La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo






descargar 102.8 Kb.
títuloLa rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo
página1/2
fecha de publicación11.09.2015
tamaño102.8 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2
“Comentario Analítico, Exegético y Homilético”

Salmos

Ps. Alex Donnelly

SALMO 2


Introducción
El Salmo no indica quién fue su autor. Sin embargo, en Hch 4:25 Pedro, bajo la inspiración del Espíritu Santo, identifica a David como el escritor del Salmo. De ser así, podemos afirmar que el Salmo fue escrito unos 1,000 años antes del nacimiento de Cristo.
No hay ninguna indicación clara en el texto acerca de las circunstancias en las cuales se escribió este Salmo. Sin embargo, a la luz de los v.1-3, se podría especular que fue la oposición de ciertos reyes al reinado de David (el “ungido” de Dios, v.2) que motivó a David a redactar este Salmo, entendiendo que detrás de la oposición que se estaba haciendo a su reinado, estaba la oposición de los seres humanos al reinado de Cristo. Como el comentarista Barnes escribe:
“La oposición que se hizo a David mismo por las naciones vecinas, sus intentos de

derrocar al pueblo de Israel y a él mismo como su rey, más el hecho que Dios le haya

dado la victoria sobre sus enemigos, y le haya establecido como rey sobre Su pueblo,

juntamente con la prosperidad y el triunfo que él experimentó, quizá dio lugar a las ideas

y a las imágenes de este Salmo, y le llevaron a David a escribir este poema con referencia

al Mesías…”

El tema principal del Salmo es la rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo como el remedio divino contra esta rebeldía.
Este es el primer Salmo mesiánico, y es citado varias veces en el Nuevo Testamento (Hch 2:25-26; 13:33; Heb 1:5; 5:5; Apo 2:26-27; 12:5; 19:15).
Antes del establecimiento de la Iglesia, los judíos interpretaban este Salmo en forma mesiánica. Esto se nota en los Tárgumes (la traducción del A.T. al arameo). Sin embargo, judíos contemporáneos, en su intento de refutar a los cristianos, afirman que este Salmo simplemente describe el nombramiento de David como rey de Israel.
Dado a que el David fue un símbolo del Mesías, estas dos interpretaciones no necesariamente son contradictorias, sino complementarias. Sin embargo, debemos reconocer que hay varias partes de este Salmo que solo pueden ser entendidas de Cristo.


I. ANÁLISIS
Este Salmo consiste de cuatro estrofas, seguidas por una conclusión final.

ESTROFA 1: La Rebelión Humana (v.1-3)
David comienza el Salmo preguntando por qué las naciones gentiles se rebelan contra el gobierno mundial de Dios – tanto de Dios el Padre (Jehová), como de Dios el Hijo (Su Ungido).

ESTROFA 2: La Reacción Divina (v.4-6)
David indica tres reacciones de Dios el Padre ante esta rebeldía humana:


  1. Dios se burla de la rebeldía humana, por ser algo tan ridículo (v.4)

  2. Dios se enoja contra los rebeldes, por su atrevimiento (v.5)

  3. Dios coloca a Cristo como Rey sobre las naciones (v.6)



ESTROFA 3: El Reino del Hijo de David (v.7-9)
La persona que habla ahora es Dios. Primero describe (en palabras sencillas, pero misteriosas) el origen eterno del Hijo (Yo te engendré hoy, v.7b). Luego, describe la manera en que el Hijo llegó a ser el Rey Universal (v.8), y cual es el carácter de Su reinado (v.9).

ESTROFA 4: La Exhortación del Salmista (v.10-12a)
Finalmente, David vuelve a hablar, dando algunas recomendaciones a los líderes mundiales:


  1. ‘Sean prudentes’ (v.10a)

  2. ‘Acepten amonestación’ (v.10b)

  3. ‘Sométanse a Dios’ (v.11)

  4. ‘Honren a Cristo’ (v.12a)



Conclusión Final: Bienaventurados todos los que en Él confían(v.12b)
El Salmo concluye con esta hermosa promesa – que todos los que se someten a Cristo, y confían en Él serán “bienaventurados”.

II. EXÉGESIS

Verso 1
¿Por qué se amotinan las gentes…?
La pregunta (“¿Por qué…?”) debe ser entendida en el sentido de, ‘¿Con qué propósito?’ o ‘¿Por qué causa?’. Según un comentarista, la pregunta implica un sentido de horror y gran sorpresa por parte del autor, como si dijera: ‘¿Cómo es posible que las naciones hagan tal cosa?’ (Hengstengberg).
El verbo, “se amotinan” (‘ragásh’), es inusual; ésta siendo la única vez que se usa en el A.T. Algunos comentaristas afirman que denota personas reuniéndose en forma alterada o enardecida, como una turba1. La LXX traduce, ‘fruasso’ (= ‘relinchar’ [como un caballo, que salta y se sacude, queriendo tirar al jinete]); ver Hch 4:25.
Un estudioso afirma que el verbo está en tiempo pasado: ‘¿Por qué se amotinaron las gentes?’2. La LXX confirma esto, traduciendo el verbo con un aoristo.

La palabra, “gentes” (‘goi’) significa ‘pueblos’ o ‘naciones’; particularmente pueblos gentiles (paganos). Sin embargo, a la luz de Hch 4:25 podemos ver que estas palabras se aplican también a los judíos que rechazaron a Cristo. Al rechazar a Cristo, los judíos actuaron como gentiles3.
El uso del plural apunta a una conmoción generalizada. No era asunto de una oposición por parte de una o dos naciones; sino de la humanidad en general (ver, “pueblos”, en la segunda línea).

Un pasaje paralelo podría ser Salmo 46:6, que dice, “Bramaron las naciones…”. Otro excelente comentario sobre estas palabras (y todo el tenor del Salmo 2) sería Is 17:12-14:
¡Ay! Multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar,

Y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas.

Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas;

Pero Dios los reprenderá, y huirán lejos;

Serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del torbellino,

Y como el polvo delante del torbellino.

Al tiempo de la tarde, he aquí la turbación,

Pero antes de la mañana el enemigo ya no existe”.

¿…Y los pueblos piensan cosas vanas?
Esta frase guarda un paralelismo con la primera línea; sin embargo, es un paralelismo compuesto, porque el significado no es idéntico, sino complementario.
Aquí los protagonistas son “los pueblos”. El término en hebreo, ‘laom’, parece apuntar a un grupo de personas reunidas en comunidad4. La palabra indica pueblos paganos (comparar el uso de esta palabra en Sal 7:7; 9:8; 47:3; etc).
La acción rebelde de estos pueblos es ‘pensar cosas vanas’. El verbo (‘jagá’) tiene una gama de sentidos, pero la idea fundamental es ‘meditar’. Se usa en este sentido en Sal 1:2. El ‘justo’ medita en la ley de Jehová (Josué 1:8)5, mientras que las naciones rebeldes (el ‘mundo’) meditan en ‘cosas vanas’6. ‘Meditar’ significa ‘pensar’, ‘deliberar’; implica tiempo y esfuerzo dedicado a considerar algo.
La palabra en hebreo para ‘cosas vanas’ es ‘ruc’. Este término está relacionado con el verbo ‘vaciar’ (Gén 42:35), y describe el ‘vacío’ producido por esta acción. En el A.T. la palabra se usa principalmente en el sentido de ‘falta de propósito’ (Sal 73:13; Is 30:7)7. El ‘mundo’ que se rebela contra Dios, dedica su tiempo a pensar (y hablar) acerca de cosas que no tienen sentido.
Comentaristas observan que el verbo ‘jagá’ está en tiempo futuro: ‘los pueblos pensarán cosas vanas’. Tomando esto en relación con el uso del tiempo pasado en la primera línea, llegamos a la conclusión que en este verso tenemos un excelente resumen de la rebelión humana contra Dios – tanto en el pasado como en el futuro. El rechazo del gobierno de Dios, por parte de la humanidad, es antiguo y permanente. En días pasados los pecadores se resistieron a Dios, y por delante seguirán pensando vanidades y despropósitos. ¡Holywood ejemplifica esto, como también toda la farándula!

¿Y quién dirige todo esto? Nada menos que Satanás, el ‘Príncipe de este mundo’. Él fue el primero en rebelarse contra Dios, y pensar ‘cosas vanas’ (Is 14:12-14). Ahora se encarga de hacer que toda la raza humana siga su mal ejemplo (Efe 2:1-3). ¡Esta es la triste condición de toda la humanidad!

Lo que David describe en forma general, en v.1, ahora procede a describir más específicamente (v.2-3). El murmullo humano, y su ‘vanidad’ de pensamiento, se manifiestan en una abierta rebeldía contra Dios.
Verso 2
Se levantarán los reyes de la tierra
El verbo en hebreo (‘yatsáb’) significa ‘colocar’ [algo, como para que se quede en ese lugar]. Cuando se usa en forma reflexiva (como aquí), tiene la idea de ‘ponerse’, ‘parase’, o ‘colocarse’.

Frecuentemente, el verbo se usa en forma neutral – simplemente para describir la acción de ‘colocarse’ en un lugar (p.e. la hermana de Moisés, quien se colocó junto al río Nilo para ver qué iba a pasar con su hermanito; Éx 2:4). Sin embargo, a veces el contexto indica una actitud de hostilidad o resistencia (p.e. el Ángel de Jehová, colocándose en el camino, para frenar la locura de Balaam; Núm 22:22). Para otros ejemplos, ver Deut 7:24; 9:2; 11:25.
El contexto de Sal 2 indica que la acción de estas personas constituye un acto hostil contra Dios. Se levantan para resistir a Dios, y oponerse a Sus leyes y propósitos.
¿Quiénes son las personas que resisten a Dios? Son “reyes”; reyes “de la tierra” (es decir, de varias naciones, o del mundo entero). La palabra, “reyes”, indica gente de poder e influencia en el mundo. El uso del plural apunta a una resistencia generalizada. No es solo uno o dos, sino varios; la mayoría.
Esto es algo que vemos hoy en día. La Iglesia generalmente está compuesta por gente sencilla. Ellos se someten a Dios, y reconocen Su autoridad. Pero los líderes, los gobernantes, los reyes – ellos se oponen a Dios (en su orgullo y vanagloria).

Y príncipes consultarán unidos
La palabra que David usa para, “príncipes”, solo se encuentra seis veces en todo el A.T. En cinco casos, se usa como sinónimo de “reyes” (como en este caso). En una oportunidad se usa como sinónimo de “jueces”.
Si la palabra, “levantarán, en la frase anterior, conlleva la idea de ‘pararse para resistir a Dios’, el término traducido aquí, “consultarán”, tiene el sentido de ‘sentarse para resistir’. El verbo se usa casi siempre de ‘echar cimientos’, ‘sentar bases’, o ‘fundar la tierra’ (ver Josué 6:26; Sal 102:25).
La idea que David está expresando es que los ‘príncipes’ se sentaron juntos, para decidir cómo resistir a Dios. David mismo experimentó esta actitud hostil contra su persona, como rey de Israel (ver Sal 31:13)

Es interesante notar que estos líderes mundiales se sentaron juntos (unidos) para conversar acerca de cómo resistir a Dios. Hay muchas cosas que dividen al ‘mundo’ (filosofías, religiones, culturas, etc). Sin embargo, cuando se trata de rebelarse contra Dios y el evangelio, el ‘mundo’ manifiesta una extraña y extraordinaria unidad (ver Hch 4:27, y comparar Marcos 3:6; Lucas 23:6-8 y 12, y Mateo 16:1). Con esto podemos comparar la actitud de las naciones hacia Israel (Sal 83:4-8), que es una ‘sombra’ de la actitud del ‘mundo’ hacia la Iglesia de Cristo. Pablo experimentó lo mismo, al predicar el evangelio (Hch 16:22; 17:5, 13; 19:28-32: etc.). Apocalipsis describe la gran batalla de los últimos tiempos, cuando todas las naciones, bajo la dirección de Satanás, se levantarán, como un solo pueblo, contra Cristo (Apo 17:12-14; 19:19).
Sin embargo, a pesar de toda esta confabulación del ‘mundo’, es Dios quien tendrá la última palabra; por ende, Su pueblo puede estar seguro, confiando en Él (ver Is 8:9-14a).

¿Contra quién se dirige esta hostilidad y resistencia universal? David contesta:

Contra Jehová y contra su ungido
Algunos comentaristas toman la palabra, “ungido”, como una referencia al rey davídico. Sin embargo, aunque es cierto que los reyes de Israel eran ungidos, el contexto aquí (del paralelismo con “Jehová”) indica que alguien mayor que un rey humano está en mente. El uso que Pedro hace de este Salmo, en Hch 4:25-27, confirma esto. El “ungido” es nada menos que Cristo.
La palabra, “ungido”, en hebreo es ‘mashiaj’ (= ‘Mesías’). Sacerdotes, reyes y profetas eran ungidos con aceite. Cristo fue ungido con el Espíritu Santo (del cual el aceite era símbolo). Sin embargo, debemos notar que la palabra se usa aquí como un título.
La unidad entre el Padre y el Hijo es tal, que es imposible rebelarse contra Uno, sin al mismo tiempo estar en rebeldía contra el Otro (ver Lucas 10:16; Juan 5:23; 1 Juan 2:23). Los judíos, al rechazar a Cristo, estaban rechazando a Dios (aunque externamente parecían ser verdaderos adoradores de Dios).

NOTA: Aunque estos versos tienen un significado general, Hch 4:25-27 indica que fueron

palabras proféticas que hallaron su cumplimiento en la actitud de los judíos y romanos

frente a Cristo, que resultó en Su linchamiento.

Pero, ¿por qué se rebelaron estas naciones? ¿Qué era lo que pretendían hacer? La respuesta está en v.3.

Verso 3
Rompamos sus ligaduras
El verbo (‘natác’) es fuerte. Significa ‘arrancar’, ‘romper’, ‘quebrantar’. Se usa de Sansón, rompiendo las cuerdas que le ataban (Juec 16:9, 12).
Las “ligaduras” eran bandas que amarraban. En Sal 107:14 se traduce, “prisiones”, dando a entender que en ese caso, las ‘ligaduras’ eran las cadenas de una cárcel (comparar v.10 y 16). En Jer 5:5 tenemos la misma frase que aquí, pero en ese caso la traducción de la RV es, “rompieron las coyundas”. En algunos versos, esta palabra se usa como sinónimo de ‘yugo’ (ver Jer 27:2; 30:8; Nahum 1:13).

Y echemos de nosotros sus cuerdas
Esta frase es paralela a la anterior. El verbo, ‘echar’, traduce la palabra ‘shalák’, que significa ‘lanzar’ o ‘arrojar’. Como si exclamaran, ‘¡Botemos…!’. Lo que los gentiles desean arrojar de sí mismos son “sus cuerdas”. La palabra, ‘abot’, significa ‘algo entrelazado’; por ende, ‘cuerda’ o ‘soga’.

Según un comentarista, la forma en la cual están expresados los verbos (en hebreo) indica que estas frases no son simplemente afirmaciones (quizá bajo el impulso del momento), sino proposiciones o cosas que han determinado hacer (‘Vamos a romper sus ligaduras, y vamos a echar de nosotros sus cuerdas’). Las naciones están resueltas a rebelarse contra Dios.

¿Qué son estas “ligaduras” y “cuerdas” que tanto molestan a los líderes mundiales? Son las leyes de Dios, que representan Su soberanía sobre todo ser humano. Son las leyes de las cuales el Señor dijo, “ni una jota ni una tilde pasará” (Mat 5:18; comparar Lucas 16:17-18).
En realidad estas leyes son benéficas, y no deben constituir una ‘atadura’ para el ser humano (comparar las palabras de Cristo acerca de Su ‘yugo’, en Mat 11:29-30). Pero, la naturaleza pecaminosa de los hombres les lleva a resistir las leyes de Dios, y a resentirse de tener que someterse a ellas. ¡Los inconversos odian el gobierno de Dios! Son como Herodes, ante el anuncio del nacimiento de Cristo.
El argumento de los incrédulos es que quieren ser ‘libres’. No reconocen que el ‘yugo’ de Cristo es lo que nos hace verdaderamente libres. En su afán de ser ‘libres’, rompen las ‘ataduras’ de Dios, solo para terminar ‘amarrados’ por las ligaduras de Satanás, que en nombre de la libertad, los arrastra al infierno.

Bajo la influencia de Satanás, las naciones paganas procuran deshacerse de estas leyes ‘molestosas’ de Dios, para poder vivir según sus propios criterios. Tal acción consiste en una abierta rebeldía contra Dios. En Lucas 19:14 (en la parábola de las diez minas), los ciudadanos malvados mandaron decir al rey (Cristo), “No queremos que éste reine sobre nosotros”.
1,000 años antes de Cristo, David describe la hostilidad de las naciones ante el gobierno de Dios. A lo largo de los años esa hostilidad continúa, y al final de los tiempos se acentuará, hasta la manifestación del anticristo. En estos tiempos ya estamos viendo el comienzo de todo eso, con leyes que favorecen el aborto, matrimonios homosexuales, la eutanasia, etc.

RESUMEN: En estos versos tenemos una tremenda descripción de la condición pecaminosa del ser humano. El pecado es falta de sometimiento a la voluntad de Dios, expresada en Su Palabra (ley). Ver 1 Juan 3:4. Se manifiesta en una abierta rebeldía contra Dios y contra Cristo; un odio irracional contra nuestro Creador.
Calvino: “Debe ser entendido con toda claridad, que los que no se someten a la autoridad de

Cristo hacen guerra con Dios. Dado a que a Dios le ha placido gobernarnos por medio

de Su Hijo, los que rehúsan obedecer a Cristo niegan la autoridad de Dios”.

Ahora, ¿qué hace Dios frente a esta rebeldía humana? Versos 4-6 nos contestan.


Verso 4
El que mora en los cielos se reirá
El verbo, “mora”, traduce la palabra, ‘yasháb’, que significa ‘sentarse’. Es la misma palabra que se usa en Sal 1:1 (“se ha sentado”); ver también Sal 9:4; 29:10. Sin embargo, muchas veces en el A.T. se usa en el sentido de ‘permanecer’ o ‘morar’ (Sal 9:11, “habita”; 24:1, “habitan”).
Al afirmar que Dios está sentado en los cielos (Sal 11:4), lo que el Salmista está queriendo decir es que, ante la rebeldía humana, Dios permanece seguro, tranquilo, inamovible. Las naciones se conmueven; pero todo es paz y tranquilidad en el cielo. Más bien, la rebeldía de los pobres seres humanos le causa cierta gracia a Dios; se ríe de ellos. David repite esta idea en Sal 37:12-13; 59:5-8.

El Señor8 se burlará de ellos
¿Por qué se burla Dios? Porque el intento, por parte de los líderes mundiales, de rebelarse contra Dios es tan irrisorio ¡Como si una mosca intentara derribar a un elefante! Dios es tan grande, que los habitantes de la tierra son como pequeñas langostas delante de Él (Is 40:15, 22). Su intento de oponerse a Dios es ridículo.
NOTA: Los que se burlaron de Dios aquí en la tierra, encontrarán un día que las cosas cambiarán,

y ellos serán el objeto de la burla de Dios.

Verso 5
Luego hablará a ellos en su furor
Dios, en Su paciencia, tolera la rebeldía y los insultos de los hombres; pero llegará el momento cuando se levantará para actuar (por eso David dice, “Luego…”). ¡Cuán terrible será ese día!
¡La ‘voz’ de Dios, en sí, es potente (Sal 18:13; 29:3)! Cuando Él habla, cosas tremendas ocurren. El mundo es creado (Gén 1), las aguas se detienen, los muros caen, etc. Pero, ¿cómo será cuando Dios hable “en su furor”?

Y los turbará con su ira
El verbo significa, ‘temblar’. Aquí tiene el sentido de ‘hacer temblar’ o ‘causar consternación’. Es el verbo que se usa para describir la reacción del hombre frente a una tremenda tormenta (Sal 83:15, “atérralos”).
La palabra, “ira”, tiene la idea de ‘calentamiento’ (ver Éx 15:7, donde la “ira”, ‘quemó’ como a hojarasca). Hay un interesante uso de esta palabra en Núm 25:4, donde personas son colocadas al pleno sol del día, representando así el impacto de “el ardor de la ira de Dios”. Esta palabra, entonces, nos hace recordar que nuestro Dios es un FUEGO consumidor (Deut 4:24; Heb 12:29).
NOTA: Si la misma presencia de Dios hizo derretir los montes (Jueces 5:5; Is 64:3), ¡cómo será

cuando manifieste Su ira! Ver Apo 6:15-17.

Verso 6
Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte
La palabra, “Pero…”, debe ser interpretada como estableciendo un contraste con la rebelión humana (v.1-3). Los reyes y príncipes procuran romper las ligaduras de Dios, PERO Dios responde estableciendo a Cristo como Rey Soberano sobre todas las naciones. Ellos tienen sus planes, y Dios los Suyos. La diferencia es que son los de Dios que triunfarán.
El verbo, “puesto”, es ‘nasák’, que significa ‘derramar’ (Gén 35:14; Éx 30:9). Por ende, muchos opinan que el verbo debería ser traducido, ‘ungido’9. Lo que está en mente es la colocación o el establecimiento de Cristo como Rey, en Sion.
Dicha Persona no es simplemente ‘un rey’ o ‘el rey’, sino ‘Mi Rey’ (comparar Ezeq 34:23-24). Dios lo coloca para que cumpla Sus propósitos (como contraste a los reyes de la tierra que se rebelan contra Dios).

NOTA: La LXX y la Vulgata traducen este verso en otra manera, colocando las palabras en los

labios de Cristo (“Yo he sido hecho Rey por Él, en Sion, Su monte santo”).

Verso 7
Yo publicaré el decreto…
La traducción, “publicaré”, da la idea de ‘un anuncio oficial’ (comparar, ‘heraldo’). Pero el sentido del verbo en hebreo es un tanto diferente. Tiene la idea de ‘enumerar’ (ver Gén 15:5, donde se usa de Abraham contando las estrellas; y Gén 16:10, donde se usa del número de los descendientes de Abraham) o ‘contar’ (ver Gén 24:66 y 29:13, donde se usa de personas ‘contando’ [en el sentido de, ‘narrando’] ciertos eventos). Para otros usos de este verbo, ver Gén 37:10; 40:9; 41:12; etc.
Este análisis de la palabra nos lleva a la conclusión que una mejor traducción sería, ‘contaré’ o ‘narraré’. Es importante notar aquí que es Cristo quien revela el plan eterno de Dios. Él es el Logos de Dios (comparar Apo 5:5).

El que habla aquí es Cristo, y lo que Él narra es el “decreto” de Dios. Dios no actúa simplemente en respuesta a las acciones de los hombres. Todas Sus acciones se rigen a un plan predeterminado – un “decreto” (la palabra tiene la idea de, ‘estatuto’). Aunque sea revelado en tiempo y espacio, este ‘decreto’ tiene su origen en la eternidad (ver Efe 3:4-5, 8-9).
NOTA: Los líderes humanos se reúnen para tomar consejo, y decidir qué van a hacer contra Dios

(v.2). Pero Dios también toma consejo, y establece lo que Él va a hacer. La gran

diferencia es que el consejo de Dios se estableció en la eternidad, y es un consejo que

prevalecerá. Dios establecerá el reinado de Cristo – no importa qué hagan o piensan

los hombres al respecto.

¿Cómo sabemos que Dios va a derrotar a todos Sus enemigos?


  1. Porque Él así lo ha decretado desde la eternidad.

  2. Porque ha establecido a Cristo como Rey sobre el universo (Hch 2:36; Fil 2:9-11).

  3. Porque el reinado de Cristo triunfará (1 Cor 15:25; Apo 11:15).



Mi Hijo eres tú…
Dios tiene muchos hijos. Los seres humanos son Sus hijos (Lucas 3:38); los creyentes son Sus hijos (Rom 8:14; 1 Juan 3:1); los ángeles son Sus hijos (Job 1:6; 2:1); Israel es Su hijo (Oseas 11:1). Pero por encima de todo, Cristo es Su Hijo – Su Hijo Unigénito (Juan 3:16). No hay otro Hijo como Él (Heb 1:2, 5). Los primeros son hijos por gracia; Cristo es Hijo por derecho. Los primeros son hijos por creación o regeneración; Cristo es Hijo por ‘generación’ (ver notas abajo). Los primeros llegaron a ser hijos en tiempo; Cristo es Hijo desde la eternidad. Por ende, Cristo es el Hijo Unigénito.

“…Yo te engendré hoy
Algunos dicen que estas palabras refieren a la encarnación (Lucas 1:35); otros, al bautismo de Cristo, cuando comenzó Su ministerio terrenal (Mat 3:17); otros, a la resurrección de Cristo (Hch 13:33; Rom 1:4). Sin embargo, estas palabras parecen tener referencia a algo que ocurrió en la eternidad. Decimos eso por tres razones fundamentales:



  1. Cristo está dando testimonio de lo que el Padre había dicho. Por ende, la palabra, “hoy”, debe ser interpretada a la luz de eso. Dado a que Dios es eterno, este ‘día’ también es eterno (comparar 2 Ped 3:8).




  1. Esta afirmación es parte del “decreto” de Dios (v.7a). Dado a que el decreto es eterno, lo que se decreta también es eterno.




  1. Esta oración es parte de un poema; no es parte de una epístola. Por ende, la frase debe ser interpretada por las reglas de la poesía. ¡Es una expresión poética! Tratar de interpretarla en forma literal (y temporal) sería un gran error hermenéutico.



Pero, ¿qué significa la palabra, ‘engendrar’, en relación con Dios/Cristo? El verbo en hebreo significa ‘procrear’. Se usa en una variedad de sentidos:


  1. De una mujer, que da a luz un hijo (Gén 4:1).

  2. De un padre, que engendra un hijo (Gén 4:18).

  3. De Dios, en el sentido de ‘crear’ (Deut 32:18, “creó”; Jer 2:27).


Muchos citan este texto en defensa de lo que se conoce como ‘la eterna generación del Hijo’.

Sin embargo, debemos notar que en Hch 13:33, Pablo cita este texto en relación con la resurrección / ascensión de Cristo (comparar Rom 1:4, donde Pablo afirma que la resurrección de Cristo declaró Su naturaleza como Hijo de Dios).
De todos modos, a pesar del uso que Pablo hace de este verso en Hch 13:33, queda la pregunta del significado del verbo, “engendrado”. En Rom 1:4, Pablo usa el verbo “declarado”, que es bastante diferente. En Heb 1:5, el autor cita este verso, en paralelo con una cita de 2 Sam 7:14, donde Dios habla de ser “Padre” para el Hijo de David. Por ende, es probable que la frase, “Yo te engendré hoy” no debe ser limitada a la resurrección de Cristo, sino a Su eterna generación, como también a Su nacimiento terrenal10. Para mayores detalles sobre este tema, invitamos a los estudiantes a consultar libros de doctrina Cristiana, especialmente libros de Cristología.

Verso 8
Pídeme, y te daré por herencia las naciones…
Era una característica de los reyes de antaño conceder peticiones a sus favoritos (ver Ester 5:6; Marcos 6:22). Cristo es el ‘favorito’ del cielo, y el Padre la invita a hacer una petición.
Cristo no solo es Rey, sino también sacerdote; en el sentido de intercesor. Todo lo que Él pide al Padre, le será concedido, porque Él siempre pide conforme a la voluntad del padre. Lo que el Padre insta al Hijo pedir es justamente lo que se ha decretado desde la eternidad – que las naciones sean Su ‘herencia’ (Mat 28:18).
NOTA: La palabra, “naciones”, es la misma que se traduce “gentes” en v.1a. Las naciones

paganas que se levantaron contra Dios y contra cristo, son pedidas ahora por Cristo, como

Su herencia.
Pero, ¿qué es exactamente lo que pide? ¿Simplemente autoridad sobre todas las naciones, o la salvación eterna de las naciones? ¿Esto es algo que ya se ha cumplido (p.e. Mat 28:18), o que aun falta cumplir (1 Cor 15:24-25)? Varios versos del A.T indican que la salvación de Dios se extenderá hasta los confines de la tierra (ver Sal 22:27; 67:7; 98:3; etc), como también Su reino (Sal 72:8).
Como alguien bien ha dicho, “La intercesión de Cristo es la esperanza de las naciones”. Es por eso, que la misión de la Iglesia está garantizada.
NOTA: Otra de las cosas por la cual el Hijo pide al Padre, es la eterna salvación de los redimidos.

Por ende, Él intercede por los santos (Heb 7:25; comparar Lucas 22:31-32). Vemos un

hermoso cuadro (y anticipo) de esta intercesión en Juan 17.

“…y como posesión tuya los confines de la tierra
Estas palabras son un paralelo de las palabras anteriores. Claramente, “las naciones” son aquellas que viven en “los confines de la tierra”. El verbo, traducido “posesión”, se usa de la posesión de la Tierra Prometida (Gen 17:8; etc.).

Verso 9
Los quebrantarás11 con vara de hierro…
La palabra en hebreo, para “vara”, es ‘shebét’. Aunque esta palabra significa ‘rama’ o ‘vara’, a veces se usa en un sentido figurativo de ‘cetro’ (Gén 49:10; Núm 24:17; Sal 45:6) – la ‘vara’ de un rey. La referencia a Cristo como “rey”, en v.6 podría apuntar a esta traducción.
En Su primera venida, Cristo fue el ‘Príncipe de Paz’; pero en la segunda venida será el ‘Rey de Justicia’. La primera vez vino para salvar; la segunda vez vendrá para juzgar.
¿Cómo lo hará? Con el poder de Su palabra (comparar v.5a; Is 11:4; Apo 19:15).

“…como vasija de alfarero los desmenuzarás
Cuando una vasija de barro se rompe, por el golpe de un implemente fuerte, por lo general se rompe en pedazos. Esta es la idea aquí. No es que la vasija se rompe en dos o tres pedazos. La palabra en hebreo indica una destrucción total de la vasija (comparar el fin del impío, descrito en Sal 1:4-6).
Dios usa esta expresión (“vasija de barro”), no tanto para dar a entender el poco valor de las naciones, sino su debilidad y fragilidad (ante Dios). Las “gentes” y los “pueblos” (v.1), los “reyes” y los “príncipes” (v.2) son nada más que vasos de barro, sobre quien Cristo ejerce autoridad absoluta. Es por eso que Dios se ríe de su patético intento de rebelarse contra Él y contra Cristo.
Al recibir las naciones como herencia, Cristo asume autoridad absoluta sobre ellas. Esta autoridad se manifiesta en el uso que Él hace de las ‘naciones’, vistas como simples ‘vasijas de barro’. Pablo hace referencia a Dios como el gran Alfarero, en Rom 9:20-21.

NOTA: Dios no interviene hasta que la maldad del hombre llega a su máxima expresión (p.e. Los

días de Né; Sodoma y Gomorra; el fin del mundo). Cuando la maldad parece estar

reinando, Dios actúa en juicio


Verso 10
Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes…
El Salmista se dirige a los reyes mencionados en v.2.

Uno de los efectos del pecado es que hace que el ser humano sea necio, y no sabio, frente a Dios. Lo necio es rebelarse contra el Dios soberano (v.1-3); lo sabio es someterse a Él. ¡La rebeldía contra Dios es una tremenda insensatez!
Es interesante notar que la palabra en hebreo, para “prudentes”, es ‘sakal’, que es la misma palabra que se usa en Gén 3:6, del árbol de la ciencia del bien y del mal, que era “codiciable para alcanzar la sabiduría”. Lamentablemente, lo que Eva halló, fue que al buscar la ‘sabiduría’ por el camino de la desobediencia, simplemente se hizo ‘necia’ (comparar Rom 1:22). La ‘prudencia’ está en la obediencia.
El mundo, hoy en día, es socialmente muy sofisticado, y tecnológicamente muy avanzado; pero espiritualmente es muy necio. Lo que el ‘mundo’ más necesita hoy es ser sabio; recibir ‘sabiduría de lo alto’ (Sant 3:17). Esta sabiduría conduce a la salvación (2 Tim 3:15). “El temor de Jehová es el comienzo de la sabiduría”.

“…Admitid amonestación, jueces de la tierra
La idea de la palabra “amonestación” (‘yasar’) es ‘castigo’ o ‘disciplina’ (ver Lev 26:18, “castigaros”; Deut 8:5); de ahí viene la idea de ‘corrección’ (ver Lev 26:23, “corregidos”) o ‘instrucción (ver Sal 16:7, “me enseña”), como fruto del castigo o la disciplina. ¡Los que tomaron consejo (contra Dios, v.2), ahora reciben consejo (por medio del siervo de Dios)! Y este consejo va totalmente en contra del consejo que ellos habían tomado. Ellos habían decidido deshacerse de las leyes de Dios; el consejo es que se sometan a esas leyes, y sirvan a Dios. ¡Esta es la forma sabia y correcta de vivir!
Los “jueces” son los “reyes” del v.2. En los tiempos antiguos el rey era la máxima autoridad en la tierra, siendo el juez de jueces. Frente a la autoridad de Dios, y el reinado del Mesías, los reyes y las autoridades seculares deben humillarse, y ser sabios.

Verso 11
Servid a Jehová con temor…
Aquí tenemos la primera palabra de exhortación a los reyes de la tierra. En vez de tratar de rebelarse contra Dios (v.1-3), deberían adoptar una actitud de servicio ante Dios; un servicio “con temor”. La palabra, “temor” (‘yirá’), tiene el sentido de ‘reverencia’. Generalmente se usa en la frase, ‘el temor de Dios’ (Gén 20:11, etc).
Este ‘servicio’ tiene que ser sincero; en el ‘temor de Jehová’ (entendiendo las consecuencias de no hacerlo – v.9). Dios ve los corazones y las intenciones de las personas que se acercan a Él. Este ‘servicio’ tiene que ser, también, conforme a Su voluntad. No somos llamados a servir a Dios como nos de la gana. Nuestro ‘servicio’ no debe ser rutinario (Is 29:13). La marca de ser un verdadero amigo (y por ende, siervo) de Dios, es haciendo lo que Él manda (Juan 15:14). También debe ser un servicio voluntario, no forzado. Debe ser un servicio de amor. También debe ser un servicio permanente; debe haber la cualidad de fidelidad en este servicio. También debe ser un servicio ‘con temor y temblor’. También un servicio con gozo. Un buen Amo no quiere ver a sus siervos con caras largas, sirviendo con desgano.

“…Y alegraos con temblor
La palabra, ‘guil’, significa ‘mover en un círculo’; por ende, ‘danzar’ y ‘alegrarse’. Otros dicen que significa’ saltar’, y por ende ‘palpitaciones’ (los ‘saltos’ del corazón). La palabra claramente apunta a una emoción muy fuerte. ¿A qué se debe la alegría? En primer lugar, al reino de Cristo sobre las naciones; en segundo lugar, que tenemos el privilegio de servirle.
Sin embargo, esta tremenda emoción debe ser marcada por un profundo sentir de ‘temor’ ante Dios. ¡Temor hasta temblar! La palabra “temblor” apunta al resultado de una fuerte emoción (ver el uso de esta palabra en Ex 15:15; Job 4:14; Sal 48:6; Is 33:14, notando el contexto de cada verso).
En nuestro gozo por el reinado de Cristo, y el privilegio de servirle, debemos siempre mantener un fuerte sentir de reverencia, porque Dios es un ‘fuego consumidor’.

Verso 12
Honrad al Hijo…
En hebreo, la palabra significa ‘besar’ (Gén 27:26, etc). ¿Cuál es el sentido de ‘besar’, en este contexto? Varias cosas:


  1. Adoración (ver 1 Rey 19:18). David exhorta a los reyes de la tierra a dejar de rendir homenaje a los baales y dioses falsos, y honrar al Hijo, reconociéndolo como el Dios verdadero.




  1. Lealtad y sometimiento, como a un rey (1 Sam 10:1). David exhorta a los reyes a reconocer Aquel que es Rey de reyes y Señor de señores, y someterse a Él (no tratar de deshacerse de Su reinado).




  1. Afecto. Un beso es una señal de afecto. Debemos amar a Cristo (1 Cor 16:22). Él debe ser ‘precioso’ para nosotros (1 Ped 2:7).




  1. Reconciliación (Lucas 15:20). Debemos estar reconciliados con Cristo.



“…para que no se enoje
Este ‘enojo’ se debe a la falta de respeto hacia Cristo, dado a que Él ahora ha sido declarado Rey de reyes y Señor de señores, por Su resurrección y ascensión.
Moisés descubrió el peligro del enojo de Dios, cuando no le glorificó en el asunto de sacar agua de la roca (Deut 1:37; 4:21). También Aarón (Deut 9:20).

“…y perezcáis en el camino
Los que rehúsan someterse a Cristo, perecerán en el camino (comparar Sal 1:6). Cuántos testimonios hay de esto, tanto dentro como fuera de la Iglesia.

Pues se inflama de pronto su ira
Comentaristas no están de acuerdo acerca de cómo interpretar el adverbio, “de pronto”. Algunos afirman que significa ‘rápidamente’, ‘en un momento’ (BDLA, “de repente”); otros, que significa ‘pronto’, ‘dentro de un breve lapso de tiempo’. Otros opinan que significa ‘un poco’, ‘levemente’. Este es el sentido en que se usa la palabra en Gen 18:4 (“un poco de agua”); Sal 8:5 (“Le has hecho un poco menor que los ángeles”). En este caso, la advertencia sería que solo un poco de ira del Mesías es más que suficiente para destruir al impío (pero en este caso, habría que traducir la primera palabra, “Cuando…se inflama un poco su ira”.
Aunque Cristo es el ‘Cordero de Dios’, también es el ‘Léón de Judá’. Como león es temible, y Su ira es indescriptible. En Apo 6:15-17 vemos la reacción de los reyes de la tierra cuando se percatan de la realidad de la ira de Cristo.

Bienaventurados todos los que en él confían
Algunos confían en sus dioses; otros confían en los hombres. Lo que debemos hacer es confiar en Cristo. Ninguna otra cosa es confiable en este mundo.
Lo que Dios exige de todo ser humano es que nos arrodillemos ante la majestad de Cristo, y confiemos en la misericordia de Cristo. En esto consiste la verdadera sabiduría del hombre.
  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconUna formacion que genera pasion por cristo y por el reino de dios

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconPaula Teck, ss cc
«profético» afirmamos la orientación incorruptible hacia el «Reino de Dios» como la meta humana. Cuando el ser humano se hace consciente...

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo icon¿Por qué ir contra la corriente? Las razones de la rebeldía juvenil

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconImpacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual
«No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él» (1 Jn 2: 15). «¿No...

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconP. ¿Se puede pensar que Dios es un Padre bueno, a la vista del holocausto,...
«Dios nos grita a través de nuestro dolor». Entrevista con el filósofo José Ramón Ayllón

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconMi rumannan! Reino di Dios ta na desaroyo. Tur kristian tin ku kooperá

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconNivel Básico 9
«Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu sangre hombres de toda raza,...

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconMÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»
«Dios, que es rico en Misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida...

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconLa república autoritaria línea de Tiempo: 1831 1841 1851 1861 Gobierno...

La rebeldía humana contra el gobierno de Dios, y la implantación del reino de Cristo iconEn el evangelio según San Marcos, en el capítulo 1: 15 encontramos...






© 2015
contactos
l.exam-10.com