tal como es arriba, es abajo”. Aplique usted este postulado al tema en cuestión.

Es ostensible que los nueve cielos, tienen dentro del interior de nuestro organismo planetario, sus correlaciones de acuerdo con la ley de las correspondencias y analogías.

Estos nueve cielos, dentro del interior del organismo planetario en que vivimos, se correlacionan inteligentemente con las nueve zonas profundas del planeta Tierra.

Empero, todavía no he explicado a fondo la cuestión. Lo que sucede realmente es que estos nueve cielos tienen un centro de gravitación atómico, ubicado exactamente en el centro del planeta Tierra.

En otra forma quiero decirle, y decirles a todos ustedes, señores y señoras, que los nueve cielos gravitan en el átomo central del planeta Tierra, extendiéndose mucho más allá de todo el Sistema Solar.

Este mismo proceso se repite con cada uno de los planetas del sistema solar de Ors.
P- Esta exposición, Venerable Maestro, me parece muy bella y encaja perfectamente en las lagunas de mi entendimiento, pero debo manifestar que, de acuerdo con los preceptos de la lógica, no se puede demostrar con claridad la explicación que usted nos ha dado, por lo tanto, ¿cómo podemos llegar a verificar su afirmación en este sentido?
R- Estimable caballero, su pregunta es inquietante. Incuestionablemente, la lógica formal nos conduce al error. No es por medio de tal lógica como podemos llegar a la experiencia de lo real, necesitamos de una lógica superior, que existe afortunadamente. Ya Ouspensky escribió el “Tertium Organum”, el tercer canon del pensamiento. Es ostensible que existe el sentido de unidad en la experiencia mística de muchos sujetos trascendidos.

Tales hombres, mediante el desarrollo de ciertas facultades cognoscitivas, han podido verificar por sí mismos y en forma directa la realidad de los Mundos Infiernos, en el interior de este planeta en que vivimos.

Lo interesante de todo esto es que los datos enunciados por unos y otros adeptos son similares, a pesar de morar tales hombres en distintos lugares de la Tierra.
P- ¿Quiere decirnos entonces, Maestro, que solamente a ciertos y muy reducido número de adeptos que les ha tocado en suerte tener esos poderes cognoscitivos, les es dable comprobar las infradimensiones y las supradimensiones de los planetas y del Cosmos, al igual que del hombre mismo?
R- En el terreno de la experimentación directa, en el campo de la metafísica práctica, existe diversidad de sujetos con facultades psíquicas más o menos desarrolladas.

Es obvio que hay discípulos y maestros. Los primeros pueden darnos informaciones más o menos incipientes, los segundos, los adeptos o maestros, disponen de facultades inmensamente superiores, las que les capacitan para investigaciones de fondo, lo cual les permite entonces hablar en forma más clara, más precisa, y más detallada.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Samael aun weor iconSamael aun weor
«Didáctica del Auto-Conocimiento»: El de poner en práctica cuanto nos apuntaba el V. M. Samael aun weor en sus Obras «Tratado de...

Samael aun weor iconSamael aun weor
«Didáctica del Auto-Conocimiento»: El de poner en práctica cuanto nos apuntaba el V. M. Samael aun weor en sus Obras «Tratado de...

Samael aun weor iconSamael Aun Weor

Samael aun weor iconSamael aun weor

Samael aun weor iconSamael Aun Weor

Samael aun weor iconSamael aun weor prologo

Samael aun weor iconSamael aun weor: el hombre absoluto

Samael aun weor iconSamael aun weor primera edición colombia

Samael aun weor iconSamael aun weor edad media y esoterismo gnóstico

Samael aun weor iconLa transformación social de la humanidad samael aun weor buddha Maitreya






© 2015
contactos
l.exam-10.com