Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi






descargar 73.59 Kb.
títuloTema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi
fecha de publicación12.06.2016
tamaño73.59 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Ley > Literatura

TEMA 0

El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi

El paso de la Prehistoria a la Historia viene marcado por dos hechos básicos:

  • La creación de núcleos urbanos en territorios fértiles cerca de los grandes ríos da lugar a las grandes civilizaciones: Mesopotamia (entre los ríos tigres y Éufrates), Egipto (Nilo), antigua China (Yang-Tsé).

  • El nacimiento de la escritura como medio de comunicación hacia el 3500 a.C. como resultado de la necesidad de hacer anotaciones de tipo económico y que permitió perfeccionar su pensamiento y desarrollar las ciencias, las leyes, la religión, la filosofía o la literatura. Las primeras formas de escritura surgieron en Mesopotamia y Egipto. Los sumerios desarrollaron la escritura cuneiforme, a finales del cuarto milenio a.C.: sistema de pictogramas grabados sobre tablillas de arcilla, que después se simplificaron. Los egipcios desarrollaron una escritura jeroglífica, cuya base son los ideogramas.

  1. La literatura mesopotámica

Los sumerios fueron los primeros que dejaron constancia de su forma de vivir. Estos primeros textos se pueden clasificar en: documentos administrativos, documentos literarios de carácter religioso (de contenido legendario y mítico que cuentan las hazañas de sus dioses y héroes) y documentos de carácter didáctico (modelos de conducta).

Entre los textos conservados están:

    • El Código de Hammurabi, tallado en un bloque de piedra hacia el año 1700 a.C. (la ley escrita en piedra es inmutable). En él aparecen recogidas las leyes que deben regir la vida civil cotidiana de todo el reino de Hammurabi.

    • El Poema de la creación, del segundo milenio a.C.

    • El Poema de Gilgamesh, del tercer milenio a.C.


Argumento del Poema de Gilgamesh
Gilgamesh es un despótico rey de Babilonia que gobernó en la ciudad de Uruk (Irak). Según la leyenda, los dioses escuchan las oraciones de los oprimidos ciudadanos de Uruk y envían a un hombre salvaje y brutal, Enkidu, que reta a Gilgamesh a una lucha sin tregua. Concluida la batalla, sin que ninguno de los contendientes resulte claramente victorioso, Gilgamesh y Enkidu se hacen grandes amigos. Emprenden viaje juntos y comparten numerosas aventuras.

Cuando los dos viajeros regresan, Astarté, diosa protectora de Uruk, proclama su amor por Gilgamesh. Éste la rechaza y la diosa envía al Toro del Cielo para destruir la ciudad. Gilgamesh y Enkidu dan muerte al toro y, como castigo, los dioses condenan a muerte a Enkidu. Tras la muerte de su amigo, Gilgamesh desolado recurre al sabio Utnapishtim para descubrir el secreto de la inmortalidad. El sabio le cuenta la historia de una gran inundación (equivalente del Diluvio bíblico). Tras muchas vacilaciones, Utnapishtim revela a Gilgamesh que la planta que confiere la eterna juventud se encuentra en las profundidades del mar. Gilgamesh se sumerge en las aguas y encuentra la planta, pero una serpiente se la roba en el camino de regreso y el héroe, desconsolado, regresa a Uruk para terminar sus días (búsqueda del secreto de la inmortalidad).

La lucha Gilgamesh-Enkidu simboliza la lucha entre dos cualidades que conviven en el hombre: lo salvaje y lo civilizado (triunfa la segunda al hacerse amigos ambos). Con la muerte de su amigo, el héroe toma conciencia de su condición mortal.

  1. La literatura egipcia

Los primeros textos conservados son del año 2700 a.C. Su escritura, basada en el jeroglífico, fue descifrada cuando se descubrió la piedra Rosetta a finales del s- XVIII: estela de granito negro y dividida en tres zonas con el mismo texto escrito en jeroglífico, demótico y griego.

De los textos egipcios conservados, algunos son científicos, jurídico-administrativos y privados. Los literarios tienen carácter religioso, mitológico y didáctico. Con el tiempo se usó el papiro como soporte físico de los textos en los que aparecen narraciones sobre las hazañas de los últimos faraones o historias protagonizadas por personajes mitológicos. Uno de los libros más importantes es El libro de los muertos, que se trata de un texto funerario compuesto por un conjunto de fórmulas mágicas o sortilegios que ayudaban al difunto a protegerse en su estancia en la Duat (el inframundo de la mitología egipicia)

  1. La literatura india

Las manifestaciones más antiguas de la literatura india se escribieron en sánscrito hacia el 2500 a.C. con la temática de la religión, el culto y la sabiduría. Aparecen seres sobrenaturales, genios y demonios, que mueven el destino de los hombres.

Destacan dos poemas épicos de gran trascendencia para la literatura universal:

    • El Mahabharata: es el fruto de la actividad poética de varias generaciones. La trama es novelesca y legendaria, cuenta las luchas que se libraron a lo largo de dieciocho años entre los descendientes del rey Bharata y la ninfa Sakuntala.

    • El Ramayana: cuenta la historia del príncipe Rama, quien, desterrado a los catorce años a la selva, recuperó el trono con ayuda del ejército de los monos. Contiene interesantes enseñanzas de antiguos sabios hindúes.

Para la historia de la literatura, tienen gran importancia los apólogos y narraciones fabulísticas por constituir el punto de partida de un tipo de cuento breve que, difundido entre los persas, los árabes y los hebreos, llegó a la Europa medieval y se extendió, principalmente a través de versiones latinas y castellanas, por las literaturas occidentales. Encontramos una extensa colección de fabularios en prosa, que a veces incorporan versos que exponen la moraleja. Hay varios procedimientos para engarzarlos en un asunto general que es el nexo de unión entre ellos. El fabulario más antiguo es el Panchatantra (Los cinco libros), de hacia el 350 a.C. Formado por 70 cuentos, presentados como un libro doctrinal que un sabio hace leer a los hijos de un rey para instruirlos en la moral y en la ciencia política. Muchos de los espejos de príncipes medievales están influidos por él. De la adaptación al persa de esta obra procede Calila e Dimna, texto castellano del siglo XII, y que es una de las primeras colecciones de cuentos medievales. La obra india influyó enormemente en Ramón Llull, el arcipreste de Hita y don Juan Manuel.

  1. La Biblia

La Biblia (del griego τα βιβλία, ‘los libros’) es el conjunto de libros canónicos del judaísmo y el cristianismo. Fueron escritos primero en hebreo y arameo (Antiguo Testamento) y después en griego (Nuevo Testamento). Ambos, Antiguo y Nuevo Testamento, forman la Biblia cristiana.

La Biblia es para los creyentes la palabra de Dios porque para ellos resulta indudable que su escritura se realizó por inspiración divina. Es un libro espiritual, que habla sobre la historia de la humanidad, su creación, su caída en pecado y su salvación, expone cuáles son los atributos y el carácter de Dios y cómo se relaciona con los humanos.

El proceso de creación de la Biblia pasó por varios periodos:


    • Primer periodo (hasta el 950 a.C.): composición de los libros poéticos del Antiguo Testamento.

    • Segundo periodo (entre los siglos X y VI a. C.): escritura de la Torá, compuesta por cinco libros, el Pentateuco:

        • Génesis (nos relata con gran sencillez la creación del mundo),

        • Éxodo (nos habla de la multiplicación de la familia de Jacob en Egipto. Comenta la legislación mosaica y nos relata las dificultades que pasaron en Egipto, la salida de esta tierra hasta que llegaron a Palestina considerada como la tierra prometida),

        • Levítico (nos narra la estancia del pueblo judío en el desierto y en esta obra se da importancia sobre todo a la tribu de leví),

        • Números y

        • Deuteronomio (nos narra el paso del pueblo judío por el Mar Rojo y nos cuenta también cómo pereció la primera generación y cómo la segunda fue la que cumplió los designios de Dios hasta llegar a la tierra prometida).




    • Tercer periodo (entre los siglos VI y II a. C.): composición de libros de contenido filosófico y moral y textos proféticos: Proverbios, Libro de Job, Isaías, Jeremías etc.




    • Cuarto periodo (entre los siglos II a. C. y II d. C.): composición del Nuevo Testamento. Consta de 27 libros a los cuales los podemos dividir también en históricos (los evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan), didácticos (epístolas) y proféticos (Apocalipsis, de San Juan).



El Corán
El Corán (‘la recitación’) es el libro sagrado del Islam, que para los musulmanes contiene la palabra de Alá revelada al profeta Mahoma a través del ángel Gabriel.

En vida del profeta, las revelaciones se transmitían oralmente o bien recogidas por escrito en trozos de cuero, huesos u hojas tal y como se conservan hoy en día, es decir, en 114 azoras o capítulos, divididos en aleyas o versículos.

En él se relatan muchos acontecimientos que aparecen en la Biblia y en la Torá, aunque en ocasiones, presenta versiones diferentes: personajes como Adán, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Juan el Bautista o Jesús son mencionados como profetas del Islam.




El Talmud
El Talmud es la obra hebrea que reúne las discusiones rabínicas sobre las leyes judías, tradiciones, costumbres, leyendas e historias.

El judaísmo considera al Talmud como el texto que recoge la tradición oral, mientras que la Torá (el Pentateuco) es considerada la tradición escrita. La ley oral, en un primer momento, se transmitía de generación en generación, sin que exsitiera una versión escrita. Sin embargo, después de la destrucción del pueblo de Jerusalén se hizo necesaria una versión escrita. Esta fue realizada por Rabi Yehuda, que redactó la Mishná hacia el año 200 de nuestra era.






  1. La literatura china

En la literatura china antigua se distinguen dos corrientes: una popular (de carácter anónimo y muy sencilla) y otra de carácter culto (más compleja y con gran tradición escrita). En prosa se conservan las primeras grandes obras de la filosofía china:

      1. Los Cuatro Libros, de Confucio. En estas obras Confucio lamentaba el desorden característico de aquellos tiempos, así como la ausencia de modelos morales que reviertan la situación.

      2. El taoísmo es una corriente filosófica casi contemporánea al confucionismo. Lao Tse, con el Tao Te Ching (Clásico del camino y su poder) propone una vuelta a la naturaleza, un poder débil en el gobierno y el abandono de la política para concentrarse en la esencia de la propia naturaleza humana.

Mientras que el confucionismo exhortaba a los hombres a someterse a los hombres a someterse a las normas de un sistema social ideal, el taoísmo mantenía que el individuo debe ignorar los dictados de la sociedad y solo tiene que someterse a la pauta subyacente del universo al Tao (‘camino’).

Actividades:

  • L

    Ley 2: Si un señor imputa a (otro) señor prácticas de brujería, pero no las puede probar, el acusado de brujería irá al río (y) deberá arrojarse al río. Si el río (logra) arrastrarlo, su acusador le arrebatará su hacienda. (Pero) si este señor ha sido purificado por el río saliendo (de él) sano y salvo, el que le imputó de maniobras de brujería será castigado con la muerte (y) el que se arrojó al río arrebatará la hacienda de su acusador.

    Ley 6: Si un señor roba la propiedad religiosa o estatal, ese señor será castigado con la muerte. Además el que recibió de sus manos los bienes robados será (también) castigado con la muerte.

    Ley 7: Si, de la mano del hijo de un señor o del esclavo de un particular, un señor ha adquirido o recibido en custodia plata u oro, un esclavo o una esclava, un buey o una oveja o un asno, o cualquier cosa que sea, sin testigos ni contrato, tal señor es un ladrón: (en esos casos) será castigado con la muerte.

    Ley 195: Si un hijo golpeó al padre, se le cortarán las manos.

    ee atentamente este extracto del Código Hammurabi y después contesta las preguntas:

  1. ¿En qué consiste la Ley del Talión? ¿En qué consiste?

  2. ¿cómo se aplica en las leyes que acabas de leeer la Ley del Talión? ¿Consideras justas las penas con las que castigan los delitos? Justifica tu respuesta.

  3. Investiga si actualmente la Ley del Talióm sigue presente en algún código civil? ¿qué opinas sobre ello?

  • Estas leyes del Código Hammurabi regulan el derecho de las mujeres. Léelas y contesta a las preguntas:

  1. ¿Qué papeles sociales de las mujeres se mencionan en estas leyes?

  2. ¿Qué conductas de las mujeres son castigadas por el Código? En tu opinión, ¿te parecen justas las penas que se les imponen? Explícalo.

  3. También se condenan las conductas de los hombres hacia las mujeres. ¿Cuáles?

  4. Según la lectura del texto, ¿el Codigo trata de la misma manera a los hombres y a las mujeres? ¿Crees que esta obra deja entrever una actitud misógina hacia las mujeres? Justifica tu respuesta.



Ley 110: Si una sacerdotisa que no viva en el claustro, ha abierto una taberna de vino de dátiles con sésamo, o ha entrado para beber vino de dátiles en la casa de vino de dátiles con sésamo, a esta mujer liberal se la quemará.

Ley 129: Si una casada es sorprendida yaciendo con otro hombre, se los atará y se los arrojará al agua. Si el marido deja vivir la esposa, el rey dejará vivir a su servidor.

Ley 136: Si uno abandonó su ciudad, huyó, y si luego de su partida su esposa entró en casa de otro, si el primer hombre vuelve y quiere retomar su esposa, como él ha desdeñado su ciudad y huido, la esposa del prófugo no volverá con su marido.

Ley 137: Si uno ha repudiado una concubina que le dio hijos o una esposa de primera clase, que le dio hijos, a esta mujer se le dará una dote y parte del campo, del huerto y de los bienes muebles, y ella criará a sus hijos. Cuando los haya criado, sobre todo lo que recibirán los hijos, ella recibirá parte como si fuera uno de los hijos herederos, y tomará el marido que prefiera.

Ley 141: Si la esposa de uno, que habita en la casa de este hombre, quiere irse y si tiene el hábito de hacer locuras, divide y desorganiza la casa, y ha descuidado la atención de su marido, se la hará comparecer y si el marido dice que la repudia, la dejará ir y no le dará nada para el viaje ni precio de repudio. Si el marido decide no repudiarla, el marido tomará otra mujer, esta mujer (la primera) habitará en la casa del marido como esclava.

Ley 142: Si una despreció al marido y le dijo: “No me tendrás como mujer en lo sucesivo”, y si ella ha sido correcta y vigilante y no hay error en su conducta, y si su marido ha sido negligente, esta mujer es inocente: tomará su serictu (‘dote’) e irá a la casa del padre.

Ley 143: Si no ha sido correcta y vigilante y hay error en su conducta, si disipa el patrimonio, si ha descuidado la atención de su marido, esta mujer será arrojada al agua.

Ley 145: Si uno tomó una esposa de primera categoría y si esta esposa no le dio hijos, y se propone tomar otra mujer (suggetum), tomará esta otra mujer y la llevará a su casa, pero no será igual que la esposa de primera categoría.

Ley 147: Si la esclava no ha tenido hijos, la patrona la venderá por plata.

Ley 148: Si uno tomó una esposa y si una enfermedad se apoderó de ella, si él desea tomar otra esposa, la tomará. Su esposa de la que se apoderó la enfermedad, habitará en la casa, y mientras viva, será sustentada.



  • Lectura de “El anillo de Sakuntala” y la versión de Alejandro Casona en Flor de leyendas.

EL ANILLO DE SAKUNTALA


Vivía en Himavat, el monte sagrado de los ascetas, una doncella hermosa y dulce llamada Sakuntala. El venerable Kanva la había adoptado y desde entonces ella, que amaba a todos los seres de la naturaleza, se dedicaba a cuidar de los animales y las plantas del bosque, quienes a su vez la querían más que a la luz del Sol.

Un día llegó casualmente al bosque el joven rey Dushyanta. Los ascetas le invitaron a Permanecer unos días en su compañía, con lo que el rey tuvo ocasión de conocer a Sakuntala y mantener con ella largas y placenteras conversaciones. Los dos jóvenes se Enamoraron y, en la soledad del bosque, se prometieron por esposos. Pero, como a Vez toda parece conspirar para que la felicidad de los que se la merecen no dure, pronto llegaron a Himavat noticias que obligaban al rey a regresar a la corte. Antes de partir, entregó a Sakuntala un anillo de oro con el sello real y su nombre grabados. Le dijo que cuando pasaran tantos días como letras tenía su nombre ella debía acudir a palacio para celebrar el matrimonio.

Los días transcurrieron muy lentamente para Sakuntala, quien no podía apartar de la mente el recuerdo de su prometido. Tan absorta estaba pensando en Dushyanta que un día en el cual el ermitaño Durvasa llegó hambriento del bosque no se acordó de ofrecerle comida ni bebida, reglas de hospitalidad que la religión hindú obliga a cumplir con los hombres santos. Por esta descortesía Durvasa se enfadó mucho y la maldijo diciendo:

―Será mejor que no pierdas ese anillo de oro, pues el rey Dushyanta no se acordará de ti a menos que se lo enseñes. Sakuntala no oyó estas palabras, ya que de otra manera habría tenido más cuidado días después cuando, bañándose en el ganges, perdió el anillo sin darse cuenta. En el preciso momento en el que este tocaba el lecho del río, el recuerdo de los días felices pasados en Himavat se borraba de la mente del rey, cumpliéndose así la maldición de Durvasa.

Acabó por expirar el plazo que Dushyanta le había puesto y Sakuntala se preparó para acudir a palacio. Todo el bosque celebraba la futura boda de su amiga. De forma milagrosa, los árboles le tejieron un maravilloso vestido, las flores destilaron un fragante perfume sólo para ella y las aves entonaron un hermoso canto a manera de despedida. Dos ascetas especialmente escogidos por Kanva la acompañaron en su viaje a la ciudad.

El rey Dushyanta se encontraba finalizando su Consejo cuando le avisaron de la llegada de los dos ascetas y la doncella. Los recibió de forma respetuosa, pero al escuchar el motivo de su visita se sintió confundido. ¿Cómo iba a ser aquella hermosa joven su esposa si no recordaba haberla visto nunca? Sakuntala quiso mostrarle el anillo, pero entonces descubrió compungida que lo había perdido. La tristeza de la muchacha conmovió al rey, que antes de echarla prefirió consultar a un sabio de la corte al que apreciaba especialmente. Vino este hombre sabio, y, tras observar a Sakuntala, dijo que sólo habría que esperar para conocer si era verdad lo que ella decía, pues, aunque ella no lo supiese todavía, estaba embarazada, y si su hijo era hijo del rey tendría en la mano una marca con forma de rueda, tal y como aseguraba una antigua profecía. El rey decidió aguardar a ver si eso sucedía. Sakuntala, sin embargo, sintiéndose despreciada, prefirió abandonar el palacio y marchar lo más lejos de allí que pudiese.

Tiempo después, un pescador del Ganges halló en el estómago de un pez el anillo de oro con el sello real. Cuando el rey recibió el anillo, recordó al instante la primera vez que había visto a Sakuntala, sus conversaciones en la soledad del bosque y sus mutuas promesas de amor. Desesperado, intentó encontrarla, pero ya era demasiado tarde. Ni siquiera en Himavat sabían a donde había ido.

Años más tarde, cuando ya se había resignado a vivir con el pesar de haber perdido a Sakuntala, regresaba el rey en su carro de una guerra lejana cuando decidió hacer un alto en la montaña Cumbre de Oro, el lugar al que los penitentes acuden para acercarse a los dioses

Al descender del carro vio a un niño jugando con un cachorro de león. Impresionado por su valentía, se acercó a él, y al llegar a su altura pudo observar que tenía en su mano derecha una marca con forma de rueda. Emocionado, preguntó al niño quién era. “Soy el hijo del héroe Dushyanta, aunque nunca lo conocí”, respondió el niño. Apareció entonces Sakuntala, con el cabello recogido y el rostro marcado por las penurias pasadas, pero aun así casi tan hermosa como cuando el rey la había visto por primera vez. Dushyanta se postró a sus pies y le pidió perdón. Sakuntala cedió a las súplicas del rey, y este volvió a entregarle el anillo de oro. Finalmente, los tres regresaron a palacio, felices de que el destino los hubiese vuelto a reunir.

Mahabharata
Alejandro Casona incluye una versión de esta leyenda en Flor de leyendas. (www.educaveloz.galeon.com/#SAKUNTALA). Compáralas y redacta un texto expositivo señalando sus semejanzas y diferencias.

  • Seguro que conoces el cuento de la lechera. Alguna vez te lo habrán contado o lo habrás leído. "El cuento de la lechera" ha dado lugar a una expresión popular, que se usa cuando alguien imagina o sueña algo imposible. Su significado es similar al de la expresión "hacer castillos en el aire" (hacerse ilusiones).


Pues bien, debes que, desde antiguo, existen muchas versiones de este cuento. Después que el fabulista griego Esopo lo escribiera, otros autores han retomado el tema y han escrito su propia versión.

L

  1. Anónimo hindú

Era un lechero acaudalado y que contaba con varios trabajadores en su lechería. Llamó a uno de ellos, Ashok, y le entregó una olla llena de mantequilla para que la llevase a un cliente de un pueblo cercano. A cambio le prometió algunas rupias extras.

Ashok, muy contento, colocó la olla sobre su cabeza y se puso en marcha, en tanto se decía para sí: “Voy a ganar dos rupias. ¡Qué bien! Con ellas compraré gallinas, éstas pronto se multiplicarán y llegaré a tener nada menos que diez mil. Luego las venderé y compraré cabras. Se reproducirán, venderé parte de ellas y compraré una granja. Como ganaré mucho dinero, también compraré telas y me haré comerciante. Será estupendo. Me casaré, tendré una casa soberbia y, naturalmente, dispondré de excelente cocinero para que me prepare los platos más deliciosos, y si un día no me hace bien la comida, le daré una bofetada”.

Al pensar en propinarle una bofetada al cocinero, Ashok, automáticamente, levantó la mano, provocando así la caída de la olla, que se hizo mil pedazos contra el suelo y derramó su contenido. Desolado, volvió al pueblo y se enfrentó al patrón, que exclamó:

-¡Necio! ¡Me has hecho perder las ganancias de toda una semana!

Y Ashok replicó:

-¡Y yo he perdido mis ganancias de toda la vida!
ee las siguientes versiones con mucha atención y compáralas. ¿Qué parecidos o diferencias observas? ¿La enseñanza es la misma en todos los casos? ¿Por qué la fábula es un subgénero literario adecuado para la enseñanza?


  1. Fábulas de ESOPO (~VI a.C)

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. "Como esta leche es muy buena", se decía, "dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: "¡así! "

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.



    1. Cuento VII, de don Juan Manuel (s. XIV)

Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana
Otra vez estaba hablando el Conde Lucanor con Patronio de esta manera:

-Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes.

Y entonces le contó a Patronio cuanto él sabía. Al oírlo Patronio, contestó al conde:

-Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana.

El conde le preguntó lo que le había pasado a esta.

-Señor conde -dijo Patronio-, había una mujer que se llamaba doña Truhana, que era más pobre que rica, la cual, yendo un día al mercado, llevaba una olla de miel en la cabeza. Mientras iba por el camino, empezó a pensar que vendería la miel y que, con lo que le diesen, compraría una partida de huevos, de los cuales nacerían gallinas, y que luego, con el dinero que le diesen por las gallinas, compraría ovejas, y así fue comprando y vendiendo, siempre con ganancias, hasta que se vio más rica que ninguna de sus vecinas.

»Luego pensó que, siendo tan rica, podría casar bien a sus hijos e hijas, y que iría acompañada por la calle de yernos y nueras y, pensó también que todos comentarían su buena suerte pues había llegado a tener tantos bienes aunque había nacido muy pobre.

Así, pensando en esto, comenzó a reír con mucha alegría por su buena suerte y, riendo, riendo, se dio una palmada en la frente, la olla cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. Doña Truhana, cuando vio la olla rota y la miel esparcida por el suelo, empezó a llorar y a lamentarse muy amargamente   porque había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de la olla si no se hubiera roto. Así, porque puso toda su confianza en fantasías, no pudo hacer nada de lo que esperaba y deseaba tanto.

Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación.

Al conde le agradó mucho esto que le contó Patronio, actuó de acuerdo con la historia y, así, le fue muy bien.

Y como a don Juan le gustó este cuento, lo hizo escribir en este libro y compuso estos versos:

En realidades ciertas os podéis confiar,

mas de las fantasías os debéis alejar


    1. La lechera, Félix de Samaniego (siglo XVIII)




Llevaba en la cabeza

una lechera el cántaro al mercado

con aquella presteza,

aquel aire sencillo, aquel agrado,

que va diciendo a todo el que lo advierte

¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!

Porque no apetecía

más compañía que su pensamiento,

que alegre le ofrecía

inocentes ideas de contento.

Marchaba sola la feliz lechera,

y decía entre sí de esta manera:

"Esta leche vendida,

en limpio me dará tanto dinero,

y con esta partida

un canasto de huevos comprar quiero,

para sacar cien pollos, que al estío

merodeen cantando el pío, pío"

"Del importe logrado

de tanto pollo mercaré un cochino;

con bellota, salvado,

berza, castaña engordará sin tino;

tanto que puede ser que yo consiga

ver como se le arrastra la barriga"

"Llevarélo al mercado:

sacaré de él sin duda buen dinero;

compraré de contado

una robusta vaca y un ternero,

que salte y corra toda la campaña,

hasta el monte cercano a la cabaña".

Con este pensamiento

enajenada, brinca de manera

que a su salto violento

el cántaro cayó. ¡Pobre lechera!

¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,

huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.

¡Oh loca fantasía!,

¡Qué palacios fabricas en el viento!

Modera tu alegría;

no sea que saltando de contento,

al contemplar dichosa tu mudanza,

quiebre tu cantarilla la esperanza.

No seas ambiciosa

de mejor o más próspera fortuna;

que vivirás ansiosa

sin que pueda saciarte cosa alguna.

No anheles impaciente el bien futuro:

mira que ni el presente está seguro.




i Fuente: Literatura Universal, bachillerato. Casals.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconTema 1: la narrativa de las primeras décadas del siglo XX

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconDpto. Ciencias Sociales tema 9-las primeras civilizaciones

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconTema 2: la constitución de las redes de telecomunicación y el nacimiento...

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconResumen inicia el artículo una reflexión en torno al concepto de...

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconLa Literatura Española Comienza Con Las Primeras Poesías En Lengua Romance Castellana

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconLiteratura Literatura Canaria
«La literatura de Canarias (del siglo XVI al XIX)», Historia General de las Islas Canarias, tomo IV, 1977]

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconLiteratura Contemporánea” Tema: La literatura como tema en sí misma Contenidos

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconEl nacimiento de la gran literatura norteamericana (1830-1890). De...

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconHoy, mañana y siempre, cada 16 de marzo se celebra el nacimiento...

Tema 0 El nacimiento de la historia de la literatura: las primeras civilizacionesi iconEnsayos de divulgación científica y humanística
«historia» está estructurada en nuestras mentes desde los primeros meses de vida, probablemente desde las primeras semanas. La creatividad...






© 2015
contactos
l.exam-10.com