Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma”






descargar 123 Kb.
títuloUna visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma”
página1/4
fecha de publicación17.04.2016
tamaño123 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4
COSMOVISIÓN, RITOS Y ESCATOLOGÍA EN EL MUNDO INDOEUROPEO

DOCTORADO EN CIENCIAS DE LAS RELIGIONES

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

2009 – 2010

UNA VISIÓN COMPARATIVA DEL MATRIMONIO INDOEUROPEO; INDIA VÉDICA Y LA ANTIGUA ROMA”
María José Mora Friedl


I. INTRODUCCIÓN
Cuando se estudia por separado el mundo védico en la India, con sus coloridos y nutridos rituales, además de su prodigiosa herencia literaria por una parte y la antigua religión romana, esquiva a la hora de delimitar ciertas nociones claves para el estudio de las religiones por otra; aparecen a primera vista contrastantes diferencias y a su vez interesantes semejanzas que intentaremos abordar delimitando el ámbito investigativo, al menos en este primer paso, a la comparación de un ritual que cobra vital importancia para ambas sociedades; el Matrimonio, sus implicancias, trascendencias y consideración dentro de la estructura social y religiosa del mundo indio y romano, ambos herederos de la cultura indoeuropea, la que a su vez emergerá por sí sola, dejando entrever sus matices, que son los que prevalecen dentro de la celebración del rito matrimonial.

II. UNA BREVE MIRADA AL ORIGEN; EL MUNDO INDOEUROPEO
El estudio del mundo indoeuropeo ha fascinado a los expertos en los últimos decenios, y sus raíces han ido apareciendo gracias al aporte de muchos, quienes con infinita paciencia han investigado y tratado de desentrañar las complicaciones de un estudio basado casi en su totalidad en la filología y que por momentos se nos plantea como esquivo e indescifrable.

Tomaremos el trabajo de Régis Boyer sobre el mundo indoeuropeo, incluido en la compilación de J. Ries sobre el “Tratado de Antropología de lo Sagrado”, volumen 2, ya que aborda y simplifica una mirada hacia aquellos puntos en que podemos hoy en día sentar ciertas bases sobre el estudio de los indoeuropeos.

A partir de esto, podemos esbozar a grandes rasgos una cultura material de los indoeuropeos en la que podemos distinguir ciertas características generales; entre ellas el conocimiento de ciertos animales como el caballo, el buey, la oveja; así como el uso del arado en un estadio de evolución que podemos suponer es de semi sedentarios, o semi nómades. No conocen al parecer el mundo marino, y lograron al menos de una forma primaria desarrollar la cerámica y la alfarería además de alcanzar la elaboración de tejidos con trabajados simbolismos.1

Sin embargo, lo que nos ocupa, nos lleva a buscar en el mundo indoeuropeo señales que nos revelen primero la existencia de un concepto definido de familia, y luego las características de esta para utilizarlas como marco de fondo para la comparación de los rituales de matrimonio que hemos escogido para el análisis.

En primer lugar, los estudios y variadas investigaciones han podido concluir, al menos en primera instancia, que la sociedad indoeuropea era claramente una sociedad de tipo “Familiar Patriarcal”, por cuanto se consideraba a la familia2 como el elemento fundamental de la estructura social y también espiritual o religiosa, lo que ya es un excelente aporte para el inicio de nuestro análisis comparativo.

En la familia Indoeuropea, la autoridad indiscutida era el Jefe de Familia, quien debía mantener el orden del clan y a su vez procurar mantener el “culto a los antepasados”, pieza fundamental del ámbito religioso que depende a su vez de la proyección física y temporal de la familia.

A partir de estas señales, que nos dan un marco de referencia importante podemos aventurarnos a sostener desde ya, que el matrimonio será un rito de crucial relevancia en el intento de mantener viva y activa la fuerza del clan.

Los simbolismos, ritos, ordenación y celebración del mismo irán adquiriendo renovados matices de acuerdo a los nuevos aportes culturales que adoptará el mundo indoeuropeo en los diversos rincones a los que llega su influencia. Será precisamente esos matices, los que abordaremos comparativamente entre el rito indio que se revela en el Atharvaveda y Rig Veda, y el rito de la antigua Roma, para a través de ellos encontrar indicios de un origen común.


III.- EL RITO HINDÚ “VIVAHA KARMAN”
“El matrimonio indio, (vivãha) es, pues, un sacramento complejo. Por una parte, es una ceremonia destinada a colocar bajo el signo de lo sagrado la unión de dos seres a fin de que la sexualidad no sea ya solamente una manifestación natural sino la expresión de un designio divino..”3

En estas palabras de Jean Varenne, se trasunta la importancia no sólo social del rito nupcial, sino también del sentido sacro que tendrá en la India védica. El matrimonio tiene como ritual diversas caras y profundos significados; reconocido socialmente es el marco sagrado que permitirá la continuidad de la familia y por tanto del culto.

El rito nupcial se inicia confirmando su aspecto social; el compromiso previo entre los padres de las familias contrayentes será el punto de partida de la simbólica alianza entre los dos grupos familiares. Si bien en la India, hasta el día de hoy los matrimonios son acordados con mucho tiempo de anticipación por los padres, en base al escrupuloso estudio de las cartas astrales de los niños4, el momento del compromiso oficial llega a realizarse sólo el día anterior a la boda.

El novio realiza la petición formal al padre de la novia, y se da legalmente por terminado cuando el padre o tutor de la novia anuncia el matrimonio. A partir de entonces comienzan los ritos que preparan y luego consagran a la novia en este importante “paso”; ya que a través de estos veremos que el matrimonio cumple la función de iniciación para la mujer como lo fue el Upadayana5 del marido.

La cercanía del compromiso con la celebración del matrimonio, se debe a que a partir de entonces, la novia se considera casada, si el matrimonio no se llevara a cabo ella sería considerada una viuda. Para evitar correr riegos, la ceremonia de matrimonio se realiza inmediatamente el día siguiente.

El día de la boda, los preparativos comienzan con el Baño ritual de la novia, acompañada de su madre, hermanas y amigas. Como todo baño, este en particular, busca también la purificación, pero dentro de un marco religioso; la novia es preparada para un rito de paso que marcará una nueva vida, su inclusión en la esfera social como futura Madre de Familia.

Es interesante al menos señalar, en relación con esta parte ceremonial, la figura en los himnos del Rig Veda, de una mujer o dos que tienen como labor única “acompañar a la novia” o “preparar su vestido” dado que en el caso del ritual romano y también el griego, esta figura femenina aparece, pero con una relevancia mayor. “Raibhí era la dama de honor, Narasamsí, la acompañante. El brillante vestido de Surya va adornado por la canción”6

La novia recibe regalos, pero además realiza un sacrificio de crucial importancia; realiza una ofrenda al fuego del “hogar”. Dentro del mundo indoeuropeo el culto al fuego aparece reiterado y reforzado por las distintas formas que desarrolla el ritual en los variados pueblos de origen indoeuropeo. En el caso de la India védica, el fuego es una divinidad y a la vez el “vehículo” de las ofrendas humanas hacia los dioses.

El “hogar” es precisamente el espacio dentro del recinto familiar donde arde cuidadosamente el fuego de la familia, aquél que se convierte en vehículo permanente de conexión con lo sagrado y a su vez protector de “aquella” familia que lo alimenta y mantiene. La palabra “hogar” se conserva aún hoy en día en los pueblos de ascendencia indoeuropea como idea referida a la casa habitada por un núcleo familiar, en español utilizamos incluso la frase “calor de hogar” para referirnos a la importancia de la convivencia y armonía de la familia, distinguiendo claramente la casa como construcción física, del hogar; como construcción humana.7

En este primer ritual, al fuego, la novia pide a sus dioses familiares la liberen del culto, para poder entonces, integrarse plenamente a la forma cultual de su nueva casa marital. Confirma a través de este rito que dejará su status de niña para convertirse en mujer.

Te libero del lazo de Varuna, con el que te ató el muy benéfico Savitr. En el seno del rta, en el mundo de la buena acción, te coloco intacta con tu esposo. De aquí te libero, no de allí, allí te ato firmemente. Que ésta, generoso Indra, sea de buenos hijos, afortunada” 8
Luego de esta primera parte del ritual, el novio, acompañado de amigos va en busca de la novia. Al llegar, es reconocido por el padre de esta, quien lo invita a entrar y reconocer a su futura esposa. El novio hace regalos a la novia; joyas, un peine, un espejo, con ello; ¿persuade a la novia a acompañarle?9 Aplica ungüentos en las pupilas de la novia y pone en su muñeca derecha guirnaldas de flores… “Nuestros ojos de mirada melosa, nuestro rostro ungido. Hazme dentro de tu corazón. Que nuestro pensamiento sea uno.” 10

Entonces suponemos11 se da el momento más importante en el rito nupcial que es cuando el novio Coge de la mano a la novia; el Panigrahana12.

Al tomar a la novia de la mano el novio hace gesto explícito y público de que la reconoce como su mujer. “Con la que Agni cogió la mano derecha de la tierra, con ésa cojo tu mano, no vaciles junto a mí, con descendencia y dones….. Para la felicidad cojo tu mano, para que conmigo como esposo alcances la vejez. Bhaga, Aryamán, Savitr, Puramdhi, los dioses a ti me han entregado para dirigir el hogar” 13

Con la novia de la mano, la hace subir a una piedra ubicada al norte del fuego sagrado, y realiza con ella una especie de circunvalación del mismo ayudando a su mujer a dar 7 pasos (Saptapadana) desde el oeste hacia el este; hacia el lugar de los dioses, dando el lado derecho al fuego, para luego realizar la circunvalación completa al altar. 14 A la inversa del rito de iniciación del marido; el Upanayana, en que es él, el que moviendo las fuerzas creadoras se mueve como el sol, de este a oeste. “Bhaga te cojió la mano, Savitr te cogió la mano. Esposa eres tú por ley, yo, el señor de tu casa.” 15 El gesto consagra públicamente la alianza.

Una vez terminado este ritual, que consagra religiosamente a los novios, se preparan para iniciar el viaje hacia la nueva casa marital, hacia el nuevo “hogar”.
El viaje, también ceremonial, se hace con un cortejo (Vivaha Karman)16 de especiales características, destinadas a proteger a los novios en el camino hacia el nuevo hogar, pero también a proteger sobre todo a la novia, quien ha abandonado su culto y por tanto viaja en una especie de trance desvalida de la protección de los dioses del hogar, ya que aún no ha llegado a la casa marital.

El concepto de “viaje” o “partida” es mucho más profundo, cuando se enmarca dentro de un rito de pasaje como es este, ya que implica en cierto modo, una especie de “muerte”, en este caso para el mundo cultual paterno; el viaje nupcial, es para la mujer el morir para su mundo familiar, para su niñez; sólo así puede entrar en el nuevo mundo marital. Se deja un estado para asumir otro.

Los novios suben al carro nupcial para comenzar “el viaje”. Acompañados de familiares probablemente, sólo podemos rescatar de este tránsito, los himnos dedicados a los dioses para que protejan el trayecto y la presencia significativa de Agni, el fuego. “Los himnos eran los varales, el canto era el tocado, el peinado, los Asvinas eran los pretendientes Agni era el que marchaba primero… Las enfermedades que al cortejo brillante de la novia llegan desde su estirpe, ésas de nuevo los dioses dignos de sacrificio las conduzcan por donde han venido….Que no los encuentren los salteadores de caminos, los que acechan a los esposos. Por los buenos caminos, eviten el mal camino, que las adversidades se aparten.” 17

Desconocemos si durante el viaje se realizan gestos o ofrendas menores, como las veremos en el caso del cortejo romano, sin embargo, parece muy tentador señalar en una primera instancia, que el cortejo sí cumple un rol importante en el ceremonial nupcial, y que podría posiblemente derivar como ritual de un origen indoeuropeo, ya que la figura del cortejo nupcial no sólo aparece en el matrimonio indio, sino también en el romano y en el griego, con marcada relevancia. Pero en eso repararemos más adelante.

El Atharvaveda también nos entrega himnos que hacen directa alusión a la importancia del cortejo al igual que el Rig Veda ya citado; “las hierbas, las corrientes, los campos y los bosques que existen, esos novia, a ti, llena de descendencia para tu esposo te defiendan del rakshas… Hemos subido este camino, fácil de recorrer, portador del bienestar, en el que el héroe no sufre daño, se encuentra el bien de otros…

Esto, hombres, oídme bien; el deseo con que los dos esposos alcanzan lo agradable; los gandharvas y las diosas apsaras que están en estos árboles del bosque, esos sean gratos a la novia, no dañen al cortejo nupcial mientras es conducido.”18
Una vez llegado el cortejo a la casa del marido, se inicia otra parte importante del ritual, cual es la integración de la novia al nuevo hogar y su consolidación como dueña del hogar.19

Extraordinariamente, el “fuego” del hogar del marido se ha puesto en el umbral de la casa, en señal clara de recibimiento para la nueva esposa e integrante de la familia. Detalle no desdeñable, pero que referiremos con más profundidad en el caso romano. Frente a este fuego, los esposos se sentarán sobre la piel de un buey o búfalo20, signo evidente de la sacralidad del momento. La presencia de la piel animal, es añadir a la ceremonia a realizar, un tono petitorio de doble valor; por un lado la integración de la novia al nuevo hogar, y por el otro pedir a los dioses favorezcan la fertilidad de la nueva pareja. “El Bálbaja que tumbáis y la piel que extendeis, a esa suba la de buena descendencia, la muchacha que encuentra un esposo… Esparce el bálbaja sobre la piel rojiza. Tome asiento la de la buena descendencia que adore este fuego… Sube sobre la piel, siéntate al fuego, este dios mata a todos los rakshasas. Aquí engendra descendencia para tu esposo, que este hijo sea tu primogénito.” 21

Sentados en la piel, realizan juntos como marido y mujer, el agnihotra nupcial, la ofrenda a “Agni” el fuego, para que acepte e incorpore a la mujer y a su vez comunique a esta con los dioses, dadores de dones. También extraordinariamente, será el marido quien oficie el ritual, ya que correspondería a su padre como dueño del hogar; pero en este caso ceremonial, es el marido quien realiza las ofrendas con el apoyo y participación de su mujer quien pone su mano sobre el hombro de su marido.

Terminada la ofrenda al fuego, se ha apartado una parte de la mezcla para verter sobre la cabeza de la novia, ungir sus pupilas y su frente. Luego, la novia entra en “su” nueva casa, y a la vez en su nuevo “hogar”.

Podríamos considerar el ritual védico nupcial terminado con esta ofrenda final al fuego. La novia ya puede entrar en su nueva casa y por tanto comienzan los banquetes nupciales. Sin embargo, una serie de prescripciones mantendrán todavía a los cónyuges atados a consideraciones rituales, como serán tres días de abstinencia, antes de la consumación del matrimonio; el pronunciar frases sagradas, que cumplen la fase ritual de verbalización y consagración total del ritual realizado. 22

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconLa antigua civilización india ocupó la zona que hoy corresponde al...

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconLas civilizaciones de la antigua india

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconLa Dimensión Espiritual del Eneagrama
«védica» una o dos veces, tras la palabra «Libra», si alguien me preguntaba el signo

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconUn Episodio de la Roma Antigua

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconNació en Roma entre los años 470 y 480, en el seno de una antigua...

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconLiteratura antigua en la india. Literatura precolombina
«ciencia». Básicamente, consiste en una amplia serie de textos religiosos (rezos y fórmulas rituales, himnos, tratados filosóficos,...

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” icon294. Nuevo concepto del amor conyugal y del matrimonio
«matrimonii spiritualitas» (Unitatis Redintegratio 6) y declarando que las transformaciones de la sociedad moderna «manifiestan cada...

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconTitulo: ensayo: el poder de una vision (video) para formular mi vision personal

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconEl Matrimonio El hecho y el significado del matrimonio

Una visión comparativa del matrimonio indoeuropeo; india védica y la antigua roma” iconSe caracterizan por tener una visión romántica de la vida, haciendo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com