El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una






descargar 60.42 Kb.
títuloEl Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una
fecha de publicación11.03.2016
tamaño60.42 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos

El ideal romántico


EL MOVIMIENTO ROMÁNTICO
El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología... Trae una nueva forma de entender el mundo y refleja una actitud novedosa ante la existencia.
Texto 1

- La primera generación de románticos vivió su juventud alrededor del año 1800, y podemos llamar al movimiento romántico la primera insurrección juvenil de Europa. Los románticos tenían varios rasgos comunes con la cultura hippie que surgió ciento cincuenta años más tarde.

- ¿Flores y pelo largo, música de guitarra y pereza?

- Sí, se ha dicho que la ociosidad es el ideal del genio y la pereza la virtud romántica. Era la obligación del romántico vivir la vida o soñar para alejarse de ella. El comercio cotidiano y los quehaceres de todos los días eran cosas de los filisteos.

Jostein Gaarder. El mundo de Sofía
Texto 2

Libertad en literatura, como en las artes, como en la industria, como en el comercio,

como en la conciencia; he aquí la divisa de la época, he aquí la nuestra.

Mariano José de Larra
¿Cuál es la consigna de la época según el autor? ¿En qué se manifiesta en la vida? ¿Y en lo literario? ¿Influye en el contenido y en la forma de las obras románticas?
¿Cuándo sitúa el texto la aparición del Romanticismo? Explica brevemente las características del contexto histórico y social de comienzos del siglo XIX.

Analiza las actitudes que toma el romántico ante la vida y relaciónalas con las que fueron propias del movimiento anterior, el Neoclasicismo.
Texto 3

Ya que vio “romantizada” su persona, toda su atención se convirtió a romantizar igualmente sus ideas, su carácter y sus estudios. Por de pronto me declaró rotundamente su resolución contraria a seguir ninguna de las carreras que le propuse, asegurándome que encontraba en su corazón algo volcánico y sublime, incompatible con la exactitud matemática, o con las fórmulas del foro; y después de largas disertaciones vine a sacar en consecuencia que la carrera que le parecía más análoga a sus circunstancias era la carrera de poeta, que, según él, es la que guía derechita al templo de la inmortalidad.

En busca de sublimes inspiraciones, y con el objeto sin duda de formar su carácter tétrico y sepulcral, recorrió día y noche los cementerios y escuelas anatómicas, trabó amistosa relación con los enterradores y fisiólogos, aprendió el lenguaje de los búhos y de las lechuzas, y se perdió en la espesura de los bosques.

Ramón de Mesonero Romanos. Escenas matritenses
¿En qué aspectos del texto vemos que el Romanticismo no es sólo un movimientoliterario? Justifica el porqué de la afirmación “la carrera de poeta es la que guía derechita al templo de la inmortalidad” teniendo en cuenta lo que conoces sobre los románticos.

Explica en qué consiste según el autor el aprendizaje para la profesión de poeta y comenta los tópicos propios del Romanticismo que aparecen aquí citados.
Rimas XIV
Gustavo Adolfo Bécquer

Te vi un punto, y flotando ante mis ojos

la imagen de tus ojos se quedó,

como la mancha oscura orlada en fuego

que flota y ciega si se mira al sol.

Adondequiera que la vista clavo,

torno a ver sus pupilas llamear;

mas no te encuentro a ti, que es tu mirada,

unos ojos, los tuyos, nada más.

De mi alcoba en el ángulo los miro

desasidos fantásticos lucir.

Cuando duermo los siento que se ciernen

de par en par abiertos sobre mí.

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche

llevan al caminante a perecer;

yo me siento arrastrado por tus ojos,

pero adónde me arrastran no lo sé.


NEGRA SOMBRA
ROSALÍA DE CASTRO

Follas Novas, 1880

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.

NEGRA SOMBRA
(traducción al castellano - Mónica B. Suárez Groba)

Cuando pienso que te fuiste,
negra sombra que me asombras,
a los pies de mis cabezales,
tornas haciéndome mofa.

Cuando imagino que te has ido,
en el mismo sol te me muestras,
y eres la estrella que brilla,
y eres el viento que zumba.

Si cantan, eres tú que cantas,
si lloran, eres tú que lloras,
y eres el murmullo del río
y eres la noche y eres la aurora.

En todo estás y tú eres todo,
para mí y en m misma moras,
ni me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombras




APUNTES

Este poema, "Negra Sombra" , se convirtió en una de las más emblemáticas canciones de la música gallega, porque el músico Xoán Montés Capón (Lugo 1840-1899) unió estas letras con un alalá recogido en A Cruz do Incio. Fue presentado por primera en el Gran Teatro de La Habana en 1892.

Se considera uno de los cantos más hermosos y elementales de Galicia, y sus letras se funden con un trazo melódico de modo que ya no se conciben separadamente.






EL ARTÍCULO PERIODÍSTICO: MARIANO JOSÉ DE LARRA

La prensa se convirtió en el siglo XIX en un medio imprescindible de difusión de ideas,

noticias y obras literarias; fue además un vehículo de lucha social y política. Los

escritores románticos utilizarán el artículo periodístico para mostrar a través de la

ironía su desacuerdo con la sociedad. Para aproximarnos a este género,

comentaremos unos fragmentos de artículos de Larra, una de las personalidades

literarias más destacadas de su época.

Texto 1

A todo esto, el niño que a mi izquierda tenía hacía saltar las aceitunas a un plato de

magras con tomate, y una vino a parar a uno de mis ojos, que no volvió a ver claro en

todo el día; y el señor gordo de mi derecha había tenido la precaución de ir dejando

en el mantel, al lado de mi pan, los huesos de las suyas, y los de las aves que había

roído (...) Una criada toda azorada retira el capón en el plato de su salsa; al pasar

sobre mí, hace una pequeña inclinación, y una lluvia maléfica de grasa desciende,

como el rocío sobre los prados, a dejar eternas huellas sobre mi pantalón color perla.

El castellano viejo”, en Artículos
Texto 2

Política y más política. ¿Qué otro recurso me queda? Verdad es que de política no

entiendo una palabra. Pero, ¿en qué niñería me paro? ¡Si seré yo el primero que

escriba política sin saberla! Manos a la obra; junto palabras y digo: derechos,

representación, monarquía, legitimidad, usurpación, cámaras, cortes, naciones, paz,

armisticio, gobernantes, sistemas, revolución, etc., etc. Ya hice mi artículo, pero ¡oh

cielos! El editor me llama.

- Señor Fígaro, usted trata de comprometerme con las ideas que propaga en ese

artículo...

- ¿Yo propago ideas, señor editor? Crea usted que es sin saberlo.
Mariano José de Larra, “Ya soy redactor”, en Prosa escogida


  • ¿Cuál es el tema de cada uno de los artículos de Larra que te proponemos?

  • Indica qué aspectos de la vida y del carácter español se critican en estos fragmentos. ¿Cuál es la postura de Larra en cada uno? ¿De qué manera se hace presente en los mismos?

  • ¿En qué frases se manifiesta la ironía propia del autor?

  • El título de un artículo periodístico debe anticipar el tema que trata y ser atractivo; comprueba si los textos que te proponemos reúnen esas dos condiciones.

  • ¿Qué nombre utiliza el editor para referirse a nuestro autor en el texto 2? ¿Por qué?

  • Caracteriza la prosa de Larra: ¿es un lenguaje culto o coloquial? ¿Cómo es su estilo?

  • ¿Ante qué clase de artículo nos encontramos en cada caso: de costumbres, de crítica literaria o de crítica política? Explica brevemente en qué consiste cada uno de estos tipos.

  • Realiza una breve semblanza literaria de Mariano José de Larra.

  • ¿Con qué rasgos del Romanticismo relacionarías los textos?


DON ÁLVARO O LA FUERZA DEL SINO, DUQUE DE RIVAS
El teatro, a lo largo de la historia, nos ha mostrado cómo era la sociedad del momento.

Los románticos lo concibieron como un espectáculo para conmover al público y hacerle llegar las ideas, el lenguaje, los escenarios y las insatisfacciones románticas

encarnadas en sus protagonistas. Comentario de Don Álvaro o la fuerza del sin, obra que, en 1835 marcó el triunfo del Romanticismo en España.
(Ábrese la puerta con estrépito, después de varios golpes en ella, y entra el

MARQUÉS, en bata y gorro, con un espadín desnudo en la mano, y detrás, dos

criados mayores con luces)

MARQUÉS.- (Furioso) ¡Vil seductor!... ¡Hija infame!

DOÑA LEONOR.-(Arrojándose a los pies de su padre) ¡Padre! ¡Padre!

MARQUÉS.- No soy tu padre... Aparta... y tú, vil advenedizo...

DON ÁLVARO.- Vuestra hija es inocente... Yo soy el culpado... Atravesadme el

pecho. (Hinca una rodilla.)

MARQUÉS.- Tu actitud suplicante manifiesta lo bajo de tu condición...

DON ÁLVARO.- (Levantándose) ¡Señor marqués!... ¡Señor marqués!...

MARQUÉS.- (A su hija) Quita, mujer inicua. (A Curra, que le sujeta el brazo) y tú

infeliz, ¿osas tocar a tu señor? (A los criados) Ea, echaos sobre ese infame,

sujetadle, atadle...

DON ÁLVARO.- (Con dignidad.) Desgraciado del que me pierda el respeto. (Saca

una pistola y la monta)

DOÑA LEONOR.- (Corriendo hacia Don Álvaro) ¡Don ÁIvaro!... ¿Qué vais a hacer?

MARQUÉS.- Echaos sobre él al punto.

DON ÁLVARO.- ¡Ay de vuestros criados si se mueven! Vos sólo tenéis derecho

para atravesarme el corazón.

MARQUÉS.- ¿Tú morir a manos de un caballero? No; morirás a las del verdugo.

DON ÁLVARO.- ¡Señor marqués de Calatrava! Mas, ¡ah!, no; tenéis derecho para

todo... Vuestra hija es inocente... Tan pura como el aliento de los ángeles que

rodean el trono del Altísimo. La sospecha a que puede dar origen mi presencia aquí

a tales horas concluya con mi muerte, salga envolviendo mi cadáver como si fuera

mi mortaja... Sí, debo morir... , pero a vuestras manos. (Pone una rodilla en tierra)

Espero resignado el golpe; no lo resistiré; ya me tenéis desarmado. (Tira la pistola,

que al dar en tierra se dispara y hiere al Marqués, que cae moribundo en los brazos

de su hija y de los criados, dando un alarido)

MARQUÉS. - ¡Muerto soy!... ¡Ay de mí!...

DON ÁLVARO.- ¡Dios mío! ¡Arma funesta! ¡Noche terrible!

DOÑA LEONOR.- ¡Padre, padre!

MARQUÉS.- Aparta; sacadme de aquí..., donde muera sin que esta vil me

contamine con tal nombre...

Duque de Rivas
En este fragmento, el marqués de Calatrava descubre que su hija va a huir con

don Álvaro y trata de impedirlo. Es una escena clave que refleja el título de la obra.

¿Por qué? ¿Qué sucede en ella?

Resume brevemente el argumento de la obra y localiza esta escena dentro de su

desarrollo.

¿Qué temas típicamente románticos podemos apreciar en el fragmento?

Construye un breve retrato de cada uno de los personajes. ¿Cómo se comportan?

¿Qué opinión le merece don Álvaro al marqués? ¿Y cómo reacciona Leonor ante

lo que ocurre?

Justifica a partir de esta escena y con lo que sabes de la obra que el final será

desgraciado.

Señala rasgos típicos del estilo romántico en el texto. ¿Qué figuras retóricas

emplea don Álvaro cuando describe la inocencia de doña Leonor?
LA POESÍA NARRATIVA: JOSÉ DE ESPRONCEDA
La poesía narrativa es la forma adoptada por los románticos que miran con nostalgia el pasado como expresión de una grandeza de la que carece el mundo que les ha tocado vivir. El autor más representativo del género es José de Espronceda, prototipo del romántico revolucionario, que escribió dos grandes poemas narrativos: El estudiante de Salamanca del cual comentaremos un fragmento.
Era más de medianoche,

antiguas historias cuentan,

cuando en sueño y en silencio

lóbrega, envuelta la tierra,

los vivos muertos parecen, los muertos la tumba dejan. (...)

Segundo don Juan Tenorio,

alma fiera e insolente,

irreligioso y valiente,

altanero y reñidor,

siempre el insulto en los ojos,

en los labios la ironía,

nada teme y todo fía

de su espada y su valor.

José de Espronceda. El estudiante de Salamanca
La primera parte del texto sitúa al lector en el espacio y el tiempo. ¿En qué elementos de esta descripción se aprecia la ambientación romántica?

¿Qué tipo de personaje describe Espronceda en la segunda parte del fragmento?

Señala de qué forma lo caracteriza.

Señala el esquema métrico del poema y sus efectos rítmicos.

Analiza el lenguaje utilizado: palabras románticas por su significado o su

sonoridad, cultismos, figuras retóricas...

¿Se muestran en estos versos los sentimientos del poeta? ¿En qué persona está

escrito el poema? Fíjate en las formas verbales, ¿son propias de la narración?

Justifica que se trata de poesía narrativa.

Resume el argumento y estructura de El estudiante de Salamanca. ¿A qué mito

literario nos remite?

Caracteriza la poesía narrativa romántica. ¿En qué se diferencia de la lírica?

Explica lo que sepas sobre el autor y su obra.

Identifica en el texto las características propias del Romanticismo.
El diablo mundo

http://www.poemas-del-alma.com/jose-de-espronceda-el-reo-de-muerte.htm

Jose de Espronceda

Canción Del Pirata


Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín;

bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;

y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul;

?«Navega velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío,
ni tormenta, ni bonanza,
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

»Veinte presas
hemos hecho
a despecho,
del inglés,

»y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

»Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra,
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

»Y no hay playa
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,

»que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

»Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»A la voz de ¡barco viene!
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar:
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

»En las presas
yo divido
lo cogido
por igual:

»sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

»Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»¡Sentenciado estoy a muerte!;
yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena
quizá en su propio navío.

»Y si caigo
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,

»cuando el yugo
de un esclavo
como un bravo
sacudí.

»Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»Son mi música mejor
aquilones
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

»Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,

»yo me duermo
sosegado
arrullado
por el mar.

»Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar».


EL VERDUGO


De los hombres lanzado al desprecio,
de su crimen la víctima fui,
y se evitan de odiarse a sí mismos,
fulminando sus odios en mí.
Y su rencor
al poner en mi mano, me hicieron
su vengador;
y se dijeron
«Que nuestra vergüenza común caiga en él;
se marque en su frente nuestra maldición;
su pan amasado con sangre y con hiel,
su escudo con armas de eterno baldón
sean la herencia
que legue al hijo,
el que maldijo
la sociedad.»
¡Y de mí huyeron,
de sus culpas el manto me echaron,
y mi llanto y mi voz escucharon
sin piedad!

Al que a muerte condena le ensalzan...
¿Quién al hombre del hombre hizo juez?
¿Que no es hombre ni siente el verdugo
imaginan los hombres tal vez?
¡Y ellos no ven
Que yo soy de la imagen divina
copia también!
Y cual dañina
fiera a que arrojan un triste animal
que ya entre sus dientes se siente crujir,
así a mí, instrumento del genio del mal,
me arrojan el hombre que traen a morir.
Y ellos son justos,
yo soy maldito;
yo sin delito
soy criminal:
mirad al hombre
que me paga una muerte; el dinero
me echa al suelo con rostro altanero,
¡a mí, su igual!

El tormento que quiebra los huesos
y del reo el histérico ¡ay!,
y el crujir de los nervios rompidos
bajo el golpe del hacha que cae,
son mi placer.
Y al rumor que en las piedras rodando
hace, al caer,
del triste saltando
la hirviente cabeza de sangre en un mar,
allí entre el bullicio del pueblo feroz
mi frente serena contemplan brillar,
tremenda, radiante con júbilo atroz
que de los hombres
en mí respira
toda la ira,
todo el rencor:
que a mí pasaron
la crueldad de sus almas impía,
y al cumplir su venganza y la mía
gozo en mi horror.

Ya más alto que el grande que altivo
con sus plantas hollara la ley
al verdugo los pueblos miraron,
y mecido en los hombros de un rey:
y en él se hartó,
embriagado de gozo aquel día
cuando espiró;
y su alegría
su esposa y sus hijos pudieron notar,
que en vez de la densa tiniebla de horror,
miraron la risa su labio amargar,
lanzando sus ojos fatal resplandor.
Que el verdugo
con su encono
sobre el trono
se asentó:
y aquel pueblo
que tan alto le alzara bramando,
otro rey de venganzas, temblando,
en él miró.

En mí vive la historia del mundo
que el destino con sangre escribió,
y en sus páginas rojas Dios mismo
mi figura imponente grabó.
La eternidad
ha tragado cien siglos y ciento,
y la maldad
su monumento
en mí todavía contempla existir;
y en vano es que el hombre do brota la luz
con viento de orgullo pretenda subir:
¡preside el verdugo los siglos aún!
Y cada gota
que me ensangrienta,
del hombre ostenta
un crimen más.
Y yo aún existo,
fiel recuerdo de edades pasadas,
a quien siguen cien sombras airadas
siempre detrás.

¡Oh! ¿por qué te ha engendrado el verdugo,
tú, hijo mío, tan puro y gentil?
En tu boca la gracia de un ángel
presta gracia a tu risa infantil.
!Ay!, tu candor,
tu inocencia, tu dulce hermosura
me inspira horror.
¡Oh!, ¿tu ternura,
mujer, a qué gastas con ese infeliz?
¡Oh!, muéstrate madre piadosa con él;
ahógale y piensa será así feliz.
¿Qué importa que el mundo te llame cruel?
¿mi vil oficio
querrás que siga,
que te maldiga
tal vez querrás?
¡Piensa que un día
al que hoy miras jugar inocente,
maldecido cual yo y delincuente
también verás!


EL REO DE MUERTE


Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!!!

I

Reclinado sobre el suelo
con lenta amarga agonía,
pensando en el triste día
que pronto amanecerá;
en silencio gime el reo
y el fatal momento espera
en que el sol por vez postrera
en su frente lucirá.

Un altar y un crucifijo
y la enlutada capilla,
lánguida vela amarilla
tiñe en su luz funeral,
y junto al mísero reo,
medio encubierto el semblante
se oye al fraile agonizante
en son confuso rezar.

El rostro levanta el triste
y alza los ojos al cielo,
tal vez eleva en su duelo
la súplica de piedad.
¡Una lágrima! ¿es acaso
de temor o de amargura?
¡Ay! a aumentar su tristura
vino un recuerdo quizá!!!

Es un joven, y la vida
llena de sueños de oro,
pasó ya, cuando aún el lloro
de la niñez no enjugó
el recuerdo es de la infancia,
¡y su madre que le llora,
para morir así ahora
con tanto amor le crió!

Y a par que sin esperanza
ve ya la muerte en acecho,
su corazón en su pecho
siente con fuerza latir;
al tiempo que mira al fraile
que en paz ya duerme a su lado,
y que, ya viejo y postrado
le habrá de sobrevivir.

¿Mas qué rumor a deshora
rompe el silencio? Resuena
una alegre cantilena
y una guitarra a la par,
y de gritos y botellas
que se chocan el sonido,
y el amoroso estallido
de los besos y el danzar.
Y también pronto en son triste
lúgubre voz sonará:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!

Y la voz de los borrachos,
y sus brindis, sus quimeras,
y el cantar de las rameras,
y el desorden bacanal
en la lúgubre capilla
penetran, y carcajadas,
cual de lejos arrojadas
de la mansión infemal.
Y también pronto en son triste
lúgubre voz sonará:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!
¡Maldición! al eco infausto,
el sentenciado maldijo
la madre que como a hijo
a sus pechos le crió;
y maldijo el mundo todo,
maldijo su suerte impía,
maldijo el aciago día
y la hora en que nació.

II
Serena la luna
alumbra en el cielo,
domina en el suelo
profunda quietud;
ni voces se escuchan,
ni ronco ladrido,
ni tierno quejido
de amante laúd.

Madrid yace envuelto en sueño,
todo al silencio convida,
y el hombre duerme y no cuida
del hombre que va a espirar;
si tal vez piensa en mañana,
ni una vez piensa siquiera
en el mísero que espera
para morir, despertar:
que sin pena ni cuidado
los hombres oyen gritar:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!

¡Y el juez también en su lecho
duerme en paz! ¡y su dinero
el verdugo, placentero,
entre sueños cuenta ya!
tan sólo rompe el silencio
en la sangrienta plazuela
el hombre del mal que vela
un cadalso a levantar.

* * *


Loca y confusa la encendida mente,
sueños de angustia y fiebre y devaneo,
el alma envuelven del confuso reo,
que inclina al pecho la abatida frente.

Y en sueños
confunde
la muerte,
la vida:
recuerda
y olvida,
suspira,
respira
con hórrido afán.

Y en un mundo de tinieblas
vaga y siente miedo y frío,
y en su horrible desvarío
palpa en su cuello el dogal:
y cuanto más forcejea,
cuanto más lucha y porfía,
tanto más en su agonía
aprieta el nudo fatal.
Y oye ruido, voces, gentes,
y aquella voz que dirá:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!

O ya libre se contempla,
y el aire puro respira,
y oye de amor que suspira
la mujer que a un tiempo amó,
bella y dulce cual solía,
tierna flor de primavera,
el amor de la pradera
que el abril galán mimó.

Y gozoso a verla vuela,
y alcanzarla intenta en vano,
que al tender la ansiosa mano
su esperanza a realizar,
su ilusión la desvanece
de repente el sueño impío,
y halla un cuerpo mudo y frío
y un cadalso en su lugar:
y oye a su lado en son triste
lúgubre voz resonar:
¡Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl Romanticismo es un movimiento cultural, literario y artístico...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl Romanticismo no es una simple corriente literaria, sino un amplio...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl Dadaismo es un movimiento artístico y literario que refleja una...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl Renacimiento es un movimiento cultural que abarca todos los aspectos...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconIntroducción al arte de inventar historias
«Si dispusiéramos de una Fantástica, como disponemos de una Lógica, se habría descubierto el arte de inventar.» Era muy bello. Casi...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl Romanticismo es un movimiento cultural, literario y artístico...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl romanticismo fue un movimiento cultural (filosófico, literario...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEs un movimiento revolucionario en todos los ámbitos vitales que,...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconPara el arte de las relaciones
«mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos los han definido como una nación o una raza, pero de hecho, fueron científicos...

El Romanticismo es un movimiento cultural, no solo literario, que supone una revolución en todos los ámbitos de la vida: sociedad, arte, ideología Trae una iconEl muralismo es una gran aportación del arte mexicano al mundo, entendido...






© 2015
contactos
l.exam-10.com