0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS






descargar 32.8 Kb.
título0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS
fecha de publicación15.03.2016
tamaño32.8 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
EL ROMANTICISMO COMO CORRIENTE Y MOVIMIENTO

Adaptación: Rubén Alonso Bernal

0. PRELIMINAR: PANORÁMICA GENERAL DEL SIGLO XIX – SOCIEDAD Y CULTURA – EL ANTES Y EL DESPUÉS

Acontecimientos políticos y sociales

Movimientos literarios

  • Período absolutista

- Al comenzar el siglo XIX, el emperador francés, Napoleón Bonaparte, invadió con su ejército España. La reacción de los españoles se transformó en una guerra, llamada guerra de la Independencia (1808-1814), que termina con la expulsión de los franceses.
- Durante la guerra se reunieron las Cortes de Cádiz y elaboraron la Constitución de 1812, que concedía mayores derechos y libertades al pueblo. Esto ocasionó duros enfrentamientos entre los partidarios de la reforma, llamados liberales, y los partidarios de que no se aplicara la Constitución, llamados absolutistas. A la cabeza de estos últimos se encontraba el propio rey, Fernando VII, que gobernaba de modo absolutista y despótico.

  • Restos del Neoclasicismo y Prerromanticismo

- A finales del siglo XVIII aparece una reacción contra el Neoclasicismo que se manifiestan en lo que se ha dado en llamar Prerromanticismo:
Expresión libre de los sentimientos del poeta y escritor.
- Preferencia por los temas exóticos.
Libertad del autor frente a las rígidas normas que impone el Neoclasicismo.
- Son representantes de esta nueva tendencia y concepto vital: Nicasio Álvarez Cienfuegos, Manuel José Quintana Alberto Lista y Blanco White.

  • Período liberal

- Después de la muerte de Fernando VII, los liberales se ponen de parte de su hija Isabel, enfrentándose a los que querían como rey a Carlos, hermano de Fernando VII. Éste era partidario del absolutismo. Los enfrentamientos entre estos dos nuevos sectores se llamaron guerras carlistas. En este tiempo son los liberales los que tienen el poder e intentan llevar a cabo grandes reformas en el país. La más importante es la reforma agraria y el saneamiento de la economía.

  • Romanticismo

- El triunfo del Romanticismo en España tiene lugar con el estreno de la obra teatral del Duque de Rivas, La conjuración de Venecia en 1834, y Don Álvaro o La fuerza del sino en 1835. Su apogeo fue muy corto entre 1835 y 1840.
- El Romanticismo se puede definir como un movimiento vital (un modo de ver la vida) y movimiento literario (una nueva manera de entender la literatura).

  • Período revolucionario y Restauración

- España se encuentra estancada a causa de las guerras carlistas. Existe un descontento general entre los ciudadanos. El enfrentamiento constante entre los liberales y los conservadores crea inestabilidad política. En septiembre de 1868 se desencadena una revolución que pone fin al reinado de Isabel II.
- Durante esta época se producen grandes tensiones políticas y sociales.
- La proclamación de Amadeo de Saboya como nuevo rey fracasa muy pronto al abandonar éste el país en 1873. Tampoco funciona la proclamación de la Primera República para calmar los enfrentamientos. Sexenio liberal (1868-1874). La situación no cambió hasta 1874, en que se nombra a Alfonso XII rey de España; período conocido con el nombre de Restauración. La Restauración no resolverá los problemas sino que los aplazará.

  • Realismo y Naturalismo

- Frente al alejamiento de la realidad y subjetivismo romántico, surgen el Realismo y el Naturalismo. Auge constante de las ciencias experimentales: medicina, física...
El Realismo se caracteriza por la rigurosa observación de la vida cotidiana. Importancia creciente tanto de lo social, como de lo individual y psicológico del individuo..
- El Naturalismo es un movimiento derivado del anterior que pretende explicar científicamente el comportamiento del hombre y de la sociedad.

  • El desastre del 98

- Termina el siglo XIX con un nuevo desastre. En 1898 se sublevan las colonias españolas de Cuba y Filipinas. Tras una prolongada e inútil guerra, España pierde sus últimas colonias en América y Asia. Los españoles se vuelve sobre si mismos: reflexión sobre la identidad de España.

  • Modernismo y Generación del 98

- Son dos movimientos que reaccionan contra el Realismo y el Naturalismo. Al primero le preocupa ante todo la forma en el arte y la literatura. Al segundo le interesa analizar las causas de la decadencia española y proponer soluciones a sus problemas (España como problema).

1. FACTORES DE INFLUENCIA DEL ROMANTICISMO

1. LA GÉNESIS DEL MOVIMIENTO ROMÁNTICO.
El Romanticismo no fue sólo una renovación en el campo literario, sino toda una forma nueva de entender la vida, el mundo, la política y el arte en general. Si el s.XVIII creó un nuevo tipo de hombre que hizo de la razón el eje de su vida, el Romanticismo también creará un hombre nuevo, capaz de plantearse los problemas de su existencia y del mundo desde un punto de vista más emocional y subjetivo.
La llegada del Romanticismo supone la crisis de los ideales ilustrados; una crisis que surge en Inglaterra y Alemania a mediados del s. XVIII, aunque la plenitud del movimiento no se alcanzará hasta la década de 1830-1840. Será a partir de1850 cuando pueda considerarse superado el Romanticismo en casi toda Europa.
La aparición del Romanticismo va ligada a tres tipos de factores que la determinan:

1.1. FACTORES POLÍTICOS: LIBERALISMO Y NACIONALISMO.
Liberalismo y Romanticismo prácticamente se identifican en esta época, ya que los componentes de la ideología romántica son incompatibles con el absolutismo o con el despotismo ilustrado del XVIII.
Otros acontecimientos políticos ligados a la aparición del Romanticismo fueron los movimientos nacionalistas, puesto que venía promovidos por los sectores más revolucionarios y liberales.

1.2. FACTORES SOCIOECONÓMICOS.
Destaca en esta época el triunfo de la burguesía sobre las demás clases sociales como grupo dirigente de las naciones. En este inicio del s. XIX la burguesía adoptará un talante liberal provocado por el contacto con la ideología romántica.

1.3. FACTORES CULTURALES.
Desde el punto de vista filosófico, el Romanticismo procede del Idealismo alemán que comienza a gestarse a finales del s. XVIII con Fichte y Hegel como personalidades relevantes.
Uno de los logros del Idealismo es apartar la filosofía de la preocupación por los objetos exteriores para afirmar que el YO es la realidad primordial y absoluta.
Algunos escritores románticos identificaron ese YO puro y abstracto, filosófico, con el YO individual de cada ser humano, de manera que concibieron al hombre (o, mejor, a algunos hombres) como un ser dotado con un don supremo que le permite atravesar lo material, lo finito, para llegar a lo infinito y eterno, es decir, al Absoluto.

2. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL MOVIMIENTO ROMÁNTICO QUE CALARON COMO FORMA DE PENSAMIENTO TRANSMITIDAS EN FORMA DE EXPRESIÓN ARTÍSTICA (Ampliación de los elementos citados en otros documentos).

2.1. EL INDIVIDUALISMO.
Derivándose de la concepción del YO que hemos visto en el apartado anterior, el hombre romántico pensó que la realidad auténtica no estaba fuera del ser humano, sino en su propio espíritu, siendo una realidad no perceptible por los sentidos. De aquí arranca el culto al YO individual que llegaría a caer en el egocentrismo. El romántico pensará que el arte es una forma de conocimiento, y el artista, un "descubridor" favorecido por un don sobrenatural que le hace ser capaz de ver en su interior y poder comunicar a los demás mortales lo que ellos no pueden contemplar.
El individualismo romántico fomentó también la exaltación de los sentimientos, la tendencia a abandonarse en las emociones violentas o suaves.

2.2. LA BÚSQUEDA DEL ABSOLUTO.
Como consecuencia de la sobrevaloración del YO, el artista romántico se debatirá entre dos polos opuestos. Por un lado, el deseo de alcanzar el Absoluto, es decir, lo eterno; pero por otra parte se encontrará con la imposibilidad de transcender lo puramente material y finito, la realidad.
El mundo de lo desconocido ejerció sobre los románticos una enorme atracción; pero entre ese desconocido ideal y el hombre se interpone la realidad. El artista tenderá entonces a proyectar sobre esa realidad su propio YO y, por tanto, la idealizará. El resultado de este proceso fue, casi siempre, en desencanto y la frustración, resultado que originará lo que se ha llamado el "mal del siglo", una especie de sentimentalismo enfermizo que llegó a ponerse de moda.
Otra respuesta del artista romántico frente al problema de la realidad fue una especie de amarga ironía que, en verdad no es más que otro mecanismo de distanciamiento, otra forma de huir.

2.3. EL SENTIMIENTO DE REBELDÍA Y LIBERTAD.
La insatisfacción ante la realidad engendra también la rebeldía contra lo establecido. Como consecuencia de este sentimiento de rebeldía, los artistas del Romanticismo querrán verse reflejados en una serie de personajes que son símbolos o ejemplos máximos de esa rebeldía contra lo establecido:
a) Prometeo, que representa el levantamiento del hombre contra su propio destino y contra los dioses que le crearon (Frankestein).
b) Satanás, el ángel caído que desafía a Dios y se burla de lo sagrado (Don Álvaro, Don Félix el estudiante de Salamanca).
c) Caín, que representa la rebeldía contra Dios y contra todo lo que es considerado "bueno".
d) Don Juan, buscador del Absoluto a través del amor. El sentimiento de libertad personal también es producto de la nueva concepción del YO, y los románticos considerarán la libertad personal de cada individuo como el principal valor de la condición humana. En el terreno sociopolítico, este sentimiento se identificará con el liberalismo; mientras que en el terreno de la crítica literaria se manifiesta en la abolición de la rigidez de las normas neoclásicas y en la defensa de la libertad del autor frente a los preceptos.

2.4. LA EVASIÓN (¡Muy importante! Una de las grandes diferencias con el Realismo).
Se puede decir que el arte romántico huye de la realidad y escapa hacia otros mundos creados por la imaginación del artista, fruto del desencanto de su propio tiempo. En el terreno literario podemos hablar de cuatro evasiones posibles:

a) Evasión en el espacio.- Por un lado, crearán un nuevo concepto de la naturaleza, entendida como algo dinámico y sobre la que los autores proyectan sus propios sentimientos. Será un espacio natural tormentoso, oscuro, escarpado, cargado de misterio.
Por otra parte, muchos autores gustarán de localizar sus obras en lugares exóticos y alejados para así evadirse de la triste y decadente Europa.
b) Evasión en el tiempo.- El pasado, y la Edad Media en concreto, atrajo poderosamente a los románticos, ya que la distancia en el tiempo y el desconocimiento de aquellos siglos, los envolvían en un cierto encanto misterioso. Fruto de esa evasión temporal es el que se ponga de moda España y, sobre todo, su Edad Media.
c) Evasión en el misterio.- Los románticos siempre estarán abiertos al enigma, al misterio y a lo desconocido. Ellos parten de la idea de que el misterio es inaccesible a la mente humana común, sólo unos pocos, los elegidos, pueden llegar a desvelarlo. Es en el misterio, en lo desconocido, donde encuentra el hombre la razón para vivir que le negaba la realidad, es un camino que se abre para la búsqueda del Absoluto.
Literariamente, este interés por lo misterioso se manifiesta en el gusto por una escenografía característica: la noche, los ambientes sepulcrales, las ruinas, las calles de las viejas ciudades medievales, etc...
d) Evasión en el mundo del sueño.- El artista encontrará en los sueños la posibilidad de eludir la realidad ordinaria, para viajar por un mundo cargado de misterio, de indefinición, de belleza romántica, en definitiva. De esta forma, el sueño se convertirá en un verdadero "estado poético", através del cual, el autor puede conocer aquello que es inaccesible en el estado de vigilia.

LAS SIGUIENTES CARACTERÍSTICAS COINCIDEN CON TEMÁTICAS INFLUYENTES ESPECIALMENTE EN LA CULTURA ESPAÑOLA

2.5. LAS COSTUMBRES Y EL FOLKLORE.-
El artista romántico tenía una fuerte conciencia regional y mostró gran interés por las tradiciones y costumbres del lugar en el que vivían. Junto a esas costumbres, se preocupará también del folklore de la región (canciones, bailes, trajes, etc...).
Con frecuencia, la representación literaria de estas costumbres se hará de forma idealizada, y es en esa idealización en la que se basa la diferencia fundamental entre la literatura costumbrista romántica y la novela regional del Realismo.

2.6. LOS SENTIMIENTOS: EL AMOR Y LA MUERTE.-
Nos vamos a encontrar con dos formas de entender el amor:
a/ Un amor sentimental, que pone el mayor interés en los aspectos tristes y melancólicos, considerando el Amor como un ideal inalcanzable (Bécquer).
b/ Un amor-pasión, entendido como sentimiento arrebatador e irreflexivo. Este tipo de amor suele ir unido a la rebeldía contra la sociedad, de manera que produzca tensiones y desgracias que suelen culminar en la infelicidad o la muerte (Don Álvaro, Don Juan).
La muerte y su peculiar escenografía (cementerios, cipreses, tumbas, ...) era un sentimiento familiar para el hombre romántico, que la consideraba, muchas veces, como una liberación de la vida, como la única salida al desengaño y al pesimismo de su existencia (El estudiante de Salamanca).

2.7. LA RELIGIÓN.-
En la mayoría de las ocasiones no nos vamos a encontrar con expresiones del sentimiento religioso, por el contrario, será más frecuente encontrar verdaderas increpaciones a Dios que, según el pensamiento de la época, se presenta distanciado e insensible a los problemas humanos.
Por otra parte, lo religioso tendrá mucha importancia como fuente de inspiración para leyendas y motivos literarios.


2.8. LA PREOCUPACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL.-
En las obras españolas del momento, los escritores intentarán llevar la libertad a todas las esferas de la vida humana:
a/ En política pedirán el derecho a la libre expresión del pensamiento.
b/ En lo social defenderán la libertad del pueblo para rebelarse contra el absolutismo. Los escritores pondrán su arte al servicio del pueblo, denunciando situaciones e injusticias.
c/ En lo literario buscarán la supresión de las reglas que impidan la espontaneidad del acto creador.

(Jándalo & Cía, 2008)

3. MOMENTOS DEL ROMANTICISMO EN AMÉRICA LATINA
Es ahí donde está la originalidad y diferencia del romanticismo americano. Su punto de partida y referencia es el paisaje de la patria, el ámbito de un teatro en donde se está luchando por la libertad. Es en su tierra donde ese romántico puede entender la libertad, y reclamarla. No con nostalgia simplemente, sino como afirmación batalladora que lleva a la guerra.
El continente de siete colores,

Germán Arciniegas
2005 es el año de Jorge Isaacs. El poeta, novelista, político, explorador y guerrero vallecaucano nacido en Chocó, desapareció en Ibagué, el 17 de abril de 1895, en medio de la pobreza extrema y del extremo desengaño. Casi veinte años antes había publicado María, considerada hasta ahora y quizá para siempre como la gran novela del romanticismo latinoamericano. Por ella Isaacs recibió en vida el máximo de los reconocimientos; luego vendrían el olvido, la vindicación, las interpretaciones amañadas en el regazo sentimental y lecturas de todas las estirpes; es decir, recepciones arbitrarias como la del Nadaísmo —cuyos adláteres quemaron la novela en Cali— o la del canon educativo —que sigue viendo en ella lo que definitivamente no hay—, pero también nuevas miradas que se esfuerzan por superar la visión “amorosa” para encontrar en medio del idilio entre Efraín y María, las claves de una manifestación histórica, política, social y cultural sobre parte del conflictivo siglo XIX colombiano.
3.1. LA FASE LITERARIA DEL ROMANTICISMO EN AMÉRICA LATINA
Si nos atenemos a Pedro Henríquez Ureña sabremos que el romanticismo, en tanto que “revolución espiritual” llevada a cabo a través de la expresión literaria, insurgió en América Latina al calor de las luchas por la Independencia y la consolidación de las naciones frente a las monarquías española y, más tarde, portuguesa. De 1830 a 1890 contamos

sesenta años de revolución y de organización, pero también de un período literario especialmente prolífico y en el que sobresalen —al menos en la manifestación hispano-parlante de esas letras— los nombres de los argentinos Esteban Echeverría, con El matadero y Elvira, o la reina del Plata, y José Mármol, con Amalia; del chileno Alberto Blest Gana, con Martín Rivas; o de los colombianos Jorge Isaacs y Gregorio Gutiérrez González, el virgiliano autor de Memoria sobre el cultivo del maíz en Antioquia.

Tras la lectura de los títulos aflora una pregunta: ¿es posible rotular como “románticos” a estos autores cuyos registros literarios son disímiles, pues al tiempo que están enmarcados en un contexto característico —el del romanticismo latinoamericano—se distancian relativamente del paradigma sobre el cual supuestamente construyeron sus obras? Vemos que tanto Echeverría como Isaacs o Blest Gana, por ejemplo (y ni qué decir de otros como Martí o Sarmiento), hacen de su literatura un espacio para el examen crítico de su tiempo histórico, político y social. Claro, no podía ser de otra manera si coincidimos con el Germán Arciniegas de El continente de siete colores en lo siguiente: “La política fue, para la América española, el tema del siglo XIX” (Arciniegas, 2004: 295).

La fase literaria del romanticismo en América Latina carece, pues, de un solo rostro; por el contrario, su manifestación apunta a instalar una metáfora de la realidad vivida por nuestros pueblos en medio de la lucha por la expresión antropológico-cultural “auténtica” de las naciones. Y ello mediante un programa literario e ideológico que Henríquez Ureña enumera así: “la conquista del paisaje, la reconstrucción del pasado, la descripción de las costumbres” (Henríquez Ureña, 1994: 146). ¿Pero semejante empresa estética fue tarea única de las letras hispanoamericanas de ese período?

Desde luego que no. En Brasil, nación que alcanzó su independencia frente a Portugal muchos años después que la ganada por el resto de América Latina ante España, los escritores fundaron la tradición romántica literaria antes que la emancipación de la monarquía lusitana. Del primero de ellos, Domingo Goncalves de Magalhaes, vizconde de Araguara —quien escribió Suspiros poéticos y saudades, en 1836—, al último, Alfredo d’Escragnolle, vizconde de Tauny, autor de Inocencia, de 1873, vamos de la poesía lacrimógena al romance histórico, pasando por el nativismo de Antonio Goncalves Dias en Os Timbiras, de 1857, el romanticismo realista de Joaquim María Machado de Assis y Don Casmurro, y el indianismo de José de Alençar.

Bibliografía


Jándalo & Cía. (2008). M9.net. Recuperado el 20 de octubre de 2011, de http://www.las9musas.net/siglo19/romanticismo/caracrom.html

Henríquez Ureña, Pedro, Las corrientes literarias en la América Hispánica, México: Fondo de Cultura Económica, 1949 (1ª reimpresión, 1994).

Arciniegas, Germán, El continente de siete colores. Historia de la cultura en América Latina, Bogotá: Taurus, 2004.

Urriago, Hernando, Jorge Isaacs y José de Alençar: dos momentos del romanticismo en América Latina. Recuperado el 5 de noviembre de 2011, de http://poligramas.univalle.edu.co/23/urriago.pdf

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconLiteratura : Cultura y sociedad del siglo XIX. El romanticismo literario....

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconPensamiento y cultura en la segunda mitad del siglo XIX: el posromanticismo,...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconEn los últimos años del siglo XIX y principios del XX, nacen unos...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconDefinición: Manifestación religiosa, política y artística de la crisis...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconEl primer poeta inglés del siglo XIX
«Lord Byron, en sus lamentaciones, expresó las postreras convulsiones de la sociedad que estaba muriendo.»

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconEl Cinematógrafo se presenta en sociedad en los últimos años del...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconEquivalencias El Ventilador ( 2) / ave
«antes de/después de + sustantivo/infinitivo»; «antes (de) que + subjuntivo»; «después (de) que + subjuntivo/indicativo»

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconA finales del siglo XIX españa vive una grave crisis general: el...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconCulminación filosofía siglo XIX. Establece un sistema general de...

0. preliminar: panorámica general del siglo XIX – sociedad y cultura – el antes y el despuéS iconIntroducciones y conclusiones
«Economist» ha predicho que una parte importante de la Alemania oriental de antes podría transformarse en la región más moderna y...






© 2015
contactos
l.exam-10.com