Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c






descargar 29.33 Kb.
títuloGuía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c
fecha de publicación08.06.2016
tamaño29.33 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c


  1. ¿Cómo se introduce la consideración sobre la poesía al final del Libro II? Reconstruir el contexto de la argumentación teniendo en cuenta las implicancias que tiene para el modelo de Estado que se está discutiendo.

  2. ¿Qué criterios utiliza Sócrates para la eliminación de los versos de Homero y de los demás poetas en el comienzo del Libro III? ¿qué criterio es explícitamente dejado de lado?

  3. ¿Cuál es la relación entre el poeta y la verdad y cuál es la relación entre el estadista y la verdad?

  4. ¿Con qué criterios se van depurando los temas que les será permitido tratar a los poetas si su arte ha de servir para la educación a los guardianes?

  5. ¿De qué manera se resuelve el problema de las pasiones que despierta la poesía?

  6. ¿Cuáles son los tres géneros de los poetas? ¿cuál género será aceptado finalmente en la polis?

  7. ¿Cómo es definida la mimesis en el Libro III?

  8. ¿Con qué criterios se decide la lexis, la armonía y los ritmos adecuados para la polis?

  9. ¿Por qué Sócrates puede afirmar en 399 e: “no haremos nada extraordinario al preferir a Apolo y los instrumentos apolíneos que a Marcias y a los suyos”?

  10. ¿Qué significa la afirmación socrática “es preciso que la música encuentre su fin en el amor de la belleza” con que se cierra la discusión sobre la música en el Libro III (403c)?


1. La mejor forma establecida hace tiempo consiste en educar al cuerpo por la gimnasia y al alma por la música. Se comenzara primero por la música, incluyéndose las narraciones de la música. Pero hay dos clases de narraciones: las unas verídicas, las otras ficticias. Para educar a los niños de tendrá en cuenta primero los cuentos y después de la gimnasia. Hay que tener en cuenta que se trata de jóvenes delicados, porque se modela fácilmente el carácter que se quiere imprimir a cada persona.

Por eso se debe vigilar a los creadores de la fabulas, escoger las buenas y rechazar las malas, y hay que convencer a las nodrizas, y a las madres de esto.

Nos encontramos con las fabulas de Hesiodo y Homero, que son ficticias, y los que hay que censurarles a estas son las indecorosas mentiras, porque han pintado en esas ficciones de una manera errónea la naturaleza de los dioses y de los héroes, como un pintor que hace retratos que en modo alguno se parecen a sus modelos que intenta producir.

De esta manera si se quiere que los guardianes de la ciudad consideren como la mayor vergüenza el odiarse unos a otros, no se les debe contar que los dioses hagan la guerra a los dioses. Es preciso evitar que conozcan por medio de las narraciones la lucha de los gigantes y otras discordias contra su sangre o enemigos.

No es posible admitir en la ciudad que Hera fue encadenada por su hijo, que Hefesto fue lanzado al espacio por su padre cuando iba a defender a su madre golpeado por aquel y los combates entre los dioses imaginados por Homero, tengan o no sentido alegórico. Porque un niño no esta en condiciones de distinguir entre lo que es y no es alegórico, y las impresiones que recibe a esa edad se hacen en él endebles e inmutables. Hay que procurar que las primeras fabulas sean mas adecuadas para conducirlo a la virtud.

La primera de las leyes relativas a los dioses será la cual han de componer sus fabulas y contar los poetas que la divinidad no es la causa de todo, sino únicamente del bien.

Será imposible que un dios se convierta en cambiar de forma, parece que cada uno de los dioses siendo tan bellos y buenos permanezcan con simplicidad inmutable en al forma en que le es propia.

La segunda norma que debe regir las narraciones y composiciones poéticas acerca de los dioses es que nos prohíba representarlos como hechiceros, que cambien de forma y nos extravían con mentiras en palabras o acciones. No se permitirá que los maestros utilicen para educar a los jóvenes, si queremos que los guardianes sean piadosos y semejantes a los dioses.

2. Sócrates va a considerar para la eliminación de los versos de Homero considerando lo que es adecuadamente decir sobre los dioses, los démones, los héroes y el Hades.

Para ello comienza el libro III de Republica diciendo que si se quiere que los guardianes de la ciudad sean valerosos, es preciso decirles cosas que atribuyan en lo posible a hacerles perder el temor a la muerte, porque un hombre que cree en el Hades y en el horror que allí reina, tendrá miedo d e la muerte y no podrá preferirla en los combates, sino que preferirán a la derrota y la esclavitud. Entonces parece necesario vigilar a los que cuentan en esta clase de fabulas y recomendarles que traten de alabar al Hades, en vez de denigrarlo, estos relatos no son adecuados para inspirar confianza a los futuros combatientes.

Se pedirá a Homero y a los demás poetas que no tomen a mal la supresión de tales pasajes, porque no es que carezcan de valor poético y sean desagradables al oído, sino porque en razón misma de su gran valor poético, tanto menos deben ser oídos por niños y adultos que han de vivir libres y temer la esclavitud mas que la muerte.

De igual modo supone Sócrates que se deben eliminar todos los nombres odiosos y terroríficos que hacen estremecer a quienes los escuchan: “el cocito”, “la estige”, “loa subterráneos”, “los espíritus”, y todas las denominaciones de ese genero que inspiran enfríe y haga decaer el valor de los guardianes.

También se suprimirán las quejas y lamentos que se ponen en boca de hombres insignes, y se admitirá que un hombre virtuoso no considere como un terrible mal la muerte de otro hombre virtuoso que es su amigo, y no llorará su cadáver como si hubiera sufrido algo terrible, de este modo se dejaran los lamentos para las mujeres, para las muy vulgares y a los hombres cobardes, con el fin de que aquellos destinados a la custodia del país menosprecien semejantes debilidades. También se pedirá que no se presente a los dioses lamentándose y exclamando “hay desdicha de mi, hay de mi, por desgracia madre de un héroe.”

Tampoco sostiene Sócrates que convenga que los jóvenes sean propensos a la risa. Una risa violenta trae generalmente consigo una violenta alteración del ánimo. De este modo es inadmisible presentar a hombres dignos de respeto dominado por la risa, y mucho menos a los dioses.

Tampoco se dejara tolerar que los hombres sean vanales ni amigos de riquezas.

Luego Sócrates pregunta si la templanza será necesaria para los jóvenes, y se admite que así lo es, que la templanza consiste en ser sumisos con quienes los gobiernan y saber dominarse en las placeres de las bebidas, el amor y la de la mesa. Entonces de dirán que son justas las palabras que pone Homero en boca de Diomenes: “amigo siéntate en silencio y sigue mis consejos”. Parece ser que este es el único criterio que se deja de lado para eliminación de los versos de Homero, es decir los que tienen que ver con la templanza.

Chicas con esto ultimo tengo dudas nose si es la templanza el criterio que se deja de lado para la eliminación del verso, o la determinación acerca de que es adecuado decir acerca de los hombres, porque al final de esto dice que va a esperar a descubrir la naturaleza de la justicia para poder establecer de que manera se debe hablar de los hombres, lo dice en 392c, libro III.
3. Se sostiene que la mentira es realmente inútil para los dioses, pero puede ser útil para los hombres como una especie de remedio, entonces será licito el ejercicio de la mentira a los gobernantes (estadista) de la ciudad, quienes podrán utilizarla para engañar a los enemigos o a los ciudadanos, en beneficio de la ciudad misma; nadie mas podrá emplear la mentira. El poeta, nos cuenta siempre un relato, y cuando habla en nombre de otro se adapta en todo lo posible al lenguaje de aquel cuyo discurso anuncia, y de esta manera adaptarse a los gestos y palabras de otros es imitar, y así parece que nunca esta en posesión de la verdad.

El poeta trágico, puesto que es un imitador, estará naturalmente alejado en tres grados del rey y la verdad, como todos los demás imitadores (597e), esto esta en el libro X. Por lo tanto, “el imitador no sabrá ni podrá opinar debidamente de las cosas que imita…” tal es el caso de los autores de la tragedia respecto a las conductas formadoras de mito. Esta en el libro X en comparación con los pintores, el tema de que el poeta se encuentra alejado a tres grados de la verdad: Para esto se parte de que hay tres clases de cama: una es la esencial, que esta en la naturaleza, cuyo autor es la divinidad. La segunda es la que hace el carpintero. Y la tercera que es la obra del pintor. Al carpintero se lo llama artesano de la cama y al pintor le corresponderá el nombre que mas le conviene que es el de imitador de aquello que los otros dos producen. Entonces se llama imitador al autor de un producto alejado en tres grados del natural.


La 4, la hizo celes para entregar, yo por eso no la hice, que celes la pase por mail.
5. Con respecto a las pasiones que despierta la poesía, se dice que no deben admitirse en la ciudad, y esto Será así aun cuando su intención sea alegórica, puesto que los niños no están en condiciones de distinguir, lo alegórico de lo que no lo es, esta es la solución que se propone en el caso de que no sean capaces de adaptarse a lo que se pide para la formación de la ciudad. Para eso es necesario buscar lo artistas dotados para seguir las huellas de la belleza y de la gracia con el fin de que los jóvenes saquen provecho de todo, y que de todas partes las obras hermosas acaricien sus ojos y sus oídos, y los induzca desde la infancia a imitar, amar y sentirse en perfecto acuerdo con la bella razón.
6. Los tres géneros de poetas son: primero los que comportan una especie completamente imitativa, la comedia y la tragedia, la segunda especie es el relato del poeta mismo y se encontraran en los ditirambos, la tercera es mezcla de las dos anteriores, se emplea en los poemas épicos y en otros géneros.

Ahora es necesario decidir si hay que dejar a los poetas en libertad de usar el estilo puramente imitativo, o permitirles imitar algunas cosas y otras no, es decir examinar si se debe admitir la comedia y la tragedia en al ciudad.

Los versos de Homero y su estilo serán en parte imitativa y en parte simple, pero mucho menos imitativo que simple. Un narrador opuesto cuanto mas ordinario sea mas dispuesto estará a referirlo todo y no considerar nada indigno de si, de forma que imitara seriamente y en presencia del publico, los ruidos del trueno, el viento el granizo, trompetas, flautas, imitara voces y gestos reduciendo al mínimo la parte narrativa.

Pero en la ciudad se admitirá la narración simple, propia del hombre de bien.

Sin embargo parece ser la forma mixta de narración mas agradable según el criterio de los niños, los preceptores y la mayor parte de la gente, pero se alega de que esto no se adapta a la ciudad porque no hay ningún hombre con un doble o múltiple ocupación, pues cada uno se dedica a una sola cosa., porque es esta ciudad la única en al que el zapatero es solamente zapatero y no otra cosa. Esta ciudad debe menester de un poeta o narrador más austero y menos agradable, pero que sea útil a el propósito y solo emite la manera de ser y los modales del hombre de bien, y que ciña su lenguaje a las normas que se establecieron.

Platón de esta manera aborda el estudio de los géneros literarios en el Libro III de la República, siendo el primero que lo hace. Señala tres modalidades poética: la poesía trágica y la cómica (dialogada), el ditirambo (solo se escucha la voz del poeta) y la poesía épica (género mixto). Platón elude el tratamiento de la poesía lírica por no ser este un discurso mimético como los otros. ( en resumen).

Platón está en contra del estilo imitativo – tragedia y comedia- donde el autor se oculta bajo un personaje, donde no hay una simple narración de lo acaecido sino una imitación, y para colmo, según lo visto anteriormente, una mala imitación, una mala mimesis.
7. Definición de mimesis: en la República se sustenta que los artistas son meros imitadores de la naturaleza, pero en sus obras no plasman la auténtica esencia de las cosas, por lo que sus obras son inferiores a los originales. Ahora bien, a su vez, estos originales imitados por el artista son meras copias de las ideas o verdadera realidad. Por tanto, el arte es imitación de una imitación, y se limita a ser una forma de mímesis que crea imágenes de las cosas. Platón, no obstante, distingue entre la imitación fiel (mímesis icástica) de la imitación fantástica que crea copias ilusorias del mundo y que caracteriza plenamente el arte de los sofistas. Además, Platón reniega de la poesía porque es pura imitación de la realidad. Esta idea de la mímesis, que adoptará también Aristóteles, implica que la poesía es un conocimiento de segundo grado, por cuanto las cosas del mundo ya son en sí mismas copias imperfectas de las ideas o verdaderas esencias; nada, pues, más lejos de la verdad.

En definitiva, Platón considera a la poesía como un peligro moral e intelectual, por cuanto confunde los valores humanos y aleja al hombre de la verdad. Aunque Platón no está en contra de la poesía, de la mimesis, sino de la mala mimesis, pues está de acuerdo en que debe haber un grado de imitación por parte de quienes son educados, pero sólo debe imitarse lo bueno, lo verdadero, lo importante; aquello que va a ir forjando su alma, su temple.
8. La melodía se compone de tres elementos: letra, armonía y ritmo; y es preciso que la armonía y el ritmo se adapten a la letra. Pero se determina que hay que eliminar de las palabras las quejas y lamentaciones, entonces, ¿Cuáles son las armonías lastimeras?: la lidia mixta, la lidia aguda y otras similares, y estas no parecen apropiadas para las mujeres que deben ser discretas y mucho menos para los hombres, nada es menos conveniente para los guardianes de la ciudad que la embriagadez, la molicie y la pereza. Y cuales eran las armonías muelles y propia de los festines?: la jonia y la lidia, que suelen llamarse laxas, y estas tampoco convienen a los guerreros, solo quedan la doria y la frigia. Solo se debe dejar la armonía que imite convenientemente el tono y el acento de un hombre valeroso, comprometido en una acción de guerra o en cualquier otro esfuerzo denodado, y que cuando se encuentra en una situación desgraciada, cuando es herido, o se ve expulsado a morir, o es victima de algún accidente desdichado, se enfrenta en toda circunstancia con su suerte sin desconcierto y con entereza, y dejar otra armonía para imitar el tono y los acentos del hombre que emprende una acción pacifica y por completo voluntaria, adaptándose a circunstancias y condiciones con moderación y prudencia, que se muestra sensible a los ruegos, a las lecciones o consejos de sus semejantes. Estas son las dos armonías que se deben reservar, energética la una, tranquila y apacible la otra, y que mejor puedan imitar los acentos del infortunio, la dicha, la prudencia y la valentía.

De esta manera para los cantos y melodías no se tendrá necesidad de instrumentos de muchas cuerdas ni que produzcan todas las armonías, ni tampoco sostener fabricantes de triángulos, plectros y todos aquellos instrumentos de muchas cuerdas y diversas armonías.

Para los ritmos, hay que determinar cuales son los que mejor expresan la vida d un hombre ordenado y valeroso, y una vez hallados ajustar la medida y la melodía al lenguaje de tal hombre, y no sus palabras a la medida y la melodía.

Hay tres especies de ritmo que sirven para componer las melodías, hay que ver que metros corresponden a la vileza, soberbia, demencia y otros defectos y que metros se han de reservar para las virtudes opuestas. Se ha oído hablar de un metro compuesto que se llamaba enople, de un dáctilo y un heroico. Pero esto se ha oído vagamente de Damon.

Se puede decir que la gracia o la falta de gracia dependen de la perfección o de la imperfección del ritmo; pero el ritmo bueno y el malo se ajustaran al buen y mal estilo, respectivamente y lo mismo sucederá con la buena y la mala armonía.

Parece ser que la belleza del lenguaje, de la armonía, de la gracia y del ritmo proviene de la simplicidad del alma, de la verdadera simplicidad de un carácter dotado de nobles y hermosas cualidades. La falta de gracia, de ritmo y de armonía se halla ligadas a la fealdad del lenguaje y a la perversión del carácter.
9. ¿Por qué Sócrates puede afirmar en 399 e: “no haremos nada extraordinario al preferir a Apolo y los instrumentos apolíneos que a Marcias y a los suyos”?

Apolo fue el inventor mítico de la citara, venciendo en una disputa musical, juzgada por las musas, al sátiro Marsias con su flauta, al que desolló vivo. A Hermes se lo tenia por inventor de la lira y a Pan de la siringa, Atena fue considerada en un principio como inventora de la flauta, pero al ser poco apreciada en Atenas, se creyó la leyenda de que Marsias se apropio de la flauta abandonada por la diosa.

La verdad no entiendo, no se como justificarla, los únicos instrumentos que se aconsejan en al ciudad son la citara y al lira, y en el campo una especie de siringa para los pastores, es como que otra opción no queda, ya que la flauta fue desterrada de Atenas, y la flauta, la citara y la lira son unos de los elementos que no tienen muchas cuerdas, y ellos buscan justamente esos instrumentos. Nose, hay que revisarla a esta respuesta.
10. ¿Qué significa la afirmación socrática “es preciso que la música encuentre su fin en el amor de la belleza” con que se cierra la discusión sobre la música en el Libro III (403c)?

Al final de Republica III se sostiene que un hombre que reúne un hermoso carácter en su alma y en su exterior rasgos que se ajustan a su carácter y armonizan con él, porque participan del mismo modelo, parece ser que es el mas hermoso espectáculo para quien pueda contemplarlo, entonces el hombre educado en la música amara a los hombres que reúnan estas cualidades en todo lo posible, y no habrá de amarlos si advierte en ellos algo discordante, además parece ser que el amor verdadero es el amor mas sensato y armónico del orden y de la belleza, y no se debe dejar que este amor se mezcle con la locura o la incontinencia, y tampoco dejar que el placer sensual se mezcle con el amor verdadero, y por eso se sostiene que en la ciudad que se esta organizando se deberá ordenar por ley que el amante pueda convivir con el joven a quien ama, besarlo y acariciarlo como si fuera su hijo, llevado por un noble fin, siempre que haya conquistado su corazón, y que sus relaciones no hagan suponer que haya llegado a extremos mayores que estos, y habrá de incurrir en el reproche de ser un hombre sin educación ni delicadeza.

Esta respuesta revísenla, nose como justificarla,jajajaj.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconLibro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era
«Gracias por Los tiempos finales. ¡Lo disfruté desde el principio hasta el fin! Soy naturópata en ejercicio y terapeuta biomagnético...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconLibro de Textos: Ninguno. Libro de trabajo u otro material ( requerido...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconIii salón del Libro Iberoamericano de Huelva Cuba, Puerto Rico y República Dominicana

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconLa lectura de este libro defraudará a quien espere fáciles enseñanzas...
«tropieza» si tiene suerte? Este libro se basa en la primera premisa, si bien es indudable que la mayoría de la gente de hoy cree...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconAndré Maurois Seudónimo de Émile Herzog Romancista francés 1885/...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconDedicado a mi Alejandro, a Mariscal, a Camilo y a Ocaña
«¿Todavía estáis con el libro?», preguntan un mes tras otro amigos que siguen la aventura, el libro quedará como un denso puzle cuyas...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconLibro de texto siempre, excepto el día fijado para la lectura

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconEn la edición que hemos utilizado para picar este libro hay varias...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconJesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como...

Guía para la lectura de Republica: libro II 376a/383c y libro III 386a /403c iconLibro-guía de surf centroamericano






© 2015
contactos
l.exam-10.com