Escultismo y espiritualidad






descargar 75.47 Kb.
títuloEscultismo y espiritualidad
fecha de publicación10.03.2016
tamaño75.47 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
Escultismo y espiritualidad

Contextos que definen ideas

Gemma Martín i Sirarols

Jordi Serrano i Blanquer


Málaga, Diciembre 2005

Escultismo y espiritualidad

Contextos que definen ideas
Cuando hace dos años Acció Escolta de Catalunya pidió a la Fundación Ferrer i Guàrdia asesoramiento en el tema de la laicidad, empezamos a sumergirnos en los documentos elaborados por Acció, por la OMMS y también acudimos a las fuentes leyendo y analizando los escritos del fundador, de Baden-Powell.

Así pues, desde el librepensamiento presentamos algunas de las reflexiones que hemos realizado sobre espiritualidad y escultismo. Hemos planteado estas reflexiones en tres partes, con el ánimo constructivo de que del debate, siempre enriquecedor, salgan ideas que fundamenten prácticas en beneficio del escultismo.


  1. La promesa scout

  2. El documento de la OMMS El Movimiento Scout y el desarrollo espiritual, publicado en el año 2001.

  3. Una visión desde el contexto español



1. La promesa scout
Las ideas y los contextos históricos y territoriales generan formas de adaptación que implican cambios. El escultismo, a lo largo, de sus casi 100 años, no ha sido una excepción. Vamos a analizar en primer lugar la promesa. Es en la promesa, elemento primordial del escultismo, dónde encontramos la referencia explícita a Dios.
En 1908, BP formula la promesa scout en tres puntos, que se refieren a los deberes de un scout para con Dios y el país, para ayudar a los demás, y al cumplimiento de la ley scout.

Por mi honor, prometo que:

1. Cumpliré mi deber para con Dios y el Rey

2. Haré cuanto de mi dependa para ayudar a los demás cueste lo que cueste

3. Conozco la Ley scout y la obedeceré
En 1911, fue modificada y es la fórmula que ha llegado hasta la actualidad:

Por mi honor, prometo que haré cuanto pueda,

1. para cumplir mi deber para con Dios y el Rey

2. ayudar a los demás en toda circunstancia

3. obedecer la ley scout.
Por otro lado, existen referencias a una promesa alternativa que formuló BP para aquellos scouts que, por razones de conciencia no reconocían un deber para con el Rey (en el caso de los Estados Unidos), para los scouts miembros que pertenecían a religiones que no adoraban a una deidad (budistas, taoístas…) o para los miembros de religiones ortodoxas que no usan el nombre de Dios en reuniones plurales.
La promesa alternativa es:

Por mi honor prometo, hacer todo lo posible

- para servir mi país

- ayudar al prójimo

- obedecer la ley scout.
En un documento conjunto de las organizaciones mundiales scout y guía1 realizado en 2001 sobre las relaciones entre las dos organizaciones encontramos referencia a la promesa alternativa. La OMMS así lo define:

“Al inicio del Movimiento, seis asociaciones scouts europeas obtuvieron el permiso del fundador para adoptar promesas que no incluyeran referencia a Dios. En 1932, el comité mundial scout acordó no hacer más excepciones. Se acordó además que las seis asociaciones podían continuar siendo miembros pero se continuaron los esfuerzos para convencerlas de que enmendaran sus promesas conforme a los principios fundamentales. (Cabe señalar que el uso de la promesa alternativa se extendió a algunas de las colonias de esos países europeos en África, y en algunos casos, aun continua).”
La AMGE afirma:

“La promesa alternativa existe cuando una asociación ha obtenido el permiso para tener las dos promesas. No hay documentos que expliquen cómo y porqué se permitieron pero la mayoría fueron permitidas por el Fundador y Lady BP. Está claro, sin embargo, que el fundador sólo dio su permiso como excepciones absolutas a la regla y que no era una promesa completa. (…) En 1976, se constata una confusión sobre la validez de la promesa alternativa. Mientras que la intención era que fuera raramente usada, los países que la tenían habían entendido que la podrían usar como alternativa igual a la original. Los seis países eran: Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Luxemburgo, Holanda y Finlandia. Aunque se esperaba que las organizaciones incluyeran la palabra dios, algunas lo hicieron pero otras no”.

Es de notar que las Girlscouts2 americanas han introducido dentro de su promesa una pequeña nota en lo que se refieren a la palabra “dios”:

“la palabra Dios puede ser interpretada de varias maneras, dependiendo de las propias creencias espirituales. Al recitar la promesa de las guías, se puede reemplazar la palabra “dios” por cualquier otra palabra que dicte tu creencia espiritual”.
En dicho documento hay una referencia explícita a la promesa de las guías americanas:

“El comité mundial guía reconoce la necesidad de abarcar todas esas tendencias mientras se retenga el aspecto espiritual esencial del guidismo y la necesidad de cada chica para realizar su propia búsqueda de su significado completo”.
Y a los países del antiguo bloque comunista en los cuales:

“la práctica religiosa estaba prohibida y se extendieron valores secularizados. En septiembre de 1991, (…) el Comité aceptó la siguiente definición para la dimensión espiritual: “Aceptación de una realidad espiritual y búsqueda de su significado completo”. Y para la promesa “mis deberes para con Dios, es decir aceptar una realidad espiritual y buscar su significado completo”.
Es a partir de la incorporación de los países del este de Europa que la Organización Mundial redefine su concepto de espiritualidad, lo cual se refleja también en el siguiente apartado.

2. El concepto de dimensión espiritual de la OMMS
La OMMS no prevé que la espiritualidad pueda estar desligada de una religión:

“Desde el punto de vista de su Constitución, la frase utilizada en el capítulo 1 para definir el “Deber para con Dios” no podría ser más explícita: “adhesión a principios espirituales, lealtad a la religión que los expresa y aceptación de los deberes que resultan de ellos”.
He aquí un primer problema: fuera de la religión no hay espiritualidad. Entonces la mitad de los jóvenes universitarios españoles (el 46,7% declara que no tiene ninguna religión, el 45% la religión católica3), ¿como los juzgaríamos desde el punto de vista espiritual y moral?
1. En la página 7 documento se plantea esta pregunta:

¿qué, aparte de Dios, da sentido a la vida?

Varias respuestas han sido dadas:

tener relaciones satisfactorias (cuidado y amor) con gente da sentido a la vida,

altruismo: sacrificarse uno mismo por otros da sentido a la vida,

cuidar la integridad del medio ambiente, cuidar completamente la red de la vida,

tener un sentido de las raíces propias, conocer adonde pertenece uno,

la belleza puede ser también un valor intrínseco (e intrínsecamente valorado),

ser autónomo, saber hacia dónde va uno (y no actuar según los otros le digan, etc.),

conocer cómo encontrar su propio lugar en el mundo,

tener valores; tener la esperanza de conseguir algo, proponerse, da propósito a la vida.

Es el problema de definir al “otro” desde los propios prejuicios. ¿No sería más correcto pedir a las personas que viven la espiritualidad de una determinada manera que se definieran a si mismas? Nosotros no redactaríamos muchas de estas respuestas.

Es posible que para una parte de ciudadanos creer en dios le dé un sentido a su vida, pero es posible que solo sea un espejismo, que dios en realidad le substituya el sentido de la vida. Pero para otros, dios no da sentido a su vida. Quizás sea imposible dar una respuesta unívoca a esta pregunta cuando se refiere precisamente a personas que dudan de su existencia. Para cada uno de ellos habrá seguramente una respuesta, o simplemente saber convivir con la duda. Para una parte de ellos la no creencia en dios, no significa –como afirman los fundamentalistas- carecer de valores sino todo lo contrario, la imposibilidad de la redención ante los errores cometidos en la vida, es por tanto una exigencia moral mucho más elevada.
Para reforzar su posición en el binomio espiritualidad/religión, el documento pasa revista a las religiones practicadas en el mundo, por zonas geográficas y aporta datos: el 75% de los habitantes del mundo son practicantes de alguna religión. Por contraposición, el 2,5% son ateos y el 12,8% son agnósticos, indiferentes, no creyentes, librepensadores, etc. Seguramente el resto 9,7% entraría en la conocida categoría estadística “no sabe/no contesta”. Se afirma que en España, Francia, Italia, Malta y Portugal, los católicos son la mayoría, entre el 75% y el 99%.

Los datos que hoy tenemos sobre las preferencias filosóficas, espirituales o religiosas en nuestros países son muy elaboradas. El escultismo se tiene que plantear cómo actuar en realidades complejas y muy plurales desde este punto de vista. Podríamos proporcionar abundante información sobre la situación en España. Por ejemplo, desde la Fundación Ferrer hemos analizado varias encuestas españolas sobre la práctica religiosa en España. Una de ellas es de la Fundación Santa María4 (institución católica de reconocido prestigio) que en su estudio “Jóvenes 2000 y Religión” señala:

Entre la población general un 76% se declara creyente frente a un 64% de los jóvenes. Un 23% de la población general se declara no creyente, un 34% en los jóvenes. Aunque sólo el 38% de los jóvenes considera que la iglesia católica defiende valores importantes para ellos.

Además, en el último año el número de bodas civiles en Cataluña ha superado el número de bodas religiosas.
El documento también intenta definir una serie de conceptos y, de nuevo, nos encontramos con el problema de definir a “los otros” desde los propios prejuicios. Por ejemplo, cuando preguntan en la página 16:

“¿Cuál es la situación con respecto a la desacralización, la laicización y la secularización de la sociedad en general?

Plantear las cosas así presupone que “antes” todas las personas tenían una religión. No es lugar aquí para hacer una digresión sobre la historia de la filosofía, pero conocer mejor a Epicuro, por ejemplo, podría dar mucha luz sobre la cuestión.
O cuando tratan de diferenciar:

es necesario distinguir entre dos conceptos franceses: “laïcité” (“laicidad”) y “laïcisme” (“laicismo”).”
Oponer laicismo a laicidad es otro error conceptual. Nosotros no diríamos que catolicidad y catolicismo fueran conceptos distintos y mucho menos contrapuestos moralmente. El laicismo es la tensión militante necesaria para que la laicidad se exprese. Y hay que recordar que sin laicismo, es decir, sin separación de la iglesia del estado –una conquista de la humanidad para ser más libres que se produce como consecuencia de la revolución liberal burguesa–, aun estaríamos en la edad media y el antiguo régimen teocrático.

El laicismo lo único que pretende es que desde las instituciones y las leyes no se imponga una concepción moral propia de un segmento de la población. Por ejemplo, durante cuarenta años en España se impuso militarmente la obligación de ser católico. Cuando el país ha tenido leyes e instituciones laicas es cuando por ejemplo se han reconocido las demás religiones. Hay que caer en la cuenta que el mismo régimen que impuso del catolicismo a toda la población fue el mismo que prohibió el escultismo. Este dato tendría que hacer reflexionar profundamente a quienes plantean definiciones como esta.
En la misma página 17 se pregunta:
¿Qué representan el ateísmo, el agnosticismo y el Humanismo en el mundo de hoy?

“Son negaciones más o menos radicales de la existencia de Dios
La respuesta es la que dan los sectores católicos menos abiertos. Creemos que es un mal planteamiento intelectual definir los conceptos a partir de lo que dicen los adversarios a una idea. El agnosticismo es la expresión filosófica y vital de una gran parte de las poblaciones occidentales –pero también presentes en las demás– a las preguntas que desde la razón y la ciencia no tienen respuesta ¿qué significa la muerte? ¿Hay algo más allá? Los agnósticos no niegan nada, lo único que plantean es la duda. Duda que no puede motejarse de negación radical, sino simplemente como la aceptación sincera de los límites de las capacidades humanas.
Las visiones negativas de los adultos hacia los jóvenes son recurrentes (pág. 24):

Si la sociedad de consumo es, de hecho, la autoridad en la materia, es obvio que los jóvenes no están siendo alentados a adoptar un estilo de vida basado en unos valores y principios cuidadosamente considerados y a comprender que una relación interpersonal verdadera y duradera viene del precepto del vínculo “sagrado” entre un hombre y una mujer que aceptan un compromiso “para la vida”. Dicho compromiso se ha vuelto sólo uno entre otros varios estilos de vida; tiene que hacer valer su legitimidad en un contexto competitivo.
Pero no son una cuestión de ahora, encontraríamos ejemplos de cómo en los pasados más antiguos ya los adultos criticaban a los jóvenes de no tener su misma escala de valores. Pero para cualquier historiador mínimamente honesto la cuestión es clara, vivimos –en esta parte del mundo– con la mejor juventud de todos los tiempos: mejor formada, con menos violencia y con mejor criterio. A esta situación se ha llegado por el trabajo y el esfuerzo de muchas personas y muchas organizaciones de todo el mundo, pero también y muy especialmente por la contribución del escultismo. En ninguna otra época del mundo la paternidad y la maternidad han sido tan responsables como ahora y los hijos nacidos nunca antes han sido tan conscientemente deseados y cuidados.

Por otro lado se obvia una cuestión esencial, el matrimonio en nuestras sociedades desarrolladas y que respetan a las mujeres, no es un vínculo sagrado, sino simplemente un acto civil realizado con la libre voluntad de la pareja. Es más en España este derecho se ha extendido por ley a las parejas homosexuales.
Cuando se escribe (pág. 45) que el desarrollo espiritual alienta a los jóvenes a abrirse a la trascendencia, ¿significa que el escultismo veda el paso a aquellos jóvenes para quienes la trascendencia se circunscribe al mundo que conocemos?

El problema fundamental es plantearse que sólo desde las religiones puede existir la moral. Creemos que en el siglo XXI continuar viendo las cosas de esta manera es un anacronismo excesivo. Incluso el Concilio Vaticano II propuso la cuestión de una forma más abierta ya que planteó como necesario el diálogo con las personas con otras opciones morales, ya que si bien no estaban de acuerdo con el punto de partida, seguramente podían coincidir en el punta de llegada, es decir, en la acción concreta en este mundo.
En relación a la afirmación de que el escultismo ayuda a formar “verdaderos católicos” o “verdaderos musulmanes” (pag. 45), nos parece que la interpretación correcta es que el escultismo tiene que ayudar a los niños y jóvenes en su crecimiento espiritual, esto es, ayudar por medio de la educación a que los ciudadanos del mañana sean más coherentes entre aquello que dicen y aquello que hacen. Que sean mejores. El problema es que alguien entienda que el “verdadero católico”, por ejemplo, sea el “Verdadero católico”. Es más, no reconocer la extraordinaria contribución del librepensamiento en la cultura occidental como garante precisamente de la libertad religiosa, es desconocer la historia.
Por esto, creemos que existen algunas contradicciones en los argumentos de la OMMS cuando afirman (pág.46):

En el área del desarrollo espiritual, el rol del dirigente scout no es dar instrucción religiosa, ni hilvanar observancias religiosas dentro de las actividades scouts.

En virtud de su muy activo método educativo (aprender haciendo), el Movimiento Scout evita tanto como sea posible la instrucción dogmática.

Entonces podríamos coincidir en este plano de análisis, aquellas organizaciones scouts que sí dan instrucción religiosa ¿siguen las pautas y las enseñanzas del escultismo original?

Además, si la instrucción religiosa es esencialmente dogmática –porque intenta inculcar dogmas– ¿cabe en el escultismo? E incluso, ¿es educación la inculcación de dogmas?

El mismo BP nos hace un guiño citando a Mark Twain “que sentía aversión a discutir religión, ya que ésta trataba del infierno y del cielo, y él tenía amigos en los dos lados”5.
Efectivamente si “la dimensión espiritual en el Movimiento Scout une a la gente y no debería dividirla” (pag. 46) como es que se acepta que los scouts vivan separados en organizaciones distintas por razón de la religión de los padres? ¿No están más comprometidos con el espíritu scout las organizaciones laicas y pluralistas que educan en los mismos grupos a personas de religiones distintas, sin hacer discriminaciones? ¿No es esto precisamente los que pretende la declaración de los derechos humanos universales de las NNUU, en su artículo 2?

1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Desde 1922 hay resoluciones de la OMMS sobre:
La preferencia inmediata fue por una asociación única (p 49).
El problema es que para que existiera una organización única por país, sería necesario que esta organización fuera laica o pluralista. Cuando se aceptan organizaciones dogmáticas se incumple uno de los mejores objetivos del escultismo: la educación desde la pluralidad. La lucha por el control social de la iglesia católica ha hecho que el escultismo se fracture. El caso español es evidente ya en 1914 se tensiona y en Francia a partir de 1921.

El Comité Mundial confiere una extrema importancia a la unidad del Movimiento y advierte contra su fragmentación, a cualquier nivel, que no sería justificada más que por razones de una extrema importancia.

Tanto en este tema de una única asociación por país, (como en el tema de la promesa –y la mención a Dios–), el “problema” de los países del este pone sobre la mesa las contradicciones del escultismo, en este caso, entre escultismo plural (unido) y escultismo confesional (separado). Los esfuerzos intelectuales que hace la OMMS ante los lógicos problemas derivados de la reconstrucción del escultismo en los países del antiguo bloque comunista son loables pero nos parecería más lógico haber atendido, de mejor forma, a los argumentos tradicionales en el escultismo expresados por los sectores laicos y pluralistas.
Por otro lado, creemos que la reflexión que se hace del problema en los países del antiguo bloque comunista es también un error. En estos países durante muchos años se desarrolló una ideología que pretendió dar una respuesta “total” a los problemas terrenales, este intento fue degenerando en un cuerpo ideológico dogmático que pretendió sustituir toda espiritualidad religiosa o laica.
Respecto a la colaboración con otras organizaciones, el documento dice:

La OMMS alienta la cooperación con organizaciones que están preparadas para ayudarla a enriquecer el contenido de la educación espiritual y adaptarlo a las necesidades de los miembros del Movimiento. Esto es particularmente cierto en el caso de la CICE para los católicos, DESMOS para los ortodoxos, IUMS para los Musulmanes y la “Conference on Christianity in Guiding and Scouting” para los protestantes.(p. 53)
El problema es que la organización mundial del escultismo reconoce a una organización paralela católica, y en cambio se muestra reticente a dotar de al menos el mismo estatuto a una organización mundial laica. ¿Cuál es la razón? Seguramente en no haber entendido correctamente que para mucha gente la moral, la ética y el escultismo se defienden de mejor manera desde la laicidad y la pluralidad.

Se afirma que el escultismo no puede ser católico, protestante, musulmán por lo que no deja de ser chocante la siguiente aclaración “gramatical”:

Es en este contexto, por ejemplo, que el adjetivo de “católico” en un título como “Conferencia Internacional Católica de Escultismo” califica a las palabras “Conferencia Internacional” y no a la palabra “Escultismo”. De manera similar, si tomamos el título inglés de la IUMS, “Unión Internacional de Scouts Musulmanes” la palabra “musulmán” es una descripción de la palabra “scout”. (p.54)

¿No podría existir una conferencia mundial del escultismo laico en la que “laico” adjetivara no el escultismo, sino la conferencia?
Analicemos en detalle este párrafo (p.60):

“Quizás en el futuro, los creyentes y los no creyentes sinceros –gente con firmes convicciones pero tolerantes y de mente abierta– podrán mostrar al mundo la fuerza de sus testimonios respectivos frente a la extendida indiferencia religiosa”

Cuando la organización mundial escribe esto en un documento oficial seguramente no es consciente que puede herir la sensibilidad de muchas personas. ¿Porqué se adjetiva a los no creyentes? Por ejemplo, porqué no se escribe “los creyentes sinceros gente con firmes convicciones pero tolerantes y de mente abierta”. Se trata de escribir desde los prejuicios religiosos presuponiendo que los “otros” tienen que demostrar por adelantado sus valores morales. Además la indiferencia religiosa es tratada como un problema, cuando para mucha gente no es un problema de ningún tipo, sino un síntoma de tolerancia, de pluralismo y de avance de la cultura. No creemos que sea casualidad que el fenómeno de la indiferencia religiosa se de en contextos de sociedades avanzadas con un notable respeto a los derechos humanos, con un nivel de democracia muy notables y con sistemas de estado de bienestar más elevados. Habría que plantearse si el hecho que en estas sociedades exista la plena escolarización y sistemas de sanidad públicos potentes, no son síntomas positivos. Si además hacemos el análisis inverso caeremos en la cuenta que una cosa lleva a la otra.
Para terminar este repaso al documento, se dice (p.60)

“y al invasivo materialismo expresado por el hedonismo, el utilitarismo, el egoísmo, la sed de consumo y el impulso de posesión.”

El materialismo no puede relacionarse honestamente con el egoísmo o la sed de consumo. El materialismo, como el racionalismo, aspira a responder desde la ciencia y no desde la superstición a los retos que las sociedades se plantean. El egoísmo y la sed de consumo se relacionan con el sistema económico en el que vivimos que necesita un crecimiento exponencial de la capacidad de producción y por tanto de consumo de sus habitantes con el peligro evidente de destrozar el planeta y creando unas diferencias sociales que producen la muerte por hambre de millones de niños en el mundo. Karl Marx hace muchos años ya planteaba que el sistema económico capitalista creaba necesidades de consumo artificiales e ilimitadas, posteriormente, y entre muchos otros, Thoreau, y Baden Powell plantearon la necesidad de la austeridad como un valor moral central en nuestra escala de valores.
En los inicios del escultismo, se le recrimina a BP que su movimiento fuera irreligioso, a pesar de citar a Dios en la promesa, el método propuesto tiene demasiadas similitudes con la francmasonería, su fundador es protestante y ante esto el catolicismo se muestra claramente contrario. Es ante la reacción de la iglesia católica cuando el escultismo se fractura. BP intenta por todos los medios encontrar soluciones que no lleguen a desvirtuar totalmente el proyecto educativo. Por todo ello, tenemos la firme convicción que el escultismo original respondía a la voluntad de educar desde el pluralismo. No es casualidad que Baden Powell pidiese la colaboración a Rudyard Kipling quien soñaba, como él, en un mundo en el que la fraternidad hiciera posible la amistad por encima de las creencias religiosas o filosóficas, simbolizado en su poema “la Logia Madre”:
“afuera nos decíamos “Sargento “o “Señor” ; "Salud” o “Shalom”;

adentro, en cambio, ”Hermano” y así estaba bien.

Nos encontrábamos en el Nivel y nos despedíamos en la Escuadra.

Yo era el segundo Diácono.

Estaban, también, Bola Nath,

Saúl el contador,

el judío de Aden,

Din Mohamed de la oficina del Catastro,

el señor Chuckerbutty

Amir Sing el Sikh

y Castro, del taller de reparaciones, que por cierto era católico romano.

¡Como querría volver a verlos!

en esta, mi Logia de hoy".

3. Una visión desde el contexto español y por analogía de América y de Europa
Trasladar la mentalidad inglesa a otros contextos es complicado. El papel de la iglesia anglicana no es trasladable al continente europeo. Por ejemplo, Fernando VII era el jefe de la Iglesia católica en España por delegación del Papa y no es concebible que como partidario de la reintroducción de la inquisición fuera a la vez el jefe máximo de la masonería (como sí lo era su homólogo inglés). Cabe recordar que la inquisición quemó a librepensadores, musulmanes, judíos, etc.

Efectivamente a nadie debe extrañar que las diferentes historias nacionales hayan determinado diferentes formas morales de expresarse. Así, aquellos países que han sufrido la inquisición con más crueldad, es lógico que hayan desarrollado unos conceptos morales y filosóficos distintos a aquellos países que no la han conocido. La pregunta que lanzamos a la dirección mundial del escultismo es la siguiente ¿Quién demostraba mejores valores morales y espirituales, la Iglesia católica o los que se oponían con riesgo de su vida, hacienda y familia a la inquisición? ¿Quién responde de mejor forma a la voluntad expresada por Baden Powell, los que realizaron una cruzada católica y fascista en España en 1936, o los que se opusieron a ella? Es más, desde la perspectiva española, en la que la iglesia católica defendió como una cruzada un régimen fascista que propició que miles de españoles fueran a parar a campos de concentración nazis, donde la mayoría perecieron, ¿de qué lado estaba la concepción moral? Creemos firmemente en la razón moral de las víctimas del holocausto.

En cada país, en cada contexto cultural las mismas ideas se acaban expresando de forma distinta. Por ejemplo el “pequeño amigo de todos” Kim,6 de Rudyard Kipling, era hijo de un masón. Que hubiera pasado en España con Kim? Su padre hubiera sido detenido, torturado y fusilado por ser masón (1936-1978). Kim no hubiera podido nunca hacer su promesa en España porque el escultismo estaba prohibido, por favorecer las ideas protestantes y liberales de su fundador: “Aseguran que Baden-Powell es protestante y masón. Dicen que Iradier es su enlace para extender el anglicanismo en España.”7

El escultismo aporta muchas ideas en el marco de la pedagogía en el tiempo libre, hagamos unas breves pinceladas sobre la cuestión y sobre su implantación en España. Nos referiremos a cuatro cuestiones: la educación en el medio natural, la educación en el medio social, la coeducación de sexos y la coeducación de clases sociales.

La relación de la pedagogía con el entorno natural y el hecho de entender la naturaleza como un elemento educador en sí mismo viene de antiguo. Seguramente la raíz la podríamos encontrar en Epicuro y su especial relación con el “jardín”8. Pero esta relación ciutadano/naturaleza la podremos encontrar por primera vez explicitada en la época moderna en Henry David Thoreau en el mítico libro “Walden”9 editado en el año 1854. Thoreau, puede considerarse un precedente de la pedagogía scout de Baden Powell, en su poema “A Week”10 escrito en 1849 podemos darnos cuenta de lo que el escultismo debe a este original autor:

Me gusta la vida de trama sencilla

Que no se complica con fruslerías

Al alma robusta, sin conciencias dolientes,

Que no deje el mundo peor que lo encuentre.
La última estrofa se parece demasiado a “Procurad dejar este mundo un poco mejor de cómo lo habéis encontrado.”11

Thoreau inspira 100 años mas tarde una parte importante de los movimientos pedagógicos alternativos12 especialmente a partir de la influencia en Tolstoi y de éste en el pacifista Gandhi y la lucha de los derechos civiles y la desobediencia civil de Martín Luther King. El genio creador de Baden Powell de relacionar educación y tiempo libre, debe mucho al legendario hombre del lago de Walden. De hecho muchos pasajes de “Scouting for boys” editado por primera vez en Inglaterra el año 1907 nos recuerdan poéticamente a Walden.
En España el introductor de la idea que hay que educar en contacto con la naturaleza lo propuso por primera vez el aragonés de Zuera Odón de Buen, Catedrático de la Universidad de Barcelona, un protoecologista, introductor del darwinismo en España y padre de la oceanografía. De Buen se planteará por primera vez la necesidad de salir de las aulas e ir al encuentro de la naturaleza. De Buen fue, más tarde colaborador de Ferrer Guardia en la Escuela Moderna y será ésta en el año 190113 quien planteará en el marco de la escuela, la educación en el medio natural como un valor pedagógico de primer nivel. Se sale de las aulas parar descubrir las plantas, los animales y el paisaje y descubre la potencialidad del medio natural como una extraordinaria herramienta educativa. También por primera vez en la Escuela Moderna se puso en práctica en España –en 1901– la idea de educar en el medio social, se visitaban los pueblos, las fábricas, etc.14. Este como sabemos es también un concepto muy importante en la pedagogía scout. La coeducación en la escuela fue un concepto introducido también por Ferrer así como la coeducación de clases sociales. A cerca de este concepto, BP escribía:

“El Scout es amigo de todos y hermano de todo Scout sin distinción de credo, raza, nacionalidad o clase social”. 15
Odón de Buen vio como su libro Geografía fue incluido en los libros prohibidos del “índice”, como se lo intentaba apartar de la Universidad por introducir las ideas de Darwin, y Ferrer fue fusilado en 1909.

No es por tanto extraño que en España los defensores más genuinos del escultismo hayan sido los librepensadores, última prueba de lo que decimos es la inexistencia de traducciones de la obra de Baden Powell y la que hay con traducciones de muy mala calidad, cuando no con malicia. La no traducción de los textos de Baden Powell no es un hecho casual, el intento más importante fue en 1936 y no llegó a conseguirse por culpa del golpe militar fascista.
En conclusión, y después de proponer una serie de ideas y de reflexiones para el debate, no podemos dejar de citar a BP:

¿Sois de aquellas personas que no admiten opiniones distintas de las suyas en materia social, política o religiosa? Estas distinciones son ahogadas en la hermandad del Escultismo. Practicad la tolerancia, enseñad a vuestros muchachos a estudiar los diversos aspectos de una cuestión antes de decidir”.16
Así pues, y una vez estudiados todos estos conceptos, nos atrevemos a afirmar que la opción laica, abierta o plural del escultismo es la que responde con más exactitud al espíritu del scout de BP.

1 WAGGGS/WOSM Relationships. Report on the Discussion on the Fundamental Principles of WAGGGS and WOSM, 13 june 2001.


2 http://www.girlscouts.org/program/gs_central/promise_law/

3 Estudio sobre los estudiantes universitarios BBVA, marzo 2005.

4 Jóvenes 2000 y Religión. Fundación Santa María, 2000.

5 Lord Baden-Powell: “ Roverismo hacia el éxito”. Ed. Scout interamericana, San José de Costa Rica, 1994, p. 190

6 Rudyard Kipling: “Kim”. Ed. La Magrana, Barcelona, 1990, p. 96

7 F. Buendia Ruiz: “Los exploradores de España. Retazos de su Historia”. Madrid 1984, p. 99

8 Emilio Lladó: “EL epicureísmo” Taurus, Madrid, 2003, p. 30.

9 Henry David Thoreau: “Walden. Del deber de la desobediancia civil”. Parsifal ediciones. Barcelona 2001.

10 Antonio Casado da Rocha: “Thoreau. Biografía esencial”, Acuarela libros, Madrid, 2003, p 164

11 Robert Baden Powell “Escoltisme per nois”, p. 417

12 B.F. Skinner: “Walden dos”. Edit. Fontanella. Barcelona 1976.

13 Francesc Ferrer i Guàrdia: “La Escola Moderna”. Editorial XX. Barcelona 19XX

14 Lord Baden-Powell: “ Roverismo hacia el éxito”. Ed. Scout interamericana, San José de Costa Rica, 1994, p. 255

15 Lord Baden-Powell: “ Roverismo hacia el éxito”. Ed. Scout interamericana, San José de Costa Rica, 1994, p. 240

16 Op. cit, p. 263




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Escultismo y espiritualidad iconLa asociación colombiana de escultismo

Escultismo y espiritualidad iconEscultismo para Muchachos

Escultismo y espiritualidad iconLa espiritualidad

Escultismo y espiritualidad iconI. Originalidad de la historia de la espiritualidad

Escultismo y espiritualidad iconCharlas sobre la espiritualidad

Escultismo y espiritualidad iconTaller: Espiritualidad y Ambiente. Ecopedagogía

Escultismo y espiritualidad iconLa espiritualidad revolucionaria… en la encrucijada latinoamericana

Escultismo y espiritualidad iconEl Arte Oriental: Materia y espiritualidad en China y Japón

Escultismo y espiritualidad iconLa Espiritualidad y El Yo Como Bases de Una Militancia En La Vida

Escultismo y espiritualidad iconLa espiritualidad ignaciana, es laical Apuntes sobre “ignacianidad1”






© 2015
contactos
l.exam-10.com